Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía] Reino de los Hechiceros: Prólogo
#1
Año 1096.


Sobre el lomo de su corcel azabache y cabalgando a las diez de la mañana, una mujer pelirroja de ojos celestes va acompañada de su hija, a quien planea enseñarle una lección que jamás olvidará.
—Muy bien hija mía, ya hemos llegado. ¡Es la hora de la verdad! —anuncia pomposamente Marialea Aregerán, tras divisar a la distancia su destino.
Su retoño de ocho años, Khalida al Umayyad, poseedora de los mismos rasgos de su madre, se hallaba montada detrás del corcel de su madre y tras ojear el sitio, tímidamente interpela —Solo espero que no sea nada peligroso. Soy muy joven para morir.
—Jajaja, vamos mi niña. La vida está llena de riesgos y más si eres una hechicera y una princesa.
—Sí, pero esto es Al Andalus, no la Europa cristiana e inculta —responde Khalida, acusatoriamente—. ¿Acaso no somos los hechiceros, los amos de estas tierras?
—Correcto, pero recuerda el viejo refrán: si queréis la paz, prepárate para la guerra.
El Califato de Córdoba, país que ocupa la inmensa mayoría de la Península Ibérica, fue fundado por la Casa Umayyad y es desde hace siglos, un reino dominado por la magia, donde los hechiceros se campean a sus anchas y el uso de las artes mágicas es tan normal para sus gentes, como ir a rezar el día consagrado.
El sitio escogido por Marialea, es un peñasco de más de cuatrocientos metros de altura, ubicado en la punta de una estrecha península. Un pequeño poblado se halla en la parte occidental de éste, sitio desde el que madre e hija escalan hasta llegar a la cima del mismo, desde el cual se puede ver unos riscos del lado que da cara al mar.
—¡Increíble! ¡Mamá! ¡Esta vista alucina! —exclama Khalida, mientras contempla maravillada la espectacular vista, en la cual se divisan la inmensidad de las aguas azules y a la distancia, el continente africano.
—Me alegra que te guste, así que atenta —advierte Marialea— Esta, es la Roca de Tarik o, como los cristianos la llaman, el Peñón de Gibraltar. Tus ancestros desembarcaron en este lugar desde África e iniciaron la conquista de estas tierras. Gracias a tu familia, la magia fluye por todos los rincones de este país, convirtiéndose en nuestro mayor orgullo y fortaleza.
Luego de escuchar atentamente la exposición de su madre, Khalida, molesta porque percibe que ella está dando largues al asunto, demanda —Se que no me trajiste hasta aquí para darme una lección de historia, así que escúpelo de una vez mamá, ¡¿para qué me trajiste?!
—Jajaja, no tiene caso ir con rodeos contigo, ¿verdad? Todo aquel que se embarca en el camino de la magia, tiene una lección muy básica que debe aprender. Sin ella, no tiene el derecho de llamarse hechicero.
—¿Y cuál es?
—Aprender a volar. No llegarás a ser una hechicera de verdad si no sabes despegar del suelo sin caerte.
—¿Y si me niego? —la joven pregunta cautelosamente. Tiene un mal presentimiento acerca de lo que se verá obligada a hacer.
—Vivirás rechazada el resto de tu vida. Tus amigos te harán a un lado y olvídate de encontrar un pretendiente, porque ningún chico de Al Andalus ligará a una cobarde, ni siquiera si es la hija del califa. Se contarán historias sobre Khalida al Umayyad, la desdichada princesa hechicera que jamás aprendió a volar. Serás la burla de grandes y pequeños por igual, en la vida y en la muerte, por los siglos de los siglos, amen.
—¡MAMÁ! —la irónica declaración exasperó a Khalida, cuya rabieta hizo que literalmente sacaba chispas de su cabeza y patalease el suelo en señal de protesta.
—Jejeje, vale, nada de bromas. Tu misión, si decides aceptarla…
—Como si tuviera opción. —la joven interrumpe a su madre con palpable insolencia. Pero Marialea, sin enojarse en lo absoluto, completa la frase:
—Es el elevarte por los aires, antes de llegar abajo y sufrir una muerte horrible, pero rápida.
Esa revelación provocó en Khalida un gélido frío en su espinazo:
—¡¿Qué?! ¡¿Y cómo se supone que voy a hacer eso?!
—Ya sabéis todo lo básico que un hechicero debe conocer, así que lo único que debes tener en cuenta para volar, es aferrarte a la vida.
Marialea lentamente camina hasta ponerse a espaldas de su hija.
—¿Y qué se supone que eso significa? —interpela Khalida, vigilando cautelosamente los sospechosos movimientos de su madre, quién con inusitado dramatismo en sus palabras, responde:
—Piensa en no morir, aférrate a la vida con toda la fuerza de tu alma. Si lo hacéis, habrás culminado tu entrenamiento básico y serás toda una hechicera; de no lograrlo, bueno… supongo que éste será nuestro adiós.
Antes de que pudiera reaccionar, Marialea empuja a Khalida por la cima de la Roca de Tarik, con tanta fuerza, que la manda directamente hasta el mar, procurando que no se estrelle contra el risco. La niña de ocho años cae inevitablemente en picado hasta su muerte, mientras sus gritos de pánico son desoídos por su madre, quien por más que desee salvarla de su muerte, sabe que esta es una lección que su retoño debe asimilar por su cuenta y si la ayuda ahora, jamás la aprenderá.
A partir de ahora, Khalida está sola.
Aunque caiga en el agua, la niña sabe que la gran distancia de su caída, con toda seguridad le provocará la muerte.
Solo tiene unos pocos segundos para salvarse y no sabe qué hacer. Su madre nunca le enseñó las nociones más básicas del vuelo. Si ese fue un intento deliberado para hacerla sufrir en este momento, o producto de un deseo ulterior de enseñarle una lección de vida, tal vez nunca lo sabrá. Las historias de niños que morían tras saltar desde grandes alturas, que escuchaba de boca de sus padres y amigos por igual, repentinamente cobran un nuevo significado.
Ella podría ser uno más de esos niños desafortunados que, deseosos de aprovechar el poder de la magia para cualquier sueño que se hubiesen propuesto, al final quedaron para siempre varados en el camino del fracaso y la muerte, siendo truncados sus precoces sueños de grandeza por toda la eternidad.
Y Khalida está a punto de ser una más en esa lista.
Imágenes espontáneas de su corta vida pasan a gran velocidad por su mente: sus constantes rabietas de niña mimada; los desaires que su actitud caprichosa le han causado a su padre, el Califa de Córdoba, uno de los cuales estuvo incluso a punto de provocar una guerra; además de su recurrente indisciplina a la hora de aprender magia de su madre, que retrasó su desarrollo como hechicera; y aun así, ambos solo han mostrado amor y paciencia para con ella, gestos que ella jamás correspondió…
Desearía devolver el tiempo y enderezar el rumbo, corresponder la buena voluntad de sus padres, ser más condescendiente, obediente y disciplinada. Después de todo, tiene mucho que aprender.
Aún tiene una larga vida por vivir…
Grandes cantidades de energía inundan la humanidad de Khalida y una intensa aura mágica plateada rodea su ser. Su deseo de no morir se exterioriza, con un radiante grito de euforia, más el uso de su nueva energía mística para volar a ras del agua y cual cohete humano, elevarse furiosamente por los aires, para total júbilo de su madre.
Habiendo disfrutado de su recién descubierto don, la niña intenta dirigirse hacia la cima de la Roca de Tarik, pero para su consternación, se encuentra con que no sabe frenar, encaminándose a un mortal choque contra el peñasco. Solo la rápida reacción de Marialea, quien se lanzó hacia ella, agarrándola en el aire a pocos metros de su muerte, evitó que éste fuese el último día de la joven Umayyad sobre la Tierra.
Manifestando la epifanía que le salvó la vida, Khalida abrazó con fuerza a su madre, le dice:
—Mamá, lamento haber sido una mala hija. Lo siento.
El arrojo de sinceridad de su retoño hizo que Marialea, en su acostumbrada buena vibra, respondiese:
—Ya, ya, todo está bien, deberías alegrarte, ya que pasaste la prueba. Desde este día, eres una hechicera. —para posteriormente bajar hasta montarse en su caballo y regresar a su hogar.
Mientras emprenden el camino de vuelta y piensa en lo cerca que estuvo de morir, Khalida reflexiona acerca de su casi fatal experiencia y de la valiosa lección que aprendió este día:


«Aprovecha a tus seres queridos en vida, porque cuando ya no estén, solo quedarán la lamentación y la culpa por no haberlos disfrutado cuando se tuvo la oportunidad.»
Tengo un blog donde publico la precuela de mi libro, "Las Siete reliquias del Alba", todos los meses. Pasa por aquí si te mata la curiosidad: https://gary-d-crowley.blogspot.com
Responder
#2
Hola de nuevo. Antes me había quedado a la mitad de leer este tema.
Como introducción me gusta. Me da una idea de la situación y del papel de Khalida en su entorno así como de su personalidad (sobre todo porque los momentos extremos sacan algo profundo de las personas).
Al mismo tiempo es simpática la dinámica entre los personajes que presentas y la escena va más o menos fluidas. Algunas frases me parecieron un poco raras, eso sí.
El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder
#3
(03/09/2020 09:01 PM)tyess escribió: Hola de nuevo. Antes me había quedado a la mitad de leer este tema.
Como introducción me gusta. Me da una idea de la situación y del papel de Khalida en su entorno así como de su personalidad (sobre todo porque los momentos extremos sacan algo profundo de las personas).
Al mismo tiempo es simpática la dinámica entre los personajes que presentas y la escena va más o menos fluidas.  Algunas frases me parecieron un poco raras, eso sí.
Me alegra mucho que te haya gustado. Este capítulo es la introducción de la precuela de mi libro, la cual está ambientada muchísimos años más en el futuro y mi idea inicial era la de continuar con esta historia, aunque desafortunadamente estoy un poquito corto de ideas. 

Por otro lado, ¿podrías identificar esas "frases raras"? Quizás ayudes a encenderme el bombillo.
Tengo un blog donde publico la precuela de mi libro, "Las Siete reliquias del Alba", todos los meses. Pasa por aquí si te mata la curiosidad: https://gary-d-crowley.blogspot.com
Responder
#4
A ver si me acuerdo...

- cuya rabieta hizo que literalmente sacaba chispas de su cabeza y patalease el suelo en señal de protesta.
- los desaires que su actitud caprichosa le han causado a su padre, el Califa de Córdoba, uno de los cuales estuvo incluso a punto de provocar una guerra
- Manifestando la epifanía que le salvó la vida, Khalida abrazó con fuerza a su madre, le dice: (de hecho, desde aquí, saltas entre presente y pasado)
El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder
#5
(15/09/2020 01:37 AM)tyess escribió: A ver si me acuerdo...

- cuya rabieta hizo que literalmente sacaba chispas de su cabeza y patalease el suelo en señal de protesta.
- los desaires que su actitud caprichosa le han causado a su padre, el Califa de Córdoba, uno de los cuales estuvo incluso a punto de provocar una guerra
- Manifestando la epifanía que le salvó la vida, Khalida abrazó con fuerza a su madre, le dice: (de hecho, desde aquí, saltas entre presente y pasado)
La rabieta con chispas es debido a que Khalida ya sabe usar magia. Esas chispas son de hecho, una manifestación de su poder mágico.

Los desaires son debido a que ella, por no tener la paciencia de esperar a su padre, interrumpió una reunión de estado con un importante rey cristiano, el cual estuvo tan ofendido que declaró que el califa no tenía respeto por sus invitados, por lo que iría a la guerra, teniendo el califa que convencerlo de lo contrario.

Ese último fue de hecho, un error de escritura. A veces alterno entre pasado y presente; es un error que constantemente tengo que corregir en mis escritos antes de publicarlos.

Gracias por los apuntes, Tyess. Creo que con esto, podría, en un futuro no muy lejano, darle continuidad a esta historia, pero antes debo salir de la que estoy escribiendo ahora mismo y la que ando desarrollando en otro foro.
Tengo un blog donde publico la precuela de mi libro, "Las Siete reliquias del Alba", todos los meses. Pasa por aquí si te mata la curiosidad: https://gary-d-crowley.blogspot.com
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)