Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 2 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Oct19: La isla
#1
−¿Me llamó, maestro?
−Sí, ven, el gran chamán nos quiere a todos en su tienda. Esta mañana tuvo un sueño, los manes le dijeron que debía prepararse, pues los espíritus quieren entregarnos un mensaje.
−¿Un mensaje? ¿Sabe usted de qué se trata? ¿Será que debemos realizar algún ritual?
−En realidad parece que hay noticias del mundo de los espíritus. En el sueño, el gran chamán contempló los barcos que zarparon hace dos años, aquellos que nunca volvieron. Creemos que el gran chamán rimará los hechos y las gestas durante un trance. Si Dios Áriter Estrillo nos es favorable, puede que se nos revele la ubicación de la flota.
−Pero las estrellas no son propicias y el mar se encuentra alborotado, maestro, es mal augurio.
−Lo sé, pero el gran chamán sintió premura en su sueño, y quiere hacerlo hoy. Ven, vamos.

−Ven, siéntate aquí conmigo, guarda silencio y pon atención.
−Sí, maestro.
−El gran chamán invocará a las hijas de Áriter, solicitando su divina inspiración, después dejará volar su espíritu, entrando en trance. Mira, ya se prepara.

−Preséntense las hijas del Estrillo,
compártanme sus versos, os lo pido…
Preséntense las hijas del Estrillo,
compártanme sus versos, os lo pido…
¡Preséntense las hijas del Estrillo,
compártanme sus versos, os lo pido…!

−¿Qué pasa, gran maestro?
−Ellas no se han presentado…, se niegan a manifestarse.
−Pero ellas jamás se habían rehusado, gran maestro.
−Alguien más ha respondido el llamado… Se acerca a mí…, percibo que trae consigo un mensaje... ¡Ya está aquí! ¡Me arrebata…!

¡Lamento por los hombres del oeste!
En hórridas tragedias del destino 
los manes y los dioses les llevaron,
saquearon los palacios del oriente
pelearon contra monstruos de las nievas,
y he aquí que siempre subyugaron
los rudos adversarios.
Mas he aquí al fin en su desgracia,
la ira de los cielos provocaron,
y habiendo festejado una victoria
victoria sobre un dios ha tanto extraño,
quemaron un baluarte consagrado.
Entonces el Estrillo enfurecido,
mirando profanada a su familia, 
maldijo a los guerreros del oeste,
y al tiempo que a las naves regresaban,
queriendo ver sus casas,
los vientos de tormenta resoplaron,
las olas del océano crecieron
y el tiempo de la muerte les llegó…

−Maestro, ¿quién es el que está hablando? Su presencia es poderosa.
−No lo sé, no quiere ser identificado, pero su voluntad es fuerte, y determinado a transmitirnos estos versos. Debemos escuchar con suma atención.

−[…] Desviáronse en la ruta del oeste,
y al sur los empujaba el huracán,
muy lejos de los mapas de los hombres,
así que la comida y provisiones,
el pan, la carne, el vino, incluso el agua
por poco se agotaban.
Mas he aquí al fin que el sol brilló,
la niebla cegadora se esfumó
y al frente divisaron una costa,
que al ojo de hambriento viose hermosa.
Llegaron a la Isla Conquistada,
aquella que a los héroes inmortales
consigue amedrentar y desterrar,
aquella que a los buenos marineros,
los viejos que conocen el océano,
condena a la demencia y a la muerte.
Mas grande fue el alivio que sintieron
los hombres del oeste al contemplar
la selva exuberante de la isla;
la piel enardecida curarían
tranquilos, a la sombra de los árboles,
los vientres saciarían con la caza,
sus mentes se gozaban
y necios ignoraron sus instintos,
instintos que rogaban
huir y no tocar aquella costa…

−Maestro, tengo un mal presentimiento, creo que no deberíamos continuar.
−Yo siento lo mismo, pero no podemos arriesgarnos e intentar interrumpir el trance a la fuerza. Ve además que ahora debemos saber lo que le sucedió a aquellos guerreros. Permanece firme.

−[…] Hambrientos penetraron en la selva
y pronto resintieron el calor,
pesado, sofocante, y el andar
difícil se volvía, y enviciado
el aire respirado,
la selva le oprimió los corazones
al grupo de soberbios y valientes.
Los pasos se tronaban tan difíciles,
los árboles tenían el aroma
de carne putrefacta, corrompida,
las sombras de las hojas
perversas se mostraban a sus ojos,
la mente se llenaba de malicias.
Muy tarde comprendieron do se hallaban
y tarde decidieron dar la vuelta,
jamás regresarían a las naves.
Espinas se clavaba en la piel,
serpientes y alacranes infestaban
las fétidas marañas,
y pronto se prestaron a tacar;
la vista y el oído se nublaban,
el juicio se apagaba cual fogata,
y al frente la presencia intimidante
que ya los esperaba cual destino.


−Maestro, por favor, siento que algo más está observando…, se acerca…, no comprendo la sensación.
−Cuando llegue, pase lo que pase, no le des la espalda; no mires a otro lado.
−Maestro, todos están preocupados. Debemos invocar a Áriter Estrillo.
−No… Hoy estamos solos. La única ventaja que podemos llegar a tener… es que el gran chamán consiga escuchar el nombre de lo que asesinó a aquellos guerreros. Pon atención…

−[…] Primero el enemigo dividió
la tropa y, muy astuto, separó
los grupos a su antojo pervertido,
y así la muerte vinole al primero,
y antes que por fiebre o por veneno,
por mano de su hermano enloquecido.
La muerte sobrevinole al segundo
en medio del estrés y del pavor,
así que con su espada se mató
gritando maldiciones y lamentos,
ejemplo que su grupo desahuciado
con mentes perturbadas imitó.
Mas he aquí que fueron los valientes
aquellos que en espíritu aguantaron,
mas fueron ellos quienes contemplaron
el mal que gobernaba aquella isla.
Y uno a uno esos combatientes
tomados por las piernas se encontraron,
por hórridos tentáculos tan negros,
tan negros y terribles y espantosos…

Y… y… ¡Devuélveme mi cuerpo, te lo ordeno!
−Gran, maestro, está usted de regreso…. El nombre, ¿escuchó el nombre?
−Lo escuché, su nombre…, su nombre es…., su nom…
−¡Eso ya está aquí!
−¿Gran maestro? ¿¡Gran maestro!?
−El gran maestro se convulsiona. Gran sanado, debes ayudarlo.
−¡Denme espacio…! Espíritu de la agua, dame tu fuerza sanadora para… para…
−¿Qué sucede? ¡¿Qué sucede?!
−Ambos han muerto. Esta presencia está… est…
−Nos está extinguiendo. Debemos intentar exorciza…
−¿Maestro? ¡¿Maestro…?!
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Diálogos elocuentes y versos inconfundibles. Un relato curioso por su construcción, con solo diálogos, que aunque hecho a propósito, podría haber quedado mucho más rico con incisos y descripciones. Más literario, sí.
Se entiende fácilmente porque solo hay dos personajes, pero obliga al autor a hacer un peloteo entre ellos y vuelve simple el texto. Afortunadamente nos encontramos con unos versos que nos indican que el autor sabe lo que hace. Desde mi punto de vista, lo mejor del texto puesto en contraste con el resto.
Me ha llamado la atención la palabra acecinar, salar las carnes de un alimento y secarlas al aire y al humo para que se conserven, que creo que no es lo que se quería escribir.
Suerte!
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#3
Ese acecino también lo vi ¡y ya está corregido!

El mensaje de Celembor me aparece enviado hace 50 minutos y el relato me aparece enviado hace 10 horas y modificado por última vez hace 8 minutos.

Si te equivocas te equivocas autor.

Al final se genera cierta confusión con gran maestro y maestro.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#4
Primero sigue habiendo faltas, como "tronaban" y "determinado" en vez de determinada.
Segundo, las interrupciones de los diálogos cortan en seco la secuencia de los versos, y éstos a su vez cortan la linealidad de los diálogos. Esto vuelve al relato, no sé, poco conciso.
Tercero, ninguna de las tramas tiene un final como tal, ni la de los marineros ni la de los chamanes.
Bardo
Responder
#5
El final abierto estaría bien si los momentos previos tuvieran un desarrollo mejor y más descriptivo de lo que ocurre. Pienso en Destino Final y cómo a veces la Muerte muestra su presencia con ráfagas de viento y cosas por el estilo, iría perfecto aquí: la llama de la hoguera (o vela o lo que haya) que baila un poco, la sombra de los presentes cambiando para tomar forma que recuerde a tentáculos pero de manera sútil (de eso que ves sólo con el rabillo del ojo)...

En cuanto a la narración, obviando problemas del final (se llama al gran chamán, gran maestro, cosa que no se había hecho antes, confundiéndolo con el personaje del maestro), en general está bien, aunque necesita algo más de descripción para situar la acción y que uno pueda ponerse en la piel del protagonista. También a esa narración del chamán le falla algo en el estilo, la leo como una forma algo más pesada que los diálogos normales pero sin que me suene como debería sonar algo así; tras leer el texto pienso en una especie de cánticos sería lo adecuado, pero no logro verlo en esa prosa poética (supongo que la falta de descripciones pesa en ese aspecto).
Responder
#6
Mmm, otro interruptus, historias entrelazadas (una en presente, otra evocada) que al final no llegan a cerrarse ni la una ni la otra, algo que me fastidia un poco pese a no ser enemigo de los finales abiertos. Pero es que aquí falta un desarrollo previo que me haga montarme mi propia película mental.

Vale que los versos contribuyen, pese al empleo de algunos vocablos poco acertados, en general cumple bien su tarea, la parte poética (sobre todo en su forma, más que en su esencia) es lo mejor del relato. Por otra parte, me gustan los diálogos bien desarrollados, pero no es el caso, es un toma y daca descriptivo entre maestro y discípulo, no hay duelo de personalidades, ni ingeniosas réplicas…eso pesa cuando tanto peso recae en dicho diálogo. Aparte, la carencia de texto narrativo también se deja notar, lo echo en falta, pues dicho diálogo (me repito) no sostiene la faceta descriptiva.

Aparte de la parte poética, creo que también merece ser valorado el intento de ofrecer una historia de una manera original, con cierta fuerza evocadora aunque lastrada por la falta de narrativa y unos diálogos algo escasos de contenido y fuerza.

PD: no sé porqué, pero me imaginé a unos mayas en medio de la jungla, alrededor de una fogata y rodeados por un ente maligno. No es poca cosa.
Responder
#7
Pues segundo relato y otro de escasos pàrrafos.
A mi parecer el autor, en este caso, tuvo màs éxito labrando rimas que prosa.
O, en otras palabras, la narraciòn no consigue introducir con éxito la parte màs fuerte del relato, que no es otra que la narraciòn de la Odisea de los Guerreros y su llegada a la isla maldita (la isla de Caplypso?? jeje).
No entiendo muy bien el por qué ese dìa los espìritus deciden entregar su mensaje ni por qué este es tan importante. Quizàs eché en falta un poco màs de argumento, aunque a su vez es lo esencial del relato en sì lo que hace de él un pasaje, algo acorde con la estructura de relato, con los suficientes cabos abiertos como para que el lector tenga que esforzarse mìnimamente por atarlos.
Valoré mucho la parte poética, quizàs hasta la envidié.
"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido". - Manny Calavera.
Responder
#8
Como en cada uno de tus escritos, la poesia esta muy bien trabajada, se nota el esfuerzo que hay detrás. Pero la historia aquí (a diferencia de una de los retos anteriores), no me resultó interesante, y menos mal, porque ninguna de las dos pequeñas tramas tiene final. Poco se puede decir cuando los personajes son anecdoticos, cuando los dialogos son meras maneras de avanzar en la trama. Es tu estilo y lo dominas, pero no es de los que me gustan.
Buena suerte en el reto!
Viviendo a la sombra del destino.
Responder
#9
Creo que soy una de las pocas que le gustó el final de la historia. Hay finales abiertos que de verdad dan coraje, pero esté no se me hizo tan malo, como que se sobreentiende qué va a pasar. La idea de combinar prosa y lírico me pareció muy novedosa le da ritmo al relato. Lo único, a lo mejor que ha faltado es concretar un poco la función de las entendidades que invocaba o detalles de su religión. Tal vez sea eso lo que haga que el final no guste tanto.
Responder
#10
Yo personalmente agradezco las interrupciones, porque como la poesía no me va, pues se me hizo más llevadero. En sí la historia no me ha desagradado, no me ha molestado que quede en misterio la identidad del ente, que cada cual haga trabajar su imaginación y saque sus conclusiones. Tampoco he apreciado faltas de ortografía o de puntuación.
Suerte, autor.

LEEROS LAS ENSEÑANZAS  DE UN BRUJO IV  http://clasico.fantasitura.com/thread-2007.html
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)