Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Cuento] El Molino.
#1
La visita al pueblo de río y campestre por parte del anciano Consejero Oficial y el joven Príncipe, había inquietado a los impresionados y murmurantes campesinos. Después de todo, el consejero había ordenado la construcción del molino en esos terrenos junto al río.

Nada hacía presagiar que justo en esos instantes un gran sismo se hizo percibir. Más arriba en las colinas, había una gran fuente que albergaba agua para los regadíos, que el sismo en su potencial había fragmentado.

Los habitantes del pueblo rural, asustados, alertaron a gritos a los que se ubicaban junto al rió y el molino, entre ellos los dos nobles visitantes. Era indudable que vendría un aluvión.

El Consejero Oficial, abriendo sus ojos trastornados, detuvo al huyente Príncipe y le dijo sumamente preocupado:

—¡Extiende tus brazos, hijo! ¡Así como yo! —y dejó las manos abiertas, imaginando energías místicas en su locura casi quijotesca—. ¡Que no se destruya el molino, que no se destruya el molino, QUE NO SE DESTRUYA EL MOLINO!

Con un incipiente temor, el joven príncipe lo imitó, deseando que no se provocara más destrucción.


***


Pasado un tiempo, ya relajados, se acercaron junto algunos campesinos a investigar el invaluable molino, la fachada que daba al río.

Todos se sorprendieron al descubrir un magnífico muro de ramas y barro rodeando toda la construcción y formado mágicamente por la fuerza de la corriente.
Responder
#2
La idea no es mala, y es casi un calco de lo que pasa hasta hoy en día, donde mucha gente hace pasar eventos casuales por milagros.

Hay algunas frases que me llamaron la atención por su originalidad, sin embargo hay muchas oraciones mal construidas.

Mi recomendación es que vayas más por lo sencillo, aunque te parezca trillado, pues es la manera de foguearse y así, de a poco, experimentar con construcciones no tan convencionales.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder
#3
Muy agradecido de tu crítica.

Aunque siempre he creído que debemos liberarnos de la sintaxis clásica, establecida y convencional.

Que la locura vuelva a la literatura.
Responder
#4
¡Ah! Los misterios de la vida. Muy curioso el relato; me preguntó si la expresión "formado mágicamente por la fuerza de la corriente" la elegiste a propósito para no declarar ni magia ni naturaleza.

¿Y que pasó con el príncipe y el consejero? Parećíaa que estaban parados en muy mal lugaar....
El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)