Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines

Versión completa: La coherencia en Harry Potter
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Páginas: 1 2
A raíz de los extensos debates disfrutados aquí http://clasico.fantasitura.com/thread-1536.html aquí http://clasico.fantasitura.com/thread-1539.html y aquí http://clasico.fantasitura.com/thread-1541.html e incluso continuados en otros lados acerca de la coherencia de la saga de J.K. Rowling y de la metodología del diálogo en foros, me permito el siguiente experimento: en este primer mensaje del tema iré desarrollando poco a poco, con resúmenes del contenido del libro y mis propios análisis del mismo (en párrafos aparte y señalados con negrita), mi visión del tema. Las objeciones/puntualizaciones/opiniones que vayan llegando, las iré respondiendo en ese tochaco que acabará resultando el desarrollo principal, de modo que al final quede la cosa unificada; para que se den las notificaciones de actualización, citaré las cosas nuevas que vaya poniendo en distintos mensajes a lo largo del hilo (siempre que siga habiendo respuestas de otros usuarios, para no doblepostear y/o hablarle a la pared  Big Grin ).

Exclamation Por todo lo expuesto, todo lo que sigue en este primer mensaje estará siempre en constante edición  Exclamation


La saga empieza con las noticias de cambio trascendental en el mundo mágico por la desaparición de su mayor tirano, Voldemort (Quien-usted-sabe/quien-no-debe-ser-nombrado)... y con el precio pagado por el protagonista que da nombre a la saga (Harry) que, siendo aún un bebé, ha perdido a su familia. El primer misterio que se nos plantea explícitamente es el siguiente: ¿cómo es posible que el que quizás fuera el mago más poderoso del mundo viese como "su poder se rompía" al intentar matar a un niño, él, que había matado a tantos grandes magos antes?

Ese misterio vertebrará toda la saga: se trata de una "magia" que casi ningún mago comprende. No es que en el mundo mágico de Harry Potter se comprendan todas las posibilidades de los poderes que la gente esgrime; menos aún si solo hablamos del conocimiento humano de éstos, pues hay un sinfín de especies mágicas, cada una con sus propios dones; y hay todo un Departamento de Misterios dedicada a estudiar los más profundos de los mismos: Harry sería un sujeto de estudio ideal, ya que es el único superviviente jamás conocido de la maldición que, por definición, mata inevitablemente. Lo imposible se ha hecho posible en Harry, dejándole una cicatriz claramente identificativa en forma de relámpago como prueba del acontecimiento.

Dumbledore decide dejar a Harry con sus tíos, muggles, gente no-mágica que desconoce la existencia de los magos. ¿Cómo es posible que existe una sociedad entera, paralela a la normal, de la que ésta última no sabe nada? Bueno, porque esa sociedad alternativa es mágica y no quiere que la encuentren. Los Dursley, además, son gente... cerrada, que no quiere saber nada de cualquier cosa que se aleje de lo normal, de lo bien conceptuado socialmente. Un dudoso hogar. El argumento de Albus Dumbledore es que la fama que el niño tiene en el mundo mágico por su participación principal en la desaparición de Voldemort lo ahogaría si creciera en él.

Así, la autora instrumentaliza los mundos separados: en un mundo, Harry es poco menos que un héroe para la mayoría, conocido por todos. En el otro, un rarito desconocido salvo para su círculo más cercano, para el que no pasa de ser un incordio. El potencial de este recurso es enorme, tanto a la hora de permitir que el asombro del protagonista al descubrir el mundo mágico vaya parejo al del lector, como a la de incluir al personaje en la trama a una determinada edad pese a que ésta se remonte a tiempo atrás, como a la de dar al personaje dos contactos opuestos con la sociedad, permitiendo que el desarrollo infantil tenga lugar en un anonimato que le permitirá relativizar la fama posterior y que más adelante tendrá mayores consecuencias... También servirá pie para ahondar en el concepto de la "magia antigua", a través de la protección que su "hogar" en general "no-mágico" le aportará.

Viviendo en el mundo no-mágico, Harry desatará su magia, como es habitual entre los niños magos, en ocasiones, por accidente; eso, sumado al rechazo que tía Petunia sentía por su extraña hermana maga, de la cuál nunca hablará (no le dice a Harry nada de que sus padres fueran magos; se le cuenta que murieron en un accidente de coche), y que se extiende a toda la familia, y después a la gente en general, convertirá a Harry en un excluido, cuyas rarezas son enfrentadas con puro rechazo.

Este rechazo a lo diferente será uno de los temas vertebradores de la saga, asociándose a menudo con el ansia de poder y el rechazo del amor como fundamento de la vida.

En el primer libro, los elementos mágicos principales son el Espejo del Oesed y la Piedra Filosofal (que da nombre a todas las ediciones hasta donde yo sé, excepto la estadounidense por razones divertidas); el primero, te muestra lo que más deseas: en el caso de Harry, volver a estar con sus padres. Harry logra alcanzar y proteger la Piedra porque no la desea para sí; aquello a lo que aspira es más "grande" que uno de los productos supremos de la magia, capaz de otorgar vida indefinidamente a quienes hagan uso de sus propiedades.

Aquí se plantea ya el tema secundario que establece el dualismo imperante en toda la saga: a la búsqueda del amor, se le enfrenta la huida del miedo, encarnada en la búsqueda de poder que, llevada a sus últimas consecuencias, pretendería vencer a la propia muerte. No en vano el título del primer libro alude, como hemos dicho, al elixir que la retrasa indefinidamente, y el del último, Las reliquias de la muerte, alude a los tres objetos que permiten convertirse en "amo de la muerte". El postulado que se deriva de todo esto vendría a expresarse de la siguiente manera: evitar la muerte no implica necesariamente vivir la vida.

En el quinto libro, Dumbledore le dirá a Harry:
"En el departamento de Misterios hay una sala que siempre está cerrada. Contiene una fuerza que es a la vez más maravillosa y más terrible que la muerte, que la inteligencia humana, que el poder de la naturaleza. Además, quizá es también la más misteriosa de todas las cosas que se guardan allí para su estudio. Lo que tú posees en sumo grado es el poder que se esconde en esa sala, del que Voldemort carece por completo. De modo que esa fuerza es la que te ha impulsado a intentar salvar a Sirius esta noche y es la que también ha impedido que Voldemort te haya poseído, porque él es incapaz de ocupar un cuerpo tan lleno del poder que detesta. Al final no ha importado que no pudieras cerrar tu mente, porque ha sido tu corazón el que te ha salvado".
En un solo diálogo encontramos muchas respuestas... e infinitos interrogantes. Se nos habla de una fuerza que se resiste a la comprensión pero que es muy real, la más real de todas; en Harry Potter, los misterios tienen carta cabal en tanto que tales, y no en función de su explicación: un misterio más grande que la mente mueve a la acción a los personajes o los acorrala en su huida para con él. La dualidad de Harry y Voldemort se plasma con total claridad en torno a dicho término, si bien, al tratarse de un concepto superior a la dualidad, por ser, en mi opinión, el tema principal, se define en una gradación en función de su presencia/ausencia: Amor vs no-amor (en todos sus derivados: miedo, odio...); el rechazo de esa fuerza suprema se encuentra también en las palabras de Dumbledore, ya que algo más "terrible que la muerte" por fuerza aterrorizará a quien se huya de ésta.

El séptimo y último libro de la saga lleva por título Las Reliquias de la Muerte. Esos tres objetos mágicos entroncan con la imaginería de los cuentos populares: de creadores desconocidos, si se lee la historia que los presenta como regalos de la misma Muerte como una alegoría, buscaron evitar a sus usuarios originales los estragos de la muerte; esto remite a la dualidad que ya desde el primer libro vertebra el desarrollo de la propuesta principal de la saga: el predominio del Amor, con mayúsculas, como fórmula clave de la vida. La Piedra, engarzada en un anillo, se nos presentó ya en el libro anterior, en forma de misterio, en la mano herida de Dumbledore. La Capa es la propia capa invisible de Harry, presente y fundamental en la historia desde el mismo tomo uno. La Vara/Varita será la que adquiera protagonismo en este último libro: de ahí que el final del mismo tenga como broche de oro la ruptura de la misma, la renuncia de Harry a intentar "conquistar" la muerte (estando en una posición excepcional para hacerlo, llegando a estar en posesión de los tres objetos), optando en cambio por encontrar el sentido de la vida en la propia vida, y no por oposición a la muerte. Es importante señalar que, en cualquier caso, para ser el verdadero amo de esos objetos legendarios, el objetivo, como ocurría con el Espejo del Oesed en el primer libro, debía estar más allá de su función, debía hablar de algo más... de ese sentido verdadero de la vida, precisamente. Así pues, todo el séptimo libro es, entre otras cosas, una extensa explicación (no completa, ni mucho menos) de los misterios de la Vara y de las propias varitas, presentados ya desde el primer libro en el encuentro de Harry y Ollivander. Así, la tentación de encontrar la Varita antes que Voldemort alude a esa sugerencia constante que algunos personajes hacen a Harry de enfrentar poder con poder contra Voldemort; se puede decir que el triunfo verdadero de Harry se debe, en gran medida, a resistir esa tentación. Pero a pesar de resistir, de abandonar esa carrera como objetivo principal, la trama de las varitas se desarrolla sin pausa: la ruptura de la varita de Harry, la "conquista" de la varita de Malfoy... lo cual entronca con el final del sexto libro. De este modo, el desarme de Dumbledore, antiguo poseedor de la Varita (permitido por éste, algo que nos habla de sus planes y su personalidad) por parte de Malfoy permite a su vez (dentro de esa magia profunda ritualista que relaciona la supervivencia milagrosa de Harry durante el asesinato de sus padres, la protección de la que gozó en casa de los Dursley, el alcance de la Piedra Filosofal a través del Espejo del Oesed, la obtención de la espada de Gryffindor en la cámara de los secretos, la propia filosofía detrás del Especto Patronum, el tipo de magia utilizado en la resurrección completa de Voldemort, el sistema de protección de la Sala de las Profecías... y finalmente el derecho de posesión de la Vara Letal) que Harry termine por sobrevivir a Voldemort (que no derrotarlo, dado que lo que en verdad ocurre es que se derrota a sí mismo). Además, la parte inicial de la trama en tiempos de la saga es una cosa, pero se nos explica cómo esta se remonta a la misma juventud de Dumbledore y, de esta manera, los rasgos fundamentales del artífice de gran parte de los planes en los que participan los personajes de cara al desenlace final de la saga (Dumbledore empieza la saga, con su aparición en Private Drive, y prácticamente cierra la saga con su conversación "religioso/imaginaria" con Harry) nos son explicados. Es menester no olvidar, por otro lado, que todo esto bebe del tema de las varitas gemelas de Harry y Voldemort, que vertebra varios encuentros entre los mismos... y termina por desencadenar la propia búsqueda de Voldemort de esa nueva "herramienta" suprema... dejando de así de lado una de esas reglas discretas pero fundamentales que se deslizan por el mundo mágico de los libros: la varita escoge al mago; lo que te permite hacer magia de verdad es más que una herramienta, y verla como un herramienta te aleja de la verdadera magia.

En los últimos momentos antes del salto temporal que dará entrada al epílogo, Harry toma una decisión que termina de simbolizar su alejamiento definitivo del camino de Voldemort: decide utilizar la Varita de Saúco, la más poderosa jamás creada, para reparar su propia varita, la que él escogió en su momento (y ella a él), la que habla de él como individuo y no de una dimensión "general" de poder absoluto... y deja la Varita de Saúco atrás, con la esperanza de que con ese gesto, y su posible muerte no violenta, la historia de sangre de la Vara Letal (como también era conocida), termine. Al hacerlo, entiende que quien valora lo que esa varita simboliza, atrae a gente que también valora lo mismo, y que en ese juego de poder, solo puede haber vencedores y vencidos y nunca auténtica compañía, hermandad, familia; en la lucha por el predominio sobre los demás, sobre el mundo, sobre la muerte, solo hay soledad... y Harry sabe que eso no es lo más importante.

En Harry Potter se nos plantea una imposibilidad que termina de rematar el alejamiento de las tentaciones de poder incluso para quienes lo buscan, por más que estos, necesariamente, no puedan ser conscientes de ello: la búsqueda de poder, de "singularizarse" a través de ocupar el punto superior de una comparativa, se vuelve contra sí misma. Voldemort decide, ya de niño, que su camino en la vida pasa por ser "diferente", una diferencia que en este caso significa "mejor, superior"; a este respecto, desprecia los vínculos reales con los demás (aquellos que necesitan tratar de "igual a igual", aquellos en los que tratas al otro como un "fin en sí mismo" no por lo que "es" en relación a otros, sino porque eliges hacerle un hueco en tu interior, y es esto lo que lo vuelve único para ti) y los trueca por relaciones de intimidación y/o admiración. A sostener este sistema lo ayuda su gran talento (muy probablemente, también funcione a la inversa) para la hechicería "práctica": es una persona capaz de obtener increíbles resultados, de lograr grandes portentos de magia. Este esfuerzo por destacar, por colocarse al margen de todos los demás, por encima, lo lleva en su momento a perseguir ser el líder del mundo mágico, empleando para ello todos los medios que conoce... y que pese a ser de lo más variados, se reducen al despliegue de fuerza, de poder. Y así, cuando escucha cierta profecía, la ve como lo más natural del mundo: alguien surgirá para enfrentarle; le parece lógico, el tipo de relaciones humanas que conoce y propicia con su comportamiento, sin de enfrentamiento. Decide poner cartas en el asunto con los medios que le son más naturales... y va a matar a Harry, a la opción que le parece más amenazante porque, por su trasfondo "más se parece a él"... y ya hemos visto lo mucho que aborrece la idea de tener "iguales", como se simboliza en el mismo hecho de cambiarse el nombre que compartía con su padre muggle. Pues bien, él mismo "decide" que Harry es potencialmente su "igual"... y sus acciones lo marcarán como tal, pero no por la naturaleza de Harry, sino por el lugar que Voldemort crea para él en su interior, la forma en que hace hueco a Harry en su corazón; porque por más que Voldemort pretenda estar más allá de las leyes del mundo por su habilidad con la magia "práctica", hay magias más profundas en el universo de Rowling. Así, Voldemort no decide simplemente "matar" a Harry, decide "convertirlo en su rival", al hacer caso a la profecía, como no podía ser de otro modo mientras sostuviese sus propios paradigmas. Luego, el sacrificio de Lily según los patrones simbólicos por los que se mueve esa "magia profunda" a la que aludíamos, permite que Harry no suponga simplemente un rival "en el corazón de Voldemort", sino en una figura de carne y hueso que, además de aportar el simbolismo, nos presenta la historia que disfrutamos. Harry, más allá de no morir, recibe una conexión "prácticamente mágica" con Voldemort; ese hueco que Voldemort reservó a Harry en su interior cobra esencia "tangible" en el Horrocrux (fragmento del alma del mago tenebroso) que anida en Harry. No se nos explica del todo cómo se crean los Horrocrux (lo cuál nos mete en la historia, pues es tabú en la misma, y responde a otras consideraciones psicológicas del autor para con el lector), solo que se crean en el momento del asesinato; cabe considerar que la "intención" y la magia relativa a este factor estuviesen puestos ya en marcha previamente al conjuro asesino de Voldemort y que los imprevistos propiciasen "prácticamente" este desenlace, pero ya comentábamos que lo importante aquí es el simbolismo: Voldemort, por la profecía y sus propios patrones, hace a Harry parte de sí mismo. Tener parte del alma de un mago no es moco de pavo: en el segundo libro, vemos cómo un diario es capaz de convertirse en un ente autónomo, prácticamente; esa parte del alma de Voldemort tiene muchos efectos en Harry: le da la habilidad de hablar Parsel (lo cuál entronca con el primer acto de magia de Harry que se presenta al lector en el primer libro, y con toda la trama del segundo), le conecta mentalmente con Voldemort (lo cuál tiene consecuencias fundamentales en todos los libros a través del dolor de la cicatriz, y aún más a través del quinto por medio de las repercusiones de las visiones de Harry) y le lleva a "ser elegido" por la varita gemela de la de Voldemort, dentro de ese destino compartido, algo que le salvará la vida en numerosas ocasiones por la conexión de las varitas gemelas (cabe destacar que esto solo es posible a partir de esa causa primera que establece la relación entre ambos), que refleja sobre Voldemort el propio poder de éste, a través del Horrocrux alojado en Harry (que está lejos de desear morir) y de la propia unión de plumas de fénix. Vemos así que, como todo en Harry Potter, la importancia no está en los personajes aislados, sino en las relaciones que establecen entre sí: Harry no es un gran mago excepto cuando se enfrenta a Voldemort, porque es la propia relación que éste estableció con aquel lo que le convierte, para sí mismo, en un gran rival. Además, la existencia del Horrocrux protegió a Harry de la muerte cuando recibió el Avada Kedavra de Voldemort, pues lo que éste estaba decidido a matar era la conexión con Harry, en este punto, y Harry había rechazado ese tipo de conexión con sus acciones. Cabe destacar que este tipo de conexión no bebe de los elementos externos: Voldemort hace de todo para poder matar a Harry, desde ir a por él cuando es un crío hasta conseguir la Vara letal, pasando por cambiar varitas con sus mortífagos y conseguir anular la protección de la madre de Harry; nada de esto funciona porque, en su interior, no rechaza esa conexión que bebe de su identidad como ser singular a través de la superioridad con respecto al resto. Hay que entender que en lo profundo, Voldemort necesita a Harry, necesita un antagonista, para definirse: por eso, matarlo es matarse a sí mismo, y todas las protecciones que Voldemort traza para sí las traza también para Harry; solo cuando éstas se agotan podría morir cualquiera de ambos y, más allá de las mismas, solo si Voldemort dejara de definirse por oposición, por rechazo a los demás, podría matar a Harry. No ocurre, y el final es el que es.

La saga termina con una escena en la que Harry aparece rodeado de su nueva familia (su mujer, sus hijos... sus amigos íntimos).

Queda resuelta la carencia inicial de Harry por lo que, como mínimo, el tema principal se mantiene. Más allá del pintoresquismo mágico que sirve a la autora para colorear las metáforas que permean el crecimiento de Harry desde su carencia inicial hasta la resolución de la misma, podemos identificar el punto central de la saga en esa búsqueda de la familia perdida, del amor robado; en ese largo camino que busca recuperar la magia verdadera de la vida.

(26/05/2018 09:44 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]La saga empieza con las noticias de cambio trascendental en el mundo mágico por la muerte de su mayor tirano, Voldemort... y con el precio pagado por el protagonista que da nombre a la saga (Harry) que, siendo aún un bebé, ha perdido a su familia.

En el primer libro, los elementos mágicos principales son el Espejo del Oesed y la Piedra Filosofal (que da nombre a todas las ediciones hasta donde yo sé, excepto la estadounidense por razones divertidas); el primero, te muestra lo que más deseas: en el caso de Harry, volver a estar con sus padres. Harry logra alcanzar y proteger la Piedra porque no la desea para sí; aquello a lo que aspira es más "grande" que uno de los productos supremos de la magia, capaz de otorgar vida indefinidamente a quienes hagan uso de sus propiedades.

Aquí se plantea ya el tema secundario que establece el dualismo imperante en toda la saga: a la búsqueda del amor, se le enfrenta la huida del miedo, encarnada en la búsqueda de poder que, llevada a sus últimas consecuencias, pretendería vencer a la propia muerte. No en vano el título del primer libro alude, como hemos dicho, al elixir que la retrasa indefinidamente, y el del último, Las reliquias de la muerte, alude a los tres objetos que permiten convertirse en "amo de la muerte". El postulado que se deriva de todo esto vendría a expresarse de la siguiente manera: evitar la muerte no implica necesariamente vivir la vida.

La saga termina con una escena en la que Harry aparece rodeado de su nueva familia (su mujer, sus hijos... sus amigos íntimos).


[b]Queda resuelta la carencia inicial de Harry por lo que, como mínimo, el tema principal se mantiene. [/b]

Lo que mencionas aquí es el plan de la obra, la idea general; y como idea general, como argumento, está bien; ahora, si observamos el proceso mediante el que esa idea general se ha llevado a cabo, veremos que falla por muchos lados, como ya he mencionado en esos otros tres mensajes. Recordemos que la calidad literaria no se determina en función de qué escribes, sino en función de cómo lo escribes. En todo lo que acabo de citar le das mucha importancia al qué, pero poca al cómo. Los argumentos y los temas a tratar en una obra no aportan ni restan por sí solos calidad literaria: lo importante es ver cómo desarrolla un autor ese tema. Recordemos que la literatura es el arte de la palabra, y lo que importa son las palabras escogidas, que no tanto los temas o el argumento.


(26/05/2018 09:44 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Más allá del pintoresquismo mágico que sirve a la autora para colorear las metáforas que permean el crecimiento de Harry desde su carencia inicial hasta la resolución de la misma,

Ese "pintoresquismo mágico" y esas "metáforas" me parecen lo principal de la saga a nivel literario, porque están intrínsecamente relacionadas con el cómo y no con el qué. En ese "pintoresquismo mágico" y en esas "metáforas" está el desarrollo de la idea, y la idea en sí misma de poco vale si no tiene un desarrollo meritorio.


(26/05/2018 09:44 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]podemos identificar el punto central de la saga en esa búsqueda de la familia perdida, del amor robado; en ese largo camino que busca recuperar la magia verdadera de la vida.

Sí, ese es el punto central de la saga; pero los "puntos centrales" no son relevantes a la hora de determinar si una obra tiene o no calidad.
Tío, ¡que me descubres el "spoiler"! Soy el primero al que le da pereza ponerlo, pero en este tema voy a ir poniendo contenido de todos los libros y alguien puede llevarse un disgusto.

De cara a la coherencia de la obra, de cuya inexistencia se acusaba a Harry Potter, el punto central es clave, ya que debe mantenerse durante toda la obra. Mi argumento   plantea que se mantiene. Por otro lado, la coherencia me parece un factor fundamental a la hora de determinar la calidad de una obra. Poco a poco iré planteando los "cómos" que, no dejan de ser "qués" a otro nivel; precisamente aludía a ello con el tema del funcionamiento metafórico: no digo que dichas metáforas no tengan valor, digo que su auténtico valor se entiende en función del punto central. Como decía, iré desarrollando esos "cómos", pero siempre entendidos desde los "qués".

¿Te vale esto como "cómo"? Por entender mejor a qué te refieres.

En los últimos momentos antes del salto temporal que dará entrada al epílogo, Harry toma una decisión que termina de simbolizar su alejamiento definitivo del camino de Voldemort: decide utilizar la Varita de Saúco, la más poderosa jamás creada, para reparar su propia varita, la que él escogió en su momento (y ella a él), la que habla de él como individuo y no de una dimensión "general" de poder absoluto... y deja la Varita de Saúco atrás, con la esperanza de que con ese gesto, y su posible muerte no violenta, la historia de sangre de la Vara Letal (como también era conocida), termine. Al hacerlo, entiende que quien valora lo que esa varita simboliza, atrae a gente que también valora lo mismo, y que en ese juego de poder, solo puede haber vencedores y vencidos y nunca auténtica compañía, hermandad, familia; en la lucha por el predominio sobre los demás, sobre el mundo, sobre la muerte, solo hay soledad... y Harry sabe que eso no es lo más importante.
(26/05/2018 02:54 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]

En los últimos momentos antes del salto temporal que dará entrada al epílogo, Harry toma una decisión que termina de simbolizar su alejamiento definitivo del camino de Voldemort: decide utilizar la Varita de Saúco, la más poderosa jamás creada, para reparar su propia varita, la que él escogió en su momento (y ella a él), la que habla de él como individuo y no de una dimensión "general" de poder absoluto... y deja la Varita de Saúco atrás, con la esperanza de que con ese gesto, y su posible muerte no violenta, la historia de sangre de la Vara Letal (como también era conocida), termine. Al hacerlo, entiende que quien valora lo que esa varita simboliza, atrae a gente que también valora lo mismo, y que en ese juego de poder, solo puede haber vencedores y vencidos y nunca auténtica compañía, hermandad, familia; en la lucha por el predominio sobre los demás, sobre el mundo, sobre la muerte, solo hay soledad... y Harry sabe que eso no es lo más importante.

Pero, si tan importante fuese ese acto, ¿no hubiese sido mejor que obtuviera una posición algo más privilegiada en el resto de la obra? Su larguísima extensión, uno de los principales problemas de la saga y del séptimo libro en particular, estropea esto. Hay tanto detalle irrelevante de por medio que escenas de la importancia de la que hablas se pierden en un maremágnum insufrible con otras no tan interesantes. Entiendo que puede haber ahí un diamante, pero un diamante en bruto que no ha sido tallado bien.
(28/05/2018 05:08 PM)Baquevory escribió: [ -> ]
Pero, si tan importante fuese ese acto, ¿no hubiese sido mejor que obtuviera una posición algo más privilegiada en el resto de la obra? Su larguísima extensión, uno de los principales problemas de la saga y del séptimo libro en particular, estropea esto. Hay tanto detalle irrelevante de por medio que escenas de la importancia de la que hablas se pierden en un maremágnum insufrible con otras no tan interesantes. Entiendo que puede haber ahí un diamante, pero un diamante en bruto que no ha sido tallado bien.

Es que esos detalles irrelevantes quizá no lo sean tanto, y denotan una elección de estilo: en Harry Potter, el final no tan importante como el camino, por lo que es coherente que la "conclusión" de lo que podríamos llamar "la trama de las varitas", sea lo menos importante de ésta. Reconozco que puede resultar un reto mantener en mente el valor de todos y cada uno de los detalles que se dejan caer como gotas de agua en el maremágnum de la acción pero, por lo mismo, también puede ser un aliciente. Como mínimo, me da la impresión de que es un aliciente para la relectura: contrariamente a lo que quizás podría pensarse, los libros de Harry Potter no son de digestión fácil, por lo que merece la pena volver a pasar por ellos de vez en cuanto para constatar, en los nuevos descubrimientos, el propio crecimiento personal; la ligereza con la que son narrados esconde una gran profundidad de planteamientos. Esa delicadeza a la hora de deslizar profundidad en una lectura agradable superficialmente me parece de un mérito increíble.

A continuación te copio mi actualización del mensaje introductorio del hilo, relativa a esta cuestión.
El séptimo y último libro de la saga lleva por título Las Reliquias de la Muerte. Esos tres objetos mágicos entroncan con la imaginería de los cuentos populares: de creadores desconocidos, si se lee la historia que los presenta como regalos de la misma Muerte como una alegoría, buscaron evitar a sus usuarios originales los estragos de la muerte; esto remite a la dualidad que ya desde el primer libro vertebra el desarrollo de la propuesta principal de la saga: el predominio del Amor, con mayúsculas, como fórmula clave de la vida. La Piedra, engarzada en un anillo, se nos presentó ya en el libro anterior, en forma de misterio, en la mano herida de Dumbledore. La Capa es la propia capa invisible de Harry, presente y fundamental en la historia desde el mismo tomo uno. La Vara/Varita será la que adquiera protagonismo en este último libro: de ahí que el final del mismo tenga como broche de oro la ruptura de la misma, la renuncia de Harry a intentar "conquistar" la muerte (estando en una posición excepcional para hacerlo, llegando a estar en posesión de los tres objetos), optando en cambio por encontrar el sentido de la vida en la propia vida, y no por oposición a la muerte. Es importante señalar que, en cualquier caso, para ser el verdadero amo de esos objetos legendarios, el objetivo, como ocurría con el Espejo del Oesed en el primer libro, debía estar más allá de su función, debía hablar de algo más... de ese sentido verdadero de la vida, precisamente. Así pues, todo el séptimo libro es, entre otras cosas, una extensa explicación (no completa, ni mucho menos) de los misterios de la Vara y de las propias varitas, presentados ya desde el primer libro en el encuentro de Harry y Ollivander. Así, la tentación de encontrar la Varita antes que Voldemort alude a esa sugerencia constante que algunos personajes hacen a Harry de enfrentar poder con poder contra Voldemort; se puede decir que el triunfo verdadero de Harry se debe, en gran medida, a resistir esa tentación. Pero a pesar de resistir, de abandonar esa carrera como objetivo principal, la trama de las varitas se desarrolla sin pausa: la ruptura de la varita de Harry, la "conquista" de la varita de Malfoy... lo cual entronca con el final del sexto libro. De este modo, el desarme de Dumbledore, antiguo poseedor de la Varita (permitido por éste, algo que nos habla de sus planes y su personalidad) por parte de Malfoy permite a su vez (dentro de esa magia profunda ritualista que relaciona la supervivencia milagrosa de Harry durante el asesinato de sus padres, la protección de la que gozó en casa de los Dursley, el alcance de la Piedra Filosofal a través del Espejo del Oesed, la obtención de la espada de Gryffindor en la cámara de los secretos, la propia filosofía detrás del Especto Patronum, el tipo de magia utilizado en la resurrección completa de Voldemort, el sistema de protección de la Sala de las Profecías... y finalmente el derecho de posesión de la Vara Letal) que Harry termine por sobrevivir a Voldemort (que no derrotarlo, dado que lo que en verdad ocurre es que se derrota a sí mismo). Además, la parte inicial de la trama en tiempos de la saga es una cosa, pero se nos explica cómo esta se remonta a la misma juventud de Dumbledore y, de esta manera, los rasgos fundamentales del artífice de gran parte de los planes en los que participan los personajes de cara al desenlace final de la saga (Dumbledore empieza la saga, con su aparición en Private Drive, y prácticamente cierra la saga con su conversación "religioso/imaginaria" con Harry) nos son explicados. Es menester no olvidar, por otro lado, que todo esto bebe del tema de las varitas gemelas de Harry y Voldemort, que vertebra varios encuentros entre los mismos... y termina por desencadenar la propia búsqueda de Voldemort de esa nueva "herramienta" suprema... dejando de así de lado una de esas reglas discretas pero fundamentales que se deslizan por el mundo mágico de los libros: la varita escoge al mago; lo que te permite hacer magia de verdad es más que una herramienta, y verla como un herramienta te aleja de la verdadera magia.
@Licordemanzana yo no creo que el punto central de la saga sea el encontrar la familia perdida, yo creo que es la lucha del Bien contra el Mal. Tal cual. Ese creo que es el punto central alrededor del que giran todas las demás subtramas y temas (como la amistad, el amor, la traición, las segundas oportunidades, etc).
(28/05/2018 07:13 PM)Válrrez escribió: [ -> ]@Licordemanzana yo no creo que el punto central de la saga sea el encontrar la familia perdida, yo creo que es la lucha del Bien contra el Mal. Tal cual. Ese creo que es el punto central alrededor del que giran todas las demás subtramas y temas (como la amistad, el amor, la traición, las segundas oportunidades, etc).

Entiendo perfectamente que se pueda hacer esa lectura, Válrrez, si bien yo le veo un "pero", pues la del Bien y el Mal es una dualidad, una división intelectual, por tanto, y muy válida y útil, en cualquier caso. Sin embargo, creo que Rowling da un paso más e intenta ahondar en ese misterio que por siempre, necesariamente, lo seguirá siendo; ese misterio de unidad, precisamente, que es el Amor y que otros han tendido a asociar a la divinidad suprema (Dios, en los postulados "cristianos", la no-dualidad de Brahma en el vedanta...). La familia (y los amigos y demás, sus relaciones), en el caso de Harry, es el punto de anclaje "concreto/tangible" con todo esto. Un ejemplo claro, en los libros, de esta lectura que me permito hacer, aparece en el siguiente fragmento que acabo de editar en el mensaje principal:

En el quinto libro, Dumbledore le dirá a Harry:
"En el departamento de Misterios hay una sala que siempre está cerrada. Contiene una fuerza que es a la vez más maravillosa y más terrible que la muerte, que la inteligencia humana, que el poder de la naturaleza. Además, quizá es también la más misteriosa de todas las cosas que se guardan allí para su estudio. Lo que tú posees en sumo grado es el poder que se esconde en esa sala, del que Voldemort carece por completo. De modo que esa fuerza es la que te ha impulsado a intentar salvar a Sirius esta noche y es la que también ha impedido que Voldemort te haya poseído, porque él es incapaz de ocupar un cuerpo tan lleno del poder que detesta. Al final no ha importado que no pudieras cerrar tu mente, porque ha sido tu corazón el que te ha salvado".
En un solo diálogo encontramos muchas respuestas... e infinitos interrogantes. Se nos habla de una fuerza que se resiste a la comprensión pero que es muy real, la más real de todas; en Harry Potter, los misterios tienen carta cabal en tanto que tales, y no en función de su explicación: un misterio más grande que la mente mueve a la acción a los personajes o los acorrala en su huida para con él. La dualidad de Harry y Voldemort se plasma con total claridad en torno a dicho término, si bien, al tratarse de un concepto superior a la dualidad, por ser, en mi opinión, el tema principal, se define en una gradación en función de su presencia/ausencia: Amor vs no-amor (en todos sus derivados: miedo, odio...); el rechazo de esa fuerza suprema se encuentra también en las palabras de Dumbledore, ya que algo más "terrible que la muerte" por fuerza aterrorizará a quien se huya de ésta.
(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Es que esos detalles irrelevantes quizá no lo sean tanto, y denotan una elección de estilo: en Harry Potter, el final no tan importante como el camino, por lo que es coherente que la "conclusión" de lo que podríamos llamar "la trama de las varitas", sea lo menos importante de ésta.

¿El camino es importante? En otros mensajes ya argumenté en favor de que ese "camino" es insufrible a causa de tanta farragosidad injustificada y tanta pretensión de complejidad mal llevada.



(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Reconozco que puede resultar un reto mantener en mente el valor de todos y cada uno de los detalles que se dejan caer como gotas de agua en el maremágnum de la acción pero, por lo mismo, también puede ser un aliciente.

Para que fuesen un aliciente, todos esos detalles deberían tener interés. ¿Acaso lo tienen? Todavía no se ha demostrado que hagan otra cosa que alargar hasta el infinito algo que no se debería alargar tanto.


(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Como mínimo, me da la impresión de que es un aliciente para la relectura: contrariamente a lo que quizás podría pensarse, los libros de Harry Potter no son de digestión fácil, por lo que merece la pena volver a pasar por ellos de vez en cuanto para constatar, en los nuevos descubrimientos, el propio crecimiento personal; la ligereza con la que son narrados esconde una gran profundidad de planteamientos. Esa delicadeza a la hora de deslizar profundidad en una lectura agradable superficialmente me parece de un mérito increíble.

He releído un mínimo de dos veces cada libro de Harry Potter, y ni aun releyendo he encontrado nada de interés en todos esos detalles aburridos.





(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Así pues, todo el séptimo libro es, entre otras cosas, una extensa explicación (no completa, ni mucho menos) de los misterios de la Vara y de las propias varitas, presentados ya desde el primer libro en el encuentro de Harry y Ollivander.

Las explicaciones extensas no suelen aportar mucha calidad literaria a la obra, sino más bien todo lo contrario, porque aburren. Mejor es dar los detalles justos y que el lector pueda deducir el resto. Pero no, Rowling insiste en llevarte de la mano y darte todo mascado. Con razón se quejaba Erikson, en su prólogo a Los jardines de la luna, de que muchos autores de fantasía actual tratan al lector como si fuese retrasado mental. Lo peor de todo es que en Harry Potter, por muchas explicaciones que haya, la trama está llena de deus ex machina y de "porque sís". Se tiran muchas páginas explicando chuminadas y luego pretenden que el lector acepte hechos completamente infumables, como el que el avada kedabra mate solo "la parte Horrocrux" de Harry o que Lily pueda protegerlo solo "con amarlo". En definitiva: en Harry Potter se explica lo que no se tiene que explicar, y lo que se tiene que explicar no se explica. Se explica lo que no se tiene que explicar para rellenar páginas, y no se explica lo que se tiene que explicar porque la autora no tiene ninguna explicación que dar, ya que no ha elaborado ninguna trama coherente. 


(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Así, la tentación de encontrar la Varita antes que Voldemort alude a esa sugerencia constante que algunos personajes hacen a Harry de enfrentar poder con poder contra Voldemort; se puede decir que el triunfo verdadero de Harry se debe, en gran medida, a resistir esa tentación.

Eso está sacado de El señor de los anillos, y a ese respecto no considero que Rowling esté aportando nada nuevo o mejor de lo que Tolkien haya aportado antes. 

(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Pero a pesar de resistir, de abandonar esa carrera como objetivo principal, la trama de las varitas se desarrolla sin pausa: la ruptura de la varita de Harry, la "conquista" de la varita de Malfoy... lo cual entronca con el final del sexto libro. De este modo, el desarme de Dumbledore, antiguo poseedor de la Varita (permitido por éste, algo que nos habla de sus planes y su personalidad) por parte de Malfoy permite a su vez (dentro de esa magia profunda ritualista que relaciona la supervivencia milagrosa de Harry durante el asesinato de sus padres,

Magia que no tiene ningún sentido ni aun en un mundo de fantasía, como ya expliqué en el otro hilo.

(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]la protección de la que gozó en casa de los Dursley, el alcance de la Piedra Filosofal a través del Espejo del Oesed, la obtención de la espada de Gryffindor en la cámara de los secretos, la propia filosofía detrás del Especto Patronum, el tipo de magia utilizado en la resurrección completa de Voldemort, el sistema de protección de la Sala de las Profecías... y finalmente el derecho de posesión de la Vara Letal

Todos ellos son momentos en los que queda increíblemente forzado que Harry sobreviva, y no se nos ofrece más explicación que "porque sí". Porque "los buenos tienen que ganar" y porque "el amor triunfa sobre el odio". Ridículo.

(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]que Harry termine por sobrevivir a Voldemort (que no derrotarlo, dado que lo que en verdad ocurre es que se derrota a sí mismo).

Teniendo en cuenta que lo anterior son momentos en los que Harry logra seguir vivo "porque sí", Harry sigue sobreviviendo a Voldemort "porque sí". El que Voldemort "se derrote a sí mismo", como ya expliqué, es absurdo: no tiene ningún sentido que el avada kedabra "sortee" el cuerpo físico de Harry, pero que aun así se meta dentro de él y destruya solo "la parte Horrocrux" de Harry.

(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Además, la parte inicial de la trama en tiempos de la saga es una cosa,

¿Qué quieres decir con la expresión "en tiempos de la saga"? 

(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]pero se nos explica cómo esta se remonta a la misma juventud de Dumbledore y, de esta manera, los rasgos fundamentales del artífice de gran parte de los planes en los que participan los personajes de cara al desenlace final de la saga (Dumbledore empieza la saga, con su aparición en Private Drive, y prácticamente cierra la saga con su conversación "religioso/imaginaria" con Harry) nos son explicados.

Pero no se explica, ni se muestra, cómo Dumbledor consigue tanto poder. Como ya dije en otro post, se nos muestra directamente a un Dumbledore todopoderoso e ilimitado que siempre va a salvar el día, y la autora pretende que nos lo creamos. No obstante, resulta difícil y muy forzado.


(28/05/2018 06:50 PM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Es menester no olvidar, por otro lado, que todo esto bebe del tema de las varitas gemelas de Harry y Voldemort, que vertebra varios encuentros entre los mismos... y termina por desencadenar la propia búsqueda de Voldemort de esa nueva "herramienta" suprema... dejando de así de lado una de esas reglas discretas pero fundamentales que se deslizan por el mundo mágico de los libros: la varita escoge al mago; lo que te permite hacer magia de verdad es más que una herramienta, y verla como un herramienta te aleja de la verdadera magia.

¿Y esto en qué arregla la ristra de incoherencias que arrastra el enfrentamiento de Harry con Voldemort?

Adelanto respuestas, dado que tardaré un tiempo en poder seguir extendiendo el mensaje principal y en pasarme por el foro Smile y también porque no me gusta la libertad que te das para tildar de "ridículo" y cosas similares lo que quizá aún no comprendes por leer desde otras coordenadas  Dodgy

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]¿El camino es importante? En otros mensajes ya argumenté en favor de que ese "camino" es insufrible a causa de tanta farragosidad injustificada y tanta pretensión de complejidad mal llevada.

Lo que tu llamas farragosidad injustificada, otros lo disfrutamos Smile Lo que tu llamas pretensión de complejidad mal llevada, otros lo vemos como complejidad necesaria bien llevada. Esto no es un argumento, pero quería dejar constancia de ello, dado que tardaré en poder entrar al foro en condiciones Heart


(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Para que fuesen un aliciente, todos esos detalles deberían tener interés. ¿Acaso lo tienen? Todavía no se ha demostrado que hagan otra cosa que alargar hasta el infinito algo que no se debería alargar tanto.

Lo tienen. Y, de hecho, me parece que va quedando demostrado; otra cosa es que quieras que te lo demuestre según tus propios parámetros; ahí puede que lo que se alargue hasta el infinito sin visos de solución sea este debate. No es que sugiera que tus parámetros sean malos, solo comento que hay otros.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]He releído un mínimo de dos veces cada libro de Harry Potter, y ni aun releyendo he encontrado nada de interés en todos esos detalles aburridos.

Ya lo siento xD


(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Las explicaciones extensas no suelen aportar mucha calidad literaria a la obra, sino más bien todo lo contrario, porque aburren. Mejor es dar los detalles justos y que el lector pueda deducir el resto. Pero no, Rowling insiste en llevarte de la mano y darte todo mascado. Con razón se quejaba Erikson, en su prólogo a Los jardines de la luna, de que muchos autores de fantasía actual tratan al lector como si fuese retrasado mental. Lo peor de todo es que en Harry Potter, por muchas explicaciones que haya, la trama está llena de deus ex machina y de "porque sís". Se tiran muchas páginas explicando chuminadas y luego pretenden que el lector acepte hechos completamente infumables, como el que el avada kedabra mate solo "la parte Horrocrux" de Harry o que Lily pueda protegerlo solo "con amarlo". En definitiva: en Harry Potter se explica lo que no se tiene que explicar, y lo que se tiene que explicar no se explica. Se explica lo que no se tiene que explicar para rellenar páginas, y no se explica lo que se tiene que explicar porque la autora no tiene ninguna explicación que dar, ya que no ha elaborado ninguna trama coherente. 

Dado que parece que no has entendido ni de lejos lo mismo que yo, no diría que se de "todo mascado". Lo que tu llamas deus ex machina y "porque sís" a mí me parece que encajan perfectamente con la obra, desde un punto distinto al de la "comprensión", sino desde un "aire de familia" si se quiere. Tema extenso este también para desarrollar. Pero que se resume en que no explican lo que tú querrías que explicasen, que es distinto a lo que la obra plantea como relevante; eso habla de lo que tú consideras infumable, no de la coherencia de la obra, repito, respecto a unos planteamientos principales que difieren de lo que tú consideras principal, en una divergencia que os separa, pero que no dice nada del auténtico valor de cada uno (de la obra y de tus criterios).

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Eso está sacado de El señor de los anillos, y a ese respecto no considero que Rowling esté aportando nada nuevo o mejor de lo que Tolkien haya aportado antes. 

Porque el Señor de los Anillos y Harry Potter comparten muchos temas comunes, lo cual no tiene nada de malo. Por mi parte, sí que considero que Rowling aporta algo nuevo, en su tratamiento; un mismo tema con distintas formas es toda una novedad en sí mismo. Luego habría hueco para un debate extenso sobre si la solución final de ambos es verdaderamente equivalente: el Amor de Rowling y la Armonía de Tolkien... ah, si tuviese tiempo.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Magia que no tiene ningún sentido ni aun en un mundo de fantasía, como ya expliqué en el otro hilo.

O si lo tiene, como expliqué a mi vez en aquel xD lo que pasa es que hablas desde parámetros distintos del "sentido", como también vengo repitiendo.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Todos ellos son momentos en los que queda increíblemente forzado que Harry sobreviva, y no se nos ofrece más explicación que "porque sí". Porque "los buenos tienen que ganar" y porque "el amor triunfa sobre el odio". Ridículo.

Repito, no se te ofrecen las explicaciones que a ti te valdrían, lo cuál no quiere decir que no se ofrezca explicación, y ese "el amor triunfa sobre el odio", vuelvo a decir que es un concepto tan vacío como lo utilices, y tan pleno como lo desarrolles; lo que para ti es complejidad inútil, Rowling lo plantea como desarrollo de ese concepto hasta convertirlo en algo lejos de la simplicidad. Lo próximo que actualizaré será la "explicación" que apunta a que fue el propio poder sobresaliente de Voldemort el que orquestó la mayor parte de la magia que terminó por proteger a Harry.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Teniendo en cuenta que lo anterior son momentos en los que Harry logra seguir vivo "porque sí", Harry sigue sobreviviendo a Voldemort "porque sí". El que Voldemort "se derrote a sí mismo", como ya expliqué, es absurdo: no tiene ningún sentido que el avada kedabra "sortee" el cuerpo físico de Harry, pero que aun así se meta dentro de él y destruya solo "la parte Horrocrux" de Harry.

Como decía, no es "porque sí", es "gracias a Voldemort": lo que tú consideras absurdo es precisamente lo que bebe de otros parámetros, de aquellos que no aprecias, lógicamente. Por lo pronto, un adelanto: lo que no tiene sentido es que te indignes porque el avada kedabra "sortee el cuerpo físico de Harry", dado que desde el principio se nos dice que esa maldición no deja huellas, no causa daño de ningún tipo en sus víctimas: la persona, simplemente, muere. Y es una maldición imperdonable porque no tiene contramaldición, lo cual implica que no se comprende del todo su funcionamiento; lo cual es lógico dado que la propia muerte es un campo de estudio del departamento de misterios, y de lo que estamos hablando es de la "maldición asesina", la muerte encarnada. Así que "dónde se mete" la maldición, y a qué ataca, puede estar abierto a especulación (podríamos aventurar que va directamente al "alma", y así, podríamos decir que al encontrarse a dos almas vinculadas, mata solamente a una, y la razón por la que es la de Voldemort la que escoge tendría también su hermosa explicación), pero desde luego no es algo que tenga que tener ninguna relación directa con el cuerpo físico (más allá de la típica asociación "un cuerpo, un alma" que aquí, como comentábamos, se incumple; igual que en el caso de Voldemort, que tiene "un cuerpo, menos que un alma... y otras cosas con partes del alma, que en cualquier caso serán menos puestas juntas que un alma íntegra"... y esto es una pista para lo anterior).

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]¿Qué quieres decir con la expresión "en tiempos de la saga"? 

Al "presente" de la misma, al tiempo en el que discurre la acción, opuesto a flashbacks y demás.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]Pero no se explica, ni se muestra, cómo Dumbledor consigue tanto poder. Como ya dije en otro post, se nos muestra directamente a un Dumbledore todopoderoso e ilimitado que siempre va a salvar el día, y la autora pretende que nos lo creamos. No obstante, resulta difícil y muy forzado.

De nuevo, valoras lo que no tiene valor de cara al tema principal, algo que a mí me parece en buena medida superfluo de cara a las explicaciones: Harry Potter no es una obra que pretenda explicar cómo la gente se hace poderosa, en parte, porque lo que propone es que eso no es lo importante de una persona. Diablos, hasta la propia Rowling lo dijo explícitamente: "lo que importa de nosotros son nuestras elecciones, mucho más que nuestras habilidades". Que no estés de acuerdo con la afirmación no es excusa para cegarte ante el sentido que la autora quiere dar a lo que escribe y aprovechar dicha ceguera para menospreciar el punto de vista ajeno. Por otro lado, ni Dumbledore es "todopoderoso" ni es "ilimitado", solo es comparativamente más poderoso e inteligente (y sabio) que la mayoría de la gente, pero eso es lo de menos (además de ser una ley de la existencia que hay gente más inteligente y hábil que la mayoría de los demás), como decíamos.

(29/05/2018 07:08 AM)Baquevory escribió: [ -> ]¿Y esto en qué arregla la ristra de incoherencias que arrastra el enfrentamiento de Harry con Voldemort?

La lista de incoherencias según tus patrones de incoherencia no la arregla, ni la arreglará ninguna de mis explicaciones, probablemente, mientras no aceptes la posibilidad de que haya otros igualmente funcionales, igualmente valiosos. Nuevamente, no se trata de "convencer" porque convencer necesita emplear el mismo conjunto de criterios de la otra persona; hay cosas que solo se pueden aprehender más allá de dicho conjunto personal, por ser incompatibles en algún punto: en esos casos, se puede hablar de abrazar lo diferente o no hacerlo, lo cual es en gran medida una elección, que no tiene nada que ver con la "habilidad" propia o de la otra parte, como diría Rowling  Smile

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Adelanto respuestas, dado que tardaré un tiempo en poder seguir extendiendo el mensaje principal y en pasarme por el foro Smile y también porque no me gusta la libertad que te das para tildar de "ridículo" y cosas similares lo que quizá aún no comprendes por leer desde otras coordenadas  Dodgy

La libertad que me doy para tildar de "ridículo" lo que sea es la misma que te das tú para tildar eso mismo de "brillante", y no por ello he sentido desagrado de ningún tipo ante tus consideraciones. Ten en cuenta, además, que no lo he acusado de "ridículo" porque sí, sino con argumentos detrás. Quizá no sean argumentos suficientes, y quizá no comprenda yo lo brillante del asunto, pero quizá seas tú el que no comprenda su carácter verdaderamente ridículo y el que necesita leer desde otras coordenadas. Todas mis afirmaciones son susceptibles de ser refutadas por ti, y no descarto que puedas demostrar lo contrario de lo que yo afirmo. No me disgusta que puedas utilizar todas las palabras contundentes que consideres necesarias para resumir tu postura y lo que consideras verdad. Considero que hay demasiado en el mundo por lo que sentir desagrado como para sentirlo por un juicio contrario a la nuestra en lo relativo a un libro.

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Lo que tu llamas farragosidad injustificada, otros lo disfrutamos Smile Lo que tu llamas pretensión de complejidad mal llevada, otros lo vemos como complejidad necesaria bien llevada. Esto no es un argumento, pero quería dejar constancia de ello, dado que tardaré en poder entrar al foro en condiciones Heart

Ambas cosas no son excluibles entre sí. Los textos con baja calidad literaria son susceptibles de ser disfrutados en según qué circunstancias. ¿Acaso te crees que yo no los disfruté? Estaba tan hypeado por aquel entonces, y tenía tan poco criterio, que cuestiones como la calidad literaria me dieron por completo igual. Pero al margen de lo que yo disfrutara o dejara de disfrutar, si soy objetivo tengo que admitir que la "farragosidad injustificada" y la "complejidad mal llevada" existen y perjudican a la obra.


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Lo tienen. Y, de hecho, me parece que va quedando demostrado; otra cosa es que quieras que te lo demuestre según tus propios parámetros; ahí puede que lo que se alargue hasta el infinito sin visos de solución sea este debate. No es que sugiera que tus parámetros sean malos, solo comento que hay otros.

Te creo. Explícame en qué consisten esos otros parámetros.

[spoiler]

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Dado que parece que no has entendido ni de lejos lo mismo que yo, no diría que se de "todo mascado". Lo que tu llamas deus ex machina y "porque sís" a mí me parece que encajan perfectamente con la obra, desde un punto distinto al de la "comprensión", sino desde un "aire de familia" si se quiere.

¿En qué consiste ese "aire de familia"? 

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Tema extenso este también para desarrollar. Pero que se resume en que no explican lo que tú querrías que explicasen, que es distinto a lo que la obra plantea como relevante; eso habla de lo que tú consideras infumable, no de la coherencia de la obra, repito, respecto a unos planteamientos principales que difieren de lo que tú consideras principal, en una divergencia que os separa, pero que no dice nada del auténtico valor de cada uno (de la obra y de tus criterios).

¿Qué es lo que explican y qué interés tiene? 

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Porque el Señor de los Anillos y Harry Potter comparten muchos temas comunes, lo cual no tiene nada de malo. Por mi parte, sí que considero que Rowling aporta algo nuevo, en su tratamiento; un mismo tema con distintas formas es toda una novedad en sí mismo. Luego habría hueco para un debate extenso sobre si la solución final de ambos es verdaderamente equivalente: el Amor de Rowling y la Armonía de Tolkien... ah, si tuviese tiempo.

Yo no veo más que diferencias mínimas y poco significativas a ese respecto. ¿Qué diferencias ves tú y por qué deberían ser consideradas relevantes?

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]O si lo tiene, como expliqué a mi vez en aquel xD lo que pasa es que hablas desde parámetros distintos del "sentido", como también vengo repitiendo.

¿Desde qué parámetros hablas tú?



(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Repito, no se te ofrecen las explicaciones que a ti te valdrían, lo cuál no quiere decir que no se ofrezca explicación, y ese "el amor triunfa sobre el odio", vuelvo a decir que es un concepto tan vacío como lo utilices, y tan pleno como lo desarrolles; lo que para ti es complejidad inútil, Rowling lo plantea como desarrollo de ese concepto hasta convertirlo en algo lejos de la simplicidad. 

¿Y por qué me tendrían que valer las explicaciones habidas? 


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Lo próximo que actualizaré será la "explicación" que apunta a que fue el propio poder sobresaliente de Voldemort el que orquestó la mayor parte de la magia que terminó por proteger a Harry.

Me parece interesante ese planteamiento; pero, si la autora quería enfatizar el fracaso de Voldemort por encima del triunfo de Harry, ¿por qué focalizar en Harry, y no en Voldemort? ¿No hubiese sido mucho más efectivo llamar a la saga "Voldemort" y narrarlo todo desde su punto de vista? Algo parecido ocurre, de hecho, en Olvidado rey Gudú de Ana María Matute. Aunque hay gente que ya ha tenido ideas similares...

[video=youtube]watch?v=2Q2DbAb7vRA[/video]

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Como decía, no es "porque sí", es "gracias a Voldemort": lo que tú consideras absurdo es precisamente lo que bebe de otros parámetros, de aquellos que no aprecias, lógicamente.

De poco sirve que hables de esos otros parámetros si no explicas en qué consisten.

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Por lo pronto, un adelanto: lo que no tiene sentido es que te indignes porque el avada kedabra "sortee el cuerpo físico de Harry", dado que desde el principio se nos dice que esa maldición no deja huellas, no causa daño de ningún tipo en sus víctimas: la persona, simplemente, muere.

Exacto: se nos dice que muere "la persona", ¡pero no "los horrocruxes contenidos dentro de la persona"!

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Y es una maldición imperdonable porque no tiene contramaldición, lo cual implica que no se comprende del todo su funcionamiento; lo cual es lógico dado que la propia muerte es un campo de estudio del departamento de misterios, y de lo que estamos hablando es de la "maldición asesina", la muerte encarnada. Así que "dónde se mete" la maldición, y a qué ataca, puede estar abierto a especulación 

¿Y no es demasiado oportuno que se meta justo donde a la autora le conviene y que ataque también a lo que más le place a Rowling? Resulta demasiado forzado.


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ](podríamos aventurar que va directamente al "alma", y así, podríamos decir que al encontrarse a dos almas vinculadas, mata solamente a una, y la razón por la que es la de Voldemort la que escoge tendría también su hermosa explicación) pero desde luego no es algo que tenga que tener ninguna relación directa con el cuerpo físico (más allá de la típica asociación "un cuerpo, un alma" que aquí, como comentábamos, se incumple; igual que en el caso de Voldemort, que tiene "un cuerpo, menos que un alma... y otras cosas con partes del alma, que en cualquier caso serán menos puestas juntas que un alma íntegra"... y esto es una pista para lo anterior).

Tanto da que tenga su "hermosa explicación" mientras no nos deleites con ella.


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]De nuevo, valoras lo que no tiene valor de cara al tema principal, algo que a mí me parece en buena medida superfluo de cara a las explicaciones: Harry Potter no es una obra que pretenda explicar cómo la gente se hace poderosa

En Harry Potter no se explica por qué la gente se hace poderosa porque, de intentarlo, se desmoronaría la saga entera. La autora confía ciegamente en que las predilecciones de los lectores por los finales felices y por los mensajes motivacionales bonitos estarán por encima de su capacidad crítica. Pero tópase su obra con un lector algo más exigente y menos ablandable y sus pretensiones se van al carajo.


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]en parte, porque lo que propone es que eso no es lo importante de una persona.

Claro, te presenta una realidad tan sumamente chachipistachi en la que lo único importante es "ser bueno" y "sentir amor"; con eso, todo te sale bien y tanto da lo demás.

[Imagen: giphy.gif]




(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Diablos, hasta la propia Rowling lo dijo explícitamente: "lo que importa de nosotros son nuestras elecciones, mucho más que nuestras habilidades". Que no estés de acuerdo con la afirmación no es excusa para cegarte ante el sentido que la autora quiere dar a lo que escribe y aprovechar dicha ceguera para menospreciar el punto de vista ajeno.

¿Lo que importa para qué? Si hablamos de lo que importa para obtener la superioridad moral, tanto que sí; si hablamos de lo que importa para obtener paz y estabilidad en la vida, que es lo que Harry consigue al final, no sé yo. 



(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Por otro lado, ni Dumbledore es "todopoderoso" ni es "ilimitado", solo es comparativamente más poderoso e inteligente (y sabio) que la mayoría de la gente, pero eso es lo de menos (además de ser una ley de la existencia que hay gente más inteligente y hábil que la mayoría de los demás), como decíamos.

¿Sería tan "lo de menos" si no tuviese todo ese poder y todos sus "protegidos" hubiesen muerto a lo largo de la saga?


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]La lista de incoherencias según tus patrones de incoherencia no la arregla, ni la arreglará ninguna de mis explicaciones, probablemente, mientras no aceptes la posibilidad de que haya otros igualmente funcionales, igualmente valiosos.

Acepto la posibilidad de que hay otros igualmente funcionales, pero ¿qué más da lo que yo acepte si no me explican esos otros patrones?


(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]Nuevamente, no se trata de "convencer" porque convencer necesita emplear el mismo conjunto de criterios de la otra persona;

O demostrar que hay otros criterios mejores. Te invito a que lo hagas.

(29/05/2018 08:00 AM)Licordemanzana escribió: [ -> ]hay cosas que solo se pueden aprehender más allá de dicho conjunto personal, por ser incompatibles en algún punto: en esos casos, se puede hablar de abrazar lo diferente o no hacerlo, lo cual es en gran medida una elección, que no tiene nada que ver con la "habilidad" propia o de la otra parte, como diría Rowling  Smile

Soy capaz de abrazar cualquier cosa diferente con tal de que me lo argumenten. Por ser capaz, sería incluso capaz de negar la existencia de la ley de la gravedad, decir que Hitler era bueno, ver Intereconomía o suscribirme al canal de Dalas Review si se me dan argumentos adecuados para ello.
Páginas: 1 2