Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Feb20: El despertar del pequeño rey
#1
Era casi las seis de la mañana. Lalo no había dormido en toda la noche. Fue su primer campamento escolar. La primera vez en que durmió fuera de la seguridad de la casas de sus familiares. Aquella falta de familiaridad le afectó muchísimo. Sus compañeros y él permanecieron en vela, relatando cuentos, hablando sobre el nuevo juego de cartas o porque los mosquitos los molestaban.
Ese mismo día, se festejaría la habitual tradición del día de niños, donde, dos integrantes de cada grupo, un niño y una niña, serían designados como el “los reyes del salón”. Desde hace tiempo, Lalo siempre tuvo el anhelo de tomar esa posición. Siempre tuvo ese deseo de volverse un líder respetado por sus compañeros, después de tantos años de abuso, aunque fuera por un día. Ese mismo año se le cumpliría su sueño.
Al volver del campamento a su casa, el niño se preparó para otra jornada escolar. Su estómago estaba satisfecho, más su cabeza requería más descanso. Lalo decidió y continuó con su camino, a la escuela. Después de las clases, durante la hora de recreo, iba a acontecerse la exhibición de los reyes de cada salón. Su “reina”, Catalina, lo esperaba afuera. Pero justo antes de que la clase concluyera, Lalo reposó su cabeza sobre el pupitre y cerró los ojos. “Solo descansaré la vista, por un rato. Solo por un rato.” Después de todo el jaleo de la madrugada, su cerebro necesitaba descanso. Su cuerpo se sintió tan pesado que pensaba que jamás se iba a levantar.
Sin darse cuenta, los segundos se volvieron minutos, en el suspiro de Morfeo. Al despertar, sus compañeros se encontraban en el salón. Ahí fue cuando Lalo se percató de que las clases fueron retomadas.
— ¿¡Ya volvimos a clase!? —Cuestionó Lalo y se levantó del asiento estrepitosamente.
—Si ya pasó el recreo y la exhibición de reyes de la clase, mi Lalo. Te nos quedaste dormido.
Los compañeros varones se rieron bravuconamente, en respuesta a la reacción del muchacho. Lalo, simplemente, reclinó su cabeza e intentó no observarlos por la vergüenza que sentía. La ceremonia aconteció y ni hizo presencia. Le había fallado a su “reina”. ¿Cómo iba a devolverle la palabra, después de semejante humillación? Si de por sí ya tenía la mala fortuna de ser el bobo de la clase. Esta omisión no le iba a favorecer, en lo absoluto. Pero aún había una oportunidad más. El desfile anual del día del niño. Ahí enmendaría su falta.
Más tarde, ese mismo día, Lalo se había preparado para el despliegue de vehículos. Un smoking negro y zapatos fue todo lo que necesitaba, y lo que le quedaba, para su atuendo. Ya pronto comenzaría la marcha. Su carro se encontraba en el campo deportivo, listo para que llegara Catalina. Unos minutos después, su compañera llegó con un vestido azul marino y una tiara de plata. El niño se sonrojó un poco por su ausencia y por el porte de su compañera, pero no era el momento ni el lugar para eso. Esta vez no le fallaría a su “reina”… a su “pueblo”.
—Te ves muy bien, Catie.
Lalo le devolvió una sonrisa a su camarada y se rascó la nuca.
—Tú también, Lalo.
Catalina se rio un poco, en respuesta al cumplido. Un rato después, ambos niños subieron a la lona de la camioneta y emprendieron marcha por el pueblo. Por primera vez, en un muy largo tiempo, Lalo ya no sentía miedo de exponerse al público. Aunque fuera por un momento, aunque no tuviera un título legítimo… su reina y él se prepararon para subir al trono.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
No entiendo el comienzo... ¿De verdad alguien va de viaje escolar y vuelve a primera hora para ir a clase ese mismo día? En todos mis viajes escolares volvíamos por la tarde (obviando que, a no ser que fuera una excursión de un único día, volvíamos en domingo). Otro problema del comienzo es: ¿qué aporta el campamento? Si cambias campamento por casa de su tíos o su casa, no afecta en absoluto a la historia. Tampoco entiendo el funcionamiento de los reyes del salón... No parecen ser escogidos (porque sino, el chico abusado no sería elegido), pero tampoco parece ser al azar, porque sabía que sería rey antes de que tuviera lugar la ceremonia.

Acerca de la historia, tal vez le falta un componente más para poder decir que es romántica. Es confusa en general, lo cual no es bueno para lo corta que es: no es solo lo ya comentado, es que me hablas de una exhibición, que tiene lugar durante el recreo, pero en la que no parece haber nada especial, sin embargo para la tarde sí visten con trajes elegantes...

De los personajes, habría que profundizar un poco más en la mente de Lalo, ver lo que siente por Catalina en lugar de tener que suponerlo. Tampoco parece la clase de chico tímido que uno espera del bobo al que abusan de la clase.

Sobre la escritura, para ser un texto tan corto parece excesivamente cargado; dejarlos todos pegados no ayuda. También hay alguna cosa como smoking, que debería ir en cursiva (o mejor, usar la palabra esmoquin); las comillas latinas (en serio, ¿qué problemas tenéis con ellas?).

En definitiva, es una idea bastante simpática, que habría dado para un bonito cuenta de romance infantil (o incluso ser una puerta a una novela sobre como un niño abusado por sus compañeros empieza a superar dicho acoso), pero que queda en aguas de cerrajas.
Responder
#3
A las seis de la mañana estaba en el campamento para regresar a su hogar, luego de su hogar fue a la escuela, de la escuela fue a su casa a cambiarse y de su casa al desfile.

Creo que faltó trabajar más la idea.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#4
A ver, hasta el momento del desfile te hubiera validado que Lalo primero fue al campamento donde no durmió, luego, habiendo descansado poco, se fue a la escuela, que bien puede ser en el turno vespertino. Pero ya después de eso, lo dicho, te fallan los tiempos.

Segundo, el relato es lindo, comienzo tranquilo, buen final para el personaje, un respiro entre tantas tragedias. Pero este tipo de relato necesita una estructura. Debido a su tamaño es comprensible no profundizar en la personalidad de tu protagonista, pero debe hacer un climax, y el climax sólo se alcanza después de una caída precipitada. Ahora salir de ese agujero debe mostrar cómo el protagonista supera aquello que lo hizo caer en un principio. Lalo no aprendió nada, sólo que puede quedarse dormido y de todos modos obtener lo que quiere.

Por último, ¿por que todos tus personas femeninos se llaman Catalina?
Bardo
Responder
#5
Bueno pues veo que casi todas las cosas que me llamaron la atenciòn de este relato ya fueron señaladas por otros foreros.
Dejando al margen incoherencias temporales, creo que le falta un buen repaso, porque empieza con un  "Era(n) casi las seis de la mañana", sigue con un "de la(s) casas" y luego hay una coma de màs en ese "tradición del día de niños, donde(,) dos integrantes" sin siquiera haber terminado el pàrrafo.
Dicho lo cual, no creo que el autor se haya parado a parar, ni tansolo un segundo, lo que querìa escribir. Lo escribiò y punto, de ahì que el relato tenga esa estructura tan inusitada. Es un relato raro de cojones, vamos.
"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido". - Manny Calavera.
Responder
#6
No me gustó nada. Frases muy cortitas y sencillas, al punto que me pareció estar leyendo una lista de compras. Ademas, me faltan descripciones, dialogos y una mayor coherencia con los tiempos. La historia podría haber sido bonita si hubiera estado mejor desarrollada y llevada a cabo, pero te has quedado practicamente al inicio del camino, y en consecuencia el relato no tiene peso en ninguna faceta.
Buena suerte en el reto!
Viviendo a la sombra del destino.
Responder
#7
Leyendo otros relatos me doy cuenta más fácil de los errores que cometo en mis propios relatos.

La parte del campamento no le vi sentido, es algo que no aporta en nada a la historia. Podrías usar esa parte para que conociera a Catie o mostrar cómo se convirtió en su reina o algo así.

La historia avanzó demasiado rápido. Me pareció más como una historia para niños de cómo superar el acoso escolar o como dejar la timidez de un lado, pero tampoco vi esa evolución, ni como Lalo afrontaba esto en la escuela.
Responder
#8
Bueno, es una historia quizá demasiado sencilla, no nos has dejado meter en Lalo sino verlo desde fuera de un modo muy objetivo, y lo que el lector quiere es empatizar, meterse en el pellejo del protagonista y ser él o ella, y eso no lo has trabajado. Cuidado con las incongruencias. No puedes manejar tiempo y hechos  como te plazca, incluso en ciencia-ficción y fantasía todo debe que tener una lógica o una explicación. Has dejado muchas cosas sin aclarar y tenias margen para hacerlo: no puedes dejar que el lector tenga que hacer suposiciones por su cuenta, hay que dejárselo todo atado y mascado.
Un saludo y suerte en el reto.

PD. Xddd siempre que me topo con ese nombre, no puedo evitar evocar el chiste de los dos gays que van en un coche descapotable y se pone a llover. " Lalo, la lona" dice uno, "Pepa, Pepona" replica el otro.

LEEROS LAS ENSEÑANZAS  DE UN BRUJO IV  http://clasico.fantasitura.com/thread-2007.html
Responder
#9
Relato sencillo que se me hizo muy confuso, tanto por la prosa como por el manejo de los tiempos como por la trama. Las frases cortas se suelen utilizar para dar rapidez a un texto, en una escena de acción, o bien si eres muy bueno escribiendo puedes darle otras aplicaciones. Si hay saltos temporales como los que nos presentas, sería mejor opción usar puntos y a parte, y abusar de los puntos y a parte tampoco es bueno. Realmente no sé qué pasó, cuál es la trama ni el propósito... Creo que sigo confuso.
Demasiadas ocasiones pienso que es mejor no presentar nada que algo inacabado o que confunda al lector sin que sea esa la intención. No pasa nada por no presentar, hay retos todos los meses, y creo que es mejor dedicarle algo más de tiempo a los textos para pulirlos, no ya por los lectores, sino por estar satisfecho con el trabajo propio.
Saludos.
[Imagen: stormbringer4.jpg]
Responder
#10
Meh... el relato es tierno y todo eso, pero le falta trabajo.
Quizás pueda estar basado en una historia real, pero a veces eso no es suficiente. Si pudieras añadirle un poquito más de "ficción", quizás sonaría más interesante. Pero ese solo es un "quizás".
«No hay nada que ganar, cuando no hay nada que perder» https://discord.gg/4r9TF
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)