Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 4 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Relato corto] Un saco de grano
#1
¿Ves? Tiras de esta anilla y la armadura queda suelta.

El sonido del cierre al desprenderse acompañó las palabras de Kelta.

Presionas y sacas. No es tan difícil, puedes dejar de utilizar esos métodos tan salvajes que usas.

Silencio.

Tiró de la armadura. Al mirarla, maldijo por lo bajo: tenía abolladuras por todos lados y eso significaba que solo le darían un par de monedas por ella. La dejó en el carro.

Extraída la cota, rebuscó debajo.

A veces me pregunto qué hice mal para terminar en este trabajo. Entonces recuerdo lo mal que lo pasé. —Kelta levantó la cabeza y miró a los ojos negros—. No te creas tan gallito porque tengas ese cuerpo delgaducho. Hubo un tiempo que pasé más hambre que tú.

Terminó sacando algo  de uno de los bolsillos de la camisa, estaba manchado de sangre.

Pero no hablo del hambre sino del dolor de perder todo lo que tienes, y yo tenía muchas cosas: marido, hijos, casa, trabajo y hasta un jodido perro. Era del monte Hicos. No te voy a engañar, me encantaba ese perro.

Limpió el objeto con su manga sucia y silbó emocionada. Admiró la gema antes de guardarla en un bolsillo. Luego le dio la vuelta al cadáver. Encontró la espada debajo. La sopesó y la tiró al carro.

Un día, volví de la ciudad cercana con un saco de grano. Los encontré muertos… La granja quemada… y el perro, con esa pobre criatura se habían cebado. —Kelta se detuvo con la mano en el bolsillo trasero, congelada por el recuerdo—. Nunca te fíes de un saco de grano, son traicioneros. Vas a buscarlos y te roban la oportunidad de morir con tu familia.

Kelta comenzó a quitarle los zapatos. Estaban intactos. Por ellos sacaría buen dinero.

Me lo tomé lo mejor que pude. El mundo se ve de manera diferente si eres una vulgar saqueadora. —Alzó una bota y señaló con ella a la figura que la miraba—. Piénsalo un momento. Llegas cuando la batalla ha terminado. Luchas contra el olor y el asco; con los propios animales carroñeros y desvalijas todo lo que pillas antes de que otros saqueadores, más peligrosos, decidan que ese era su cadáver.

Kelta guardó la bota en el carro y abrió la boca del soldado.

Los dientes son una buena fuente de dinero también —dijo mirando de reojo al hombre.

La boca estaba podrida como un animal lleno de gusanos. Casi le habían hecho un favor matándolo.

Bueno, y eso es todo. A partir de aquí podrías coger los órganos o casi cualquier parte del cuerpo para venderla en Valathis. El problema es que ha habido una epidemia hace poco y cuerpos no les faltan.

Kelta se incorporó, sacó una daga y se acercó a la figura de ojos negros. Se agachó a su altura y apretó bien la mordaza que lo mantenía callado. El hombre se removió inquieto en sus ataduras mientras Kelta se acercaba a su oído con el filo de la daga mordiendo la carne del cuello.

Hace diez años, mi hija salió de su escondite pensando que era yo —susurró—. Te pilló desvalijando a su hermano y a su padre, recogiendo cada pequeña cosa que tuviera valor, y no pudiste dejarla vivir, ¿verdad? No pudiste porque te había visto saqueando los restos de mi familia…

Kelta hundió la daga hasta el fondo sin parar de mirar a los ojos que pasaban del miedo a la sorpresa, al dolor, al pánico y, finalmente, al vacío.

La saqueadora cerró los ojos, disfrutando del momento. Después, comenzó a quitarle las botas.

Nunca te fíes de un saco de grano, son traicioneros...
Responder
#2
Me gusta la situación que planteas y también como se resuelve, es bastante original. Se lee bastante fluido, pero creo que tiene algún problema:
en primer lugar, se supone que están en un campo de batalla, rebuscando entre los restos. Debería ser una situación deprimente, que contraste con la "rutina" de los saqueadores", no describir el ambiente creo que es una oportunidad perdida en esta situación. Lo mismo para los personajes, puedes sacar mucho más provecho si describes, aunque sea un poco por encima, el físico que tienen (imagino, que al vivir en la miseria, pueden tener algún diente roto, alguna cicatriz o malformación que enriquecería al relato y podrías contar, con muy poco, mucho sobre ellos).
La idea me parece buena, incluso mejor que en tu otro relato, pero está narrado más atropelladamente.
Responder
#3
Como he dicho en el otro relato. Te agradezco mucho la ayuda.

Apuntado todo. Seguiré practicando.
Responder
#4
Al principió me costó ubicarme. Luego, durante un buen rato, pensé que ella hablaba con el cadáver. Hasta el final no llegué a saber que tenía un prisionero vivo. Y desconozco si lo has hecho queriendo o no.

En cualquier caso, me ha gustado. El hecho de que el relato gire alrededor del monólogo era arriesgado, pero te ha salido bien Wink quizá podrías haberte detenido, recreado, algo más en el momento de la venganza. A menos que simplemente la desgraciada señora se esté vengando de todos los saqueadores anónimos que pilla, porque claro, a saber como conoce la identidad del asesino de su hija...
Te equivocaste, brujo. Confundiste el cielo con las estrellas reflejadas en la superficie de un estanque.
Responder
#5
(04/05/2019 04:14 AM)Daghdha escribió: Al principió me costó ubicarme. Luego, durante un buen rato, pensé que ella hablaba con el cadáver. Hasta el final no llegué a saber que tenía un prisionero vivo. Y desconozco si lo has hecho queriendo o no.

En cualquier caso, me ha gustado. El hecho de que el relato gire alrededor del monólogo era arriesgado, pero te ha salido bien Wink quizá podrías haberte detenido, recreado, algo más en el momento de la venganza. A menos que simplemente la desgraciada señora se esté vengando de todos los saqueadores anónimos que pilla, porque claro, a saber como conoce la identidad del asesino de su hija...

En mi cabeza, la idea del relato giraba en torno a engañar al lector para que creyera que hablaba con otro saqueador mientras contaba una parte de su vida. Intenté que sus diálogos contaran dos cosas al mismo tiempo(aleccionar y mostrar parte de su pasado). Un poco más de contexto para entender la sorpresa final.

Me pasé de desnudarlo demasiado.

Muchas gracias por pasarte a comentar, me ayuda mucho.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)