Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía/Relato corto] Vendedor de memorias
#1
La hoja salió tan fácil como había entrado, tras ello el vendedor la limpió en las ropas de su víctima y la guardó en su vaina. Observó en silencio el cuerpo un momento; al fondo, las cigarras cantaban en la noche.

Tocó su frente y empezó a retirar el alma del cuerpo a la fuerza; tal acto violento hacía pedazos las almas, pero sobraba la suficiente cantidad para lo que necesitaba. Era difícil ver el alma pero él era capaz; podía ver una especie de neblina ligeramente iluminada, neblina que empezó a devorar en cuanto la separó del cadáver.

Apartó el cuerpo del camino, no por miedo a que lo encontraran, ya que no lo escondió, sino porque consideraba que era más aceptable. Este camino llevaba a la capital así que muchos viajeros lo usaban; era mejor para ellos que no hubiera un cadáver estorbando su marcha.

La víctima era una joven doncella que servía en la casa de un rico mercader, no es que supiera muchas cosas de valor, pero sí lo suficiente: Conocía donde este mercader escondía un baúl con joyas de incalculable valor. Era interesante saber el motivo que la impedía robar esas joyas, como ese mercader la acogió cuando se quedó huérfana y la crió casi como a una hija, o puede que no exactamente como a una hija, porque no esperó a que creciera mucho antes de convertirla en una concubina. Su cliente pagaría bien por estas memorias, aunque seguramente no apreciaría todos estos recuerdos como lo hacía el vendedor; disfrutaba con las vidas ajenas ya que él mismo no tenía una vida que disfrutar.

Se dirigió al punto de encuentro con el comprador recordando esa vida que no era suya; las memorias están impregnadas de emociones, pero el resto de mortales no suele sentirlas aunque pueda adquirir memorias ajenas, excepto cuando se tratan de emociones muy fuertes, pero él podía sentir todas y cada uno de ellas como si las hubiera vivido: llorando por la muerte de ese padre que no era el suyo, alegrándose de que ese mercader la acogiera en su casa, sintiendo una punzada de celos cuando descubrió que este se había prometido, pero siendo incapaz de abandonarle, y pasando por el terror más absoluto cuando supo que iba a morir; no, lo correcto era decir que sintió el terror más absoluto al saber que la iba a matar.

El punto de encuentro era una taberna de lo más corriente cerca del puerto, habían bastantes marinos de distintas naciones bebiendo y cantando, probablemente así no se fijarían en el vendedor y su comprador, quien vino acompañado de un par de guardias para protegerle. El cliente era un mercader rival, creía que entre esas joyas había alguna gema mágica que le haría enriquecerse de una manera que pocos hombres habían sido capaces; el vendedor nunca quiso discutir que si tal joya fuera real, ese mercader ya habría sacado provecho de ella.

La venta transcurría de manera típica: El vendedor condensaba los recuerdos de su víctima para crear una esfera brillante, aunque esas memorias no desaparecían de su mente tras condensarlas en la esfera, sí que se hacían más lejanas, como recuerdos de la infancia, por tanto solía observar esas esferas con cierta añoranza; el cliente, como era habitual miraba la esfera con desconfianza, aunque en este caso no dudó mucho antes de intentar agarrarla, por supuesto sin obtener ningún resultado, la mayoría de mortales atravesaban todo el material espiritual como si no estuviera ahí, por tanto, una vez el vendedor sabía que el comprador estaba dispuesto a adquirir la esfera, él mismo introducía esta en su cuerpo; la parte final consistía en que el cliente pagara lo convenido, aunque esta vez algo no estaba bien.

—Esto es menos de lo acordado —dijo el vendedor nada más sujetar la bolsa de dinero.

—¿Qué? Está todo el dinero —respondió el cliente riendo.

—Aquí hay a lo sumo la mitad del pago —dijo el vendedor tras sopesar la bolsa. Tantas memorias robadas le habían mejorado ciertas habilidades, como la de calcular pesos de monedas en una bolsa de cuero.

—Más que suficiente para lo que vendes. ¡Agradece que te haya pagado! —dijo el cliente molesto.

El vendedor no dijo nada más, simplemente esperó que el comprador y sus acompañantes salieran del local antes de seguirles. Los guardias eran buenos luchadores, pero no lo bastante para enfrentarse a un ejército de vidas concentradas en un único hombre; duraron unos minutos, minutos en el que el mercader no intentó huir. Su parálisis provocada por el terror sería su sentencia, en realidad no, su sentencia fue no pagar lo acordado.

La hoja salió tan fácil como había entrado, tras ello el vendedor la limpió en las ropas de su víctima y la guardó en su vaina. Observó en silencio el cuerpo un momento; al fondo, las cigarras cantaban en la noche.
Responder
#2
Buenas JP. Me encantó esta historia, y el recuerdo de cerrar con el párrafo inicial es elegante.
Me identifico con tu prosa, ya que me gusta mucho cómo utilizas los punto y coma y los dos puntos. También me gusta el recurso de repetir ciertas palabras luego de una coma o punto.
Vayamos a la historia. Es muy visual, y eso es difícil de lograr. Con sencillez consigues describir algo efectivamente, y eso también es difícil de lograr.
Me quedó un par de dudas sobre el final:
¿Es común un intercambio de ese tipo a la vista de todos?
Al menos eso me pareció, como si fuera algo corriente. De hecho sé que lo mencionas:
Cita:La venta transcurría de manera típica: El vendedor condensaba los recuerdos de su víctima para crear una esfera brillante,

Me dio la sensación como que es algo corriente. ¿Puede ser?

Otra cosa que me quedé con las ganas es de que describieras cómo pone las memorias en el cuerpo del mercader. Pero no lo veo como un fallo.

Cita:La víctima era una joven doncella que servía en la casa de un rico mercader, no es que supiera muchas cosas de valor, pero sí lo suficiente: Conocía donde este mercader escondía un baúl con joyas de

Seguro se te pasó esa mayúscula.

Cita:Era interesante saber el motivo que la impedía robar esas joyas, como ese mercader la acogió cuando se quedó huérfana y la crió casi como a una hija, o puede que no exactamente como a una hija, porque no esperó a que creciera mucho antes de convertirla en una concubina. 

Ese "como" me confundió bastante. Al principio pensé que te comiste el tilde, pero no estoy seguro. Toda la oración se me hizo difícil de entender.

Y sé que la nueva norma es "la impedía", pero es algo que me niego a escribir, no sé, se me hace antiestético. 


También es interesante el hecho de cómo el vendedor guarda esas memorias como recuerdos lejanos una vez entregadas a sus clientes. Y la idea de lo que puede hacer tiene mucho potencial, sobre todo porque aún visualizo en mi mente esa "operación" de sacar el alma.
Felicitaciones, es una excelente historia.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder
#3
(24/09/2020 05:26 PM)Muad Atreides escribió: Buenas JP. Me encantó esta historia, y el recuerdo de cerrar con el párrafo inicial es elegante.
Me identifico con tu prosa, ya que me gusta mucho cómo utilizas los punto y coma y los dos puntos. También me gusta el recurso de repetir ciertas palabras luego de una coma o punto.
Vayamos a la historia. Es muy visual, y eso es difícil de lograr. Con sencillez consigues describir algo efectivamente, y eso también es difícil de lograr.
Me quedó un par de dudas sobre el final:
¿Es común un intercambio de ese tipo a la vista de todos?
Al menos eso me pareció, como si fuera algo corriente. De hecho sé que lo mencionas:
Cita:La venta transcurría de manera típica: El vendedor condensaba los recuerdos de su víctima para crear una esfera brillante,

Me dio la sensación como que es algo corriente. ¿Puede ser?

Otra cosa que me quedé con las ganas es de que describieras cómo pone las memorias en el cuerpo del mercader. Pero no lo veo como un fallo.

Cita:La víctima era una joven doncella que servía en la casa de un rico mercader, no es que supiera muchas cosas de valor, pero sí lo suficiente: Conocía donde este mercader escondía un baúl con joyas de

Seguro se te pasó esa mayúscula.

Cita:Era interesante saber el motivo que la impedía robar esas joyas, como ese mercader la acogió cuando se quedó huérfana y la crió casi como a una hija, o puede que no exactamente como a una hija, porque no esperó a que creciera mucho antes de convertirla en una concubina. 

Ese "como" me confundió bastante. Al principio pensé que te comiste el tilde, pero no estoy seguro. Toda la oración se me hizo difícil de entender.

Y sé que la nueva norma es "la impedía", pero es algo que me niego a escribir, no sé, se me hace antiestético. 


También es interesante el hecho de cómo el vendedor guarda esas memorias como recuerdos lejanos una vez entregadas a sus clientes. Y la idea de lo que puede hacer tiene mucho potencial, sobre todo porque aún visualizo en mi mente esa "operación" de sacar el alma.
Felicitaciones, es una excelente historia.

Hola, Muad.

Primero de todo, gracias por tu comentario, con respecto a lo que vas comentando: creo que mi uso de la puntuación ha empeorado después de un tiempo por falta de práctica, me alegra saber que te haay gustado; lo de las repeticiones, diría que lo he convertido en mi marca personal, de forma directa o indirecta he ido metiendo repeticiones en mis textos de un tiempo a esta parte; sobre el intercambio, en el párrafo anterior a eso que citas pongo El punto de encuentro era una taberna de lo más corriente cerca del puerto, habían bastantes marinos de distintas naciones bebiendo y cantando, probablemente así no se fijarían en el vendedor y su comprador, aquí pretendía dar a entender que el plan era aprovechar que los marinos estarían probablemente borrachos (y eran en su mayoría extranjeros) para que no se enteren de lo que pasa, lo que citas por su parte hace referencia a que las entregas transcurren como se describe tras los dos puntos; con respecto a las descripciones, sí, probablemente podría haberlo descrito más, sin embargo esto lo hicimos para un mini-reto del server de Discord de Fantasitura y la idea era acabarlo en un par de días, así que quise hacer mi relato rápido, además lo que peor se me da son las descripciones.

Sobre la mayúscula que me señalas, he tenido que mirarlo porque estaba convencido de que es un caso tras el que va mayúscula, de hecho, en la parte que citas antes ocurre lo mismo y no lo has señalado; al parecer sí es correcto. Puede que la construcción gramatical sea medio extraña, pero el como se refiere a Era interesante saber el motivo, o sea: Era interesante saber el motivo [de eso], como [por ejemplo aquello]. La historia tiene potencial, pero no creo que haga una historia más larga; una historia de este tipo la veo bien por ejemplo para un juego de estos de mundo abierto, en el que una habilidad así daría mucho juego (valga la redundancia), pero para una novela no porque la historia tendría que ir sobre descubrir quién es y es probablemente tiene una respuesta que resulte decepcionante (aunque tampoco descarto que en un futuro pudiera llegar a escribir dicha historia).
Responder
#4
Me gusta el estilo y la forma en que cuentas más de una historia en un relato muy breve.  Lhabilidad del protagonista es aterradora, así como el propio "vendedor".

Te dejo tres frases que me sonaron algo raras:

  • La hoja salió tan fácil como había entrado, tras ello el vendedor limpió la hoja 

  • Apartó el cuerpo del camino, no por miedo a que lo encontraran, ya que no lo escondió,
    Comprendo, pero escrito así es ambiguo.


  • Su parálisis provocada por el terror sería su sentencia, en realidad no, su sentencia fue no pagar lo acordado.
    Un punto en lugar de la primera coma, o alguna otra variación en las pausas podrían dar más peso a esta expresión.

El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder
#5
Cita:Sobre la mayúscula que me señalas, he tenido que mirarlo porque estaba convencido de que es un caso tras el que va mayúscula, de hecho, en la parte que citas antes ocurre lo mismo y no lo has señalado; al parecer sí es correcto.


Tienes razón. He visto que solo se utiliza la minúscula para enumeración y descripciones  Cool
la verdad es que es la primera vez que lo veo en un texto de narrativa. Es común verlo en documentos o cartas.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)