Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Relato] Un gato que lucha contra el poder en una visión cósmica de la creación
#1
Una ida de olla (que también las tengo), por si alguien quiere matar el tiempo. Es lo que tiene quedarse atascado y mordiéndose las uñas. Ya sabeis, ese momento en el que empiezas a escribir de todo menos lo que tienes que escribir. Jajaja

El Gato observaba la gran masa incandescente que levitaba sobre el horizonte, extendiendo su halo de Luz sobre las tierras que lo circundaban. Como un mar ondulante la claridad llenaba las llanuras, aproximándose. El Gato, sentado en la colina, sabía que antes de que el Tiempo empezase a tener verdadera consistencia a su alrededor, el mundo entero debía estar anegado bajo aquella presencia. Contempló fijamente la Luz y como las Sombras retrocedían. Las flores emergían a su paso y se marchitaban en un ciclo enloquecido, los árboles crecían y desaparecían en pocos momentos, los animales procreaban y se devoraban unos a otros y morían ante sus ojos y sus descendientes tomaban su lugar aún antes de que hubieran caído. Todo esto vio el Gato en el seno de la Luz, pero a sus penetrantes ojos nada permanecía en aquel torbellino excepto las ideas eternas de la Flor, el Árbol y el Animal. Entonces se preguntó por qué aquel que ostentaba el poder quería desterrar a los Primeros. Y sabía que, en cuanto la Luz lo tocase, también él se descompondría en infinitos gatos que se sucederían uno tras otro en un vértigo inimaginable, perpetuando tan solo su esencia de Gato en ese Tiempo que se avecinaba. Él era inmortal y quería seguir siéndolo, pero el Hacedor se aburría en aquel mundo que contenía uno sólo de cada especie y había ideado una Creación más dinámica que le entretuviera. Durante unas cuantas eras al menos.

Como compensación el Hacedor les había ofrecido a los Primeros otro tipo de inmortalidad muy diferente. Multiplicarse en seres infinitos, semejantes y distintos a un tiempo, y extenderse así por toda la nueva Creación que nacía. Tener el don de la ubicuidad, percepciones innumerables y simultáneas, ser multicorpóreos. Morir, pero renacer en cada nuevo individuo. Sin embargo el Gato había sido la única de todas las criaturas primeras que había desconfiado de aquel presente. Temía dispersarse tanto que su conciencia única desapareciera por completo. Así que descendió de la colina y se refugió en las Sombras. A partir de aquel momento empezó a temer la Luz.

Paso a paso el Gato retrocedió ante ella hasta que por fin llegó al último reducto de las Sombras en el corazón de aquel mundo: la montaña más alta donde se había originado todo. Allí había despertado el Hacedor y desde aquel lugar había empezado a tejer los hilos del destino que ahora manejaba a su antojo. En la cima de la montaña reposaban todavía los Dioses del viejo orden, reducidos con la llegada del nuevo dios a un miserable abandono. Ellos eran los señores del vacío, de cuando aún nada había sido creado, y amaban la Oscuridad porque les traía a la memoria su época de poder. Huyendo del Tiempo, el Gato llegó hasta las puertas de su palacio y cruzó el umbral medio derruido. Atravesó los desiertos salones hasta donde los viejos Dioses languidecían en sus tronos cubiertos de polvo y los contempló. Sin embargo éstos permanecieron inmóviles, enormes como gigantes. Ya casi habían cruzado la frontera del olvido, de la cual no se puede regresar, y tan solo el hecho de que el Gato los hubieran recordado de nuevo los retenía aún. Algunos de ellos ni siquiera advirtieron su llegada y permanecieron petrificados como estatuas más allá de la memoria de la criatura que los observaba. Sin embargo tres de los antiguos Dioses aún levantaron sus párpados y fijaron sus ojos negros en el Gato y el más joven, el que menos deseaba desaparecer, alzó su mano y cubrió la montaña de oscuridad, una Oscuridad tan profunda que la Luz la rodeó por completo, pero no pudo atravesarla.  Después los tres Dioses antiguos volvieron a cerrar los ojos para no volver a abrirlos más.

El presente del Dios antiguo al Gato había sido extremadamente poderoso y el Hacedor se sentó en la falda de la montaña, meditando como podría dominar aquella Oscuridad y culminar su obra con la perfección que deseaba. A su alrededor el curso del tiempo se hacía más y más frenético sumiendo el planeta en el caos. De repente aparecían valles y se abrían abismos. De ellos emergían una tras otra cordilleras que se desgastaban en un suspiro, los mares se secaban y volvían a llenarse en un instante y los seres vivos eran tan efímeros que ni siquiera podía percibirse su presencia. El mundo rugía y se convulsionaba en una constante metamorfosis. El Gato lo veía todo desde la Montaña Sin Tiempo que se levantaba sobre La luz y aquella visión lo atemorizaba, pero mientras él guardara memoria de los antiguos Dioses, la Oscuridad no se desvanecería.

El Hacedor esperó, porque sabía que la soledad se convertiría en un peso insoportable para el Gato, aún en su Montaña Sin Tiempo, y que finalmente sería preferible para él cualquier presencia, aunque fuera la suya propia desdoblada en innumerables gatos. Y entonces su propuesta no había de parecerle tan amarga. Evidentemente la sabiduría de un dios no puede ponerse en duda y, a través del no-tiempo que habitaba en el palacio, el Gato sintió que realmente su existencia no tenía objeto, detenida como estaba en los umbrales del olvido que habían cruzado los Dioses antiguos. Si seguía allí el Gato llegaría a olvidarse de sí mismo y dejaría de tener conciencia de su propio ser, lo que equivalía a sumirse en el mismo estado en el que se encontraban los Dioses a cuyos pies se refugiaba. Así que después de meditarlo profundamente el Gato decidió hacer un trato y abandonar el palacio, pero solo si el Hacedor accedía a una única petición: mezclar la Luz y la Oscuridad para ralentizar aquel vertiginoso caos que la Luz traía consigo.

Al principio el Hacedor se negó, porque le exasperaba tener que doblegarse a los deseos de una criatura tan pequeña. El Gato, al ver su enojo, volvió a ocultarse a sus ojos, fundiéndose entre sombras, hasta que al fin, impaciente por ver terminada su obra, el Hacedor le llamó y accedió con una leve inclinación de cabeza. De su mano nacieron entonces el día y la noche y se los mostró al Gato de manera que ambos estuvieran equitativamente presentes en periodos no demasiado largos, para que ni el Hacedor tuviera tiempo de añorar la luz ni el Gato tiempo de añorar la oscuridad. Como esto satisfizo al Gato, con una última mirada a los antiguos Dioses, abandonó su silenciosa guarida. Y, cuando cruzó el umbral, la sombra impenetrable se deshizo tras él y el Gato se descompuso en muchos gatos, como en un prisma caleidoscópico.

Generación tras generación los gatos se reúnen cuando se oculta el sol para recordar, pues la noche existe tan solo gracias a los gatos y a su memoria de los Dioses antiguos. El día que los gatos olviden, la noche desaparecerá y el fluir del Tiempo cambiará de tal forma que sobrevendrá el fin del mundo tal como lo conocemos.

Mientras tanto el Hacedor los observa y espera pacientemente el momento de coronar su obra.


Evidentemente el título es una broma  Tongue
Responder
#2
Muy entretenido, me gustó! De hecho lo leí dos veces para terminar de entender algunas cosas que había pasado por alto.
Se te fue la cabeza, pero de una buena forma jajajaj
Responder
#3
Una fábula mítica/típica para explicar un fenómeno natural, quizá uno de los recursos literarios más antiguos. Por lo que recuerdo, una fábula dice que la lluvia surgió cuando dos nubes se pelearon y comenzaron a sudar, y otra que el mar es salado porque se hundió una barca con un puchero mágico que crea sal de la nada. La misma biblia cuenta un mito para explica que las serpientes se arrastran y las mujeres paren con dolor.

Esta fábula toca un tema filosófico como es el del esencialismo, por lo que creo que podría tener más miga de la que le veo en este momento y necesite de más de una lectura para pillar todo el significado.

Sugiero introducir más diálogos o monólogos internos, pues puede hacerse árido que solo se perciba la voz del narrador. Es curioso que lo comencé a leer creyendo que sería un relato humorístico y me encontré con lo que describo.
Responder
#4
Cita:Enviado por Cross - 09:39 PM
Muy entretenido, me gustó! De hecho lo leí dos veces para terminar de entender algunas cosas que había pasado por alto.
Se te fue la cabeza, pero de una buena forma jajajaj

Es que a veces echo de menos escribir sin otro objeto que poner una palabra detrás de otra. Con total despreocupación. En vez de ser un remedo de arquitecto construyendo una catedral con palabras. Una catedral que no sabes si se te va a caer en cualquier momento. Es tremendamente excitante, pero igual de agotador. Ya me lo dirás tú, conforme vayas avanzando con tu libro.   Tongue  

Cita:Enviado por Iramesoj - 11:28 PM
Esta fábula toca un tema filosófico como es el del esencialismo, por lo que creo que podría tener más miga de la que le veo en este momento y necesite de más de una lectura para pillar todo el significado.

No, tranquilo. El texto no tiene ningún doblez donde mirar. La filosofía no me llama la atención en absoluto. En todo caso lo que sí me haría gracia sería coger preceptos pretendidamente filosóficos y bajarlos a pie de calle, porque creo que es de donde realmente salen. Luego los filósofos los destilan o los colorean, pero nunca inventan nada nuevo.

Cita:Sugiero introducir más diálogos o monólogos internos, pues puede hacerse árido que solo se perciba la voz del narrador. Es curioso que lo comencé a leer creyendo que sería un relato humorístico y me encontré con lo que describo.

Hum... No sé. Como bien has dicho tú, es solo una fábula. Corta, directa y con un imaginario propio. Si empezara profundizar en ella, dejaría de ser lo que es para empezar a ser otra cosa distinta y perdería ese aire de cuento, de tradición oral que es lo que me gusta del texto.
Por cierto que me has recordado que tengo por ahí tirados unos relatos de fantasía humorística. Un día igual me animo y los reviso para compartirlos.

Pues gracias a los dos por la visita y los comentarios.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)