Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 2 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Jun19:Dentro de la coraza
#1
Se levantó pronto, aunque no tenía nada que hacer. no tenía trabajo ni estudiaba nada. Es lo que tenía ser un chico que ha crecido sin problemas económicos. Puede que no fueran ricos, pero no tenían muchos problemas para llegar a fin de mes. Se ducho sin prisa y dejando todo el bao en el espejo. Cogió una toalla después de secarse y limpio un poco el bao, lo suficiente como para verse en el espejo. Alberto se miró fijamente y sintió ese miedo a quedarse solo en el amor. ¿Quién va a querer a un feo cómo yo? – eso pensó – mientras esos ojos azules se empapaban de lágrimas que caían por sus mejillas. Nadie diría que un rubio con esos preciosos ojos pudiera tener tanto complejo. ya en la mesa de la cocina y desayunando cogía los cereales con la mano y directamente a la boca, su madre que casi se atraganta con el café con hielo mañanero le dice:
- No hagas eso, come como las personas adultas que tienes diecinueve años
- Vale mama, yo solo intentaba ser original pero ya me reprimo tranquila
- Que imbécil eres a veces de verdad, ¿no sabes que con la comida no se juega?
- Está bien ya paro.
Su madre se fue corriendo por que llegaba tarde al trabajo. Se quedo solo en casa y muy aburrido. Al final cogió el móvil y por WhatsApp estuvo hablando con un amigo suyo el cual conocía desde que tenía trece años. Se fue para el parque en el que habían quedado. Por casi todo el camino estaba pendiente del móvil y de las redes sociales. Llego al parque y ahí estaba su amigo Fred. Se saludaron y se sentaron en un banco que había cerca.
- Fred, ¿Qué me cuentas?
- Pues mi padre esta jodido de la rodilla y la operación que se tendría que hacer vale mucha pasta.
- Pues págala ¿no?
- Yo no tengo suficiente dinero y mi familia tampoco. A ver si te crees que todos somos como tú que tienes a tu papi de jefe de su empresa.
- Bueno, eso tiene sus inconvenientes también.
- Pues lo que daría yo por tener tanto dinero como tienen tus padres.
- Bah, no es para tanto.
Fred se cansó de la conversación y se fue a hacer unos recados. Otra ves se quedaba solo. Sin nada que hacer. Le mando un mensaje a la chica que le gustaba, pero esta no le contestaba. Se quedo en el banco esperando a la respuesta y dormido se quedó. Cuando se despertó ya le había contestado el mensaje:
- ¿quieres que quedemos, Alberto?
- No sé, tengo cosas importantes que hacer. Solo quería saber cómo estabas.
- Llevas mucho tiempo que no quieres quedar, ¿te pasa algo conmigo?
- No me pasa nada, déjame en paz.
Ya no hubo más mensajes ni por una parte ni la otra. Se quedo tan arrepentido de no quedar con ella, pero tenía demasiado miedo a un rechazo por su parte. Sus pensamientos se dispararon provocándole mucha ansiedad y nerviosismo. De camino a casa un coche casi lo atropello y mientras recibió insultos por no mirar por donde iba el seguía a lo suyo en su complejo que no le dejaba estar. Ya en casa le dio muchas vueltas a la cabeza a varias ideas, una era el suicidio, pero también pensó en buscar ayuda psicológica o decirle a alguien su malestar que llevaba arrastrando años. Se sentía tan triste por no poder enfrentarse a sus miedos y tener tantas dudas que cada vez que pasaba un segundo más le llamaba esa idea de suicidarse. Hasta que al final se fue hacia la cocina y allí abrió el armario de los medicamentos y se tomó una caja entera de Dormilin y al rato se empezó a sentir con mucha somnolencia y a ver borroso todo. En unos minutos más cayó al suelo. Su madre vino de trabajar y se lo encontró allí tirado y babeando por el exceso de pastillas. Enseguida llamo a la ambulancia entre lágrimas, pero cuando llego ya era demasiado tarde había muerto.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Cosas a mejorar pero me ha gustado !
Responder
#3
¡Primer relato del mes! Con tanto tiempo por delante, me parece que subir este relato sin un mínimo de corrección roza la desconsideración hacia el resto de compañeros.
Faltas de ortografía, sin mayúscula detrás de un punto, ausencia de tildes... Eso hasta el corrector de cualquier procesador de textos te lo señala. Y por “bao” el diccionario no me saca ningún resultado.
En cuanto a la estructura, muy caótico y precipitado, diálogos vacíos y un texto que apenas transmite una idea. Esa idea se debe de desarrollar poco a poco por medio de un personaje complejo, enfrentándose a situaciones comunes desde un punto de vista cubierto por un velo gris, ir transmitiendo al lector poco a poco cómo llega a la última decisión, la de suicidarse. Escribir un relato sobre la complejidad interior que lleva a una persona a suicidarse es muy difícil.
Además, lograr transmitir una historia sobre algo tan irracional de manera que el lector pueda empatizar o se pueda conmover, o incluso entender… alguna vez que me lo he planteado lo he descartado por todo lo que implica. De hecho, verlo escrito de esta manera me parece que hasta lo frivoliza.
Autor, para la próxima vez dedícale un poco de tiempo a pulir y mimar el relato. Al fin y al cabo, es una creación tuya.
Un saludo.
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#4
Para mi lo que prima es el interior sobre el exterior que en una obra escrita sería la historia sobre algunos errores ortográficos, algunos.

Muy precipitado el final.

Pd: Tengo la ligera sospecha que es de Jimmy

No soy lo que un padre quiere para su hijita bebé
Responder
#5
Pensaba marcarte las faltas una a una, pero como me daba pereza lo leí directamente en el Word y lo fui corrigiendo a medida que lo iba leyendo, de forma que quedaría así

Se levantó pronto aunque no tenía nada que hacer: no tenía trabajo ni estudiaba nada. Es lo que tenía ser un chico que ha crecido sin problemas económicos. Puede que no fueran ricos, pero no tenían muchos problemas para llegar a fin de mes. Se duchó sin prisa y dejando todo el vaho en el espejo. Cogió una toalla después de secarse y limpió un poco el vaho, lo suficiente como para verse en el espejo. Alberto se miró fijamente y sintió ese miedo a quedarse solo en el amor. ¿Quién va a querer a un feo cómo yo? – eso pensó – mientras esos ojos azules se empapaban de lágrimas que caían por sus mejillas. Nadie diría que un rubio con esos preciosos ojos pudiera tener tanto complejo.
Ya en la mesa de la cocina y desayunando cogía los cereales con la mano y directamente a la boca, su madre que casi se atraganta con el café con hielo mañanero le dice:
- No hagas eso, come como las personas adultas que tienes diecinueve años
- Vale mamá, yo solo intentaba ser original pero ya me reprimo tranquila
- Qué imbécil eres a veces. de verdad, ¿no sabes que con la comida no se juega?
- Está bien, ya paro.
Su madre se fue corriendo por que llegaba tarde al trabajo. Se quedó solo en casa y muy aburrido. Al final cogió el móvil y por WhatsApp estuvo hablando con un amigo suyo el cual conocía desde que tenía trece años. Se fue para el parque en el que habían quedado. Por casi todo el camino estaba pendiente del móvil y de las redes sociales. Llegó al parque y ahí estaba su amigo Fred. Se saludaron y se sentaron en un banco que había cerca.
- Fred, ¿Qué me cuentas?
- Pues mi padre está jodido de la rodilla y la operación que se tendría que hacer vale mucha pasta.
- Pues págala ¿no?
- Yo no tengo suficiente dinero y mi familia tampoco. A ver si te crees que todos somos como tú que tienes a tu papi de jefe de su empresa.
- Bueno, eso tiene sus inconvenientes también.
- Pues lo que daría yo por tener tanto dinero como tienen tus padres.
- Bah, no es para tanto.
Fred se cansó de la conversación y se fue a hacer unos recados. Otra vez se quedaba solo. Sin nada que hacer. Le mandó un mensaje a la chica que le gustaba, pero esta no le contestaba. Se quedó en el banco esperando a la respuesta y dormido se quedó. Cuando se despertó ya le había contestado el mensaje:
- ¿Quieres que quedemos, Alberto?
- No sé, tengo cosas importantes que hacer. Solo quería saber cómo estabas.
- Llevas mucho tiempo que no quieres quedar, ¿te pasa algo conmigo?
- No me pasa nada, déjame en paz.
Ya no hubo más mensajes ni por una parte ni la otra. Se quedó tan arrepentido de no quedar con ella, pero tenía demasiado miedo a un rechazo por su parte. Sus pensamientos se dispararon, provocándole mucha ansiedad y nerviosismo. De camino a casa un coche casi lo atropelló y mientras recibió insultos por no mirar por donde iba él seguía a lo suyo en su complejo que no le dejaba estar. Ya en casa le dio muchas vueltas a la cabeza a varias ideas, una era el suicidio, pero también pensó en buscar ayuda psicológica o decirle a alguien su malestar que llevaba arrastrando años. Se sentía tan triste por no poder enfrentarse a sus miedos y tener tantas dudas que cada vez que pasaba un segundo más le llamaba esa idea de suicidarse. Hasta que al final se fue hacia la cocina y allí abrió el armario de los medicamentos y se tomó una caja entera de Dormilin y al rato se empezó a sentir con mucha somnolencia y a ver borroso todo. En unos minutos más cayó al suelo. Su madre vino de trabajar y se lo encontró allí tirado y babeando por el exceso de pastillas. Enseguida llamó a la ambulancia entre lágrimas, pero cuando llego ya era demasiado tarde había muerto.


El relato es claramente el de un novato; la prosa deja mucho que desear, los personajes y la trama carecen de contenido original y no se entienden las motivaciones que causan el desenlace. De todas formas, si lees mucho y escribís mucho durante muchos años, y si te rodeas de personas que sepan y puedan darte buenos consejos -como en el Dragón lector, o algunos foreros que hay por acá- quizás algún día mejores. Saludos y buena suerte
Responder
#6
Empezaré diciendo que lo «bao», repetido además, me ha dejado cataléptico. Una vez recuperado, te diré autor que es una falta ortográfica que jamás había visto.

El relato, pues me parece una historieta breve con mucho guión, espontanea y bastante candorosa. Sí, creo que el autor es alguien que está empezando a darle a la tecla y no calibra todavía muchas, demasiadas cosas de las que pienso deberían formar parte de un relato.

No te lo negaré, Alberto me cae bien, es un chaval con sus historias vitales, sencillote y bastante humano dentro de sus comeduras de tarro. Eso bien...pero luego el relato es demasiado bisoño y me cuesta ver por dónde atacar.

La historia es un suspiro vital, pero aun así parece que el autor quiere terminar demasiado pronto, despacha el relato de un plumazo, con lo del Dormilín y lo demás. ¿Qué pinta Fred? ¿es acaso un último asidero al mundo, el colega que a la hora de la verdad no significa nada? La figura de la madre, apenas esbozada (el padre, el de la pasta, ni eso).

En fin, autor, tienes una idea en tu cabeza que no está mal, pues aborda sensaciones y dolores que los jóvenes y no tan jóvenes sufren a lo largo de su vida. Entonces...¿a que viene esa vagancia a la hora de reflejarla en palabras? Esa idea se merece más, considero humildemente que deberías de trabajar más y mejor el relato, y luego lanzarlo al público como una obra con más consistencia. Todos lo agradeceríamos, tú incluido.
Responder
#7
Bueno, primer relato del reto de junio...al menos cuando escribo esto. Y mi sensación es...que es muy corto, al menos para lo que se pretende narrar que es la historia de un suicidio, el suicidio de un joven que no tiene nada por lo que vivir. Creo que el punto de partida daba para más Dodgy
PD: Sí que se empiezan pronto a publicar los relatos Huh
Nada es sencillo, excepto la creencia en la sencillez
Responder
#8
Tienes que trabajar el tema de las comas, los dialogos, las repeticiones... que algunas palabras hasta las repites en la misma frase. Hay que darle mas uso a los sinonimos.

Y ya que varios mencionan el tema del "bao" pero nadie dice como se escribe, es 'vaho'.


Fuera del apartado tecnico, la historia es muy corta para desarrollar un tema complejo como el suicidio. Y personalmente me parecen unas razones muy flojas las que se nos muestran aqui para llegar a tal extremo.
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#9
Pues a mí me gustó el relato. Tiene un aroma a autenticidad que otros relatos muy parecidos, como el que ganó el reto anterior, no consiguen transmitir. Bajo el Puente indudablemente está mejor escrito y es tecnicamente superior, pero en todo momento soy consciente de que estoy leyendo una fabricación, una historia artificial. Me da la impresión de que estoy siendo manipulado para sentirme de cierta manera, y a nadie le gusta sentirse manipulado. Esta historia en cambio no parece una historia. Parece más como si el autor estuviera usando el reto como una excusa para expresar sentimiento reales que, o bien está sintiendo ahora, o sintió en el pasado. El hecho de que esté llena de errores ayuda a esta sensación de honestidad, casi como leer el diario de un adolescente. No digo que haya logrado entristecerme, pero definitivamente sí que me he sentido cercano al protagonista, como si fuera un amigo confesándome lo que le está pasando.
Responder
#10
En eso tienes razón Alhazred, en lo de la autenticidad y honestidad. Sí que es cierto que es como leer una página del diario de un adolescente, sin florituras y directamente como le sale de la cabeza o el corazón. Pero la manera de expresarlo es tan básica que creo que sinceramente merece ser pulido y extendido. Es un concurso de relatos, amistoso, pero de relatos...a mí al menos me gusta leer algo un poco más elaborado.

Lo de manipular emociones o sentimientos en un relato, historias artificiales o fabricadas...uf, es algo complicado, fácil caer en ello si no se escribe con el alma y aun así. No he leído ese relato que mencionas, pero creo que cuando tenga un rato lo haré y opinaré al respecto.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)