This forum uses cookies
This forum makes use of cookies to store your login information if you are registered, and your last visit if you are not. Cookies are small text documents stored on your computer; the cookies set by this forum can only be used on this website and pose no security risk. Cookies on this forum also track the specific topics you have read and when you last read them. Please confirm whether you accept or reject these cookies being set.

A cookie will be stored in your browser regardless of choice to prevent you being asked this question again. You will be able to change your cookie settings at any time using the link in the footer.

Thread Rating:
  • 0 Vote(s) - 0 Average
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Relatitos idiotas.
#1
Hola a todos, espero de corazon que esteis muy bien y tengais una vida sexual activa (y si no, siempre os podeis unir a una secta incel). Hoy vengo para compartir con vosotros algo muy importante: relatos muy gilipollas. Son ideales si habeis nacido con un bajo cociente intelectual o simplemente no os da la gana de usar funciones cognitivas complejas. Suelo escribirlos en el telefono mientras espero por el autobus. Sin mas, ahi va uno. Espero que os guste.

***

Matildo Pizzarelli era un muchacho de 14 años y estaba en clase comiendose un sandwich en el comedor de la escuela, cuando de pronto entreoyó una conversacion entre dos de sus compañeros:
-Wachin, ¿sabías que un pene de menos de 15 cm es considerado pequeño? -dijo uno.
-¿En serio wachin? Qué onda boludo. Menos mal que mi pija es mas grande que eso che.
-Y la mia tambien pelotudo.
-Sí, man. ¿Por qué hablamos con jerga argentina si somos españoles??
-No sé wey. No mames.
Matildo entonces se puso colorado. ¿Y el suyo? Hasta entonces nunca se habia planteado el tamaño de su preciado falo. Siempre asumió que era de un tamaño normal. Un sudor intenso le empezo a caer por la frente. Con aire dubitativo, se saco una regla de medir de la mochila y la observó detenidamente. No estaba seguro de si su pene superaría los 15 cm. De hecho, y este pensamiento le hizo sentir un intenso frío bajándole por la espalda, no estaba seguro de si su pene siquiera llegaría a esa medida. Rápidamente, metió la regla en su mochila, recogió sus cosas, y salió corriendo de la escuela dando aspavientos como un pato.
¿Tendria el pene enano? La sola interrogante le producia una deshazón terrible. Pudo ver a traves del reflejo de una ventana que su rostro se habia tornado muy palido. Pensó en irselo medir al baño en ese mismo momento, pero corría el riesgo de que alguien lo descubriera. No le quedaba otra opcion. Debía saltarse las clases e irse a su casa para resolver la duda. Debía saber la verdad sobre sus gonadas.
Volvió a observar la regla. Quizás lo tuviera de 16 cm, ahora que lo pensaba. Definitivamente no lo tenia de 20, ni tampoco de 18. Pero tras observar más detenidamente, lo cierto es que 16 le parecía mucho. Debía de ser de 15, o... ¡ quizás menos! Sintió un nudo apretandole el estomago mientras se subía al autobus de regreso a casa. ¿Cuánto le mediría?
-Es solo 1,75 -dijo el conductor.
-Que!? -grito Matildo con voz chillona de chimpancé recien nacido al que han sodomizado -¡No, no es cierto!! ¡Es más grande! ¡Es más que eso, más que eso, más que eso! ¡Es al menos 15!
Matildo no se dio cuenta de que estaba agarrando al conductor del autobus por el cuello de la camisa. El hombre lo miraba desconcertado.
-¡De acuerdo, de acuerdo! Si quieres pagar 15, por mi no hay problema.
Matildo le dio el dinero y se sentó mientras le daban espasmos y observaba a su alrededor con ansiedad. Tenía que ser de 15. Tenía que serlo. Más le valía. No se le ocurría nada peor que tener el pene pequeño. Quizas morir hervido en aceite mientras te hacen tragarte tus propias tripas y te sodomizan con un poste de telefónica fuera ligeramente peor. Había tres cosas que Matildo consideraba las peores cosas del mundo: 1) lo dicho anteriormente. 2) tener el pene enano. 3) ser calvo. 4) tener un bajo IQ. 5) Ver morir a un hijo y a toda tu familia debido a un holocausto atomico que destruyó a toda la poblacion.
Mientras el autobus avanzaba, Matildo empezó a relajarse. Bien pensado, se estaba dejando llevar por su paranoia. Seguramente lo tenia de 16, o puede que incluso cercano a 17. Su actitud pesimista le hacia recordar su pene más pequeño de lo que era. Tenía que ser eso.
Cuando bajó del autobus, corrió a su casa como una madre que recibió la noticia de que sus bebés han sido secuestrados y van a ser quemados vivos y solo dispone de unos segundos para salvarlos. Tenía los ojos tan abiertos que apenas le quedaba frente, y estaban inyectados en sangre. También le salia espuma por la boca, y el corazon le latía con tanta fuerza que parecia un *introducir simil idiota aqui*. Finalmente llego a casa.
Entró en su cuarto y de una sola zancada alcanzó el escritorio. En uno de los cajones tenia guardada una regla de medir mucho más precisa que la de la escuela. Lo abrió con manos tan temblorosas que hizo que toda la mesa empezase a sacudirse con la brutalidad propia de si hubiera un terremoto de grado 10. Finalmente, no sin horror, se hizo con la cinta.
-Es la hora de la verdad.
Trato de decir, pero tal era el panico que sentía, que solo logró pronunciar unos balbuceo ininteligibles de ultratumba. Se bajó los pantalones, luego los canzolcillos de Bob Esponja; tiro de la cinta y se la puso encima de su erecta pilila.
-NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
-Cariño, estas bien? -oyo a su madre decir.
Pero Matildo no tenia fuerzas para responder. Se tiro en el suelo y empezo a tener un ataque epileptico. Se meo encima, y tambien se cagó, y vomitó, y se dio de cabezazos con mucha fuerza contra el suelo mientras se revolvía en sus propios desechos.
-¡¡¡Tengo el macho-chocho pequeño!!!! -gritó con voz de sodomita.
-Por cierto, Matildo, ya te llegaron los resultadoa de tu IQ -dijo su madre-. Lo tienes de 50.
-NOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
-Ah, y tambien encontre una foto de tu abuelo -continuó su madre-. Mira, ¿lo ves? Era calvo. Eso significa que tu también lo serás.
-NOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Reply
#2
Bueno, me han hecho sonreir varios momentos. Uno el del conductor del autobus, otro la lista de peores cosas, y finalmente las noticias que le da su madre. Lo de "tengo el coño pequeño" no tiene sentido dado que todo el rato se nos dice que el protagonista es varón. Quizá lo cambiaste de sexo en el último momento como intento de humor absurdo. De ser así, te recomiendo escribirlo de modo que sea más claro que ese cambio de sexo es un chiste y no un lapsus al escribir.
Reply
#3
Corregido thumbsup

Me acuerdo de una escena de Gigolo donde se revela que el policia la tiene enana y el tipo se pone a gritar delante de todos "tengo el coño delgado!" o algo así. Se me quedó esa escena en el cerebro por alguna razón.
Reply
#4
¿Qué es eso?! ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No, es un relatito estúpido! Hoy vengo con otra celebración a la idiotez y a la inmadurez con este relato imbécil. Espero que os haga sentir idiotas y os destruya la materia gris.

***

Mathiuw Pezumelli estaba reflexionaba sobre física cuántica y ecuaciones diferenciales mientras se hurgaba en el ano, cuando de pronto se tiró un pedo y se lleno el dedo de caca. Rapidamente, corrió al baño. Se puso jabón en las manos y se limpió con ahínco.
-No, por favor, sal. Por favor, sal.
Pero la caca no salía. Tenía el dedo todo marron y olía muy mal. Miro a izquierda y al lado opuesto de la izquierda, es decir, la derecha. Si pudiera al menos encontrar una tirita, podría cubrirse el dedo fingiendo que tenía una herida para que así nadie notara la mancha de caca. Pero aquello acarreaba un riesgo. Quizas la gente se preocupase y decidiera inspeccionar la herida más de cerca, y entonces notarían el hedor. Tenía que pensar en algo cuanto antes.
De pronto recordó que escondía lejía en la alacena. "Lejia, vieja amiga, no me falles ahora". Corrió como un pato que, al tanto de que un fiero cocodrilo lo acecha bajo las aguas, sale corriendo a tierra y busca un arbusto en el que valerosamente esconderse, olvidándose de que tiene alas con las que volar y que en su zona climática no habitan cocodrilos.
Destapó la lejía con dedos temblorosos. "Un giro más y ya estará listo. Al fin podré borrar esta mancha de caca de una vez por todas. Venga, ahora solo tengo que inclinar el bote 180 grados y esta pesadilla habrá terminado".
Pero justo entonces se desató el desastre. En vez de 180, inclino el bote 190 grados. Grave error. La lejía cayó no sobre su dedo, sino sobre su pene. Se había quitado los pantalones y los canzocillos para poder hurgarse con más gusto en el ojete, y se había echado cal en el glande porque le daba gustito el cosquilleo que le ocasionaba. Cuando la lejía entró en contacto con su glande, el acido se formo.
-Oh no, como duele. Oh dios mio, mi pene se esta quemando. Cruel destino que, en este tan aciago día, me has maldecido con una herida que no pocos hombres considerarían no solo un infierno en sí mismo, sino el peor de los destinos. ¡Ay dios, ahora me esta quemando los testículos! Y es que en cierto sentido la vida de todos se nos va quemando, como este acido está haciendo ahora con mis preciadas gonadas. Nuestra existencia, tan misteriosa como a menudo intransigente, se va disolviendo en océanos de incertidumbre y miseria, con un halo de efímera felicidad entre escasos momentos de ebriedad. Más es cuando la cruel lucidez nos alcanza cuando de verdad entendemos cuan terrible es la realidad. ¡Oh dios, que está pasando ahora?? ¡Oh no, se me esta derritiendo el escroto! ¡Que dolor mas indescriptible! Tan indescriptible como esta realidad en la que tenemos la desgracia de hallarnos. Pues ciertamente, es imposible encontrar palabras para...
Y asi siguió durante horas, hasta que los vecinos llamaron al manicomio informando de que un tarado no los dejaba dormir de tantas chorradas que decía. Lo encontraron con el bote de lejía en las manos, divagando sobre la vida y con el pene totalmente quemado. Mas tarde se dieron cuenta de que habia consumido LSD y mucha marihuana. Su sueño de formar una familia con su novia Elisa desapareció ese día. Se pasó el resto de sus días en el manicomio, castrado y solo.

Moraleja 1: No tomes drogas si no quieres terminar sin polla.
Moraleja 2: No te pongas cal en la polla y luego dejes que le caiga lejía encima.
Moraleja 3: No molestes a tua vecinis con reflexiones emo. A nadie le importa.
Reply
#5
1. Has puesto "Estaba reflexionaba". Cambia eso.
2. Separa de algún modo lo que dice/piensa el personaje de lo que cuenta el narrador. Al principio lo has hecho poniendo comillas en los pensamientos y guión en lo que dice, pero luego lo has dejado. Ah, y mejor usa comillas latinas.
3. El texto quedaría mejor justificado.

Y sobre el contenido, me ha hecho esbozar alguna sonrisa al final cuando empieza a hablar con ese lenguaje tan "Calderón de la Barca", pero al principio me parecía bastante flojo humorísticamente.
Reply
#6
Quote:2. Separa de algún modo lo que dice/piensa el personaje de lo que cuenta el narrador. Al principio lo has hecho poniendo comillas en los pensamientos y guión en lo que dice, pero luego lo has dejado. Ah, y mejor usa comillas latinas.

No, en realidad esta diciendo en voz alta todo el sermon de calderon de la barca mientras se le quema la polla. Qué bien suena esa frase, creo que la voy a poner en mi firma.

Gracias por leer senpai thumbsup
Reply
#7
Jajajajajjaja esos nombres que tienen los personajes me suenan de algún lado. Muy didácticos relatos, y ahora siento que tengo tan poca materia gris ahora que ninsiquiera recuerdo bien como se escribía. Jejskskskbfjf jfjdkskakkk jdjdjskskskskks jdjdkdkdkdkdkfj jdjdkdkkdkd. Ah, ya recordé como se hacía de vuelta. Bueno supongo q podría decir q este mensaje termina acá. Gracias por la estupidez
Reply


Forum Jump:


Users browsing this thread: 1 Guest(s)