Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Microrrelato/Fantasía] Nghulu
#1
Hacía tiempo que no escribía nada, y esta historia en concreto la tenía en mente hace un buen tiempo pero no acaba de convencerme el resultado con respecto a lo que tenía pensado.

De todos modos, mi idea por tras de este relato la dejaré al final del mismo; así, quien decida comentar lo hará en base a lo que ha leído y no a mis explicaciones —cómo ocurrirá con la mayoría de posibles lectores que no tendrán acceso a dicha explicación—, pero, al mismo tiempo, podrán saber qué pretendía y opinar si dicha idea ha acabado funcionando o no.

Un saludo y gracias a todo el que comente y, sin más dilación, el relato:


Nghulu, nuestra lucha acabará hoy. Tu existencia acabará hoy.

     Has vivido creyendo que serías imparable, naciste de la tierra y ninguna arma forjada de la tierra ha podido herirte, pero empuño un arma forjada del cielo. Siempre has causado pavor y jamás has sentido ese sentimiento, pero ahora mientras goteas esa sangre fangosa me temes. Me temes como yo te temo a ti.
     ¿Cuántos hermanos has matado? ¿A cuántos hermanos habré de vengar? Deja de esconderte y responde.
Nghulu, ¿qué es eso que escucho?, ¿lloras? Sí, lloras, pero ¿lloras por el miedo tras ser herido?, ¿o acaso es por eso que jamás habías sentido, llamado dolor? Puede que ambos. Yo así lo hago.
     Tus garras se han clavado profundo en mi carne. De no haber podido herirte sería una más de tus víctimas. Mis hermanos han muerto, tú les has matado; hijos de la tierra, como yo, como tú; muertos por tu ira, pero ya no más.
     Ahí estás, venga, deja de esconderte; enfrenta tu destino, paga tus pecados.
     ¿Qué es ese aliento fétido? ¿Es ese tu última arma? No importa, es tu fin y quiero que conozcas mi nombre, para contar a todas tus víctimas, cuando las encuentres en el más allá, quién las ha vengado.
     —¡Soy Ogu!
     —¡Soy Ogu!

Una vez leído el relato, viene mi idea cuando se me ocurrió: mi idea era que el narrador no fuera simplemente uno en primera persona de hecho, más bien en segunda, sino que lo hiciera como si se tratara de sus propios pensamientos; de ahí que no hayan descripciones (se supone que lo que le rodea ya lo conoce) y haya las líneas de diálogo justas; por otro lado, no he querido hacerlo más natural con la confusión propia de una verdadera línea de pensamientos, porque en su momento presente un relato a uno de los concursos del foro de esa manera y acababa siendo excesivamente confuso. Entonces aquí surgen mi mayor duda, no sé si ha quedado demasiado en el término medio y no acababa de funcionar (con lo que debería equilibrar la balanza o a hacerlo más natural/confuso o a hacerlo más literario/descriptivo).

Por otro lado, sí es cierto que probablemente falte entrar un poco en sí en lo que siente el personaje, pero ya lo haría una vez consiguiera dar el tono adecuado al narrador.
Responder
#2
¡Buenas! Cuanto tiempo.

Me he leído estas líneas, que supongo son solo el embrión, y unos días después la explicación de lo que pretendes con ellas. Ésta es una opinión rudimentaria, ya que el texto, además de ser corto, es bastante críptico. Dejas mucho margen a la imaginación del lector, por lo que es posible que muchas de las cosas que yo he creído vislumbrar entre líneas ni siquiera estén ahí ni en tu intención al escribirlas.

Cuando lo leí la primera vez, el texto me provocó sensaciones ambivalentes:

Por una parte me despertó fuertes ecos de tragedia, como de mitos ancestrales que enfrentan antagonistas primigenios y absolutamente opuestos. Es primitivo, desnudo como el hueso y por ello llega bastante hondo.  Al menos a mí, que me gustan ese tipo de escenarios.

Por otra parte, me resultó un tanto teatral.  El monólogo sobre el que avanza la narración no me llevó a representarme en ningún momento (excepto la primera frase) el pensamiento interno del personaje, quizá porque lo expresas de una manera declamatoria, un tanto impostada.  Quiero decir para alguien que supuestamente está agonizando (creo), los pensamientos están muy ordenados  y el tono en general es un tanto frío.

La verdad es que creí que esto era algo buscado por tu parte, ya que acentúa ese aire, como señalé más arriba, arcaico, de relato antiguo, y el que no tenga descripciones lo hace parecer casi como si estuviera más allá del espacio y del tiempo.  

La sensación fue agradable, sin embargo.

Depende de cómo lo desarrolles, porque eso parece desde luego necesario, tomará un rumbo u otro y se definirá.

No sé si te servirá de algo, pero esas son las primeras impresiones que me vinieron a la cabeza al leerlo.

P.D. Por cierto, que sepas que cada vez que abro una cerveza me acuerdo de ti  Mfr_lol
Responder
#3
(07/03/2019 04:45 PM)Momo escribió: ¡Buenas! Cuanto tiempo.

Me he leído estas líneas, que supongo son solo el embrión, y unos días después la explicación de lo que pretendes con ellas. Ésta es una opinión rudimentaria, ya que el texto, además de ser corto, es bastante críptico. Dejas mucho margen a la imaginación del lector, por lo que es posible que muchas de las cosas que yo he creído vislumbrar entre líneas ni siquiera estén ahí ni en tu intención al escribirlas.

Cuando lo leí la primera vez, el texto me provocó sensaciones ambivalentes:

Por una parte me despertó fuertes ecos de tragedia, como de mitos ancestrales que enfrentan antagonistas primigenios y absolutamente opuestos. Es primitivo, desnudo como el hueso y por ello llega bastante hondo.  Al menos a mí, que me gustan ese tipo de escenarios.

Por otra parte, me resultó un tanto teatral.  El monólogo sobre el que avanza la narración no me llevó a representarme en ningún momento (excepto la primera frase) el pensamiento interno del personaje, quizá porque lo expresas de una manera declamatoria, un tanto impostada.  Quiero decir para alguien que supuestamente está agonizando (creo), los pensamientos están muy ordenados  y el tono en general es un tanto frío.

La verdad es que creí que esto era algo buscado por tu parte, ya que acentúa ese aire, como señalé más arriba, arcaico, de relato antiguo, y el que no tenga descripciones lo hace parecer casi como si estuviera más allá del espacio y del tiempo.  

La sensación fue agradable, sin embargo.

Depende de cómo lo desarrolles, porque eso parece desde luego necesario, tomará un rumbo u otro y se definirá.

No sé si te servirá de algo, pero esas son las primeras impresiones que me vinieron a la cabeza al leerlo.

P.D. Por cierto, que sepas que cada vez que abro una cerveza me acuerdo de ti  Mfr_lol

¡Anda!, tú por aquí.

La idea es que fuera críptico, de ahí escoger este tipo de narrador. El relato surgió a raíz de otro texto que estoy escribiendo y en el que se mencionaba dicho evento por encima; se me ocurrió prologar esa historia con este relato, pero en lugar de simplemente narrarlo de manera normal con descripciones del ambiente y las acciones, hacerlo como una línea de pensamiento, pero como comento, ya probé a hacer un relato así y acababa quedando demasiado confuso, así que he intentado quitarle la naturalidad propia del pensamiento para hacerlo leíble.

Por ejemplo, que consideres que es una historia primitiva con fuertes ecos de tragedia y de mitos ancestrales, se acerca a lo que busco: la historia tiene lugar en una suerte de África subsahariana y tribal; en cambio, que consideres que el personaje agoniza, no tanto, y eso que, en parte entiendo el problema de mencionar que la herida es profunda en un texto en el que las descripciones son nulas. Es una de las cosas que debo reconsiderar cómo narrar para que no haga al lector tener una idea completamente equivocada de lo que narro.

Gracias por el comentario, a ver si avanzas con tu historia para poder leerla.

P.D.: ¿Pero rubia? xD
Quemo sin llama,
mato pero no existo.
Soy mi contrario.
Responder
#4
Cita:La idea es que fuera críptico, de ahí escoger este tipo de narrador. El relato surgió a raíz de otro texto que estoy escribiendo y en el que se mencionaba dicho evento por encima; se me ocurrió prologar esa historia con este relato, pero en lugar de simplemente narrarlo de manera normal con descripciones del ambiente y las acciones, hacerlo como una línea de pensamiento, pero como comento, ya probé a hacer un relato así y acababa quedando demasiado confuso, así que he intentado quitarle la naturalidad propia del pensamiento para hacerlo leíble.

Yo siempre he postulado que los prólogos no tienen por qué medirse con los mismos baremos narrativos de las historias a las que preceden. (Sí, ya sé que discutimos mucho sobre este punto. O sobre todos, en realidad). Para mí su función es más bien dar un primer toque en el ánimo del lector, antes de que éste entre en el libro, y no importan tanto las armas que se usen con ese objeto, si son inexactas, si son sesgadas o imprecisas.

Quizá nuestra disensión sobre este tema se originó más que nada en la definición de prólogo, ya que yo no lo uso en su sentido estricto: como un capítulo más del libro, que lo inicia.

Para mí el prologo pueden ser apenas cuatro líneas, más evocadoras que narrativas; un poema o una canción con todas las licencias que estas formas de expresión se permiten. Quizá dejaría de ser un prólogo, pero para mí cumpliría con la función que me importa: que el lector cruce el umbral de la historia con el estado de ánimo y mental precisos.  

Teniendo esto en cuenta, tampoco me atrevería a decir que la forma que has elegido tú para plasmar esos pensamientos iniciales del personaje sea incompleta, si finalmente has sembrado en la mente de tu lector el estado de ánimo que pretendías. Aunque se puede afinar más para evitar malas interpretaciones, como la que yo hice sobre la herida que se menciona.

Cita:Gracias por el comentario, a ver si avanzas con tu historia para poder leerla.

Lo que más me está costando es incluir a posteriori retazos del woldbuilding. Cuando empecé el libro no tenía nada definido a ese respecto, como se puede deducir de los tres capítulos que colgué en el foro. (Sí, ya lo sé: empecé la casa por el tejado y cada día me flagelo por ello).
Ahora mismo estoy en plena génesis paroxística en esa área, lo que me obliga a volver una y otra vez atrás para encajar. Pero tengo que hacerlo antes de escribir el final de la historia o ésta no se podrá desplegar y desarrollarse como debe. Exprimiéndola bien para que dé todo lo que pueda dar.
Y tú ¿no estás escribiendo ahora? ¿Algo suculento que pueda leer?



Cita:P.D.: ¿Pero rubia? xD

Por tu culpa me he pasado a la dark ale belga. Así que, por definición, alguno de mis personajes debería tener ahora el cabello castaño oscuro. La verdad es que cambié el adjetivo por ámbar. Pero, ya sabes, como siempre me gusta tener la razón… es también una marca de cerveza. XD
Responder
#5
(09/03/2019 07:27 AM)Momo escribió: Yo siempre he postulado que los prólogos no tienen por qué medirse con los mismos baremos narrativos de las historias a las que preceden. (Sí, ya sé que discutimos mucho sobre este punto. O sobre todos, en realidad). Para mí su función es más bien dar un primer toque en el ánimo del lector, antes de que éste entre en el libro, y no importan tanto las armas que se usen con ese objeto, si son inexactas, si son sesgadas o imprecisas.

Quizá nuestra disensión sobre este tema se originó más que nada en la definición de prólogo, ya que yo no lo uso en su sentido estricto: como un capítulo más del libro, que lo inicia.

Para mí el prologo pueden ser apenas cuatro líneas, más evocadoras que narrativas; un poema o una canción con todas las licencias que estas formas de expresión se permiten. Quizá dejaría de ser un prólogo, pero para mí cumpliría con la función que me importa: que el lector cruce el umbral de la historia con el estado de ánimo y mental precisos.  

Teniendo esto en cuenta, tampoco me atrevería a decir que la forma que has elegido tú para plasmar esos pensamientos iniciales del personaje sea incompleta, si finalmente has sembrado en la mente de tu lector el estado de ánimo que pretendías. Aunque se puede afinar más para evitar malas interpretaciones, como la que yo hice sobre la herida que se menciona.

En realidad un prólogo hace comentarios sobre la propia obra o el autor, más que ser un capítulo inicial; pero eso daría para su propio tema en el foro, así que yendo a lo que toca en este hilo: ¿cómo mencionarías la herida para que se sepa que es grave —que no necesariamente mortal—, sin que el lector acabe pensando que la voz es la de un moribundo?

Cita:Y tú ¿no estás escribiendo ahora? ¿Algo suculento que pueda leer?

Como dije, no he escrito últimamente, más allá de algún comienzo de relato; igualmente, dado el tiempo que estuviste fuera, sí puedes encontrar relatos míos colgados en el foro (por ahí incluso hay cierto comentario hacia ti).

Cita:Por tu culpa me he pasado a la dark ale belga. Así que, por definición, alguno de mis personajes debería tener ahora el cabello castaño oscuro. La verdad es que cambié el adjetivo por ámbar. Pero, ya sabes, como siempre me gusta tener la razón… es también una marca de cerveza. XD

Yo hubiera esperado que te pasaras a la Irish red ale...
Quemo sin llama,
mato pero no existo.
Soy mi contrario.
Responder
#6
Cita:En realidad un prólogo hace comentarios sobre la propia obra o el autor, más que ser un capítulo inicial; pero eso daría para su propio tema en el foro, así que yendo a lo que toca en este hilo: ¿cómo mencionarías la herida para que se sepa que es grave —que no necesariamente mortal—, sin que el lector acabe pensando que la voz es la de un moribundo?

No discutiré sobre eso después de ver que Chicote ha escrito el prólogo para la edición española de Juramentada de Sanderson, Sin embargo me referiría más bien a un texto integrado en la propia historia, no a presentaciones, como sería el caso que he mencionado antes, o comentarios aclaratorios del autor. Quizá hay otro nombre para el texto del que hablo, introducción o algo así, pero he de reconocer que no me he dedicado a investigarlo.

Referente a lo que comentas de aclarar el tema de la herida, quizá sea yo la semilla del malentendido, ya que tengo una tendencia innata a la tragedia extrema y al drama.

Aunque las pistas están ahí (las he señalado en el siguiente párrafo en cursiva), no son lo suficientemente definitorias, debido a lo que te comenté en mi email anterior: dejas mucho margen al lector, de forma que cada uno puede forjarse imágenes un tanto diferentes de la escena.
Hay muchos modos de romper esa impresión. En realidad con un diminuto detalle basta.

Puedes añadir una acción futura que alargue el desarrollo de la escena más allá del punto en que termina tu texto.
¿A cuántos hermanos habré de vengar?, no lo hace, ya que se puede culminar una venganza muriendo al llevarla a cabo. Lo mismo me pasa con De no haber podido herirte sería una más de tus víctimas. A mis ojos el hecho de matar al enemigo despoja al vencedor del carácter estricto de víctima, aunque muera igualmente. Pero, como te he dicho, éstas son percepciones puramente subjetivas de cada lector.

Una acción futura mas allá de la escena podría ser p.e.:
Tus garras se han clavado profundo en mi carne. De no haber podido herirte sería una más de tus víctimas. Mis hermanos han muerto, tú les has matado; hijos de la tierra, como yo, como tú; muertos por tu ira, pero ya no más. Veré pudrirse tus entrañas cubiertas de cuervos, hasta que no quede nada. Por decir algo. En realidad sirve cualquier cosa que indique que va a tener tiempo de sobra para ver como el cadáver de su enemigo se descompone. Es solo un ejemplo, a mi modo trágico exacerbado. XD, pero puede ser cualquier otra cosa.

Otro modo sería decirlo llanamente y no ser tan críptico:
¿Qué es ese aliento fétido? ¿Es ese tu última arma? No importa, es tu fin y quiero que conozcas mi nombre, para contar a todas tus víctimas, cuando las encuentres en el más allá, quién las ha vengado. Quien se ha enfrentado a ti y ha sobrevivido a tu pestilencia, iniquidad o lo que se te ocurra.

Pero, como digo siempre, escribir es un acto personal e intransferible. Así que… a tu bola.

Cita:Como dije, no he escrito últimamente, más allá de algún comienzo de relato; igualmente, dado el tiempo que estuviste fuera, sí puedes encontrar relatos míos colgados en el foro (por ahí incluso hay cierto comentario hacia ti).

Supongo que te refieres a la crónicas de Bocanegra. He leído los microrelatos y me han producido una sensación curiosa, porque se parecen mucho a las notas que yo tomo. En realidad son como minúsculas epifanías que tengo que atrapar en papel antes de que se desvanezcan. Escenas que me vienen de repente y que después integro en la historia general para desarrollarla. O no, depende de como se vaya desarrollando. Sin embargo son un germen valiosísimo para mí. Van cargadas de una energía especial, que no tienen con tanta naturalidad los textos que escribo haciendo codos delante del PC.  Por lo que creo que esos microrelatos de Bocanegra podrían integrarse sin problemas en un esquema más general que los incluyera a todos. Tengo pendiente leer los fragmentos más largos, pero de entrada esa historias parecen tener un aire fresco que es de agradecer. También el aire canalla de los personajes es atractivo, aunque se corre el riesgo de quedarse solo en la superficie con ellos.

Nos leemos.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)