Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Oct2020: Plumas de Fénix
#1
Sangre. Sangre escurría entre las grietas del piso. Un hombre de aspecto descuidado yacía abatido sobre el suelo. Unas balas perforaron su cuerpo. El plomo aún estaba caliente. Un par de hombres lo acribillaron. Cada uno portaba un arma de fuego rápido, fuese una ametralladora o un semi-automático. Se reían.
—Esto no hubiera pasado si nos hubiera dado su dinero—comentó el líder de la banda.
— ¡Se lo merecía por pendejo! —Exclamó uno de ellos— ¡Vámonos de aquí!
Y así fue como ellos se fueron del almacén, dejando el cadáver del caballero a descomponerse… O eso era lo que ellos pensaron. Justo cuando esos hombres salieron del edificio, los agujeros del cuerpo de ese hombre se cerraron y se levantó del suelo, como si nada hubiese pasado.
Se sentó sobre el suelo y sollozó.
“¿Por cuánto tiempo más?”, pensó. “¿Por cuánto tiempo más estaré atrapado en este ciclo? ¿Qué acaso no ha sido suficiente mi suplicio? ¿Qué acaso disfrutas de mi miseria?”
Una figura de luz se posó en frente del caballero. Vestía con una parca roja. Solo un par de ojos azules se veía entre esa cortina negra.
— ¿Por cuánto tiempo más? —Respondió. — ¿No fuiste tú quien acudió a mí por vida eterna? ¿No fuiste tú quien deseo vivir más que cualquier otra cosa en el mundo, Fénix? ¿Y ahora vienes a quejarte de mí bendición?
Fénix no respondió. Se mantuvo callado por un momento.
—De haber sabido que esto pasaría, jamás lo hubiese pedido.
Fénix se dio la media vuelta.
—Siempre te he tenido miedo, ¿sabes? Desde que mis padres se fueron contigo, solo quise vivir más que nadie. Me prometí a mí mismo que jamás dejaría que me llevases. Ese día que mi aldea fue inundada por el chubasco, ese día donde perdí a mi amada Cecilia, tú estabas ahí. Te rogué porque no me llevaras. Yo… no sabía a lo que me atenía… Es horrible… es horrible el ver a tus seres amados desvanecerse en frente de tus ojos, Es horrible ese dolor que se siente cada vez que mi cuerpo se reconstruye. Aún siento la primera vez que me cortaron el vientre, aquella vez que me fui a pelear a la guerra.
—Esto era lo que tú querías, ¿o me equivoco?
Fénix guardó silencio de nueva cuenta.
—Pensé que sí. Pero…
— ¿Pero qué?
—Sonará estúpido, pero lamento tanto haber tomado esa decisión. Solo pensé en lo que me beneficiaría a corto plazo. Capaz de que ni sabía que quería, en ese momento donde me encontré contigo, por primera vez.
El encapuchado mantuvo silencio por un rato.
—No te culpo, siendo honesto. Solo seguías tu instinto básico de supervivencia, después de todo. Pero debes atenerte a algo…
Fénix volteó a mirar a la parca.
—En uno de mis viajes, me encontré con un proverbio que me dijo un anciano, antes de morir. “La semilla de un árbol marchito no le dará vida nueva, pero sí un nuevo retoño.” Hay que aceptar que, como los momentos de paz y de conflicto, la vida no es eterna por una razón. Lo más que podemos hacer es cultivar aquellos frutos que nuestras acciones generan. La vida será efímera, pero nuestras acciones son las que son inmortales. Esa era la lección que quería que aprendieras, cuando fui a recoger a tus padres.
Fénix se secó las lágrimas de los ojos, después de escuchar estas palabras.
—Estoy listo para marcharme a la otra vida.
El encapuchado asintió.
—Toma mi mano, de ser así. Tus seres amados te esperan.
Y ahí fue cuando Fénix tomó la mano de la Muerte. Para su sorpresa, era tan cálida y suave como una almohada. En ese momento, los dos cuerpos empezaron a desvanecerse. Solo quedaron los huesos de Fénix dentro de aquella bodega.
Al día siguiente, los encabezados de las noticias notificaron sobre el descubrimiento de restos humanos dentro de un almacén de muebles. Nadie supo de quienes eran esos restos. Jamás se encontraron las razones de esa muerte. Pero a Fénix ya no le importaba. Después de más de tres milenios en vida, finalmente, descansaría en paz.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Voy a dejar un comentario pero no voy a tocar el tema de los poderes (más de lo que pueda ser importante para la trama) porque como Mano yo he distribuido los poderes y además en algunos casos me conozco las autorías de los relatos.

De escritura, el mayor problema que he visto es en los diálogos y el uso de las rayas; separaciones que no tocan, puntos donde no tocan y mayúsculas que sobran (los dicendi van en minúscula). De la historia he decir que no está mal, el concepto de ser inmortal pero rechazar dicha inmortalidad por cansarse de ella; el problema está en el comienzo, al principio parece un tipo que se mete en problemas con una especie de mafia y es asesinado, pero este tiene dos grandes defectos: Si alguien te debe dinero no lo matas porque entonces no te va a pagar... Y no sabemos si él ha provocado esto y por eso se lamenta (porque su plan no ha salido bien) o si esto no estaba previsto, la cosa es que si esto no era un plan para intentar morir no tiene el menor sentido (el tipo ha vivido durante siglos, seguro que tiene capacidades suficientes para no necesitar pedir préstamos a bandas). Por otro lado, otro detalle que no tiene el menor sentido es que haya vivido durante tres milenios, y que su amada se llama Cecilia (nombre que al que no podemos remontarnos ni tres siglos antes de la Era Común); para sufrir siendo inmortal y viendo a seres queridos morir hubiera bastado con vivir un par o tres de siglos, si querías alargarlo con haber vivido un milenio habría bastado.

¡Suerte en las votaciones!
Responder
#3
Resulta interesante la reflexión sobre la inmortalidad que haces. Me recuerda a la película Los Inmortales, aunque bastante menos absurdo. Hay frases que se me hacen extrañas, y no tenemos los antecedentes de su pelea con los mafiosos.
Adelante, pues. El destino nos aguarda
 @elcentineladelaesperanza
Responder
#4
Considero que puede tener cierta lógica que los mafiosos le dispararan... ya que parece evidente que Fénix buscaba eso mismo, morir.
Tu empezaste "in media res"... yo también XD

Dicho esto, no he llegado a tener afinidad con el personaje(Fénix), eso es una pena, porque al final cuando muere debería importarme, o al menos causarme cierta empatía. A mi al menos no has conseguido transmitírmelo.

También me costó entender el proverbio (“La semilla de un árbol marchito no le dará vida nueva, pero sí un nuevo retoño.) en ese contexto. Aunque entiendo que lo que buscabas con el, ya que queda aclarado por lo que dices al final de que las acciones son nuestros hijos inmortales. Pero me resultó un poco rebuscado.


Respecto a la narración, es correcta y no se adorna en exceso, a veces es bastante gráfica y especifica, para mi eso esta bien. Los diálogos, los veo bastante mal puntuados, pero su contenido esta bien.
Atrás solo quedan los errores, adelante en cambio hay... errores nuevos, pero imprevisibles y diversos. Disfrutaré y lamentaré cada uno de ellos a su debido tiempo.
Responder
#5
En sí. La historia y la temática me parecieron muy admirables. El diálogo se sintió fluido y la prosa, bastante buena.
Mi único problema es que se sintió un poco apresurado, como si se hubiera hecho de último minuto. Se siente en la manera en cómo empieza la historia y lo abrupta que termina.
«No hay nada que ganar, cuando no hay nada que perder» https://discord.gg/4r9TF
Responder
#6
Curiosamente la historia me conmovió al final. A medida que la iba leyendo me dije que era otra idea trillada, y en parte lo es, pero por ese final se lleva unos puntos extra.
La prosa me pareció correcta, aunque algunas frases me chocaron, tal vez sean localismos que, si bien entiendo, no me gusta leer.
No me gusto esa historia filosófica del anciano, me sonó demasiado proselitista XD. Pero ya, en serio, ehh no.
De todos modos una historia efectiva con un poder bien señalado.
Jamás dejes de crear, es muy aburrido.
Responder
#7
Me gusta la narrativa... y bueno, la idea también, pero el concepto me suena. Renegar de la longevidad después de unos milenios y eso. Sin embargo, si veo que está implementado diferente a otras historias que he leído. No es algo que simplemente pasó, ni siquiera se trata de haber pedido eso, sino que la parca tenia una razón para concederlo, la vez como un guía y no como un monstruo o un simple ente sobrenatural a quien le da lo mismo.
Es unna forma muy literal de hacer las paces con la muerte, jeje.
El eje de todos los mundos posibles no tiene esquinas ni aristas.
Responder
#8
Vamos a ver qué tenemos por aquì... emepcemos por algunos apuntes que he ido tomando mientras leìa:

-"Unas balas perforaron su cuerpo. El plomo aún estaba caliente. Un par de hombres lo acribillaron" habìan perforado, lo habìan acribillado.
-tanto la expresiòn "Chubasco" para mencionar una tormenta como "me fui a pelear a la guerra" no me sonraron del todo bien. No creo que sean incorrectas. pero llamar chubasco a una tormenta mortal me parece un adjetivo demasiado endeble. A la guerra uno se va a combatir, la pelea, al menos para mì, es màs con puños, aunque quizàs ande equivocado.

Por lo demàs me gustò el relato, muy bien puntuado por cierto. Quizàs hubiese agradecido un final menos beneplacito, pero esto son opiniones. De repente, sin un porqué, la Parca viene y oye a su bendecido... echo de menos un punto de inflexòn. Aùn asì el relato me ha, repito, gustado.

Suerte!
"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido". - Manny Calavera.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)