Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Pri20: El viaje soñado
#1
A Jeremías Springfield, Jer para los amigos, le parecía estar viviendo un sueño, ni siquiera cuando aquel enorme cohete de 150 metros de altura, el Zeus 4, lo había lanzado junto con el módulo Prometeo  hacia la órbita lunar se había sentido así.

Ahora que se  había desacoplado del módulo y estaba solo en el Fuego de Prometeo, pensaba en la nueva era espacial que comenzaba en ese 2065, chequeo los sistemas, la fuente de poder mostraba temperatura dentro de lo esperado, el reactor de fusión aunque pequeño  hacía que la nave fuera realmente muy pesada, pero era lo único capaz de alimentar el revolucionario motor ideado por él hace 20 años.

Procedió a quemar combustible para alejarse del módulo de mando, después de una hora estaba todo listo y encendió la primera etapa del motor, poco a poco cientos de láseres se fueron activando y cruzándose en un centro en común, dentro de un túnel atras de la cabina donde él se encontraba, espero un momento antes de activar la segunda etapa, tenía que estar seguro que todo estaba correcto.

Soltó el plasma y ya solo faltaba la activación de las microondas de alta energía, no sintió nada a los minutos posteriores a su activación.

—¡Eureka!—exclamó cuando el módulo y el centro de comando le confirmaban que se estaba moviendo y ganando velocidad.

Estaba cumpliendo su sueño, un nuevo renacimiento había empezado, la verdadera conquista del sistema solar, ya no se necesitarian años para viajar, a él mismo le tomaría 6 horas de viaje llegar a su destino: Jupiter.

Estaba absorto en la oscuridad casi total que reinaba afuera de la nave, apenas rota por la mínima luz de alguna estrella, aún le faltaban 2 horas más para poder ver al planeta gigante a simple vista cuando de forma repentina le pareció ver a través de la  ventanilla un brillo que empezaba a alargarse cuando desapareció en un santiamén ,observó esto mismo un par de ocasiones más y se preguntó  si la manipulación subatómica del motor abarcaba una distancia mayor a la esperada y empezaba a afectar a la cabina y a su cerebro.

El fenómeno volvió a ocurrir pero ahora el brillo formó un anillo,se dió cuenta que no sólo no desapareció sino que iba creciendo más y más, no pudo reaccionar a tiempo y el anillo terminó engullendolo.

No supo bien qué fue lo que pasó, el motor había dejado de funcionar y no se atrevió a tratar de encenderlo de nuevo.

El interior del anillo le pareció exactamente igual a como era antes de entrar: totalmente negro.  Aunque se dió cuenta en algún momento que no sentía como si el tiempo pasara, tal vez pasaría siglos ahí adentro y sentiria como si hubieran pasado horas o peor; viviría siglos encerrado mientras que afuera apenas pasarían unos cuantos minutos.

Ceso en sus cavilaciones cuando vió una luz que se acercaba tan rápido que apenas se dió cuenta cuando lo atravesó, lo primero que vió fue un planeta algo lejano pero que podía observar a simple vista, estaba lleno de nubes y una superficie ¿líquida? totalmente verde.

—¡Ni de coña eso era Júpiter—exclamó

Repentinamente  un rayo de energía cruzó enfrente de él, luego otro y otro hasta que dió en una nave que vió acercarse a su izquierda, cortandola y haciéndola explotar. Encendió lo más rápido que pudo el motor para largarse de ahí.

—¡mierda!, ¡el maldito motor tardará una hora en alcanzar la máxima velocidad!—se dijo al momento de decidir en quemar de una sola vez todo el combustible químico que tenía.

De improviso una enorme nave se atravesó en su camino, cuando creía que sería su fin, aquella dió un giro y vió que una abertura quedaba enfrente de él, no lo pensó dos veces y se enfiló para entrar en la nave.


Hizo volar la escotilla de emergencia y salió a toda prisa, ni siquiera le pasó por la cabeza el ponerse un traje espacial, todo lo que quería era salir de  ahí, aunque algo de frío supo que ahí adentro había una atmósfera respirable y gravedad artificial.

Dió un  vistazo a lo que quedaba del fuego de Prometeo, no estaba seguro pero había sentido una fuerza que lo desaceleró al apenas entrar y la gravedad hizo el resto haciéndolo caer y acabar dando volteretas y haciendo pedazos sus años de esfuerzo.

—Hola—dijo— hay alguien en casa— obteniendo solo el silencio obtuvo como respuesta.

Decidió explorar esa nave, no le fue muy difícil ubicarse dentro de la nave, encontró varios carteles con indicaciones en varios idiomas , pero lo que lo llenó de confusión es que también estaba el suyo.

Al fin dió con la sala de controles, o eso decía el cártel de la entrada. Estaba muy lejos de lo que tenía en mente de cómo  debía verse una sala de controles.

En primera instancia no se dió cuenta de la mujer que lo observaba con curiosidad desde del centro de la sala.

—¿Cómo llegó aquí?

La pregunta lo sorprendió provocándole un pequeño salto

Seguí las indicaciones de los cárteles que estaban en los pasillos, dijo él mientras se preguntaba cómo demonios es que esos carteles y ella usaban su mismo lenguaje.

Jer aprovecho también para echarle una ojeada a aquel espécimen, tenía una piel azulada y una larga cabellera blanca, usaba algo parecido a lo que podría llamarse pantalones aunque de una tela transparente y aperturas a los lados y eso era todo, iba descalza y creyó contar siete dedos en cada pies, en su parte superior sobresalían tres senos más por su número que por su tamaño y algo caídos aunque con sendos pezones morados que claramente le habían hecho efecto en su cuerpo aunque la mujer no había dado señas de haber notado su erección.

—Madre, estamos jodidas—dijo una joven mujer que aparecía repentinamente de un pasillo un tanto agitada por la carrera recién terminada.

—Ya revisé todo, no hay energía para las armas y solo nos queda combustible para… para…  ¿y éste quién es?—dijo ella cuando le echó una mirada al nuevo

—No tengo idea—

—Soy Jer— dijo él tratando de sonar lo más amistoso posible

Estudió a la recién llegada, tenía un cabello blanco y muy corto, su piel era verde, y llevaba un vestido muy corto de doble escote y de vértigo además, los dos escotes dejaban muy poco a la imaginación al mostrar sus dos senos arriba y dos senos abajo, el vestido no alcanzaba a cubrir totalmente su cadera por lo que dejaba al descubierto sus cuatro labios o dos vaginas.

—Soy Pau'San y mi hija es—

—Shesan'la—se apresuró a decir la chica verde

—Entonces estamos jodidas— dijo Pau'San retomando las palabras de su hija,—el comando estelar ya debe de estar dándonos caza y les tomarán dos o tres horas para alcanzarnos y destruirnos.

Jer tragó saliva, al intentar escapar se había metido de lleno en su tumba.

—Probablemente sellé mi destino al intentar por todos los medios, y obtener, el pilotear mi propia creación— dijo para sí Jer.

—Solo nos queda vivir al máximo el tiempo que nos queda

—Te refieres al ritual—le contestó Shensan’la a su madre.

—Así es, el ritual del sexo final—dijo ella, —aunque…

—¿Qué pasa madre?

–Nada, es sólo que nunca probé a un Takar y pues

—No te preocupes madre,  su fama es por ser verdaderamente enormes pero la realidad es que tu lengua da más placer que diez Takar al mismo tiempo, dijo Shesan'la para reconfortar a Pau'San.

Jer que no sabía exactamente iba el ritual, sintió que podría ser una experiencia maravillosa y más por las palabras que acaba de oír.

—¿Puedo unirme?—preguntó el.
—¡Claro!— exclamaron ambas al unísono.

Jer recorrió increíblemente rápido la distancia que lo separaba de las mujeres para prendarse del pezón de la teta izquierda de Pau'san mientras que Shesan'la ya estaba haciendo lo propio en la derecha, la textura y se podría decir que el sabor le recordó a la tela.

—Oye Shesan, ¿no sientes un raro sabor de la teta de tu mamá?—

—Hijo despiertate que se te hace tarde para ir al colegio— le contestó ella.

—¡Eeeeeeh—dijo Jer volteando a verla.

—Pau'San, tu hija…

—¡Despiértate hijo!— le contestó ella.

—¿Fue un sueño?— balbuceó Jer medio abriendo los ojos y aún con la almohada en la boca.

—¿Mamá?—aún con somnolencia vió a la mujer que tenía en frente de él.

—Hijo, el colegio, vamos—dijo la mujer

—¿Colegio?, pero… ¿y la…?—

—Pilluelo, ¿qué sueño tenias que esa carpa aún no ha bajado?— dijo su madre echando una mirada a la figura que formaba la sábana que tapaba su erección.

El trato de erguirse y taparla con su manos aunque la veía de un tamaño mayor que no recordaba haber tenido alguna vez.

—Hijo, no trates de  cubrirte—le dijo deteniendo sus manos,—eso es totalmente natural, soy tu madre y te vi infinidad de veces desnudo ¿además como crees que naciste?, darás gracias si encuentras una mujer que trague la mitad de las veces que le trague a tu padre.

—¡Mamá!—exclamó él.

—¿Que? y además mira, aún no te baja y no puedes ir así al colegio— dijo ella al momento de quitarse la blusa dejando al descubierto unos enormes pechos, —te voy a hacer lo que le encantaba a tu padre que le hiciera, je las primeras veces pensé que me embarazarla las tetas de tanto que le gustaba.

—¡Noooooo!—gritó Jer, provocando un ruido sordo al caer del sofá.

—Ouch, ¡mierda!—cogió su teléfono que había caído junto con él para ver la hora.

Eran las tres de la mañana, en la tv aún encendida estaba un capítulo de Farscape, su serie favorita de la infancia, se puso de pie y tomó la tablet que se había salvado de caer y reconoció el video: Tabú 16 "Jordi y la mamá que mama".

—Maldita cuarentena— masculló entre dientes mientras apagaba la tv y se iba a la cama.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Para empezar, muchas gracias por la historia. Me gusta mucho la idea de que resulte ser un sueño dentro de otro sueño.

Sin embargo, la estructura de algunas oraciones desconcierta un poco.

"Probablemente sellé mi destino al intentar por todos los medios, y obtener, el pilotear mi propia creación— dijo para sí Jer".

"Jer que no sabía exactamente iba el ritual"

Por citar un par de ejemplos.

También hay alguna que otra falta ortográfica que deberías corregir, y en mi opinión, añadiría en algunos párrafos algún punto y seguido, en sustitución de tantas comas.

"Estaba absorto en la oscuridad casi total que reinaba afuera de la nave, apenas rota por la mínima luz de alguna estrella, aún le faltaban 2 horas más para poder ver al planeta gigante a simple vista cuando de forma repentina le pareció ver a través de la  ventanilla un brillo que empezaba a alargarse cuando desapareció en un santiamén ,observó esto mismo un par de ocasiones más y se preguntó  si la manipulación subatómica del motor abarcaba una distancia mayor a la esperada y empezaba a afectar a la cabina y a su cerebro."

A parte de eso, a mi personalmente me han faltado más descripciones, como por ejemplo, la del personaje principal o los escenarios en los que se desenvuelve.

Aún así, y en líneas generales, la veo bastante buena, a falta de su revisión.

Un saludo enorme, y de nuevo, gracias.
Responder
#3
Me meo jajajajajaja Yo tengo un humor muy verde, pero esto del sueño erótico con la madre sobrepasa todos mis límites. El sueño espacial me da igual, y te voy a pasar por alto algunos errores de narración, porque me he reído mucho y me ha parecido fresca. En fin, va a ser difícil votar por mi favorita, pero te doy mi enhorabuena. Un saludo!
Que mi fracaso sirva para alimentar tu triunfo. 
Responder
#4
Faltaron descripciones, hay guiones que faltan, hay errores, "—Hola—dijo— hay alguien en casa— obteniendo solo el silencio obtuvo como respuesta.", demasiadas comas, se siente muy apresurado.

El sueño dentro del sueño estaba bien pero faltó pulir la ejecución, creo que al autor le faltó aún más tiempo a pesar de la prórroga que hubo.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#5
El relato fue bastante entretenido de leer.
Me gustó muchísimo la prosa y la manera de describir las situaciones. Tampoco esperaba ese final.
Fuera de eso, le faltan algunas erratas gramáticas y ortográficas.
«No hay nada que ganar, cuando no hay nada que perder» https://discord.gg/4r9TF
Responder
#6
Vale, pos a comentar se ha dicho!
Para empezar, decir que me ha gustado, porque no me esperaba nada de lo que iba a pasar, y a veces me he quedado en shock o me he reido. Ha sido bastante entretenido.
Te recomiendo que revises el tema de los signos de puntuación. Fallas mucho al poner comas donde no van o al no poner puntos donde deberían ir.
Hay una cosa que has dicho y que es ilógico: una luz que iba muy rápido (o algo parecido). La luz en el vacío va a una sola velocidad, es constante, no tiene sentido decir una luz que iba muy rápido. Y da igual que tú vayas a cualquiet velocidad, que siempre, SIEMPRE, verás la luz yendo a la misma velocidad.
Pero aparte de esos fallitos me ha gustado y ha sido entretenido y gracioso.
¿El arma más poderosa? La palabra, sin duda.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)