Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines

Versión completa: Consulta
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Páginas: 1 2
Pues esto de lo que os voy a hablar, es algo que vengo pensando unos días: cuando un escritor es torpe y no sabe hacer buenos textos, ¿disfruta de ellos al leerlos pese a su baja calidad?¿o ni siquiera él los disfruta? Lo lógico es que no lo disfrutara, pues si un texto es una basura, y encima tú tienes la culpa, lo lógico es no disfrutar de la lectura del texto hasta que lo hayas pulido y ya tenga una calidad decente.

No obstante, tengo la sensación de que hay más de un escritor (me estoy refiriendo a aficionados, no a profesionales), que les gusta la historia que han creado, y tienen cariño a sus personajes, por lo que podrían releer varias veces sus textos de poca o nula calidad, y pasarselo muy bien...pero el resto de los mortales solo podrían leer esa historia una vez con mucho esfuerzo...y lo esperable es que no lleguen a leer la historia completa.

Si lo que explico en el segundo párrafo es cierto, eso nos demuestra que un escritor con tales características no puede ser objetivo, ya que no se percata de la baja calidad de su texto, y por eso mismo lo disfruta.

Bueno, ¿qué me decís vosotros?¿creeis que existen, y son frecuentes, ese tipo de escritores que disfruan acríticamente con sus propios textos aunque sean una basura?
Hablando por experiencia propia,creo que cuando acabas un texto ,crees que es una maravilla(ves unos errores pero nada serio). Pero al cabo de l tiempo te das cuenta que es bazofia de la buena. Supongo que es ir mejorando.
¿Se puede ser objetivo con algo de creación propia? Incluso si coges el caso contrario: gran obra que el autor considera pésima y se dedica a intentar mejorarla por todos los medios, tienes subjetividad.

Dudo que exista la objetividad en el arte si hablamos de la propia creación; por ello la mayoría de autores profesionales tienen algún lector (ya sea pareja o amigos) que hacen de críticos para ellos, sino en su defecto están los propios editores y agentes literarios.

Evidentemente un escritor que acaba de empezar y que no tiene con qué compararse —principalmente por no haber leído lo suficiente— va a considerar a su obra mejor de lo que lo haría alguien con cierto bagaje; esto está relacionado con el efecto Dunning-Kruger que se da en todos los ámbitos. Pero como digo, incluso un profesional no puede ser objetivo y tendrá fallos de los que sea incapaz de darse cuenta por sí mismo.

En conclusión, no es malo que un escritor que lleva un mes escribiendo crea que su obra es la quintaesencia de la literatura; el problema real está en los escritores (en este caso aunque vale para cualquier tipo de persona) que no saben aceptar las críticas cuando son constructivas...
Eliton, cuando acabadte ese texto y te pareció una maravilla. ¿Cuantas veces lo releiste hasta considerar que era malo?

JP, es muy interesante lo que comentas, pero, ¿crees que esos escritores que escriben textos malos y no son conscientes de su baja calidad, releen sus textos? Puede que los escriban una vez y ya no vuelvan a leerlos a fondo. Lo que me preocupa es si esos escritores leen sus textos una vez los han acabado, y los disfrutan, aunque el resto de los mortales los encontrara un tostón
Cita:Puede que los escriban una vez y ya no vuelvan a leerlos a fondo.
En eso confirmo, por experiencia propia. He escrito muchas historias de pequeña sin releerlas siquiera una vez y lo cierto era que no me planteaba a ver si estas estaban bien o mal —ciertamente, tampoco se las mostraba más que a mi familia, y porque esta quería leerlas. Lo importante, en aquella época, era pasármelo bien. Cuando se pasa a la etapa de hacer disfrutar a un público más amplio al tiempo que tú mismo disfrutas, no puedes ignorar ya todas las técnicas y trucos que permiten arrejuntar palabras de suerte que tu tipo de lector capte al máximo todo lo que tú quieres enseñarle, sean emociones, impresiones, escenas, etc. —y lo cierto es que el escritor disfruta aún más queriendo hacer bien las cosas. Si no usas de esas técnicas, obtendrás un texto con «agujeros» que tú solamente serás capaz de colmar, entender y disfrutar al reeleerlo —y quizá algún lector creativo que sea capaz de corregir a su gusto el texto por sí solo a medida que lee… pero no todo el mundo tiene por qué hacer el esfuerzo.

En cualquier caso, dependiendo del objetivo del escritor —si escribe sólo para disfrutar o también para hacer disfrutar—, pues en un caso que sus textos sean malos para la mayoría importa bien poco y, en el otro caso, tendría razonablemente que practicar y pulir sus técnicas para alcanzar su objetivo: otra cosa es ya que no se fíe de las opiniones de los demás, que no encaje las críticas constructivas y tal, eso ya depende del carácter de la persona, pero si su real objetivo es hacer disfrutar, supongo que recapacitaría y pondría remedio.

Hacía tiempo que no posteaba nada. Por lo visto, ha habido un vaivén en la migración del foro!

Interesante link, JP, no conocía eso del efecto Dunning-Kruger!
(24/11/2017 06:58 AM)Iramesoj escribió: [ -> ]JP, es muy interesante lo que comentas, pero, ¿crees que esos escritores que escriben textos malos y no son conscientes de su baja calidad, releen sus textos? Puede que los escriban una vez y ya no vuelvan a leerlos a fondo. Lo que me preocupa es si esos escritores leen sus textos una vez los han acabado, y los disfrutan, aunque el resto de los mortales los encontrara un tostón

Si hablamos del efecto Dunning-Kruger; es indiferente. Al final por más que lo lean seguirán considerando que su habilidad es mucho mejor de lo que realmente es.

Si por otro lado nos referimos a un novato pues dependería; si es un novato pero con un gran camino recorrido como lector pues si no se dan cuenta de que su texto es malo será porque no han vuelto a leerlo —al final es gente que sí es capaz de ver si un texto tiene una calidad mínima—, pero si es alguien que ha leído lo justo pues por más que lea en profundidad su texto si no tiene referentes y llega a un punto en el que cree que ha dado lo mejor de sí puede considerar que su texto no está tan mal (aquí podría llevar a que caiga en el efecto).

Tu último apunte no tiene sentido; hay una diferencia entre disfrutar de algo y creer que ese algo es bueno: por ejemplo ahora está de moda llamarlo guilty pleasure pero los ejemplos son antiguos, ¿cuántas películas de serie B o Z se han convertido en obras de culto?, y no es por lo buenas que son sino precisamente por lo contrario...

En mi propio caso aunque muchas obras antiguas las acabé borrando (las que no se perdieron por problemas técnicos) por la falta de calidad que veía al ir creciendo, si no hubiera disfrutado con ellas es posible que hubiera dejado de escribir; ¿al final, si no disfruto con lo que hago para qué hacerlo?
Sobre mi último apunte, creo que sí tiene sentido. Cierto es que a veces se disfrutan cosas de mala calidad porque esa misma mala calidad nos produce risa...pero yo me estoy refiriendo a una situación muy concreta: el escritor que disfruta de leer sus escritos de mala calidad y que no es consciente de dicha mala calidad. Lo que me interesa saber es si ese tipo de escritores existen, y si son frecuentes.

Sobre tu último párrafo, cuentame una cosa: esos textos que al releerlos los borraste porque eran de mala calidad, está claro que disfrutaste escribiendolos, pero, ¿hubo alguna época, una vez terminaste de escribirlos, en la cual los leiste y los disfrutaste, sin ser consciente de lo malos que eran?¿cuantas veces los releiste hasta percatarte de que eran malos?
Es que lo que has dicho es simplemente: Lo que me preocupa es si esos escritores leen sus textos una vez los han acabado, y los disfrutan, aunque el resto de los mortales los encontrara un tostón; de esa manera hablas de manera general...

Evidentemente a medida que los iba escribiendo no los veía tan mal (no necesariamente los veía buenos pero está lo que he explicado de lo mejor que puedo hacer); aunque lo cierto es que muchas veces me convencía menos la historia y la narración que temas de ortografía o gramática. La cuestión no es cuanto sino cuando; al cabo de un tiempo ves los problemas que hay con textos antiguos.
No me respondes a mi pregunta. Me dices que a medida que los ibas escribiendo no los veías tan mal, pero yo pregunto si una vez acabados (o sea, no mientas los escribes sino despues de escribirlos), hubo alguna época, una vez terminaste de escribirlos, en la cual los leiste y los disfrutaste, sin ser consciente de lo malos que eran. También pregunto cuantas veces tuviste que rellerlos para darte cuenta de que eran malos. Por favor, y si no es molestia, responde, ya que me interesa mucho este tema
La objetividad con las obras propias es tan difícil de conseguir, sino imposible, tanto para no ver errores como para verlos en demasia. A veces sucede que si dejas la historia en un cajón, y luego de un par de meses la vuelves a leer, como si no la hubieses escrito tú, quizá serías un poco más objetivo, dentro de tu propio nivel de sapiencia.
Por otro lado, mientras más aprendes, menos puedes disfrutar las historias mal escritas, con errores técnicos. Al menos a mi ahora me sangran los ojos con las faltas de ortografía y la mala puntuación, pero antes de aprender eso no me impedía disfrutarlas.
Páginas: 1 2