Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Agramunt
#1
Hola,

Por fin he publicado el primero de varios relatos breves. Estará gratis entre el sábado 11 de marzo y el lunes 13. Os pongo el enlace: https://www.amazon.es/dp/B06XH331V1

La sinopsis:

La peste está asediando con fuerza la región de Ilengia. Agramunt ya ha visto morir a su mujer, y sus hijos siguen sus pasos. Sin embargo, él pudo sortear la muerte gracias a las diferentes drogas que lleva años consumiendo. Desde hace semanas, trabaja sin descanso buscando cuál fue la planta que le salvó la vida. Si la encuentra, podrá salvar a sus hijos. ¿Será capaz de lograrlo antes de que la Parca se los lleve?


Y la primera parte:

El veneno azulado que iba a matar a sus hijos estaba ahí, al pie de la encina centenaria. No podremos juzgarle por ello. Sacó la navaja y se inclinó para cortar el tallo a ras de suelo. Las perlas de rocío que descansaban en la hierba le provocaron un escalofrío.
Al levantarse, acarició el tronco del majestuoso árbol, pensando en cuánto había visto a lo largo de los años. Cuántas vidas había sobrevivido, y cuánto callaba. Tan silencioso, impasible, hundiéndose en la tierra para poder llegar más alto.
Le gustaba pensar que esos árboles utilizaban el sol para crecer, pero que, en realidad, querían llegar a la luna. Quizá quería creer que los hombres no eran los únicos que se aprovechaban de lo más importante en sus vidas, para luego traicionarlo.
Colocó la planta en el cesto, junto a otras muchas y algunos hongos. Con el tiempo había aprendido a diferenciarlos con bastante facilidad, y conocía a la perfección las dosis y los efectos de cada uno de los bienes curativos que la Madre ponía a su alcance.
Volvió a alzar la vista para poder contemplar la formidable figura de la encina, con su copa redonda y sus ramas como raíces aferradas al cielo, uniendo dos mundos. Fue bajando la cabeza. Desde niño se había sentido unido a esa encina.
Y la encina lo sabía. Por eso, cuando iba a girarse para volver a casa, la encina le devolvió una sonrisa. No la imagen de una sonrisa, como cualquier otra imagen que a veces se nos puede aparecer en las sinuosas formas de cualquier objeto. No. Era una sonrisa genuina.
Una sonrisa que se movía, que se alargaba hasta la altura de los ojos, formados por dos gruesos nudos del tamaño de un puño. Una sonrisa que invitaba a nuestro herborista a sentirse bien, cálido pese al frío de aquel amanecer invernal.
Las ramas parecieron moverse como brazos de gigantes, quizá tentáculos, con ánimo de rodearle. Pero no se sintió atemorizado. La sonrisa de la encina aseguraba paz y desde lo más profundo de sí mismo le llegaba la certeza de que esa encina centenaria, conocida por él desde pequeño, era bondadosa.
No podría decir cuánto tiempo estuvo allí, hipnotizado por la mirada tierna de la encina y por su enigmática sonrisa. Quizá un instante. Quizá una eternidad.
Tampoco podría detallar qué sintió, abrazado por las ramas de la encina milenaria. Las experiencias mágicas son siempre inefables. Lo que sí es cierto es que hubo paz, calidez, y curiosidad.
Y después, un terrible pavor.
Se tambaleó. Dio dos pasos hacia atrás. Se resbaló, y tuvo que desviar la mirada para ver dónde pisaba. Al levantar la mirada, no había rastro de la sonrisa. Ni de los ojos. Ni de las ramas como brazos de una madre.
La encina estaba como siempre. Como había estado los últimos once mil trescientos quince días en los que él había acudido religiosamente a contemplarla. Serena, impasible y protectora.
Miró las plantas del cesto, y luego de nuevo a la encina, todavía con la respiración agitada por la experiencia. Rio, preso de los nervios, descargando la tensión mientras se acompasaba su respiración y se calmaba nuevamente.
Muchas de esas plantas eran alucinógenas, y podían tener efecto al entrar en contacto con la piel o al inhalarlas. Al menos, de eso quiso convencerse.


A ver qué os parece Smile
Responder
#2
Buenas compañero Agramunt, pues me ha parecido una entrada muy bien narrada. Tienes buen vocabulario, la narrativa es bastante ligera y la idea de lo de las drogas, me suena innovadora. El extracto es cortito para decir mucho más, pero en general está muy bien contado. Un saludo y nos leemos.

PD; Encontré solo una pequeña falta de acentuación en el (Rió), preso de los nervios.
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
#3
(10/03/2017 02:04 PM)fardis2 escribió: Buenas compañero Agramunt, pues me ha parecido una entrada muy bien narrada. Tienes buen vocabulario, la narrativa es bastante ligera y la idea de lo de las drogas, me suena innovadora. El extracto es cortito para decir mucho más, pero en general está muy bien contado. Un saludo y nos leemos.

PD; Encontré solo una pequeña falta de acentuación en el (Rió), preso de los nervios.

Gracias Smile El tema de las drogas no se queda ahí en el relato (ni en algunos otros). A ver mañana cuando se active la gratuidad podéis descargarlo sin problemas y ver cómo se desarrolla.

En cuanto al "rio/rió", yo siempre caigo en la trampa de escribirlo con tilde, y el corrector de Word me avisa de que no es así. Revisé y, efectivamente, rio no se acentúa porque es un monosílabo!
Responder
#4
Tienes razón compañero Agramunt. Mira que es un fallo que siempre cometo XD Gracias por la aclaración.
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
#5
Ya está disponible gratis, hasta el lunes 13.
Responder
#6
Hola, Agramunt. Ya me lo he descargado para leerlo en kindle cloud. Supongo que no es compatible el formato con un ebook que no sea kindle, ¿verdad?
Bueno, lo iré leyendo poco a poco y ya te contaré.
Enhorabuena por tu publicación y suerte con las ventas.  Smile
Responder
#7
(12/03/2017 03:26 PM)Alerya escribió: Hola, Agramunt. Ya me lo he descargado para leerlo en kindle cloud. Supongo que no es compatible el formato con un ebook que no sea kindle, ¿verdad?
Bueno, lo iré leyendo poco a poco y ya te contaré.
Enhorabuena por tu publicación y suerte con las ventas.  Smile

Pues no tengo ni idea de cómo funciona el asunto. Lo hice todo a través de la web de Amazon así que imagino que solo está disponible para sus ebooks.

Gracias Smile
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)