Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Evolución (cuento de terror)
#1
—Esto de la evolución es fantástico, un proceso realmente asombroso —declaró el profesor de biología, mientras sus alumnos —la mayoría, al menos— lo escuchaban con atención, y uno de ellos, una chica de cabello abundante y rizado, movía lentamente la cabeza en señal de desaprobación.

—Sus procesos naturales son fascinantes, pero cuando hay intervención humana, aunque sea de modo involuntario, da lugar a resultados… bastante simpáticos —continuó mientras trazaba en la pizarra una línea de tiempo geológica, a la vez que la chica crespa seguía meneando la cabeza incrédulamente.

—Vean si no el siguiente caso… ¿alguien tuvo o tiene gatos?

—No.

—Sí.

—Prefiero a los perros, son más fieles.

—Los gatos son más cariñosos y menos destructivos.

—Los gatos son superiores.

—No, los gatos se creen superiores, es muy distinto.

—Sirven de guardianes, cuidan a los niños…

—Los gatos son elegantes, cazan ratones.

—Su cola se mueve como una serpiente.

—Prefiero a los Koalas, son tan tiernos.

—¡Osos Panda Forever!

—Bien, bien, el asunto es que todos los que han tenido gatos han escuchado alguna vez su lastimero maullido pidiendo comida o agua ¿no?

—Sí.

—Obvio.

— Pues les contare algo notable, una estrategia que los gatos han desarrollado durante miles de años de convivencia con los humanos, desde que un felino salvaje empezó a merodear por las casuchas de los primeros humanos sedentarios… Posiblemente en Mesopotamia y no en Egipto como se creía anteriormente, el caso es que…



Noche sin Luna, 11:45 PM

Víctor sintió el pinchazo del miedo, fue algo brusco y él prefirió pensar que era solo intranquilidad. Se engaño a sí mismo pensando que esa sensación en la boca del estomago era preocupación porque llegaría tarde a la casa de su novia y que ella se alarmaría pensando en que algo le había ocurrido. Sin duda era eso, esa sensación —que él prefería no llamar miedo— era por la angustia que inútilmente sufriría su novia, nada tenía que ver con desembocar en un laberinto de calles desconocidas, iluminadas apenas con la amarillenta luz del alumbrado público, y absolutamente solitarias, con el sonido de sus pasos creando eco como única compañía y el lejano rumor de vehículos acelerando por calles que él no veía.

Se había extraviado, había decidido tomar un atajo, abandonando una avenida muy transitada, subiendo por unas escaleras, doblando en la esquina de una cancha de basquetbol, tomando como referencia un bloque de edificios de departamentos de color rojo, y se había perdido. Caminaba por una calle demasiado ancha y demasiado silenciosa para su gusto, rodeado de casas con las puertas cerradas y cortinas corridas, sus pasos resonando en el silencio mientras los nombres de las calles no le decían nada.

El barrio no se veía pobre, con sus casas pareadas todas idénticas con sus antejardines enrejados, mientras la acera se llenaba de bolsas de basura reventadas por los perros. El barrio no se veía pobre, pero tampoco parecía seguro, era su soledad y silencio lo que lo intranquilizaba y creaba ese hueco en su estomago, ese hueco que él prefería no llamar miedo, solo preocupación, por no poder llegar a tiempo, por su celular sin carga y sin utilidad, por el escaso dinero que cargaba y que era insuficiente para tomar un taxi, y los autobuses parecían haber desaparecido junto con la luz del día.

Oía lejanamente el ruido de la televisión y ocasionalmente un automóvil irrumpía en la solitaria calle y se alejaba raudo, pero estaba solo, ninguna figura humana caminaba por las mismas calles que él bajo la luz amarillenta de los faroles, y las pocas que veía a lo lejos no parecían ser de buenas personas.

En las esquinas se había asomado a calles donde, a lo lejos y en lugares donde la oscuridad parecía hacerse más densa, veía a grupos de personas, sentados o a pie, caminando en direcciones en las que no se toparía con ellos.

No podía verles las caras, mucho menos estimar que edades tenían, bien podían ser chicos muy jóvenes de padres descuidados y perfectamente inofensivos —¿Pero en verdad un adolescente de 15 años podía ser inofensivo?— o bien endurecidos maleantes del tipo que te pregunta la hora mientras que con la diestra te pone un cuchillo al cuello. Sus voces le llegaban débiles y confusas y el aceleró el paso mientras que aquel pinchazo en el bajo vientre se intensificaba. Se sabía vulnerable, muy vulnerable, y sabía que podía terminar siendo una estadística más, de aquellas que los noticieros despachan en un par de minutos. Sabía que podía desaparecer y al final ser solo un enigma y un recuerdo doloroso para su novia, sus padres y las pocas personas que lo querían en el mundo.

Y en ese estado de ánimo se topó con un terreno baldío, el cual observó con desconfianza desde la acera contraria. Ocupaba la mitad de una manzana, rodeado por tres de sus cuatro costados por muros, dentro no había más que escombros, basura y sombras, terreno propicio para toda clase de actos ilícitos, de aquellos que involucraban sexo, drogas y violencia, o una combinación de todos ellos.

Y entonces escuchó un llanto.

Era débil, apenas audible en el opaco silencio de la noche, pero era un llanto. Triste, agobiante, volvía a la noche aun más oscura.

Se fijó en unas cajas de cartón cerca de uno de los muros, más adentro del terreno de lo que desearía, cajas grandes, vacías y rotas pero que aún conservaban su forma original, y el llanto parecía provenir de allí. Cruzó la calle, se acercó prudentemente, aguzó todos sus sentidos, no solo el oído, y este último le dijo que si había un bebé abandonado sin duda debía de estar allí, en medio de los cartones, pasando frio y hambre.

Su olfato le informó de otra cosa, allí había algo, obviamente estaba el olor pringoso y desagradable de la basura y de la tierra seca, pero también algo mas, algo vago, algo similar a plumas o a pelo, como cuando uno hunde el rostro en el pelaje de un perro mojado. Pero él lo ignoró, el hielo en la boca del estomago — aquello que el insistía en no llamar miedo— seguía allí, pero también decidió ignorarlo, de no estar sus pensamientos concentrados en aquel invisible bebé habría pensado que en eso consistía lo que llamaban valor.

—Tranquilo bebé, ya estoy contigo —murmuró mas para sí que para la criatura, su llanto era cada vez más fuerte, empezó a rebuscar entre los cartones con precaución, tenía que estar frente a él…

El cambio fue brusco, más que eso, instantáneo, simplemente se quedo paralizado, no solo su cuerpo sino también su mente, simplemente todo se trastocó. El llanto se apagó y surgió un silbido, casi como el de una víbora, y un gañido y de pronto frente a él, invisible aún, ya no estaba un bebe desvalido sino algo que gruñía, babeaba y ladraba, algo espantoso con garras y pelos y dientes, y con una cola erizada, todo esto lo vio mas con los ojos de la imaginación que con los de la vista y de pronto se vio rodeado de cosas, cosas similares a lo que había en medio de las cajas y que poco antes había fingido ser un bebe, cosas que habían permanecido ocultas, quizás enterradas en la arena, y que ahora saltaban sobre él, hundían sus dedos de uñas afiladas en un carne y le cubrían la boca, para hacerlo desaparecer en medio de la noche, sin un grito, sin un solo testigo.



—¿Cómo dijo? Ah, usted no cree en la evolución, me imagino que será… si, creacionista. Ah, cree que todo eso es solo una forma de negar a Dios. Me imagino que usted es evangélica, es decir, protestante ¿no?… ¿Es católica? Me sorprende, porque precisamente la iglesia católica acepta la evolución… No, no es broma… en serio no lo es… ¡Yo soy agnóstico y parece que se mas de la doctrina de la iglesia católica que usted!

—Bien, mas tarde discutiremos esto, lo que quiero contarles es lo siguiente: que los gatos son unos bastardos manipuladores, y su maullido de hambre es lo que pasa cuando seres superiores conviven con criaturas menos astutas durante milenios… los seres superiores por cierto son los gatos.

Los gatos han aprendido con sus maullidos a imitar el llanto de un bebe, no estoy inventándolo, el maullido de atención de un gato, ya sea por hambre o sed, tiene el mismo tono, frecuencia —no es exactamente así, pero se entiende— que el llanto de un bebé, y lo hacen así para llamar nuestra atención y despertar nuestro instinto de protección hacia los recién nacidos de nuestra especie, y desviarlo hacia ellos.

¿Astutos, no?
Responder
#2
Anda, este me lo he leido ya Rolleyes 

Me alegro de volver a cruzarme contigo.
Responder
#3
(02/07/2018 06:24 PM)Iramesoj escribió: Anda, este me lo he leido ya Rolleyes 

Me alegro de volver a cruzarme contigo.

¿En el foro antiguo de Fantasiaepica o en otro foro?
Responder
#4
En Abrete libro. Te lo comenté allí el otro día.
Responder
#5
Cierto, me acuerdo.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)