Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 4 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía- Ciencia Ficción] Versus. Cap 1
#1
1.  Tutorial
 
El barco se movía. Nadie le había dicho que el barco se movería. Claro que no era el único que parecía pasarlo mal, al menos uno de cada cinco individuos en cubierta intentaban hacer caso omiso a su mareo y a los gritos de júbilo del resto.
Él se miró las manos, de piel ligeramente bronceada como correspondería a alguien que hubiera pasado toda su vida de un sitio para otro recorriendo aventuras, con su nombre susurrado en todos los caminos. También lucía alguna cicatriz que le hacían parecer más rudo. Pese a todo, no llevaba más que unos ropajes de tela y una espada apenas filosa que no le dejaban empuñar en el barco. Seguramente para evitar la carnicería entre todos los novatos que no querían más que lanzarse a la aventura de Versus.
Cerró los ojos, sintiendo el viento aullar entre su cabello a media melena negra. Aquella sensación le agradó de tal forma que hasta notó un cosquilleo en su piel. Pocas veces tenía la oportunidad de gozar de la brisa natural, así que se dejó llevar como un bebé en brazos de su madre.
Las físicas están muy logradas pensó. Lentamente hasta el mareo fue cediendo terreno al escuchar la madera cantar con un leve crujido reforzado de salitre mientras se mecía.
 No lograba desenvainar la espada por más que lo intentara, pero aún con todo le gustaba notar la sensación de la empuñadura en la vaina de su cinto, lamiendo las tiras de cuero con las yemas de los dedos. Deseaba pasar a la acción por primera vez, que por fin le permitieran hacer uso de ella. ¿Quién sería su primer enemigo? ¿Un saqueador? ¿El miembro de algún clan? ¿Una bestia? Ojalá fuera un dragón, uno grande y rojo, con el que pudiera hacerse una buena armadura o conseguir materiales caros, aunque no estaba seguro de que los dragones existieran.
Unos metros a su proa otro par de novatos habían decidido que era buena idea enfrascarse en una pelea a puñetazos entre ellos mientras muchos otros les animaban.  ¿O acaso era su popa? Qué más daba, nunca había sabido distinguir las direcciones en el argot marino. Muchos otros intentaban desenfundar su espada corta, pese a que ésta no cedía. Era claro que les indicarían cuando la función estuviera activa, y para entonces él pensaba hacer buen uso de ella. Los otros novatos eran en su mayoría altos y muy fornidos, incluso con más cicatrices que él y algún tatuaje. Todos aquellos, entre los que se incluía, parecían muy fuera de lugar en un barco tan limpio y ordenado como aquel, donde ni siquiera una astilla de madera se encontraba fuera de su lugar, y hasta los tripulantes perfectamente uniformados insistían en su pose marcial durante horas. En aquel ambiente, todos los novatos no eran más que chuchos callejeros apestando a orines en mitad de un palacio recién estrenado.
Con todo, decidió que lo mejor era disfrutar de la vista. Era espléndida. Nunca en su vida había creído posible ver un atardecer de un rojizo tan hermoso que casi podía tocarse, acompañado del regurgitar suave de las olas que morían en el casco de la nave. Si se asomaba un instante podía ver unos cuantos delfines saltar desde el fondo del coral verde en las aguas transparentes para saludarle amistosos. De alguna extraña manera, era más real que cualquier otra cosa que hubiera vivido hasta entonces.
—Esto es increíble. Puedes hasta notar los rayos del sol calentarte —. A su lado apareció otro de los novatos. Era muy ancho de hombros, como la mayoría, aunque su aspecto no era tan amenazante al carecer de la mandíbula cuadrada y el pelo largo y rubio. Parecía que tenía frente a él un aspirante a paladín.
Él simplemente asintió plácidamente. Quería darse tiempo para disfrutar del momento. —Vengo de La Liga de las Maravillas, pero creo que nada es comparable, al final todos los lugares eran iguales unos a otros, y los combates predecibles o casi imposibles desde que nerfearon los escudos. Apenas llevo aquí media hora y esto es...bueno, solo tienes que mirar —señaló otra vez al mar, donde un delfín surgió de nuevo. Ésta vez hasta le pareció que le saludaba mientras sonreía.
— ¿Dónde se supone que va el barco? quiero más llegar para comenzar a explorar. Lo primero que haré será forjarme un mandoble para especializarme. ¡Ja! Si apenas me aguanto de la emoción. ¡Creo que hoy ni cenaré! ¡Es más, igual ni duermo!
Él rió también, emocionado. A decir verdad, eso es lo que él pensaba hacer también. Al reír, el paladín mostró una dentadura tan perfecta que a cualquiera le daban ganas de golpearla.
—Vamos a Magnas, la ciudad principal. O al menos eso ha dicho el capitán. Si vuelves donde está, volverá a soltarte el discurso —había repasado el discurso del capitán tres veces, solo por si acaso. Magnas, la ciudad más grande del mundo de Versus, con el mayor puerto construido hasta el momento. El lugar donde todos los novatos iniciaban.
—Me llamo Jaeo, por cierto —le tendió la mano.
—Oryon —replicó mientras le respondió al saludo. Hizo la prueba de apretar todo lo fuerte que su fibroso brazo le permitía, pero Jaeo no mostró ninguna sensación de dolor. Como era de suponer, en Versus el dolor había sido inhibido.
Antes de que pudieran soltarse las manos, una campana comenzó a sonar por cubierta. Oryon se giró, buscando cualquier señal de alarma. De repente todos los novatos callaron al unísono, como ovejas en el momento de ver un lobo. Fue un instante, únicamente un fugaz segundo en el cual  cesaron los gritos, insultos estúpidos a las madres y amenazas de reportes, pero durante ese momento de quietud reinó el silencio. Luego vinieron los gritos de los marineros mientras señalaban un barco gigantesco de velas negras que se aproximaba.
Todos ellos gritaban asustados de un lado a otro, pese a todo, Oryon y Jaeo intentaron mantener la calma.
— ¿Qué pasa? —en su tono emocionado y ansioso notó también una nota de preocupación.
Oryon no respondió, pero instintivamente se llevó la mano derecha a la empuñadura de su espada corta y consiguió desenfundarla. —Supongo que ahora nos enseñarán a luchar.
La sonrisa de Jaeo desenfundando su arma fue toda la respuesta que él necesitó. Casi no hizo caso a las palabras del capitán, que se escuchaban anormalmente fuertes por todo el navío.
— ¡Esos malditos piratas del Tiburón Dentado han vuelto! Es la cuarta vez que intentan asaltar la Doncella de Marfil este mes. ¡Por las barbas de una sirena, es inconcebible! —el grueso hombre bajó las escaleras con su pata de palo resonando en cubierta. — ¡Tú, grumete, da la señal para virar a estribor! Intentaremos una maniobra evasiva —gritó a uno de sus marineros. Alrededor del capitán comenzó a formarse un corro de novatos que el hombre parecía ignorar, pese a que un poco de saliva incluso cayó en la cara de uno de ellos, el cual dio unos pasos atrás ante las risas del resto.
— ¡Pero capitán, los tenemos muy cerca! ¡El abordaje es inminente!
— ¡Maldita sea! Debemos luchar todos. Desenvainad vuestras espadas, novatos de tierra firme. ¡Luchad!
Fue entonces cuando la mayoría se dio cuenta de que era posible empuñar sus armas de principiante. El sonido filoso de decenas de espadas rozando la empuñadura fue lo único que se escuchó en aquel instante.
El barco enemigo se encontraba cada vez más cerca. Podía ver su mascarón de proa, una cabeza de tiburón con espadas como dientes, acercarse directamente para chocar contra el lateral de su nave.
Apretó fuerte la espada con su mano mientras corría instintivamente al otro lado. Fue de los únicos, la mayoría parecía correr a recibir a los enemigos. En su opinión, idiotas que acabarían muertos en el fondo del mar antes de poder realizar siquiera su primera estocada.
— ¡Luchad, mis valientes! —. El barco tembló cuando la embarcación negra chocó contra ellos. Era un milagro que La Doncella de Marfil no se hubiera partido en dos. Apenas un segundo después los piratas comenzaron a saltar al abordaje. Muchos eran altos y de barbas descuidadas, incluso el aire comenzó a apestar a ron y azufre.
En respuesta, el capitán gritó la orden de carga, por lo cual los marineros comenzaron a luchar contra ellos en una carrera perfectamente sincronizada. Todos aquellos novatos que no habían caído al mar en la embestida, se les unieron.
Era el momento. Su primer enemigo sería un pirata.
Con un grito en falsete Oryon se lanzó contra el primer pirata que vio. Si se hubiera parado al menos un segundo a pensarlo le habría atacado por la espalda para hacerle más daño, pero todo lo que se le ocurrió en aquella carrera fue embestirle con el hombro para hacerle perder el equilibrio.  Su enemigo dio un paso en falso, así que intentó aprovecharlo descargando un golpe desde arriba para abrirle la cabeza. Cuantos más enemigos matara, más experiencia conseguiría en batalla.
— ¡Muere! —le acertó en el hombro, y aunque estaba seguro que le había hecho bastante daño, su enemigo no cayó.
— ¡Maldita sabandija! ¡Me comeré tus tripas!
Oryon no pudo evitar reír. Su acento era un poco gracioso. Aun así, intentó no despistarse. Quería acabar cuanto antes. Los piratas enemigos apenas tenían ropas con armadura, pero a decir verdad, ni él ni el resto de novatos tampoco. Aun así, las posibilidades y movimientos eran infinitos. No se limitaban a unos cuantos golpes por defecto, si no que era libre de mover si cuerpo y arma de la manera que quisiera.
No se lo pensó y realizó una finta en la cara del pirata. Supo que había sido un movimiento un tanto torpe y lento en cuanto lo realizó, pero aun así esquivó al pirata barbado y al golpe que le había lanzado desde la derecha. Al girar sobre sí mismo, aprovechó para extender su brazo con la espada y de un salto herir al rival en el brazo. Ahora sí, este cayó al suelo. Su primer enemigo.
Apenas tuvo tiempo de registrar el cuerpo en busca de botín. Fijó su vista en el mascarón del Tiburón Dentado, donde una figura alta y con una capa ondeante rio mientras alzaba una espada.
— ¡Es la pirata Malasangre! ¡Tened cuidado, malandrines, su espada ha matado más marineros que el escorbuto!
Mientras Malasangre saltaba a La Doncella de Marfil, el mástil principal de ésta caía espectacularmente, a apenas unos metros de donde Oryon se encontraba. En ese momento pudo distinguir dos tipos de novatos: los que miraban nerviosos a todos lados mientras intentaban escapar de allí como fuera y los que reían, soñando con matar a Malasangre y quedarse su espada. Oryon acababa de decidir que quería ser de éstos últimos.
Una novata fue la primero en atacar a Malasangre. Era una tipa alta, pelirroja y de grandes pechos, de piel pálida y una cicatriz atravesando su ojo derecho. Logró encadenar un golpe con su espada a la pirata, un corte diagonal en el pecho, de izquierda a derecha antes de que pudiera reaccionar, pero ésta se rehízo sin apenas sufrir daño y despachó a su rival, clavándole su espada brillante en el pecho. Entonces sacó la espada y golpeó con ésta a la mujer otras dos veces. La novata cayó muerta.
Como si esto no fuera más que una provocación, tres novatos atacaron a la vez ésta vez. Otros tantos preferían hacer frente a los piratas comunes, Jaeo entre ellos. Oryon, por su parte, se quedó mirando indeciso. Ya había recibido bastante daño en pelea.
La boss no tardó en deshacerse del primero de ellos, con una patada le hizo perder el equilibrio, y al abrir la guardia le golpeó en la cabeza con su sable. Aun así, los otros dos combatientes aprovecharon para lanzarle unos cuantos golpes mientras no se preocupaba por ellos, dejándola bastante malherida. Cuando la pirata de pelo rapado y dientes amarillentos se giró sobre los novatos, le bastaron dos sendos tajos para quitárselos de en medio. Era mucho más rápida que sus subordinados. Pero ya estaba malherida.
—Un golpe crítico. Eso es todo lo que necesito para hacerme con su sable. Podría venderlo en Magnas para conseguir una armadura mejor, o usarla en lugar de la espada estándar que tenía equipada por defecto. Un golpe, eso era todo lo que necesitaba para hacerla caer.
Sin pensarlo dos veces, comenzó a correr hacia Malasangre con su espada de una mano en alto. La idea era simple. La desequilibraría embistiéndola con el cuerpo y al no poder defenderse atacaría a su cabeza. Si le había funcionado con el primer pirata, no veía ninguna razón para que no lo hiciera en el segundo.
—Maldita sabandija. ¡Me comeré tus tripas! —el tono de Malasangre era tan ronco y rasposo que casi hacían daño al escucharlo, como unas uñas rascando una pizarra.
Justo cuando estaba preparado para embestir, supo que se había equivocado. El alcance de ese sable era mayor que el del resto de piratas, y por supuesto que su espada. Apenas se hizo necesario un corte circular de la enemiga para acabar con él. Por suerte no sintió dolor.
Lo único que pudo ver a continuación fue unas letras en rojo. ESTAS MUERTO.
— ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! —gritó en su habitación mientras se desenganchaba las gafas de realidad aumentada y apagaba la simulación cerebral. Acto seguido se levantó de la cama. Había pasado horas editando al personaje, todas sus cicatrices, tatuajes, altura, color de ojos…incluso había pensado una maldita historia para poder meterse más en el papel. Oryon iba a ser el hijo bastardo de un rey, expulsado de su país y obligado a buscar fama como mercenario. Pero ahora Oryon estaba muerto a manos de Malasangre en el tutorial de Versus.
Mientras pensaba con amargor en el estúpido videojuego, tiró las gafas encima del colchón.
— ¡Héctor! ¿Sabes qué hora es? ¡Vas a llegar tarde, por el amor de Dios!
El chico suspiró. Su madre siempre le recordaba lo mismo, sin importarle el día. — ¡Hoy no trabajo, mamá!
Durante unos segundos, la mujer no contestó, aunque él estaba seguro que le había escuchado. Efectivamente, volvió a replicarle.
— ¡¿Por qué tienes que gritarme desde la otra punta de la casa?! ¡Ven aquí a hablarme como las personas normales!
Puso los ojos en blanco mientras se sentaba con parsimonia en la silla del escritorio. Quizás más tarde volvería a intentar pasarse el tutorial de Versus.
Responder
#2
Al punto: es una historia en rasgos generales, sencilla y buena... pero hay que terminar de leerla para decirlo.
Y es que tengo que aceptarlo, el mero inicio no me llamó la atención. Ese es un punto a tener en cuenta (no obligatorio pero sí da un plus), que las primeras frases vayan generando intriga. Decir  "El barco se movía. Nadie le había dicho que el barco se movería..." suena hasta obvio. Claro que los barcos se mueven. Es cierto que al avanzar uno encuentra el sentido de ese plateamiento, pero a primera vista no establece intriga o pregunta alguna. Y eso es lo que engancha, las preguntas que surgen y que la obra promete ir contando si avanzas en ella.
Por otra parte, veo exagerada la cantidad de adverbios terminado en mente que hay aquí.
Eso último representa varios defectos al escribir: inseguridad, falta de agilidad y poco sentido de la estética. Siempre comprendiendo que el contenido mantiene, pero la estética enamora. ¿Inseguridad por qué? los adverbios de esta naturaleza son la viva imagen de la pretensión, esto es, que quieren decir más de lo que dicen en realidad. Son ese gato que se eriza para parecer más imponente... sin serlo.
Por ej.
Cita:Él simplemente asintió plácidamente

Si los cuentas, has utilizado treinta y dos caracteres para decir algo que puedes decir en diecisiete.

"Él asintió relajado."  

Esta corrección no solo se mantiene la escencia de ese personaje que se limita a despreocuparse y disfrutar el momento, sino que lo dice con seguridad. Al uso de las palabras justas. La magia de la economía es que da agilidad, y si un texto además de ser interesante, se lee fácil recortando palabras, logras ese efecto que se llama "se va volando". Créeme, a nadie le agrada un chico nuevo que va por alli presumiendo, y esa es la imagen que uno da con mente, mente, mente...

Aquí te dejo un apoyo para ese tema.  

Otro de los asuntos que me hace ruido, es el de los diálogos. En ocasiones me parece caótico el uso de la raya que haces, más que nada, porque hay fragmentos en donde no sé si es una intervención, o un dialogo. Los saltos de párrafo ayudarían para dejar clara esa diferencia.
Y más o menos por esa linea, he de señalar que hay momentos en donde las frases se hacen dudosas aunque tengan coherencia.
Por ej.
Cita:—Las físicas están muy logradas— pensó. Lentamente hasta el mareo fue cediendo terreno al escuchar la madera cantar con un leve crujido reforzado de salitre mientras se mecía.

Cuando uno lee <<pensó>> y <<lentamente>>, es fácil interpretar que el adverbio es el modificador de modo del verbo. Pero en este caso, no lo es, el punto lo evita. Sin embargo al estar juntos, lleva a un cierto conflicto cuasi instintivo a causa de la fuerza de la costumbre. Algo que se puede arreglar fácil con dar el salto de párrafo en <<pensó>>. No hace falta que el resto de la exposición este en esa misma linea.

En cuanto al resto, lo que más me gustó de hecho fue el final, no el desenlace (que si que es bueno también), sino la redacción del final. La sentí muy orgánica, bien lograda, ese retrato de un chico que e esmera en su avatar, pierde y su madre ya le esta llamando. Esta bien ejecutada y es una escena con la que es sencillo identificarse. Punto a favor.

Saludos.
[Imagen: 6fcm1k.jpg]
Responder
#3
Me ha gustado mucho, sento89. Coincido con Vikken en que el principio me costó un poco, pero en cuanto pillé el sentido de la trama, me enganchaste  Smile extensión adecuada, tirando a cortito pero sin que el desenlace resulte atropellado. Y lo más importante: me has despertado el gusanillo por un buen juego de rol  Big Grin en fin, mis felicitaciones, me has hecho pasar un buen rato  Wink
Te equivocaste, brujo. Confundiste el cielo con las estrellas reflejadas en la superficie de un estanque.
Responder
#4
¡Gracias a ambos!
El aviso de los adverbios acabados en -mente me va a resultar muy útil, muchas gracias. Tienes razón, suelo abusar de ellos sin razón alguna, aparentemente y mayormente xD
En cuanto a los saltos de párrafos que me aconsejas, es algo que sí tengo en el word, pero se ha perdido al pasarlo al foro, no entiendo la razón.

La idea principal era esa misma, presentar un mundo en el que algo no terminaba de cuadrar para dar intriga al lector, y resolverlo al final del capítulo. No es un gran misterio, y seguramente a mitad del relato cualquiera podrá adivinarlo, pero es la forma de tenerlo pendiente al menos hasta ese punto. Los siguientes capítulos, tratan de la dualidad de la vida del protagonista entre el videojuego y su vida real, y las diferencias entre ambas.
Responder
#5
(09/06/2019 11:52 AM)sento89 escribió: En cuanto a los saltos de párrafos que me aconsejas, es algo que sí tengo en el word, pero se ha perdido al pasarlo al foro, no entiendo la razón.

Word tiene la herramienta de interlineado, que por defecto hace que cuando aprietas 'enter' para pasar de un parrafo a otro deja un espacio mayor de interlineado que entre lineas del mismo parrafo que escribas de continuo. En el foro no existe tal cosa, si quieres separar parrafos en el foro debes apretar dos veces 'enter' para dejar una linea en blanco que haga la funcion de separacion entre parrafos. Simplemente hay que tenerlo en cuenta, y cuando pases un texto de word al foro acordarte de ir poniendo lineas en blanco para separar los parrafos si no quieres que quede todo el texto junto y apretujado.
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)