Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Un Punto en Común: Mariposas Rojas
#1
Mariposas Rojas


En la oscuridad reinante no podía ver nada, pero oía las pisadas acercándose por el pasillo. A pesar de todos mis esfuerzos por mantenerme oculta, me había encontrado.

Me encogí en un rincón, temblando de miedo. Lágrimas en torrentes se deslizaban por mis mejillas.

Aquel monstruo que había raptado a mi hermana y asesinado a mi amado, pronto acabaría con mi vida.

Pero en medio de mi temor, sonreí al pensar que no me iría sola a la tumba. Mis aliados habían colocado explosivos en puntos clave del castillo que aquel monstruo había convertido en su guarida. Sabiéndome muerta, les envié a través de la ventana la señal que habíamos acordado: “empiecen las detonaciones”.

El suelo temblaba con cada pisada de la bestia y yo sabía que mi hora final estaba cada vez más cerca. Tragué con dificultad mientras el corazón parecía empeñado en salírseme del pecho. Entonces la luna, que había estado oculta entre nubes, se apiadó de mí y su luz —atravesando una pequeña ventana circular— iluminó la estancia en la que me encontraba.

Y lo vi. Encontré finalmente lo que había venido a buscar cuando el viento egoísta había apagado la llama de mi vela: el libro mágico en el que ahora vivía cautiva mi hermana.

No estaba en una estantería sino en una especie de pedestal. Y no era para menos, pues al parecer, la magia de la bestia residía en aquel objeto encantado.

Pero no podía destruirlo todavía, no con mi hermana aún adentro.

Me paré frente al pedestal, con el libro frente a mí. Lo abrí con mucho cuidado pues era muy antiguo y temía que sus páginas se desmoronaran entre mis dedos.

No sabía lo que buscaba exactamente, pero mi intuición me dijo que lo reconocería apenas lo encontrara.

Escuché la primera explosión y mi corazón dio un brinco. ¿Podría ser tan cruel el destino, estando tan cerca?

Las pisadas se oían cada vez más próximas y todo temblaba. Del techo caían pequeños trozos de piedra y polvo. Si no actuaba rápido me caería el castillo encima.

Entonces, al tiempo que escuchaba un ruido de garras destrozando la piedra a su paso, encontré el dibujo de un bosque de altos árboles y comencé a llorar. Una nostalgia profunda e incontrolable había invadido mi alma de repente y se había clavado en mi corazón como una aguja.

Acaricié el dibujo del bosque con la inexplicable certeza de que allí estaba ella. El libro comenzó a brillar y su luz me envolvió al tiempo que un látigo de duro cuero envolvía mi cuello.

Cuando la luz se desvaneció, respiré aire fresco y verde.  Olía a tierra y humedad, a plantas y a bosque. Abrí los ojos: estaba en el lugar del dibujo.

El cuello me dolía y escocía un poco. Miré a mi alrededor, pero todo parecía tranquilo.

Suspiré aliviada, pero entonces una terrible premonición tomó prestados mis ojos: vi a mi hermana, Fuego  de Estrellas, que moría atravesada por la cola del demonio que me perseguía.

Comencé a correr anegada en lágrimas, ciega al bosque. La imagen de la muerte de mi hermana congelada en mi mente.

Y por segunda vez en ese día, me choqué contra un muro de piedra. Caí de espaldas frente a una construcción de dos pisos y hermosos ventanales de colores. Era un pequeño templo dedicado a la diosa Aciris. Solo en los templos de ella se pintaban los vidrios de un color diferente al negro o al blanco.

Entré y la vi arrodillada frente al altar. Tenía un velo negro puesto, pero aún así la reconocí.

— Fuego de Estrellas—susurré acercándome a ella despacio. Tenía miedo de que desapareciera como agua que se evapora.
— No te acerques—me dijo en advertencia y yo me detuve de inmediato.
— ¿Aquí te tenía cautiva?—le pregunté con dulzura y compasión.
— No soy cautiva. Decidí venir, al igual que tú.
— ¡Yo no vine por voluntad propia!, ¡Ese demonio casi me mata!

Entonces ella dio media vuelta y, usando su mano izquierda, se quitó el velo. Yo retrocedí horrorizada mientras ella sonreía con tristeza. Me pareció que ocultaba algo en su mano derecha.

Fuego de Estrellas y yo éramos mellizas, pero ella había salido con cabellos de fuego y piel trigueña, mientras que yo era blanca como la nieve y tenía el cabello de plata como una anciana.

A ella la llamaron Fuego de Estrellas. A mí me llamaron Copo de Nieve.

Ella siempre fue la más hermosa de las dos y yo solo un monstruo. Un abominación de la naturaleza con ojos violeta.

Y ahora, su delicado rostro estaba desfigurado: la mitad derecha quemada y arrugada; la mitad izquierda llena de cortes que le ponían la piel tirante y elevada, como cadenas montañosas entrelazadas.

— ¡¿Qué te hizo?!—grité furiosa cuando mi sorpresa menguó lo suficiente.

Y entonces un escalofrío me subió por la columna. Los pasos del demonio se oían demasiado cerca, a mis espaldas.

Me giré y retrocedí mostrando mi daga. Pero en el fondo sabía que eso no lo detendría.

No podía soportar la idea de que le hiciera más daño a mi hermana, así que estaba dispuesta a irme con él a la tumba con tal de protegerla.

Pero entonces, como un suspiro, mi hermana pasó a mi lado y salió a su encuentro, con los brazos abiertos.

— Has vuelto, mi amor— fue lo último que dijo ella antes de que la cola de la criatura le atravesara el corazón.

En ese instante, lo que mi hermana sostenía en su mano derecha cayó y se hizo pedazos. Trozos de un pequeño espejo se esparcieron por el suelo mezclándose con la sangre que salía del cuerpo de ella. Era el regalo que mamá le había dado para recordar su belleza.

Pude ver a través de uno de los fragmentos cómo la vida de mi hermana se apagaba y su amor por el monstruo permanecía intacto e incluso brillaba.

Con la daga me hice un corte en una mano y luego la sostuve en alto, empuñándola por la hoja. Usando mi sangre como catalizador, comencé a conjurar un encantamiento llena de odio y dolor. Los vidrios de la capilla se partieron en minúsculas astillas como haciendo eco al espejo roto y se volvieron rojos, como si la sangre de Fuego de Estrellas hubiera alcanzado para teñir cada trozo.

El cielo despejado se volvió tormentoso y una lluvia terrible se desató cual diluvio.

Y entonces, mientras mis lágrimas se mezclaban con el vidrio quebrado, cada astilla se convirtió en una mariposa rojo sangre que envolvió al demonio.

Mi furia se incrementó hasta los cielos y se oyó un fuerte trueno. Aún muerta, mi hermana protegía a esa abominación.

— Le amo—dijo la voz de mi hermana saliendo a través de cada una de las mariposas, reverberando en un eco que se extendía hasta el infinito— y le amaré por siempre. Aunque eso me haya llevado a la muerte.

Entonces quedé desarmada y mi furia se apagó. Solo me quedaba el llanto y un pozo profundo cavado en el alma.

Las nubes oscuras se disiparon en el cielo y la luz del sol entró de lleno en el templo.

Las mariposas se desvanecieron en puntos de colores mientras escuchaba por última vez la voz de mi hermana.

— La maldición está rota. Ámalo por las dos, hermana mía.

Y entonces, donde antes había estado el demonio envuelto en mariposas rojas, un hombre joven se arrodilló desnudo frente al cuerpo de mi hermana y la tomó en brazos con una ternura infinita, mientras ríos de dolor y culpa recorrían su rostro en forma de lágrimas.

Aunque tenía el negro cabello largo y descuidado, y en su cuerpo se marcaban los huesos, lo reconocí de inmediato: Era Almión de Éter, Príncipe de Las llanuras Olvidadas y Heredero de las Montañas Neblinosas. Pero ante todo, era el hombre que ambas habíamos amado y que yo había creído muerto, asesinado por el demonio que había raptado a mi hermana.

Comencé a llorar sin saber qué sentir, la rabia ya no me llenaba y el dolor era un hueco en mi pecho.

En esos momentos odiaba y amaba a aquel hombre con todo el ímpetu de mi espíritu. Y sabía que estaría irremediablemente  atrapada a su lado. Encerrados ambos en el bosque mágico dentro del libro. Enterrados tal vez para siempre bajo las ruinas del castillo.

El amor de mi hermana, convertido en mariposas rojas, había salvado a nuestro amado y condenado mi alma.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
El relato cumple con las bases del reto.

Aún no he podido leerlo entero, pero lo haré.
"Toda historia tiene su final, pero el final de una historia es siempre el comienzo de otra nueva."
Responder
#3
Hola, autor,

Un bonito relato, bien escrito y ameno. La historia es clásica aunque hay también elementos que me han parecido originales, tal vez por el uso de las mariposas rojas, creo que es el único relato que les da realmente protagonismo, ya era hora! Smile

En lo del aspecto técnico, hay algunos errores de tipografía (de guionado y de mayúsculas) pero en general no hay faltas.

Entrando ya en lo central, la historia es bonita y triste pero creo que se podría haberle dado más profundidad y tal vez un aspecto más poético a través de la forma, ya que la historia pretende ser triste y despertar emociones. Por otra parte me parece que la caracterización de los personajes se elabora demasiado en relación al aspecto de ambas hermanas y no tanto a sus pensamientos, de modo que no se llega a profundizar en ellos y es una pena porque justamente en un relato como estos creo que se habría podido realzar la intensidad mediante una aproximación del lector al personaje. Uno de los fallos en este sentido es explicar las cosas en el momento en el que suceden, como la aparición del príncipe: creo que hubiera tenido un efecto más fuerte explicar lo de la supuesta muerte del príncipe antes y luego verlo de pronto aparecer en el lugar del monstruo. No sé, habría que escribirlo para ver si realmente sería mejor.

Por otro lado, para seguir con los aspectos que pienso mejorables, hablaré del contexto en que se desarrolla la acción. Se sabe que están en un castillo, y se mencionan unos aliados, afuera, que han colocado explosivos. Se supone que van a hacer saltar los explosivos aun estando la protagonista dentro, pero hay unas primeras explosiones y luego no he acabado de entender si se dice que el techo del castillo se va a desplomar realmente o no. Tal vez hubiera sido más claro añadiendo al final que se derrumba todo el castillo, si realmente no se salvan.

En cuanto a la interacción entre las dos hermanas, me ha parecido que está bien conseguida y bien llevada a cabo. Las reacciones de la protagonista a veces son un poco repetitivas: varias veces, en el relato, se echa a llorar y me ha dado la sensación de que siempre estaba llorando a mares tanto que iban a salir nadando del castillo XD Tal vez presentándolo de otra forma, con otras palabras, se evitaría esa escena repetitiva que, yo creo, no le añade intensidad (más añaden los pensamientos que el hecho de que se ponga a llorar).

En cuanto al final, es un poco confuso, sobre todo lo de «había condenado mi alma», ¿se refiere a la lucha interior a la que se verá sometida para siempre, recordando que su hermana se ha sacrificado para salvar al príncipe de esa forma de monstruo y le ha pedido que lo amara? Tal vez un poco más de claridad habría podido mejorar este final y apartar cualquier duda de lo que realmente ha podido o va a pasar.

Y bueno, el príncipe no dice realmente nada, parece un fantoche XD (Aunque él también está contribuyendo a que se forme un mar de agua en el castillo, jojo.) Más que nada que he echado en falta un poco la presencia de ese príncipe al final.

Los elementos en común están bien introducidos para las mariposas y el libro. Los altos árboles llegan de manera un poco forzada, me parece. Y al espejo le habría dado una utilidad más poética que la de «recordar su belleza», aunque tampoco está mal la idea, viendo cómo luego se hace añicos.

Un detalle que me ha gustado es esa intervención del cielo, de la luna y del trueno, se enmarca bien en el ambiente que se quiere crear.

En conclusión, me ha gustado el relato, pero creo que se hubiera podido intensificar el efecto poético y emocional, tanto a través de la forma como de la historia.

Suerte en el reto!
Responder
#4
Cita:Era Almión de Éter, Príncipe de Las llanuras Olvidadas [...]

¿...y de Las minúsculas Aleatorias?

Cita:[...] y Heredero de las Montañas Neblinosas.

Que no deben ser confundidas con las Montañas Nubladas xD

Ahora, lo primero (bueno, segundo. O tercero) más importante y el problema más obvio con este relato es... ¿Se supone que sea un poema? Tongue Si la respuesta es no me parece que no estaría de más juntar esas oraciones en párrafos. Haría la lectura mucho más fluida. Tal y como esta la narración se corta cada dos por tres y en los peores momentos. Si la respuesta es sí, bueno, los he visto mejores xD

Otro problema que destaca es que no sé absolutamente nada acerca de que clase de persona es la protagonista. O ninguno de los otros dos personajes, para el caso. No son personas, más bien maniquíes. A menos que contemos el hecho de que la hermana está loca, claro está. Eso lleva a la carga emocional del poema a andar por los suelos, lo que no es bueno en un poema que se supone que depende de la carga emocional.

El giro del final no funciona muy bien, en mi opinión. Vale, el demonio es un hombre. Eso hace parecer a Estrella Fugaz menos loca. Pero entonces, justo antes del final, caes en un montón de exposición que arruina el clímax de tu relato. Pienso que tal vez deberías haber dado al menos unas cuantas pistas respecto a la relación de Piroestrella y Blancanieves y a la existencia del príncipe de Alcohol.

Aunque el relato es evocativo y acierta bastante a la hora de crear esa atmósfera trágica (buen trabajo ahí) pienso que podrías haber hecho uso de más palabras.
Responder
#5
Buenas!

Una pena que las puertas del reto se cerraran y te dejaran fuera por tan poco... quizás tenga algunos puntos mejorables, pero la verdad es que me ha parecido un relato bonito y bien escrito.

Iep!
Responder
#6
Una historia muy imaginativa, llena de fantasía al estilo que me gusta.
Por el lado positivo, la pluma es muy buena, se deja leer de forma muy fluida y tiene un muy buen equilibrio entre descripciones concretas y metafóricas.
La trama me gustó mucho, tiene trasfondo y se desarrolla sin tropiezos, dando lugar a la acción y a la intriga a partes iguales.
Por otro lado, creo que algunas cosas quedan sin explicar, sobre todo en lo referente a la bestia y el amor de estas hermanas. Mucho de la trama queda en el aire, así como las cuestiones mágicas.
Una pena que esté fuera de concurso, me gustó mucho el estilo y la historia, al margen de lo que señalé que podría mejorarse.
Responder
#7
En el apartado técnico no hay mucho que comentar. Se echan en falta algunas comas, hay alguna reiteración de palabras, uso seguido de adverbios terminados en “mente”, un “aún” que es sin acento y un error de mecanografiado (“Un” por “Una”). Bastante bien.

En cuanto a los elementos comunes, todos están ahí y de una manera justificada, así que nada que objetar.

La historia es sencilla, de cuento clásico, (recuerda quizá en exceso a “La Bella y la Bestia”), con un príncipe transformado en monstruo y cuyo encantamiento queda deshecho gracias al amor. Sólo la mención de explosivos destinados a destruir el castillo rompe con esa ambientación de los cuentos “de toda la vida”.

El lenguaje es cuidado y delicado, aunque durante la narración me he sentido un poco “zarandeado” a nivel emocional (por decirlo de alguna manera) por la narradora, como si sus pensamientos pilotaran una nave a la que no deja de cambiarle el rumbo: primero se muestra desolada y nos hace creer que va a morir, pero de repente tiene un plan para llevarse por delante al monstruo, a continuación cree localizar a su hermana perdida y se ilusiona de nuevo, luego se derrumba otra vez ante la premonición de la muerte de su hermana, de inmediato se recupera al encontrarla en el templo, para horrorizarse de nuevo al hablar con ella y sentir aparecer al monstruo, horror que se acentúa con el asesinato de la hermana, lo cual desata su furia asesina y, una vez más, se produce un cambio radical al quedar neutralizado el hechizo y desvelarse la verdad. El odio se transforma entonces en una mezcla de amor y dolor… En resumen, un agotador carrusel de emociones para el lector.
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#8
¡Buenas! (Aunque conozco la autoría, Andy, voy a comentarlo igual que a los demás)

Tenemos un relato que se base en el cuento clásico de La bella y la bestia, con un tinte distinto y agregado un triángulo amoroso (más allá del trasfondo mágico). Me gustó, se lee rápido y la prosa es sencilla y para nada empalagosa, aunque sí algunas metáforas me parecieron sobrecargadas.

Ahora, algo que me descolocó fue el tema de los explosivos. Me pareció, al continuar la lectura, un tanto anacrónico. Quizá lo hubiera puesto de otro forma, como conjuros de destrucción o algo así.
En cuanto a la narración lo único que noté de error gramatical tiene que ver con la puntuación en los diálogos, deberías revisar eso, y también que el espacio activo (cuando dejas un espacio de más entre párrafos) se usa a modo de ellipsis nomás. No debería usarse para separar como este caso, conviene siempre que estén los párrafos seguidos (salvo que entre ellos pase algo que no necesites contar).

Bueno, una lástima que no pudieras haber participado, hubieras hecho un buen puntaje, sin dudas.

¡Nos leemos!
"El que desea sacar la espada es un principiante. El que puede sacar la espada es un experto. El que es la espada misma es un maestro." —Risuke Otake.
Responder
#9
Buenas, Andy. El relato me gustó. Aunque coincido con Helkion en que me resultó un poco "caótico" en algunos momentos, y no terminaba de aclararme del todo de por dónde iba el tema.
No obstante, es un buen relato que quizás con una revisión y cambiando alguna cosilla quedaría mejor.
Una pena que te tuvieras que retirar, estoy segura de que habrías quedado bastante bien posicionada.
"Toda historia tiene su final, pero el final de una historia es siempre el comienzo de otra nueva."
Responder
#10
Chicos, muchas gracias por sus comentarios Smile

En verdad me hubiera gustado no tener que retirarme, pero la semana pasada fue realmente caótica y pesada para mí.

Todavía sigo algo corta de tiempo, pero a penas pueda intentaré pasarme por los otros relatos del reto Wink
Visita mi blog: Universos Imaginados

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar"
Antonio Machado.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)