Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Sobre las emociones positivas y negativas en literatura
#11
(03/05/2018 06:09 AM)kaoseto escribió: La verdad que no sé si acabo de entender esto último. ¿A qué te refieres con trascender algo? ¿Entender ese algo? ¿No solamente sentir esas emociones sino llegar a comprenderlas?

La madre, creo que esto empieza a superarme Tongue

Jajaj, es como mmm tú topas de pronto con algo que parece (ES) negativo (para ti, en ese instante), que sientes como negativo, pero en el momento en que logras verlo dentro de un esquema más amplio (temporal, espacial, espiritual...), cambia de signo, y pasa a ser positivo; y a la inversa, topas con algo que parece positivo y cuando amplías las miras eso mismo de repente es negativo. Pero lo interesante, más allá de este cambio que no dejaría de ser un giro que terminaría en uno de esos dos signos opuestos, sería construir esa "visión" en la que lo positivo y lo negativo se relativizan y lo que pasa a importar es de pronto una ansia de ver más, de ver más de dichos giros y del sentido de los mismos. Es asomarse a una perspectiva siempre creciente, sobrecogedora, que trasciende cualquier otra consideración; no las deja atrás, no las anula ni las borra, sino que se apoya en ellas para mirar más allá. A eso me refería Smile
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#12
Ahá, entiendo pues… creo Big Grin Supongo que, en la medida de lo posible está bien intentar alcanzar esa visión neutra y globalizadora, aunque tampoco hay que olvidar su propia naturaleza Smile

En realidad, si he entendido bien lo que dices, en el marco de la escritura muchas veces es lo que se utiliza para crear personajes: en ese inmenso abanico de combinaciones, uno imagina un carácter, una perspectiva y unas opiniones que van acorde con esta, independientemente de tu propia persona, o casi: reconozco que yo impongo algún límite a ese abanico voluntariamente (no creo que quiera nunca ni sea capaz por ejemplo de escribir la vida de un sicópata asesino, hacerla entretenida, realista y que no me saque de quicio en el proceso ^^).

Eso sí, pongamos que uno lo trasciende todo y que nada pueda sacarte de quicio o exaltarte por muy negativa o positiva que sea inicialmente la impresión, pues para la lectura vale, es relativamente posible y muy instructivo (aunque no sé si se puede mantener puramente ese estado durante mucho tiempo seguido), pero para todo lo que sea crear es más complicado porque tienes que tomar en cuenta a los receptores, que si no lo trascienden todo van a recibir un mensaje de lo más aleatorio y menos predecible por el propio autor, a menos que este haya salvaguardado en su nueva visión abarcadora y neutra los grados de positivismo y negativismo de cada elemento percibidos por su variado público y no necesite experimentarlos en vivo durante la escritura.

Pero a lo mejor he entendido mal y estoy razonando fuera del tiesto  Dodgy
Responder
#13
(03/05/2018 08:43 AM)kaoseto escribió: Ahá, entiendo pues… creo Big Grin Supongo que, en la medida de lo posible está bien intentar alcanzar esa visión neutra y globalizadora, aunque tampoco hay que olvidar su propia naturaleza Smile

En realidad, si he entendido bien lo que dices, en el marco de la escritura muchas veces es lo que se utiliza para crear personajes: en ese inmenso abanico de combinaciones, uno imagina un carácter, una perspectiva y unas opiniones que van acorde con esta, independientemente de tu propia persona, o casi: reconozco que yo impongo algún límite a ese abanico voluntariamente (no creo que quiera nunca ni sea capaz por ejemplo de escribir la vida de un sicópata asesino, hacerla entretenida, realista y que no me saque de quicio en el proceso ^^).

Eso sí, pongamos que uno lo trasciende todo y que nada pueda sacarte de quicio o exaltarte por muy negativa o positiva que sea inicialmente la impresión, pues para la lectura vale, es relativamente posible y muy instructivo (aunque no sé si se puede mantener puramente ese estado durante mucho tiempo seguido), pero para todo lo que sea crear es más complicado porque tienes que tomar en cuenta a los receptores, que si no lo trascienden todo van a recibir un mensaje de lo más aleatorio y menos predecible por el propio autor, a menos que este haya salvaguardado en su nueva visión abarcadora y neutra los grados de positivismo y negativismo de cada elemento percibidos por su variado público y no necesite experimentarlos en vivo durante la escritura.

Pero a lo mejor he entendido mal y estoy razonando fuera del tiesto  Dodgy

Les presento el mensaje de los "sino"; me he repetido lo que no está escrito con esa palabra, hasta un punto creo que cómico, así que renuncio a corregirlo ante la esperanza de que os arranque una sonrisa Big Grin
Va cerca lo que comentas pero no es exactamente lo que proponía Exclamation

No es cuestión de convertirlo todo en "neutro" sino, más bien a la inversa, de "extender" los distinto polos hasta que, además de ser lo que de primeras evocaban, pasan a significar algo nuevo. Entroncaría con eso que dices de los personajes, pero más que en su creación, en el apartado de desarrollo: el malo sigue siendo malo, pero ahora ves en él, o en sus acciones, o en sus resultados, algo que no asociabas a lo "malo" de entrada; esto no desdibuja lo "malo", sino que lo enriquece (lo cuál puede cambiar la perspectiva respecto a lo malo, pero esto es solo una posibilidad a la que puede acceder el lector).

Así que no sería cuestión de no exaltarte, sino más bien de exaltarte y dar un paso más desde la exaltación, un paso sobre el abismo, por así decir; de este modo, los lectores se podrán encontrar, efectivamente, con lo imprevisto, pero nunca con lo aleatorio (ya que el paso sobre el abismo tiene que apoyarse en el patrón anterior). El reto sería lograr que la lectura fuera como la inmersión en una cultura nueva: lo conocido se desdibuja, pero eso no le resta realidad a la vivencia de lo nuevo; más bien la realza.

La visión del autor ya englobará lo que los lectores pueden considerar positivo o negativo de base, porque se habrá apoyado en ello para trascenderlo y así, en su escritura, aparecerá lo viejo, pero conducirá a nuevos lugares. Ahí puede darse el caso de que el escritor camine por delante del lector, pero no veo nada malo en ello, pues no es descorazonador seguir a un guía que conoce un lugar al que quizás nunca has llegado, sino que puede llenar de entusiasmo. Smile
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#14
Licordemanzana escribió:Así que no sería cuestión de no exaltarte, sino más bien de exaltarte y dar un paso más desde la exaltación, un paso sobre el abismo, por así decir;
Esa visión asusta menos Smile Se trata, en fin, de no imponer ningún prejuicio por delante de otro y abrir las puertas a todos los puntos de vista y sentimientos posibles (a partes iguales, supongo, aunque luego dependa de la perspectiva del lector). Muy interesante este reto, Licor! Lo que dices de la inmersión en una cultura nueva me llama la atención porque así y todo dices que se mezcla lo conocido con lo nuevo —lo cual es lógico, pero me pregunto qué sería una cultura en la que no encontráramos absolutamente ningún punto en común con las culturas humanas que conocemos. Sería algo muy extraño, no sé ni siquiera si sería imaginable Smile
Responder
#15
Yo creo que toda emoción que se transmita con la escritura es buena, si se transmite en el momento apropiado, o sea, si la escena es la adecuada y es acorde al momento de la novela. No creo que haya que diferenciar entre emociones buenas o malas. Son emociones, palabras que nos hacen sentir, y eso, en mi opinión, es bueno siempre.
La lealtad debe estar por encima de todo excepto del honor.
Responder
#16
Para mí la única emoción negativa es ninguna en absoluto. Odio cuando termino de leer una novela, o un relato o lo que sea, y me quedo totalmente indiferente. Especialmente si, aún por encima, son obras muy largas que, debido a que no tienen muchas emociones, te tienes que estar forzando a terminarla, sólo para luego llegar al final y quedarte en plan "eing??! Me salté algún capítulo?"
Hablo especialmente de ciertas historias post-modernistas consideras "obras literarias" (porque al parecer la literatura de género no es literatura de verdad, es literatura de mentira), tipo Short Talks, de Anne Carson, The Babysitter, the Robert Coover, o Three Sisters, de Maria Takolander, por si queréis saber por experiencia propia a lo que me refiero. Historias sin un final aparente, que tratan sobre nada, y que te hacen plantearte de qué sirve leer literatura si cualquier cosa es digna de ser publicada.
Responder
#17
(07/05/2018 04:57 PM)Alhazred escribió: Para mí la única emoción negativa es ninguna en absoluto. Odio cuando termino de leer una novela, o un relato o lo que sea, y me quedo totalmente indiferente. Especialmente si, aún por encima, son obras muy largas que, debido a que no tienen muchas emociones, te tienes que estar forzando a terminarla, sólo para luego llegar al final y quedarte en plan "eing??! Me salté algún capítulo?"
Hablo especialmente de ciertas historias post-modernistas consideras "obras literarias" (porque al parecer la literatura de género no es literatura de verdad, es literatura de mentira), tipo Short Talks, de Anne Carson, The Babysitter, the Robert Coover, o Three Sisters, de Maria Takolander, por si queréis saber por experiencia propia a lo que me refiero. Historias sin un final aparente, que tratan sobre nada, y que te hacen plantearte de qué sirve leer literatura si cualquier cosa es digna de ser publicada.

Es difícil que un autor tenga como objetivo principal provocar indiferencia con sus obras. Normalmente la indiferencia que nos causan suele venir motivada porque su autor intentaba provocar alguna otra emoción, pero ha fracasado en el intento y nos deja completamente igual.
"¡Que la vida se tome la pena de matarme
ya que yo no me tomo la pena de vivir!"

Responder
#18
(07/05/2018 05:12 PM)Baquevory escribió:
(07/05/2018 04:57 PM)Alhazred escribió: Para mí la única emoción negativa es ninguna en absoluto. Odio cuando termino de leer una novela, o un relato o lo que sea, y me quedo totalmente indiferente. Especialmente si, aún por encima, son obras muy largas que, debido a que no tienen muchas emociones, te tienes que estar forzando a terminarla, sólo para luego llegar al final y quedarte en plan "eing??! Me salté algún capítulo?"
Hablo especialmente de ciertas historias post-modernistas consideras "obras literarias" (porque al parecer la literatura de género no es literatura de verdad, es literatura de mentira), tipo Short Talks, de Anne Carson, The Babysitter, the Robert Coover, o Three Sisters, de Maria Takolander, por si queréis saber por experiencia propia a lo que me refiero. Historias sin un final aparente, que tratan sobre nada, y que te hacen plantearte de qué sirve leer literatura si cualquier cosa es digna de ser publicada.

Es difícil que un autor tenga como objetivo principal provocar indiferencia con sus obras. Normalmente la indiferencia que nos causan suele venir motivada porque su autor intentaba provocar alguna otra emoción, pero ha fracasado en el intento y nos deja completamente igual.

Sí, pero hay autores que tratan de hacer que su obra sea disfrutaba por una amplia demografía. Hacen que sus textos sean más llevaderos apelando a emociones universales que todos podemos reconocer y entender. Otros autores en cambio parece que sólo escriben para ellos mismos o para una selecta minoría de críticos. Críticos que a menudo no tenemos forma de saber si genuinamente les gusta la obra de dicho autor o solo dicen que les gusta porque viven de escribir ensayos, tesis y reviews en base a fragmentos crípticos que nadie más que ellos entienden (o dicen entender).
Responder
#19
(04/05/2018 07:38 AM)kaoseto escribió: Esa visión asusta menos Smile Se trata, en fin, de no imponer ningún prejuicio por delante de otro y abrir las puertas a todos los puntos de vista y sentimientos posibles (a partes iguales, supongo, aunque luego dependa de la perspectiva del lector). Muy interesante este reto, Licor! Lo que dices de la inmersión en una cultura nueva me llama la atención porque así y todo dices que se mezcla lo conocido con lo nuevo —lo cual es lógico, pero me pregunto qué sería una cultura en la que no encontráramos absolutamente ningún punto en común con las culturas humanas que conocemos. Sería algo muy extraño, no sé ni siquiera si sería imaginable Smile

Umm, ¡sí! Pero no es cuestión de desterrar los prejuicios, sino de usarlos para llegar a algo que esté más allá de lo que estos permitirían de entrada; por eso no diría que fuera necesario hacerlo a partes iguales, suponiendo que tal cosa fuese posible de calcular, sino permitiendo que se expresen los que encuentren su camino a través del escritor y, una vez expresados, caminar hacia lo que esté más allá de ellos Smile
¡Por eso no sería un problema encontrar algo con lo que no tuviéramos puntos en común! Los prejuicios harían las veces de ese "común" en los primeros contactos, y se irían superando poco a poco conforme lo nuevo se abriese paso y "sorprendiese a los prejuicios". ¡A eso me refiero justamente! A construir con la escritura culturas cada vez más nuevas y ajenas, por medio de la superación de los prejuicios propios y antiguos; en el proceso, ambas perspectivas se mezclan, y de esa mezcla surge la sorpresa que, si es profunda, se convierte en sobrecogimiento.  octopus

Por lo demás, estoy de acuerdo con Valrrez, Alhazred y Baquevory por igual Big Grin
Creo que la razón de ser de la literatura es despertar emociones a través de la palabra, que casi todos los escritores buscan encarnar dicha razón de ser en sus obras, y que no hay nada peor que la indiferencia a la hora de leer. Indiferencia que no tiene por qué ser provocada por el escritor, ya que la lectura es un diálogo de dos: si todo lo que leo me es "conocido" hasta el hartazgo, no me emocionará en lo más mínimo, pues se moverá en el ámbito de lo conocido, de lo ya "racionalizado"; si es así de predecible, "viviré" cada capítulo antes de leerlo y, por lo tanto, el capítulo en sí, la escritura en sí, no tendrá nada que aportarme.
Pero aún hay algo peor que esos escritores que buscan despertar indiferencia a los que alude Alhazred: los escritores que buscan convertir en indiferente lo que no lo es. Solo me he encontrado una novela de esas, por suerte, aunque me temo que es probable que haya más: Libertad, de Jonathan Franzen. La única novela que se me ha hecho imposible continuar a partir de cierto punto, algo debido precisamente a la percepción de que lo que buscaba era transformar las "pequeñas tragedias" de la vida en algo cotidiano, normal, indiferente... se me hizo aborrecible. Para mí es como la antiliteratura, lo cual puede tener cierto mérito en sí mismo... pero no como lectura, para mí Sick
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#20
(08/05/2018 12:28 AM)Alhazred escribió: Sí, pero hay autores que tratan de hacer que su obra sea disfrutaba por una amplia demografía. Hacen que sus textos sean más llevaderos apelando a emociones universales que todos podemos reconocer y entender. Otros autores en cambio parece que sólo escriben para ellos mismos o para una selecta minoría de críticos.

Muchas veces no es que escriban "para una selecta minoría de críticos": simplemente, lo que escriben resulta más arduo y difícil de entender, y no todo el mundo está dispuesto a hacer el esfuerzo. Por eso solo lo acaban leyendo los críticos. Pero eso no es culpa del autor por hacerlo difícil; es culpa de la gente, que tiende a rechazar lo difícil y a ir solo a aquello en lo que se lo dan todo mascado.

(08/05/2018 12:28 AM)Alhazred escribió: Críticos que a menudo no tenemos forma de saber si genuinamente les gusta la obra de dicho autor o solo dicen que les gusta porque viven de escribir ensayos, tesis y reviews en base a fragmentos crípticos que nadie más que ellos entienden (o dicen entender).

La gente suele presumir mucho de ser fan de las obras difíciles solo para poder presumir de ello. Pasa mucho con obras como el Ulises de Joyce. El decano de mi facultad nos contaba que el Ulises era, en su día, una "técnica infalible para ligar": que te vieran con él, aunque no te lo hubieses leído ni tuvieses idea de qué va, te hacía pasar por un tío culto o intelectual. Sobre todo si te veían con el tomo dos, que daba a entender que te lo estabas leyendo y ya ibas por la mitad. No obstante, las personas que hacen ensayos, tesis y reviews no se están limitando a "posturear". En el momento en el que te sientes capaz de poder escribir largo y tendido sobre una obra, se sobreentiende que la has entendido y que la has sabido disfrutar; de lo contrario, sería totalmente imposible poder hacer cualquier tipo de ensayo filológico al respecto, porque aquellos que se limitan a pasar páginas y a sentirse inteligentes mientras tanto, sin procurar comprender nada, no están capacitados para escribir nada con sentido al respecto de una obra.

(08/05/2018 04:37 AM)Licordemanzana escribió: Solo me he encontrado una novela de esas, por suerte, aunque me temo que es probable que haya más: Libertad, de Jonathan Franzen. La única novela que se me ha hecho imposible continuar a partir de cierto punto, algo debido precisamente a la percepción de que lo que buscaba era transformar las "pequeñas tragedias" de la vida en algo cotidiano, normal, indiferente... se me hizo aborrecible. Para mí es como la antiliteratura, lo cual puede tener cierto mérito en sí mismo... pero no como lectura, para mí  Sick

Jonathan Franzen... no lo he leído, pero tengo entendido que era amigo de Foster Wallace, hacia quien siento mucha admiración. La propuesta de la que hablas, de transformar las "pequeñas tragedias" en algo cotidiano, suena interesante; me recuerda a lo que, por ejemplo, hace Cela en La colmena. ¿Se te hizo aborrecible porque crees que no logra llevar a buen puerto su idea o porque personalmente no te gustó?
"¡Que la vida se tome la pena de matarme
ya que yo no me tomo la pena de vivir!"

Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)