Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 2 voto(s) - 1 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Inv20: Nieve de Nata
#1
Las noticias del último suceso más reciente en Nueva York no tardaron en esparcirse, Un fenómeno sin precedente alguno aconteció. Una nevada, en pleno verano, se desató. Los científicos y demás “expertos en la materia” jamás se esperaron a que llegase una masa de aire polar, en el transcurso de Julio. Esto les era poco importante a los infantes de Brooklyn, quienes salieron a las calles a recibir la nevada, con las manos abiertas.
El joven Thomas, un chico de los barrios bajos, corría hacia donde el parque a reunirse con sus compañeros de la escuela. Con las clases canceladas debido a la nevada, Tom saldría a disfrutar de su día libre. Con suerte, cumpliría su sueño de toda la vida; hacer un castillo de nieve. Aunque no fuese tamaño real, aunque fuese a durar no más de una semana, al muchacho no le importaba.
Durante su camino, el niño fue recibido por el aroma de chocolate que los ventores ofrecían por las calles. Era como si la navidad hubiera llegado, seis meses antes de lo previsto. No pasó mucho tiempo antes de que Thomas llegase al parque y se encontrara con sus amigos. Un niño rechoncho y una pelirroja pecosa, quienes jugaban a las peleas de nieve.
— ¿¡Cómo se te ocurre comerte la nieve del suelo, Mark!? —Exclamó la niña a su compañero.
—Todos los demás lo hacen—Respondió Mark y le miró con soslayo. —Así de simple.
— ¡Hola, muchachos! —Vociferó Thomas y se acercó a sus amigos.
— ¿Qué onda, Tom? —Respondió la chica. —Te tardaste muchísimo.
—Perdón, Sarah—comentó Tom. —Ma’ me dijo que acomodara mi cuarto, antes de salir.
Sarah solo rodó los ojos y bufó un poco.
— ¿Ya qué? ¿Y qué vamos a hacer?
Tom se quedó callado ante la pregunta de su amiga. No supo cómo decirle lo que deseaba hacer de la pena que sentía.
—Yo… Bueno…
Mark entonces interrumpió a Thomas y dijo:
—No lo presiones, Sarah. Tenemos todo el día.
Sarah volteó a observar a Mark y se cruzó de brazos.
—Es que… No sé si a ustedes les interese esta idea…
Sarah entonces fue a recargar su mano sobre el hombro del niño para animarlo.
— ¡No hables así, Tom! ¡Tú dinos que es lo que deseas hacer!
Las palabras de aliento de su amiga llenaron de valor al muchacho. Ahí fue cuando Thomas tomó aire, levantó la mirada y dijo:
—Quiero hacer un castillo de nieve.
Ambos niños le observaron por un instante, antes de que Mark rompiera el silencio con:
¬— ¿Con que eso es lo que quieres, eh? ¿Y por qué no quisiste decírnoslo?
Thomas ladeó la mirada y dijo:
—Pensé que ustedes lo encontrarían absurdo…
Sarah soltó una risa ante este comentario y replicó con:
— ¡Para nada, Tommy! Si eso es lo que quieres hacer, que así sea.
Viendo que sus amigos apoyaban su deseo, Thomas levantó la mirada y devolvió una sonrisa.
—Gracias, muchachos. Hagámoslo, de ser así.
Terminada la conversación, los niños asintieron y se prepararon para construir el castillo de hielo.
Un rato después, los muchachos ya tenían listo el “cimiento” del edificio listo. Solo faltaban los muros y el techo, con suerte, tendrían tiempo para hacer las ventanas y la puerta de acceso. Ahí fue cuando a Sarah se le vino una idea a la cabeza. “Me pregunto quién va a ser el ‘rey’ del castillo”, fue lo que la niña pensó y volteó a mirar a Thomas. “Espero que a Tommy no le moleste la idea de volverme la reina de su castillo”.
—Oye, Tommy…
Thomas levantó la cabeza, observó a su compañera y preguntó:
— ¿Qué pasa, Sarah?
— ¿Ya pensaste en quién va a ser el “rey” del castillo? —Preguntó Sarah, a lo qué Tom solo respondió con:
— ¿Mande?
¬—Ya sabes—dijo la niña. —Todo castillo, todo reino, debe tener un rey. ¿O no?
Thomas solo permaneció en silencio. No supo cómo responderle a su compañera. Antes de ese momento, jamás se planteó ese predicamento. Solo le interesó construir su castillo de nieve.
—Yo… jamás había pensado en eso…
—Es tu castillo—comentó Mark. —Tú deberías ser el rey.
A Sarah se le heló la cara al escuchar el comentario de su compañero.
—Yo… Pero yo…
La chica no supo cómo encontrar las palabras necesarias para expresar sus intenciones verdaderas, cuando, de pronto, Thomas le respondió a Mark con:
— ¿Estás seguro de ello? Yo ni siquiera tenía eso en mente, hasta que Sarah lo mencionó.
Sarah sonrió radiantemente ante el comentario de Thomas. Estas palabras fue todo lo que la chica necesitó para acceder a su deseada posición de poder.
— ¿¡Puedo ser la reina, de ser así!?
Los dos niños observaron a su amiga, con un semblante de confusión, después de escuchar esto.
— ¿Y por qué tú? —Preguntó Mark.
—Porque un gobernador debe de ser aquel que tenga la más grande cantidad de carisma para mandar a la gente. Así de simple.
Los dos niños se miraron entre sí, aún más confusos ante el comentario de su amiga.
—Yo insisto que Tom sea el rey—dijo Mark. —Él fue el de la idea de hacer el castillo.
—Es que yo ni siquiera tenía la idea de volverme el rey del castillo—replicó Thomas. —Yo solo quería hacer un castillo de hielo.
—Si es que Tommy no quiere ser el rey, yo lo seré—dijo Sarah y se colocó entre ambos niños. Mark solo se cruzó de brazos y la miró con soslayo.
—Insisto que Tom sea el rey del castillo, pero ya qué. Continuemos con esto.
Al terminar con la conversación, los tres niños continuaron con la construcción.
Más tarde, los muros del edificio ya estaban listos. Solo faltaba el techo. Sin que se dieran cuenta, el ocaso se apresuraba a paso redoblado. Si no se apuraban, los chicos no lograrían terminar el castillo, antes de que fuera hora de volver a sus casas.
— ¡Apúrense! —Exclamó Sarah. —Se nos hace tarde.
Mark solo rodó los ojos y dijo:
—Tenemos tiempo de sobra. No hay que apresurarnos.
— ¡Qué tiempo de sobras ni que nada! —Respondió Sarah y se levantó del suelo. —Capaz de que mañana se derrita la nieve.
— ¿Y qué si se derrite? —Comentó Mark. —Tendremos todo el invierno para armar otro. ¿Verdad que sí, Tom?
Thomas no respondió, más se podía apreciar una melancolía profunda en el rostro del muchacho. Desde que Sarah fue nominada como la “reina” del castillo, la chica no había hecho nada más que mandar a los dos caballeritos.
—Yo no voy a esperarme tanto tiempo para ello—dijo Sarah y se cruzó de brazos. —Mejor terminamos el castillo ahora y cumplimos el sueño de Tommy. ¿Verdad?
—Tú actúas como si fuera tu sueño, más que el de Tom—replicó Mark y entrecerró la mirada. —No te pongas tan pesada.
— ¿Pesada yo? ¡Si yo soy tu reina! ¡Me debes obedecer!
Ahí fue cuando Mark se levantó del suelo y se pegó a la chica, como queriendo golpearla.
— ¡Serás la reina de un castillo de hielo ficticio y nada más!
Al presenciar cómo era que sus amigos discutían por algo que era su mayor anhelo, la cara de Thomas se llenó de lágrimas. “Yo solo quería hacer un castillo de hielo”, fue lo que el niño pensó, en ese momento. “No quería que esto pasara… Sabía que no debía haberles recomendado eso…”
Sin más deseo en continuar con su proyecto, Thomas se levantó del suelo y se fue a sollozar a unos arbustos. Tanto Sarah como Mark notaron cómo fue que su amigo salió corriendo de ahí.
— ¡Tommy!
Sin más chistar, los dos niños fueron a donde Thomas para hablar con él.
Al llegar a donde Tom, Sarah y Mark vieron cómo es que Thomas lloraba entre los arbustos. Algo dentro del pecho de la niña la lastimó, al ver esta imagen.
—Tommy… ¿Te sientes bien? —Preguntó Sarah y se acercó a su amigo.
El muchacho no respondió por un rato.
—Yo solo quería hacer un castillo de hielo… Yo no quería que esto pasase…
Mark solo volteó a ver a la niña, con un tono de regaño, y le dijo:
—Te dije que no fueses tan pesada.
Sarah permaneció muda por unos segundos. Fue ahí mismo cuando se dio cuenta de lo que había hecho.
—Tommy… no… No fue mi intención. Yo… No quería que esto pasara…
Sin nada más que decir, la niña se lanzó sobre su amigo y lo abrazó con cuanta fuerza le fuese posible ejercer.
—Perdóname, Tommy. Prometo que no lo volveré a hacer.
El muchacho se sonrojó fuertemente al sentir el calor del cuerpo de Sarah. Conmovido por esa muestra de afecto, Thomas devolvió el abrazo y secó sus lágrimas.
—Vayamos a terminar nuestro castillo, muchachos.
Después de esta aparatosa situación, los tres niños volvieron a donde el castillo, listos para concluir con lo que empezaron.
El crepúsculo cayo, con sus sabanas negras, a través del cielo. Los demás niños del parque, quienes notaron cómo era que el edificio de nieve estaba a punto de terminarse, se aproximaron a donde Thomas, Sarah y Mark, para apreciar lo que habían hecho. Ni cerca estaba de parecerse a los castillos de Europa, más no le importaba a Thomas. Aunque fuese humilde, inclusive algo feo, era exactamente lo que quería hacer.
—Muchas gracias, muchachos.
Al terminar de armar el castillo, Thomas abrazó a sus amigos, tan fuerte como le fuera posible. Los otros niños reunidos ovacionaron y aplaudieron, inclusive chiflaron, a la conmovedora escena que acontecía ahí.
— ¿Y eso es lo que pasó, papá? —Preguntó una niña, sentada sobre la nieve, en ese mismo parque donde Thomas y sus amigos hicieron ese castillo de nieve.
Thomas, ahora un adulto, un arquitecto profesional, finiquitó de relatar su anécdota a su hija.
—Unos brabucones me lo tumbaron, al día siguiente—comentó Tom. —Pero ya me dio igual.
— ¿Eso crees, cariño? —Cuestionó Sarah, ahora esposa Thomas. —Yo recuerdo otra cosa. Yo recuerdo que viniste a mi casa y gritaste a todos los vientos “¡Me tumbaron el castillo!”, con lágrimas en los ojos.
Thomas se rascó la nuca y se rio un poco.
—No en frente de Emilia, pastelillo.
La hija soltó una carcajada y se tiró al suelo.
— ¿Ya qué? Vámonos a casa, chicas.
Después de decir esto, la familia se fue del parque y se marchó a casa, listos para celebrar el aniversario de bodas de Thomas y Sarah.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
La escritura tiene varios problemas, algunos los puedo pasar por alto como aunque fuese a durar no más de una semana, porque me suena a que se trata de una expresión dialectal y no a una expresión mal construida (aunque hay maneras mejores de expresar esa idea incluso aunque este uso sea válido), otros no, como lo de ventores en lugar de vendedores.

La narrativa tiene problemas también como cuando nos describes que sus amigos están teniendo una pelea de bolas de nieve pero el primer diálogo suyo que vemos es en el que la niña critica al chico que coma nieve del suelo, o están peleando con nieve o uno está intentando comérsela; que puede que lo de la pelea haga referencia a la idea general de lo que hacen, pero es que en realidad eso describe lo que ve Tom al llegar, así que: O los ve tirarse nieves o ve a uno agachado intentando comerla.

Tampoco tiene sentido que en esa misma escena veamos el diálogo de los amigos y luego Tom vocifere y se acerque; el punto de vista está en Tom, no puedes decirnos lo que están hablando los otros si todavía no ha llegado con ellos...

La nieve no es hielo. Bueno, sí, técnicamente es hielo, pero es un tipo concreto de hielo, no puedes usar los términos indistintamente porque un castillo de hielo implicaría un castillo que se crea a partir de bloques de hielo.

De los personajes... Su construcción es nefasta; que Thomas no crea que algo tan nimio como construir un castillo sea algo que pueda contar a sus amigos parece una falta total de confianza, lo que junto a la manera en como Sarah lo acaba tratando luego a él y a Mark hace que parezca que no son muy amigos en realidad; también la manera en cómo aceptan su petición parece más una fantasía tuya autor haciendo un self-insert, porque no cuadra nada con que un rato después de ser tan servicial con Thomas, Sarah se ponga mandona por ser la reina...

De la historia, pues no hay historia. O sea, entiendo que a tu familia o a tus amigos puedas contarles anécdotas que en sí no tienen ningún valor narrativo, pero es que como lectores sí nos debería aportar algo y no hay ninguna lección que sacar de ella para que como lectores veamos sentido que le cuente eso a la hija; ¿cuál es la lección? ¿Que si un día tu amiga se porta mal contigo al final da igual porque os vais a casar?

Si encima vas a meter el tema de los bullies al final debería haber tenido más valor en la historia: Thomas construye el castillo solo, Sarah y Mark son bullies que se meten con él y le atacan pero al ver su esfuerzo deciden ayudarle e incluso se  hacen amigos... ¡Ahí esta anécdota tiene algún valor!, además de que hace que el hecho de que Thomas y Sarah se casen tenga algún valor narrativo.

Ahora un tema de worldbuilding, que es lo mío: ¿Por qué la historia es en Nueva York? Uno podría decir que es porque ahí nieva, pero es que tu nevada es, a todas luces, mágica, por tanto da igual la ciudad; estoy convencido de que si lo hubieras localizado en tu ciudad habrías podido describir mucho más el entorno. Ahora el otro tema... ¡¿Por qué nieva en julio (por cierto, los meses van en minúscula)?! No aporta absolutamente nada a la trama; pongo mi mano en el fuego que julio es un mes especial para ti y por eso lo has escogido pero solo molesta en el texto, porque hay el planteamiento inicial de que puede ser cambio climático o algo mágico, visto el título del relato (título que no tiene el menor sentido tampoco), y como lector estoy todo el tiempo esperando una conclusión a eso.

Puestos  a no aprovechar eso, haber hecho que el cierre se sitúe en una nevada similar y que por eso le cuenten esa anécdota ahora...
Responder
#3
¡Bueno, bueno! ¡Ya tenemos relatos!
Enhorabuena por ser uno de los primeros en romper el hielo Big Grin
Habiendo hecho lo propio, vamos con el comentario Smile

Heart  El tema que leo en la historia es uno de esos que me derriten con facilidad: el fantasma de las ambiciones huecas que se interpone en el camino de los sentimientos puros. O algo así. Y del cual el amor, lógicamente, es destierro. Sarah tenía que dejar esa ambición suya de reinar sobre todos los demás para poder respetar los sentimientos de los demás y tener una mínima posibilidad de entablar una relación afectiva. Y son precisamente sus propios sentimientos profundos los que la guían a la hora de renunciar a la fatuidad... y le conducen hacia su verdadero reinado en el corazón de Thomas. ¿Sueno melodramático? ¡Es muy posible! De modo que otra lanza a romper a favor del relato sería la relativa que por su parte no empalaga, es inocente y claro en el desarrollo del tema. No obstante, en mi opinión, aún quedaría camino a recorrer en este sentido, ya que se me antoja algo exageradas las distintas reacciones de los niños. Un punto de "frialdad" arrojada sobre las mismas y quedaría un relato aún más a tono del tema invernal, quizás.  Idea

Exclamation Por otro lado, es un relato breve, y algo deslavazado en el sentido de que la acción se presenta al lector fundamentalmente inmotivada: nadie va a meterse con el sueño de Thomas de construir un castillo de nieve, pero ayudaría saber algo más acerca de por qué ese sueño es importante para él, bien a priori, bien a posteriori, o en ambos sentidos. Un desarrollo más explícito del tema antes citado, en la forma de "sueño caprichoso" que a la luz de la importancia que tuvo en la vida de los protagonistas se volvió relevante en extremo, o en la de "sueño profundamente motivado" que encontró su correlato futuro en su significancia de cara al matrimonio de los protagonistas... En definitiva, hacer bola de nieve con los distintos elementos, de manera que adoptase, cada uno, más consistencia, y arrollase al lector con su frescura.  Wink

¡Gracias por el relato!
Y perdón por la posible grandilocuencia de este comentario, llevo tanto tiempo sin leer y comentar que es una pequeña fiesta para mí, y el cerebro está retozando alborozado. Véalo. Ahí vuelve otra vez. Mejor lo dejo aquí. ¡Suerte!
  Angel
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#4
Un cuento muy simpático! Con mucho diálogo, fluye y es ameno y agradable. El futuro arquitecto Tommy, con sus sueños de hacer un castillo de nieve y de hacer a Sarah su Reina. Lo pasé bien leyéndolo. Como recomendación, para adelante, te recomiendo pulir un poco la cuestión gramatical, releyendo el cuento algunas veces antes de subirlo (en la primer oración hay una mayúscula que no corresponde, que, quizás, de entrada ya da la sensación de ser un relato descuidado) y repasaría la puntuación de los diálogos, que sé que es difícil y que todos siempre nos equivocamos con ella, pero que en este caso es errónea casi siempre.
En fin, enhorabuena por el relato! Muy divertido!
"En mis sueños de colegial siempre seríamos dos fugitivos cabalgando a lomos de un libro, dispuestos a escaparse a través de mundos de ficción y sueños de segunda mano."
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)