Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía/Misterio] Historia de un sabio y tres verdades
#1
Este relato está basado en Rashōmon, de ahí su estructura y final.



Tuvo lugar, no a mucho tiempo atrás, un juicio para el que se necesitó a un sabio de las montañas.
   Se decía que, allá en la cima, el sabio logró conectar con el Cielo y la Tierra, y se hizo confidente de los aullidos del viento, de los sollozos de las tormentas y del murmullo de los arroyos. Así pues, el pueblo de Rikkiudai acudió en su búsqueda para resolver un crimen que tuvo lugar en sus tierras.
    El caso ora parecía simple, ora parecía complejo: Una joven sacerdotisa, cantaba al amanecer alabanzas al Sol, cuando de pronto un bushi a las órdenes del señor de estas tierras la atacó. Un pescador, que fue testigo del ataque mientras volvía de faenar a primera hora, acudió en su auxilio y, el bushi acabó muerto. Y aquí es donde las cosas se complican; el pescador asegura que quien mató al bushi fue la sacerdotisa, la sacerdotisa asegura que quién mató al bushi fue el pescador.
   El guardián de las llaves del pueblo estaba en un aprieto, no podía castigar a ambos, así como no podía castigar al inocente. Si la sacerdotisa era castigada injustamente, una maldición caería en su pueblo; si el pescador era castigado injustamente, el resto de pescadores se marcharían de aquí pues considerarían que este sitio es injusto; mas, ¿y si no castigara a ninguno pues en ambas versiones simplemente estaban defendiéndose del bushi? Entonces el pueblo consideraría que pueden delinquir sin tener que pagar por sus actos.
   Con esta disyuntiva de quién era el culpable, mandó a buscar al viejo sabio. Este acudió sin demora al pueblo pues le intrigó que ambas historias fueran contradictorias, y así pidió que ambos contaran lo que habían vivido.
   La primera en postrarse ante el viejo sabio fue la sacerdotisa quien empezó a recitar:
   —Honorable sabio, escuche con atención mi historia pues veréis que en ella se halla la verdad. Me encontraba yo al nacer del Sol rezando para que su luz nos guíe en este nuevo día, como he hecho día tras día durante los últimos diez años. Fue entonces cuando ese bushi apareció de la nada y me habló con una voz que me trajo el olor a un fuerte alcohol y dijo «Tú, sacerdotisa, soy Shinji del clan Oda, y voy a tomarte por esposa». Temiendo que el alcohol, además de abotargarle los sentidos, le convirtiera en un oni, convení en seguirle la corriente, puesto que sabía que pronto alguien llegaría y podría pedir auxilio. El bushi sacó una botella de sake y me instó a beber, distrayéndole haciendo que cantara, iba escupiendo la bebida.
   »Al final no fue suficiente para él, y quiso poseer mi cuerpo, entonces empecé a gritar por ayuda y apareció el pescador quien se lanzó contra el bushi para separarlo de mí, pero este era demasiado fuerte y de un manotazo lo arrojó al suelo. Ya me veía siendo forzada pero entonces el bushi se desplomó sobre mí; el pescador le había dado con una roca en el cráneo y lo había matado de manera fulminante. Estaba en shock pero él me dijo que iría a buscar ayuda y mientras yo podría rezar unas oraciones por el alma del guerrero.
   »Y eso, honorable sabio, fue lo que ocurrió, sin el menor ápice de falsedad en mis palabras, que me condenen los dioses si no es así. Por ello, si alguien es castigado, debe ser el pescador. ¡Mas no le condenéis a muerte! ¡Que sea desterrado por cometer un asesinato, pero que conserve la vida por haber protegido la mía!
   Tras la sacerdotisa, fue el momento del pescador para postrarse ante el viejo sabio y hablar:
   —Honorable sabio, no soy mu’ espabilao, pero no me gusta mentir. Esto fue lo que pasó esta mañana: Volvía de la playa tras coger tres piezas por las que podría sacar fácil doscientos yis y entonces escuché unos cánticos. Estaban el bushi y la sacerdotisa bebiendo y cantando, así que imaginé que estaban de celebración; como no me gusta llamar la atención decidí seguir mi camino en silencio, aunque no pude evitar fijarme en el bushi. Era Oda Shinji, lo recuerdo porque dos semanas antes me había dejao a deber diez lubinas y, justo cuando estaba por seguir mi camino, la sacerdotisa empezó a gritar pidiendo auxilio, así que arrojé las piezas que llevaba al suelo y me lancé contra el guerrero. Pero soy un pobre pescador sin más fuerza que para luchar contra los peces y las otras criaturas del mar, el bushi me paró con una mano y me hizo caer al suelo.
   »Entonces se levantó y se volteó a verme, “¿quién crees que eres para interrumpir mi fornicación? ¡Espera! ¡Te recuerdo pescador! ¿Vienes a que pague la deuda?”, rio a carcajadas mientras me miraba, “¿Crees que llevo dinero encima? Puedo pagarte dejándote usar a la sacerdotisa”, yo me negué, por supuesto que me negué, no solo creo que eso está mal, es que soy un pobre pescador que es fiel a su familia. Eso no le gustó al bushi quien desenvainó su shōtō mientras decía “¡Pues si no quieres que te pague yo, pagarás tú con la vida por interrumpirme!”, cuando ya me veía presentándome ante mis ancestros, el bushi cayó sobre mí; la sacerdotisa le había aplastado el cráneo con un pedrusco. Me asombró que con su tamaño pudiera acabar con un fornido guerrero que la doblaba en altura, pero ella me dijo que fuera a buscar ayuda, mientras se encargaba de limpiar el cuerpo para preparar los ritos funerarios.
   »Y eso, honorable sabio, fue lo que ocurrió, y que se me trague el mar si he mentido. Por ello, si alguien debe ser castigado, debe ser la sacerdotisa. ¡Mas no la condenéis a muerte! ¡Que por su crimen pierda sus privilegios sacerdotales, pero que no pierda la vida pues yo no la he perdido gracias a ella!
   Tras escuchar ambas versiones, el sabio llamó al guardián de las llaves y este esperaba obtener ya un juzgamiento, pero no fue ello lo que obtuvo.
   —Me falta un testigo por escuchar —dijo con voz ominosa el viejo sabio.
   —Honorable sabio, no hay más testigos del crimen, los otros que vieron el cuerpo fue tras el momento en que el pescador vino a buscar a algunos vecinos.
   —¿Cómo no hay otros testigos? ¿No hay acaso un bushi sobre cuya muerte gira todo este conflicto?
   —Honorable sabio, ¿cómo vamos a preguntar al muerto?
   —¡Id a Seppu, sé que allí habita una viuda que es capaz de hacer que los muertos hablen a través de su boca! ¡Traedla para que sea Oda Shinji quien resuelva este enigma!
   Y así lo hicieron, dos días tardaron en ir a Seppu y otros dos en volver con la viuda. La mujer se sintió halagada porque el viejo sabio de la montaña conociera su don y demandara su ayuda, postrándose ante el sabio empezó a hablar:
   —Honorable sabio, mis palabras serán las palabras de Oda Shinji, las mentiras que salgan de mi boca estarán saliendo de su alma. Un espasmo recorrió el cuerpo de la viuda, que se dejó caer al suelo antes de volver a sentarse con un porte completamente distinto.
   »¡Honorable sabio! ¡Has bajado de tu montaña para discernir quién está tras mi muerte y yo te lo diré! ¡Yo soy el culpable de mi muerte! Escucha pues el relato de mi desventura: Venía yo de celebrar la victoria en la batalla de Ogi, que me encuentro a la joven sacerdotisa dando las gracias al Sol por un nuevo amanecer. Decidí que ella era merecedora de disfrutar del placer que se siente al ser el campeón en una batalla, así que me acerqué para compartir mi euforia y mi sake.
   »Ella empezó a compartir mi euforia y cantaba a pleno pulmón mientras bebía. Me empezaba a costar seguirle el ritmo pues yo llevaba toda la noche bebiendo. En eso ella me besó y decidí que tenía ganas de hacerla mía, entonces ella me rechazó y mientras le decía que no tenía derecho a provocar a un miembro del clan Oda para rechazarle luego, apareció él, ese maldito pescador… Al principio no le reconocí, intenté apartarle y acabé cayendo al suelo, y entonces al caer hice que me acabara siguiendo. Me levanté tambaleando por el alcohol y entonces le reconocí “¡Tōrō!”, exclamé, pues se me pasó la borrachera de golpe, ese bastardo es un tramposo que me intentó estafar jugando a los dados. “¡Oda Shinji, paga mis mil yis o hablaré con tu señor para contarle que te dedicas a apostar!”, me dijo desde el suelo y eso me puso de los nervios, así que desenvainé mi filo y le grité: “¡¿Esperas que mi señor tome por cierta la palabra de un tramposo?!”.
   »Fue entonces cuando la sacerdotisa me agarró de la pierna y me imploró para que me detuviera, y eso fue demasiado, una persona cercana a los dioses, poniéndose de parte de escoria en lugar de alguien de la nobleza como yo. De una patada la aparté y me dirigí al maldito pescador, con tan mala suerte que tropecé con algún guijarro y caí sobre una roca que me mató al instante.
   »¡Y eso fue lo ocurrido, honorable sabio! Que se abran los infiernos para absorver mi espíritu si miento. Por ello no se les debe castigar por mi muerte, porque mi muerte ha sido un accidente. ¡Empero ahorcadles por el deshonor que han causado al clan Oda! ¡Que paguen con su vida la mancha que llevara mi sangre por toda la eternidad!
   El espíritu abandonó a la viuda y el sabio hizo que todos se retiraran, necesitaba meditar en silencio para llegar a la verdad. Así, tras dos días solo con sus pensamientos, hizo llamar al guardián de las llaves para decirle su conclusión.
   —Escucha bien lo que te diré, guardián de las llaves de Rikkiudai, la verdad de lo ocurrido aquí es...
Responder
#2
Está bien escrito, pero temo que haya un error:

Se habla de “yis” como un tipo de moneda, y todo indica estar ambientado en Japón. No conozco la historia de Japón como para saber las monedas anteriores al yen, pero al buscar en Google no he encontrado que hayan usado yis, aunque sí monedas con otros nombres. Sin embargo, veo monedas chinas con esos nombres. Supongo que me falta cultura y ha existido una moneda japonesa llamada Yi, pues no es propio de ti un error de documentación, pero por si acaso te lo señalo. Como en principio, la novela Rio era basada en culturas “orientales”, no descartaría que hayas puesto todos los elementos japoneses menos la moneda china... pero no concuerda con tu personalidad.

Donde sí hay un fallo es en el guión en vez de raya larga que hay antes de “un espasmo”

Si puedes mostrar una fuente que hable del yi como moneda japonesa. Muchas gracias.
Responder
#3
Ese celo se justificaría si fuera un relato histórico pero es un relato basado en una película.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#4
Como dice Duncan, no tiene sentido ese celo porque esto no es una historia situada en Japón, es un mundo basado en, que es diferente. Sí, uso muchas palabras de origen japonés, pero eso porque es más fácil dar nombres y apellidos japoneses a los personajes y porque un bushi o shōtō no tienen traducciones directas al castellano.

Y aunque quisiera basarme en monedas de Japón, ni siquiera sé en qué equivalente histórico está situado este mundo, por eso invento cosas como los yis como la moneda de ese país. Para muestra, Rikkiudai está basado en la escuela Rikkaidai de The Prince of Tennis; no es ningún nombre real.

Sí he decir que Duncan se equivoca al decir que no es un relato histórico sino que está basado en una película. Rashōmon (la película y el relato en el que se basa) está situado en Japón, no en un mundo alterno, así que en ese sentido tendría que tener ese celo que falta; la cuestión es que cuando dije que me basé en esa obra era con respecto a la estructura del relato y su final, no en la construcción de mundo.
Responder
#5
Entiendo que el equivalente de Bushi es guerrero y el de shoto, espada corta.

Conforme con el resto de explicaciones. Yo soy el primero que piensa que en la fantasía uno puede tomar diferentes culturas y épocas y mezclarlas. Sin embargo, creo que tú eres reacio a usar ese recurso, y por eso pensé que o bien existía el yi japonés, o bien había habido un error. Si no ha sido así, perfecto.
Responder
#6
Shoto es una espada corta, esos argentos.
El dinero no da la felicidad pero la pobreza tampoco
Responder
#7
¿Eso es el final? Porque no parece ni concluyente, ni abierto... No, a lo mejor no estoy entendiendo algo.

En general, me gusta mucho el tono que manejas y la forma en que cada quien tiene su versión de la historia... incluso en detalles en los que uno de ellos por fuerza debe estar mintiendo, parecen igualmente convencidos; justo como en los conflictos del día a día, todo ello, mientras uno de los testigos es, en teoría, un fantasma.

Me deja pensando :p
El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder
#8
(12/08/2020 07:26 PM)tyess escribió: ¿Eso es el final? Porque no parece ni concluyente, ni abierto... No, a lo mejor no estoy entendiendo algo.

Sí, no es ninguna de esas cosas.
Responder
#9
Un asunto que me descoloca en esta historia, son los términos japoneses, ya que no tengo idea de lo que significan. Algo que podrías hacer sería dar una brevísima explicación de qué son. Por ejemplo:

Eso no le gustó al bushi quien desenvainó su shōtō curvado de metro y medio de largo mientras decía...

Ahí le estás diciendo al lector que el shōtō es un tipo de espada, sin decirlo. Esto es algo que, considero, es fundamental para que el lector pueda sumergirse mejor en la historia y no quede con preguntas que le impidan hacerlo.

Me queda la duda de tu pretensión con dejar la historia en punto suspensivo. Asumo que dejaste el final abierto adrede y que sea el mismo lector el que se haga una idea, aunque, así como con el final que nos has mostrado, no estoy seguro.
Tengo un blog donde publico la precuela de mi libro, "Las Siete reliquias del Alba", todos los meses. Pasa por aquí si te mata la curiosidad: https://gary-d-crowley.blogspot.com
Responder
#10
(18/08/2020 07:16 PM)Gary-D-crowley escribió: Un asunto que me descoloca en esta historia, son los términos japoneses, ya que no tengo idea de lo que significan. Algo que podrías hacer sería dar una brevísima explicación de qué son. Por ejemplo:

Eso no le gustó al bushi quien desenvainó su shōtō curvado de metro y medio de largo mientras decía...

Ahí le estás diciendo al lector que el shōtō es un tipo de espada, sin decirlo. Esto es algo que, considero, es fundamental para que el lector pueda sumergirse mejor en la historia y no quede con preguntas que le impidan hacerlo.

Me queda la duda de tu pretensión con dejar la historia en punto suspensivo. Asumo que dejaste el final abierto adrede y que sea el mismo lector el que se haga una idea, aunque, así como con el final que nos has mostrado, no estoy seguro.

Si bien comprendo la queja (aunque un shōtō es bastante más corto que el ejemplo que has puesto Big Grin ), no lo comparto; en obras de fantasía a veces se usan muchos nombres de partes de armaduras  sin que eso parezca ser un problema, y no creo que el lector de a pie esté más acostumbrado a la terminología armadurística europea que a la armamentística oriental. Sí es cierto que el lector de fantasía pueda estarlo, porque las obras acostumbran a pasar en lugares de corte Europeo en una pseudo-Edad Media; en definitiva: es cuestión de acostumbrarse.

Por ello no creo que es tan problemático cuando al final aquí estamos ante un elemento menor de la trama y que además no es tan confuso: sabes que un shōtō es un tipo de arma, y una que se desenvaina, así que si no fuera una espada, sería un cuchillo o una navaja (quizá más raro, un hacha...); que sea un arma u otra no afecta a la lectura.

La pretensión es que si cortaba la frase sin puntos suspensivos la gente podría creer que he copiado mal el texto y falta el final. La idea es que sea abrupto, ni siquiera sabría decir que sea abierto, porque realmente no hay un final, puesto que como dice el título, a su manera las tres historias son ciertas, así que sí, es el lector el que decide ese no-final.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)