Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¿Fraude de Hollywood?
#1
El truco de Hollywood para hacer que Star Wars o Harry Potter no sean rentables (y salir ganando)

Un ejemplo con el que comenzar a explicar la extraña contabilidad de Hollywood y sus películas. Harry Potter and the Order of the Phoenix tuvo unos ingresos de 938 millones de dólares. Sin embargo, se determinó que el film registró unas pérdidas de 167 millones de dólares. Por supuesto, algo no cuadraba.

La historia de la denominada “contabilidad de Hollywood” la destapó en 1989 el periodista de los Angeles Times, Dennis McDougal. En esencia, se trata de los métodos utilizados en Hollywood para obtener más ganancias en base a inflar, eliminar o reducir el resultado contable del proyecto, todo ello incluso cuando los estudios ganan millones de dólares por una película.

¿Cómo? La versión simplificada es que Hollywood crea una corporación o filial separada para cada película con la intención de que esta tenga pérdidas. El estudio luego le cobra a la “corporación cinematográfica” una tarifa enorme (que crea una gran parte del “gasto” que conduce a la pérdida).

El resultado final es que el estudio todavía recauda dinero en efectivo, pero para fines contables la producción ha sido una máquina de “perder” dinero, lo que es bastante importante para cualquiera que se supone que obtenga una parte de las ganancias, por ejemplo, cualquiera que formara parte de la producción y negociara una parte del salario en forma de porcentajes de los beneficios.

El ejemplo de Harry Potter con el que comenzábamos fue famoso porque en su momento los resultados de la película se filtraron en la red, mostrando cómo Warner Bros. logró el “truco” contable:

En dicha declaración se puede observar cosas como la “distribution fee” (tarifa de distribución) de 212 millones de dólares. ¿Y esto qué demonios es? Pues básicamente, Warner Bros. pagándose a sí misma para asegurarse de que la película “pierda dinero”. Y como ese ejemplo hay más en la filtración, casos de “advertising and publicity” o esos 57 millones en “intereses”, es decir, pagándose a sí misma para “financiar” la película.

Otro caso parecido ocurrió con un tuit de Ed Solomon, guionista de la primera película de Men in Black. El hombre venía a decir que, a pesar de los espectaculares números de la mítica producción, su declaración de ganancias décadas después seguía estando en números rojos:


Como decía Solomon al final de su mensaje, “creo que la propia declaración es en realidad mejor ciencia ficción que la propia película”. Y no le faltaba razón, aunque la clave, como hemos visto, estaba en esa “contabilidad de Hollywood” capaz de hacer que una película de cientos de millones de dólares no sea “rentable” técnicamente.

Y lo mismo ha pasado con las películas de Marvel, la trilogía del Señor de los Anillos de Jackson, Batman y la secuela de Tim Burton... Con todo, el caso más notable envuelve a una de las sagas más exitosas de la historia del cine: Star Wars. Y es que el actor que interpretó a Darth Vader, David Prowse, aún no ha recibido las ganancias de la película de 1983, Return of the Jedi, porque el film, que ocupa el puesto 15 en el histórico de la taquilla de Estados Unidos, parece ser que todavía no tiene “ganancias técnicas” para distribuir.

Una vez más, la contabilidad de Hollywood había hecho de las “pérdidas” la gallina de los huevos de oro para unos pocos.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)