Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RetoSep 2019: La cantata de Ilthror
#1
La cantata de Ilthror

Oí de las canciones de las hijas,
las hijas del Estrillo inspirador,
que, en tierras abatidas por la guerra,
el padre se encontró,
en medio del estruendo atronador,
su hijo primogénito.
El feudo de Draaria,
que en tiempos más pretéritos fue rico,
provincia capitolea de un imperio,
quebrada se encontraba,
la muerte le amainaba,
y al paso del ejército menguaba.
El reino que en su día dirigió,
venido a la desgracia y el colapso,
dejó a los capitanes y señores
los nobles caballeros y guerreros,
familias poderosas y antiquísimas,
peleando en un conflicto imperdonable,
hermano contra hermano,
señor contra vasallo,
y en sucias estrategias tan traidoras,
en gestas de valor acrecentado
y pérdidas dramáticas de hermanos,
la suerte de los feudos se forjó.

El gran señor del oeste,
famoso en toda Draria,
dejó su antigua patria,
y en rey se convirtió.
Su primo, el bastardo,
pactó con sus enemigos,
la Casa de los Ríos,
y al norte le expulsó.


Ribrar de las colinas del oeste,
amado por el pueblo de Draaria,
pasó largos inviernos en el norte,
haciéndose de aliados y soldados,
comprando mercenarios,
pactando con los clanes,
y habiendo conformado sus ejércitos
marchó contra su primo.
Los clanes del Barakan y el Estuario,
al mando del famoso Herreribrar,
sitiaron los castillos del oeste,
tomando los palacios y los fuertes.
Ribrar con sus gurreros más leales,
libró las capitales y los valles.
Los pueblos desarmados,
con flores recibieron al guerrero.
Mas recia resistencia se encontró
al Este de los feudos.
Su primo controlaba los caminos,
mandaba entre las tropas de los Ríos,
y Thuria Capital,
baluarte del pasado,
frustraba la victoria de los Brar;
los campos orientales y sus pueblos,
los muros, fortalezas y castillos,
fallaba en controlar.

Ribrar de las colinas
envió a su vasallo
valiente y amado
a tomar la ciudad.
El hombre no supo
que, en esa batalla,
su prole se hallaba,
y la iba a enfrentar.


Ilthror, el honorable caballero,
valiente servidor de su señor,
dejó mujer e hijo en el hogar,
y nunca más volvió;
Leal acompañó
en suertes y pericias a Ribrar,
viajando por los monotes congelados,
comiendo con los jefes de los clanes,
peleando con los monstruos tenebrosos,
haciéndose de joyas y tesoros.
Y mientras en el sur,
su hijo maduró como guerrero,
y a fuerza de política y lealtad
–lealtad comprometida–, 
al grueso del ejército se unió,
volviéndose vasallo de Kubrá,
prestando su obediencia
al primo tan odiado de Ribrar.
Y así con prontitudes ascendió,
volviose capitán y comandante,
y al mando de una escuadra resistía
el día que su padre lo encontró.

Estruendo y arrebato
los héroes cayeron,
las puertas cedieron,
la victoria se alcanzó.
Ilthror halló a su hijo
al frente de la guardia,
valiente esperaba
el fuerte Ethror.


Sabiéndose en derrota, resistieron,
fianzaron los escudos y las lanzas,
los hombres de la guardia se enfrentaron,
valientes, al destino de la guerra.
Mas sólo las deidades y las hadas
conocen el final de los caminos.
Los héroes en el campo sucumbieron,
al suelo fue la puerta derribada,
y firmes en sus filas esperaban
la entrada de las tropas enemigas,
la muerte y la matanza sin piedad,
la sangre y la maldad.
Mas sólo las deidades y las hadas
conocen el final de los destinos.
Ilthror en su caballo fue el primero,
cruzó por los portales destruidos,
seguido de tenientes y oficiales,
prefectos, capitanes y jinetes.
Entraron como príncipes guerreros,
entraron victoriosos y orgullosos.
E inmóviles los guardias se quedaron,
en fila y en marciales actitudes,
pacientes y expectantes observaron
los gestos y el orgullo vencedor.

Ilthror, el victorioso,
soberbio observaba
la rígida guardia,
y de esta les habló:
−En justo derecho
reclamos estas tierras
reclamo la fortaleza
y reclamo el honor.


En nombre de Ribrar de las colinas,
Ilthror solicitó la rendición,
las armas depondrían,
los guardias cederían sus lugares,
y lejos marcharían,
cautivos, al oeste de Draaria,
ahí Herreribrar decidiría
sus vidas y destinos.
La muerte encontrarían de negarse,
e Ilthror hizo pasas a los arqueros.
Ethror que contemplaba las cadenas,
la muerte deshonrosa o las cadenas,
pesaba en bizarrías;
su hombría y valentía,
promesas y lealtad en amenaza.
Ethror tomó su casco y jabalina
y al suelo las echó con grande cólera
y de esta le gritó al conquistador:
−Mas yo reclamo, en los derechos del pasado,
derechos más allá de la política,
que tú combatirás contra mi brazo;
combate singular de capitanes,
pues tú por tus ejércitos lideras
y yo de los guardianes soy el jefe.

Antigua ceremonia,
por dioses respetada,
la muerte uno encontraba,
el otro la leyenda y el honor.
Combate de caballeros,
espada contra espada,
una justa batalla,
de respeto y de valor.


Ilthror reía al verse desafiado:
−El triunfo y la victoria conquistamos,
el campo doblegamos,
las puertas en el suelo y los blasones,
mis hombres amenazan con la muerte,
y mío es este fuerte;
no tengo que pelear por lo ganado.
−¡Cobarde, deshonesto, cual bastardo!−,
gritaba el desafiante tan frustrado,
herido por las risas y las burlas.
−Bastardo es el que sigues y defiendes,
bastardo y deshonesto,
pues estas son las tierras de los Brar,
son suyas por derecho,
y tuya es la traición y la maldad.
−¡Preséntense los dioses y los manes!,
¡si tú no me combates este día,
que Áriter lo sepa y te conozca!
Las risas y las burlas se callaron,
el viento resopló con gran potencia,
el gris en el celeste en resplandor,
y un rayo atronador sostuvo el gesto.
los hombres murmuraron y Rethreo,
el sabio consejero,
le dijo de esta a Ilthror: −Mejor combate,
no sea que en su día se reclame
que el fuerte y las comarcas se ganaron
con maña y deshonores al bastardo,
negándole lealtades a los Brar.
Y oyendo las palabras del pensar, 
Ilthror se vio obligado a combatir.
Bajó de su caballo y se acercó.

−Si quieres el combate,
revélame tu nombre,
¿no sabes que sólo nobles
me puede convocar?
−Desciendo de noble casa
Ethror me nombró mi madre
pues era Ilthor mi padre;
murió siguiendo a Ribrar.


El pecho del guerrero se contrajo,
el hijo que hace tanto
en casa abandonó para marchar
debíalo matar.
−Desciendo del linaje de los Thror,
y tiempo ha que en casa abandoné
un hijo con mi nombre y me marché
al norte con los hombres de Ribrar.
−Mentiras deshonrosas del cobarde,
me dijo bien mi madre,
que el Ilthror murió en el norte y no volvió,
no sea que mi brazo se amedrente,
con mañas y mentiras sin honor.
−Mis pieles y mis broches son del norte,
mi espada lleva signos de los clanes,
viajé por las montañas y los valles,
no puedo combatir a mis parientes.
−Yo sólo veo un brazo y una espada,
tus ropas y tus signos no me importan,
tu engaño y tus mentiras no amedrentan.
−Si ignoras mis palabras y argumentos,
te sedo mis anillos y mis broches,
de oro valiosísimo del norte;
antaño los combates se eximían
con gestos y tributos de valía.
−Los gestos y tributos del cobarde,
tributos del blasfemo e insaciable, 
recuerda que a los dioses invoqué;
combáteme o maldito quedarás.
E Ilthror no puedo más que combatir,
los dioses y sus leyes lo mandaban,
si no le respondía el desafío,
manchaba su victoria en la batalla,
manchaba la victoria de sus hombres,
y el triunfo de los Brar dificultaba,
tendría que luchar contra su hijo.

Espada contra espada,
la sabia experiencia
contra la joven fuerza;
la muerte iban a hallar.
Rompieron los escudos,
quebraron la armadura,
heridas profundas,
debían asesinar.

Por el deber conducido,
Ilthror luchó contra su hijo,
y la muerte fue a encontrar.

«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
A fuerza de leerte, autor, al final acabarás consiguiendo que me aficione a los versos... Big Grin

Bueno, quizá no tanto, pero esta cantata bien merece un análisis. Por cierto, una pregunta... Una cantata es una composición escrita para que se le ponga música y sea, como su nombre apunta, cantada. ¿Hay música compuesta para esta cantata?

Curiosidades mías aparte, vamos con el texto.

A nivel técnico siempre me resulta complejo analizar tus textos, porque hay muchas palabras que no sé si debo corregirlas o están puestas ahí a propósito, y el estilo arcaico que a veces empleas tampoco ayuda. A riesgo de equivocarme y con disculpas anticipadas, yo señalo posibles errores que haya visto y luego tú ya me dices si eran pertinentes o no, ¿vale? En cualquier caso, lo que sí puedo decir es que sólo he visto errores insignificantes, más despistes que otra cosa, pero que deben corregirse, claro.

Cita:El gran señor del oeste,
famoso en toda Draria,
En otros momentos de la narración aparece como Draaria.

Cita:viajando por los monotes congelados,
Imagino que quisiste decir "montes", pues "monote" hace referencia a una discusión acalorada o a una persona que se desentiende de lo que sucede alrededor.

Cita:−En justo derecho
reclamos estas tierras
Sería reclamo, en singular.

Cita:e Ilthror hizo pasas a los arqueros.
Aquí lo correcto sería "pasar". La alternativa, dado el momento de la lucha, resulta demasiado jocosa para planteársela como posible... Wink

Cita:pues era Ilthor mi padre;
Falta una "r" en el nombre, Ilthror.

Cita:te sedo mis anillos y mis broches,
"Cedo".

Cita:E Ilthror no puedo más que combatir,
"Pudo".

Pasemos a la historia. Está igualmente ambientado en ese universo del que ya nos hablaste en el reto anterior (y muy bien, por cierto), y de nuevo vuelves a dibujarnos un escenario épico, heroico y cargado de conflictos bélicos. Es fácil dejarse llevar por tus palabras y empezar a imaginar a grandes ejércitos moviéndose en grandes espacios, maniobrando con tal de conseguir una ventaja decisiva que permita derrotar al enemigo y hacerse con una victoria que será recordada por los bardos durante generaciones. ¿No eres tú uno de esos bardos de los que hablo, autor? Smile

En resumen, una historia que atrapa, con personajes a los que no llegamos a conocer bien, pero que rápidamente despiertan cierta admiración (o pena) en función de su destino.

Una de las cosas que más me llama la atención de tu obra es el papel destacado que juegan los dioses, al parecer muy dispuestos a intervenir en los asuntos de los hombres, como ocurre en los textos homéricos (e imagino que en tantos otros, cito estos porque, como europeo que soy, constituyen mis principales referentes culturales).

Buen trabajo, autor. Mucha suerte en el reto. Smile
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#3
Ahora me toca analizar ésta cantata, que cuando empecé a leer las primeras líneas, no sé por qué me acordé de José de Espronceda... Character07
No me hagas caso, amigo autor de la cantata. Creo que estoy loco.  Blush

Me llamó la atención la palabra Estrillo. No conozco el significado que le has dado quizás en escritos anteriores, pero voy a leer los retos de meses pasados para descubrir qué es.
(Me imagino que es como un vate, un bardo, no sé...).

Me gusta la frase 'estruendo atronador', aunque la siento un poco redundante.
Me agrada cómo describes que Draaria, al estar en bancarrota, un ejército la empieza a sitiar. (Como si no tuviera bastante calamidad).

'Y pérdidas dramáticas de hermanos'. Yo hubiera puesto: 'Y en pérdidas dramáticas de hermanos'.

En el verso en cursiva dices Draria y en el resto de la cantata escribes Draaria. Yo creo que fué un 'error de dedazo'.

Me gusta que Ribrar formó su ejército tomando gente de donde fuera, ya que no se iba a quedar con las manos cruzadas. Solo me brinca lo de gurreros... ¿No será 'guerreros'?.

Si la palabra gurreros es guerreros, yo la sustituiría por 'hombres', ya que tres renglones más abajo repites 'guerreros'.

Me gustó que Ribrar sin saberlo se iba a enfrentar contra su prole. Esto le da más interés a la cantata.

Como un Sancho Panza, Ilthor acompañó a su Quijote, Ribrar. Sentí una nota caballeresca en ésta parte. Me gustó.  Horse

No entiendo quienes son los monotes. (Me acordé de los monotes de la política que nos desgobiernan y nos roban  Big Grin ). Quizás quisiste decir 'Montes'.

¡Su hijo se volvió vasallo de su enemigo! ¡Qué interesante! ¡Y sorpresa, se encontró cara a cara con su primogénito! (Muy bien, es un punto excelente).

Me perdí un poco donde dice: 'Valiente esperaba ei fuerte Ethror' ¿Quisiste decir Ilthror,o así se llama un fuerte (una fortificación) llamada Ethror? Si es una fortificación, no hay concordancia en la frase.

'Fianzaron'... Entiendo que es 'afianzaron', quizás en español antiguo.

Al final ganó Ilthror, pero debería de decir 'Reclamo éstas tierras' en lugar de 'reclamos estas tierras'. Además la palabra se repite en los siguientes dos renglones, por lo que es un 'error de dedo'.  Shy

Ilthror hizo pasas a los arqueros. Entiendo que la palabra correcta es 'pasar'.

Veo que Ethror es otro personaje, pero no se entiende muy bien en una parte anterior, ya comentada, de la cantata.

Ilthror y Ethror se enfrentan. me gusta éste clímax de la historia.

Los tres errores de dedo que comentó Helkion únicamente los remarco: 'Ilthor', 'Sedo' y 'Puedo', para no repetir lo que él atinadamente comentó.

Muy interesante el momento en el que el padre tenía qué matar al hijo, pero el progenitor pagó su osadía con la vida después de una cruenta batalla.

En síntesis, la cantata no tiene desperdicio. El interés no cede en ningún momento. Ahora falta que nos la cantes para ponerte un 100 en vez de un 10.  Angel
La Pluma Mata más que la Espada...   Mf_swordfight
Responder
#4
La épica sigue marcando estos versos. Aunque aprecio la habilidad para escribir en verso algo tan largo, no soy capaz de decirte algo más allá de me ha gustado o no me ha gustado. Y en este caso me ha gustado hasta que ha empezado a cansarme. Pero no es cosa tuya, sino mía, por la falta de práctica.
Muy bien, autor!
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#5
A ver, vamos a ver, el mismo problema del reto pasado, el final se siente apresurado y metido a la fuerza.
Segundo, hay elementos que se dan por hecho o se trabajan de manera rápida y superficial, causando que el lector pierda el hilo de la historia.
Tercero, está repleto de faltas de ortografía, supongo que se debe al mismo problema del punto uno, el tiempo que se viene en cima.
[Imagen: thump_9275437bardo.jpg]
Responder
#6
A mí este tipo de cantatas me motivan y me inspiran...
La Pluma Mata más que la Espada...   Mf_swordfight
Responder
#7
Gracias por leer, como siempre me hace mucha ilusión.
Tomo nota de todas sus correcciones. Y por lo demás:

No, no tiene música para ser cantada, al menos no aún jaja
Draaria tiene tres sílabas y es para los endecasílabos, Draria tiene dos sílabas y es para heptasílabos. Sólo es una libertad que me tomé.

Que digan que mi poema suena a José de Espronceda es para que me dé un infarto de la emoción Big Grin

"Estrillo" es el nombre de un dios que ha aparecido en otros poemas que he presentado.
Bicerofonte tienes buen oído para los versos, tus recomendaciones me agradan.

Y sobre la historia, creo que no la he dado ha entender con claridad, si es así, es algo que tengo que mejorar:
Ribrar es nombrado rey de Draria.
Su primo bastardo, Kubrá, le arrebata el trono y lo destierra con su gente.
Ribrar vuelve con un ejército.
Ribrar manda a Ilthror, su vasallo, a tomar Thuria.
En Thuria, Ilthror se encuentra a Ethror, que es su hijo y se ha vuelto vasallo de Kubrá.
Ethror mata a su padre.
Fin.

Y buen, gracias de nuevo.
[Imagen: thump_9275437bardo.jpg]
Responder
#8
Amigo @Guardián Ciego, tu cantata no tiene desperdicio.
Esta se va a mis favoritos de Fantasitura.
Cuando necesite escribir una cantata, me inspiraré en tu forma de estructurar y acomodar las rimas, la métrica y cómo usas las sinalefas.
Por ahí debo de tener dos cantatas cortas que escribí hace pocos años. Las voy a buscar para subirlas al Foro...
La Pluma Mata más que la Espada...   Mf_swordfight
Responder
#9
Seré el primero en leerlas @Bicerofonte
[Imagen: thump_9275437bardo.jpg]
Responder
#10
Voy a echarme un clavado a mis archivos y las subo en breve...  Wink
La Pluma Mata más que la Espada...   Mf_swordfight
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)