Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Brujería I: "El solsticio de las brujas"
#1
Aquella mañana salí temprano al bosque para respirar el aire frío que la montaña arrastraba hasta el valle. Era el primer día del invierno y un manto cristalino cubría las copas de los árboles; la escarcha se extendía helada entre los helechos y hojas del suelo. Caminé hasta el lago que había a los pies de la montaña. La niebla flotaba silenciosa sobre el agua. A pesar de la aparente calma, una sombra de inquietud se respiraba en la atmósfera.
Días antes, unas figuras extrañas se habían avistado cerca de la frontera de nuestras tierras, unas figuras de guerreros procedentes de un país extranjero. Aún no sabíamos si eran amigos o enemigos. Lo que sí sabíamos era que se quedarían en nuestras tierras para siempre. Lo que mi maestra me anunció el día de mi nombramiento como gaheva, tres años atrás, había llegado.
El aire neblinoso osciló un momento cuando un halcón cruzó veloz el espacio abierto. El ave describió un majestuoso círculo sobre el lago hasta posarse en mi brazo izquierdo. Sacudió su plumaje azul grisáceo, del mismo color que mis ojos, lo que me había otorgado el apelativo de “Ojos de halcón”, mi nombre.
Mi gahir había acudido a mi llamada mental. Le había ordenado que vigilara a esos guerreros desconocidos y que me describiera sus hábitos y conductas. Mis temores se habían confirmado: eran conquistadores.
“Vamos al Elim”, le ordené, “al corazón del bosque”. El halcón remontó el vuelo por encima de las copas de los árboles y yo le seguí hasta el último refugio: el árbol madre.
Cada gaheva estaba ligada a un animal y ese animal a la gaheva. Entre ambos se establecía una conexión que nosotras llamábamos “espíritu”. Podía trasladar mi mente a la suya y ver a través de sus ojos, sentir a través de su piel.
En mi último año de aprendizaje viví en la montaña para armonizarme con el ritmo de la diosa madre, con sus cambios, sus estaciones, y saber extraer los beneficios de cada una de ellas. Durante ese tiempo encontré a mi gahir, mi guía con la estaba conectada.
Las mujeres marcadas desde el nacimiento debíamos abandonar nuestro hogar y marchar con una maestra para aprender los secretos de la Naturaleza. Las gahevas servíamos en la comunidad como sanadoras, chamanas que invocaban a los espíritus, potenciadoras de la fertilidad de los campos, mujeres de poder seguidoras de la diosa.
El árbol madre era de los pocos árboles que conservaba su follaje aún en invierno. La nieve no tocaba sus hojas. Pasé mi mano por su áspero tronco cubierto de musgo y levanté la vista hasta sus ramas ensortijadas que se extendían hacia el cielo. Era a los pies de este árbol donde se realizaban las ceremonias más importantes: el acogimiento de una nueva aprendiza, la invocación de los espíritus elementales, el nombramiento de una gaheva.
Fue en este lugar donde hablé por última vez con mi maestra. Era el día en que me nombraría gaheva tras un año de aislamiento en la montaña. Sin embargo, el mensaje que tenía que darme fue otro diferente. Algo que cambió mi paradigma.
—Hoy es el solsticio de invierno --dijo contemplando con curiosidad las hojas más cercanas--, un día que las gahevas celebramos dando la bienvenida a una nueva adepta en nuestra comunidad.
—Y ¿no es así? –contesté yo buscando su mirada, pero sus ojos se habían desplazado hacia las ramas más altas, como si quisieran encontrar en el cielo alguna respuesta.
—Sí –dijo bajando su rostro al fin--. Eres una nueva gaheva y quizá la última de nuestro linaje.
Fruncí el ceño, confundida.
—De otras tierras vendrán gentes desconocidas que eclipsarán nuestras costumbres y creencias. Nos llamarán “brujas”, negarán nuestro poder. Caeremos en el olvido y nuestro conocimiento será sepultado.
—¿Por qué harán eso?
—Tú tienes la “visión”. Dime, ¿qué ves?
Cerré los ojos y mi mente me transportó lejos en el tiempo y en el espacio.
—Miedo –contesté–, veo miedo.
Seguí explorando esa senda hasta llegar a los no nacidos, a los que tan solo eran el sueño de un sueño futuro.
—También veo esperanza –dije–. Una semilla pequeña, casi insignificante, que brotará.
—Dejaremos que todo siga su curso hasta que brote esa semilla de esperanza.
Un pájaro echó a volar desde una rama cercana levantando un susurro de hojas. Mi maestra se llevó las manos al cuello y se quitó un colgante con una piedra amarilla translúcida que posó en la palma de mi mano.
—¿Por qué me das tu corazón de ámbar? –le pregunté inquieta, intuyendo la respuesta.
—Lo hago para que te proteja, para que encuentres la lucidez en medio de la tormenta que se aproxima. –Se dio la vuelta y caminó sola entre los árboles--. Hoy recorro la senda de mi último invierno, de mi propio solsticio; el último viaje adonde no puedes seguirme. He servido a la diosa durante muchos años, he sido madre, maestra, hermana y amiga. Ahora solo deseo que perviva algo de nuestra esencia, aquello que nunca nos podrán quitar.
Mi maestra caminó a lo largo del sendero hasta que su voz desapareció en el silencio de la espesura.
Aquel día despedí a una de las últimas gahevas, la que había sido mi maestra, mi guía y compañera. Acaricié un momento la piedra de ámbar que llevaba colgada al cuello, la cogí y la coloqué en un hueco del tronco del árbol madre. Esperaba que protegiera al corazón de esta tierra para que nunca dejase de latir.
Observé a mi halcón, reservado y atento, posado sobre la rama alta de un roble. Cuando él volase por encima del bosque, yo también contemplaría las cumbres nevadas en la lejanía, acompañaría a la niebla bajando de la montaña hacia el lago, volaría con la nieve del invierno y me fundiría con vastas soledades blancas.
Era mi esencia, mi “espíritu”. Y eso nunca me lo podrían quitar.
Responder
#2
El primero de los relatos que leo.
Me gustó la historia, es entretenida y bien narrada. La trama da la impresión de ser el prólogo de una épica saga de aventuras, que deja ganas de saber como continuará, que será del destino de la protagonista frente a una inminente amenaza. Este elemento le da un buen toque de tensión al relato.
¿Cuánto darías por controlar un espacio de tiempo inexistente? Millones de moléculas creando formas de vida de la nada...
Responder
#3
Buenísimo. Dificil hacer algo mejor en tan pocas palabras.
Una pena que el relato invita a seguir leyendo prometiendo una gran historia.
Aunque, a pesar de esto, es un relato cerrado, porque en realidad te anticipa lo que va a suceder y con qué actitud lo va a enfrentar.
Muy bien escrito, muy cuidado y lleno de hermosas imágenes.

Saludos!
"En mis sueños de colegial siempre seríamos dos fugitivos cabalgando a lomos de un libro, dispuestos a escaparse a través de mundos de ficción y sueños de segunda mano."
Responder
#4
Este relato me ha gustado porque trata el tema de las brujas desde una visión femenina, diferente a la habitual. Además, incluye descripciones muy bellas sobre paisajes naturales.
Da la sensación de que se puede sacar más partido a los elementos de la historia y desarrollar más el personaje protagonista.
Un saludo.
Responder
#5
Un relato bien escrito, con una sola pega en ese ámbito, desde mis preferencias: hay un punto en que "gaheva" se repite de manera muy seguida y sin demasiada necesidad, lo cuál me hace desconectar de la "novedad/singularidad" del término.

Un tema central de "rito de paso con malos augurios" que me ha parecido elegante por su mismo contenido: llegar por fin a la ceremonia, el logro de una vida dedicada a una determinada tradición, para atisbar el final de ésta y el peligro que se cierne sobre aquella. También me ha gustado el mensaje de esperanza en forma de "transmutación" en aquello que trasciende a la persona y que ésta puede abarcar precisamente por esa fé que ahora está amenazada.

Me ha desconcertado una cosa: el obsequio de protección de la anciana, destinado a la protagonista según sus expresos deseos, es descartado en el acto por Ojos de Halcón; entiendo que puede estar en consonancia con esa transmutación de la que hablaba, pero me parece un... ¿abandono prematuro de la esperanza para sí misma?

Diría, a modo de resumen, que es un relato que no me ha "estimulado" mucho, pero que es elegante en su planteamiento.
¡Suerte en el reto!
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#6
Un relato bien escrito, con buenas descripciones, una visión de la magia que me simpatiza. Aunque el relato cierra en sí mismo, me resultó breve, faltó más historia, es más un canto poético, encantador sí, pero necesitado de más desarrollo, más personajes o una trama mayor para terminar de conquistar. Aún así me resultó muy disfrutable la lectura.
[Imagen: viipsx.png]

—Nos han embrujado, por eso no sabemos qué es real y qué no — canturreaba el viejo Merloc. Siempre tarareaba la misma canción cuando, borracho y demente, solía azotarme.
Responder
#7
Fácilmente el relato mejor escrito de los que he leído hasta ahora, muy buen vocabulario y muy buenas descripciones, y aparte de algún que otro error menor, todo está bastante bien trabajado. El problema que tengo es que es demasiado corto y, realmente, no veo aquí algo parecido a una trama o una historia. ¿Qué es lo que querías contarnos? ¿Adónde querías llegar con todo esto? Pareciera que me he leído una introducción más que un relato completo. Le doy un 6,75.
Responder
#8
Concuerdo con la mayoria de mis compañeros, la pluma es brutal, pero la historia se nos queda corta... y da mas rabia aun que se haga corto y te deje a medias viendo lo bien escrito que esta porque se le cae a uno la baba pensando en un relato mas largo con una historia bien cerrada... porque por mucho que, como dice Kiefer, sepamos lo que va a pasar a grandes rasgos, lo cierto es que no sabemos como va a ocurrir, no sabemos si van a pasar solo unas decadas o si seran siglos entre los sucesos que se intuyen... sabemos la actitud con que lo va a afrontar la protagonista, pero desconocemos exactamente como va a sobrevivir a la conquista, como hara perdurar sus conocimientos... como han dicho, hay mucha historia ahi detras, da para toda una saga, y eso te deja con los dientes muy largos...

Si decides escribirla, tennos informados Big Grin
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#9
Uno de los primeros relatos en ser subido, bienvenido y que valiente! Abris el certámen... y los haces con un texto que es muy lindo de leer!!
Vamos por partes:

Aspectos técnicos: creo que esta siendo uno de los mas completos y cuidados en este apartado, se lee con fluidez visual, el uso de las comas no es confuso ni tampoco entorpece. No he detectado ningún tipo de falla ortográfica ni gramatical que haga ruido. Es un viaje sobre una carretera lisa y firme. Muy bien.

Aspectos estructurales: me resultó ambiguo en cuanto está en esa delgada línea entre ser un relato y la intraducción a una nueva aventura (que tambien es un relato, pero mas como prólogo me refiero). No obstante, se nota un principio y un final bien desarrollados (este ultimo mas abierto) mientras que el conflicto que suele ser el nudo, apenas si se esboza. No estoy diciendo que esté mal, solo describo. En su conjunto funciona aunque para mi gusto, hubiera reforzado mas el conflicto. Bien.

Aspectos argumentales: la historia es clásica, aunque contado en suspreludios, el futuro choque entre dos mundos. Es una fórmula conocida que no por ello menos efectiva si está bien  contada y rellenada. Y este es el caso, tu pluma es prometedora y cumple con lo visual, es agradable de leer y las imagenes muy bonitas, con un deje de tristeza por lo que vendrá.

Personajes: Ojos de Halcón y su gaheva aparecen como personajes, así como el halcón mismo. Creo que de todos los apartados este es el que menos se luce or cuanto no sabemos mucho, es mas bien como se ahondó en el mundo al que has de introducirnos. Creo que es también responsabilidad en parte de las condiciones impuestas por el reto.

Lo mejor: la plua que nos lleva a través del bosque y nos da las primeras pistas de un mundo rico.
Lo que puede mejorar: pongo "puede" porque quizás es así como quisiste hacerlo y para ti está bien. Pondría mas énfasis en el conflicto (no ncesariamente sea el de enfrentamiento con los extranjeros) para que el final sea mas conciso.

Conclusión: un buen relato que me ha gustado mucho.

Éxitos en el reto!!!
«Hay momentos que marcan en tu vida el camino que elegirás. A veces hay momentos sutiles, pequeños, a veces no los hay.
Soy el Cuentacuentos. Y les mostraré a qué me refiero».

Responder
#10
Lo positivo:
- El tono del relato, muy poético.
- Las descripciones de la naturaleza y las emociones de la protagonista.
- La historia, que alude a un origen de las brujas distinto al habitual, que me recuerdo mucho a las tradiciones celtas, o mim idea de ellas, al estilo de la pelicula "Las nieblas de Avalon".

Lo negativo:
- Muy corto y tan poético que casi que no pasa nada.
- Que el final quede tan en el aire. Se entiende el cambio generacional y la alusión al futuro, pero no dice mucho más de la protagonista.

Genial relato, me ha encantado, sobre todo el tono poético, que a la vez le juega un poco en contra.

[Imagen: xpaz36.jpg]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)