Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La ortografía y lo demás
#1
¡¿Qué tal?!
Vengo dándome cuenta desde hace cosa de un año de algo que me trae quebraderos de cabeza.

Veréis, fue en abril del año pasado cuando autopubliqué mi novela. Desde entonces, he oído de todo sobre ella (en general para bien, ¿vale? XD), pero uno de los apuntes más recurrentes ha sido el de... «He encontrado faltas de ortografía».
La cosa es esta: las hay, obviamente. Le dediqué cinco meses de correcciones ortotipográficas y, en menor medida, estilísticas por mi cuenta, ya que un profesional podía bien salir por mil euros dado que son 167000 palabras, pero siguen encontrándose faltas. Poquísimas. No he visto más de cinco, en realidad. No soy un profesional pero, conociendo las normas y prestando atención, todo esto se puede solventar en las revisiones. Y cuando alguien me dice que las ha visto, tampoco sabe decirme más de las cinco que ya se conocen... Por lo que no es, para nada, un mal resultado.
Aun así, sigo sintiéndome mal cuando veo esas faltas ahí y estoy trabajando en una reedición de cara a cuando se agoten los ejemplares que faltan de la segunda tirada (ya son menos de 10, debería ponerme las pilas...).

¡Pero! Y hay un pero... La cosa es que últimamente, como vengo diciendo al inicio del texto, he leído libros editados por las mejores editoriales españolas que, con diferencia, tienen muchísimas más faltas de ortografía que mi novela. Hablo de Minotauro, Alamut, Insólita, Alfaguara... Casi siempre son errores de puntuación, eso sí, nada grave. Sobre todo a partir de la mitad del libro. Quizás la persona encargada de corregir se cansa pronto de su labor...

Al margen de compartir esto con vosotros, lo que quiero decir, si es que quiero decir algo al final, que tampoco lo sé muy bien... Es que cuando vayáis a presentar vuestro relato o novela a un concurso o editorial, no os dejéis la vida en arreglar todas esas normas de puntuación y ortografía. ¡O sí, qué sé yo! Presentad algo respetable, pero sabes que autores ganadores del premio Minotauro, por ejemplo, cometen los mismos errores al escribir que la mayoría de nosotros (remarco lo de la ortografía, nuevamente, ¿eh? Quizás en calidad narrativa y originalidad todavía nos puedan llevar alguna ventaja, no sé).

Otra cosa es que querías autoeditar vuestros trabajos. En ese caso... ¡por Hércules! Una buena maquetación y presentación del mismo.
Responder
#2
No solo es que los profesionales tambien cometen errores... es que a las editoriales se la repampinfla vender algo lleno de errores si creen que va a vender.

Y no hablo solo de ortografia o puntuacion, hay libros cuya sinopsis en la contraportada se parece a lo que hay dentro del libro lo que un huevo a una castaña. Compre hace unos meses ¡Guardias, guardias! de Terry Pratchett, de la editorial Debols!llo, y aun estoy buscando por las paginas el supuesto ejercito de enanos que tiene que enfrentarse al dragon segun la sinopsis de atras. Que digo yo, que les costara coger la sinopsis de la version inglesa y traducirla... en vez de inventarse algo al tun tun Rolleyes
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#3
Creo que el punto de no dejarse la vida en arreglar fallos en obras para concurso está mal, o sea, no debes dejarte la vida, porque probablemente como a cualquier hijo de vecino, habrá alguna errata que se te pasará, pero tal y como veo escrita la frase, parece que la idea sea descuidarse de la ortografía, porque total, en los libros publicados hay erratas, cuando de hecho muchos concursos tienen en cuenta este aspecto en el texto.

Con respecto al comentario en general, creo que al final es natural que un corrector (o un traductor) pueda tener errores, no suelen estar trabajando en un único texto y suelen tener plazos de entrega mucho más estresantes que el de un escritor (si es que este los tiene). La culpa en última instancia es del editor, que es quien está por encima de todos y debería vigilar la calidad de los textos que publica su empresa, pero claro, en una editorial grande el editor no puede supervisar cada una de las obras a publicar, así que volvemos a la casilla inicial.

Por eso considero que el que un escritor se tome las molestias de cuidar su obra (hasta donde le sea posible), al final, por mucho que la gente diga: es que las obras de Alfaguara están llenas de erratas, a la editorial en sí no le va a afectar tanto como puede afectar a Menganito que la gente diga: es que sus obras están llenas de erratas. Para muestra, está el ejemplo de los libros de Dalas que comenté por el foro; no quiso que le hicieran correcciones más allá de temas de ortografía para no tocar su estilo, ¿resultado? El libro no tiene erratas (al menos ninguna que recuerde ahora), sin embargo el estilo es de lo peor, porque eso es culpa exclusiva de Dalas.
Responder
#4
(19/04/2019 02:00 PM)JPQueirozPerez escribió: Creo que el punto de no dejarse la vida en arreglar fallos en obras para concurso está mal, o sea, no debes dejarte la vida, porque probablemente como a cualquier hijo de vecino, habrá alguna errata que se te pasará, pero tal y como veo escrita la frase, parece que la idea sea descuidarse de la ortografía, porque total, en los libros publicados hay erratas, cuando de hecho muchos concursos tienen en cuenta este aspecto en el texto.

¡Qué va! ¿Cómo voy a decir eso? ¡Ja, ja, ja! En la medida que se pueda, hay que corregir y dejar las obras presentables.


Ya digo que, básicamente, compartí esta información con vosotros porque era un tema al que le daba vueltas, pero tampoco pretendía decir ni aconsejar mucho... XD

Nada, que me irrita cuando me dicen "He visto un par de fallos en tu libro", pero no me lo mencionan cuando cogen alguna otra obra. (Hablo de ortografía, no de estilo. Ahí la gente puede decir lo que quiera, claro).
Responder
#5
También es distinto que puedas dirigirte personalmente al autor que cuando no; incluso en obras de autores patrios, si es un poco grande, hablar con él aun por RRSS resulta muy complicado, y aunque lo logres probablemente ese es un asunto de la propia editorial en la que él (más allá de comentar tal error) no puede hacer mucho.

Aún tengo pendiente ver si puedo contactar por Twitter con Principal, para comentarles que una de las páginas de La historia en cómic de la cerveza es ilegible, porque los textos están corridos y parte del mismo se ha situado en zonas donde el dibujo es negro. Lo que me sirve para ejemplificar un caso que considero peor que las erratas, al final si me ponen una palabra sin acento o un dedazo cambiando m y n, puedo pasar por algo y seguir la lectura, pero cuando hay un error de maquetación (cosa menos habitual en libros pero que sí ocurre a veces en cómics) y además dificulta o incluso, como en este caso, imposibilita la lectura, pues ahí ya estamos ante un problema grave.
Responder
#6
Estoy de acuerdo en que no hay que dejarse tanto la vida en esto, aunque luego no sé si lo cumplo. En mi caso leo mis historias hasta cuatro veces, y hablo de 200 000 y pico mil palabras o casi 400 000. Y aun así, cuando alguien la lee, encuentra algún fallo. Pero normalmente pido que la lean antes de publicarla y luego corrijo los fallos. El caso es que no sé como lo hacen las faltas de ortografía, pero siempre se esconde alguna y casualmente la descubro meses después cuando leo una página al azar del libro  Big Grin Aunque actualmente, los fallos que más cometo son los de comerme una palabra o escribir la en lugar de las y cosas así de cabeza despistada. 

Pero también es verdad que faltas hay en cualquier libro grande, sobre todo en traducciones. Juraría que he visto que han traducido king como amable (kind) en alguna historia. Supongo que hay gente a la que estos fallos puntuales les molesta más que a otros y aprovechan que pueden decirlo. Si no pudieran supongo que solo lo comentarían con otras personas.
Responder
#7
Si se trata de un error en la edición entera, más de una bronca se habrán llevado por los compradores...
Responder
#8
Eso ya es un crimen  Big Grin Tengo un colega que tiene un colega que también escribe, y publicó un libro "flaquito" con una de estas empresas que se hacen llamar editoriales pero que solo son imprentas, y el libro estaba repleto de faltas de ortografía como un perro callejero de pulgas. Solo en la pequeña sinopsis había tantas que ya te cuestionabas en qué pensaba este hombre al escribir. Este me parece un extremo negativo que no. Y como la imprenta no te revisa nada, sino que se contenta con que le pagues, pues bonito libro sacas a la venta.
Responder
#9
Siempre hay que tener ojo con las editoriales que están dispuestas a publicar sin revisar la ortografía. Por norma general, quieren sacarte los cuartos.
Responder
#10
Buf, eso da para discutir otro tema bastante extenso. Pero yo creo que en general, si una editorial te pide que le pagues algo o que compres tus propios libros, no es una editorial  Dodgy
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)