Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Erótico I: Resultados
#1
Star 
A la caza del erotismo

Una absoluta calma, que ya iba tocando a su fin, impregnaba aquel lugar. Se resistía a abandonarlo, aplastándolo bajo su pesada losa de tranquilidad, saboreando sus últimos instantes de triunfo. Y se intuía ya cierta claridad en el cielo, un deje añil rosado fundiéndose en el horizonte. Pero no, todavía no: los rebaños dormitaban en el interior de sus establos; el horno de la panadería respiraba en silencio, tibio; las hachas dormitaban en el bosque con su filo hendiendo algún tocón.
Sí, Luxus aguardaba en respetuoso silencio la emplumada canción del despertar, pero cinco aguerridos aventureros luchaban contra el peso inerte de este estatismo, y avanzaban en fila india hacia el destino último de su viaje.

Unas cuantas lunas atrás, algunos miembros del afamado clan Fantasitura asentían entusiasmados ante la controvertida ideación de esta exploración. Su promotor, @Nidaros, desaparecería misteriosamente algo después de iniciar el periplo, mientras atravesaban la Cascada de las Sirenas.
Uno de los expedicionistas, @Cabromagno, avezado en la coordinación de travesías similares, se apremiaría a sustituirle en sus labores organizativas e intentaría por todos los medios que la moral del equipo no decayera. No podría, sin embargo, resistir las caricias que le serían regaladas en el Bosque de las Dríades, cuyas habitantes se regocijarían con su aspecto caprino.

Y así, semanas más tarde, se sucedieron dos bajas más.
En la Arbolada del Viento, los faunos sedujeron con su música a la prudente @Yaya Ceravieja, quien arremangándose el bajo de su túnica, saltó con sorprendente agilidad por encima de unos arbustos, entre risas desenfrenadas, para unirse al jolgorio que había al otro lado con su instrumento.
En la escalofriante Mansión del Placer, @Gothic Bear se rindió ante el oscuro erotismo de una vampiresa milenaria que contoneaba sus caderas de veinteañera ante todo aquel que mostrase la más mínima muestra de interés.
Era una verdadera lástima. Tales vidas, todas y cada una tan valerosas… todas terminaron en un suspiro entrecortado, inmersas en el más álgido punto del éxtasis.

Y, después de todo, ¿cuál era la causa, el fin último, por el cual habían arriesgado tanto? ¿Cuál era la verdadera motivación de aquella aventura? ¿Trataban de falsear una nueva hipótesis psicodinámica sobre la líbido, de poner a prueba su mejor muestra de contundente estoicismo? ¿O sería acaso que, como las malas lenguas sugerían, todos los miembros de Fantasitura estaban más salidos que el palo de una escoba? Apenas sabían ya qué sentido tenía aquello, pero movidos por las pérdidas durante el viaje, por tantos sacrificios e imprudencias, se habían anclado férreamente en la más honda perseverancia y cada mañana se repetían los unos a los otros las palabras con las que el propio Nidaros clausuraba el discurso tras el cual partieron:

—¡A la caza del erotismo!

Claro que hubo otros que, habiendo mostrado interés en unirse a aquella estrambótica aventura, no pudieron enrolarse dadas sus circunstancias. Así, @Rhyrs, decidió prudentemente retirarse a tiempo con elegancia para cumplir otros objetivos más apremiantes, mientras que una extraña criatura a quien casi todos llamaban @El hombre que ríe, seguía de lejos a la expedición, fuera de peligro y los contemplaba con curiosidad de cuando en cuando.

El punto de encuentro era la Cueva de Luxus, la hora, cinco minutos antes del albor. Cuando el crepúsculo hubo estado bien entrado, cinco siluetas se erguían frente a la imponente abertura de aquella caverna.

—Bueno qué, ¿listos? —con una sonrisa despistada, el quinto por fin se les unió.

Sin contestarle, con mucha precaución, los otros cuatro hicieron un corrillo mientras un murmullo se extendía entre ellos.

—¿Y este quién es? —les preguntó @Haradrim a los demás.

—Ni idea —constató @Wherter.

—Nosotros es que somos nuevos en esto del viaje y tal —contestó tímidamente @Mithrandir.

—A mí me ha intentado vender un libro —@Alhazred puso los ojos en blanco—. Pero bueno, ¿y Geralt? No me digáis que…

El desconocido asomó la cabeza entre el círculo y confirmó sus sospechas:

—Ah...@Geralt de Rivia, ¿verdad? Sí, una muchacha del prostíbulo de Luxus le tenía robado el corazón. 16 veces juró amarla desbocadamente antes de fallecer de desasosiego.

—¿De “desasosiego”? —Alhazred arqueó las cejas con incredulidad.

—Uhum. ¿Encomiable, eh?

—Se veía venir —comentó Wherter.

Todos asintieron escuetamente, con incomodidad. Haradrim empezó a atar cabos.

—Así que tú eres su sustituto.

El muchacho sacudió la cabeza.

—No. Yo soy Mano.

—Hola, Manu.

—¿Manu? Encantado.

—Un placer, tío.

—¡Bua, mi hermano también se llama Manu!

—¡Que no, leñe! —se aclaró la garganta—. Ajem. Soy la Mano Inocente, aquel que recibe a quienes se disponen a atravesar la Cueva de Luxus, cuyo nombre original es la Caverna del Erotismo.

Ahogaron una exclamación. Habían llegado hasta allí, se hallaban ante la respuesta que buscaban en su viaje. El viaje que delimitaría el erotismo, que pondría fin a las discusiones que se habían dado en el gremio iluminándoles con una definición determinada que unificaría aquel curioso concepto.

—Entremos —pidió Mithrandir con los ojos entornados.

Cuando por fin entraron aquel lugar, los cuatro caminaban con los ojos vendados, en fila india, agarrándose los unos a otros de sus ropas, con el chico a la cabeza. Habían dejado sus armas en la entrada, la Mano les había persuadido de ello:

—Aquí no os harán falta.

Antes de entrar, sin embargo, les previno ante el peligro al que se enfrentarían esta vez: criaturas conocidas como súcubos, que adoptarían la tentadora forma de sus fantasías más recónditas y placenteras en cuanto las vieran. Por ello, les había advertido, debían avanzar con los ojos cerrados, entonando una canción pegadiza para avanzar al mismo ritmo. Quien consiguiera pasar aquella prueba sería bendecido por los sucúbos con la capacidad de discernir perfectamente qué era el erotismo, abarcando el concepto en todas y cada una de sus dimensiones. Claro que nadie aún…

—… ha salido vivo para contarlo. Sí, ya nos lo sabemos, tira, anda —le instó Alhazred.

—¿Eh? Pero se supone que yo no debo entrar. Yo estoy aquí para esperar al justo vencedor de esta prueba, al héroe que finalmente consiga…

—¿Cómo, que te has quedado afuera cruzado de brazos dejando que la gente la palmara aquí dentro? —Haradrim estaba mosqueado.

—Bueno, sí, pero…

—¡Coño! Así normal que se mueran, si no les ayudas, tío… —convino Wherter— Espera, ¿y si llueve? ¿También te toca esperar afuera? ¿Qué marrón, no?

Mithrandir suscribía lo que sus compañeros decían asintiendo una y otra vez. Entre los cuatro, le arrastraron al interior de la cueva.

—¿Y tú por qué no llevas venda? —le preguntó Alhazred para romper el hielo.

La Mano suspiró con fastidio y tras unos segundos de espera, respondió con la voz cargada de odio.

—Como ya os he dicho, soy la Mano INOCENTE. Las criaturas de este lugar no pueden perturbar mis sentidos, yo sólo las veo tal y como son.

Wherter se maravilló y enseguida, formuló el primer pensamiento que se le vino a su cabeza:

—¿En serio? ¿Y qué forma tienen?

—Hmm… es difícil describirlas —su voz había dejado el desdén de lado—. Diría que están a medio camino entre una zanahoria y una calabaza, supongo. Aunque son más o menos del tamaño de un calabacín. Sí, diría que definitivamente, tienen el tamaño de un calabacín.

—¡¿Estás diciendo que los súcubos son, en realidad, hortalizas?! —Haradrim no podía creérselo.

—No lo sé, pero… chicos, os estáis liando, tenéis que seguir…

—No te apresures —le interrumpió Mithrandir con urgencia—, yo no estaría tan seguro de que las calabazas son hortalizas.

—Creo que no os puedo dar una respuesta concluyente —Alhazred no podía dar una respuesta concluyente.

—Dios santo, ¡qué dilema! —pensaba Wherter en voz alta.

Habían dejado de cantar hacía rato, y con el asunto en mente, perdieron el ritmo de las pisadas que antes percutían en el suelo en un Andante, Ma non Troppo.
Haradrim, que iba en último lugar, terminó tropezándose y cayó al suelo con un golpe seco. Jamás nadie supo qué fue de él, pero los otros no notaron su ausencia hasta pasados 7 minutos.

—… muy arbitraria, así que, en definitiva, no es una clasificación muy confiable, Haradrim —terminó de concluir inconclusamente Alhazred.

Se hizo un silencio incómodo.

—¿Haradrim? ¿No irás a enfadarte por haberte llevado la contraria, verdad? —preguntó Wherter.

—Haradrim no está, chicos —anunció la Mano—. Se cayó y quedó atrás hace ya unos minutos. A estas alturas, los súcubos deben haber terminado con él.

—¡¿Qué?! ¿Cómo no nos has avisado? ¡Sabía que…!—Mithrandir, iracundo, lo intentó coger por el cuello, pero vendado como estaba, tan sólo consiguió meterle un dedo en el ojo a Wherter.

—¡Ay! ¡Ten cuidado, tú!

—Lo he intentado innumerables veces, pero enfrascados como estabais en mitad de vuestra discusión, no me prestabais la más mínima atención —les acusó con severidad—. Y ahora, si no queréis correr la misma suerte que vuestro amigo, os aconsejo que sigáis con la canción. Y recordad prestar atención al cambio de dinámica en los compases ocho y dieciséis. Lo mínimo que podéis hacer es darle un aire de réquiem en memoria de vuestro compañero. Venga, vamos, desde el principio, y uno y dos y...

Avergonzados como estaban, ninguno de los tres restantes se atrevió a decir nada más, y mansamente, todos unieron sus voces al unísono, esforzándose en imprimir a su canción el carácter fúnebre que requería la ocasión. Y así, por todas las paredes de la cueva retumbaba la triste melodía que entonaban: «Dale a tu cuerpo alegría Macarena…».

En determinado momento, Wherter, en secreto más bien conmovido por los melancólicos versos de la canción que por la muerte de Haradrim, comenzó a llorar desconsoladamente. Resultó que las vendas que cubrían sus ojos eran en realidad una fina capa de papel higiénico, y al humedecerse, se transparentó y pudo ver lo que había a su alrededor.

—Vaya mierda de vendas, tú —se quejó—. Así esto no mola.

La Mano se giró, alarmado, pero pareció ser demasiado tarde.

—¡Ostras! ¿Quién es esa de ahí? Eh, ¿cómo te llamas, encanto?

Mithrandir y Alhazred, temporalmente invidentes como estaban, empezaron a exigirle explicaciones a Wherter, preocupados.

—Tío, tío, dinos qué estás viendo.

—¡Eso, descríbenoslo con pelos y señales, va!

Pero de nada sirvió, pues la mente de Wherter descansaba ya en otro lugar muy distinto a aquel en el que se desplomó su cuerpo. Y al venirse abajo, babeando, esparció diez litros de saliva a su alrededor.

—¡¿Qué le ha ocurrido, Mano?! ¿Qué ha sido esta vez? —exigió saber Mithrandir.

—¡Ahhh! —Alhazred dio un resbalón, pero consiguió no perder el equilibrio.

—Tened cuidado. Los súcubos han hecho del pobre Wherter su presa. Así es como se alimentan, normalmente usan la humedad de la cueva, pero cuando alguien cae bajo su influjo, lo hacen salivar hasta dejarlo seco para sorber sus babazas.

Asimilando aquella información con un breve “Ohmmm”, Alhazred y Mithrandir estuvieron de acuerdo en que aquel era un método de supervivencia muy práctico.

—Basta de habladurías, chicos, ¡la canción!

Continuaron avanzando por la caverna hasta llegar a la parte final.

—Tened cuidado, esta zona está plagada de súcubos —anunció la Mano.

—Espera, ¿quieres decir que son muchos? —preguntó Mithrandir.

—Eso he entendido yo también —intervino Alhazred.

—Entonces… ¿no hay uno más grande? Ya sabes, como el jefe final que aparece al final del escenario.

Los otros guardaron silencio, sin entenderle, esperando que se explicara mejor.

—Uno más poderoso que los demás —insistió Mithrandir juntando las yemas de sus índices—. Como... guardando un tesoro, que tenga más poder… que sea capaz de crear imágenes más vívidas en sus presas —concluyó, sonrojándose.

—¡Ahh! —repuso la Mano entendiéndole.

Y cayó en la cuenta de lo que en realidad pensaba Mithrandir.

—Ahhh… —se sonrojó a su vez— Bueno… no… en realidad no ha habido muchos que hayan llegado a esta parte de la cueva. Los súcubos aquí son todos más pequeños, porque no han podido crecer absorbiendo la saliva de otros seres.

—Quieres decir que son… —Mithrandir empezó a palparse el nudo de la venda con nerviosismo— ¿como un harem de hortalizas… no muy maduras?

—Bueno… más o menos, aunque pensaba que habíais dicho que eso de las hortalizas…pero… ¡oye!
Mithrandir se desprendió de su venda, y entre gemidos, se deshizo en la nada despreciable cantidad de 12 litros de saliva y lágrimas de felicidad.

—Bueno, Alhazred, con esto, ya sólo quedas tú. ¿Estás seguro de querer continuar? Puedo llevarte hasta la entrada si así lo deseas.

—No —negó contundente—. Tengo que seguir… por ellos. Por todos y cada uno de mis compañeros de Fantasitura que, por un motivo u otro, se han quedado en el camino.

—Admirable —asintió el guía—. En ese caso, sígueme, enseguida podrás quitarte la venda.

Llegaron hasta una abertura de la cueva por la que se filtraba luz, que debía dar al exterior. La Mano le desató el nudo que le había hecho con aquel pañuelo en la nuca.

—Tu viaje por fin ha concluido. Encontrarás la respuesta que buscas asomándote a esta grieta, valiente aventurero —le anunció la Mano—. Dicen que está impregnada de la misma magia que utilizan los súcubos, pero que es completamente inofensiva. Sea lo que sea aquello que aquí veas y oigas, con el conocimiento que adquieras puedes hacer lo que quieras —hizo una pausa y prosiguió mirándole fijamente—, ya sea guardarlo todo para ti, en secreto, o intentar transmitirlo a los demás.

Alhazred, tarareando en su interior todavía el estribillo de la Macarena, caminó solemnemente los 15 pasos que lo separaban de aquel extraño portal. Cuando finalmente le fue revelado aquello que buscaba, una palabra se le escapó de entre sus labios:

—Ester.
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#2
En resumen:

trophy Superman @Alhazred - Ester - 15

Winner_second_h4h @Mithrandir - El dios de la masturbación - 12

Winner_third_h4h @Wherter - Sexo ciego - 10

Flowers2 @Haradrim - La casa de los mil suspiros (o el general y la puta) - 7

Giveup @Geralt de Rivia - Lo que el tiempo nos dejó - 16 (sin calificar)

Gracias a todos por participar, incluido sin lugar a dudas Geralt, aunque no haya tenido tiempo de leer/comentar/votar el resto de relatos. Nos regalaste una maravillosa historia de todas formas Wink
Special thanks a Wherter, por pasarse en el último momento y darle más vidilla al reto rescatando uno de sus relatos.
Y gracias una vez más a Alhazred, por su modesta participación, a Mithrandir, por su inesperada confirmación de última hora y a Haradrim, por imprimirle sus ganas a este reto. ¡Nos vemos en el siguiente! ^ ^
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#3
Saludos a todos, aprovecho el hilo para explicarles mi situación y el por qué de mi desaparición de estos ultimos días, algo que ya le expliqué a Mercader hace un par de días. Cuando me anoté confiaba en tener el fin de semana para leer y comentar, porque sabia que luego me sería imposible, porque el domingo tenía un viaje programado a Buenos Aires por estudio y el lunes, el martes y el miercoles, osea hoy, debía rendir tres de los últimos seis finales que me quedan de mi carrera para recibirme. El fin de semana, sin embargo, estuve enfermo con una gastroenteritis que me dejó internado y con suero, y el domingo me tuve que subir al avión así como estaba para venir a rendir. Como comprenderán me pasé todos estos días estudiando, y le avisé a Mercader que no iba comentar hasta el miércoles a la tarde luego de haber rendido.
Ahora mismo me voy a ir a la cama a dormir, porque llevo tres noches seguidas despierto estudiando (bendito speed), pero cuando me despierte comentaré los cuentos, que ya tengo todos leídos, en atención a aquellos que comentaron el mío.
Aprovecho para felicitar al ganador Alhazred, a todos los que participaron, y especialmente a Mercader (no he leído tu historia aún, pero la leeré y la comentaré también cuando despierte).
Saludos y disculpen mi baja de último momento.

[Imagen: norwegian_wood.jpg]

Todo cambiaba en aquella maldita ciudad. Todo. Como el mar en el cuento de Hemingway.
Responder
#4
Muy buena presentación de resultados, Mercader. Me reí mucho al principio con las metáforas.

Lástima que se te haya acumulado estudios y malestar, Geralt, al menos espero que lo apruebes todo. Como ya te dije, excelente relato pero flojito flojito de erotismo Big Grin

Sólo decir que si me animé a participar fue porque estaba viendo que iba a ser otro fracaso de reto y porque ya tenía la historia escrita (de hecho la presenté en el anterior foro pero fuera de concurso). Y como bien habéis dicho todos era una especie de chiste más que un relato en sí.

En cuanto a los resultados, pues creo, sinceramente, que ganó el mejor relato de todos con diferencia así que dar mi más sincera enhorabuena a Alhazred.

Eso sí, creo que ha sido un reto erótico muy light, creo que horas de aventuras es más excitante que nuestras historias Tongue

Y nada, a esperar que próximos retos sean más participativos!!!
Responder
#5
(07/12/2016 05:04 PM)Geralt de Rivia escribió: ...algo que ya le expliqué a Mercader hace un par de días.

¡Geralt, precisamente publiqué los resultados porque no tenía noticias tuyas! Si me intentaste contestar con un MP, no recibí ninguno, ya lo siento Undecided
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#6
Felicitaciones a los ganadores, es un lastima que el de Geralt no quedara clasificado, ese era precisamente mi favorito.
Responder
#7
Felicidades al ganador... y a mercader por ponerle ganas... y a mi, que, al igual que peter medina, me.voy a comprar.unas cervezas hoy para celebrar lo anterior(?
Responder
#8
(09/12/2016 12:08 PM)Mithrandir escribió: Felicidades al ganador... y a mercader por ponerle ganas... y a mi, que, al igual que peter medina, me.voy a comprar.unas cervezas hoy para celebrar lo anterior(?

Jajaja. Y te vas a hacer cuantas pajas pueden soportar los testiculos humanos?

Gracias a todos por felicitarme y enhorabuena al resto de participantes. Espero que esto de los retos no siga decayendo y vuelva a coger fuerza en el futuro cercano.
Responder
#9
Si, quede tan waskeado que pareceria aleman aun si hubiera nacido nigeriano(?
(07/12/2016 05:04 PM)Geralt de Rivia escribió: Saludos a todos, aprovecho el hilo para explicarles mi situación y el por qué de mi desaparición de estos ultimos días, algo que ya le expliqué a Mercader hace un par de días. Cuando me anoté confiaba en tener el fin de semana para leer y comentar, porque sabia que luego me sería imposible, porque el domingo tenía un viaje programado a Buenos Aires por estudio y el lunes, el martes y el miercoles, osea hoy, debía rendir tres de los últimos seis finales que me quedan de mi carrera para recibirme. El fin de semana, sin embargo, estuve enfermo con una gastroenteritis que me dejó internado y con suero, y el domingo me tuve que subir al avión así como estaba para venir a rendir. Como comprenderán me pasé todos estos días estudiando, y le avisé a Mercader que no iba  comentar hasta el miércoles a la tarde luego de haber rendido.
Ahora mismo me voy a ir a la cama a dormir, porque llevo tres noches seguidas despierto estudiando (bendito speed), pero cuando me despierte comentaré los cuentos, que ya tengo todos leídos, en atención a aquellos que comentaron el mío.
Aprovecho para felicitar al ganador Alhazred,  a todos los que participaron, y especialmente a Mercader (no he leído tu historia aún, pero la leeré y la comentaré también cuando despierte).
Saludos y disculpen mi baja de último momento.

Aun no te despertaste? Que manera de dormir.
Responder
#10
Y todavía pienso seguir durmiendo otra semana más. Ustedes me perdonarán.

[Imagen: norwegian_wood.jpg]

Todo cambiaba en aquella maldita ciudad. Todo. Como el mar en el cuento de Hemingway.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)