Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Mar21: Bajo la mirada de los dioses
#1
Laggan; señor de las victorias, las celebraciones y los excesos

La cerveza caliente bajó por la garganta de Narat. ¿Cuántas llevaba ya? ¿Siete? ¿Ocho? Hace rato que había perdido la cuenta, y no era para menos, era importante festejar por la victoria, y también honrar a los compañeros caídos en la batalla, así que más bebida iba a correr por la garganta del pelirrojo.
    Era distendido el ambiente en la taberna, mientras los Potrillos de Fuego celebraban el haber derrotado a Nott de Lungaria, el despiadado duque que buscaba convocar un ejército de muertos para tomar las tierras colindantes.
    Dura fue la lucha; compañeros se sacrificaron para lograr una oportunidad de ganar, empero el trabajo conjunto de cada uno de los miembros del grupo fue vital para derrotarle, mas no tan vital como la propia maldad del duque, que lo consumió y provocó que cayera en desgracia. Narat empuñó la espada cargada de la esperanza de todos sus compañeros y con ello logró asestar el golpe que derrumbó al duque entre su ejército, criaturas que ávidas de sangre le devoraron. Al fin, tras mucho tiempo, fue liberado el reino de Ludask de la maldad de Nott y sus seguidores.
    —¡Somos fuego, puro fuego! —gritó Zilger. Habitualmente el arquero era silencioso, empero cuando su cuerpo se llenaba de alcohol su lengua se soltaba—. ¡Venga otra ronda por los Potrillos!
    Cuando la moza empezó a traer las bebidas, rápidamente el viejo Philtropodis metió su mano entre su pelo y tras sacarlo había hecho aparecer una reluciente moneda de plata.
    —¡Increíble! —exclamó la muchacha que no estaba acostumbrada a la visita de aventureros, y mucho menos unos tan grandes como estos—. ¡Es usted un mago fantástico!
    Narat, observó a la moza contemplar asombrada la moneda. Por supuesto, creía que Philtropodis había hecho magia, aunque eso era imposible, Phil no era un mago, era un artificioso y este había sido únicamente uno más de sus juegos de manos.
    Aun así era el mago del grupo, esto era gracias a su compañero. Su visión periférica alcanzó a ver al pequeño Kinni revoloteando alrededor de las bebidas. Todavía hoy, tras tantos años juntos, a Narat todavía le costaba centrar la vista para ver al hada, así que no esperaba que los desconocidos fueran siquiera capaz de verlo por el rabillo del ojo.
    Tampoco es que en la taberna pudieran quejarse, ellos mismos fingían tener el cráneo de un dragón en la pared, y Narat conocía al artesano que lo fabricó; los Potrillos de Fuego rescataron a ese anciano hace un par de años cuando estaba siendo usado para diseñar unos emblemas para crear un portal hacia un mundo distante lleno de poderosa magia. Por supuesto, los Potrillos derrotaron a esos villanos y salvaron al anciano.
    Distraído por sus pensamientos, el pelirrojo perdió de vista al hada, cuando volvió a hallarla, esta se había posado en el cuenco de vino especiado de Nirae; la música estaba distraída tocando su laúd. Más pronto que tarde empezó a cantar:

Bajo el mirar de los dioses
los Potrillos caen en Ludask
Somos fuego,
(puro fuego)
Y así lo aprendieron en Ludask.

    Su cántico era acompañado por las voces de la mayoría de los Potrillos. Quien cantaba con más ánimos era Thur, que se sentaba en otra mesa; el norteño agitaba su jarra salpicando su bebida por doquier.

¿Qué dioses a nós protegen? (Todos)
¿Qué dioses no nos observan?
(Ninguno)
Siempre relatos preceden
a los Potrillos de Fuego,
traen paz a inquietos pueblos
y los ánimos sosiegan

    Paz a los pueblos… Era cierto que habían llevado la paz allí hacia donde fueron; derrotando reyes malévolos, magos oscuros e incluso hijos de dioses, aunque cada persona nueva que conoció Narat también le trajo paz a él tras la dura infancia que vivió; Philtropodis que le recogió siendo niño y le hizo de mentor, Zilger que se unió al grupo con el sueño de ser el mayor arquero de la historia y fue como un hermano mayor, Nirae que buscaba cantar ante los mismos dioses…
    Todos y cada uno de ellos le habían aportado algo y por ello pudo cumplir la profecía que fue anunciada en su nacimiento: el niño de cabellos de fuego que destruiría los Tres Pilares. Él era el niño de la profecía, empero la cumplió gracias a ellos.

Cae la noche en el fortín,
la luna brillán cual diamán.
Llega el fin del hombre ruin
con las huestes muer vivientes.
Los protegen dios durmientes,
son como un ciego guardián

    Mientras en la mesa de Narat, Phil hacía aparecer unas cartas para jugar una rápida partida, en la de Thur este brindaba una vez más con los que lo acompañaban en ella: Andrá, el sacerdote que salió de su monasterio para ver mundo, y Lonna, la hermosa Lonna, la incr…
    —¿Ya distrayéndote pensando en otras cosas? —preguntó Zilger con una sonrisita burlona—. ¿O no son precisamente cosas en las que piensas?
    —¡Cállate Zilg! —gruñó el pelirrojo, empero no pudo evitar reír junto al arquero.
    —¿Y tú, mi buen Toemm? ¿No te unirás a tus compañeros, o también estás distraído con otras cosas? —preguntó con el mismo tono jocoso al taciturno hombre que se encontraba tras ellos mirando los diferentes carteles de pregones.
    Aunque Zilger era habitualmente callado, en los ambientes distendidos era divertido y parlanchín; Toemm jamás lo era. Observando el aspecto distante de su compañero, al niño de la profecía le vino a la mente el momento en el que le conoció; entonces Toemm era uno de las Sombras que guardaba uno de los Pilares. Incluso dentro de ese grupo resultaba ser frío y distante, y seguramente por eso era el más asustador, aunque algo en su mirada hizo a Narat comprender que era alguien de fiar.

Bajo el mirar de los dioses
los Potrillos c

    El pelirrojo estaba observando al retraído guerrero y no se dio cuenta de que la música había parado de golpe. No fue hasta que una serie de gritos empezó a llenar el aire, acompaños del ruido que hizo el laúd al chocar contra el suelo, que Narat se giró a mirar la escena, y fue ese un error.
    Zilger y Thur estaban sujetando a un hombre, mientras Phil intentaba socorrer a Nirae, la cual tenía un cuchillo clavado en su garganta. Desesperada se arrancó el arma y esto solo hizo brotar una fuente de sangre que salpicó por todas partes.


Aeryn; señora de la envidia, la discordia y la venganza

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    Un zumbido empezó a llenar los oídos de Narat en cuanto vio la sangre correr por el cuerpo de Nirae empapando sus ropajes. Ella intentaba detener el flujo apretando su cuello; era un trabajo inútil. El atacante ya había sido detenido por Zilger, a la vez que Thur se enfrentaba a los compañeros de este, mientras el viejo Phil seguía intentando socorrer a la música; era un trabajo inútil.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    «¡Por qué?», preguntaba a gritos el norteño golpeando a los hombres, que si bien los superaban en número, estaba claro que no eran guerreros; «¡esa zorra no dejaba de cantar sobre vosotros como si fuerais héroes! ¡Sois monstruos! ¡Arrasáis por donde pasáis solo por llevaros la gloria!», respondía también a gritos el hombre que había sido atrapado por Zilger, mientras sus compañeros eran derrotados uno a uno por Thur.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    El diálogo le llegaba al pelirrojo como un murmullo lejano, como si ahora se encontrara en otro plano de la realidad. Intentó levantarse, intentó hablar, intentó ser; no logró nada. Era una estatua de carne que estaba viendo morir a una amiga.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    «¡Haz algo, viejo!» ordenó Toemm a Phil viendo a este incapaz de detener la hemorragia de la chica; «¡No soy sanador!» gritó a su vez desesperado el artificioso, las lágrimas caian por su rostro y Narat, que observaba la escena desde otro mundo, sabía que era por el sentimiento de inutilidad que sentía.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    «¡Pues que lo haga esa criatura de mierda que te acompaña!» bufó la antigua Sombra del Pilar mientras intentaba atrapar a Kinni. Sorprendentemente, estuvo a punto de lograrlo, empero el hada era más rápida; por este motivo, el hombre descargó su frustración con el anciano, golpeándolo.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    «¡Qué crees que haces?» preguntó Zilger que había dejado al asesino que sujetaba y que se había lanzado contra Toemm, «¡No te atrevas a volver a tocarle!» le dijo, «¿O sino qué?» recibió como respuesta.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    Fue ahí cuando ambos se levantaron y empezaron una riña. Todos se distrajeron por ello y el asesino aprovechó para armarse con una nueva hoja y lanzarse contra el viejo Phil. Narat pudo verlo empero fue incapaz de advertir a nadie, tan lejos que se hallaba.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    Para la suerte del anciano, no así su pequeño compañero quien convocó las luces de Anh directamente dirigidas sobre el rostro del atacante; eso le robaría la vista por siempre.
    Empero también serviría para que la pelea parara por un momento, o eso creía Narat, pues lo cierto es que ahora se encontraba cegado por esa luz y las chiribitas que llenaban su campo visual le impedían ver con claridad.

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    «¡Ahora sí puedes hacer cosas, eh!» gritó la voz de Toemm, «¡déjalo en paz!» respondió a su vez la voz de Phil, «¡esto es culpa tuya por no saber controlar esa criaturilla!» replicó Toemm, y tras ello ruidos, gritos de terror y la voz de Zilger que envió a Narat todavía más lejos: «¡No!».

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    Estaba cegado en estos momentos empero supo lo que había ocurrido, y la pérdida de su mentor, más aún por alguien a quien consideraba un amigo, fue demasiado. Quería moverse y cuando más lo intentaba más le costaba. ¿Siempre había sido un cobarde? «¿Siempre he sido un cobarde?».
    «¡Narat!», le gritó la voz lejana de Andrá. «¡Benditos los dioses, Narat, debes hacer algo!», esta vez la voz del sacerdote se encontraba extrañamente cercana, casi como si estuviera a su lado… A su lado, ahí es donde lo vio Narat, lo que significaba que la luz de Anh ya no le afectaba y que podía moverse.
    Las lágrimas volvieron a quitarle la visión un instante antes de secarlas y levantarse.
    Empuñó su espada y se dirigió a enfrentarse a su, nuevamente, enemigo; este estaba enfrentándose contra Zilger y Thur a la vez, lo que aunque pudiera parecer lo contrario, no era ningún mérito; Zilg era pésimo en el combate cuerpo y Thur, aunque fuerte, era muy lento, más para enfrentarse con una Sombra.
    El arquero intentó un golpe curvo que la Sombra esquivó con su paso característico hacia atrás y con un movimiento antinatural encajó un golpe en la mandíbula que mandó a Zilger al suelo; esto fue aprovechado por Thur para sujetar entre sus fuertes brazos a Toemm, empero este conocía como luchar sucio, guardaba muchas hojas en su vestimenta y sacó una de esta que clavó profundo en el muslo del hombretón, quien no pudo evitar llorar como un niño.
    Arrancada la hoja de la carne, un golpe en la nariz derribó al norteño, y el propio movimiento fue aprovechado por Toemm para lanzar el cuchillo que acababa de recuperar contra el rostro de Zilger mientras este intentaba levantarse.
Narat llegó ahí en el momento en que la hoja atravesaba el ojo del arquero y su cuerpo caía hacia atrás, esta vez para no volver a levantarse.
    La Sombra ya esperaba al niño de la profecía, la espada corta que empuñaba ahora chocó contra la espada del pelirrojo; un segundo golpe tuvo lugar cuando ambos intentaron tomar la guardia del otro, así como un tercero… Ambos conocían bien sus habilidades y sabían por dónde iba a atacar el contrincante, empero Narat olvidó por un momento que Toemm fue una Sombra del Pilar, y una vez como Sombra, una Sombra siempre serás.
    El traidor aprovechó el descuido y le arrojó el contenido de una jarra que pudo agarrar; le atacó cuando la bebida alcanzó el rostro del pelirrojo. Narat dio un paso a un lado, como si una fuerza superior le guiara y evitó un golpe mortal, aunque la hoja de su enemigo se clavó profundo en su hombro.
    Sin embargo eso fue más problema para Toemm que para él, puesto que tuvo que soltar la hoja cuando Narat dio un paso hacia atrás y para cuando quiso alcanzar otra arma oculta, su estomago ya había sido atravesado por la espada del pelirrojo.
    Con una herida abierta se apoyó en una mesa encarando a su antiguo compañero. Ambos respiraban con dificultad; ambos lloraban, por dolor, por tristeza, por rabia; ambos sabían que al menos uno moriría aquí.
    Es por ello que cuando Andrá se interpuso entre los dos implorando(«¡Narat, no era esto a lo que me refería, no debes matar si puedes evitarlo!» rogaba el sacerdote), sus súplicas no tuvieron efecto.
Visto en la obligación de actuar, intentó detener con su cuerpo a Narat, empero lo único que logró fue ser apartado de un manotazo que le hizo caer y chocar su cabeza contra una mesa.
    La muerte de Toemm fue rápida, con el corazón atravesado con un único golpe, cerrando así el Ciclo del Pilar. Fue ahí que Narat se dio cuenta de que Andrá había muerto por su mano, y fue ahí cuando toda la culpa cayó sobre él como una montaña, porque él había llevado a esto: él escogió celebrar en este lugar, aunque sabía que no todos en estas tierras apreciaban a los Potrillos; él quiso que Toemm se uniera a su grupo, aunque sabía que este seguiría unido a los Pilares hasta su muerte; él permitió que cada uno de sus amigos que yacían muertos dejaran de perseguir sus sueños para ayudarlo en su travesía; él lo permitió; él…
    Ella… Lonna lo observaba en silencio, había estado al lado de Nirae y Phil, y Narat ni se había dado cuenta. Quiso decirle que lo sentía, quiso acercarse a ella, empero al intentarlo esta levantó su arma. No quería luchar, ninguno de los dos quería, aunque Narat entendió las palabras que transmitían su gesto y su mirada: «No te acerques, no te mataré si estás lejos, aunque ya estás muerto para mí».
    Así que respirando con dificultad, el pelirrojo se dio la vuelta y empezó a alejarse tambaleando. La vista se le nublaba… La vista…
    Si tuviera fuerzas hubiera reído por lo divertido del asunto; un cadáver le iba a asesinar.
Una vez como Sombra, una Sombra siempre serás. Armas envenenadas, un último truco que Narat no vio venir.
Tampoco creía que importara, porque no iba a ver nada más, la vista se le oscurecía más y más, estaba cansado y quería dormir, así que cerró los ojos.


Wraakgodin; juez de los muertos

    Al abrir los ojos, ante Narat se alzaba el trono de electro del juez de los muertos; a cada lado, cinco puertas, entre él y su ocupante una puerta en el suelo; sobre el asiento, su madre le devolvía la mirada. Una mirada agonizante, la última que le devolvió tras el ataque que tuvo lugar hace una veintena de años.
    No había pues expresión en ese rostro más allá del terror de la pérdida; la pérdida de la vida, la pérdida de su hijo. Narat estuvo escondido hasta que los bandidos huyeron del lugar, permitiendo al niño salir de su escondrijo y acercarse a su madre.
    —Ven, mi niño —dijo su madre entonces.
    —Ven, mi niño —dijo su madre ahora.
    —¿Quién eres? ¿Quién osa tomar la forma de mi difunta madre? —inquirió Narat desapasionado.
    —Sabes quien soy. Conoces el camino que has recorrido.
    —El juez…
    —El juez —repitió su madre antes de cambiar su forma a la de la bella Nirae con la herida en la garganta que le provocó la muerte.
    —¿Dónde está ella? ¿Dónde están los demás?
    —Ella fue juzgada ya; su alma ha hallado el consuelo del descanso en los Campos de Olos. Philtropodis fue juzgado ya; su alma ha partido junto al espíritu de Kinni al Señorío de Anh. —La voz monótona con la que la imagen de Nirae recitaba el destino de los Potrillos de Fuego contrastaba con la musicalidad habitual de su tono. No parecía que la herida hubiera afectado a su capacidad del habla—. Zilger jamás será juzgado; su alma cayó al río Meen. Thur no ha sido juzgado; todavía se halla atravesando el gran zarzal de Upuara. Andrá no ha sido juzgado; todavía se halla atravesando la estepa de Recodos. Toemm fue juzgado ya; su alma va a purgar sus pecados en las Siete Montañas de Niobe.
    —¿Y Lonna? ¿Qué ha sido de Lonna?
    —En el tiempo que ha durado tu travesía, su alma no ha pasado el umbral todavía.
    —Sí, ¿mas qué fue de su vida tras lo ocurrido en la taberna? —preguntó Narat, aunque quiso decir matanza fue incapaz.
    —Un alma que no ha sido juzgada no tiene ningún derecho a demandar por el sino de los que aun respiran —respondió esta vez la propia Lonna con el mismo aspecto de la última vez que la miró, con la mirada de total repudio que fue peor que cualquier herida o veneno—. Si quieres descubrir qué fue de ella, deberás ser juzgado, y si tienes suerte podrás saberlo, sin embargo si tu alma ha pecado jamás lo descubrirás.
    —¿Tengo elección?
    —Puedes dar la vuelta, esta es la Sala de las Doce Puertas por un motivo; todos tienen elección. Darás media vuelta y te marcharás para vagar por las Tierras Altas, junto al resto de almas demasiado temerosas de su pasado como para ser juzgados.
    —No —dijo tajante el chico—. No voy a dar la vuelta si no es para salir de aquí y encontrarla.
    —Eso es genial. Lo cierto es que eres un muchacho interesante —contestó Lonna sonriendo, y eso le dio una punzada de dolor puesto que fue la misma sonrisa y las mismas palabras que le dijo ella cuando se conocieron—. Acércate.
Entre ellos surgió de la nada una balanza de hierro y bronce, suspendida en el aire; desafiante, imponente.
    Narat dio un paso, y en la eternidad que duró pensó en los nueve días que tuvo que subir sin parar las escaleras para alcanzar el Gran Tribunal; otro paso más, donde pensó en su carne siendo rasgada por los espinos de las zarzas; otro paso más y su memoria le llevó a los páramos neblinosos donde espíritus demoníacos acechaban esperando devorar las almas que intentaban llegar a ser juzgadas; otro paso más y cada vez su mente iba más lejos, esta vez a las heladas estepas donde caía una copiosa nevada que le impedía ver y dificultaba su movimiento; otro más y estaba en las salvajes tierras de fuego donde debía caminar sobre brasas y llamas; otro… Se había distraído tanto recordando el camino que le llevó ante el trono del Juez que no se dio cuenta de que se hallaba ya ante la balanza.
    La deidad que tomara forma de Lonna usó su poder para abrirle la boca a la fuerza, tras lo cual, arrancó un humo negró que depositó en la báscula de hierro.
    —Esos son tus pecados. Sube pues a la báscula de bronce y comprueba si pensan más que el resto de tu existencia.
Narat tragó saliva y miró a sus pecados. Un eco lejano le traía murmullos de cosas que no podía recordar, empero también de cosas que conocía bien; tantas cosas… Tanto mal… ¿El resto de su vida habría tenido más valor?
    —Es tu última oportunidad para dar la vuelta y escapar.
    —No es eso… Es que… —Narat sabía que no era Lonna quien estaba ante él, empero quizá no volvería a tener una oportunidad semejante si acababa en el más oscuro rincón de la tierra de los muertos—. ¡Te amo y siento con toda mi alma todo el daño que te he hecho a ti y a los demás, no podía desaparecer sin decírtelo!
    Se sentía un poco tonto por declararse ante un reflejo de su amada que había tomado un dios, empero era una carga que ya no le oprimía, así se sintió con fuerzas para subirse a la balanza y dejar que el destino fluyera, aunque le hubiera gustado saber qué pensaba ella.
    —Lo sabe. Siempre lo supo —respondió la Lonna sentada en el trono, mientras la balanza empezaba a inclinarse mucho más para uno de los lados.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
El concepto del relato me gusta, hay imaginación puesta en esta historia. La escena de la muerte de Nirae genera impacto en el lector y también me gustó el final, con toda esa idea de la escalera y la balanza. Sin embargo, siento que todo eso se ve opacado por la forma en la que está escrito. Hay oraciones que están mal estructuradas, comas que no están bien colocadas o directamente no existen, hay repetición de ideas y hay partes en donde los errores relucen a primera vista (considero que, con un repaso más, se hubieran podido evitar)

"Cae la noche en el fortín,
la luna brillán (brilla) cual diamán (diamente).
Llega el fin del hombre ruin
con las huestes muer (¿muertos vivientes?) vivientes.
Los protegen dios durmientes (¿el dios durmiente? ¿los dioses durmientes?),
son como un ciego guardián"

"Bajo el mirar de los dioses
los Potrillos c" (aquí no sé si este corte abrupto está hecho a propósito o si es simplemente un error)

"y seguramente por eso era el más asustador." (Creería que la palabra asustador no existe, podrías usar temerario en su lugar)

Como decía, hay oraciones que podrían estar mejor construidas o que buscan revelar demasiada información de golpe. Resalto algunas:

"Narat empuñó la espada cargada de la esperanza de todos sus compañeros y con ello logró asestar el golpe que derrumbó al duque entre su ejército, criaturas que ávidas de sangre le devoraron." (Supongo que querías dar a entender que su ejército estaba compuesto por criaturas, pero es confuso como está escrito)

"Aun así era el mago del grupo, esto era gracias a su compañero." (¿era mago gracias a sus compañeros? No logro comprender esta oración)

"Tampoco es que en la taberna pudieran quejarse, ellos mismos fingían tener el cráneo de un dragón en la pared, y Narat conocía al artesano que lo fabricó" (¿De qué no podían quejarse? ¿Del cráneo? ¿El cráneo es real o fingen que es real? También es confuso)

"los Potrillos de Fuego rescataron a ese anciano hace un par de años cuando estaba siendo usado para diseñar unos emblemas para crear un portal hacia un mundo distante lleno de poderosa magia." (un ejemplo de mucha información revelada toda junta en una sola oración, es importante racionarla)

"El atacante ya había sido detenido por Zilger, a la vez que Thur se enfrentaba a los compañeros de este, mientras el viejo Phil seguía intentando socorrer a la música" (otro ejemplo)

"Por supuesto, los Potrillos derrotaron a esos villanos y salvaron al anciano." (ya nos habías comentado lo del rescate, se repite la idea)

"—¡Somos fuego, puro fuego! —gritó Zilger. Habitualmente el arquero era silencioso, empero cuando su cuerpo se llenaba de alcohol su lengua se soltaba—"

"Aunque Zilger era habitualmente callado, en los ambientes distendidos era divertido y parlanchín;" (repetición)

Esas son algunas, aunque existen más.

Estas cuestiones hicieron que me mareara bastante con la escena de la pelea, al igual que no me quedó claro del todo como funciona eso de los "pilares" y las "Sombras".

Por último, me gustaría comentar sobre el uso de los "empero". Debido a que yo no suelos usarlos en mis escritos, no puedo decirte si están bien o mal utilizados. Lo que sí puedo decir es que me chirriaron bastante, ya que aparecen cada dos por tres.

En resumen, creo que hay materia prima para una historia interesante, aunque, en mi opinión, le falta una lavada de cara profunda en el aspecto técnico.

¡Saludos!
Que locura que la locura deje de ser locura cuando se convierte en realidad
Responder
#3
Repites muchísimas veces "empero", existen otras salidas como "sin embargo", "no obstante", etc, que quedarían mucho mejor. En la parte de los versos también hay errores muy raros, no sé si es para mejorar la métrica del poema o qué, pero produce un efecto muy extraño. 
La parte de la pelea se me hizo un poco confusa, aunque quizás sea mi problema. Su final, no obstante, está bien pensado, y en general la historia es interesante. 
Aunque las frases en negrita, en mi opinión, no aportan nada y por tanto sobrarían.
Adelante, pues. El destino nos aguarda
 @elcentineladelaesperanza
Responder
#4
Aspectos técnicos: Probablemente lo más destacable en cuanto a fallos es la repetición excesiva de empero, no por el hecho de que se pueda usar en su lugar sin embargo, no obstante o mas... Es porque de hecho llegas a usar sin embargo y mas. Y hablando de mas... repites también en exceso más.

En cuanto a puntuación, lo primero es que hay frases muy largas, sobre todo en la primera parte (¿cumple eso lo de que ese capítulo esté dedicado al dios de los excesos? Aunque también pasa en las otras partes) y a veces se hacen confusas.

Y aunque no voy a meterme con la canción porque no soy de poemas (y supongo que lo que parecen errores son por cuestiones de métrica), hay algo que no puedo dejar de señalar: faltan puntos; la primera estrofa tiene punto final, la última se corta abruptamente por lo de la trama, vale, pero es que la segunda y la tercera no tienen punto, pero tampoco nada que en la trama apoye esa falta de puntuación.

Historia y mundo: El mundo plantea conceptos interesantes como los Pilares, pero que quedan ofuscados, ya no por lo de que la historia gire en la tragedia de la taberna, sino porque donde más gira el relato es sobre el duque malvado (Narat empieza recordando eso, la canción se entiende que es de eso...), y un concepto que acaba siendo tan importante como el de las Sombras se saca a relucir demasiado avanzada en la narración.

En cuanto a la historia, está llena de clichés y no puedo estar seguro de hasta que punto está buscando, porque básicamente incluyes el poder de la amistad y no acaba quedando claro si busca satirizar o tomarlo en serio. El hecho de que el viejo mago que hace de mentor del protagonista no sea realmente un mago hace pensar que tal vez buscabas dar una vuelta de tuerca, aunque parece que no has sabido plasmarlo bien.

Por otro lado, del transcurso de la trama, aunque es interesante que el conflicto no sea por uno de esos villanos poderosos a los que dicen haberse enfrentado sino a un don nadie que pasaba por ahí, la introducción es demasiado abrupta, y no por el valor de la sorpresa, sino porque en un primer momento, parece que solo ellos se hallan en la taberna (y visto el infodumping que llega a haber en esa primera parte, no te hubiera costado describir otros parroquianos que estuvieran bebiendo).

Personajes: El más destacable, por razones evidentes, es el protagonista, y aun así no está tan bien descrito... Sabemos como se siente pero simples retazos.

De los demás, probablemente el más destacable es Phil por lo mencionado, de ser un mago sin ser un mago... Es un concepto interesante, aunque tendríamos que haber visto algo más de su relación con el hada antes de que acabara muerto.

Los otros, pues cumplen su papel (el amigo divertido, el bárbaro fortachón, el sacerdote que rechaza la violencia, el interés amoroso...), el único a destacar de aquí es Toemm y aun con esas casi no hay mucho de lo que decir... No sabemos porque decide matar a sus compañeros (más allá de la influencia de la diosa de la discordia), ¿es por la muerte de Nirae? De ser así tal vez que cuando Narat estuviera mirándole, él la mirara a ella y, a través de su mirada, viéramos el terror de verla siendo atacada...

Mención especial para la deidad, que sin mostrar una personalidad como tal, tiene una manera de actuar curiosa, no siendo un dios amoroso, pero tampoco uno vengativo, simplemente es neutral, con una serie de normas y que incluso permite a los muertos evitar ser juzgados (y por tanto castigados si se diera el caso).

La temática: Bueno, se cumple bien la temática, aprovechando todos los personajes que vemos (incluso los de la segunda mesa, que en el resto de relatos han estado de fondo, si es que llegan a aparecer), pero como en otros relatos que he comentado, se toma esa imagen muy al pie de la letra y evita describir otras personas en el lugar (lo que ayudaría con lo comentado en el apartado de historia).

Lo mejor: El final.

Lo peor: Los aspectos técnicos

Destacados: El planteamiento del juicio, tomando como base el juicio egipcio de la balanza pero dándole un giro para no ser una copia tal cual, y evidentemente el camino que se debe recorrer para llegar ahí.

Sugerencias: Una reescritura considerando lo comentado en el apartado de aspectos técnicos y procurando, si es posible, diferenciar más las tres partes del relato.
Responder
#5
Ahí va mi humilde análisis:

Gramatica: A ver, falta algún signo de puntuación, también he encontrado erratas como: "con las huestes muer vivientes"  "los Potrillos c" que igual son cosas que has puesto para la rima o métrica, pero a mis ojos parecían errores.

Apartado especial para el uso de "emperos". Que sí, que es correcto. Pero es un arcaísmo... y a mi personalmente no hizo sino sacarme de la lectura una y otra vez. 

Narración y diálogos: Pues... la narración siento decirte que no se me ha hecho fluida, frases demasiado largas y elección de vocabulario cuestionable. Bastante mejor en los diálogos, que permitían ganar fluidez, cosa que como lector agradezco.

Historia: A mi personalmente no me ha atrapado. Ha estado interesante la matanza en la taberna, por inesperada... y porque no sé los demás, pero yo esperaba que de algún modo se revirtiera la situación y volvieran a la vida o al menos él sobreviviera. En ese sentido te felicito porque como lector no me has dado lo que estaba esperando y a los lectores nos gusta que nos lleven por caminos inesperados... Luego el juicio de los dioses me recordó demasiado al de Maat del antiguo Egipto. También me pareció interesante el concepto que gira al rededor de los potrillos y que creo que esta un poco desaprovechado puesto que a mi al menos me estaba gustando y esperaba que se explorara más sobre la historia del grupo... pero claro, ya dije que no me esperaba la matanza. 

Temática: Cumple bastante bien. No es el texto que he visto mejor centrado en la temática, pero sí toca adecuadamente la imagen propuesta e incluso se nombra de refilón otros aspectos secundarios de la escena.   

Personajes: Narat me ha parecido que estaba bien construido, en todo momento sabemos como se siente, lo que piensa respecto a los acontecimientos que se suceden, e incluso como lamenta "lo no dicho en vida" a la mujer que amaba. El resto, como secundarios, pues evidentemente pierden, pero tampoco veo necesario que se repase en ese sentido la historia. Tal vez si se quiere sobredimensionar a Narat, se le podrían dar mas lineas de dialogo o aumentar sus pensamientos. Aun así ya digo que esta bien tal como esta. De los dioses poco puedo decir, solo hay retazos de ellos, no lo suficiente como para que los tenga en consideración como personajes completos. 
 
-------------------------------------------------------------------

Colofón: La historia pretende ser original, cruda y oscura por momentos. Si bien, alcanza eses objetivos, lo hace mediante una narración demasiado densa y con una aparición de las deidades que a mi se me sintió demasiado enrevesada. Tal vez lo mejor de este texto es ver como conduce irremediablemente hacia un drama que como buenos esperanzados lectores que somos, no sabemos esperar. Lo peor, la ausencia de una intriga, un motor de la trama, más allá de estos acontecimientos desencadenados que conducen al juicio divino. 
Por tanto ha sido un relato que me deja un sabor agridulce, pero que tratare de valorar como se merece, puesto que veo que ha habido un trabajo serio detrás.
Atrás solo quedan los errores, adelante en cambio hay... errores nuevos, pero imprevisibles y diversos. Disfrutaré y lamentaré cada uno de ellos a su debido tiempo.
Responder
#6
Me pareció una buena idea, una pelea de taberna que se lleva a los heroes por delante y un momento onirico celestial, EMPERO no me gustó tanto la ejecución.

La última parte me pareció sublime. Por destacar diria que se ve un mundo muy rico y bien construido en el transfondo de este relato, se siente consistente. Pero la narración (ademas de tener un buen numero de errores tipograficos y de estilo) en toda la parte de la taberna resulta confusa. No estaría de más reforzar los nombres de los personajes con algun adjetivo que los distinga a lo largo del texto, así se hace más facil recordar que el mago era tal y el guerrero cual. No digo que sea tan evidente como "el mago X" pero si algo que ayude a no dudar sobre quien se está hablando más alla de su nombre (Que al haber tantos en un espacio tan reducido se me hizo algo lioso en ciertos momentos)

Me resultó desafortunado el formato de zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz para indicar los parpadeos o elipsis de un personaje que está semiconsciente. Me parecia todo el rato que estab lanzando unos ronquidos enormes en mitad de esa trifulca.

En fin, por hacer resumen, me encantó el final pero creo que la pelea en la taberna podría estar mejor llevada, no me gustaron las extrañas elipsis ni todo el desconcierto que genera esa escena al no enterarte muy bien de que está pasando (algo lógico con un personaje semiconsciente pero que a mi como lector no me ha convencido).

ah! y los emperos constantes me sacaron de la narración muchas veces :/

¡Buen trabajo! Suerte con el reto.
Responder
#7
Bueno, aunque repetiste mucho la palabra "empero" tengo que admitir que no la conocía. Y pues con tu lectura nunca la voy a olvidar.
En la primera parte de la lectura sentí que introdujiste muchos personajes en pocas líneas. Llegué a un momento que no sabía cual era cual y tuve que releer varias veces para saber de quien estabas hablando. El concepto de dioses siempre me ha fascinado en cualquier tipo de lectura.

Aunque al principio trataba de asimilar los personajes que estaba conociendo me gustó bastante el giro que le diste y como retrataste un grupo de personas que estaban tan tranquilas cantando sus propias canciones y que de un momento a otro se cree una discordia. Terminen de estar en una taberna a estar muertos hablando con una diosa.

Quedé algo confundido con algo que escribiste. Me quedó claro que el tema central de la historia son los dioses, pero en esta parte: “Era cierto que habían llevado la paz allí hacia donde fueron; derrotando reyes malévolos, magos oscuros e incluso hijos de dioses” dices que derrotaron hijos de dioses. ¿Los hijos de los dioses eran son muy comunes en este mundo?, ¿Había dioses buenos y malos?, ¿Los dioses y sus hijos podían entrometerse en asuntos mortales?

La historia me gustó bastante, reitero que siempre que algo tenga que ver con dioses y más dioses creados por el escritor me fascina bastante. ¡Saludos!
Responder
#8
Lo malo: hay palabras o expresiones que chirrian, como cuando describes a Toemm como el "mas asustador" y parece que se dedique a gastar bromas, cuando en realidad pretendias mostrarlo como "intimidante".

En otras ocasiones, directamente parece que te hayas querdio tirar el pisto, como por ejemplo con "el trono de electro" Rolleyes No solamente era innecesario, sino que desde hace ya unas cuantas decadas, usar la palabra "electro" en algo que nada tiene que ver con la electricidad solo va a servir para confundir al lector.

Como dice Miles, en general la eleccion de vocabulario es cuestionable.

Lo bueno: la historia. Es original, y tiene toques interesantes a la hora de narrarlo, como la forma de mostrar el estado de shock del protagonista. El personaje principal esta bastante bien desarrollado, y los demas suelen tener algun distintivo interesante, como el mago no-mago (al que llamas "artificioso" cuando podrias haber usado "ilusionista", otra a sumar en eso del vocabulario cuestionable Tongue ).

El reto: se puede apreciar la imagen Smile
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#9
(08/04/2021 09:36 AM)Cabromagno escribió: Lo malo: hay palabras o expresiones que chirrian, como cuando describes a Toemm como el "mas asustador" y parece que se dedique a gastar bromas, cuando en realidad pretendias mostrarlo como "intimidante".

En otras ocasiones, directamente parece que te hayas querdio tirar el pisto, como por ejemplo con "el trono de electro" Rolleyes No solamente era innecesario, sino que desde hace ya unas cuantas decadas, usar la palabra "electro" en algo que nada tiene que ver con la electricidad solo va a servir para confundir al lector.

Como dice Miles, en general la eleccion de vocabulario es cuestionable.

Lo bueno: la historia. Es original, y tiene toques interesantes a la hora de narrarlo, como la forma de mostrar el estado de shock del protagonista. El personaje principal esta bastante bien desarrollado, y los demas suelen tener algun distintivo interesante, como el mago no-mago (al que llamas "artificioso" cuando podrias haber usado "ilusionista", otra a sumar en eso del vocabulario cuestionable Tongue ).

El reto: se puede apreciar la imagen Smile

Cabro, te contesto solo a ti porque eres el único que se ha atrevido a mencionar lo de electro...

Pero antes: con respecto a la repetición de empero, es algo que dejé adrede para al menos tener algo que sabía que estaba mal y así poder comentar algo en el apartado técnico (cualquier otra errata es muy probable que se me acabara pasando igualmente aunque releyera, así que necesitaba algo mal y conocido para disimular la autoría), y del tema de los versos... Evidentemente las erratas eran a propósito por una cuestión de métrica... Rolleyes

Cabrita, volviendo a ti, tal vez desde hace unas cuantas décadas no se usa la palabra electro para algo que nada tiene que ver con la electricidad, pero es que desde hace unos cuantos siglos electro es la aleación de oro y plata... ¿Qué culpa tengo yo que la etimología de las dos venga de ámbar?

Y con respecto a lo de ilusionista y artificioso:

La definición de ilusionismo en la RAE es:

1. m. Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales.

Mientras que las definiciones de artificioso son:

1. adj. Poco espontáneo, sin naturalidad. La representación es solemne y artificiosa.
2. adj. Falso, ficticio, artificial. El artificioso tinglado se vino abajo con estrépito.
3. adj. Elaborado con artificio, arte y habilidad. Artificiosos mosaicos.

Aunque el ilusionismo contaría como el arte que ejerce uno de estos artificiosos al parecer ser magia; el concepto es que pretende fingirlo y no simplemente aparentarlo. Que evidentemente en un relato corto que ni siquiera gira en esto como tema central poco se puede explayar...

Gracias por los comentarios y los votos.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)