Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La autonomía de los personajes
#1
(09/05/2018 05:15 AM)kaoseto escribió: Pues no lo sé, sinceramente. En mi caso al menos —y fijo que muchos escritores sienten lo mismo— no soy para nada consciente de que mis personajes sean mis instrumentos, son personas, surgen de una realidad que no controlo conscientemente, y en mi mente los «sigo» más que «uso». Aunque técnicamente hablando los estés creando e impulsando tú mediante ideas y palabras surgidas de ti mismo, tus personajes tienen vida propia —mi objetivo poco restrictivo (crear una historia que guste y que siga con mi estilo) lo van completando ellos en gran medida, yo sólo los observo y retranscribo Smile

Es interesante lo que propones aquí. Se ha hablado mucho de que los personajes puedan tener "vida propia" y se vuelvan entidades autónomas del autor, que actúen por su propia cuenta y que puedan incluso ir en contra de los deseos del escritor. Sin embargo, no creo que esto sea una realidad. Considero que, en todo caso, eso de que los personajes tengan "vida propia" es una sensación que pueden llegar a percibir los autores cuando sienten que un personaje no puede actuar según estaba pautado, porque de hacerlo estaría rompiendo con su verosimilitud interna. Cuanto más elaborado está un personaje, más difícil resulta llevarlo por donde uno quiere, porque hay más posibilidades de que "obligarlo" a actuar de una determinada manera resulte contradictorio e inverosímil en el personaje. No obstante, en todo momento el personaje mantiene su carácter de instrumento del autor. Lo único que cambia es el cuidado que puede poner el autor para que la verosimilitud se mantenga. Pero que el autor tenga más cuidado en el empleo de sus instrumentos no quiere decir que sus instrumentos dejen de serlo.
"¡Que la vida se tome la pena de matarme
ya que yo no me tomo la pena de vivir!"

Responder
#2
Del todo de acuerdo, obviamente los personajes no se crean solos, pero lo que el autor resiente al contar lo que hacen, piensan y sienten no es que los está creando sino que los está descubriendo. Vamos, es como meterse en un mundo de mirón, revolotear descubriendo sitios y según lo que encuentras, según la situación, te topas con tal o tal personaje, te parece interesante, conoces a los personajes que este conoce y te detienes a curiosear como un niño Smile A eso se suma por supuesto el juego de las palabras que hay que teclear, pero incluso eso lo moldeas al espíritu del protagonista. Por eso hace falta bastante concentración e inmersión de la parte del autor y, al estar así metido, olvida por un momento que es un ser pensante —sigue sintiendo y tecleando, eso sí, pero ahora lo que premia es el protagonista y lo que él ve, piensa y percibe. No es que el autor se identifique completamente con el protagonista, es que se echa a un lado para permitir que este viva a su antojo —o casi, según las restricciones que uno se impone por salvaguardar un estilo (acción, equilibrio de la trama, traducibilidad, …).

Buah, viva la escritura Heart
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)