Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Nav19: Navidad, época de regalar
#1
Navidad, época de regalar

Se acercaba la navidad, se sentía en la delicada caída de nieve que sería una gran época. Los vendedores organizaban sus tiendas para recibir a una gran cantidad de compradores para los comerciales días de navidad. En el centro de la ciudad el espíritu de la navidad era cada vez más evidente, había hermosos alumbrados navideños en todas las casas y en la mitad en el parque se hallaba un imponente árbol navideño, quizás el más grande jamás visto en esa ciudad, con muchísimas luces a su alrededor y una gran estrella amarilla en la cima que iluminaba con gran fuerza todo el centro de la ciudad, se podía ver al menos a 1 kilómetro de distancia. Familias sonrientes con bolsas de regalos caminando de un lado a otro buscando los mejores obsequios para la noche de navidad. Ninguna época podía ser mejor que el tiempo de dar y recibir a los amigos, familia y a las personas más necesitadas, la época en la que todo era felicidad.

Christopher llevaba dos bolsas con algunas compras en ambas manos y corría intentando no tropezar con la nieve, buscando un lugar en el que refugiarse de la tormenta que se avecinaba. Observó una pequeña cafetería al otro lado de la calle en donde se encontraban varias personas tomando lo que parecía ser café, perfecto para el frío que hacía ese día. Chris cruzó la calle y entró a la cafetería, miró para todos lados; buscando el mejor lugar para pasar la fría tarde y encontró un sofá que estaba al lado de una chimenea; se sacudió la nieve en la entrada y limpió sus botas en una alfombra. El lugar era pequeño pero muy acogedor, tenía algunas librerías y varios juegos de mesa en una estantería para distracción de los visitantes. Las personas se reunían para conversar, leer un libro o hasta trabajar desde sus computadoras tomando bebidas calientes y comiendo pan recién horneado. Ya acomodado en el sofá pidió un café bien caliente para que su cuerpo recuperara un poco de calor, colocó sus bolsas en el suelo, se quitó los guantes y agarró su celular de su abrigo con su mano derecha, marcó algunos números y contestó su mamá.

—    Hola, madre, ¿Todo listo para viajar? — dijo mientras acercaba la mano que le quedaba libre a la chimenea para calentarse un poco

—    Si Chris, acabamos de llegar al aeropuerto, pero al parecer el avión no podrá salir hoy por que se avecina una tormenta, tu papá fue a preguntar. Nos tocará quedarnos en un hotel — respondió la madre de Christopher algo preocupada.

—    Mmm.. ya los estaba esperando hoy madre. No hay problema terminaré de hacer los últimos arreglos para cuando vengan — aclaró con la voz temblorosa por el frío que sentía y aún no se quitaba ni con el fuego de la chimenea

—    Parece que no quisieras vernos hijo, ya van cuatro años que no te veo. ¿A caso no quieres vernos?

—    Claro que sí, no digas tonterías. Les tengo preparada una sorpresa, pero no me había dado tiempo de organizarla, en esta noche la terminaré.

—    Espero no salgas con alguna de tus bromas Christopher, te conozco muy bien — objetó su madre.

—    No protestes mamá, estamos en una época de felicidad. Mañana hablamos, ya traen el café — colgó rápidamente su teléfono y sujetó el vaso de café.


Después de que la nieve había cesado un poco Christopher tomó sus pertenencias y salió del lugar para dirigirse a realizar sus ultimas compras navideñas y tener todo listo para la llegada de sus padres. A unas escasas calles encontró un centro comercial en donde quizás encontraría lo último que le faltaba para terminar su lista de compras.
Una hora después tachó los últimos ítems de su lista: un pavo, unos bastones de caramelo, una cuerda y una libreta. Ya satisfecho con sus compras se hizo en el borde de la acera e intentó buscar algún taxi para ir rápidamente a su casa antes de que la nieve se convirtiera en una fuerte tormenta como pronosticaban los meteorólogos.

Ya en su casa a eso de las nueve de la noche, dejó las cosas en la sala de estar y se dirigió a su cama a dormir, su cuerpo ya no respondía; la vida sedentaria de su trabajo hacía que se cansara fácilmente.

A la mañana siguiente a las siete de la mañana su celular empezó a sonar en la mesa de noche, con sus ojos aún pesados del sueño alcanzó a visualizar el nombre de su jefe en la pantalla del celular. Contestó la llamada para que el sonido del celular no le molestara.

—    Señor Smith lo quiero hoy mismo en la oficina, estos papeles no se organizarán por arte de magia — ordenó su jefe

—    Pero señor… hoy es mi día de descanso — objetó Christopher

—    No le estoy preguntando, le estoy diciendo que tiene que venir a la oficina.

—    No voy a ir, ya le dije que es mi día de descanso; además hoy vienen mis padres a pasar navidad conmigo y nadie me va a dañar mis planes.

—    Como quiera señor Smith, ya sabe que mañana no vuelve a trabaja, cuando quiera puede pasar por sus cosas— dijo mientras finalizaba la llamada

A Christopher no le importó en absoluto su despido, colocó su celular nuevamente en la mesa de noche y durmió hasta las 12 del día.

Despertó muy asustado pues en cualquier momento llegarían sus padres. Bajó a paso veloz al primer piso y empezó a organizar la casa para la ocasión, cocinó el pavo y lo preparó cuidadosamente para que fuera la mejor cena navideña que había preparado en su vida, aunque fuera la primera vez que preparaba una cena navideña. Organizó un poco la casa, recogió varias prendas de ropa que habían tiradas por toda la casa. Con el trabajo no le quedaba nada de tiempo de organizar su hogar. Tomó una escoba y barrió toda la casa en media hora. Todo le debía quedar impecable para que encontraran todo en perfecto estado. Aunque sus padres no venían en cuatro años su madre aún conservaba una copia de las llaves de la casa así que podía entrar en cualquier momento.

Ya toda la casa había quedado limpia, le faltaba solo colocar algunos adornos de navidad y escribirles una carta a sus Padres para expresarles todo lo que sentía por ellos. Se tomó su tiempo para escribir la carta. Después de mucho pensar anotó algunas palabras y la dejó en una mesa que había al lado de la puerta principal. En la mesa del comedor colocó un mantel con los típicos colores de navidad rojo y verde. Colocó el pavo en el centro de la mesa en una bandeja de plata, adornado con vegetales alrededor. Preparó los platos necesarios para una cena de tres personas.

Se dirigió al sofá donde había dejado algunas bolsas con las compras del día anterior; tomó una en especial y caminó lentamente hacía el comedor como si no quisiera llegar a ese lugar específico de la casa. Subió un pie en una de las sillas del comedor. Abrió la bolsa que había tomado anteriormente y sacó una larga cuerda, la amarró en una viga del techo, realizó un fuerte nudo, lo pasó alrededor de su cuello y le dio una patada a la silla quedando suspendido en el aire.

La carta que le había escrito a sus padres decía: “Feliz navidad, espero les haya gustado mi regalo”.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
La narración no está mal, tal vez algunos problemas como usar cifras para escribir un número, o que el narrador diga mamá cuando el personaje dice madre (aunque acaba llamándola mamá al final)...

En cuanto a la historia... Es rara. ¿Qué puedo sentir ante un personaje que se mata pero del que no sé nada? En el mejor de los casos podría sentir sorpresa por el final pero además de que es un fiat cuando se menciona la cuerda en la lista de la compra (lo que no deja de ser un buen punto), es una de estas sorpresas forzadas típicas de las creepypasta para causar una falsa sensación de giro inesperado; en la misma línea podría haber matado a sus padres en cuanto llegaran y tendría el mismo valor: ninguno, porque no sabemos nada del personaje.

Tal vez con un planteamiento mejor (en el que por ejemplo ha perdido el trabajo antes, y tuviera una novia que le hubiera dejado...), se podría dar naturalidad a ese desenlace y hacer que, si se dejan pistas muy muy sutiles, sorprenda de verdad.

A su favor lo ya mencionado: la cuerda no sale de la nada, sino que es un elemento que se ha planteado como parte de la narración (aunque metes la libreta, que entiendo que es con la que escribe la nota, pero en sí no aporta nada, porque se pudo escribir con un papel cualquiera).
Responder
#3
Me metí en la historia y me sentí como en navidad pero quedé con muchas dudas como la razón de su muerte, simplemente preparó una cena, escribió la carta y se mató sin razón alguna. Que pasó en su pasado que lo hizo terminar su vida de ese modo, porque la verdad no creo que haya sido por su despido. O fue que ya sufría depresión o sus padres le hicieron algo para tomar la decisión.

No quedé nada satisfecho con el final del protagonista, me hubiera gustado saber un poco mas.
Responder
#4
Esos pobres guiones marginados, que nadie quiere arrimarse a ellos... casi me dan mas pena que el protagonista Rolleyes

Con tantas repeticiones, es casi como si hubieras escrito dos veces el mismo texto... aunque, al menos, ambas veces esta bastante bien escrito.

La historia deja un sabor agridulce. Todo va bien hasta llegar al final. El giro final, sin una razón para un acto de esa magnitud, no impacta. Te deja frio. Para sentir algo ahi, seria necesario haber empatizado, aunque sea minimamente, con el personaje.
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#5
Este fue un relato muy interesante, por así decirlo.

Me encantaron las descripciones de los lugares. Se sintieron muy orgánicas. Casi pude sentir el ambiente en primer plano.
Pero mi problema radica, al igual que mis compañeros, en el mismo aspecto: el giro argumental y el final trágico se sintió muy forzado. Casi no había indicaciones de que fuera a pasar.
Otra cosa es que los diálogos peligran de sonar demasiados similares. O sea, un personaje podría bien decir el diálogo de otro y no se notaría la diferencia.
Te recomiendo que, desde el principio, vayas colocando piezas que aluden al desenlace trágico. A parte, trata de hacer que cada personaje hable de su propia manera. A veces, un tic verbal puede ayudar muchísimo a distinguir cómo habla un personaje de otro.
«No hay nada que ganar, cuando no hay nada que perder» https://discord.gg/4r9TF
Responder
#6
1º Técnica/Calidad narrativa
Este apartado y el siguiente (los dos más, por decirlo de algún modo, «técnicos»), son los más flojos. Se echa en falta una minuciosa revisión de todo el texto. Hay una cosa que me ha llamado la atención en especial, y creo que el autor haría bien en apuntárselo como algo a corregir sin falta: en la forma de narrar hay un exceso de reiteraciones, tanto de palabras como de la idea que se intenta expresar con esas palabras. Debería aplicar sin complejos la máxima de «Menos es más», y aconsejo como ejercicio marcar en otro color las palabras e ideas que aparezcan repetidas. 

2º Ortotipografía
Los errores más comunes que he visto son: uso de mayúsculas, reiteraciones de palabras, uso de comas, gerundios, puntos suspensivos, rayas de diálogos. Aunque también me encontré con una confusión entre «por que» y «porque» y un llamativo «habían tiradas». 

Nunca está de más una última revisión.

3º Argumento/Trama
Lo mejor de la historia es, sin duda, su final. Macabro, triste, sarcástico, provocador… Tiene un poco de todos esos elementos, siempre en comparación con todo cuanto le antecede. ¿Me ha gustado un final así? Bueno, esa no es la cuestión, quizá no sea el más deseable para una historia navideña, pero creo que el problema reside en otra parte. Un final como este perfectamente se podría justificar, pero eché en falta más elementos que tienen que ver, sobre todo, con Christopher, por lo que lo comentaré en el siguiente apartado.

4º Personajes/Ambientación
Me temo que el autor (a través de Christopher) no le ha dado al lector una conexión emocional con este personaje lo bastante sólida como para, no ya entender las acciones del protagonista, sino identificarse emocionalmente con ellas. Nos falta saber más de este suicida para poder valorar la terrible acción que lleva a cabo: mucha gente tiene malos trabajos y peores jefes, no por ello se suicidan, mucha gente vive sin ver a sus padres o familiares por largas temporadas, no por ello se suicidan… En fin, que me faltó más del protagonista. Quizá hubiera ayudado a darle ese toque «personal», «humano», la inclusión, junto al narrador omnisciente en tercera persona, de los propios pensamientos de Christopher, dejándonos ver (sin desvelar, claro, la sorpresa que prepara para sus padres) algo más de su personalidad, de sus anhelos, de sus frustraciones… En fin, darle «vida», hacerlo «real».
«La palabra es tiempo y el silencio eternidad». Maurice Maeterlinck
Responder
#7
Creo que uno de los principales problemas del relato es que no fue lo suficientemente revisado. Un par de revisiones habrían bastado para pulir algo más el texto y hacerlo más fluido. Las descripciones están bien, pero quedan empañadas por el uso de la puntuación de forma errónea y varias repeticiones, sobre todo al principio, donde se nos recalca una y otra vez que es navidad.
La historia está bien. Narra un suicidio y tiene cosas buenas y otras no tanto. La primera es la naturalidad del prota, que actúa con normalidad, y en varios estudios sobre suicidios, parece ser la norma. Sin embargo, hay cosas que no están bien conectadas. La charla con el jefe podría tener más profundidad, por ejemplo. La razón del suicidio no me importa no saberla, al fin y al cabo es un interrogante que acompaña a la mayoría de estos. Además, parece ser que puede estar relacionado con sus padres, pues es a ellos a quienes va dirigida la "sorpresa".
Y eso es todo. ¡Un saludo, mucha suerte y nos leemos!
Hazte con un ejemplar de mi primer libro: SIETE LUCES OSCURAS
Responder
#8
Precisamente un actor que salió en la serie de Highlander se suicidó hace poco y según su familia no había ningún indicio de que tuviera un problema.

En el giro de está historia no se hace saber porque toma esa decisión el protagonista y es un problema  por que se está narrando desde su punto de vista no del de otros personajes.

También eso de preparar la cena, limpiar y poner algunos adornos en unas cuantas horas. Y pareciera una venganza o berrinche contra los padres más que otra cosa, un poco a la sociedad de los poetas muertos.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)