Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Detrás de la tinta (Reto May19)
#1
Este hilo es para que, quien asi lo desee, nos cuente lo que hay detras de su relato: su inspiracion, como lo escribio, porque lo escribio, cuanto tardo... una especie de "como se hizo" o "behind the scenes".
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#2
Solo diré dos cosas:

1. Lo escribí con el móvil, me lo mandé en privado a mí mismo en este foro, lo releí y le fui haciendo correcciones y volviendomelo a mandar en privado una y otra vez hasta que creí que estaba bien.
2. Hay una cosita oculta. Los escoltas de Amalia se llaman Iano y Marc (en el texto se mencionan por este orden). También podíamos decir que se llaman Marc y Iano. Entonces hacen la palabra Marciano. Esto es un guiño al boxeador invicto Rocky Marciano, ya que estos dos tipos, como guardaespaldas que son, están muy cachas, como Rocky Marciano. Me encanta meter cosas ocultas como esa.

Aunque en realidad me da vergüenza hablar de un relato cuyo resultado ha mostrado lo malo que es, pero me apetecía contar estas dos cositas.
Responder
#3
Bueno, lo que yo buscaba con mi relato (La Fotografía) simplemente era escribir lo que no suelo escribir. Por lo general siempre escribo "fantasía medieval" o derivados, y quería explorar otras cosas. La historia bebe de películas (he visto tantas así que no me sale nombrar ninguna), de videojuegos (como The Last of Us), y aunque al comienzo iba a enfocarla hacia como luchaban los hermanos contra lo que causó el apocalipsis, me pareció aburrido y cambié a lo que término siendo (que también me aburrió en parte).
En cuanto a lo que fue la escritura en si, tiene alrededor de 4500 palabras y las escribí en dos días (unas seis horas), poco después del relato del mes pasado ya que luego sabía que no tendría tiempo. Esta vez no tuve que cortar nada, no me sobrepasé del límite.
Viviendo a la sombra del destino.
Responder
#4
A mi no me interesaba escribir... o al menos esa era la mascara.
La verdad es que he pasado deprimido por un largo rato luego de haber perdido años de trabajo. Y la verdad sea dicha, lo extrañaba como no pueden imaginarlo, escribir es una parte muy grande de mi vida.
Entonces llegó la la rubia (Sashka) y me dijo que viniera al foro de vuelta.
Qué demonios, la quiero y la respeto un montón, por eso le tomé la palabra. Estuve leyendo y comentando mientras me acercaba al deseo de sentarme a escribir de vuelta. Cuando se planteó el reto de Mayo aun tenía en la cabeza el pesimismo de <<¿para qué? Al final, eso no sirve para nada>> y... la palabras de una persona hicieron un eco profundo:

Escribe, eso te hace feliz, lo sé. Vuelve, hazlo, yo sé que puedes, y cuando retomes el camino, y cuando escribas un libro yo lo voy a comprar.

No sé... a veces uno necesita esa cuerda. Hay agujeros demasiado hondos de los que es difícil salir solo.
Me llenó el corazón. Me senté y escribí un relato acerca del ágape, ese tipo de cariño que no pone condiciones y que se da a pesar de todo. Como el de Isabel por Esperanza. Como el de Esperanza por sus hijos.
Le puse alma y mente. Puse detalles, referencias a la cultura pop, guiños ortográficos y todas las herramientas que conozco entre figuras y recursos. Para mi este relato no era solo un gusto casual, desde el comienzo fue responder la pregunta <<¿qué tanto quieres esto?>> y si de veras tengo lo necesario para escribir algo que valga la pena.
O constar de una vez por todas que lamentarme se me da muy bien, pero escribir no. Y dejarlo por la paz.
Aunque no me gané los votos para llevarme el reto, para mi escribir esta historia ha significado aferrarme a la cuerda y escalar. La vida es muy gris cuando no haces lo que amas... y no quiero volver allí.
Creo que esa es mi victoria, y por ello agradezco a todos los que se dieron el tiempo de comentar, como dije en su momento, me dio mucha alegría leerlos.
Gracias de veras.        
[Imagen: 3175b8f3948e5e79e5ac8d49c823ed34ae888c5dv2-hq.jpg]
Responder
#5
Cita:O constar de una vez por todas que lamentarme se me da muy bien, pero escribir no. Y dejarlo por la paz.

Yo te di los 8 puntos, y el tercer puesto no está nada mal, así que quién sabe.

(02/06/2019 06:23 PM)Iramesoj escribió: 2. Hay una cosita oculta. Los escoltas de Amalia se llaman Iano y Marc (en el texto se mencionan por este orden). También podíamos decir que se llaman Marc y Iano. Entonces hacen la palabra Marciano. Esto es un guiño al boxeador invicto Rocky Marciano, ya que estos dos tipos, como guardaespaldas que son, están muy cachas, como Rocky Marciano. Me encanta meter cosas ocultas como esa.

En mi relato también hay pequeños guiños o easter eggs que dan para una relectura. Nada que haga referencia a cosas del mundo real, como tu ejemplo, sino cosas contenidas en el propio relato. No sé si las captásteis, ya que en los comentarios nadie las señala, así que ahí las pongo:
Al principio aquellos que el maestro dice que se alcen son los mismos que mueren al final. El amigo del protagonista, Tarreg, al principio fanfarronea sobre haberle atravesado el cuello a un nigromante, y luego al final es a él a quien le atraviesan el cuello. El maestro dice que las lanzas adamantinas solo pueden destruir el mal, y al final es usada para matarlo a él. El hecho de que las lanzas de los buenos y la vara de los malos estén relacionadas.

También nunca se dice explícitamente cuál es la razón del comportamiento pasivo-agresivo del maestro, ni la rebeldía de Jeodeirn. Muchos me habéis criticado esto diciendo que el cambio en la actitud de los personajes es muy repentina y poco convincente. Y puedo entender esa crítica y la acepto, aunque en mi defensa me gustaría decir que mi intención era dejar estas emociones implícita. Me hubiera sido muy fácil escribir un monólogo interior del protagonista explicando que el maestro la tiene tomada con él desde aquella broma estúpida que le hizo y un largo etcétera, pero pensé que generaría mayor emoción en el lector si dejaba todo eso a su interpretación.

Al principio, cuando Jeodeirn está bebiendo en la fiesta y halaga la intervención de los alquimistas en la batalla, el maestro dice que "las obviedades son su brebaje para dormir", ya que se toma a personal que estos "hombres de ciencia" reciban mayor reconocimiento que sus paladines. Jeodeirn no dice nada, pero podemos deducir que el comentario le molestó ya que más tarde le hace la misma devolución al maestro. Y al maestro tampoco le hizo mucha gracia, ya que más tarde aprendemos que prohibió beber en el monasterio a modo de represalia y cuando Jeodeirn propone un nuevo método para cazar demonios, le sugiere (muy cordialmente, por supuesto), que deje el monasterio y se vaya con los alquimistas. Jeodeirn puede ver a través de su falsa cordialidad, así que se ofende. En un último intento por ganarse a Jeodeirn, el maestro le da la lanza adamantina prematuramente, lo cual le funciona muy bien: Jeodeirn lo venera más incluso de lo que ya lo veneraba antes. Sin embargo, esto es un arma de doble filo, ya que al venerarlo más también tiene mayores estándares sobre su carácter y su honestidad, y al ver que hay agujeros en los razonamiento que el maestro da acerca de la vara que encuentra, pues empieza a mostrar rebeldía. Esto termina con el maestro montando una escena para expulsarlo, ya que considera el gusto por la alquimia de Jeodeirn y en general su actitud rebelde como un desafío a su autoridad. Por su parte, Jeodeirn, al ver que el maestro no es esta figura íntegra y casi divina que tiene montada en su cabeza, sino un simple hombre capaz de mentir, manipular y engañar por puro y simple orgullo y rencor, pues se le cruzan los cables y lo mata.

No hay ningún misterio a lo scooby doo, como decía Vikken. No hay un final tipo "resulta que el maestro era el avatar del demonio todo este tiempo!" Todas esas cosas sobre el mal y los demonios están ahí para subvertir las expectativas; uno piensa que el relato va a terminar en una batalla contra este demonio, pero al final la historia trata sobre algo mucho más mundano y, en mi opinión, mucho más humano. Como yo mismo he dicho, esto es arriesgado de hacer, ya que más que subvertir las expectativas puedes dar la impresión de que que hay armas de Chejov que has plantado y luego no has resuelto (algo tipo The Last Jedi, vamos). Tal vez debí haber sido menos específico para ahorrarme este efecto.

El relato está inspirado en problemas reales que tuve en el pasado con amigos y conocidos, donde uno hace una broma estúpida a la que no le da importancia, y nadie dice nada, pero el rencor queda ahí. Y luego al dia siguiente esa persona a la que le hiciste la broma te hace algo a ti, y otra vez, es algo trivial, no le das importancia. Pero siempre queda esa duda de "y si me ha dicho esto en represalia a lo que le dije ayer?" Y de pronto, la amistad queda manchada y las cosas empiezan a escalar desde ahí hasta que al final termináis a las hostias. O en este caso, a lanzadas.
Responder
#6
Monseuir AlhazRouge, creo que ese era el tema clave: ¿por qué lo mata?
Y si bien es cierto que la conducta del Maestro se va oscureciendo en cuanto la alquimia hace su entrada, y tomando como referencia que se plantea que dicha alquimia es eficaz contra demonios... tiene sentido entonces relacionar a un demonio encubierto que intenta alejar a su mejor sirviente de tal ciencia. Entonces, cuando este ya esta demasiado inmerso en ella y agregando elementos que como la vara, insinúan un aura de corrupción, cada vez se aleja más de tintes mundanos para sostenerse con fuerza en lo arcano.
Lo que es aun peor al tomar la decisión de matar al maestro.
La indignación, la alevosía y la decepción son causales de sabotaje, separación o intriga pero les falta fuerza para convertirse en causal de asesinato. De hecho desde que acepta la conferencia, el personaje ya esta gritando que va a matar a alguien. No se fuga, no confabula, no presenta un plan y se sabe que con todo lo que cuenta es con su fuerza y una lanza bendita de gran eficacia contra demonios.
Ya se empieza a ver aquí el meollo; maestro incomodo, alquimia contra demonios, la lanza eficaz contra demonios, vara con aura cuasi corruptora, misiones una tras otra para erradicar demonios, objetos mágicos en una edifico que nunca acaba, un avatar del Demonio... lo que parece desde aquí es que el Maestro era un pez grande entre los demonios, manipulando a mortales para limpiar la zona de rivales infernales. Preparando todo para su propia invasión. Lo que le da sentido al hecho de que el paladín sea el único que vea esta farsa, y lo mate antes de un apocalipsis.
Matarlo por injusto y cínico, y luego ponerse a matar a cuanto infeliz, incluso amigos, sin pesar alguno... no cuadra. Es demasiada locura para un personaje que no evidencia perder los estribos a ese nivel. Matar a un general del averno y llevarse al resto de la orden por estar poseídos (bien por la vara, bien por influencia del avatar o bien porque siempre fueron demonios) es coherente a un personaje que se dedica a eso. A matar demonios... literales, no políticos.    
Ahora que lo expones desde la vista del autor, descubro que lo que no encajaba era la razón de la muerte del maestro. Al menos a mi me fuiste llevando por un camino plagado de motivos sobrenaturales, mágicos que apuntaban a un maniqueísmo de caracter divino, y no civil.
Tal vez debí leerlo con otra perspectiva. Me apegué demasiado a lo místico.
De cualquier manera, M. Rouge, este relato de Le maitre, fue uno de mis preferidos, lo puntué tan alto como 7 pts.
[Imagen: 3175b8f3948e5e79e5ac8d49c823ed34ae888c5dv2-hq.jpg]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)