Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía] La Hechicera de Belmor.
#1
Hola, escritores. Este es un relato independiente cuya temática, ambiente y mundo, está enlazado con la historia de KRONLLA, que he subido en este mismo foro.




Parte 1   KRONLLA - El Viaje del Sirio.


Parte 2   KRONLLA - Los Ojos de Íos.





Agradecería sus comentarios.









La Hechicera de Belmor.






Empezaba a atardecer aquel día primaveral. La brisa hacía murmurar a los arboles de los campos. Se veían algunas mariposas cerca de los arroyos y los cantos de las aves parecían despedirse del sol, que se acercaba al horizonte dejando tonos rosados en el cielo.

Avisté, por fin, el pueblo a la distancia: una gran aldea amurallada. Por este día el viaje terminaría allí. Subido en mi corcel y junto con algunos campesinos, que terminaban su labor diaria en los terrenos aledaños, fui acercándome a la gran puerta principal de los muros.

Esta era la primera urbe que encontraba en semanas. Añoraba volver a sentir la comodidad de una cama en alguna posada. Una vez adentrándome en el pueblo, le pedí la ubicación de la taberna más cercana a uno de los labradores. Decidió acompañarme.

Así fue como llegamos a una acogedora y rústica cantina. Había un lugar con unas cuantas mesas ocupadas por los humildes campestres, quienes aun con el sudor del trabajo en el campo, bebían sendos jarros de cerveza. En un rincón fumaban unos que parecían ser viajeros. Y en la barra parecían estar los más cercanos al ventero, con algunos instrumentos musicales, dándole música al ambiente.

Mi compañero saludó a algunos de sus adelantados conocidos, mientras yo me dirigía al posadero. Sin rodeos alquilé una habitación para un par de noches y dos jarras de cerveza.

Una vez sentados en nuestra mesa, entablamos una conversación con mi compañero. Así supe de algunos rumores del lugar. Tal cómo temía, los lugareños alegaban una extraña energía que circundaba el pueblo. Hace poco se había incendiado una casa, en la que murieron calcinados una joven pareja, dejando a un muchacho huérfano. No se sabía cómo había sucedido. También había un puñado de personas bien conocidas que se encontraban desaparecidas. No insistí en saber más detalles, después de todo, era lo que se venía contando en la última ciudad y en el camino: misteriosas fuerzas amenazaban la tranquilidad de los pueblos.

—Fuera de aquellos problemas —declaró el campesino, más relajado —, este pueblo siempre ha sido un lugar apacible y tranquilo en el cual vivir. Las cosechas han sido buenas, como todos los años.

—Me imagino...

De pronto distinguí que uno de los viajeros me observaba.

Al mismo tiempo, ingresaron dos guardias a la estancia, cada uno con armadura ligera y una espada larga en su cinturón. Todos guardamos silencio.

“Estos tipos hacen una ronda buscando a alguien”, pensé. Tanto el ventero como sus cercanos, pusieron una cara entretenida, acostumbrados al procedimiento que se disponían a hacer los soldados. Éstos recién llegados, se asentaron en el centro de la taberna y uno extrajo un cristal violeta de su bolso, y lo alzó. Dijo unas palabras inentendibles mientras ambos, alertas, posaban una mano en el pomo de sus espadas.

Una luz morada se extendió por la habitación.

El tipo del cristal salió volando, arrojado a una mesa y rompiéndola. Estupefacto, me quede quieto y en silencio, al igual que los otros asistentes. No convenía moverse.

Los viajeros que fumaban resultaron ser hechiceros, inmovilizados. A ambos les brillaban los ojos en un violeta claro, les expelía la magia por ellos. Sus ropajes no lograban ocultar los tatuajes luminosos que cubrían todo su cuerpo en complicadas figuras y símbolos.

El cristal por fin tocó el suelo, destruyéndose en varios pedazos. La luminiscencia de los magos desapareció, mientras el guardia de pie desenvainaba la espada. El sonido del acero vino acompañado por un reluciente reflejo, adornado por unos violetas grabados de luz que recorrían toda la hoja.

—De manera que vienen bien equipados —habló uno de los brujos. Su voz femenina sorprendió a todos.

“Percibo que los guardias perderán la batalla… esos dos brujos están demasiado confiados”.

De entre la mesa destruida, el guardia arrojado se levantaba lentamente, adolorido. En ese mismo instante el otro soldado se abalanzó, listo para esgrimir un mortal corte a la bruja.

“¿Debo intervenir?”




***







La espada reluciente del soldado chocó contra metal. La hechicera había detenido el corte con un alargado puñal.


Alarmada, arrojo el puñal al suelo. Y este comenzó a desintegrarse en un brillo violeta. Solo quedó a la vista el pomo, con forma de corazón.


De manera que era un puñal encantado —sonrió el guardia.


Todo lo que poseen está encantado —dijo el otro soldado, ya de pie—, Ríndanse, demonios —desenvainó su espada, oyéndose un afilado sonido. La hoja también estaba forjada con grabados de luz.


El hechicero encapuchado que acompañaba a la bruja, lanzó, de pronto, algo a la mesa más cercana. Rodó en desequilibrio por la madera, la figura de una calavera transparente hasta alcanzar la orilla y caer al suelo. Al impactar en los adoquines se quebró en dos.


Mi acompañante, sin previo aviso, se desplomó… cayendo al piso.


Los guardias observaron al campesino caído, a mí y al mago, consternados.


¡Bestias horripilantes! —gritó un soldado.


¡Es otro viajero endemoniado! —exclamó el aterrorizado ventero.


Algunos de los asistentes, enfurecidos, se pusieron de pie. Fue entonces que la hechicera, en una maniobra ágil, extrajo de sus vestimentas una nueva figurilla traslúcida en forma de cráneo y la alzó, amenazante.


¿Alguien quiere desplomarse?


¡Qué han estado haciendo aquí, malditos! —masculló el soldado, pero nadie se movió.


La hechicera con el brazo extendido, dio un paso adelante. Los guardias retrocedieron.


Éstos no quieren causar más muertes”. Mi ira se incrementó, superando el miedo de verme involucrado o de morir, de seguro los demás sentían lo mismo…


¡Abrid el paso, plaga inmunda! —dijo ella caminando hacia la puerta— ¿Vas a quedarte ahí? —preguntó, de pronto, observándome, inescrutable pero con una leve sonrisa que nadie podría describir.


Sentí un escalofrío.


Tenía que haber actuado e involucrarme antes” pensé.


Lentamente, desenvainé mi antigua espada, revelando mi autoridad. Brillaba la hoja en grabados de luz violeta… y también de azul. Los demás no ocultaron su asombro.


Te encontraré, hechicera de Belmor. Nuestro Ancestro por siempre vivirá en nuestros corazones.


Al escuchar la última frase, pude distinguir como su expresión se volvía hirsuta, y en sus ojos se formaba una oscura abstracción. Estaba recordando.


El mago le dio un leve empujoncito y, sin más, escaparon.
Responder
#2
Es un buen fragmento, que me dejó con ganas de saber qué pasará a continuación.

Me gustó, por sobre todo, el inicio, un tanto lírico. Aunque luego se pierde un poco ese lirismo.

La prosa me gustó mucho, es sencilla y efectiva, y eso no es fácil de conseguir.


Cita:En un rincón fumaban unos que parecían ser viajeros.

Me sonó raro ese "unos". Aquí podrías comenzar a diferenciarlos de los campesinos.

Cita:algunos instrumentos musicales, dándole música al ambiente.


No me sonó mal la repetición, pero siempre es bueno evitarlas. Podría ser: "ambientando el lugar", o algo parecido.

Cita:Mi compañero saludó a algunos de sus adelantados conocidos, mientras yo me dirigía al posadero.


Si su compañero venía con él deberías decirlo antes, y si ya estaba en la taberna, también.
El el párrafo siguiente lo llamas de nuevo "compañero", y esa repetición sí se nota. Tal vez buscarle un nombre sea lo más sencillo.


Cita:De pronto distinguí que uno de los viajeros me observaba.

Al mismo tiempo, ingresaron dos guardias a la estancia, cada uno con armadura ligera y una espada larga en su cinturón. Todos guardamos silencio.

“Estos tipos hacen una ronda buscando a alguien”, pensé. Tanto el ventero como sus cercanos, pusieron una cara entretenida, acostumbrados al procedimiento que se disponían a hacer los soldados. Los recién llegados se asentaron en el centro de la taberna y uno extrajo un cristal violeta de su bolso, y lo alzó. Dijo unas palabras inentendibles, mientras ambos posaban su mano en el pomo de su espada.

Una luz morada se extendió por la habitación.

El tipo del cristal salió volando, arrojado a una mesa y rompiéndola. Estupefacto, me quede quieto y en silencio, al igual que los otros asistentes. No convenía moverse.


Esta escena se me hizo confusa, la tuve que leer otra vez para entender lo que estaba pasando. Ojo, tal vez sea yo que estaba distraído. Veremos qué opinan los demás.

Cita:—De manera que vienen bien equipados —habló uno de los brujos. Su voz femenina sorprendió a todos.

A mí también  Big Grin


En definitiva, me parece un fragmento bien trabajado, ameno, que cumple con el objetivo de enganchar al lector. Tiene buenas descripciones y no se entretiene en cosas que no vienen al caso. 

Felicitaciones, Tholdeneir. Buen trabajo.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder
#3
Me alegra tu comentario, Muad Atreides, y agradezco tu crítica.

Hice algunas correcciones siguiendo tus consejos.

A seguir leyendo, comentando y escribiendo...

Saludos!
Responder
#4
Esta parte se me hizo confusa, creo que necesita un poco más de trabajo. De todos modos noto una prosa que puede llegar a ser interesante, poco convencional. Sin embargo vi frases mal construidas, o al menos a mí se me dificultó leerlas.

Me tomé el atrevimiento de escribir algunas frases alternativas, no para que lo escribas así, ni siquiera para que cambies lo ya escrito, pero he visto que muchas veces ayuda ver cómo otro escribiría la frase, pues tal vez se te ocurra formas nuevas de decir lo mismo y puede que queden mejor. Pero ya sabes, son sugerencias.


Cita:La espada reluciente del soldado chocó contra metal. La hechicera había detenido el corte con un alargado puñal.
La espada reluciente del soldado chocó contra el metal de la hechicera, quien había detenido el corte con un alargado puñal.
Alarmada, arrojo el puñal al suelo. (pondría una coma)  Y este comenzó a desintegrarse en un brillo violeta. Solo quedó a la vista el pomo, con forma de corazón.

—De manera que era un puñal encantado —sonrió el guardia.

—Todo lo que poseen está encantado —dijo el otro soldado, ya de pie—, (punto) Ríndanse, demonios —desenvainó su espada, oyéndose un afilado sonido. La hoja también estaba forjada con grabados de luz.

El hechicero encapuchado que acompañaba a la bruja, lanzó, de pronto, algo a la mesa más cercana. Rodó en desequilibrio por la madera, la figura de una calavera transparente (movería esa coma aquí)  hasta alcanzar la orilla y caer al suelo. Al impactar en los adoquines se quebró en dos.

Mi acompañante, sin previo aviso, se desplomó… cayendo al piso.

Los guardias observaron al campesino caído, a mí y al mago, consternados.

—¡Bestias horripilantes! —gritó un soldado.

—¡Es otro viajero endemoniado! —exclamó el aterrorizado ventero.

Algunos de los asistentes, enfurecidos (coma) se pusieron de pie. Fue entonces que la hechicera, en una maniobra ágil, extrajo de sus vestimentas una nueva figurilla traslúcida en forma de cráneo y la alzó, amenazante.

—¿Alguien quiere desplomarse?

—¡Qué han estado haciendo aquí, malditos! —masculló el soldado, pero nadie se movió.
No entendí qué quiere decir este soldado, ¿es una pregunta? No termino de entender esto.

La hechicera con el brazo extendido, dio un paso adelante. Los guardias retrocedieron.

“Éstos no quieren causar más muertes”. Mi ira se incrementó, superando el miedo de verme involucrado o de morir, de seguro los demás sentían los mismo… sólo tenían que seguir a algún valiente audaz.

—¡Abrid el paso, plaga inmunda! —dijo ella caminando hacia la puerta— ¿Vas a quedarte ahí? —preguntó, de pronto, observándome, inescrutable pero con una leve sonrisa que nadie podría describir.

Sentí un escalofrío.

“Tenía que haber actuado e involucrarme antes” pensé.

Lentamente, desenvainé mi antigua espada, revelando mi autoridad. Brillaba la hoja en grabados de luz violeta… y también de azul. Los demás no ocultaron su asombro.

—Te encontraré, hechicera de Belmor. Nuestro Ancestro por siempre vivirá en nuestros corazones.

Al escuchar la última frase, pude distinguir en su expresión hirsuta, y en sus ojos una abstracción. Estaba recordando.

El mago le dio un leve empujoncito y, sin más, escaparon.

Al final no recuerdo en el primer texto que colgaste ya está empezada la historia, porque con este último dialogo me perdí de nuevo. Al parecer el prota es alguien con autoridad, alguien con poder, ya que tiene esa espada con grabados anti magia, y entiendo que a veces no se le dice todo al lector, pero a veces unas pistas para encaminar la lectura no están de más. En todo el altercado no vi señales que me indicaran que él es alguien que combate a estos brujos.



Bueno, eso nomás. Entretenido, aunque un poco confuso. Creo que al escribir las escenas de acción puedes tomarte un respiro, ya sea una oración o un párrafo, para describir y situar mejor la acción, porque a veces es difícil entender lo que pasó. Supongo que lo que quieres es imprimir un ritmo al estilo película, pero a veces necesitas describir más todo. Y por lo leído en el inicio del texto anterior, tienes capacidad para ello.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)