Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 3 voto(s) - 3.33 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía] La encontré para los dos
#1
Hola compañeros Big Grin

Escribo por primera vez en este foro (aunque ya empecé en Fantasiepica jeje). Espero ir conociéndoos y disfrutar participando y aportando cosas en este foro.

Para empezar, os dejo una historia que escribí hace poco, a ver que os parece ^^




LA ENCONTRÉ PARA LOS DOS


Sam no estaba seguro de si era una señal maravillosa o el presagio de un desastre, pero sí sabía que algo estaba pasando. Salió de la casa, y se aproximó despacio a la barandilla del porche, observando hipnotizado la inmensa negrura del bosque que se abría ante sus ojos. Se agarró angustiado a la madera astillada, mientras notaba el sudor frío en sus manos. La música sonaba desde algún punto del vacío oscuro que lo rodeaba. Notaba cómo iba penetrando en su interior, despertando sensaciones de miedo, excitación, pánico… Era un melodía triste, nostálgica, de esas que al escucharla te hacen saltar las lágrimas contenidas. La música cesó, y un rayo de luz se proyectó hacia la casa, cegando a Sam. La luz comenzó a parpadear entre los árboles. Parecía tratarse de una linterna, y pensó que lo estaban llamando. “Y si es ella…”, se dijo. Temblando, bajó las escaleras, y se adentró poco a poco en las lindes del bosque de pinos.

En aquel mundo de oscuridad y sombras, solo existía la realidad confusa de aquella linterna parpadeante, y el aliento frío de Sam que se elevaba en el aire. Al poco llegó a un claro del bosque, y entonces la vio, tan solo un instante, entrecortada y difusa. La linterna se apagó, y ya solo pudo percibir sombras que se movían, iluminadas por la luna creciente. Pero Sam recordaba el color de sus ojos, y cuándo ella le habló, vislumbró en su mente el lento pestañear de aquellas esmeraldas.

—Has venido a mí, Sam…por fin. Has vuelto…

—Nunca me fui, estuve siempre esperándote-Sam sintió que rompía a llorar, y notó el sabor salado de sus lágrimas-. Fui un tonto, un imbécil que esperó y esperó, mientras los días iban pasando, eternos y muertos. Me condenaste a una vida sin vida, a una muerte sin muerte —cayó de rodillas sobre el fango, pero no le importó. Solo sentía el corazón comprimiéndose, latiendo, queriendo escapar de su cuerpo—. Vete, ahora… —notó sus pasos acercándose a él—. ¡Ahora…!

Ella siguió aproximándose en la penumbra, despacio, sintiendo el crujir de las hojas bajo sus pies desnudos. Cuando llegó junto a Sam, se arrodilló a su lado. Tomó sus manos, frías y agarrotadas, y se las llevó a su mejilla.

—Sam, no te abandoné. Te pedí que me siguieras…era lo que más deseaba en el mundo. Mi sueño era ir contigo, de la mano, a descubrir la puerta. Sabía que existía, que tenía que estar en alguna parte —acarició el rostro de Sam, que sollozaba con el llanto contenido—La he encontrado, Sam… ha costado demasiado, tal vez todo… pero la he encontrado.

Ella se incorporó, tirando de Sam. Y lo abrazó. Sintió el movimiento acelerado de aquel corazón destrozado sobre su pecho, y el suyo también comenzó a latir con fuerza. Los dos, convertidos ahora en un solo ser, lloraban, porque habían estado separados demasiado tiempo, siendo lo que no eran, mientras la luna ciega y silenciosa observaba en la distancia.

—Déjame mostrártela, Sam —le susurró al oído—. Déjame enseñarte la puerta que he encontrado para los dos…
Agarró su mano, y lo guio por el claro hasta llegar a un lecho de hojas que había amontonado cerca de un gran árbol. Se tumbaron, sin romper el abrazo de sus manos.

—Observa el árbol que hay ante ti. Poco a poco, ve disipando las sombras de la noche que le han robado el color, e imagínatelo, siéntelo, verde y vivo. Cada tramo de su tronco, áspero y rugoso… cada hoja, bañada por el rocío, danzando con el viento de la mañana— mientras le hablaba, acariciaba con los dedos sus manos temblorosas-. Ahora cierra los ojos, y visualiza en tu mente, en tu mundo, que resigues con la mirada el cielo que se extiende más allá del árbol… ¿Qué ves?

—Veo un cielo azul, iluminado por el sol, sin nubes.

—Ve más allá, Sam, confía en mí…ordénale al sol que te deje ver la verdad, que no esconda lo que existe tras su luz —Sam se lo ordenó al sol, que iluminaba su mundo. Y éste obedeció. La luz se apagó, y ante él se proyectaron las estrellas de la noche—. Abre los ojos…

Los abrió, y vio que se encontraba ante el gran árbol, ante el mismo cielo estrellado que había visto cuando cerró los ojos al mundo, y los abrió hacía su interior.

—Ordénales, Sam, ahora que sabes que aquel cielo es también el tuyo, pídele a las estrellas que te muestren lo que hay más allá, que te abran la puerta…

Sam no sabía cómo pedir aquello. Todo era muy confuso, tal vez absurdo. “¿Qué tontería era aquella?”, pensó por un instante, “¿ese era el secreto, la puerta por la que hemos estado separados tanto tiempo?”. Y entonces sintió unas voces extrañas junto a él. No llegaban a ser ni un susurro, tal vez un eco. Se levantó del lecho de hojas, y sin saber el porqué, se encontraba trepando el gran árbol. Antes de llegar a la copa, Sam miró hacia ella. Permanecía tumbada, quieta, observándolo. No pudo percibir la expresión de su rostro, pero llegó a su mente aquel brillo esmeralda, y notó que su perfume de rosas se elevaba en el aire.

—Sam…Sam… —unas voces lo llamaban desde la inmensidad. Ahora podía percibirlas con claridad.

En lo más alto del gran árbol, alzó los brazos. Cerró los ojos, y apretando las manos, pidió a las estrellas que le enseñaran el secreto, que le abrieran la puerta de su mundo. Todo comenzó a moverse bajo sus pies, y se sintió proyectado hacia arriba. El gran árbol creció y creció, y Sam pensó que llegarían más allá del límite de la misma Tierra. Fue levantando los párpados, asustado, poco a poco. Se encontró solo, más solo que nunca. Miró a su alrededor, intentando saber dónde se encontraba, para descubrir que no se encontraba en ningún sitio, rodeado de oscuridad, de un vacío sin luz, sin estrellas. Gritó, y su voz no llegó a ninguna parte. Acobardado, se agazapó temblando sobre la copa del árbol.

—Sam…Sam…

Una silueta de luz comenzó a dibujarse en el horizonte vacío. Poco a poco, se materializó una gran puerta de cristal. Tras su superficie trasparente, Sam pudo ver todo un universo de estrellas, galaxias, mundos. Y entonces tuvo miedo, demasiado miedo ante aquella inmensidad.
Entonces Sam se armó del poco valor que le quedaba, y avanzó, abandonando la seguridad del árbol. Descubrió que su cuerpo podía gravitar sobre aquel vacío, y un paso tras otro, se fue aproximando a la puerta de cristal, hasta que estuvo frente a ella. Tocó con sus dedos su superficie, fría y frágil, que lo separaba de aquella realidad que palpitaba más allá. De repente, todo aquel universo comenzó a moverse, cada vez más rápido, frenético. Soles, planetas, nebulosas se iban acercando y alejando ante su mirada atónita.

—Sam…

Se giró, y la vio a su lado. Sintió su aliento cálido en la oreja, y su corazón se serenó. Vio que sostenía una espada en cada mano. Sonreía.

—Cógela Sam… —le tendió una de las espadas—. Abre la puerta, y deja que todo el universo llegue a ti—Sam agarró la gran empuñadura con sus dos manos, y la alzó contra la puerta de cristal—. La encontré para los dos, la puerta hacia el Otro Mundo. Pero tampoco olvidé las llaves…—alzó su espada también. Antes de arremeter contra la puerta, Sam observó durante un instante su rostro, sus ojos esmeraldas. Y escuchó, en su mente, su propia voz, desesperada y atormentada… “yo me conformaba con el mundo que era su abrazo, su sonrisa, su perfume. Habría dado todo los universos por no haberme separado de ella durante todos estos años, por despertarme cada mañana en su regazo…”, y ella, mirando también su rostro, lo escuchó en el vacío, reverberando como un eco en su alma. Y una lágrima salió de sus ojos verdes, y cayó en la oscuridad.

Los dos blandieron sus espadas contra la puerta. Millones de fragmentos de cristal salieron disparados a la oscura inmensidad que los sostenía, a ellos, a dos almas atormentadas por el deseo y la vida. Y todo se confundió, todo excepto el tacto de sus dos manos apretadas y sudorosas, que resistieron el impacto de todos los mundos del universo viniendo hacia ellos, traspasando la puerta quebrada. La realidad se apagó, y cada uno, en su oscuridad, vio el rostro del otro, sonriendo bajo luces palpitantes.




—Sam, despierta…la hemos atravesado. Lo hemos conseguido, amor, despierta…

Estaban sobre el lecho de hojas, en el claro. Pero ya la noche había pasado, y la mañana, una mañana que nunca se había despertado hasta ahora, lucía brillante en el rocío de las hojas. Los dos se abrazaron. Sam, entonces, recordó todo. Respiró sosegado, a pleno pulmón, el nuevo aire del mundo. Y supo que ya nada volvería a ser como antes. Ahora ellos, que habían alzado sus espadas, que habían luchado por romper sus cadenas, eran los dueños de su mundo. Suspiró, y un sentimiento de tristeza lo embargó, porque el mundo irreal seguiría su camino sin ellos, danzando cruel junto a los guerreros durmientes que no atravesaban la lejana puerta de las estrellas…
“El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro” (Novalis)
Responder
#2
Buenas, Rishmara,

primero, bienvenida de nuevo, rescatada de fantasiaepica Smile

El relato me ha gustado, se lleva con fluidez y amenidad, y los sentimientos se describen con claridad. La moraleja que he sacado es a la vez sencilla y profunda, aunque me da que se pueden sacar muchas más. Para criticar un poco, he notado tal vez cierta densidad de adjetivos, pero eso va con el estilo.

En cuanto al sentido de la historia, me ha gustado particularmente esa imagen según la cual la luz falsa y demasiado intensa ciega el ser y le impide ver la realidad, al igual que quien mira demasiado tiempo la luz de una fogata, aparta los ojos y no ve nada en la oscuridad (o que un sol oculte unas estrellas, como sucede en tu relato). La verdad que se podrían sacar muchísimas imágenes!

La metáfora del árbol no sé si la he acabado de entender: supongo que es la fuerza interior de cada uno. Lo raro es que esté estropeado por las sombras de la noche y no abrasado por el sol, jeje (en caso de que se tomase la metáfora que utilizas luego). En cualquier caso, es una bonita fusión de la naturaleza con la esencia del individuo.

Por otro lado, el final, que según he entendido narra la liberación de Sam de todas las cadenas absurdas, me ha parecido interesante en su conjunto: la puerta y sus cristales hechos triza, y sobre todo la mención del «su mundo», ya que demuestra que hay tantas puertas de estrellas como personas y una infinidad de verdades (aunque permanezcan ocultas). La imagen de los guerreros durmientes también me gustó, lo que no entendí es por qué el protagonista se siente triste: al fin y al cabo, ya que ambos han conseguido liberarse, debería estar contento y pensar que por el momento al menos dos seres han atravesado la puerta de las estrellas. Bueno, la que acompaña a Sam no sé si realmente es un ser o la conciencia de Sam, ya que no la nombras; a lo mejor me equivoco.

Ah, ahondando ya en el tema del final, si uno quiere trasladar el pensamiento de este relato de fantasía a la realidad, creo que aun siguiendo un camino liberado de cadenas, no dejará este de cruzarse con los caminos de los guerreros durmientes de ese mundo “irreal” Wink No sé si se me entiende.

En fin, francamente, me pregunto si no he interpretado el relato como me daba la gana, jeje. A lo mejor el hecho de que esté leyendo a Kropotkine últimamente me hace pensar mucho en cómo están construidas las sociedades de hoy y me voy por las ramas! Tongue

Pero bueno, viendo que tienes a Novalis como firma, me he permitido filosofar un poco aunque lo haga con los pies, jeje. Espero que no haya derivado mucho y perdón por este tostón XD Buen relato!

Un saludo!
Responder
#3
En primer lugar ya había visto tu relato pero no lo pude leer por tiempo.

Al principio creía que era una clásica historia de amor por el titulo pero al terminar de leer ya no estoy muy seguro. Pero en si es muy bonita, casi abstracto, como una pintura en la que uno puede dar su libre interpretacion. También me pareció en algunas oraciones se querían ir a lo poético o quizás es mi imaginación.

Debo confesar que tenia dudas si leer tu historia pues no me gustan los temas de amor pero al final me agrado bastante.

Ten 4 estrellitas.
]

Responder
#4
Hola Rishmara,

Bienvenida desde Fantasía Épica, por aquí somos unos cuantos.

Sobre tu relato, decirte que me ha sorprendido, no me esperaba para nada algo de ese tipo. Después de pensar un momento cómo definirlo, la palabra que me ha venido a la mente es "bonito". La verdad es que no soy muy poético, pero me ha gustado: es sencillo, un poco mágico y un poco como un sueño. Y además bien escrito!

Enhorabuena, nos vemos!
Responder
#5
Hola kaoseto,
gracias por comentar mi historia! Con un poco de retraso (tal vez demasiado), agradezco mucho las recomendaciones jeje y sí, es verdad que me pasé con los adjetivos  Big Grin

En cuanto a los significados y metáforas de la historia…a ver si me acuerdo bien de todo jeje (que ya hace un año, sobre lo que también quisiera pedirte disculpas…).
Mmm si tuviera que explicar la historia, más bien lo sintetizaría grosso modo como la historia de dos amantes que encuentran la forma de llegar a ese Otro Mundo que cada uno tiene en su interior. Ella descubrió la manera de entrar, la puerta, pero necesitaba, o más bien quería, atravesarla junto a su compañero. Por caminos diferentes, cada uno llegó al mismo sitio, ante la puerta. Esgrimiendo la espada (la “llave”), que simbolizaría el valor, pudieron romper sus ataduras con el mundo del que venían, para entrar a aquel que se extiende más allá de la realidad que conocían, el verdadero: su interior.
Y al final, los dos despertaron, y aunque cada uno había despertado en su propia realidad, seguían viviendo en el mundo que conocían y del cual provenían. Mientras sus sentidos estaban viviendo en ese mundo iluminado por una "luz falsa y demasiado intensa" que comentabas, ellos podían sentirse y actuar a través de su mundo interior. Pero los que no han llegado todavía a ese mundo, los “guerreros durmientes”, piensan y sienten solo lo que la realidad exterior les ofrece, mientras están ciegos a lo que hay dentro de ellos.

En cuanto al árbol, este sería la escalera que permite ascender hasta la puerta; es la semilla que germina y crece en el interior de la tierra, y llega a ser tan alto como las leyes del mundo le permite. Pero, en el Otro Mundo, ¿quién dice cuan alto puede crecer? Es la tierra la que brinda la escalera a sus hijos para que éstos asciendan desde su reino al mundo al que pertenecen realmente (esta sería más o menos la idea…puede que me haya ido por las ramas… Tongue ).

Saludos! Y hasta la próxima  Wink
“El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro” (Novalis)
Responder
#6
Aljamar y W.A.K.O.N, muchas gracias por leer y comentar mi historia!
(y perdonad mi "monumental" retraso Confused)

Saludos y hasta la próxima!
“El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro” (Novalis)
Responder
#7
Jajaja!

Bueno, no pasa nada por el retraso, aunque la verdad, he tenido que releer la historia para acordarme!

Un saludo, nos leemos!
Responder
#8
Leí esto el otro día y no comenté nada porque no sabía que poner, pero creo que es una lástima que ahora que pasas por aquí con asiduidad no comente nada, así que haré un esfuerzo (el poema y el microrrelato no te los comento porque son géneros literarios que me cuesta apreciar).

Es un texto muy bien escrito y redactado. Es muy abstracto y tiene elementos muy abstractos pero que resultan atractivos por alguna razón, como una puerta a otros mundos y la mezcla de mundo del sueño y de la vigilia. Son tópicos que creo que suelen atraer al público. Sin embargo, no terminé de comprender que se refería al mundo interior de cada personaje hasta que leí tus comentarios sobre tu texto. Al principio dudé si se trataba de un viaje astral a través de un sueño o algo así. Pero no puedo decir que eso sea malo ya que quizá tu intención es que el texto no diera todo machacado al lector. Quizá he dicho alguna tontería porque lo leí hace días y tiendo a olvidar detalles.

Espero que sigas mostrando tus textos, que siempre es bueno que haya quien de vidilla
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)