Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El manjar
#1
Este es un ejercicio de escritura que se convirtió en un relato corto.



Lo cierto es que he de utilizar toda mi fuerza de voluntad para no abalanzarme sobre la comida. Eso sí, no puedo evitar pasar la lengua por los labios y chasquear suavemente, anticipándome al banquete que me espera. Todavía está caliente, todo un lujo en los tiempos que corren.
Saco mis cubiertos de un pequeño bolso que todavía conservo y los coloco a mi lado. Hubiese preferido comer sobre una mesa, como antes, pero desde luego no hay ninguna cerca. Coloco la cucharilla de postre a mi lado y rasgo el tenedor contra el cuchillo varias veces, produciendo ese incómodo sonido de metal contra metal. Antes no lo podía soportar, se me erizaban los pelos de todo el cuerpo y me entraban ganas de estrangular a alguien. Ahora ya no me produce ninguna molestia. Es más, siento un extraño placer al hacerlo, ya que lo asocio con la comida.
Pincho la carne con el tenedor y corto un trozo de muslo con finura. La sangre brota con suavidad y se desliza por la piel. Llevo el pedazo cortado hasta la boca y lo saboreo. Es como si fuese la primera vez; siempre es como si fuese la primera vez.
Mientras mastico y engullo observo el cuerpo de la mujer. No debe de llevar ni una hora muerta. Toda una suerte para mí. Corto otro pedazo y lo degusto. Carne fresca… es tan difícil conseguirla, y no digamos no tener que compartirla.
Mis impulsos me llevan a mirar su rostro y lo que se esconde dentro de ese cráneo tan bien formado. Desgarro la ropa y dejo los pechos al aire. Hace unos años lo que tenía entre las piernas seguro que se hubiese puesto tieso como un mástil, pero se me debió caer en algún momento.
Pincho el pezón con el tenedor y corto alrededor con el cuchillo bien afilado; me encanta esta parte más dura. Al brotar la sangre me dejo llevar por mis instintos y me permito un pequeño capricho: me abalanzo sobre la el pecho ensangrentado y succiono y succiono hasta dejarlo seco. Este pequeño arrebato ha mellado mi voluntad. Siempre que dejo que mi naturaleza salga acaba por hacerse con el control.
Debo apresurarme antes de que lleguen los demás, no tardarán en olerlo. Pincho su ojo con el tenedor y lo extraigo, no sin algunas dificultades, tras cortar el nervio óptico cuando ya está fuera. Muerdo el ojo con fuerza; me gusta notar cómo estalla en mi boca y se desparrama su interior. Me recuerda a esa sensación de morder una uva. Mientras mastico con calma dejo el tenedor junto a la cucharilla y cojo ésta con los dedos pulgar e índice. La introduzco en la cuenca vacía del ojo y machaco con fuerza hasta dejar una pulpa. Noto como el ansia rompe mis barreras de voluntad, una a una, de forma implacable. El verdadero manjar está a unos segundos de distancia.
Meto los dedos de la otra mano y retiro la musculatura que me oculta el postre. Vuelvo a introducir la cucharilla y remuevo en el interior, machacando el todavía duro cerebro. Si pudiese, salivaría.
El deseo irrefrenable que me invade me indica que estoy cerca de sucumbir.
Con el pulso tembloroso extraigo la cucharilla llena de pulpa cerebral y me la llevo a la boca. Ah, esto es el éxtasis. Me deleito con esta explosión en mi interior. Un sabor indescriptible, una sensación embriagadora. Vuelvo a introducir la cucharilla y extraigo otra porción. Delicioso.
Y antes de sucumbir por completo al ansia devoradora me reafirmo en lo que siempre digo: ser un necrófago no tiene por qué estar reñido con la buena educación.
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#2
Corrige lo de "su hubiese puesto"

Sobre el relato, es curioso porque llevaba todo el tiempo pensando que se expresa de un modo muy culto y refinado ñara ser alguien tan perturbado, y la última frase ha descrito tal cual mi pensamiento sobre el personaje. Cuando leo estos textos tan cortos suelo pensar que estas ideas pueden exprimirse más en textos más largos (no me refiero a una novela, basta con un relato corto pero no tanto como el que has hecho)
Responder
#3
Me ha gustado el texto y me ha recordado en parte ( simplemente por el canibalismo y los placeres que llevan ) con Juliette del marqués de Sade. Leyendo el texto se me ha ocurrido alguna variación que a lo mejor te interese. El tema del devorar el cadaver podrías hacerlo como un ejercicio de disección. El protagonista podría ser un muy bien cirujano que liga sus placeres intelectuales con sus placeres carnales. Mientras que empieza a diseccionar el cadaver de manera ordenada y perfecta, lo va devorando , dándole más placer.

Nos leemos compañero!
Responder
#4
Gracias por vuestros comentarios.
Sí, esta idea puede llevarse a cabo de muchas formas, y todas serían unos buenos ejercicios de escritura. La idea era también ir deshojando el relato, revelando poco a poco más información hasta cerrarlo con una última frase.
Nos leemos!
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)