Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines

Versión completa: Duelo con un dragón
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
El dragón voló bajo, enviando una columna de llamas que Cass esquivó con dificultad.

—¿Podría haber sido él quien quemó todo?—se dijo a sí mismo refiriéndose a la devastación de Galin, la otrora riquísima ciudad del antiguo y lejano reino de Forland, que ahora sólo era cenizas y escombros en llamas.

Cass y Lena, su compañera de aventuras, recientemente convertida en amante, habían quedado atrapados en la ciudad durante el ataque y ahora estaba tratando de enfrentarse al dragón. La bestia aterrizó y cálculo su tamaño.

—Mierda—, murmuró Cass, —al menos 20 varas desde el hocico hasta la punta de la cola y 30 o 35 varas en las alas.


El dragón lanzó su cabeza hacia adelante y escupió sus llamas, Cass apenas reaccionó levantando los brazos mientras murmuraba un conjuro silencioso que hizo que un chorro de fuego saliera de sus manos. Los dos chorros de fuego se encontraron en el aire y crearon una explosión que arrojó a ambos combatientes hacia atrás. Cass fue el primero en ponerse de pie, vió que el dragón estaba maltrecho, tenía un herida en su pecho de la que sangraba profusamente.

Aprovechó para correr hacia él, pero el dragón se recuperó rápidamente y voló hacia él con las garras extendidas. Cass apenas pudo esquivarlas y las garras del dragón se clavaron en el suelo, desgarrando la tierra. Cass aprovechó la oportunidad para correr hacia el dragón y, cuando estuvo lo suficientemente cerca, saltó y clavó su espada en el cuello del dragón. Los gritos del dragón llenaron el aire y trató de quitarse de encima a Cass, pero él se aferró con fuerza. Con un último y poderoso aleteo de sus alas, el dragón despegó hacia el cielo, llevándose a Cass con él. Los movimientos del dragón se volvieron cada vez más erráticos y luego, con un último y poderoso aleteo, cayó del cielo, estrellándose contra el suelo en una explosión de llamas. Cass aterrizó a unos metros de distancia, todavía sujetando su espada. Podía sentir el calor de la sangre del dragón que cubría su piel. Miró el cuerpo del dragón y luego, con un último y poderoso golpe de su espada, le cortó la cabeza. Cass se quedó allí por unos momentos, jadeando por la pelea. Observando cómo el cuerpo del dragón se retorcia  durante unos instantes hasta quedar inmóvil. Él estaba cubierto de sangre  y con sus ropas desgarradas, pero se sentía eufórico. Había matado a un dragón. Él era un héroe.



Cita:Estoy probando una página que usa inteligencia artificial para generar texto.

Lo de negrita es lo que escribí yo, lo demás salió casi totalmente de la inteligencia artificial, modifique dos o tres oraciones para que tuviera más sentido, a ver qué les parece
Joer, que miedo.
Pero pásanos el link de la página xD.