Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Engañar al lector
#41
He tratado de seguir el hilo, pero la discusión fue incrementándose y se fue por las ramas por ciertas formas hasta el punto que se perdieron algunas preguntas que llamaban a la argumentación. En cuanto a la postura, sin tener en cuenta la ironías utilizadas ^_^, estoy con Vikken y también con lo que dijo a lo último Krivus. Creo que un buen giro sorpresivo no es un engaño, es simplemente que el lector no prestó atención a ciertos detalles en la historia que siempre estuvieron ahí gracias a la habilidad del narrador por ocultarlas (o, acaso, destacar otras cosas para despistar: la mejor forma de ocultar algo es dejarlo a simple vista).

Cuando JP pregunta si el final de Sexto Sentido fue un engaño, no lo fue. Sólo nos enteramos de que la verdad siempre estuvo ahí, pero que nunca prestamos atención por cómo fue narrada la historia (en la temporada 10 del Writing Excuses de Brandon Sanderson hablan de esto, https://writingexcuses.com/2015/09/06/wr...ot-twists/). Un engaño hubiera sido si se inventaran otro final sólo por el hecho de sorprender, un final que nunca fue siquiera presagiado durante la historia, faltando a la verosimilitud de la obra y de los personajes (como si ocurrió en Star Wars Episodio 8 con ciertos momentos de la película a mi parecer, aunque no con el final en sí).
"El que desea sacar la espada es un principiante. El que puede sacar la espada es un experto. El que es la espada misma es un maestro." —Risuke Otake.
Responder
#42
(18/06/2019 03:19 PM)Vikken escribió: Es bien fácil engañar al lector, Helkion.
Plantea cosas y tomate todo el tiempo profundizando en ellas, o comienza a mencionar muchos elementos... y luego déjalos alli, tirados. Que el público se quede con la sensación de "me lo leí para nada".
Entonces habrás engañado al lector. Fácil. Decepcionante, muy bajo, pero fácil.  Wink

En cuanto a "engañar al lector", yo lo he interpretado en el "buen sentido", en el que se produce en el marco de esa especie de contrato tácito que se establece entre creador y espectador/lector cuando el último "entra" en el "mundo" que el primero le ofrece. De entrada ambos saben que es un juego, que todo es fingido. Vamos, que es mentira. Ahí no hay engaño como tal ("la verdad", en este momento, queda en suspenso o se deja a un lado). Y dentro de este juego donde se ofrece (y se acepta) un mundo ficticio puede (y, para mayor disfrute de la experiencia, "debe") producirse un engaño en el que el lector no sea capaz de anticipar "todo" lo que el autor le vaya a contar. Un final con sorpresa es un buen engaño, y al espectador, en líneas generales, le proporciona mayor placer que un final esperado. Ese es un "buen" engaño, y forma parte de las reglas del juego.

El otro, el que podríamos llamar "mal engaño", que es al que imagino que te refieres con "me lo leí para nada", forma parte del aprendizaje que todo creador debe llevar a cabo (si quiere llegar a escribir "bien" o, simplemente, mejorar). Creo que todos estamos de acuerdo en que cuando uno empieza en esto de "juntar letras", al principio es un pequeño desastre, y la mayor parte de las veces ese "mal engaño" por parte del autor no se debe a mala fe para con el espectador, sino a su falta de tablas a la hora de crear personajes, tramas e historias.
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#43
No voy a volver a discutir sobre semántica...

El hecho del título es porque un giro no deja de ser un engaño: ¿en el Sexto Sentido estaban plantadas las pistas desde el comienzo? Sí, ¿deja por ello de ser un engaño? No, la mayoría del público no se lo esperaba (de ahí que fuera tan sorprendente). Por ejemplo, en el caso que puse de la sexta temporada de Dexter, también está la pista ahí, pero es mucho más sutil que en la película de Shyamalan, así que se ha engañado mucho más al espectador, pero, a diferencia de los casos que considero malos engaños (o incluso trampas), las pistas están ahí, y el final no contradice lo que nos han dicho a lo largo de la obra.

Si queréis llamad al tema: El giro y las trampas o lo que sea, la cuestión es: ¿cómo hacer un buen giro, que sorprenda a la mayoría pero que no se vea venir a leguas? En lo audiovisual ya he mostrado que es relativamente fácil, porque el medio permite dejar detalles de fondo sin darles demasiada importancia, pero, por escrito, esos mismos detalles se tendría que dejar explícitos para el lector, lo cuál hará que le salten las alarmas.
Responder
#44
(19/06/2019 05:50 AM)JPQueirozPerez escribió: No voy a volver a discutir sobre semántica...
...
En lo audiovisual ya he mostrado que es relativamente fácil, porque el medio permite dejar detalles de fondo sin darles demasiada importancia, pero, por escrito, esos mismos detalles se tendría que dejar explícitos para el lector, lo cuál hará que le salten las alarmas.

¿Semántica? Si no se discute sobre otra cosa...  Big Grin

Bromas aparte, y como dije más arriba, en el fondo creo que es cuestión de práctica. Estoy convencido de que, cuanto más se escribe, mayor habilidad se va adquiriendo en la creación de giros con los que sorprender a los lectores.

Mmm, ¿eso significa que los escritores de obras para leer deberían estar mejor pagados que los que escriben guiones para medios audiovisuales?  Rolleyes
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#45
Volviendo a los recursos empleados para engañar al lector, se me viene otro que emplea, como no, Agatha Christie (sí, soy un pesao con ella, pero son los ejemplos que se ocurren; al fin y al cabo, dichos recursos son esenciales en las novelas de intriga y policiacas) en Tres ratones ciegos

El asesino resulta ser quién desde el principio decía ser el policía enviado a investigar


No puedo afirmar si era un engaño "malo", o un engaño bien llevado, porque hace mucho que la leí. Pero para el que esté interesado en el tema, ahí tiene otro ejemplo, parecido a Diez Negritos que mencionamos al principio del hilo.
Te equivocaste, brujo. Confundiste el cielo con las estrellas reflejadas en la superficie de un estanque.
Responder
#46
Creo que Agatha ya ha dado muestras de «lo que no se debe hacer» (no me he puesto a leer el spoiler, pero voy a suponer que va por la línea de Diez negritos), pero hasta va ligado al tema de hacer trampas y es fácil: no hagas que tu giro se base en contradecir lo que has contado antes, como en el caso de Diez negritos
no me desveles que al final el asesino es un tipo al que al principio has mostrado leyendo una invitación de alguien, cuando dicha invitación es suya y, tal y como está escrita la escena, no es para engañar al resto de personajes sino sólo al lector; de hecho hubiera sido muy fácil quitarla, porque si no me equivoco era al playboy a quien se le presentaba sin hacer toda la escena esa de leer la invitación, por tanto podrían poner al asesino sin esa escena y que muestre la invitación al llegar con los otros.

De hecho esos casos eran para ver ejemplos muy claros de qué es una trampa, por ejemplo en los casos incluídos en la zona gris, son trampas (porque hasta cierto punto contradice cosas que descubrimos luego) pero con cierta suspensión de la credulidad puedes darle explicaciones y aceptarlo; son trampas algo más complicadas de ver.

Así que en todo caso, para analizar trampas, creo que hay que analizarlas cuando pertenecen a esa categoría gris.
Responder
#47
También depende de si esas "trampas" rompen la verosimilitud y coherencia interna que todo relato, por muy fantasioso e imaginario que sea, ha de tener.

En algunos autores la ruptura de esa verosimilitud o coherencia será, simplemente, un error técnico (un fallo que no querían cometer pero que cometieron, por despiste o inexperiencia).

En otros (podría ser el caso de Agatha Christie, toda una profesional de las letras) sí que sería un engaño. Posiblemente, el resultado de forzar demasiado en su intento de despistar al autor para mantenerlo en vilo hasta el momento de desvelar el final y que este resulte sorprendente.

Ahora, la pregunta del millón... ¿Seríais capaces de engañar de esta manera a vuestros lectores con tal de aseguraros una sorpresa final para vuestra historia?
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#48
Decir a los cuatro vientos "A", solo para desvelar al final que no, que era "B", me parece miserable e indigno. Eso a mi no me causa sorpresa, sino indignacion. Y no me merece ningun respeto como escritor quien engaña miserablemente al lector.

Otra cosa es que se insinue "ab", para que el lector prejuzgue "A" y al final resulte que era "B". Eso es una sorpresa bien llevada. Si te ponen delante la verdad y la mentira, y es el lector quien se engaña a si mismo... es algo bien distinto.

Y lo mejor es si solo se insinua "b", a base de pequeñas pistas y detalles que solo un lector muy atento captaria. Y cuando al final resulte ser "B", sorprenderas a todos sin necesidad ni de engañar ni de facilitar el autoengaño. Y si se lleva bien el suspense, incluso los que lo han averiguado durante la lectura necesitaran llegar al final para hallar la confirmacion de sus sospechas. Los que logran esto son los autores dignos de admiracion.
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#49
Estoy con Cabro , y lo cierto es que sigue molestando el término de engaño, sobre todo si es como el primer ejemplo que plantea Cabro. Sexto Sentido va de la mano del segundo ejemplo (el de "ab"), por eso la sorpresa. La verdad siempre estuvo ahí, pero velada por lo que veía el lector. Es como un truco de magia, como ejemplifica Sanderson en el WX que pasé: el narrador presagia un poco lo que puede ocurrir al final mientras, a la vez, habla de otra cosa que parece más importante. Entonces el lector presta atención a eso que parece más importante, y no se da por aludido de la otra "verdad oculta". Eso es lo bueno de releer obras con tales giros, darse cuenta de que la verdad siempre estuvo ahí solo que no la viste por la destreza del narrador.
"El que desea sacar la espada es un principiante. El que puede sacar la espada es un experto. El que es la espada misma es un maestro." —Risuke Otake.
Responder
#50
Te voy a dar un ejemplo de qué es un engaño, pero antes, hay que dejar claro que no hay tal como engaño bueno. Lo que forma un autor con su lector es un pacto ficcional: tu vas a contarme algo ficticio y yo voy a creerte.
Claro, siempre y cuando juegues limpio. Que tu inteligencia haga diferencia entre un entramado rico, y vulgares farsas.
Hay que tener claras las cosas desde el principio... o luego comienzas a dar ejemplos del sexto sentido (que además ni engaños son) como si no hubiera otros.
El engaño una practica contraria a la honestidad, y como tal, reprobable. Andar intentando relativizarla es igual a decir que la muerte no es muerte, que es "una forma distinta de dar vida". No señores, la vida es vida, y la muerte es muerte. El día es día y la noche es noche. Que una contribuya a la otra, o que sean conceptos intrínsecos, no quiere decir que son lo mismo o que "si le doy este enfoque"  ya le cambie el significado.
Ahora, un ejemplo perfecto de engaño, y famoso, es la contribución de la capitana Marvel en Endgame.
El personaje vino a trastocar el lore del UCM con tal de meterla a fuerza. Con tal de establecer que era la más poderosa, que era alguien con capacidades superiores y "porque no me tenían en esa ocasión", dijo para confirmar todo lo que venían presumiendo de ella.
¿Qué pasó?
Un golpe. Uno solo y adiós. Haber establecido tanto sobre ese personaje para que al final no aportara nada, es un engaño. De hecho habría sido el mismo resultado sin ella. Y eso no es distraer ni hacer giro, que es de lo que se supone va este (mal nombrado) hilo, eso es hacer un engaño directo y descarado.
Si seguimos confundiendo o haciendo relativos los significados puntuales, no nos quejemos del lenguaje inclusivo o los productos chatarra tipo 50 sombras de Grey, en donde se le llama amor a todo lo que no lo es. Y mal escrito además.
[Imagen: 6fcm1k.jpg]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)