Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Brujería: ¡Resultados frescos!
#1
Star 
Un tenue verdor baña, intermitente, la cámara circular. La luz oscila en débiles tonos esmeralda, su intensidad sempiterna enseguida decrece cada vez que alcanza la plenitud. Cuando esto ocurre, las tinieblas se retraen, tímidas, por un momento y permiten a la vista conjeturar sobre los confusos grabados de las paredes, que forman parte de un todo imposible de completar con cada fracción de segundo luminiscente.

El silencio es sepulcral, ceremonioso. Tan sólo un breve zumbido acompaña el demente oleaje de refulgencia enrarecida. Pero entonces las diez puertas de la sala se abren al mismo tiempo. La llamada ha sido respondida.

Diez son los sujetos encapuchados que portan sus máscaras para el ritual. Diez son también las puntas de la estrella dibujada en el suelo, y cuando diez pares de pies se detienen en sus maliciosos vértices, la luz deja de oscilar.

El zumbido, ahora constante, se vuelve ensordecedor y se transforma en un ávido crepitar. Los Diez retiran sus capuchas y entonan a la vez el mismo cántico errático. Sus voces, todas diferentes, se alzan simultáneamente en una complicada cacofonía, en la que deben centrar toda su atención.

Unas lenguas de fuego cetrinas danzan en el centro de la estancia al ritmo de la poderosa desarmonía.

Apenas recitados los primeros 25 versos del cántico, una de las voces se apaga. Con una rodilla hincada en el suelo, uno de los más jóvenes comienza a proferir una tos líquida con violencia. Su tos no perturba el canto, se mezcla con él, lo refuerza. La sangre resbala bajo su máscara. A la luz de la hoguera, sus esputos tiñen el suelo de color oliváceo. El débil cuerpo del que vislumbró aquella sala en La Profecía yace ahora en el suelo.

A los demás poco les importa la vida que se ha apagado. Su atención sigue centrada en el rito innombrable, alimentado ahora con el reciente sacrificio. Unas garras ponzoñosas, unidas a unos talones torcidos en un ángulo espantoso comienzan a proyectarse sobre la hoguera. Una leve sensación de euforia se hace presente en la canción.

Apenas transcurren 44 minutos (percibidos como un instante en medio del éxtasis) cuando otra voz se apaga. La silueta de un hombre empieza a contraerse. Por toda la estancia rebota un aullido reverberante. Quebrándose, parece haber sido emitido por una decena de demonios rugiendo a la vez. El Alma de la Venganza se evapora.

Y ahora ya se ve reposar sobre la hoguera la abominable forma de lo que parecen dos piernas, retorcidas, feas.
Una de las siluetas restantes se deja llevar por la emoción. Sin dejar de cantar, da dos pasos hacia el interior del habitáculo con un fervor ciego. Piensa que, si realmente son capaces de conseguirlo, si La Invocación da resultado y aparece…

—¡El servidor de Karnayna será tu primer adepto! ¡Únete a mi Señor y…!

Las piernas se vuelven hacia la dirección de donde proviene la osadía. En el momento en que se alinean con la punta de la estrella, un mar de llamaradas ocres se dispara hacia el desdichado. Ardiendo, sin perder su fe, continúa entonando el salmo 50 notas más.

Los mensajes telepáticos, cruzan rápidos las mentes de dos de los hombres y una mujer que allí se encuentran. Miedo.

«Ya puede actuar a sus anchas en esta sala.»

«Invocarlo para aniquilarlo cuando aún está débil… quizás fue una idea demasiado arrogante.»

«Está claro que no podremos llevar nuestra misión a cabo. Tenemos que revertir el proceso.»

La figura ahora cuenta con un abdomen desgarrado. Se hincha y se contrae en espasmos, casi parece como si…

«Se está… ¿riendo?»

«¡Esperad! ¡No es seguro! ¡Nos escucha!»

«¡!»

Despojándose de su capa, una mujer se abalanza, cuchillo en mano, sobre el compañero que tiene a su izquierda. Un halcón, escondido obedientemente hasta entonces bajo su ropaje, se precipita también sobre el atacado.

—¡A por él, mi gahir!

Él se gira con una poción lista en la mano. Exhibe una sonrisa tranquila:

Lector… así que éste es el final que has elegido para esta narración…

Desaparecen en una explosión estremecedora.

Entretanto, los otros dos hombres del complot también se han desprendido de sus prendas de acólito y se lanzan encima de dos de los tres invocadores restantes.

Mientras avanza, el de la Visera Verde mira desafiante a su oponente, que ya está preparado para recibirle.

«¡Cabrón…!»

—En medio de este Santuario Sin Nombre… ¿Por qué tienes tanto miedo?

El otro conspirador, al que el fatalismo de la escena libera repentinamente de su Amnesia, se pregunta si todo lo que esta ocurriendo tendrá sentido alguno. Dos cuernos coronan su pulcra cabeza.

—Oh, vamos. ¿Invocar un espíritu demoníaco?! ¡Estas cosas nunca salen bien!

Pero el hombre que está frente a él hace caso omiso de sus palabras.

—Silencio, engendro. Sólo escucharé la sabiduría de Nignag… “Sacrificios para alcanzar la paz”. Sus palabras no pueden ser erróneas.

Las llamas ahora se alzan hasta el techo, y todo el caos que ocurre queda detenido por una fuerza extraña. Sólo una voz sigue cantando. Su música llena la sala, y sin las distonías causadas por el resto, la melodía se torna hermosa, la más bonita que jamás haya sido proferida en este mundo.

Todos los contendientes ascienden en el aire, y se detienen allí, ingrávidos. Una fuerza oprime sus cuellos, ahogándoles. El crepitar de las llamas acompasa el tiempo en un diabólico tic-tac:

El muchacho de la poción, que había intercambiado heridas mortales con la gaheva, se precipita al suelo, inerte, su energía vital succionada durante los últimos 54 segundos. Él, NA3 y el lector han llegado juntos hasta este punto.

La gaheva y sus cómplices —el de la Visera Verde y el de la cornamenta—, quienes decidieron detener el ritual dando muerte a los demás invocadores, apenas forcejearon unos instantes más, hasta un total de 57 antes de perder su vida.

Aquel que aspiraba a convertirse en un Hijo de la Magia, el que se refirió al lugar como un Santuario Sin Nombre, en un esfuerzo titánico, agotó sus fuerzas a los 65 minutos. Cinco minutos más tarde, a los 70, el que creyó entender a Nignag pereció.

Todos ellos formidables, todos ellos sucumbieron mientras la canción de la décima invocadora acunaba su muerte.
Por fin la silueta en medio del fuego exhibe su forma completa. Ahora la hoguera no le contiene, puede moverse libremente por la habitación. Con cada paso que da, despide un sonido desagradable, como de vísceras acomodándose unas sobre otras.

Y ríe. No ha parado de reírse desde el primer momento.

—Y ahora tú, tú también morirás.

Y habla en otra lengua, pero ella le entiende. Y, sin responderle, continúa cantando.

Él no se detiene, avanza sin prisa, paso a paso. No concede suficiente importancia al alma que tiene delante. Ni para apresurarse en darle muerte ni para dejarle respirar unos instantes más. Paso a paso.

—¿Es este el final que deseabas?

Y por fin detiene su cantar para pronunciar sus últimas palabras, con la grotesca silueta que se sitúa enfrente de ella tras dar 71 pasos:

—Si la cáscara del Huevo no se rompe, el polluelo morirá sin haber nacido. Nosotros —señala a los cadáveres de la estancia— somos el polluelo. El Huevo es el mundo. Si la cáscara del mundo no se rompe, moriremos sin haber nacido.
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#2
En resumen:

Mifkhen - Dentro del huevo; 71
Theraxian - Nignag; 70
Gothic Bear - El Santuario Sin Nombre; 65
Alhazred - Los Viseras Verdes; 57
Alerya - El solsticio de las brujas; 57
Cabromagno - Amnesia; 57
Licor de manzana - Lira, NA3 y vos mismo; 54
Amalockh1 - La invocación; 50
kiefer - Quebrándote; 44
Mercader de historias - La profecía; 25
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#3
Bueno, por fin sabemos los resultados y el quién es quién. Gracias por escribir el relato de los resultados, te has pegado un buen curro en poco tiempo.
Enhorabuena a Mifkhen y a los demás participantes. Han creado unos relatos variados y originales sobre la temática de la brujería.
Un saludo.
Responder
#4
Gracias, Mercader por la historia de brujos, parece que salimos del cascarón jajaja.
Gracias a todos también por las historias compartidas y por votar Dentro del huevo, no esperaba ganar, pero siendo así, aprovecho para hacerlo que siempre quise: usar este emoticon jajaja Winner_second_h4h
Nos vemos en próximos retos
—Nos han embrujado, por eso no sabemos qué es real y qué no — canturreaba el viejo Merloc. Siempre tarareaba la misma canción cuando, borracho y demente, solía azotarme.
Responder
#5
Jajaja gracias Mercader, por esta pequeña obra de arte de presentación, ¡y enhorabuena Mifkhen! Heart
Escribiría algo más elocuente, pero estoy taaaan cansado... voy a ver si me recupero para dar las devoluciones próximamente.
Como ves, Alerya, no era el mío el de Nignag, Big Grin ¡tan cerquita, Theraxian!

Un placer, como siempre, leeros a todos. Smile
¡Abrazos, champiñones!
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#6
GRANDE MIF!!!
pero, esa copa, no tiene un 2???
"En mis sueños de colegial siempre seríamos dos fugitivos cabalgando a lomos de un libro, dispuestos a escaparse a través de mundos de ficción y sueños de segunda mano."
Responder
#7
¡Enhorabuena Mif! Big Grin

¡Y gracias a todos por participar! ¡Esperemos que siga la participacion bien alta en los proximos retos!
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#8
Felicitaciones, Mif!!! Y a todos los participantes, muy buen reto, está bueno volver a participar!
Responder
#9
FELICITACIONES!!!! Mif! un merecido primer puesto!!! Mi mejor nota fue para el tuyo, un abrazo y quiero ver tus devoluciones si es que no las has hecho ya!!



Tambien reconocimientos para Cabro y para Haradrim, que han mantenido el funcionamiento del reto! Y a los demás participantes, algunos nuevos y otros que estoy conociendo... como bien dijo Gothic, es bueno haber vuelto!
«Hay momentos que marcan en tu vida el camino que elegirás. A veces hay momentos sutiles, pequeños, a veces no los hay.
Soy el Cuentacuentos. Y les mostraré a qué me refiero».

Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)