Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Oct19: La fuga
#11
Joer Sashka, sí que lo debes tener claro. Yo creo saber quién es, pero desde luego no con tanta seguridad.
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#12
Al texto le falta una revisión, hay varios errores repartidos por el mismo. Comas, reiteración de palabras, omisión de palabras, mayúsculas, acentos, concordancias verbales…
En cuanto a calidad narrativa, creo que es lo bastante alta como para permitir disfrutar de la lectura. Así que por ese lado, bien.

En cuanto al argumento, como homenaje a Lovecraft está bien logrado, aunque la trama de esta historia, al igual que su monstruo, despliega tentáculos más allá de lo narrado. Aquí hay mucha más historia de la que se nos cuenta. Me ha parecido un capítulo (anecdótico, casi me atrevería a decir, a juzgar por lo poquito que dura de una pieza el "buenazo" de Robert) de una historia mayor y mucho más compleja. Y nada de lo anterior me parece malo en sí mismo, que quede claro.   
Entrando en el meollo, no le encontré mucho sentido a que McDonnald deje con vida a Couburn cuando este se dedica a advertir a los nuevos presos. Es verdad que no impide que sigan desapareciendo incautos, pero tampoco se puede decir que ayude al malévolo “siervo”. Y teniendo en cuenta cómo tratan al alcaide de la prisión... ¿por qué tan duros con uno y tan blandos con otro? Quedaría más lógico si, de algún modo, el viejo Couburn contara con alguna clase de ayuda o protección frente al “siervo”. Tampoco queda explicado qué ocurre si llega una luna nueva y no hay ningún preso “voluntario” para escapar… ¿Se encarga McDonnald de servirle al monstruo una comida fresca aunque no sea capaz de caminar por sí mismo hacia las fauces de la simpática criatura? Una referencia a esa posibilidad hubiera añadido un toque más inquietante aún a la trama y a la situación de los presos en esta cárcel.
Cuando estaba leyendo el inicio de la fuga, me asaltó la misma duda que a Robert cuando hablaba de ello con McDonnald. Nadie da duros a cuatro pesetas, y nadie ayuda a otros presos sin esperar nada a cambio. Hay una pequeña gran laguna argumental ahí. El autor debería haberse esforzado más en inventar una “razón” (real o ficticia, pero creíble) que McDonnald pudiera utilizar para persuadir a los aspirantes que va reclutando para “escapar” de Arkham.
Y, aunque anecdótico frente a las dificultades citadas, también sorprende que Robert no hubiera previsto el nauseabundo olor de las alcantarillas y se hubiera taponado las fosas nasales desde el principio, máxime cuando sí había recibido la advertencia de no comer nada antes de la fuga. 

A mí sí me han gustado, en general, los personajes, creo que están bien diseñados y descritos, y cada uno cuenta con su propia personalidad. Algo que me ha llamado gratamente la atención es la coletilla que utiliza Robert al final de muchas de sus intervenciones (“¿sabes?”). Sirve muy bien para enriquecer la personalidad que el autor ha creado para este personaje. También McDonnald está bastante bien definido en su triple cara de preso enteradillo en el que se puede confiar, rata traidora al servicio del horror y matón que tiene en un puño al alcaide. En cambio, eché de menos un mayor protagonismo de Couburn, creo que tenía un buen potencial para ser bastante más que un viejo loco al que nadie hace caso.
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#13
Me gustó mucho. El tema de las fugas de prisión me atrae y me atrapa, asi que ya el nombre me dejó bien predispuesto. En cuanto a la manera de escribir, casi no tiene errores y la ambientación y atmósfera esta muy, muy lograda, lo cual para mi en particular suma varios puntos. Los personajes estan bien perfilados, tanto en la narrativa como en los diálogos. El final no me dejó satisfecho completamente, eso si.
Buena suerte en el reto!
Viviendo a la sombra del destino.
Responder
#14
Cita:Cuando estaba leyendo el inicio de la fuga, me asaltó la misma duda que a Robert cuando hablaba de ello con McDonnald. Nadie da duros a cuatro pesetas, y nadie ayuda a otros presos sin esperar nada a cambio. Hay una pequeña gran laguna argumental ahí. El autor debería haberse esforzado más en inventar una “razón” (real o ficticia, pero creíble) que McDonnald pudiera utilizar para persuadir a los aspirantes que va reclutando para “escapar” de Arkham.

No solo estoy de acuerdo con Helkion, sino que añadiria mas: Robert es un experto en fugas que da a entender que fugarse de alli es facil, asi que, ¿porque seguir el plan de alguien de quien sospecha en vez de elbarorar el suyo propio? Hace falta una explicacion mejor que decir que el plan de McDonnald es bueno. Ante la sospecha de que pueda haber alguna trampa, lo normal seria que alguien como Robert se buscase su propio plan.

Por lo demas... ¿donde esta Batman? ¡Vaya estafa de relato! Angry

Big Grin

PD: la ambientacion, la atmosfera que se crea... un 10 Smile
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#15
Bueno por ahora no llevo muchos relatos leìdos (digamos que estoy a mitad) y éste es al momento mi favorito.
Empezaré por los puntos negativos, que es bàsicamente uno solo: Es un relato ya leìdo. Uno de esos relatos que el lector intuye el final desde un principio, en los que cada uno de los personajes del relato parece estar condenado a ser el estereotipo de este tipo de historias. Por lo menos eso me paso a mì, cada uno de los personajes me pareciò muy mañido... por cierto que yo sepa Donald va con una "n" pero vamos... nombres hay poco piedras, de todos los tamaños.
Ahora lo bueno: pues una prosa muy cuidada, bien revisada (creo que solo vi un acento olvidado), con ritmo y amena. Buenos diàlogos y tiempos muy bien medidos. Se lee fàcil y entretiene.
Yo me lo he pasado bien leyendo el relato, ha sido un buen rato. Tomo buena nota al respecto.
Saludos!
"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido". - Manny Calavera.
Responder
#16
Muchas gracias todos por vuestros comentarios, sobre todo el de Sashka (aunque sé que no iba para mí Tongue )

Solo quería apuntar unas cositas. La primera es que no se trata de algo mayor, sino que está pensado y desarrollado para ser un relato corto indepenciente. A ser un relato corto, siempre habrá puntos que necesiten más desarrollo, y ahí es donde entra la imaginación del lector, para rellenar los huecos conforme lo crea conveniente.
La segunda, el personaje principal, es un hombre que no piensa demasiado las cosas ni las consecuencias. Ha estado en correccional y varios centros penitenciarios, con varios intentos de fuga (es decir, que no es muy experto que digamos), alardea, tiene un concepto sobre sí mismo que no coincide con la realidad, precisamente. En resumen, es un fanfarrón. Sobre por qué no hace caso a Couburn, desde su punto de vista no va a mezclarse con un marginado como ese, y menos siendo un lunático. Todo eso de que la gente desaparece y tal le parece de otro planeta. En el suyo, su mundo, esas cosas no ocurren.
Y tercero y último, está muy feo que el narrador mienta, pero los personajes pueden hacerlo sin problema. Para eso el escritor ha de poner de su parte para que el lector lo capte.

Un saludo, y hasta pronto.
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#17
(04/11/2019 05:32 AM)Celembor escribió: Muchas gracias todos por vuestros comentarios, sobre todo el de Sashka (aunque sé que no iba para mí Tongue )

Solo quería apuntar unas cositas. La primera es que no se trata de algo mayor, sino que está pensado y desarrollado para ser un relato corto indepenciente. A ser un relato corto, siempre habrá puntos que necesiten más desarrollo, y ahí es donde entra la imaginación del lector, para rellenar los huecos conforme lo crea conveniente.
La segunda, el personaje principal, es un hombre que no piensa demasiado las cosas ni las consecuencias. Ha estado en correccional y varios centros penitenciarios, con varios intentos de fuga (es decir, que no es muy experto que digamos), alardea, tiene un concepto sobre sí mismo que no coincide con la realidad, precisamente. En resumen, es un fanfarrón. Sobre por qué no hace caso a Couburn, desde su punto de vista no va a mezclarse con un marginado como ese, y menos siendo un lunático. Todo eso de que la gente desaparece y tal le parece de otro planeta. En el suyo, su mundo, esas cosas no ocurren.
Y tercero y último, está muy feo que el narrador mienta, pero los personajes pueden hacerlo sin problema. Para eso el escritor ha de poner de su parte para que el lector lo capte.

Un saludo, y hasta pronto.

Hola de nuevo, @Celembor. Tu "contradevolución" me ha hecho regresar a tu texto para contrastarla con lo que te comenté.  Wink

A ver, sí y no. Es verdad lo que dices, el lector debe rellenar muchos de los huecos que quedan en un relato corto (¿cómo no voy a estar de acuerdo con eso, si participé con un micro?), pero eso no es válido para cualquier laguna de información con la que nos encontremos.

Por mi parte, si me quejo de que en un texto hay cosas que quedan sin explicar, no me refiero a aspectos más o menos importantes que pueda solventar la imaginación del lector, sino de elementos que, al no estar presentes, pueden afectar a la coherencia del relato y, por tanto, a la experiencia de lectura.

Y vuelvo al ejemplo del que ya te hablé en mi comentario inicial. El papel de Couburn. A este personaje le has dado un nombre, y es un relato corto, luego debe ser alguien importante. Sus palabras y/o acciones deben influir de algún modo en la trama de la historia. Pero no lo hacen. Si lo quitas, la historia no cambia prácticamente. No influye para nada en las decisiones del protagonista, solo parece servir para "ambientar" el escenario carcelario añadiendo una nota de incertidumbre sobre el futuro del protagonista, y además aporta una contradicción importante. Cuando Robert fuerza una pelea con un recluso para ver si hay un castigo ejemplar (lo que revela que no es tan irreflexivo como dices), el preso (sin nombre, no como Couburn) depone su actitud tras echar un vistazo a una torreta de vigilancia. Con esta escena das a entender que los presos tienen miedo si provocan altercados, pero Couburn los provoca con cada preso nuevo que llega y no le pasa nada, se lo tacha de "viejo loco" y ya está. Pero tras leer el relato los lectores ya sí sabemos que dice la verdad y que no es un viejo loco, al igual que los "malos", y se queda sin explicar por qué se le permite denunciar la verdad cuando a otros no se les permite ni siquiera tener una riña que en nada afectaría a esa terrible verdad que esconde la prisión. Ese tipo de lagunas no las debe llenar el lector con su imaginación, deben quedar explicadas en algún momento de la historia, a ser posible reveladas con una buena dosis de sorpresa. Por ejemplo, una explicación que se me ocurre es que Couburn, al final del todo, se presentara como un jefe intermedio al que sirve el propio  McDonnald, en lugar de que sea este quien trate directamente con el "monstruo", como así parece ser. Eso explicaría varias cosas: primero, por qué Couburn es un personaje "con nombre"; segundo, por qué no se lo cargan ni "desaparece" sin más; en tercer lugar revelaría algo oculto de su verdadera personalidad, a saber, que es lo bastante retorcido como para fingirse loco mientras finge que ayuda a otros presos al tiempo que se enfrenta a McDonnald, un adversario formidable. Todo un ejercicio de cinismo, mentira y traición que sí conseguiste dibujar muy bien en McDonnald, como también te comenté.

En fin, así es como yo lo vi. Si te sirve para mejorar el texto, excelente. Si no te vale para nada, me mandas un jamón por el esfuerzo y tan amigos... Big Grin
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#18
Gracias por tu contrarréplica. Simplemente comentar que Couburn no está pensado para interactuar con el personaje, sino para advertir al lector. Ese es el enfoque que le di. Efectivamente, podría ser como comentas, y dar una explicación a por qué Couburn no ha sido eliminado. El enfoque que le di es: ¿Por qué acabar con alguien que no es más que un loco al que nadie hace caso? Lo que está ocurriendo en la prisión no es conocido por todos, solo se sabe que "pasan cosas". Para una novela es completamente insuficiente, para un relato corto me pareció suficiente.

Lo del jamón no sé, pero lo de tan amigos dalo por hecho Wink
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#19
Podría criticar alguna cosa : cómo está escrito, de si el comportamiento del protagonista es coherente o si en cierta forma la trama es predecir, pero lo único que en lo personal me importa es que me enganché en el relato y no paré la lectura hasta el final, me mantuvo siempre intrigada. Felicitaciones!! Muy buen relato. Lo único que de verdad criticaría es que en lo personal me gusta que el protagonista sobreviva, es como la necesidad de que logre superar la prueba. En este sentido, pareciera que el relato tuviera una moraleja, el protagonista, Robert, prefiere creer la explicación que más le gusta, la que le conviene creer e ignora al conspiranoico local, jaja. Quizás eso explicaría por qué el autor elige sacrificarlo. Exelente relato!
—Nos han embrujado, por eso no sabemos qué es real y qué no — canturreaba el viejo Merloc. Siempre tarareaba la misma canción cuando, borracho y demente, solía azotarme.
Responder
#20
Muchas gracias, @Mifkhen, por leer y comentar. Me alegra que te gustase, estoy bastante contento con él.
Lo de creerse la explicación que a uno más le gusta es una de las cosas que remueven por dentro. Las personas solemos creer cosas inverosímiles para una mayoría simplemente porque concuerda con nuestras ideas o refuerza las que ya tenemos. Unos más, otros menos. Hace unos años leí un artículo de prensa muy interesante sobre la victoria de Trump en EEUU y de cómo sus seguidores en un mitin eran capaces de ver lleno un espacio ocupado en menos de la mitad de su capacidad. Quizá por eso inconscientemente decidí sacrificar a Robert de una manera tan terrible. O tal vez fue que era un relato de terror y debía morir Tongue
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)