Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Marge, creo que odio la magia
#1
Aclaración: este therad es hecho en base a un post de mi autoría de mi blog (lamazmorradelmaster.blogspot.com) Si bien se refiere al ámbito de los juegos de rol, es perfectamente aplicable a la literatura fantástico-medieval.

[Imagen: A018nr5CUAAPNev.jpg:large]

Comparto el criterio del gran escritor George Martin cuando se refiere a que hay que tener cuidado con el uso indiscriminado de la magia. Es como un condimento, lo justo y lo necesario agrada, lo contrario satura a quién lo prueba.
Nunca me llevé bien dirigiendo magos, quizá porque tengo una visión de que lo mágico debe ser algo casi secreto, oscilando entre el mito y el milagro, algo que no suele ocurrir con habitualidad. Aunque parezca tonto hace poco me dí cuenta de ello, fue hace un mes aproximadamente dirigiendo una aventura de mi creación. El equilibrio de la magia era perfecto ya que me había basado en reglas de D&D pero algo me hacía ruido; el hecho de que alguien salga por ahí tirando rayos o haciendo cosas "inhumanas" de manera tan natural como sacarse la cera de los oídos.
Al principio pensé que nuevamente había desbalanceado el juego (como sucede a menudo cuando recién se crea un nuevo juego de rol), pero al revisar todo el material descubrí que no, y en ese momento me percaté  que odio la magia.
Estaba acostumbrado a jugar "La llamada de Cthulhu" y que poseer un libro mágico sea lo mas extraño, inusual y sobre todo peligroso. Todos conocíamos las consecuencias de manejar tales elementos en el juego, algunos como mi amigo Rodrigo lo pudieron emplear muy bien al punto de dominar hechizos que envolvían en llamas al oponente o que transportaban a la compañía a un lugar cercano. Otros, como quien les escribe en esta mazmorra, siempre que intentaba aprender magia algo malo ocurría -en realidad los dados me odian- y en vez de incorporar el hechizo perdía cordura. Claro, en su momento me desesperaba, tenía en mis manos algo de gran poder que no solamente no podía usar sino que estaba dañando a mi personaje.
Hoy en día como master recuerdo esas épocas y pienso "Mierda, que bien hecho estaba ese juego". Nos daba la posibilidad de ser poderosos, pero no era gratis ni tan libre como en juegos de contexto fantástico medieval como D&D y Pathfinder. En la llamada la magia es algo que existe verdaderamente pero que muy pocos lo pueden usar y a un elevadísimo precio. Mi amigo no se la pasaba lanzando hechizos una vez al día, y el hecho de hacer uso de sus dotes mágicas siempre generaban un debate en el grupo, ya que siempre existía la posibilidad de que nuestro compañero perdiera más cordura y enloqueciera.En otras palabras, el empleo de la magia era algo casi único, excepcional, y sobre todo estratégico.
Quizá podrían contradecirme sosteniendo que la magia es algo típico del género fantástico-medieval, a lo que yo respondo: no necesariamente. Hace unos meses dirigí la Canción de Hielo Fuego y fué algo espectacular. Mis compañeros -seguidores de la serie/libro- antes de empezar se imaginaban haciendo uso de la magia de Melissandre, reviviendo muertos, pariendo sombras asesinas y haciendo vaya R´hllor a saber que otras locuras. ¡Qué desilusión cuando se toparon con la dura realidad! En este juego de rol la magia prácticamente no existe. No hay tal cosa como lanzar bolas de fuego. Lo más parecido es la especialidad de "Cambia pieles" y el juego no la pone tan fácil. Para adquirirla hay que cumplir una serie de requisitos tan riguros que generalmente un personaje debe esperar a subir de nivel para obtenerla.
Lo que al principio fue desilusión luego se transformó en diversión. La aventura tenía de todo, combate y justas, política y traiciones, romances y asesinatos.Lo pasaron muy bien y sin necesidad de andar lanzando hechizos por ahí.
Si recurrimos a clásicas obras de la literatura fantástica, la trilogía del anillo por ejemplo, podremos apreciar mi punto. Gandalf utiliza la magia de manera excepcional (y eso que es un Maiar). De lo que en este momento puedo recordar, hace uso de ella en el libro primero contra el corrompido Bilbo Bolsón, luego en el libro segundo durante la especie de "batalla mágica" contra Saruman y posteriormente durante la lucha contra el Balrog con el clásico hechizo "no pasarás".
A pesar que este personaje dista bastante de los magos de otros libros y de los juegos de rol, ¿quién dudaría del poder de Gandalf? ¿Quién pondría en tela de sospecha sus poderes mágicos?
Creo que mi nueva actitud de "antimagia", o mejor dicho, "magia coherente y limitada" llegó para quedarse. Obviamente, deberé revisar el juego que realicé (que todavía se encuentra en fase BETA) como también replantearme el dirigir otro tipo de juegos donde los hechizos no sean los protagonistas. Espero pronto informar sobre mis resultados.




[Imagen: 7337a34aadfa9a30097919c942002159o.jpg]
Responder
#2
A mí me gusta la magia, siempre que se use con algo de delicadeza Smile

Por lo demás, Gandalf usa bastante la magia: para intimidar a Bilbo; para luchar con los Nazgul en la cima de los vientos (antes de que llegaran los hobbits con Aragorn); con Saruman, quizá; en la nieve de Caradhras, para encender fuego; contra los huargos, junto a las puertas de Moria; para intentar abrir las puertas de Moria (que no le funcionase es otra cosa); como iluminación en Moria; para cerrar la puerta de la Cámara de los Registros contra los orcos, también en Moria; para romper el puente bajo los pies del Balrog; para derrotar finalmente al Balrog... y no sé si me dejo algo, en lo que a los eventos de la Comunidad del Anillo se refiere. Y no la usa más porque supone revelar su presencia a los espías.

Es bastante magia. En ese mismo libro sale por todos los lados, además: el Anillo es magia; Tom Bombadil es magia hecha carne, como el bosque de las Quebradas; los pasos de Rivendel están guardados con magia; Glorfindel es un ser medio-mágico por defecto; los Nazgul tres cuartos de lo mismo... y sin embargo no da sensación de abuso, a mi entender por que no anula la importancia de las decisiones del resto de personajes. Esa es la delicadeza en el uso de la magia para mí, que lo fundamental de la historia siga residiendo en la voluntad de los personajes Smile
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#3
Holas, kalmahad, y saludos pues no te salude en el correspondiente hilo de presentación, mea culpa.
Yo siempre digo que todas las "versiones" de cada cual son plausibles, siempre claro esta, que tengan coherencia. Pues puede que en otro mundo de otra persona, sea necesario la magia de más poder, ya que podría estar rodeado de seres de muchos seres poderosos, que sin tal magia no podría hacer nada.
Piensa también un poco como Death Note; como la tía esa, la que esta enamorado del prota( dios.. no me acuerdo del nombre...) que ella obtiene muchos poderes a costa de perder mucha vida. a ¿ caso no es es también una buena forma de "magia" a alto precio?
También me gusta, aunque no tanto, los mundos de magia "controlada", pero es cierto que yo soy de los que digo, si la tienes por que no usarla, aun todo sus males y demás. Es como un vampiro, tiene muchos cosas negativas: no sol, no comer, depender de la sangre con lo que quedar expuesto..., ¿pero no todos lo deseamos alguna vez?
Saludos y me miró tu web.
Los Reinos Perdidos, mi libro, en fase de terminación; un sueño de un soñador Wink
https://joom.ag/Rx3W
Responder
#4
Creo que estoy de acuerdo contigo y en contra a partes iguales.

Por un lado odio la incoherencia en la literatura, más allá de si hay magia o no. Aunque considero que todo lo que vaya en contra de las leyes naturales de nuestro mundo ya es magia.

Por otro lado, creo que el género fantástico es lo que es gracias a la magia. Las posibilidades son infinitas.

Creo que hay un equilbrio, y los mejores libros que he leído donde la magia es un aporte y no un retroceso narrativo son aquellos en los que los sistemas de magia están definidos.

No hay mejor ejemplo, a mi juicio que Brandon Sanderson. Sí, todo de Sanderson es así, pero me refiero a los libros que comprenden la Cosmere, que es el universo principal del autor.

Este escritor planteó unas "leyes" para la magia, de manera que sirven para equilibrar el peso narrativo con el sentido de maravilla o asombro. Obviamente son apenas directrices, pero sirven bastante si quieres escribir cosas que tienen sentido.

No soy de magos y bolas de fuego, pero sí disfruto de un escenario mágico bien trabajado, coherente  y creíble.

Aquí el link traducido por FANTIFICA:

http://www.fantifica.com/tag/leyes-de-la...sanderson/

¡Saludos!
Responder
#5
Lo primero que se me paso a la cabeza al leer este hilo fue: a algunos tal vez les sorprendería leer Malaz.
A mi todo eso de la moderación, los condimentos, los puntitos... siempre me ha parecido una escusa inventada por los incapaces de resolver el peligro que siempre hay en una obra de fantasía de acabar cayendo en el ridículo.
Cito textual  "La aventura tenía de todo, combate y justas, política y traiciones, romances y asesinatos" Clásica descripción de novela de intrigas medievales. No hay mucho más en CDHYF.
A lo mejor es que cuando hablamos de magia cada uno entendemos cosas diferentes. Para mi mezclar la magia de Tolkien con la bola de fuego del reglamento de un juego de rol, es como aquello de las peras y las sardinas.

Un saludo
"Ens mantindrem per sempre més fidels al servei d’aquest poble"

Salvador Espriu
Responder
#6
¡Dirigiros al nuevo foro, por favor! Este se borrara en breve y todo lo que escribais aqui se perdera.

http://www.fantasitura.com
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)