Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Microrrelato] Escapando sin escape
#1
Nota: Otro pequeño relato, ya el segundo. Espero que les guste. Ya le estoy quitando el miedo a escribir. Pues de que modo voy a aprender a escribir si no es escribiendo.
Escapando sin escape

Tomas corría rápidamente por las calles, sus pies no flaqueaban ni un poco. Cada paso era fríamente ejecutado. El asesino le seguía los pasos muy de cerca, pero Tomas no se rendía y seguía corriendo a un paso veloz sin mirar atrás. Sus ojos estaban fijos al frente, solo giraba su cabeza a los lados de vez en cuando para ver una ruta por la cual escapar y poder salvar su vida.

Los pasos del secuestrador se escuchaban muy cerca de Tomas casi como si estuviera a unos pocos centímetros de él, casi como si pudiera tocarlo con levantar su mano.

A pesar de que Tomas corría sin interrupciones siempre volvía al mismo lugar, tal vez estaba corriendo en círculos y no se había dado cuenta. En un momento no escucho ruidos atrás de él. ¿El asesino ya no lo perseguía? Tomas se recostó en una pared para recobrar el aliento. Sus manos y su boca temblaban, quizás era el miedo de ser asesinado o tal vez por estar en un laberinto del cual nunca saldría. Entró en un callejón y se estableció detrás de un basureropara perder de vista al hombre que lo perseguía. Aunque ya habían pasado al menos unas tres horas Tomas no tenía ni una gota de sudor.

Se levantó del lugar en el que reposaba y levantó un poco la vista. Escuchó algunos pasos y se alertó. El instinto de sobrevivir y la adrenalina del momento lo mantenían dispuesto a enfrentar a su asesino y a la mujer que estaba detrás de todo.

— No me atraparás vivo — dijo Tomás sin perder de vista la entrada del callejón.

Después de una larga espera o quizás no tan larga apareció el asesino vestido todo de negro como lo había visto Tomas desde que lo tenían encerrado cada día de su vida. Tenía una cicatriz en su ojo que parecía coloreada con alguna pintura barata y en su mano derecha sostenía una navaja bastante larga empuñada tan fuerte que daba la sensación de que el objeto estuviera clavado en su mano, como si fuera una extensión de su brazo.

Tomas intentó no hacer ningún ruido. De nada le sirvió pues el asesino se dirigía a su posición a pasos tranquilos como si supiera cual sería el final de la historia, como si supiera el final que le esperaba a su víctima. 

El callejón no tenía salida así que Tomas se levantó de su refugio y miró a su asesino directamente a los ojos. No tenía arma alguna con la que defenderse. Se arriesgaría a enfrentarse a puño limpio. Las posibilidades de sobrevivir eran más bajas para él. Era la única opción que tenía. El asesino agarró más fuerte el cuchillo y se abalanzó sobre Tomas, pero en ese instante… la señorita Lola agarró los dos títeres y acabó su acto del día. Los guardó en una mochila, tomó las monedas que las personas le daban por su acto y se fue del lugar.
Responder
#2
Pon espacio entre “basurero” y “para”. Es mejor jusificar el texto.

A mí personalmente no me resulta interesante la historia: parece que se trata de un intento real de asesinato, y resulta ser obra de títeres. Es un final chocante por lo sorprendente, pero no siento ninguna emoción como lector más allá de esa sorpresa. Sin embargo, me suele ocurrir así con los relatos, así que no te digo ya con los microrrelatos.

Aun así, como microrrelato no me parece malo, en el sentido de que en internet he visto textos de 3 o 4 líneas contando una suerte de chiste, con la etiqueta de microrrelato, y este, desde luego, tiene más calidad.

Y lo veo bien escrito en lo que respecta a estilo y redacción, que no es poco.
Responder
#3
(09/12/2019 03:09 PM)Iramesoj escribió: Es un final chocante por lo sorprendente, pero no siento ninguna emoción como lector más allá de esa sorpresa.
Es exactamente de lo que adolecía el otro relato que ha subido Undecided
Bardo
Responder
#4
Nota: Otro pequeño relato, ya el segundo. Espero que les guste. Ya le estoy quitando el miedo a escribir. Pues de que modo voy a aprender a escribir si no es escribiendo. (Esta es una gran verdad).

Escapando sin escape

Tomas Tomás corría rápidamente por las calles, sus pies no flaqueaban ni un poco. Cada paso era fríamente ejecutado. El asesino le seguía los pasos muy de cerca, pero Tomas Tomás no se rendía y seguía corriendo a un paso veloz sin mirar atrás. Sus ojos estaban fijos al frente, solo giraba su cabeza a los lados de vez en cuando para ver una ruta por la cual escapar y poder salvar su vida.

Los pasos del secuestrador se escuchaban muy cerca de Tomas Tomás casi como si estuviera a unos pocos centímetros de él, casi como si pudiera tocarlo con levantar su mano. 

A pesar de que Tomas Tomás corría sin interrupciones siempre volvía al mismo lugar, tal vez estaba corriendo en círculos y no se había dado cuenta. En un momento no escucho ruidos atrás de él. ¿El asesino ya no lo perseguía? Tomas Tomás se recostó en una pared para recobrar el aliento. Sus manos y su boca temblaban, quizás era el miedo de ser asesinado o tal vez por estar en un laberinto del cual nunca saldría. Entró en un callejón y se estableció detrás de un basureropara basurero para perder de vista al hombre que lo perseguía. Aunque ya habían pasado al menos unas tres horas Tomas Tomás no tenía ni una gota de sudor.

Se levantó del lugar en el que reposaba y levantó un poco la vista. Escuchó algunos pasos y se alertó. El instinto de sobrevivir y la adrenalina del momento lo mantenían dispuesto a enfrentar a su asesino y a la mujer que estaba detrás de todo. 

— No me atraparás vivo — dijo Tomás Tomás sin perder de vista la entrada del callejón. 

Después de una larga espera o quizás no tan larga apareció el asesino vestido todo de negro como lo había visto Tomas Tomás desde que lo tenían encerrado cada día de su vida. Tenía una cicatriz en su ojo que parecía coloreada con alguna pintura barata y en su mano derecha sostenía una navaja bastante larga empuñada tan fuerte que daba la sensación de que el objeto estuviera clavado en su mano, como si fuera una extensión de su brazo. 

Tomas Tomás intentó no hacer ningún ruido. De nada le sirvió pues el asesino se dirigía a su posición a pasos tranquilos como si supiera cual sería el final de la historia, como si supiera el final que le esperaba a su víctima. 

El callejón no tenía salida así que Tomas Tomás  se levantó de su refugio y miró a su asesino directamente a los ojos. No tenía arma alguna con la que defenderse. Se arriesgaría a enfrentarse a puño limpio. Las posibilidades de sobrevivir eran más bajas para él. Era la única opción que tenía. El asesino agarró más fuerte el cuchillo y se abalanzó sobre Tomas Tomás , pero en ese instante… la señorita Lola agarró los dos títeres y acabó su acto del día. Los guardó en una mochila, tomó las monedas que las personas le daban por su acto y se fue del lugar.


Es un mini relato efectista, donde lo sorpresivo está al final.
A mí me gusta escribir en éste estilo cuando hago relatos cortos.
Me gustó. No le encontré faltas de ortografía ni de redacción, más que el acento en Tomás y dos palabras pegadas.
es un efecto sencillo, pero supiste darle el toque deseado.
La Pluma Mata más que la Espada...   Mf_swordfight
Responder
#5
@Iramesoj y @Guardián Ciego Muchas gracias por sus comentarios. Me alegra mucho que hayan leído la historia. Mmm sobre lo que dijeron. Como apenas estoy empezando con esto de la escritura y es mi segunda historia sé que puede que no cause emoción pero la verdad es que no sé como darle emoción a un relato corto si no es al final, no se como dar acción al relato mas allá de un final sorprendente. Así que si tienen algún consejo sería de gran ayuda, o si conocen relatos cortos de algún autor que pueda leer para poder guíarme.


@Bicerofonte Mmmm Hola Bicerofonte gracias de nuevo por leer mi segundo relato, me alegra que te pases por aquí. Sobre el nombre de Tomás, en muchos lugares de latinoamerica el nombre de Tomas y Tomás están bien, lo he visto con acento y sin acento. Que bueno que te haya gustado el relato, quiero escribir unos mejores pero veo que lo único que da de que hablar es el final así que espero mejorar en lo siguiente que escriba. Smile
Responder
#6
Que algunos padres, por influencia del ingles (Thomas) o por simple 'catetismo', pongan mal en el registro el nombre de sus hijos, no quita que tu al escribir si deberias respetar las normas de acentuacion. Entre otras cosas, para no fomentar tu tambien esas 'inglesadas'/'catetadas'...
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#7
Bueno, que puedes esperar de una pagina que habla de "accentuar"...

Tomás, se acentua por que en español es una palabra aguda. Si fuera llana, como en el ingles, el acento iria en la "O", aunque efectivamente, de serlo, no llevaria acento. Pero como digo, es aguda, y por tanto al acabar en -s, las agudas se deben acentuar.

Como ya te he dicho, sin acento es una inglesada de la que deberias huir.



PD: parece que te has dado cuenta tu mismo del problema y has borrado rapido el post... chico listo Big Grin
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#8
Bueno, en filipino, noruego, afrikàans, holandés, lituano, sueco y turco también se escribe Tomas.

Donde dice: "y a la mujer que estaba detrás de todo", puedes agregarle: "y a la mujer turca que estaba detrás de todo" para justificar Tomas
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#9
Creo que todos sabemos que es la influencia yankee la que hace pulular tantas inglesadas por el mundo.

Y salvo que el turco sea Tomás, sigues sin justificar nada, Duncan.
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#10
(10/12/2019 02:54 AM)Cabromagno escribió: Creo que todos sabemos que es la influencia yankee la que hace pulular tantas inglesadas por el mundo.

Y salvo que el turco sea Tomás, sigues sin justificar nada, Duncan.

No, así como hay Tomislav en croata, Tomaz en esloveno, Tuomas en fines, Tamàs en hungaro; hay Tomas en los idiomas que mencioné

Según el relato ¿De que nacionalidad es Tomas?, ¿en qué país sucede la acción?, ¿en qué país es la representación de los títeres?

Tomas ya indica en su nombre su origen, así como lo haría si se llamara Thomas, Tuomas, etc.

Acaba siendo un títere y tiene el nombre que le puso quien dirige los hilos de la obra.

Por cierto Juanma mejor agrega a: "enfrentar a su asesino y a la mujer filipina que estaba detrás de todo", queda mejor ya que se llama Lola.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)