Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía] Amara 2.0
#1
Esta versión dista mucho de las colgadas anteriormente. Bueno, ahí va:


CAPITULO 1

Tras una mañana de trabajo, Amara regresaba a su aldea, portando dos pesados cuencos con provisiones para abastecer al pueblo: uno relleno de frutas, y otro relleno de agua. Las otras mujeres realizaban el mismo trabajo que  
ella, pero quedaban muy rezagadas en el camino, ya que era dificil para ellas seguir el ritmo de Amara. De vez en cuando las esperaba, pero aquel día no le apetecía en absoluto hablar con ellas. Mientras seguía su camino, oyó como la llamó una voz infantil.

—¡Amara!

Tras girarse, vio que quien la llamaba era Karie, una niña que parecía admirar mucho a Amara. Aunque a ella no le gustaban los niños, no podía dejar de sentir cierta simpatía por Karie. Se paró para que la niña,que llegaba corriendo y se la veía algo fatigada, se acercara.

—Hola, pequeña—dijo sonriendo levemente.
—¡Eres muy fuerte! Ni mi madre ni las demás pueden alcanzarte nunca. Yo misma me ha cansado al venir hasta aquí, y solo llevo una bolsa pequeña.
—Supongo que así es mejor para vosotras también. Así podeis criticarme—comentó ella intentando decir algo gracioso, pero sin mostrar más efusividad que la leve sonrisa que dedicaba a Karie.
—¡Eso no suele ocurrir! En general, siempre se comenta tu fuerza. La que más suele hablar mal de tí es Nasha. Dice que solo las dejas detrás para hacerte la chula. Que eres una marimacho, y que como eres tan fea, vas a morir sola.

Amara se esperaba todo aquello, siendo que ella y Nasha se conocían desde pequeñas. En cualquier caso le resultaba curioso que de Nasha, cuyo tamaño rozaba el gigantismo, osara meterse con el aspecto físico de otra mujer.

—Bueno, que diga lo que quiera.

Karie dejó de hablar con ella al oir la voz de su madre llamándola. Entonces, al percatarse de que las demás mujeres se aproximaban, Amara siguió su camino. Tras dejar su carga donde correspondía, entró en su choza. Otros días prefería tirar con su arco o luchar contra sus amigos, pero ese día se encontraba especialmente sensible por los recuerdos del pasado, pues resultaba muy duro para ella que sus dos padres hubieran sido asesinados hace años en la guerra que su aldea mantenía con las tribus cercanas. Se recostó contra una pared y dio rienda suelta a sus pensamientos íntimos. Estaba harta de una vida tan llena de sufrimiento; por mucha comida que se consiguiera siempre había escasez, lo que provocaba las guerras, razón por la cual ella vivía con el terror de ser asesinada, y también por la que acarreaba experiencias dolorosas sobre perder a aquellos a quienes amaba. Se veía a sí misma como una carga, pues ella era una boca más que alimentar en una zona donde había pocos recursos, y como recolectora de agua y frutas no realizaba una labor fundamental. De repente una voz le sacó de sus reflexiones:

—¡Hola Amara! Tengo algo para ti. —Se trataba de Kalule, uno de los amigos de Amara, que asomaba por la entrada.
—¡Hola!—dijo ella, alegrándose por la visita. Antes de poder continuar hablando, Kalule se adentró en su choza y retomó la palabra.
—Lo he traído escondido, ya que el hambre saca lo peor de nosotros, y podrían robármelo por el camino; así como te lo intentarán robar a ti si saben que lo tienes. —Tras decir esto, abrió una pequeña bolsa que llevaba y sacó un conejo especialmente grande.
—Como ves, es bastante más gordo que la mayoría de los que solemos coger. ¡Espero que lo disfrutes!
—¡Gracias, muchas gracias! —Dijo ella dándole un abrazo—. Pero me parece mal comérmelo yo sola, si lo has cazado tú.
—¡No te preocupes! He cazado dos esta mañana del mismo tamaño; así que me parece justo que nos quedemos uno cada uno. Yo ya me voy, que tengo que volver a mis obligaciones. Seguiremos hablando más tranquilamente cuando tengamos un rato.
—¡Adiós, Kalule! ¡Y muchas gracias!

Ella estaba acostumbrada a pequeños detalles como este, pues sus amigos se portaban bien con ella, pero aún así siempre se conmovía en esas situaciones. La alegría que ahora sentía estaba mezclada con ansiedad, pues sabía por una parte que debía comerlo cuanto antes para evitar que se echara a perder. Y por otra parte, sabía que tal como le había advertido su amigo, existía el riesgo de que alguien tratara de robárselo. Decidió, por tanto, que ahora lo desollaría tranquilamente, y cuando comenzara a caer la noche, iría a la orilla del río con el conejo guardado en un pequeño saco para ocultarlo a los ojos de los demás. Allí lo freiría y se lo comería en solitario. Las horas previas a que comenzara a oscurecer estuvo pegada a su futura cena, custodiándola con celo, pues aunque ella era más capaz de enumerar a aquellos que no se lo robarían nunca que aquellos que pudieran hacerlo, estos últimos no eran precisamente pocos, y la sola posibilidad de que eso ocurriera ya se le antojaba terrible. Cuando la luz del sol comenzaba a ocultarse, Amara salió de su choza con la pequeña bolsa donde guardaba su cena, un pequeño cuenco y dos pedernales, y comenzó a andar hacia el río apresuradamente. De repente, sintió como una rama gruesa se partía en su cabeza, y se desplomó llena de dolor. Apretó los dientes e intentó moverse, pero le dolía tanto la cabeza que le costaba realizar cualquier acción.

—Incluso a tí se te puede pillar desprevenida, Amara. ¡Gracias por el regalo, me lo comeré a tu salud!

Esa voz era inconfundible, y más con ese tono burlón: se trataba de Nasha. No podía consentir que, precisamente ella, le robara la comida. Despues de que su ladrona cogiera su conejo y se alejara varios pasos de ella, Amara se incorporó. Le costaba mucho mantenerse de pie debido al dolor, pero corrió tras su enemiga, que al oir los pasos, quedó estupefacta: no pensaba que pudiera mostrar algún vigor después de aquel golpe. Al volverse boquiabierta, recibió un puñetazo en la cara.

—¡Devuelveme mi comida!

Nasha era la única mujer del pueblo que quizá pudiera rivalizar en fuerza con Amara, especialmente ahora que ésta estaba en desventaja debido al fuerte dolor de su cabeza. No obstante, no pudo aprovecharse de esta ventaja debido a que quedó paralizada por la sorpresa y el miedo. Amara consiguió tirarla al suelo empujándola y haciendola caer al poner su pierna derecha tras los pies de su rival, y hecho esto, tomó una rama gruesa del suelo y se la partió en la cabeza, noqueándola. Una vez hecho esto, finalmente cayó inconsciente sobre el pecho de su rival, que yacía en el suelo. Le había costado mucho no desplomarse antes, pero el orgullo la había mantenido con fuerza.

***

Poco antes del amanecer, las dos mujeres recobraron el conocimiento. Ambas estaban aturdidas y faltas de energía. Al incorporarse, se miraron con rabia. El conejo estaba junto a ellas, y hormigas y moscas comenzaban a acercarse a él. Ambas temían que se echara a perder, por lo que comenzaron a pelear entre ellas sin mediar palabra.

—¡No te creas que me das miedo porque digan que eres la más fuerte! A mi lado, eres una enana.—dijo Nasha mientras intentaba encajar golpes a su rival.
—¡Mientras tú hacías el vago, la enana entrenaba!¡Soy más fuerte que tú, estúpida!—Contestó Amara mientras golpeaba a su enemiga.

Nasha estaba llevándose más golpes, pero estaba resistiendo muy bien la golpiza, y Amara también se estaba llevando algún golpe que otro. No parecía que aquella pelea fuera a acabar rápido. Debido a su desventaja en el combate cuerpo a cuerpo, Nasha planeó una estrategía: tenía que llevarse a su contrincante al acantilado y hacerla caer. Si le salía bien, quedaría ensangrentada al despeñarse contra las rocas y finalmente caería en el río, donde su sangre atraería a las pirañas. Si le salía bien, se desharía de ella para siempre y parecería un accidente. Con tal estrategia, comenzó a retroceder y a poner cara de desesperación, para que su rival se confiase, y de ese modo llegaron a una zona alta, por debajo de la cual pasaba el río, y ahora Nasha solo tenía que tirarla allí. La agarró de los cabellos y le dió un puñetazo en la cara, y aprovechó el aturdimiento de Amara para intentar tirarla al río. Pero su rival, a continuación, le propinó una lluvia del golpes que fue demasiado para ella, que la soltó y terminó cayendo al río. Nasha se protegió la cabeza con los brazos, y fue cayendo sobre las afiladas rocas del acantilado, magullando su cuerpo. Deseaba proferir los peores insultos y maldiciones, pero el dolor le impedía articular palabras coherentes. Finalmente cayó al río, y estaba demasiado herida como para salir nadando, pero al haberse protegido la cabeza, seguía consciente. Intentó mover los brazos y las piernas para salir del agua pero solo hizo torpes aleteos. Por lo menos antes de morir lanzaría la peor de las maldiciones.

—¡Amara, puta!¡Ojalá te violen!¡Ojalá tus hijos nazcan muertos!

Al ver la situación, Amara se llevó asustada la mano a la boca, y comenzó a vomitar bilis, que era lo único que tenía en su estómago al no haber comido desde el día anterior. A los pocos segundos, se desmayó debido a las fuertes emociones y a la falta de energía.

***

Tras una mañana en la que habían partido para cazar, los hermanos Aganju y Chane llevaban un antílope muerto, con sus patas atadas a un palo largo, que llevaban juntos sosteniendo cada uno un extremo. De repente, al pasar por el río vieron un desagradable espectáculo: las pirañas se estaban comiendo a Nasha, una aldeana que conocían muy bien. Alarmados, dejaron su presa en el suelo y Aganju alargó el brazo, tomando el de Nasha y sacándola del agua. Al sacarla observó que aquellos fieros peces habían devorado su vientre, y estaba condenada a morir.

«Aunque sea una mujer tan canalla, debo ayudarla. Va a morir, pero tengo que saber qué pasó», pensó Aganju mientras golpeaba su espalda para que escupiera agua y pudiera hablar. Nasha abrió su ojo derecho, pues el izquierdo había sido devorado, y miró a los dos cazadores de un modo lastimero.

—Ha... sido... A...ma...ra.

Dicho eso, apretó los dientes por el dolor que sentía. Mientras, Chane tocó el hombro de su hermano y señaló hacia arriba: Amara estaba al borde del abismo que estaba en frente del río, inconsciente. Eso daba credibilidad a las palabras de Nasha. Aganju miró a la moribunda mujer con repugnancia. «Si Amara te tiró al río, es que algo le hiciste tú. Al menos no te daré muerte para aliviarte de la agonía, como haría si fuera ella la que estuviera en tu lugar». Ambos corrieron hacia donde Amara estaba, llevando de nuevo la carga del antílope. La encontraron llena de sangre y con señales de lucha en su cara. Sabiendo lo que sabían, su deber de aldeanos era capturarla, y eso harían aunque les pesara. Tras comprobar que respiraba y no tenía heridas mortales, Chane la reanimó zarandeandola por los hombros, y en cuanto abrió los ojos, la dejaron tranquila. Era obvio que no podía escapar, pues estaba claramente falta de energía. Aganju tomó la palabra

—Nasha está muriendo, si no ha muerto ya, pero antes nos dijo que tú la tiraste a las pirañas.
—¡Yo no quería que eso pasara!—exclamó ella, llena de temor—. Ella intentó robarme...
—Perdona que no quiera escucharte, pero me duele mucho tener que capturarte, y sabiendo lo que pasó me dolerá aún más, pues sé que Nasha era la maldad hecha mujer. No es la única que ha robado comida, pero ella disfruta haciendolo, siendo pequeña disfrutaba de abusar de niños más débiles que ella y sería mucho más capaz de matar que tú. Pero lo que sabemos es que ella te ha acusado de matarla tirándola al río, y tenemos que capturarte.

Amara conocía a Aganju. No era amigo suyo, y tenía un enorme sentido del deber y mucho interés por mantener el orden en la aldea. Chane, por otra parte, siembre tuvo su voluntad subordinada a su hermano, y era hombre de pocas palabras. Y aunque no estuviera tan agotada como estaba, ellos eran dos, y cualquiera de ellos era más fuerte que Nasha, por lo que decidió que si la iban a capturar, que fuera con dignidad, y con la misma dignidad moriría si decidían ejecutarla.

—Está bien, pero dadme un trozo de ese antílope aunque sea crudo, no como desde ayer, y vomité justo antes de desmayarme.

Los hermanos se miraron, y Chane cortó un trozo de carne, que se lo dió a Amara, quien lo comió con rapidez. Una vez hubo terminado, Aganju la inmovilizó y, mientras la sostenía contra el suelo, su hermano ataba sus pies de modo que pudiera dar pequeños pasos, pero no correr. Hecho esto, le ataron las manos por delante de tal modo que redujeran lo suficiente sus movimientos para no poder escapar, pero que pudiera llevarse comida a la boca. Así, podrían mantenerla atada hasta que fuera juzgada. Antes de emprender la marcha al pueblo, Chane fue a buscar los restos de Nasha como prueba inculpatoria, mientras Aganju limpiaba la cara y las piernas de Amara para que no llegara ensangrentada a la aldea. Aun con las manos atadas, Amara llevó el antílope con ayuda de Aganju, mientras Chane llevaba en un saco los restos de Nasha, que una vez los encontró, la vida ya se había escapado de aquel cuerpo.

Cuando llegaron al pueblo, todos quedaron sorprendidos al ver a Amara hecha presa. Sus amigos se sintieron llenos de dolor, pero no podían acercarse a ella porque no estaba permitido acercarse a los presos hasta que eran introducidos en la choza donde se les custodiaba hasta el juicio. Aganju tomó los utensilios de Amara y los dejó en la choza donde ella vivía, mientras el pueblo miraba atónito la escena, y gritaban pidiendo explicaciones sobre lo sucedido.

—¡Callaos todos!—dijo Aganju molesto—. Aquí solo juzga el consejo de sabios. No tengo por qué daros explicaciones de nada. Si alguien se pone tonto, sabeis que va a ser peor.

Dicho esto, Aganju vio entre las multitudes a los amigos de su prisionera, y supo que esto le haría enormemente impopular. Los dos hermanos aceleraron el paso y llevaron a su prisionera a la choza donde encerraban a los sospechosos de un delito castigado con pena de muerte. Hecho esto, no se dirigieron más a ella, y salieron de la habitación dejándola sola.

Sola, encerrada y atada, Amara comenzó a llorar: probablemente iba a morir etiquetada injustamente como asesina. Cuando se le secaron los ojos, pasó varias horas preguntándose qué se diría de este asunto en la aldea. También se preguntó cómo es que Nasha la había atacado, pues eso implicaba que ella sabía que le habían regalado comida. Kalule le dijo que había tenido mucho cuidado de que no le vieran, por tanto, quizá Nasha la vio alejarse del poblado con el saco cuando empezaba a caer la noche, y la siguió. Bien pensado, tampoco le resultaba lógico, pues era imposible que la hubiera seguido con tanto sigilo. Por tanto, Nasha debió de enterarse de algún modo de que le habían regalado comida, y al ver hacia donde se iba con intención de comerse el conejo, la adelantó por otro camino más largo, pero apresurándose más para esperarla agazapada. Y en cuanto pudo, la golpeó a traición. Eso significaba que Kalule había cometido algún error, y que Nasha era muy astuta. Cuando comenzó a caer la noche, vino alguien a visitarla.

—Hola, Amara.—Saludó aquel hombre con la frialdad que le caracterizaba. Se trataba de Kibwe, su mejor amigo.
—¡Kibwe! Me alegro mucho de verte —dijo con sinceridad, pues cuando alguien está en una situación tan crítica es cuando más agradece los gestos de afecto—. Esperaba que vinieras a verme en un momento como este.
—Se está hablando mucho de esto, y tienes las de perder. Siempre has gozado de mejor fama que Nasha, pero no obstante, su padre y su tío son miembros influyentes en el consejo de sabios, y van a votar a favor de tu ejecución. Además, lo único que sabemos por el momento es el testimonio de Aganju y Chane, y es un testimonio que no te va a ayudar en absoluto.
—Van a matarme...
—Probablemente, pero hasta que llegue el momento aún hay esperanza. Ahora, quiero oir tu versión.
—Gracias, sabía que puedo confiar en tí. Kalule me regaló un conejo, y fui a comermelo a solas, de noche. Pensaba freirlo pero Nasha me atacó para quitarmelo...durante la pelea, ella cayó al río y...
—¿Pero cómo se la comieron tan rápido?
—Ella sangró mucho al despeñarse contra las rocas.
—Comprendo. Te creo, pero dificilmente te va a ayudar tu versión. Escucha—y aquí bajó la voz para evitar problemas si le oían los guardias—, tus amigos desábamos ayudarte a escapar, pero nos ha sido imposible. Queríamos poner hierbas del sueño en los cántaros de agua que los guardias usan para beber. Entonces se quedarían dormidos, te desataría y podrías salir corriendo del pueblo. Respecto a los encargados de hacer guardia hoy para que no ataquen el pueblo, también les echaríamos hierbas en su agua. Podrías huir y nadie sabría que te ayudamos, porque los guardias se habrían quedado dormidos y no habrían visto nada, y Kalule y Kwame los reemplazarían escondidos en los árboles más cercanos a la entrada de la aldea para mantener protegida la aldea. Lamentablemente el plan es imposible. Saben que somos tus amigos y no nos quitan el ojo de encima. Lamentamos haberte fallado.
—Ese plan sería una locura—dijo en voz baja para que no la oyeran—Sola en la selva moriré en cuestión de tiempo, por lo que solo retrasaríais mi muerte. Os jugaríais mucho solo para conseguir muy poco. De todos modos, te doy las gracias por tu intención, y me despido de tí. Hemos luchado muchas veces y me has enseñado mucho. Y siempre me has ayudado en los momentos difíciles. Lo he pasado muy bien contigo y es una pena que quizá no volvamos a vernos, pero siempre te recordaré.
—Sé que quieres a tu gente, pero aquí no has sido feliz, y una parte de ti ha anhelado huir siempre. Odias la guerra y el hambre, y has vivido con miedo y sin esperanza. Lamento mucho que las cosas hayan sido así. Te merecías ser feliz y no has podido serlo.

A Amara le sorprendió lo bien que la conocía su amigo, pues describió muy bien sus sentimientos. Sus palabras eran muy duras, pero ella estaba acostumbrada a su falta de tacto: él decía las cosas como las pensaba, aunque resultaran dolorosas. En esos momentos fue cuando entraron los guardias.

—Se acabó la visita, es hora de juzgarla.

Kibwe asintió. Se volvió hacia ella, la abrazó, y antes de separarse le susurró: «Suerte. Estaré allí para defenderte, y como yo, muchos». Tras soltarla, se alejó con paso rápido. Los guardias tomaron a Amara de los brazos y la sacaron de la choza.
Responder
#2
Hola, Iramesoj

¡Qué cambio! ¡Me ha encantado!

Has mejorado un montón. Sobre argumento y coherencia no tengo ningún reparo (sobre POV, tampoco Big Grin ). La puntuación está maravillosa.

La historia se lee entretenida, de corrido, y dejas el fragmento en suspenso, con ganas de saber lo que le sucederá a Amara (obvio que yo sé, pero no diré NA!!, aunque con el nivel de cambios, quién sabe qué viene más adelante).

Solo hay algunas pocas cosillas técnicas que reparar. Si quieres, te las menciono.

Ha sido un gusto leer esta versión de tu historia, y si los demás fragmentos vienen como este, será un placer leerte. ¡Felicitaciones por tu trabajo! Smile

Aza.
"Y rasgaré el velo que separa a mi reino del mundo en que habitan los hombres"[Imagen: fantasybook2.png]
Responder
#3
Muchas gracias Azaharys! Me alegro de que te haya gustado.

Dime esas pocas cosas tecnicas, que claro que quiero que me las menciones.

Un abrazo!
Responder
#4
Hola, Iramesoj

Aquí te dejo unas correcciones técnicas, y algunas impresiones al leer tu historia Smile
Saludos!

CAPITULO 1

Tras una mañana de trabajo, Amara regresaba a su aldea, portando dos pesados cuencos con provisiones para abastecer al pueblo: uno relleno de frutas, y otro relleno de agua. Las otras mujeres realizaban el mismo trabajo que ella, pero quedaban muy rezagadas en el camino, ya que era dificil para ellas Si dices: "les era difícil", en vez de "era difícil para ellas", evitas repetir "ellas" seguir el ritmo de Amara. De vez en cuando (Puedes añadir aquí el sujeto, porque en la oración anterior el sujeto está puesto en las trabajadoras. No hay problema con repetir "Amara", pues no hay otro modo: "De vez en cuando, Amara las eperaba...". Otra opción que se me ocurre es esta: "...seguir el ritmo de Amara. Ella, de vez en cuando, las esperaba..." Ah, y se te voló la tilde de "difícil".) las esperaba, pero aquel día no le apetecía en absoluto hablar con ellas (Para no repetir tanto "ellas", podrías cambiarlo por algo como: "prefería el silencio a sus cuchicheos"). Mientras seguía su camino, oyó como la llamó una voz infantil.

—¡Amara!

Tras girarse, vio que quien la llamaba era Karie, una niña que parecía admirar mucho a Amara. Aunque a ella no le gustaban los niños, no podía dejar de sentir cierta simpatía por Karie. Se paró para que la niña,falta un espacioque llegaba corriendo y se la veía algo fatigada, se acercara.

—Hola, pequeña(falta un espacio entre la última palabra de la línea y la apertura del inciso del narrador. Este error está en todo el texto, no sé si fue al pasarlo acá o lo tienes así en el original. Te los dejaré marcados en rojo )—dijo sonriendo levemente.
—¡Eres muy fuerte! Ni mi madre ni las demás pueden alcanzarte nunca. Yo misma me ha cansado al venir hasta aquí, y solo llevo una bolsa pequeña.
—Supongo que así es mejor para vosotras también. Así podeis(tilde) criticarme—comentó ella intentando decir algo gracioso, pero sin mostrar más efusividad que la leve sonrisa que dedicaba a Karie.
—¡Eso no suele ocurrir! En general, siempre se comenta tu fuerza. La que más suele hablar mal de tí(sin tilde) es Nasha. Dice que solo las dejas detrás para hacerte la chula. Que eres una marimacho, y que como eres tan fea, vas a morir sola.

Amara se esperaba todo aquello, siendo que ella y Nasha se conocían desde pequeñas. En cualquier caso le resultaba curioso que de Nasha, cuyo tamaño rozaba el gigantismo, osara meterse con el aspecto físico de otra mujer.

—Bueno, que diga lo que quiera.

Karie dejó de hablar con ella al oir(tilde) la voz de su madre llamándola. Entonces, al percatarse de que las demás mujeres se aproximaban, Amara siguió su camino. Tras dejar su carga donde correspondía, entró en su choza. Otros días prefería tirar con su arco o luchar contra sus amigos, pero ese día se encontraba especialmente sensible por los recuerdos del pasado, pues resultaba muy duro para ella que sus dos padres hubieran sido asesinados hace años en la guerra que su aldea mantenía con las tribus cercanas. Se recostó contra una pared y dio rienda suelta a sus pensamientos íntimos. Estaba harta de una vida tan llena de sufrimiento; por mucha comida que se consiguiera siempre había escasez, lo que provocaba las guerras, razón por la cual ella vivía con el terror de ser asesinada (Esta idea se siente un poco larga. Si pones un punto después de "provocaba las guerras". Y luego sigues con: "Y estas la hacían vivir con el terror de ser asesinada". Se aclara.), y también por la que acarreabaHabía vivido experiencias dolorosas sobreal perder a aquellos a quienes amaba. Se veía a sí misma como una carga, pues ella era una boca más que alimentar en una zona donde había pocos recursos(me hace ruido que antes digas: "por mucha comida que se consiguiera siempre había escasez. Acá dices que no había.), y como recolectora de agua y frutas no realizaba una labor fundamental. De repente una voz le sacó de sus reflexiones:

—¡Hola Amara! Tengo algo para ti. —Se trataba de Kalule, uno de los amigos de Amara, que asomaba por la entrada.
¡Hola!—dijo ella, alegrándose por la visita. Antes de poder continuar hablando, Kalule se adentró en su choza y retomó la palabra.(Dos puntos mejor que punto.)
—Lo he traído escondido, ya que el hambre saca lo peor de nosotros, y podrían robármelo por el camino; así como te lo intentarán robar a ti si saben que lo tienes. —Tras decir esto, abrió una pequeña bolsa que llevaba y sacó un conejo especialmente grande.
—Como ves, es bastante más gordo que la mayoría de los que solemos coger. ¡Espero que lo disfrutes!
—¡Gracias, muchas gracias! —Dijo(con minúscula) ella dándole un abrazo—. Pero me parece mal comérmelo yo sola, si lo has cazado tú.
—¡No te preocupes! He cazado dos esta mañana del mismo tamaño; así que me parece justo que nos quedemos uno cada uno. Yo ya me voy, que tengo que volver a mis obligaciones. Seguiremos hablando más tranquilamente cuando tengamos un rato.
—¡Adiós, Kalule! ¡Y muchas gracias!

Ella estaba acostumbrada a pequeños detalles como este, pues sus amigos se portaban bien con ella, pero aún así siempre se conmovía en esas situaciones. La alegría que ahora sentía estaba mezclada con ansiedad, pues sabía por una parte que debía comerlo cuanto antes para evitar que se echara a perder. Y por otra parte, sabía que tal como le había advertido su amigo, existía el riesgo de que alguien tratara de robárselo. Decidió, por tanto, que ahora lo desollaría tranquilamente, y cuando comenzara a caer la noche, iría a la orilla del río con el conejo guardado en un pequeño saco para ocultarlo a los ojos de los demás. Allí lo freiría(el acto de freir involucra aceite o grasa, y un sartén. ¿Lleva esas cosas también? Habiendo escasez, sería más pertinente asarlo. ) y se lo comería en solitario. Las horas previas a que comenzara a oscurecer estuvo pegada a su futura cena, custodiándola con celo, pues aunque ella era más capaz de enumerar a aquellos que no se lo robarían nunca que aquellos que pudieran hacerlo, estos últimos no eran precisamente pocos, y la sola posibilidad de que eso ocurriera ya se le antojaba terrible. Cuando la luz del sol comenzaba a ocultarse, Amara salió de su choza con la pequeña bolsa donde guardaba su cena, un pequeño cuenco y dos pedernales, y comenzó a andar hacia el río apresuradamente. De repente, sintió como una rama gruesa se partía en su cabeza(aquí hay un pequeño tema con el POV. El POV está en Amara, por lo tanto ella no ve que es una rama, pero sí puede suponerlo, entonces, puedes decir: "sintió como si una rama gruesa se partiera en su cabeza".), y se desplomó llena de dolor. Apretó los dientes e intentó moverse, pero le dolía tanto la cabeza(puedes eliminar, se entiende.) que le costaba realizar cualquier acción.

—Incluso a tí se te puede pillar desprevenida, Amara. ¡Gracias por el regalo, me lo comeré a tu salud!

Esa voz era inconfundible, y más con ese tono burlón: se trataba de Nasha. No podía consentir que, precisamente ella, le robara la comida. Despues(tilde) de que su ladrona cogiera su conejo y se alejara varios pasos de ella, Amara se incorporó. Le costaba mucho mantenerse de pie debido al dolor, pero corrió tras su enemiga, que al oir(tilde) los pasos, quedó estupefacta: no pensaba que pudiera mostrar algún vigor después de aquel golpe.(Aquí mi profe me diría que no puedo escribir eso, porque como vamos con el punto de vista de Amara, ella no puede saber lo que Nasha está pensando. Se puede poner un punto aparte, y comenzar con algo así: "Nasha, que corría entre los pastizales, se dio cuenta de que Amara la seguía y quedó estupefacta." De esa forma, el punto aparte puede dar paso a un cambio de POV. Otra forma es ponerlo en la voz de Amara, que ella corriendo piense: "Nasha ni siquiera se imaginaba que yo sería capaz de seguirla". ) Al volverse boquiabierta, recibió un puñetazo en la cara.

—¡Devuelveme mi comida!

Nasha era la única mujer del pueblo que quizá pudiera rivalizar en fuerza con Amara, especialmente ahora que ésta estaba en desventaja debido al fuerte dolor de su cabeza. No obstante, no pudo aprovecharse de esta ventaja debido a que quedó paralizada por la sorpresa y el miedo(esta línea la reemplazaría por un simple: "de eso", ya que lo demás se subentiende con lo que has descrito antes). Amara consiguió tirarla al suelo empujándola y haciendola caer al poner su pierna derecha tras los pies de su rival, y hecho esto, tomó una rama gruesa del suelo y se la partió en la cabeza, noqueándola. Una vez hecho esto, finalmente (es necesario un sujeto, porque como lectora puedo pensar que al quebrarle la rama, es Nasha la que cae. Por otro lado, hay que describir que después de quebrarle la rama, Nasha cae, luego Amara cae encima de ella)cayó inconsciente sobre el pecho de su rival, que yacía en el suelo. Le había costado mucho no desplomarse antes, pero el orgullo la había mantenido con fuerza.

***

Poco antes del amanecer, las dos mujeres recobraron el conocimiento. Ambas estaban aturdidas y faltas de energía. Al incorporarse, se miraron con rabia. El conejo estaba junto a ellas, y hormigas y moscas comenzaban a acercarse a él("se juntaban a su alrededor", suena mejor, para no usar "comenzaban"). Ambas temían que se echara a perder, por lo que comenzaron(otra vez lo utilizas) a pelear entre ellas sin mediar palabra. (A esta parte podías sacarle más jugo, y en vez de contar, mostrar las acciones. Se miraron con rabia, Nasha se levantó para atacar a Amara, pero esta reaccionó rápido y atacó también... algo por el estilo.)

—¡No te creas que me das miedo porque digan que eres la más fuerte! A mi lado, eres una enana.(sin punto, porque viene un dichendi, y dejando el espacio antes de la raya)—dijo Nasha mientras intentaba encajar golpes a su rival.
—¡Mientras tú hacías el vago, la enana entrenaba!(falta espacio)¡Soy más fuerte que tú, estúpida!—Contestó(Y con minúscula, porque es dichendi.) Amara mientras golpeaba a su enemiga.

Nasha estaba llevándose más golpes, pero estaba(repetición de verbo muy usado. Este segundo puedes cambiarlo por "pero resistía") resistiendo muy bien la golpiza, y Amara también se estaba llevando algún golpe que otrosugiero: "Amara, en cambio, sorteó uno que otro golpe, aunque también recibió otros". Así no repites el recurso. No parecía que aquella pelea fuera a acabar rápido. Debido a su desventaja en el combate cuerpo a cuerpo, Nasha planeó una estrategía: tenía que llevarse a su contrincante al acantilado y hacerla caer. Si le salía bien, quedaría ensangrentada al despeñarse contra las rocas y finalmente caería en el río, donde su sangre atraería a las pirañas. Si le salía bien, se desharía de ella para siempre y parecería un accidente. Con tal estrategia, comenzó a retroceder y a poner cara de desesperación, para que su rival se confiase, y de ese modo llegaron a una zona alta, por debajo de la cual pasaba el río,(Punto) y ahora Nasha solo tenía que tirarla allí. La agarró de los cabellos y(coma mejor) le dió(sin tilde) un puñetazo en la cara,(sin tilde) y aprovechó el aturdimiento de Amara para intentar tirarla al río. Pero su rival, a continuación, le propinó una lluvia del golpes que fue demasiado para ella,(dos puntos) que la soltó y terminó cayendo al río. Nasha se protegió la cabeza con los brazos, y fue cayendo sobre las afiladas rocas del acantilado, magullando su cuerpo. Deseaba proferir los peores insultos y maldiciones, pero el dolor le impedía articular palabras coherentes. Finalmente cayó al río, y estaba demasiado herida como para salir nadando, pero al haberse protegido la cabeza, seguía consciente. Intentó mover los brazos y las piernas para salir del agua pero solo hizo torpes aleteos. Por lo menos antes de morir lanzaría la peor de las maldiciones.(Toda esta última escena me da la sensación de que ocurre en cámara lenta, y la siento extraña. Eso es porque la escena de la pelea viene mucho más rápida. Yo no pondría tanto detalle. Si dice que cayó al río, rebotando entre afiladas rocas, ya vemos la imágen. Luego, no tienes que explicar que porque se protegió la cabeza quedó consciente. Simplemente dices que Amara la escuchó gritar la maldición, y pensó que es terrible que las pirañas la devoren cuando aún no está consciente.)

—¡Amara, puta!¡Ojalá te violen!¡Ojalá tus hijos nazcan muertos!

Al ver la situación, Amara se llevó asustada la mano a la boca, y comenzó a vomitar bilis, que era lo único que tenía en su estómago al no haber comido desde el día anterior. A los pocos segundos, se desmayó debido a las fuertes emociones y a la falta de energía.

***

Tras una mañana en la que habían partido para cazar, los hermanos Aganju y Chane llevabancargaban un antílope muerto, con sus patas atadas a un palo largo, que llevaban juntos sosteniendosostenían cada uno de un extremo. De repente, al pasar por el río vieron un desagradable espectáculo: las pirañas se estaban comiendo a Nasha, una aldeana que conocían muy bien. Alarmados, dejaron su presa en el suelo y Aganju alargó el brazo, tomando el de Nasha y sacándola del agua. Al sacarlaYa sobre el cuerpo sobre la tierra observó que aquellos fieros peces habían devorado su vientre, y estaba condenada a morir.

«Aunque sea una mujer tan canalla, debo ayudarla. Va a morir, pero tengo que saber qué pasó», pensó Aganju mientras golpeaba su espalda para que escupiera agua y pudiera hablar. Nasha abrió su ojo derecho, pues el izquierdo había sido devorado,(para que no tenga un efecto demasiado Gore, puedes describir esto antes, cuando el chico ve que tiene heridas en la panza y que le falta un ojo) y miró a los dos cazadores de un modo lastimero.

—Ha... sido... A...ma...ra.

Dicho eso, apretó los dientes por el dolor que sentía. Mientras, Chane tocó el hombro de su hermano y señaló hacia arriba: Amara estaba al borde del abismo que estaba en frente del río, inconsciente(Esto también tienes que describirlo antes, cuando cuentas que Amara vomita y cae inconsciente, debes decir que quedó con medio cuerpo colgando en el abismo. Ahora, un detalle. Cuando Nasha cae, el río lleva una corriente que debió arrastrar el cuerpo de Nasha, hasta llegar a los muchachos. ¿Podrían ellos ver el cuerpo de Amara? A mi no se me hace muy verosímil, el agua corre rápido, y antes que la sacaran, al menos debió recorrer un buen tramo. Por otro lado, si ven a Amara, debieron ver también a Amara caer, ¿no? Podrías explicar que el cuerpo de Nasha quedó varado en la orilla, a pocos metros de donde cayó, y allí la encontraron los chicos, unos minutos después). Eso daba credibilidad a las palabras de Nasha. Aganju miró a la moribunda mujer con repugnancia. «Si Amara te tiró al río, es que algo le hiciste tú. Al menos no te daré muerte para aliviarte de la agonía, como haría si fuera ella la que estuviera en tu lugar». Ambos corrieron hacia donde Amara estaba, llevando de nuevo la carga del antílope. La encontraron llena de sangre y con señales de lucha en su cara. Sabiendo lo que sabían, su deber de aldeanos era capturarla, y eso harían aunque les pesara. Tras comprobar que respiraba y no tenía heridas mortales, Chane la reanimó zarandeandola por los hombros, y en cuanto abrió los ojos, la dejaron tranquila. Era obvio que no podía escapar, pues estaba claramente falta de energía. Aganju tomó la palabra

—Nasha está muriendo, si no ha muerto ya, pero antes nos dijo que tú la tiraste a las pirañas.
—¡Yo no quería que eso pasara!—exclamó ella, llena de temor—. Ella intentó robarme...
—Perdona que no quiera escucharte, pero me duele mucho tener que capturarte, y sabiendo lo que pasó me dolerá aún más, pues sé que Nasha era la maldad hecha mujer. No es la única que ha robado comida, pero ella disfruta haciendolo(tilde), siendo pequeña disfrutaba de abusar de niños más débiles que ella y sería mucho más capaz de matar que tú. Pero lo que sabemos es que ella te ha acusado de matarla tirándola al río, y tenemos que capturarte. (Haría un poco más natural esta línea, porque se nota que el escritor está intentando demostrarle al lector que Nasha era mala malísima.)

Amara conocía a Aganju. No era amigo suyo, y tenía un enorme sentido del deber y mucho interés por mantener el orden en la aldea. Chane, por otra parte, siembre tuvo su voluntad subordinada a su hermano, y era hombre de pocas palabras. Y aunque no estuviera tan agotada como estaba, ellos eran dos, y cualquiera de ellos era más fuerte que Nasha, por lo que decidió que si la iban a capturar, que fuera con dignidad, y con la misma dignidad moriría si decidían ejecutarla.

—Está bien, pero dadme un trozo de ese antílope aunque sea crudo, no como desde ayer, y vomité justo antes de desmayarme.

Los hermanos se miraron, y Chane cortó un trozo de carne, que se lo dió a Amara, quien lo comió con rapidez. Una vez hubo terminado, Aganju la inmovilizó y, mientras la sostenía contra el suelo, su hermano ataba sus pies de modo que pudiera dar pequeños pasos, pero no correr. Hecho esto, le ataron las manos por delante de tal modo que redujeran lo suficiente sus movimientos para no poder escapar, pero que pudiera llevarse comida a la boca. Así, podrían mantenerla atada hasta que fuera juzgada. Antes de emprender la marcha al pueblo, Chane fue a buscar los restos de Nasha como prueba inculpatoria, mientras Aganju limpiaba la cara y las piernas de Amara para que no llegara ensangrentada a la aldea. Aun con las manos atadas, Amara llevó el antílope con ayuda de Aganju, mientras Chane llevaba en un saco los restos de Nasha, que una vez los encontró, la vida ya se había escapado de aquel cuerpo.

Cuando llegaron al pueblo, todos quedaron sorprendidos al ver a Amara hecha presa(Hecha presa, es que se la van a comer XD  "Hecha prisionera" quisiste decir Wink ). Sus amigos se sintieron llenos de dolor, pero no podían acercarse a ella porque no estaba permitido acercarse a los presos hasta que eran introducidos en la choza donde se les custodiaba hasta el juicio. Aganju tomó los utensilios de Amara y los dejó en la choza donde ella vivía, mientras el pueblo miraba atónito la escena, y gritaban pidiendo explicaciones sobre lo sucedido.

—¡Callaos todos!—dijo Aganju molesto—. Aquí solo juzga el consejo de sabios. No tengo por qué daros explicaciones de nada. Si alguien se pone tonto, sabeis(tilde) que va a ser peor.

Dicho esto, Aganju vio entre las multitudes a los amigos de su prisionera, y supo que esto le haría enormemente impopular. Los dos hermanos aceleraron el paso y llevaron a su prisionera a la choza donde encerraban a los sospechosos de un delito castigado con pena de muerte. Hecho esto, no se dirigieron más a ella, y salieron de la habitación dejándola sola.

Sola, encerrada y atada, Amara comenzó a llorar: probablemente iba a morir etiquetada injustamente como asesina. Cuando se le secaron los ojos, pasó varias horas preguntándose qué se diría de este asunto en la aldea. También se preguntó cómo es que Nasha la había atacado, pues eso implicaba que ella sabía que le habían regalado comida. Kalule le dijo que había tenido mucho cuidado de que no le vieran, por tanto, quizá Nasha la vio alejarse del poblado con el saco cuando empezaba a caer la noche, y la siguió. Bien pensado, tampoco le resultaba lógico, pues era imposible que la hubiera seguido con tanto sigilo. Por tanto, Nasha debió de enterarse de algún modo de que le habían regalado comida, y al ver hacia donde se iba con intención de comerse el conejo, la adelantó por otro camino más largo, pero apresurándose más para esperarla agazapada. Y en cuanto pudo, la golpeó a traición. Eso significaba que Kalule había cometido algún error, y que Nasha era muy astuta. Cuando comenzó a caer la noche, vino alguien a visitarla.

—Hola, Amara.(falta espacio, y sin punto, porque "saludó" es un dichendi)—Saludó aquel hombre con la frialdad que le caracterizaba. Se trataba de Kibwe, su mejor amigo.
—¡Kibwe! Me alegro mucho de verte —dijo con sinceridad, pues cuando alguien está en una situación tan crítica es cuando más agradece los gestos de afecto—. Esperaba que vinieras a verme en un momento como este.
—Se está hablando mucho de esto, y tienes las de perder. Siempre has gozado de mejor fama que Nasha, pero no obstante, su padre y su tío son miembros influyentes en el consejo de sabios, y van a votar a favor de tu ejecución. Además, lo único que sabemos por el momento es el testimonio de Aganju y Chane, y es un testimonio que no te va a ayudar en absoluto.
—Van a matarme...
—Probablemente, pero hasta que llegue el momento aún hay esperanza. Ahora, quiero oir(tilde) tu versión.
—Gracias, sabía que puedo confiar en tí. Kalule me regaló un conejo, y fui a comermelo a solas, de noche. Pensaba freirlo pero Nasha me atacó para quitarmelo...durante la pelea, ella cayó al río y...
—¿Pero cómo se la comieron tan rápido?
—Ella sangró mucho al despeñarse contra las rocas.
—Comprendo. Te creo, pero dificilmente(tilde) te va a ayudar tu versión. Escucha(espacio)—y aquí bajó la voz para evitar problemas si le oían los guardias—, tus amigos desábamos(error de tipeo, te comiste una "e") ayudarte a escapar, pero nos ha sido imposible. Queríamos poner hierbas del sueño en los cántaros de agua que los guardias usan para beber. Entonces se quedarían dormidos, te desataría y podrías salir corriendo del pueblo. Respecto a los encargados de hacer guardia hoy para que no ataquen el pueblo, también les echaríamos hierbas en su agua. Podrías huir y nadie sabría que te ayudamos, porque los guardias se habrían quedado dormidos y no habrían visto nada, y Kalule y Kwame los reemplazarían escondidos en los árboles más cercanos a la entrada de la aldea para mantener protegida la aldea. Lamentablemente el plan es imposible. Saben que somos tus amigos y no nos quitan el ojo de encima. Lamentamos haberte fallado.
—Ese plan sería una locura—dijo en voz baja para que no la oyeran—(falta punto y espacio)Sola en la selva moriré en cuestión de tiempo, por lo que solo retrasaríais mi muerte. Os jugaríais mucho solo para conseguir muy poco. De todos modos, te doy las gracias por tu intención, y me despido de tí. Hemos luchado muchas veces y me has enseñado mucho. Y siempre me has ayudado en los momentos difíciles. Lo he pasado muy bien contigo y es una pena que quizá no volvamos a vernos, pero siempre te recordaré.(Este parlamento está un poco largo, podrías interrumpirlo para describir algún gesto, o la angustia en el rostro de Amara.)
—Sé que quieres a tu gente, pero aquí no has sido feliz, y una parte de ti ha anhelado huir siempre. Odias la guerra y el hambre, y has vivido con miedo y sin esperanza. Lamento mucho que las cosas hayan sido así. Te merecías ser feliz y no has podido serlo.

A Amara le sorprendió lo bien que la conocía su amigo, pues describió muy bien sus sentimientos. Sus palabras eran muy duras, pero ella estaba acostumbrada a su falta de tacto: él decía las cosas como las pensaba, aunque resultaran dolorosas. En esos momentos fue cuando entraron los guardias.

—Se acabó la visita, es hora de juzgarla.

Kibwe asintió. Se volvió hacia ella, la abrazó, y antes de separarse le susurró: «Suerte. Estaré allí para defenderte, y como yo, muchos». Tras soltarla, se alejó con paso rápido. Los guardias tomaron a Amara de los brazos y la sacaron de la choza.
"Y rasgaré el velo que separa a mi reino del mundo en que habitan los hombres"[Imagen: fantasybook2.png]
Responder
#5
Esta versión tiene unas cuantas mejoras (como que el plan de Nasha no sea esa cosa absurda de asesinar a su hijo), pero luego tiene cosas peores, como que en cuatro diálogos diferentes, los personajes dicen cosas que en un diálogo real no comentarían sólo para explicar cosas al lector. Llegas al punto de que en uno de esos diálogos tienes a Kibwe explicando a Amara como es ella, cuando: 1º eso ella debería saberlo ya, y 2º incluso aunque esté bien hacer diálogos así para explicar cosas al lector, la personalidad de un personaje no se tiene que contar, se tiene que ir mostrando con sus actos y maneras de relacionarse con los demás.



Tras una mañana de trabajo, Amara regresaba a su aldea, portando dos pesados cuencos [¿por qué cuencos? si es agua algo tipo cántaro tendría más sentido para evitar que se derrame y para frutas u otros alimentos, una cesta seguramente pesará menos (y será más resistente si resulta que el cuenco es de arcilla)] con provisiones para abastecer al pueblo: uno relleno de frutas, y otro relleno de agua. Las otras mujeres realizaban el mismo trabajo que  
ella, pero quedaban muy rezagadas en el camino, ya que era difícil para ellas seguir el ritmo de Amara. De vez en cuando las esperaba, pero aquel día no le apetecía en absoluto hablar con ellas. Mientras seguía su camino, oyó como la llamó una voz infantil.

—¡Amara!

Tras girarse, vio que quien la llamaba era Karie, una niña que parecía admirar mucho a Amara. Aunque a ella no le gustaban los niños, no podía dejar de sentir cierta simpatía por Karie. Se paró para que la niña,que llegaba corriendo y se la veía algo fatigada, se acercara.

—Hola, pequeña—dijo sonriendo levemente.
—¡Eres muy fuerte! Ni mi madre ni las demás pueden alcanzarte nunca. Yo misma me ha cansado al venir hasta aquí, y solo llevo una bolsa pequeña.
—Supongo que así es mejor para vosotras también. Así podéis criticarme [falta espacio]—comentó ella intentando decir algo gracioso, pero sin mostrar más efusividad que la leve sonrisa que dedicaba a Karie.
—¡Eso no suele ocurrir! En general, siempre se comenta tu fuerza. La que más suele hablar mal de ti es Nasha. Dice que solo las dejas detrás para hacerte la chula. Que eres una marimacho [obviando que marimacho es demasiado moderno para que suene bien en este contexto, ¿qué sabemos de esta sociedad para que ser una marimacho sea algo malo?] , y que como eres tan fea, vas a morir sola. [toda esta conversación sólo sirve para explicar al lector algo (en este caso que las mujeres, en especial Nasha, critican a Amara), pero dentro de la historia no queda natural; tal y como está escrito, por mucho que digas que intenta decir algo gracioso, está culpando a una cría de algo que hacen las mujeres adultas (y seguramente sabe de sobras que no todas)]

Amara se esperaba todo aquello, siendo que ella y Nasha se conocían desde pequeñas. En cualquier caso le resultaba curioso que de Nasha, cuyo tamaño rozaba el gigantismo, osara meterse con el aspecto físico de otra mujer.
Bueno, que diga lo que quiera. [no puedes poner esto cuando la conversación anterior iba de ella siendo sarcástica con una niña, acerca de como las otras la critican]

Karie dejó de hablar con ella al oir la voz de su madre llamándola. Entonces, al percatarse de que las demás mujeres se aproximaban, Amara siguió su camino. Tras dejar su carga donde correspondía, entró en su choza. Otros días prefería tirar con su arco o luchar contra sus amigos, pero ese día se encontraba especialmente sensible por los recuerdos del pasado, pues resultaba muy duro para ella que sus dos padres hubieran sido asesinados hace años en la guerra que su aldea mantenía con las tribus cercanas. [¿por qué? ¿Es el aniversario de su muerte?, ¿ha visto algo que le recuerde a ellos? Sin una respuesta a esas preguntas, todo esto es simplemente relleno para decir que es huérfana. Pero como ya he dicho no sabemos nada de esta sociedad, y por si fuera poco tampoco sabemos nada de ella; ¿es anormal que la gente muera en la guerra?, ¿ella en esa época era una niña?, ...] Se recostó contra una pared y dio rienda suelta a sus pensamientos íntimos. Estaba harta de una vida tan llena de sufrimiento; por mucha comida que se consiguiera siempre había escasez, lo que provocaba las guerras, razón por la cual ella vivía con el terror de ser asesinada, y también por la que acarreaba experiencias dolorosas sobre perder a aquellos a quienes amaba. Se veía a sí misma como una carga, pues ella era una boca más que alimentar en una zona donde había pocos recursos, y como recolectora de agua y frutas no realizaba una labor fundamental. De repente una voz le sacó de sus reflexiones:

—¡Hola Amara! Tengo algo para ti. —Se trataba de Kalule, uno de los amigos de Amara, que asomaba por la entrada.
—¡Hola!—dijo ella, alegrándose por la visita. Antes de poder continuar hablando, Kalule se adentró en su choza y retomó la palabra.
—Lo he traído escondido, ya que el hambre saca lo peor de nosotros, y podrían robármelo por el camino; así como te lo intentarán robar a ti si saben que lo tienes. [¿por qué le explica algo que ella ya sabe?] —Tras decir esto, abrió una pequeña bolsa que llevaba y sacó un conejo especialmente grande.
—Como ves, es bastante más gordo que la mayoría de los que solemos coger. ¡Espero que lo disfrutes! [esto tendría que ir seguido del diálogo anterior porque sigue siendo el mismo personaje]
—¡Gracias, muchas gracias! —Dijo ella dándole un abrazo—. Pero me parece mal comérmelo yo sola, si lo has cazado tú.
—¡No te preocupes! He cazado dos esta mañana del mismo tamaño; así que me parece justo que nos quedemos uno cada uno. [tantas explicaciones innecesarias que das, y obvias algo clave como: ¿por qué la fruta se reparte, pero la caza no?] Yo ya me voy, que tengo que volver a mis obligaciones. Seguiremos hablando más tranquilamente cuando tengamos un rato.
—¡Adiós, Kalule! ¡Y muchas gracias!

Ella estaba acostumbrada a pequeños detalles como este, pues sus amigos se portaban bien con ella, pero aún así siempre se conmovía en esas situaciones. [¿dónde vemos que se haya conmovido?] La alegría que ahora sentía estaba mezclada con ansiedad, pues sabía por una parte que debía comerlo cuanto antes para evitar que se echara a perder. Y por otra parte, sabía que tal como le había advertido su amigo, existía el riesgo de que alguien tratara de robárselo. Decidió, por tanto, que ahora lo desollaría tranquilamente, y cuando comenzara a caer la noche, iría a la orilla del río con el conejo guardado en un pequeño saco para ocultarlo a los ojos de los demás. Allí lo freiría y se lo comería en solitario. Las horas previas a que comenzara a oscurecer estuvo pegada a su futura cena, custodiándola con celo, pues aunque ella era más capaz de enumerar a aquellos que no se lo robarían nunca que aquellos que pudieran hacerlo, estos últimos no eran precisamente pocos, [esto no tiene sentido: o dice que hay más gente que no sería capaz de robar nunca, con lo cuál no debería tenerlo más fácil para enumerarle siendo más; o que estos son menos, y por ello es más capaz de enumerar a ese grupo, con lo que estos últimos no eran precisamente pocos sobra]  y la sola posibilidad de que eso ocurriera ya se le antojaba terrible. Cuando la luz del sol comenzaba a ocultarse, Amara salió de su choza con la pequeña bolsa donde guardaba su cena, un pequeño cuenco y dos pedernales, y comenzó a andar hacia el río apresuradamente. De repente, sintió como una rama gruesa [define gruesa. Si es gruesa de verdad y golpea tan fuerte como para partirse contra su cabeza, el daño sería mayor] se partía en su cabeza, y se desplomó llena de dolor. Apretó los dientes e intentó moverse, pero le dolía tanto la cabeza que le costaba realizar cualquier acción.

—Incluso a ti se te puede pillar desprevenida, Amara. ¡Gracias por el regalo, me lo comeré a tu salud!

Esa voz era inconfundible, y más con ese tono burlón: se trataba de Nasha. No podía consentir que, precisamente ella, le robara la comida. Después de que su ladrona cogiera su conejo y se alejara varios pasos de ella, Amara se incorporó. Le costaba mucho mantenerse de pie debido al dolor, pero corrió tras su enemiga, [es imposible. Acabas de decir que le costaba mantenerse de pie, no puede al momento ponerse a correr] que al oír los pasos, quedó estupefacta: no pensaba que pudiera mostrar algún vigor después de aquel golpe. Al volverse boquiabierta, recibió un puñetazo en la cara.

—¡Devuélveme mi comida!

Nasha era la única mujer del pueblo que quizá pudiera rivalizar en fuerza con Amara, especialmente ahora que ésta estaba en desventaja debido al fuerte dolor de su cabeza. No obstante, no pudo aprovecharse de esta ventaja debido a que quedó paralizada por la sorpresa y el miedo. Amara consiguió tirarla al suelo empujándola y haciendola caer al poner su pierna derecha tras los pies de su rival, y hecho esto, tomó una rama gruesa del suelo y se la partió en la cabeza, noqueándola. Una vez hecho esto, finalmente cayó inconsciente sobre el pecho de su rival, que yacía en el suelo. Le había costado mucho no desplomarse antes, pero el orgullo la había mantenido con fuerza. [esto me lo creería más con un lo hizo un mago]

***

Poco antes del amanecer, las dos mujeres recobraron el conocimiento. [¿a la vez? Mucha casualidad] Ambas estaban aturdidas y faltas de energía. Al incorporarse, se miraron con rabia. El conejo estaba junto a ellas, y hormigas y moscas comenzaban a acercarse a él. Ambas temían que se echara a perder, por lo que comenzaron a pelear entre ellas sin mediar palabra. [¡!]

—¡No te creas que me das miedo porque digan que eres la más fuerte! A mi lado, eres una enana.—dijo Nasha mientras intentaba encajar golpes a su rival.
—¡Mientras tú hacías el vago, la enana entrenaba!¡Soy más fuerte que tú, estúpida!—Contestó Amara mientras golpeaba a su enemiga.

Nasha estaba llevándose más golpes, pero estaba resistiendo muy bien la golpiza, y Amara también se estaba llevando algún golpe que otro. No parecía que aquella pelea fuera a acabar rápido. Debido a su desventaja en el combate cuerpo a cuerpo, Nasha planeó una estrategía: tenía que llevarse a su contrincante al acantilado y hacerla caer. Si le salía bien, quedaría ensangrentada al despeñarse contra las rocas y finalmente caería en el río, donde su sangre atraería a las pirañas. [Mira, te puedo comprar todo el rollo de que este mundo es fantástico y por tanto puede ser como a ti te da la gana. Pero lo que no voy a tragarme es que pretendas sacarme información vital para la trama así como así cuando te conviene. Y de hecho es una chorrada con una solución simple: por ejemplo en lugar de gastar un diálogo entre Amara y Karie para dar explicaciones al lector sobre como las mujeres se meten con la protagonista, puedes gastarlo en un diálogo en el que se profundice en la relación entre ambas y se saque este tema a relucir; Karie dice que se va a ir a bañar y Amara le responde preocupada que no lo haga porque hay pirañas en el río, o algo por el estilo] Si le salía bien, se desharía de ella para siempre y parecería un accidente. Con tal estrategia, comenzó a retroceder y a poner cara de desesperación, para que su rival se confiase, y de ese modo llegaron [¿cómo?] a una zona alta, por debajo de la cual pasaba el río, y ahora Nasha solo tenía que tirarla allí. La agarró de los cabellos y le dio un puñetazo en la cara, y aprovechó el aturdimiento de Amara para intentar tirarla al río. Pero su rival, a continuación, le propinó una lluvia del golpes que fue demasiado para ella, que la soltó y terminó cayendo al río. Nasha se protegió la cabeza con los brazos, y fue cayendo sobre las afiladas rocas del acantilado, magullando su cuerpo. Deseaba proferir los peores insultos y maldiciones, pero el dolor le impedía articular palabras coherentes. Finalmente cayó al río, y estaba demasiado herida como para salir nadando, pero al haberse protegido la cabeza, seguía consciente. Intentó mover los brazos y las piernas para salir del agua pero solo hizo torpes aleteos. Por lo menos antes de morir lanzaría la peor de las maldiciones:

—¡Amara, puta!¡Ojalá te violen!¡Ojalá tus hijos nazcan muertos! [¿Y la maldición? Primero, ojalá tiene sentido en nuestro mundo por una cuestión histórica y religiosa; pero en tu mundo ojalá no tiene (al menos que sepamos) ese valor que pretendes darle de servir como fórmula para maldecir/bendecir. Segundo, aunque podamos considerar que vale para tal acto, Nasha exclama dos maldiciones; ¿cuál es esa peor de las maldiciones?, supondré que es la segunda, acerca de los hijos, pero al tener la primera, lo que dice el narrador pierde sentido. Por último, menos relacionado con las maldiciones, ¿por qué puta?, volvemos a lo mismo: en nuestro mundo es un insulto que tiene sentido por una cierta connotación, ¿en esa sociedad acaso existe la prostitución para que sea algo existente? y de existir ¿es algo malo? Desconocemos todas esas cosas como para que un puta pueda parecer algo fuerte]

Al ver la situación, Amara se llevó asustada la mano a la boca, y comenzó a vomitar bilis, que era lo único que tenía en su estómago al no haber comido desde el día anterior. A los pocos segundos, se desmayó debido a las fuertes emociones y a la falta de energía. [demasiado casual que ocurra justo tras ver eso]

***

Tras una mañana en la que habían partido para cazar, los hermanos Aganju y Chane llevaban un antílope muerto, con sus patas atadas a un palo largo, que llevaban juntos sosteniendo cada uno un extremo. De repente, al pasar por el río vieron un desagradable espectáculo: las pirañas se estaban comiendo a Nasha, una aldeana que conocían muy bien. Alarmados, dejaron su presa en el suelo y Aganju alargó el brazo, tomando el de Nasha y sacándola del agua. Al sacarla observó que aquellos fieros peces habían devorado su vientre, y estaba condenada a morir.

«Aunque sea una mujer tan canalla, debo ayudarla. Va a morir, pero tengo que saber qué pasó», pensó Aganju mientras golpeaba su espalda para que escupiera agua y pudiera hablar [eso sirve con un atragantamiento simple, no cuando ha pasado horas tragando agua y llenándose los pulmones de agua]. Nasha abrió su ojo derecho, pues el izquierdo había sido devorado, y miró a los dos cazadores de un modo lastimero.

—Ha... sido... A...ma...ra.

Dicho eso, apretó los dientes por el dolor que sentía. Mientras, Chane tocó el hombro de su hermano y señaló hacia arriba: Amara estaba al borde del abismo que estaba en frente del río, inconsciente. Eso daba credibilidad a las palabras de Nasha. Aganju miró a la moribunda mujer con repugnancia. «Si Amara te tiró al río, es que algo le hiciste tú. Al menos no te daré muerte para aliviarte de la agonía, como haría si fuera ella la que estuviera en tu lugar». Ambos corrieron hacia donde Amara estaba, llevando de nuevo la carga del antílope [si tienen prisa por atraparla, esto no es el mejor método]. La encontraron llena de sangre y con señales de lucha en su cara. Sabiendo lo que sabían, su deber de aldeanos era capturarla [esto del deber de aldeanos suena a algo sacado de la chistera, porque no tiene ninguna lógica: deben atraparla porque ha cometido un delito, pero a la otra, aunque se afirma que debe ayudarla, la deja morir agonizando...] , y eso harían aunque les pesara. Tras comprobar que respiraba y no tenía heridas mortales, Chane la reanimó zarandeándola por los hombros, y en cuanto abrió los ojos, la dejaron tranquila. Era obvio que no podía escapar, pues estaba claramente falta de energía. Aganju tomó la palabra

—Nasha está muriendo, si no ha muerto ya, pero antes nos dijo que tú la tiraste a las pirañas.
—¡Yo no quería que eso pasara!—exclamó ella, llena de temor—. Ella intentó robarme...
—Perdona que no quiera escucharte, pero me duele mucho tener que capturarte, y sabiendo lo que pasó me dolerá aún más, pues sé que Nasha era la maldad hecha mujer. No es la única que ha robado comida, pero ella disfruta haciéndolo, siendo pequeña disfrutaba de abusar de niños más débiles que ella y sería mucho más capaz de matar que tú. Pero lo que sabemos es que ella te ha acusado de matarla tirándola al río, y tenemos que capturarte. [¿por qué le está hablando al lector? En serio, si esto fuera una película, este diálogo me parecería correcto si ocurriera mientras el personaje se gira y mira directamente a cámara; quita todo lo que va después de mujer. Además, sigo queriendo saber porque tienen que capturarla, queda claro que están al borde de montar una fiesta por la muerte de Nasha y que eso de su deber es algo completamente subjetivo]

Amara conocía a Aganju. No era amigo suyo, y tenía un enorme sentido del deber [no lo tiene, por mucho que el narrador pretenda venderme que sí] y mucho interés por mantener el orden en la aldea. Chane, por otra parte, siembre tuvo su voluntad subordinada a su hermano, y era hombre de pocas palabras. Y aunque no estuviera tan agotada como estaba, ellos eran dos, y cualquiera de ellos era más fuerte que Nasha, por lo que decidió que si la iban a capturar, que fuera con dignidad, y con la misma dignidad moriría si decidían ejecutarla.

—Está bien, pero dadme un trozo de ese antílope aunque sea crudo, no como desde ayer, y vomité justo antes de desmayarme.

Los hermanos se miraron, y Chane cortó un trozo de carne, que se lo dió a Amara, quien lo comió con rapidez. Una vez hubo terminado, Aganju la inmovilizó y, mientras la sostenía contra el suelo, su hermano ataba sus pies de modo que pudiera dar pequeños pasos, pero no correr. [pero si han visto que está agotada... Que esto lo hagan luego cuando esté en la prisión pues tiene sentido, pero ahora es una bobada] Hecho esto, le ataron las manos por delante de tal modo que redujeran lo suficiente sus movimientos para no poder escapar, pero que pudiera llevarse comida a la boca. Así, podrían mantenerla atada hasta que fuera juzgada. Antes de emprender la marcha al pueblo, Chane fue a buscar los restos de Nasha como prueba inculpatoria, mientras Aganju limpiaba la cara y las piernas de Amara para que no llegara ensangrentada a la aldea. Aun con las manos atadas, Amara llevó el antílope con ayuda de Aganju, mientras Chane llevaba en un saco los restos de Nasha, que una vez los encontró, la vida ya se había escapado de aquel cuerpo.

Cuando llegaron al pueblo, todos quedaron sorprendidos al ver a Amara hecha presa. Sus amigos se sintieron llenos de dolor, pero no podían acercarse a ella porque no estaba permitido acercarse a los presos hasta que eran introducidos en la choza donde se les custodiaba hasta el juicio. Aganju tomó los utensilios de Amara y los dejó en la choza donde ella vivía, mientras el pueblo miraba atónito la escena, y gritaban pidiendo explicaciones sobre lo sucedido.

—¡Callaos todos!—dijo Aganju molesto—. Aquí solo juzga el consejo de sabios. No tengo por qué daros explicaciones de nada. Si alguien se pone tonto, sabeis que va a ser peor.

Dicho esto, Aganju vio entre las multitudes a los amigos de su prisionera, y supo que esto le haría enormemente impopular. Los dos hermanos aceleraron el paso y llevaron a su prisionera a la choza donde encerraban a los sospechosos de un delito castigado con pena de muerte. Hecho esto, no se dirigieron más a ella, y salieron de la habitación dejándola sola.

Sola, encerrada y atada, Amara comenzó a llorar: probablemente iba a morir etiquetada injustamente como asesina. Cuando se le secaron los ojos, pasó varias horas preguntándose qué se diría de este asunto en la aldea. También se preguntó cómo es que Nasha la había atacado, pues eso implicaba que ella sabía que le habían regalado comida. Kalule le dijo que había tenido mucho cuidado de que no le vieran, por tanto, quizá Nasha la vio alejarse del poblado con el saco cuando empezaba a caer la noche, y la siguió. Bien pensado, tampoco le resultaba lógico, pues era imposible que la hubiera seguido con tanto sigilo. Por tanto, Nasha debió de enterarse de algún modo de que le habían regalado comida, y al ver hacia donde se iba con intención de comerse el conejo, la adelantó por otro camino más largo, pero apresurándose más para esperarla agazapada. Y en cuanto pudo, la golpeó a traición. Eso significaba que Kalule había cometido algún error, y que Nasha era muy astuta. Cuando comenzó a caer la noche, vino alguien a visitarla.

—Hola, Amara.—Saludó aquel hombre con la frialdad que le caracterizaba [esto funciona si has descrito primero a tal hombre]. Se trataba de Kibwe, su mejor amigo.
—¡Kibwe! Me alegro mucho de verte —dijo con sinceridad, pues cuando alguien está en una situación tan crítica es cuando más agradece los gestos de afecto—. Esperaba que vinieras a verme en un momento como este.
—Se está hablando mucho de esto, y tienes las de perder. Siempre has gozado de mejor fama que Nasha, pero no obstante, su padre y su tío son miembros influyentes en el consejo de sabios, y van a votar a favor de tu ejecución. Además, lo único que sabemos por el momento es el testimonio de Aganju y Chane, y es un testimonio que no te va a ayudar en absoluto.
—Van a matarme...
—Probablemente, pero hasta que llegue el momento aún hay esperanza. Ahora, quiero oir tu versión.
—Gracias, sabía que puedo confiar en ti. Kalule me regaló un conejo, y fui a comérmelo a solas, de noche. Pensaba freírlo pero Nasha me atacó para quitármelo...durante la pelea, ella cayó al río y...
—¿Pero cómo se la comieron tan rápido?
—Ella sangró mucho al despeñarse contra las rocas.
—Comprendo. Te creo, pero difícilmente te va a ayudar tu versión. Escucha—y aquí bajó la voz para evitar problemas si le oían los guardias—, tus amigos deseábamos ayudarte a escapar, pero nos ha sido imposible. Queríamos poner hierbas del sueño en los cántaros de agua que los guardias usan para beber. Entonces se quedarían dormidos, te desataría y podrías salir corriendo del pueblo. Respecto a los encargados de hacer guardia hoy para que no ataquen el pueblo, también les echaríamos hierbas en su agua. Podrías huir y nadie sabría que te ayudamos, porque los guardias se habrían quedado dormidos y no habrían visto nada, y Kalule y Kwame los reemplazarían escondidos en los árboles más cercanos a la entrada de la aldea para mantener protegida la aldea. Lamentablemente el plan es imposible. [¡deja de romper la cuarta pared! Esto no tienen ningún sentido en la historia, podría valer si ese fuera a ser el plan, pero es una tontería explicarle con detalles un plan que no van a llevar a cabo. Parece que esa idea te hubiera gustado mucho en la anterior versión y quisieras meterla sí o sí aunque te hubieran explicado los problemas que tenía] Saben que somos tus amigos y no nos quitan el ojo de encima. Lamentamos haberte fallado.
—Ese plan sería una locura—dijo en voz baja para que no la oyeran—Sola en la selva moriré en cuestión de tiempo, por lo que solo retrasaríais mi muerte. [si piensa eso, ¿qué se supone que esperaba antes, cuando lamentaba la mala vida que tiene y se consideraba una carga en la aldea y demás?] Os jugaríais mucho solo para conseguir muy poco. De todos modos, te doy las gracias por tu intención, y me despido de ti. Hemos luchado muchas veces y me has enseñado mucho. Y siempre me has ayudado en los momentos difíciles. Lo he pasado muy bien contigo y es una pena que quizá no volvamos a vernos, pero siempre te recordaré.
Sé que quieres a tu gente, pero aquí no has sido feliz, y una parte de ti ha anhelado huir siempre. Odias la guerra y el hambre, y has vivido con miedo y sin esperanza. [deja de explicar cosas al lector. Y si quieres hacerlo, que los personajes se dirijan directamente al lector] Lamento mucho que las cosas hayan sido así. Te merecías ser feliz y no has podido serlo.

A Amara le sorprendió lo bien que la conocía su amigo, pues describió muy bien sus sentimientos. Sus palabras eran muy duras, pero ella estaba acostumbrada a su falta de tacto: él decía las cosas como las pensaba, aunque resultaran dolorosas. En esos momentos fue cuando entraron los guardias.

—Se acabó la visita, es hora de juzgarla.

Kibwe asintió. Se volvió hacia ella, la abrazó, y antes de separarse le susurró: «Suerte. Estaré allí para defenderte, y como yo, muchos». Tras soltarla, se alejó con paso rápido. Los guardias tomaron a Amara de los brazos y la sacaron de la choza.
Responder
#6
Gracias a los dos por vuestros comentarios. No tengo mucho tiempo para contestar todo a fondo, pero haré unas preguntas a JP:

1->Sobre el uso de la palabra marimacho: respecto a que es demasiado moderna, los personajes están hablando todo el tiempo como españoles del siglo XXI, aunque vivan como humanos prehistóricos. ¿Por qué quejarse justo de esa palabra y no de otras? ¿De donde sacas que marimacho es una palabra moderna? ¿A partir de qué siglo se comenzó a usar esa palabra?¿A partir de qué siglo una palabra es moderna? Sobre qué tiene de malo ser una marimacho en esa sociedad: vemos que hay división por sexos, en el trabajo, que Amara es más fuerte que las otras mujeres y se menciona que le gusta luchar y pelear con los hombres. Los diferentes en todas las sociedades tienen gente que los discrimina, y eso el lector lo sabe. Por tanto, incluso aunque Amara sea apreciada allí es esperable que por ser diferente a otras mujeres y hacer cosas de hombres, alguien la critique. Además en el pueblo de Amara han evolucionado poco culturalmente, pero en mi mundo la humanidad hace siglos que existe y habrán habido otras mujeres como Amara antes en esas mismas sociedades, por lo que se pudo acuñar el término marimacho.
2->No he hablado de que las otras mujeres critiquen a Amara. Solo lo hace Nasha y no veo por qué dices que no puedo poner "bueno, que diga lo que quiera". Lo de que sea sarcástica antes no veo que relación tiene con no poder poner ahora lo de "que diga lo que quiera"
3->¿realmente se necesita una razón para estar especialmente sensible por algo? Yo lo estoy muchas veces sin motivo aparente...me vienen recuerdos a la cabeza de cosas tristes sin que sea un aniversario de nada, y supongo que como a mí, a muchos lectores. Por tanto no verán raro que Amara esté sensible ese día. Sobre si es habitual que la gente muera en la guerra, se da a entender en ese párrafo, y sobre si ella era una niña o no, no viene a cuento. En ese fragmento solo deseo hacer saber al lector que Amara tiene esos traumas psicológicos que influyen en su cosmovisión. ¿Lo consigo? En caso afirmativo ¿qué hay de malo? Ciertamente el lector no sabe nada de esa sociedad, pero no creo que le tenga que dar desde el inicio la información completa de esa sociedad...basta con que lo que voy contando sea verosímil. Creo que solo se me puede señalar que cometo errores cuando algo de lo escrito sea inverosimil.
4->Lo de por qué la fruta se reparte pero la caza no: se reparte la caza mayor, la menor es para el que lo caza. Esto lo sé porque soy el autor pero no he visto como explicarlo sin saltarme el "muestra, no cuentes". Lo de que ha cazado dos no es explicación innecesaria, pues lo dice para convencerla de que acepte el conejo.
5->Vemos que ella se conmueve al abrazarle cuando le da las gracias con efusividad
6->Sobre "lo hizo un mago", aquí tuve mucha dificultad. Alerya me dijo que Amara tiene la cabeza muy dura y que un golpe así puede matar a una persona normal. Yo decidí mantener esto tras pensarlo porque pienso que dado que viven sin apenas tecnologías, no pueden usar una sierra, por lo que Nasha tuvo que pillar una rama de un arbol enfermo o muerto, ya que a un árbol sano no se le puede arrancar una rama gruesa porque su madera es fuerte. Por tanto, Nasha cogería una rama de un árbol en mal estado, que ella calculara lo suficientemente robusta para noquear a Amara. Lo de que el orgullo la mantiene en pie hasta que al final se desmaya: si una mujer en una situación límite levantó un coche para salvar a su padre (salió en una noticia de BBC), y otra un tronco de 250kg para salvar a su hijo (salió en La Sexta), ¿Amara no va a a poder aguantar unos segundos peleando antes de desmayarse después de padecer ese golpe? Otra cosa, ¿por qué no van a recobrar el conocimiento a la vez si cayeron con unos segundos de diferencia?
7->Sí, metí las pirañas porque me convenía. ¿Qué tiene de malo meter información vital sobre mi mundo cuando conviene a la trama? Antes era irrelevante hablar de si hubiera pirañas o no y tampoco venía a cuento, pero ahora esos fieros peces entran en la trama cuando a Nasha se le ocurre usarlos y viene a cuento mencionarlo. ¿Donde está lo malo?
8->El uso de la palabra puta: es verosimil que en una sociedad así exista la prostitución, ya que con el hambre que pasan es esperable que alguna mujer cambie recursos por sexo. Es esperable que eso sea mal visto independientemente de las creencias religiosas, por motivos relacionados con la competencia sexual y la economía (si una mujer recibe más comida que las demás porque ofrece sexo a cambio, aquellas que no lo hagan porque les parezca una actividad repugnante comerán menos. Además los hombres podrían perder, aunque sea parcialmente, el interés en los rituales de cortejo y seducción, pudiendo ir a cazar y llevarle comida a la prostituta. Eso tampoco será muy agradable para las mujeres que no quieran usar el sexo como moneda de cambio. A su vez, esas mujeres que se vean perjudicadas por la competencia de las prostitutas tienen familiares varones, que podrían ponerse contra la prostitución al ver que va contra los intereses de las mujeres que aman). Por todo eso, es verosimil que Nasha use "puta" como insulto.
9->Lo de "ojalá", viene del árabe "dios lo quiera", sí. Pero hoy día significa "deseo que ocurra esto", y está despojado de su significado original religioso, y hay ateos que lo dicen. Mis personajes hablan español del siglo XXI (donde ojalá ya no tiene significado religioso). Si tengo que mirar la etimología de cada palabra quizá tuviera que reducir mucho el vocabulario
10->Ciertamente, basta con que Aganju diga todo lo que dice hasta "mujer". No obstante, me parece verosimil que diga todo eso, pues desea dejarle claro lo que piensa él de Amara y de Nasha, pero que el deber está por encima de sus preferencias personales. Aganju va a detener a una chica indefensa y asustada, que él personalmente piensa que no ha hecho nada malo, en base a una denuncia hecha por alguien a quien él considera una psicópata. Es normal que esto sea doloroso para él y gaste explicaciones para darle a entender a Amara que él la apoya moralmente.
11->¿por qué dices que Aganju no tiene sentido del deber? Afirmaciones como esa se han de argumentar. Dices que no sabes por qué tienen que capturarla. Recapitulemos: Nasha, en su lecho de muerte, ha acusado a Amara de matarla. La única información que tienen es esa y es verosímil en tanto que ven el cuerpo inconsciente de Amara cerca. Allí el asesinato es un delito, y los acusados de asesinato han de ser capturados y juzgados. En un pueblo paleolítico no hay policía y por tanto el deber de capturar a los acusados de delitos han de ser los guerreros/cazadores, que son el brazo fuerte en esa sociedad. Por tanto, el deber de Aganju es capturar a Amara.
12->¿cómo explicarías que Kibwe dijo "Hola Amara" a secas porque es un tipo muy frío?
13->No es que me gustara el plan de fuga. Lo he añadido para dar a entender que sus amigos la quieren, y por eso pensaron en ayudarla a escapar aunque fuera dando inútiles palos de ciego ya que no contaban con un buen plan.
14->No tiene nada que ver que Amara se vea una carga con que se vea incapaz de sobrevivir sola en la selva.
15-> Es absurdo que un personaje se dirija al lector, salvo en una obra de humor absurdo. Tiene sentido que Kibwe diga lo que dice al final, pues piensa que Amara va a morir y ha tenido una vida infeliz...y como es algo que le da una pena honda, y a la vez no sabe ser diplomático lo suelta tal cual, aunque no sea el mejor momento de decirselo. Él siente la necesidad de decirle "ojalá hubieras tenido una vida mejor", y se lo dice a su manera.

Varios de los puntos que me señalas es porque los personajes hablan para explicar cosas a los lectores. Yo pienso que eso no es malo si las frases que dice el personaje son verosímiles en el contexto de la situación narrada. En cada momento que me lo has señalado he explicado por qué creo que es verosimil que el personaje diga lo que dice. Tendrás que explicarme:

A) por qué no tengo que poner a un personaje diciendo datos que deseo que el lector conozca, aunque sus líneas de diálogo sean verosímiles
B) por qué las líneas de diálogo de este texto son inverosímiles cuando tienen la función de dar información al lector sobre determinados datos

Saludos
Responder
#7
1. Sí y no, hablan como gente del siglo XXI pero que yo recuerde, no he visto otras expresiones modernas (y ojo que marimacho es una expresión que tiene más de cien años; pero sigue sonando para mía como un insulto demasiado moderno). El resto del texto, para lo que pretende ser (una historia de fantasía juvenil) no me saca de la historia. Vuelves a hacerlo, ya sabes, eso de hablar del lector sobre algo que no haría o que entendería de otra manera, como si yo no fuera el lector en este momento (y sí, no puedes contentar a todos los lectores, pero responder así es un poco absurdo); pero bueno, volviendo a las preguntas: no tengo porque entender que ella (siendo tan fuerte y por tanto debo entender que útil a la par que sana) sea discriminada, puedo comprar que haya gente mala que lo haga pero que sea algo generalizado (como se da a entender en el diálogo), no. Y tú puedes usar las palabras y expresiones que quieras; más adelante usas ojalá, que no tiene ningún sentido sin una cultura islámica, pero no me saca tanto de la lectura porque es una palabra a la que veo un uso más extendido y también entiendo que un equivalente (espero que los dioses/espíritus tal o en nombre de los dioses/espíritus) complicaría las cosas.

2. Supongo que así es mejor para vosotras también. Así podeis criticarme. Literalmente dice eso el personaje; con respecto al resto de tu pregunta, ya está en mi comentario explicado.

3. En el mundo real no, en una novela o relato, en la que las cosas no ocurren porque sí, sino porque el autor ha decidido que así sea, pues sí, hace falta; más en este caso en el que eso no aporta nada a la narración, más allá de información para el lector. Que fuera una niña o no claro que viene a cuento, para empezar porque en todo el texto no se deja clara la edad de Amara, ¿es una adolescente que hace elecciones acordes a su edad?, ¿una mujer que debería empezar a ser menos impulsiva?

Para mí no consigues mostrar ninguna cosmovisión, porque esa información no afecta en nada de lo que ocurre en la trama ni con el personaje; sí, a continuación reflexiona que se siente una carga, pero ¿y qué?, luego cuando hablan de que querían ayudarla a huir a la selva dice que no sobreviviría, así que ¿a dónde quieres llegar?

4. Pero no puedes soltar que no lo has puesto porque no sabías mostrarlo en lugar de contarlo, cuando en todo el texto no te has cortado de explicar información que no aporta nada realmente.

5. Lo ves tú; yo me reafirmo, ¿dónde tengo que ver eso en este diálogo: —¡Adiós, Kalule! ¡Y muchas gracias!?

6. La diferencia es que en esos casos, esas proezas son debidas a la adrenalina; ¿puede ella soltar adrenalina después del golpe? seguramente, pero veo más plausible que se haya quedado, en el mejor de los casos, aturdida. Sobre lo de recobrar el conocimiento a la vez, además de por lo que he dicho de que en literatura las cosas no ocurren porque sí, las heridas, aunque similares, no son iguales; ambas son golpeadas en la cabeza, pero una es noqueada directamente, la otra no, tampoco son golpeadas en la misma zona (se entiende que Amara es atacada a traición desde detrás, en cambio por la manera en la que cae Nasha, o le golpea por delante o a uno de los lados de la cabeza).

7. Pues que es un Deus ex (o según si consideras que es un problema para la protagonista, un Diabolus ex); me parecía que era algo evidente.

8. Pero una sociedad de ese tipo probablemente evolucione de manera en que un oficio de ese tipo complemente el resto de la sociedad; una mujer que no se le den bien el resto de oficios, usaría su cuerpo para aliviar sexualmente al resto de la aldea, igual que si alguien es débil pero listo, no se hará soldado, sino que dedicará a ganarse la vida con su inteligencia. De hecho hay sociedades donde la prostitución no sólo estaba bien vista sino que tenía un componente mítico-religioso. Pero por lo que entiendo de tu explicación, puta no ofende en ese mundo como ofendería aquí porque no parece atacar a la mujer en el sentido de lo sucia que puede estar por sus actos, sino por lo inútil que es al no poder ganarse el pan de otra manera; podría ser una forma de darle la vuelta a un insulto y que funcione, pero si es así como lo planteas, hay un problema, que Amara no es tal inútil, y Nasha lo sabe; y no es como si ella se hubiera dedicado a soltar insultos y cosas al azar mientras era devorada, sino que ha dicho tres cosas concretas que parecen haber sido pensadas antes de que salieran de su boca.

9. Hay muchos ateos que dicen por Dios, como una expresión al igual que Jesús cuando estornuda alguien; eso no significa que hayan perdido tal sentido religioso, igual que tampoco lo ha hecho ojalá. Otra cosa es que con las expresiones cristianas parezca distinto porque tiene una gran influencia en nuestra sociedad. Igualmente, dije que aun validando esa elección por una cuestión de simplificar expresiones, el narrador explícitamente habla de una maldición como la peor de ellas, y luego el personaje exclama dos maldiciones.

10. Hay maneras de decirlo sin que parezca que el personaje me esté mirando mientras recita ese diálogo.

11. Lo he argumentado ya; en todo caso argumenta tú que es ese sentido del deber, porque claramente es algo subjetivo que va en función de lo que le apetezca al personaje. Porque sí, su deber será capturar a alguien acusado de criminal, ¿pero no socorrer a un herido, o acabar con el sufrimiento de un moribundo sólo porque le cae mal?, más cuando claramente piensa que debe ayudarla, ¿qué ayuda le ha ofrecido?, ¿hacerle toser el agua? ¡La ha dejado morir agonizando!

12. El problema es que hables de aquel hombre, cuando lo más parecido a mencionar su aparición es mencionar a alguien.

13. Pero no necesitan explicarle todo un plan que no van a llevar a cabo. En su lugar puede darle ánimos de verdad para el juicio.

14. Tiene que ver en el punto de que decir que se siente una carga no ha aportado nada al personaje en todo este fragmento, y la idea de que pudieran dejarla en la selva debería aliviarla porque dejaría de serlo.

15. Más absurdo es que en tu texto haya cuatro diálogos donde un personaje dice a otro algo que ambos saben sólo para que lo sepa el lector...

Puede decir simplemente eso ojalá hubieras tenido una vida mejor...


Claro que puedes aprovechar un diálogo para decir información al lector a través de la conversación entre dos o más personajes, pero tú lo has dicho: si las frases son verosímiles. Aquí no lo son.

A) Porque no son verosímiles.
B) Porque un diálogo no está para explicar cosas al lector, está para que más de un personaje interaccione; si resulta que en esa interacción puedes informar de cosas al lector pues mejor, pero tienen que ser diálogos naturales, por ejemplo que Kalule para explicar que la gente roba por hambre le diga: recuerda como me peleé con X por aquel jabalí, el pobre estaba tan hambriento que quiso rajarme con su cuchillo (o algo por el estilo).

En el ejemplo, un personaje cuenta a otro algo que ya sabe, pero así funcionan las anécdotas, la gente se las vuelve a contar de vez en cuando y es natural; además de que enriquecen a los personajes y a su entorno.
Responder
#8
1-> Dices:

Cita:no tengo porque entender que ella (siendo tan fuerte y por tanto debo entender que útil a la par que sana) sea discriminada, puedo comprar que haya gente mala que lo haga pero que sea algo generalizado (como se da a entender en el diálogo), no

En el diálogo lo que se da a entender es justo lo que tú puedes comprar y no otra cosa. Repasemos el texto:

Cita:—(...)Así podeis criticarme.(...)
—¡Eso no suele ocurrir! En general, siempre se comenta tu fuerza. La que más suele hablar mal de tí es Nasha. Dice que solo las dejas detrás para hacerte la chula. Que eres una marimacho(...)

O sea, no es algo generalizado, ya no que la llamen marimacho, sino algo más vago y menos específico como criticarla (Karie dice que no suele ocurrir que las otras mujeres la critiquen), y la que dice que es una marimacho es precisamente mala.

Ni en el texto ni en mi respuesta hacia tí he dicho nada que de a entender que Amara es discriminada de un modo generalizado.

2->literalmente eso dice el personaje, pero de "así podeis criticarme" no se sigue que la critiquen habitualmente. El mismo texto dice que Amara dijo eso tratando de decir algo gracioso, así que te has tomado en serio un comentario que ella no dijo en serio. Ella hace el mismo tipo de broma que el que se va al trabajo y le dice a su mujer: "me voy para que puedas quedar con tu amante", cuando lo dice de modo jocoso y ni piensa que tiene amante.
3->en el siguiente capítulo se dirá la edad (aproximada) de Amara, así que no tenía por qué revelarlo ahora. Sobre la tristeza de Amara, sigo pensando que para el lector es verosimil que alguien esté especialmente sensible por recuerdos del pasado que le vienen sin que sea un aniversario o cualquier motivo aparente. Un autor ha de evitar lo inverosimil, y por eso se ha de evitar el Deus ex Machina. En la vida real puede ocurrir que alguien se salve de casualidad, pero no es probable, y por eso es inverosimil. En cambio, entra dentro de lo verosimil que ella esté triste justo ese día. No puedo poner que sea un aniversario porque en el pueblo de Amara son lo bastante incultos para no tener apenas medida de tiempo (tampoco se sabe la edad exacta de Amara), pero es evidente que si matan a los padres de una cavernícola que solo sabe lo que es el día y la noche habrá momentos en los que ella estará triste al recordarlo.

Quizá "cosmovisión" no es la palabra adecuada, pues hablo de cómo se ve ella (una carga) más de como ve el mundo. Igualmente, no hay contradicción entre que ella se vea una carga y luego diga que si la ayudan a escapar no sobrevivirá en la selva. Yo soy una carga porque soy una boca más que alimentar en un mundo superpoblado, y no me suicido para dejar de ser una carga. Así, Amara se ve como una carga, y es algo que lamenta, pero no tiene por qué lamentarlo lo suficiente como para querer morirse. Además, aunque ella quisiera morir tendría motivos para decir que ese plan es una locura, pues un hecho objetivo que la propia Amara señala es que sus amigos "se jugarían mucho para conseguir muy poco", ya que se juegan el ser descubiertos siendo que, aunque la salven, solo retrasarían una muerte cercana. Eso hace loco el plan con independencia de que Amara aprecie o no su vida. Resumen: Amara pudo decir que ese plan es loco simplemente porque lo es, incluso en el caso de que se quisiera morir. Pero además, el verse una carga no implica necesariamente desear la muerte.
4->¿ejemplos concretos de información que no aporte nada?
5->
Cita:—¡Gracias, muchas gracias! —Dijo ella dándole un abrazo—.

Aquí se la ve conmovida

6-> buen apunte lo de la adrenalina y el aturdimiento, lo reconozco. Dices que aunque sean noqueadas casi a la vez son noqueadas de modo distinto. ¿Cómo medir cuanto debe durar el estado de KO en cada caso?

7->un deus ex o un diabolus ex implican casualidad para ser tal. Aquí no hay casualidad. Nasha juega con los elementos del terreno para conseguir matar a Amara, pero falla su plan. Sería un Deus ex machina que Nasha estuviera apunto de matar a Amara, y apareciera Kalule por detrás y matara a Nasha. ¡Y eso que ya habíamos hablado de Kalule antes! Pero sería casualidad que apareciera justo en ese momento. Por eso, aún en el caso de que las pirañas fueran un DEM, ello no se arreglaría habiendolas mencionado antes. Pero es que no hay DEM porque no hay casualidad. En el pasaje de las pirañas nada hace pensar que el mundo conspire a favor de un personaje
8->¿en qué sociedades está bien vista la prostitución? Serán cosas muy anecdóticas. Respecto a mi explicación, no digo que allí "puta" tenga el significado de inútil. Simplemente creo que en una sociedad así las prostitutas estarán mal vistas por las mujeres que no lo son, ya que consiguen más facilmente la comida y el sexo (son competencia dura). Habrá hombres que también aborrecerán a las prostitutas (debe de ser odioso ver como el novio de tu hermana/hija deja de proveerla de comida cuando puede para darsela a una prostituta). Y todo eso favorecerá el que sea una actividad mal vista, no porque sean inútiles sino porque tienen unos privilegios que van contra los intereses de otras personas. Ese tipo de situaciones favorecerían que "puta" acabe siendo un insulto.

10->¿cómo?

11->Nasha no tenía ya salvación. Aganju tuvo como primer impulso salvarla (pese a que la odia), pero al ver su estado comprendió que iba a morir, pues las pirañas se habían comido sus vísceras. No la deja morir agonizando ("dejarla morir" implica que se la podía dejar no morir, y no es el caso), sino que al ver que va a morir, no le alivia de su dolor dándole muerte rápida, como hubiera hecho con Amara. Aganju cumple escrupulosamente con las leyes y normas morales de la aldea: salvar a los que están en peligro (Nasha), llevar ante los jueces a los acusados de cometer crímenes (Amara), etc. En su aldea no hay una ley que ordene matar a quien está agonizando, ni hay un consenso sobre que nadie en el mundo merece sufrir como sufría Nasha. Él piensa que su deber es encargarse de la protección y del orden de los aldeanos, lo que implica salvar a los que están en apuros (Nasha) y asegurarse de que se cumplan las leyes. Y todo eso nada tiene que ver con la eutanasia.

12-> ¿que tal poner "aquel visitante"?¿y poner que por su timbre de voz y por esa frialdad tan característica, Amara supo que era Kibwe?

13->¿qué ánimos? Ella lo tiene muy crudo si la van a juzgar el padre y el tío de Nasha. Él le dice al final que él va a defenderla y como él muchos. Es bastante para un tipo frío, poco diplomático y con poco don de gentes como Kibwe. Otros intentarían decirle palabras de ánimo como "confía en nosotros que algo haremos para sacarte de esta", pero Kibwe no es así. Si ve que Amara lo tiene muy crudo, no va a suavizar ni maquillar la realidad. Kibwe ve que la situación es desesperada, y cree que probablemente la maten...se siente impotente y necesita decirle a su amiga que hicieron lo que pudieron por salvarla, y por eso le dice el plan.
15->¿qué cuatro diálogos?

Sí, Kibwe puede decir solo eso. ¿Pero tiene algo de malo que diga todo lo que dice?

Lo de las anecdotas admito que es un buen consejo
Responder
#9
1. Sí lo has hecho, es más, por algún motivo tú mismo estás poniendo la parte de diálogo dónde se da a entender que es generalizado: Así podeis criticarme; te recuerdo que Amara se ha puesto sarcástica con una cría. Si fuera alguien de su edad, o mayor, puedo entender que no pretende generalizar, pero cuando se pone en ese plan con una niña, no puedo verlo de otra manera (tal vez si dijera pueden en lugar de podéis...)

Y la respuesta de la niña no resuelve nada, porque sí, afirma que no es algo generalizado pero Amara da a entender de que sí, por tanto ella lo cree así (sea cierto o no).

2. Por mucho que el narrador diga algo, no significa que sea verdad, lo que ha dicho es una frase sarcástica a una niña pequeña. No he visto ninguna interacción entre ambas como para suponer que no pretendiera atacarla, más allá de lo que me cuenta el narrador.

3. Yo sigo pensando que deberías decir para la mayoría de los que han leído el texto o algo similar porque yo soy el lector ahora y no es cierto que me parezca verosímil. Obviando eso, lo he explicado ya, a diferencia de en la vida real, en la literatura no existen las casualidades (de ahí que si en la vida real te encuentras un billete de 50 cuando te hacía falta urgentemente es simple suerte, y en literatura podría ser un Deus ex dependiendo de cuanto ayude en la trama), y otra vez, no conocemos al personaje, no sabemos si es muy o poco sensible así que si de repente se pone a pensar en sus padres, en el mejor de los casos hay que pensar en que es una fecha especial o ha visto algo que les ha recordado; sino, hay que considerar que es información que el autor no sabía como sacar a la luz.

Literalmente verse como una carga no aporta nada ni a la trama ni al personaje; no hace nada por cambiar eso y tampoco parece afectarle.

4. Además del que acabo de mencionar... básicamente todas las veces en las que he dicho que un personaje se dirige en realidad al lector; son información que no ayudan en la trama porque el otro personaje ya lo sabe, y es información que al lector tampoco le aporta nada porque no explica hechos sobre la historia del lugar, o sobre otros personajes, o cualquier cosa que pueda servirle como conocimiento real.

La única excepción es hacer tanto hincapié en que Nasha es mala, sí, es información nueva, pero es una información que se debería ir mostrando con sus actos (de hecho que haga una emboscada, y quiera matarla y que parezca un accidente, ya da a entender que es una persona malvada).

5. Para nada. De hecho podrías poner una escena en la que Nasha hiciera exactamente lo mismo porque le dan un conejo, y no harías que el lector (si sabe como es realmente) piense que es buena; no has puesto ninguna emoción, simplemente ha agradecido un regalo, lo normal vamos.

6. No se trata de medir, se trata de que si se despiertan a la vez no es porque médicamente sus heridas les hayan afectado igual sino porque a ti te ha dado la gana. En realidad podrías aprovechar eso para quitar paja innecesaria: se despierta Nasha primero, ve a Amara aturdida y entonces decide tirarla al río, cuando está a punto de hacerlo Amara se despierta y aprovecha que la otra está distraída para soltarse, así al final Nasha acaba tropezando o resbalando y cae al río como en la escena que has escrito.

7. Los Deus ex se arreglan usan planting y pay off, así que sí, mencionarlo con anterioridad sirve justamente para que algo pase de ser un elemento sacado de la manga para solucionar algo (¿como va Nasha a acabar con Amara/como va a librarse Amara de Nasha?) a ser un elemento que tiene sentido dentro de la trama.

8. La Antigua Grecia por ejemplo. No lo dices, es la conclusión que saco para que eso pueda llegar a ofender, porque no puede ofender como ocurre en nuestra sociedad. Suponer que es una sociedad tan colectivista como para que si alguien ofrece un servicio a cambio de comida sea mal visto, ¿cómo deben ser visto las personas que, no sé, reciben un conejo a cambio de nada? Que seguramente cuando respondas me sacarás todo el rollo de que es que ellos son amigos, pero en una sociedad en la que ofrecer un servicio (sea sexo o sea cualquier otra cosa) a cambio de comida está mal visto, entonces ese favoritismo de regalar comida por tu relación personal con alguien, debe de estar visto aún peor.

10. Que el personaje le hable a ella pero no que se dedique a contarle cosas que ella sabe perfectamente como si estuviera a punto de girarse y mirarme. Es parecido a a lo que contaba de las anécdotas con Kalule, en el fondo cuentas lo mismo, pero queda natural.

11. O tu personaje está mal escrito o tu sociedad mal planteada, porque me dices que tiene el impulso de salvarla por su deber, pero al ver que va a morir decide dejarla agonizando (que da igual el tiempo que tardara en morir después de encontrarla, si deja claro que la deja morir sin acabar con su sufrimiento, no importa si tardó media hora o tres minutos, murió agonizando) porque no le gusta como es... Hay alguna pieza que está muy mal ahí

12. Lo que tendrías que hacer es describir a los personajes, porque el lector va con una venda en los ojos y se tiene que guiar por los sonidos.

13. Decirle a alguien todo un plan (que al final no deja de ser relleno en el texto) para decir que no han podido hacerlo es justo lo contrario a animar a alguien; por frío que sea el personaje, no está haciendo un favor a su amiga.

15. Los cuatro diálogos que tiene Amara quitando el de Nasha.

El problema es que tus diálogos no son verosímiles ni suenan naturales.
Responder
#10
1-> ¿donde pone en el texto que Amara sea sarcástica? Pone que dijo "así podeis criticarme" intentando decir algo gracioso. Es un comentario que trata de ser una broma, y de ahí no se sigue que la criticaran o que ella cree que lo hacen...del mismo modo que si le digo a mi novia "me voy, así puedes quedar con tu amante", estoy bromeando y no se sigue que ella tenga amante (ni siquiera que yo piense que ella lo tiene). De todo esto se deduce que en el texto no hay nada que señale que Amara cree que la critican. Además, incluso si lacriticaran, no se sigue de ello que la discriminan. Con frecuencia se critica a alguien pero a la cara todo es buen rollo. Por ello, incluso si en mi texto se dijera que critican a Amara, no se seguiría de ello necesariamente que es discriminada
2->El narrador siempre dice la verdad, pues conoce todo lo que ocurre. Si es un narrador omnisciente sabe todo, como su nombre indica. Y si es equiescente sabe todo sobre Amara (ahora el POV recae sobre ella), por lo que tiene que conocer sus intenciones al decir esa frase. El narrador dice que ella intenta ser graciosa, por lo que, dado que el narrador no se puede equivocar, o bien es cierto lo que dice o bien el narrador miente intencionalmente al lector, lo cual es absurdo. Y el lector nunca puede tener razón cuando lleva la contraria al narrador. El narrador dice que a Amara le cae bien Karie, y que hace ese comentario intentando ser graciosa. Por tanto, no es posible sacar conclusiones que se contradigan con estos hechos. Dices que no has visto nada que te haga pensar que Amara no pretende atacar a Karie "más allá de lo que me cuenta el narrador", pero es que el narrador solo dice verdades absolutas, por tanto es un error no tener en cuenta lo que dice (y mucho más llevarle la contraria).
3-> Es verdad, no sé cómo meter que esté triste si tengo que poner un desencadenante externo a ella (y no casual) que le traiga el recuerdo en ese momento. Igualmente, creo que aunque las casualidades se han de evitar, aquellas que no son muy improbables, no cambian los acontecimientos y sirven para que el lector conozca más cosas son permisibles. Y este caso tiene esas 3 características: no es muy improbable que alguien que ha visto como asesinaban a sus padres tenga flashbacks recurrentes que la depriman. No cambia los acontecimientos que ella esté deprimida ese día, pues igualmente Kalule hubiera ido con el conejo y...etc. Y sirve para que el lector conozca a Amara.

Lo de "verse como una carga": no es que a Amara le preocupe poco, es que no tiene tiempo para reflexionar sobre ello porque justo cuando lo está pensando llega Kalule y le da nuevas cosas en que pensar. No afecta a la trama pero afecta al personaje: nos muestra que le preocupan los demás y lamenta estorbarles (ello no implica que lo lamente tanto como para quererse morir)
4->Si no es molestia, copia esos fragmentos que aludes y pegalos en el punto 4 de tu respuesta, pues si no tendría que releer toda tu corrección y luego releer mis mensajes a ver si te he respondido justificandome o no...y me harías un favor ahorrándomelo, que no puedo estar todo el día leyendo este hilo. Adelanto que intuyo que en este punto al menos acabaré dandote la razón, pues fue un buen argumento lo de las anecdotas.
5->Si ha mostrado alguna emoción: primero alegría, segundo agradecimiento. ¿No son eso emociones? Aparte, entiendo que me digas que el hecho de que le de las gracias no implica que se haya conmovido, pero el uso de exclamaciones y el abrazo denotan efusividad que se podrían entender coml signo de conmovimiento. Y si el narrador dice que se conmueve, es que se conmueve, pues el narrador siempre dice la verdad. Creo que solo se pueden señalar fallos de argumento en la voz narrativa cuando la misma voz se contradiga (ejemplo: que diga que el mejor amigo de Amara sea Kalule y luego diga que es Kibwe), o cuando la voz narrativa se contradiga con las acciones de los personajes (ejemplo: que diga que Nasha tiene la cabeza rapada y luego diga que Amara le tiró de los pelos en la pelea). En este caso no hay datos que se contradigan con que Amara se conmovió, luego hemos de creerlo porque lo dice el narrador.
6->Es buena la idea que me das. Igualmente, sí, a mi me ha dado la gana de que se despierten a la vez. No obstante no respondes a mi pregunta de cómo medir los efectos del golpe que se lleva cada una. Para criticar que se despierten a la vez, tienes que demostrarme que eso es inverosimil. Dado que ambas reciben un golpe en la cabeza con una rama gruesa, y que Amara recibe el golpe unos segundos antes pero cae unos segundos después, en principio es verosimil que se despierten a la vez. No obstante, el hecho de que Amara sea golpeada en la parte trasera de la cabeza y Nasha en la delantera, debemos considerar que quizá eso influya en el tiempo que permanece inconsciente la víctima. Ahora bien, es necesaria una demostración argumentada de por qué es inverosimil que despierten a la vez para criticar que haya usado ese recurso. Y no hay tal demostración por tu parte.
7-> Para que haya DEM es necesaria una casualidad que sea tal dentro del mismo mundo donde se desarrolla la ficción. Dentro de ese mundo no hay casualidad en lo que ocurre: pirañas ha habido de siempre allí y los personajes lo tienen asumido. Forman parte del panorama del mismo modo que los árboles y los conejos. Por ello, Nasha se sirve de tales peces para intentar acabar con Amara, como se sirvió de una rama para pegarle. Que se mencionaran las pirañas antes de que tengan peso en la trama no cambiaría nada, ya que aunque es cierto que las menciono solo cuando me son útiles, no había nada en lo escrito anteriormente que hiciera pensar que allí no hay pirañas. Por tanto lo que ocurre en ese pasaje es verosimil dentro de la historia y no ha casualidad en tales acontecimientos. Luego no hay DEM.
8->No es lo mismo Atenas que Esparta, que Creta o Mileto. Cada ciudad era diferente. Así que me pones un ejemplo muy vago. Amara tiene amigos que le hacen ese tipo de favores como regalarle un conejo, y ciertamente eso podría producir envidia a personas que no tengan ese privilegio. Ahora bien, Amara no es una chica con atractivo físico (Nasha menciona que es fea. Cierto es que como Nasha es como es no hay que fiarse de sus palabras. Pero lo que es obvio es que si fuera una chica "sexy", Nasha no la llamaría fea en público porque sabría que hace el ridículo. El hecho de que Nasha menciona que Amara va a morir sola nos muestra que los hombres pasan de ella en el aspecto afectivo-sexual). Sus amigos la aprencian pero la ven como una hermana, y no les atrae como posible pareja. Las otras mujeres pueden beneficiarse de los favores de los hombres mucho más que Amara, pues las otras deben de tener más facilidad para tener parejas, por lo que a cada una, sus parejas (o los que se las estén intentando ligar) las agasajarán en mayor modo que a Amara. Por tanto, para las mujeres de esa aldea, Amara no es una amenaza ni una rival en el aspecto sexual, ni tampoco en el aspecto de que ella coma más que las otras mujeres gracias a sus amigos. En cambio una prostituta es mucho más amenzante para los intereses de esas mujeres. Por tanto estarán peor vistas que Amara.
11->Hay una gran diferencia entre salvar la vida de alguien que puede vivir o puede morir, que en dar muerte rápida a alguien que va a morir sin remedio para librarle de la agonía. Es coherente que exista alguien que si ve que alguien que le cae mal está en peligro mortal, trate de salvarle, pero en cambio, si ve a ese mismo alguien agonizando en una situación de muerte segura, no haga nada por aliviarle. Especiamente, un guerrero como Aganju sabe que su deber es proteger a su pueblo (Nasha incluida), pero su deber como protector del pueblo no dice nada de practicar eutanasias. Además, a él no le mueve la piedad (aunque pueda sentirla) sino el deber y los principios. Sus principios le dicen que no se puede omitir el deber de socorro a un aldeano, por malvado que sea, pero no le dicen que si un aldeano está agonizando sea obligatorio darle muerte.
12->¿Cómo harías tú en ese caso particular?
13-> Kibwe no es muy bueno animando a la gente. No obstante, diciendole que han querido ayudarle le da el mensaje de "no te vamos a abandonar, estamos contigo hasta el final, y si te matan, que sepas que hicimos todo lo que pudimos". Kibwe sabe que quizá la ejecuten y sea la última vez que hable con ella. Es esperable que desee decirle que todo lo que estaba en su mano lo hizo. Y a su vez, Amara se ve a las puertas de la muerte, por lo que si sus amigos intentan ayudarla a escapar y no lo consiguen, su fracaso empeora poco la situación y le da el mensaje de que la quieren mucho.
15-> en el diálogo de Amara con Karie, Amara no sabe lo que dicen de ella a sus espaldas. En el diálogo con Kalule, no sabe que él había cazado dos conejos ni él sabe que a ella le parece mal comerselo ella sola. En el diálogo con Aganju, Amara no sabe lo que Nasha les ha dicho antes de morir. Aparte, Amara se desmayó y no vio el destino de Nasha, por lo que cuando Aganju le dice que "está muriendo si no ha muerto ya" le dice algo que ella no sabe (aunque se podía imaginar). Cuando habla con Kibwe, él no sabe la versión de Amara sobre lo sucedido hasta que él se la cuenta.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)