Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Sobre las emociones positivas y negativas en literatura
#21
(08/05/2018 05:49 AM)Baquevory escribió: Jonathan Franzen... no lo he leído, pero tengo entendido que era amigo de Foster Wallace, hacia quien siento mucha admiración. La propuesta de la que hablas, de transformar las "pequeñas tragedias" en algo cotidiano, suena interesante; me recuerda a lo que, por ejemplo, hace Cela en La colmena. ¿Se te hizo aborrecible porque crees que no logra llevar a buen puerto su idea o porque personalmente no te gustó?

Oh, lo consigue. Atenta contra mi sensibilidad, pero lo consigue. Su propuesta me hace evocar la Nada de Fantasía, eso que engulle el sentido de la existencia  Rolleyes  no digo que no tenga mérito, pese a que su planteamiento suponga una denostación del propio concepto de mérito. Pero de lo que no hay duda es de que me produjo una emoción poderosa, la más negativa que he experimentado leyendo, pero poderosa al fin y al cabo. Lo interesante es que produjo esa emoción por esgrimir un paradigma de complicidad con lo escrito/descrito; a diferencia de Cela, en cuya novela se aprecia un distanciamiento entre el autor y la cotidianeidad de la que habla, o al menos una "redención" de la misma, en la obra de Franzen lo que yo percibí era "acuerdo" con lo escrito: normalidad en todos los niveles, una propuesta de "es así y está bien"; de este modo, era una barrera al "más allá" de las realidades plasmadas.

¿Tiene todo esto interés en sí mismo? Quizá, pero si lo tiene en sí mismo no lo tiene, desde mi perspectiva, como obra literaria en su vertiente de diálogo escritor-lector, porque esa forma de escribir (así lo siento, al menos) desautoriza el diálogo; es como escuchar a alguien que solo habla para sí mismo. Arrrggg, como ejercicio/experimento puede tener todo el valor del mundo; como diálogo, no; no conmigo al menos blowfish
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#22
(08/05/2018 07:41 AM)Licordemanzana escribió:
(08/05/2018 05:49 AM)Baquevory escribió: Jonathan Franzen... no lo he leído, pero tengo entendido que era amigo de Foster Wallace, hacia quien siento mucha admiración. La propuesta de la que hablas, de transformar las "pequeñas tragedias" en algo cotidiano, suena interesante; me recuerda a lo que, por ejemplo, hace Cela en La colmena. ¿Se te hizo aborrecible porque crees que no logra llevar a buen puerto su idea o porque personalmente no te gustó?

Oh, lo consigue. Atenta contra mi sensibilidad, pero lo consigue. Su propuesta me hace evocar la Nada de Fantasía, eso que engulle el sentido de la existencia  Rolleyes  no digo que no tenga mérito, pese a que su planteamiento suponga una denostación del propio concepto de mérito. Pero de lo que no hay duda es de que me produjo una emoción poderosa, la más negativa que he experimentado leyendo, pero poderosa al fin y al cabo. Lo interesante es que produjo esa emoción por esgrimir un paradigma de complicidad con lo escrito/descrito; a diferencia de Cela, en cuya novela se aprecia un distanciamiento entre el autor y la cotidianeidad de la que habla, o al menos una "redención" de la misma, en la obra de Franzen lo que yo percibí era "acuerdo" con lo escrito: normalidad en todos los niveles, una propuesta de "es así y está bien"; de este modo, era una barrera al "más allá" de las realidades plasmadas.

¿Tiene todo esto interés en sí mismo? Quizá, pero si lo tiene en sí mismo no lo tiene, desde mi perspectiva, como obra literaria en su vertiente de diálogo escritor-lector, porque esa forma de escribir (así lo siento, al menos) desautoriza el diálogo; es como escuchar a alguien que solo habla para sí mismo. Arrrggg, como ejercicio/experimento puede tener todo el valor del mundo; como diálogo, no; no conmigo al menos blowfish

Responderte a esto creo que supone irme por completo del tema: http://clasico.fantasitura.com/thread-1521.html
"¡Que la vida se tome la pena de matarme
ya que yo no me tomo la pena de vivir!"

Responder
#23
Licordemanzana escribió:¡Por eso no sería un problema encontrar algo con lo que no tuviéramos puntos en común! Los prejuicios harían las veces de ese "común" en los primeros contactos, y se irían superando poco a poco conforme lo nuevo se abriese paso y "sorprendiese a los prejuicios". ¡A eso me refiero justamente! A construir con la escritura culturas cada vez más nuevas y ajenas, por medio de la superación de los prejuicios propios y antiguos; en el proceso, ambas perspectivas se mezclan, y de esa mezcla surge la sorpresa que, si es profunda, se convierte en sobrecogimiento.
Me tienes sobrecogida, jeje, yo creo que es lo del «más allá» lo que me perturba, pero si ese «más allá» es lo que provoca el sobrecogimiento, voy entendiéndolo. Gracias por las explicaciones! A veces soy un poco dura de mollera Big Grin

Me parece así y todo que sería muy muy difícil escribir e imaginar una cultura casi completamente diferente a una que exista en el mundo real; ya de primeras nos limita el propio lenguaje, que lleva algo cultural detrás, incluidas emociones «institucionalizadas». Tal vez usando lenguajes como el Ithkuil se podría hacer algo muy novedoso, e incluso así, no lo aseguro. En cambio, imaginar culturas nuevas ajenas a las que uno conoce pero que tengan así y todo unos cuantos puntos comunes, por supuesto que se puede, y se hace mucho en fantasía, por eso la fantasía es el más mejor megagénero de la literatura Tongue

Licordemanzana escribió:Atenta contra mi sensibilidad, pero lo consigue.
A eso precisamente me refería cuando hablaba de barreras impuestas voluntariamente: cuando el receptor se encuentra con algo que atenta contra su sensibilidad, puede preferir girarse hacia otras cosas que considera más positivas. Claro que experimentar una emoción realmente muy negativa tiene un interés científico e instructivo y uno puede aprovecharla, pero… tampoco hay necesidad de ir a por todas y cada una de estas emociones si resultan despertar vergüenza ajena/desagrado/desesperanza/exasperación/… A pequeña dosis, pase, pero no más de un párrafo, plis Tongue
Responder
#24
(08/05/2018 10:49 AM)kaoseto escribió: A eso precisamente me refería cuando hablaba de barreras impuestas voluntariamente: cuando el receptor se encuentra con algo que atenta contra su sensibilidad, puede preferir girarse hacia otras cosas que considera más positivas. Claro que experimentar una emoción realmente muy negativa tiene un interés científico e instructivo y uno puede aprovecharla, pero… tampoco hay necesidad de ir a por todas y cada una de estas emociones si resultan despertar vergüenza ajena/desagrado/desesperanza/exasperación/… A pequeña dosis, pase, pero no más de un párrafo, plis Tongue

Por este tipo de cuestiones prefiero evitar a toda costa películas del estilo de El ciempiés humano y derivadas. En lo que es un libro, tengo estómago para tragarme lo que sea; pero en los medios audiovisuales soy muchísimo más propenso a sobrecogerme con cualquier cosa.
"¡Que la vida se tome la pena de matarme
ya que yo no me tomo la pena de vivir!"

Responder
#25
Cita:Dicho esto, a mi entender las emociones no están para ser positivas, están para ser y enriquecer desde toda su posibilidad; si se cae en un monotema, si se desequilibra todo hacia un polo determinado, la cosa queda muerta. Para mí el "reto del alma" (y de la literatura quizás, como derivada) consistiría en encontrar el sentido de la gama más amplia de emociones/realidades posible, encontrando a cada una en su lugar justo o bien construyéndoles un nuevo lugar.

Estoy muy de acuerdo con Licordemanzana.

Si la novela está bien tratada desde la psicología humana, provoque emociones y sentimientos positivos o negativos, tendrá algo que aportar. Recuerdo haber leído un libro llamado Samurai, no recuerdo el nombre de la autora. Fue un libro tenso y triste, con un final desesperanzador, pero tan bien escrito que era una delicia. La autora solo quería graficar una época específica japonesa, en que un hombre en la ruina, rígido con su filosofía y su sentido del honor, arrastra la vida de su hija llevándola a la infelicidad. Quedé mal, en verdad, pero luego me vino toda la reflexión de lo ganado desde esa época hasta hoy, y la libertad que tengo de escoger mi camino. Entonces, de un texto desesperanzador, se pueden sacar grandes reflexiones o epifanías. Pienso que depende mucho tanto de la pericia del escritor como de la madurez o recepción del lector.
"Y rasgaré el velo que separa a mi reino del mundo en que habitan los hombres"[Imagen: fantasybook2.png]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)