Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 2 voto(s) - 2.5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Hijos de la granja.
#1
Buenas tardes foreros. Creo que ha llegado el momento de compartir algo mío. No puedo compartir la novela que he publicado puesto que ahora mismo no poseo los derecho de reproducción y solo puedo compartir una parte del contenido con fines propagandísticos así que..., os dejo esto, que es la novela que estoy escribiendo actualmente. 

Como he dicho alguna vez, he dado y sigo dando clases de escritura y esto que comparto ya ha sido revisado por mi profesor, que además es autor con cierto renombre y editor. Pero me gustaría saber vuestras opiniones, puesto que no suelo recibir opiniones de lectores cero, es decir, gente que lee alguna novela mía y que no sabe nada de mí ni me conoce. Eso tiene ciertas ventajas y siempre es enriquecedor, así que ahí va.  Nos vemos por los hilos, un saludo! 




1-TONTOBÍAS 
 
Me llamo Tobías y vivo en una granja. Tienes que tener ocho años para ser adoptado, una vez que te adoptan, nunca vuelves. 
Estoy deseando ser adoptado. Me gusta la granja, pero quiero vivir en una casa grande, con una habitación llena de juguetes solo para mí, como los niños de las historias que nos leen los granjeros. 
Los granjeros nos enseñan a leer, a escribir y a contar. Yo sé contar hasta cien, pero nunca he podido contar a todos los niños de la granja. 
No lo he intentado con las niñas. Ellas viven en otro edificio que está al lado del nuestro, pero nos separan con una cerca de madera y nos prohíben hablarles. A ellas nadie las adopta. 
Hoy vamos al río, el granjero Harold nos lleva para enseñarnos los animales que viven allí. Bajamos por la ladera en fila mientras Will repite en voz alta la lección del día anterior. Will es el mayor de toda mi habitación, y eso que somos treinta. Will es malo con los otros niños, nos insulta y nos pega. Nadie ha adoptado a Will y Edwin dice que por eso es malo, porque nadie lo ha adoptado y eso lo pone triste, y las personas tristes son malas con los demás. 
Edwin es mi amigo, duerme en la cama de al lado y es muy inteligente. 
—Vamos muchachos. El que encuentre el animal más raro tendrá ración doble de postre. —El granjero Harold nos da permiso para explorar. A Edwin y a mí nos gusta el granjero Harold, es alto y fuerte, y tiene una sonrisa bonita. Cuida de todos los niños de mi habitación y de Edwin y de mí. También cuida de Will, aunque sea malo. 
—Vamos al río, allí podemos encontrar peces —Edwin señala el agua. Nos quitamos los zapatos y entramos con cuidado. El granjero Harold nos regaña si manchamos la ropa. 
Edwin se inclina sobre el agua y espera. Se muerde la lengua cuando un pez gris se acerca. Me salpica y el pez se le escapa de las manos. 
—Necesitamos una red. —Le digo a Edwin.
—¿Buscamos conejos?
—¿Qué es eso? —Señalo a algo que se mueve en el barro, tiene los ojos grandes y saltones. 
Edwin me empuja y sale corriendo. Me caigo al agua y se me moja todo el pantalón, el granjero Harold se pondrá furioso. Me levanto y corro hasta alcanzar a Edwin, lo adelanto y salto para coger al animal. Siempre soy más rápido que él, por eso hace trampa. 
Está viscoso y se me resbala de las manos. Lo agarro fuerte contra mi camisa blanca y me lleno todo de barro, pero no me importa. Es el animal más raro y feo que hemos visto nunca en el río. 
Edwin me alcanza y me agarra los brazos. 
—¡Yo fui a por él Tobías! —me clava las uñas para quitarme el animal de las manos. 
—¡Eres un traidor Edwin! ¡Yo lo vi primero! —Le muerdo el brazo y me da una patada. 
—Muchachos, ¿qué son esas formas? ¿Se comportan así dos caballeros de bien? —El granjero Harold nos regaña. Se acerca a nosotros y me quita el animal de las manos. 
—Tobías me lo ha quitado. 
—¡No es cierto! ¡Embustero!
—Ya es suficiente. ¿Quién lo vio primero?
—Fui yo —respondo. Edwin se queda callado y agacha la cabeza. 
—Muy bien hecho Tobías. Tendrás la ración doble de postre, no es fácil ver a una de estas. 
Sonrío porque comeré dos postres esta noche. Ojalá sea la tarta de manzana que hace el granjero Julius.
—Pero granjero Harold, ¿qué es? —pregunto cuando lava al animal en el río y le quita todo el barro. Tiene la piel lisa y de color verde, con manchas marrones por todo el cuerpo. 
—Es una rana verde. Son muy esquivas, me sorprende que la hayas atrapado Tobías. Mira Edwin, toca la piel. —El granjero Harold sonríe y le acerca la rana. Edwin la acaricia y pone cara de asco. 
—Está pegajosa —dice y se limpia las manos en los pantalones. La acaricio yo también y me mancho las manos.
—¡Eugh! —río y le enseño las manos a Edwin. Se ríe cuando me limpio en la camisa.
—En nombre de Dios, estáis hechos unos zorros. Vaya par de diablillos, ¡y para colmo se pelean! Los caballeros no hacen eso, y mucho menos los amigos. ¿Entendido? 
Edwin y yo asentimos. 
—Tomad, quedáosla. Pero que no la vea el granjero Julius o querrá cocinarla. —El granjero Harold sonríe y nos alborota el pelo. 
Aguanto bien a la rana para que no se me resbale. Es fea, pero también es bonita, tiene los ojos grandes y amarillos. Me asusto cuando algo se infla entre sus patas y hace un ruido extraño. Edwin la mira raro.
—Puedes quedártela si quieres.
—No me gusta. Yo solo quería el postre. —Dice y mueve los hombros.
—Tú te quedas el segundo postre, y yo me quedo la rana, ¿de acuerdo? 
—¡Vale! —Edwin sonríe y el granjero Harold nos llama para ponernos en fila.
Subimos de nuevo por la ladera de camino a la granja.
—Oye Tontobías, por fin has encontrado familia. Seréis muy felices juntos, hasta tenéis los mismos ojos. —Will me empuja y casi se me escapa la rana. El granjero Harold escucha las palabras de Will, pero no lo regaña. 
Me quedo en silencio. Si contesto a Will, por la noche vendrá a mi cama y me pegará como ha hecho otras noches. Miro a mi rana y sigo caminando. 
Cuando llegamos, el granjero Harold nos deja jugar en el patio hasta la hora de la comida. Edwin y yo nos sentamos bajo el roble que hay detrás de la granja. 
En realidad, la granja no es solo el edificio, sino todo lo que ven nuestros ojos. Los campos de cultivo que los granjeros nos enseñan a cuidar, los graneros donde guardamos las provisiones cuando llega el invierno, los corrales donde viven los animales que cocina el granjero Julius y el taller donde el granjero Silas nos enseña a usar herramientas. 
La granja es muy grande. El edificio de las niñas está separado del nuestro, pero también forma parte de nuestra granja. Edwin me dijo una vez que nuestra granja se llamaba Oak Road Cottage, y que era la mejor granja de toda Inglaterra. 
Edwin señala con la cabeza. Me vuelvo y veo a Ángela al otro lado de la valla. Cojo mi rana y salgo corriendo. Me escondo detrás del cobertizo y espero a que llegue. Los niños y las niñas no pueden hablar entre ellos, pero a Ángela y a mí nos da igual. Es mayor que yo y tiene la barriga muy grande, dice que la tiene así porque hay un bebé dentro. 
La veo al otro lado de la valla. Se sienta en el suelo con cuidado y me sonríe. Ángela es la niña más bonita de toda la granja. Es buena conmigo y siempre sonríe cuando me ve. 
—Hola pollito —saluda y hace rodar una manzana por debajo de la cerca. Cojo la manzana con una mano y sujeto la rana con la otra. 
—Hoy hemos bajado al río a buscar animales raros. Edwin y yo hemos encontrado esto. —Le enseño la rana y Ángela sonríe. 
—Es muy bonita, ¿qué es? 
—Una rana verde. El granjero Harold dice que son difíciles de coger, pero yo la he cogido. 
—Eso es porque eres el niño más inteligente de toda la granja.
Ángela sonríe y se le arruga la nariz. Tiene los ojos grandes y azules y el pelo amarillo. Mis ojos también son azules, pero no son tan grandes como los suyos. Ángela dice que es porque aún tengo que crecer. 
—Edwin es más inteligente, pero yo soy más rápido.
—Ah, entonces será por eso. ¿Vas a ponerle nombre?
Es verdad. Ángela dice que ponerle nombre a un ser querido a veces es el único gesto de amor que podemos hacer por él. Aunque aún no sé qué es el amor. Edwin tampoco lo sabe. 
—¡Ángela! Se llamará Ángela. 
—No puedes llamarla así, ¿y si es un chico? —se ríe y mira la rana desde lejos. 
—Pero me gusta tu nombre. 
—¿Y qué te parece Eli? Puede ser Elisabeth si es chica, y Elijah si es chico, así no tendrás que preocuparte por si le has puesto el nombre equivocado. —Baja la cabeza y acaricia su barriga. 
—¿Le has puesto nombre a tu bebé? —le pregunto y Ángela deja de sonreír. Deja de sonreír porque ya ha tenido a otros bebés dentro de su barriga, pero todos murieron cuando eran muy pequeños. 
—Samuel si es chico, y Hope si es chica..., ¿quieres sentirlo? 
Se arrastra por el césped y se sienta junto a la cerca. Dejo la manzana mordida en el suelo y sujeto bien a Eli. Me acerco y Ángela coge mi mano, la pone en su barriga. Está dura y calentita. Me asusto cuando algo se mueve dentro. 
—Le gusta tu voz, se mueve mucho cuando hablamos. —Sonríe y me acaricia el pelo. 
La campana suena y el bebé dentro de la barriga de Ángela se mueve de nuevo. 
—Tengo que irme. —Intento levantarme, pero Ángela me agarra por el cuello y me da un beso en la frente a través de la cerca. Me suelta y se levanta con cuidado. 
—Está bien pollito, vete a comer. Recuerdas nuestro secreto, ¿verdad? —dibuja una cruz con su dedo y yo hago lo mismo. Nuestro secreto es solo nuestro y de nadie más. 
—Iré a verte en unos días. —Me despido y salgo corriendo de nuevo a mi edificio. 
Ángela se despide de mí con la mano y abraza su barriga. 





Pd: Visualmente no queda igual al pasarla al foro.Se ha alterado el formato y se ha perdido la sangría de primera línea y de diálogos..., pero bueno, el texto es el que es. Un saludo! 
Responder
#2
Coma entre “él” y “Tobías” y entre “traidor” y “Edwin”. Otra entre “hecho” y “Tobías”. Otra entre “atrapado” y “Tobías”, y paro aquí. Conclusión: vigila las comas.

El estilo es muy sencillo, ameno y fácil de leer, enhorabuena. También siente uno empatía por el protagonista, especialmente en lo que respecta a Will.

El punto más negativo: es inverosímil que Tobías, Edwin y Ángela no sepan lo que es una rana, ya que es un animal muy conocido que es de suponer que hayan visto en un cuento o libro de texto (reciben educación, por lo que comentas). Deberían saber desde el principio que es una rana, y si acaso podían sorprenderse del tamaño o de ver una por primera vez... pero que no sepan de qué animal se trata hasta que lo dice Harold resulta del todo inverosímil.
Responder
#3
(16/04/2020 09:42 AM)Iramesoj escribió: Coma entre “él” y “Tobías” y entre “traidor” y “Edwin”. Otra entre “hecho” y “Tobías”. Otra entre “atrapado” y “Tobías”, y paro aquí. Conclusión: vigila las comas.

El estilo es muy sencillo, ameno y fácil de leer, enhorabuena. También siente uno empatía por el protagonista, especialmente en lo que respecta a Will.

El punto más negativo: es inverosímil que Tobías, Edwin y Ángela no sepan lo que es una rana, ya que es un animal muy conocido que es de suponer que hayan visto en un cuento o libro de texto (reciben educación, por lo que comentas). Deberían saber desde el principio que es una rana, y si acaso podían sorprenderse del tamaño o de ver una por primera vez... pero que no sepan de qué animal se trata hasta que lo dice Harold resulta del todo inverosímil.

Ala, pues no había caído en lo de la rana, tienes razón jajaja
Responder
#4
Siempre me ha chirriado lo de escribir en tiempo presente. Todas las acciones suenan tan y tan aceleradas...
Aparte de eso, una toma de contacto. Yo ya lo sé, los demás también y tú, estás segura: algo oscuro ocurre en esa granja. Ahora bien, ¿qué podrá ser? Eso nos revelarás en el futuro. Es en estos primeros capítulos donde tenemos que ir viendo la munición de las pistolas de Chejov que irás disparando en el futuro.
Bien redactado, un ritmo razonable, alguna selección de vocabulario se me hace extraña ("quieres sentirlo", casi parece sacado directamente de una traducción del inglés) pero manteniendo el interés en todo momento. Luego está lo del tiempo presente, pero eso es algo personal.

Veremos cómo evoluciona.
Quien no tiene cara, tiene voz.
Responder
#5
(16/04/2020 06:47 PM)JeshuaMorbus escribió: Siempre me ha chirriado lo de escribir en tiempo presente. Todas las acciones suenan tan y tan aceleradas...
Aparte de eso, una toma de contacto. Yo ya lo sé, los demás también y tú, estás segura: algo oscuro ocurre en esa granja. Ahora bien, ¿qué podrá ser? Eso nos revelarás en el futuro. Es en estos primeros capítulos donde tenemos que ir viendo la munición de las pistolas de Chejov que irás disparando en el futuro.
Bien redactado, un ritmo razonable, alguna selección de vocabulario se me hace extraña ("quieres sentirlo", casi parece sacado directamente de una traducción del inglés) pero manteniendo el interés en todo momento. Luego está lo del tiempo presente, pero eso es algo personal.

Veremos cómo evoluciona.

Sí, tienes razón con lo del presente, pero ya mi profesor me aclaró lo que necesita la novela para corregir esa aceleración y en los caps siguientes el ritmo es más lento. Y lo de "quieres sentirlo" no sé, me salió así y tampoco se me ocurre otra manera de preguntarlo, acepto sugerencias ^^

Muchas gracias por leer y comentar, lo valoro mucho y me hace ilusión. Un saludo!
Responder
#6
La palabra sería "¿quieres acariciarla?", supongo. Hay dos palabras en inglés para la palabra "acariciar" y, en ocasiones, alguien que lee mucho en ese idioma acaba confundiéndolas: "caress" y "feel".
Yo ya he empezado a escribir historias directamente en inglés y eso empieza a notárseme un poco en la escritura en castellano. Cuando te acostumbras mucho a otro idioma, tienes que prestar el triple de atención para que no se transmitan errores tontos de un idioma a otro.
Quien no tiene cara, tiene voz.
Responder
#7
(16/04/2020 07:56 PM)JeshuaMorbus escribió: La palabra sería "¿quieres acariciarla?", supongo. Hay dos palabras en inglés para la palabra "acariciar" y, en ocasiones, alguien que lee mucho en ese idioma acaba confundiéndolas: "caress" y "feel".
Yo ya he empezado a escribir historias directamente en inglés y eso empieza a notárseme un poco en la escritura en castellano. Cuando te acostumbras mucho a otro idioma, tienes que prestar el triple de atención para que no se transmitan errores tontos de un idioma a otro.


Yo escribo en español, no es un problema de traducción ni nada por el estilo. Y en este caso no me pega acariciarla, porque le pregunta si quiere sentir al bebé moverse. Acariciar creo que tiene otra connotación y en este caso no me concuerda con la intención de la pregunta de Ángela.
Responder
#8
(16/04/2020 07:56 PM)JeshuaMorbus escribió: La palabra sería "¿quieres acariciarla?", supongo. Hay dos palabras en inglés para la palabra "acariciar" y, en ocasiones, alguien que lee mucho en ese idioma acaba confundiéndolas: "caress" y "feel".
Yo ya he empezado a escribir historias directamente en inglés y eso empieza a notárseme un poco en la escritura en castellano. Cuando te acostumbras mucho a otro idioma, tienes que prestar el triple de atención para que no se transmitan errores tontos de un idioma a otro.

¿acariciarla?, eh a manos que sea acariciar el vientre de Ángela, porque el bebé dentro de ella pues no veo como  Big Grin

Queda perfectamente sentirlo porque efectivamente Tobias siente al bebé de Ángela a través de su vientre.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#9
(17/04/2020 03:37 AM)Duncan Idaho escribió:
(16/04/2020 07:56 PM)JeshuaMorbus escribió: La palabra sería "¿quieres acariciarla?", supongo. Hay dos palabras en inglés para la palabra "acariciar" y, en ocasiones, alguien que lee mucho en ese idioma acaba confundiéndolas: "caress" y "feel".
Yo ya he empezado a escribir historias directamente en inglés y eso empieza a notárseme un poco en la escritura en castellano. Cuando te acostumbras mucho a otro idioma, tienes que prestar el triple de atención para que no se transmitan errores tontos de un idioma a otro.

¿acariciarla?, eh a manos que sea acariciar el vientre de Ángela, porque el bebé dentro de ella pues no veo como  Big Grin

Queda perfectamente sentirlo porque efectivamente Tobias siente al bebé de Ángela a través de su vientre.


Sí jaja, esa sería la idea.
Responder
#10
Hola, Inmarsupilami!

Me he leído este primer capítulo, se nota que te lo has trabajado. Realizas la presentación de los personajes de manera bastante eficaz y el principio intriga. Tal vez en las conversaciones eché en falta incisos para saber bien quién habla y ver sus reacciones, pero eso también pueden ser manías mías xD

La narración en presente me descolocó al principio, pero supongo que a eso me acostumbraría enseguida.

Un detalle tonto: cuando dices que «Ángela me agarra por el cuello», ¿por el cuello de verdad o por el cuello de la camisa? Me quedé con la duda xD aunque supongo que será lo segundo.

Como bien dice Jeshua, algo oscuro se trama en esa granja. Me ha recordado enseguida al ambiente de The Promised Neverland. Espero que no sea tan cruento ^^

¡Buena escritura!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)