Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 4 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía Épica] Una historia de enanos
#11
Hola Fardis,
Efectivamente compañero, el relato ya lo colgué en FE y recuerdo haberte visto por allí (y también tu historia, Baile de Sombras, del que me estoy poniendo al día...). La he retocado algo, pero mínimo: sinónimos, comas, cosas así.

Acabo de terminar otro relato que también voy a colgar y estoy empezando algo que espero q sea más largo... así que este lo tengo un poco en el cajón, jeje.

Gracias por los comentarios! El tema de las runas me gustó mucho cuando lo escribía, y creo que se nota.

Nos vamos leyendo! Saludos!
Responder
#12
Buenas Rohman,

Gracias por los comentarios! La batalla, la verdad es que me costó bastante y tuve que rehacerla varias veces, poniendo y quitando escenas... me alegro de que te guste! Respecto a las descripciones, pues también tienes razon en que le daría más profundidad y engancharía al lector. En su día no quise hacerlo lento y creo que me pasé al extremo contrario.

A ver qué le pasa al pobre enano... jaja! llega el desenlace y es totalmente inesperado!

Nos leemos! Saludos!
Responder
#13
Buenas de nuevo, aquí os dejo la última parte de nuestro intrépido enano... Como siempre las críticas son más que bienvenidas!

PARTE III

Tomó una senda estrecha que ascendía serpenteando por la ladera de la montaña. Avanzaba todo lo rápido que le permitía el camino, intentando poner la mayor distancia entre las bestias y él. Cuando ya llevaba un buen rato subiendo se detuvo a tomar aliento. Jadeando, se apoyó en el tronco de un enorme abeto y escuchó con atención. Parecía que nadie le seguía. Suspiró y se relajó. Intentaría dar la vuelta y retroceder por la parte alta del valle; con un poco de suerte podría salir de allí sin enfrentarse de nuevo a aquellos engendros.
En ese momento oyó unos gruñidos que venían de más abajo. Se le heló la sangre en las venas. Habían descubierto su rastro y estaban tras su pista.
Leid miró hacia adelante. El sendero seguía subiendo y los árboles comenzaban a escasear. El sol ya había despuntado y la bruma se disipaba rápidamente. El enano se dio cuenta de que no tendría muchas oportunidades de esconderse si seguía por allí. Miró hacia todos los lados con desesperación. Junto a él había un peñasco enorme; vio una grieta estrecha, apenas suficiente para alguien de la estatura de un enano, en la sombra que se proyectaba sobre la roca. Parecía bastante profunda. Se acercó y miró el interior. Podría esconderse allí, pero si no tenía salida estaría encerrado dentro. Leid se volvió hacia el sendero. Las voces se oían cada vez más cerca. También podría ser que las bestias abandonaran la persecución si no encontraban su escondite. Leid observó de nuevo la grieta. El tiempo se agotaba, no tenía otra opción. Tomó aire y se introdujo por la abertura.
Sus ojos de enano pronto se acostumbraron a la oscuridad. Avanzó unos pasos y se encontró con que la grieta se ensanchaba bruscamente y al cabo de un rato desembocó en un espacio más amplio, como una cueva. Hacía siglos que los enanos habían tenido que abandonar sus hogares subterráneos, pero su instinto no había desaparecido, y Leid se dio cuenta inmediatamente de que aquello no era obra de la naturaleza.
La excitación creció en su interior. ¿Era posible que hubiera encontrado aquello que habían ido a buscar? No podía ser, según el mapa de Brunden aún tenían que cruzar esas montañas y llegar al siguiente valle. Además, no parecía obra de enanos. Si lo que se decía era cierto, ni siquiera un aprendiz de los tiempos antiguos habría hecho un trabajo tan tosco como lo que veía el joven cronista. No, debía tratarse de otra cosa.
De pronto le asaltó la sensación de que no estaba solo. Desenvainó la espada lentamente, sin hacer ruido, y aguzó el oído. No se oía nada, aparte de un débil murmullo de agua que se filtraba entre la roca. Se giró y miró por la grieta que le había conducido hasta allí. Al fondo se distinguía la claridad del día que entraba desde el exterior, como una cicatriz de luz en medio de la oscuridad, pero no había señales de las bestias. De todos modos, sería imposible que lo siguieran por un sitio tan angosto. No había nada que temer por ese lado.
Con la espada en alto, el enano dio unos pasos hacia el centro de la cueva. La sensación seguía presente, pero la sala parecía completamente vacía; de hecho daba la impresión de que nadie había estado allí en mucho tiempo. Descubrió lo que parecía la entrada de un pasadizo a su derecha, lo bastante grande para que dos humanos cupieran sin problemas, pero parecía igualmente desierto. Entonces algo a su izquierda atrajo su atención. La pared allí era más lisa, como si la hubieran pulido, y daba la impresión de que había algo grabado en ella.
Leid se acercó y se quedó boquiabierto por la sorpresa.
—¡Por el Gran Gusano! —susurró.
Aquello sin duda sí era obra de enanos: se trataba de una doble hilera de runas, encadenadas formando el contorno de una puerta. Resultaba evidente que eran muy antiguas, pero aun así se conservaban en excelente estado. De la línea externa salían otras runas que engarzaban con la interna en varios puntos, como si las cosieran. Leid apenas sabía de escritura rúnica, pero reconoció en seguida una disposición tan particular. Las runas intermedias eran sellos. Se trataba de una cámara sellada.
Dio un paso atrás involuntariamente. Una puerta siempre se sellaba por una buena razón, y el cronista no estaba seguro de querer averiguar el motivo que había llevado a la construcción de una cámara sellada en las profundidades de las montañas del norte. Pero entonces se le ocurrió que quizá hubiera algo de valor detrás de la puerta. Animado por la idea, se acercó de nuevo a la pared para examinar las runas con más atención, y al hacerlo rozó uno de los sellos. De pronto, la sensación de que había alguien más en la estancia le golpeó con tanta intensidad que se quedó sin respiración y cayó de rodillas, jadeando. La espada golpeó en el suelo con un estruendo metálico y llenó de ecos la sala.
Levantó la mirada hacia la puerta, aterrorizado. La puerta no ocultaba algo, sino a alguien. Casi a rastras, se alejó de la pared y se incorporó, temblando. Se dirigió corriendo hacia el pasadizo, al otro lado de la sala, preso de un miedo irracional. El suelo estaba resbaladizo por la humedad y estuvo a punto de perder el equilibrio varias veces, pero no aflojó el paso. Quería alejarse lo más rápido posible de aquel lugar. A medida que avanzaba por el túnel comenzó a serenarse y observó a su alrededor con más calma. El túnel era largo y descendía con una pendiente suave. Cambiaba bruscamente de dirección de tanto en tanto, como si tuviera que ir esquivando determinadas zonas.
Al girar uno de los recodos se encontró de pronto frente a otra pared que le cerraba el paso. Nervioso, se dio la vuelta y recorrió mentalmente el camino que había seguido; era imposible que hubiera pasado por alto alguna bifurcación. Sin embargo el pasadizo conducía hasta allí, no tenía sentido que terminara sin más.
Cada vez más angustiado, se acercó a examinar la roca. No quería ni pensar en la idea de volver atrás. La pared era rugosa, con algunas pequeñas grietas, pero aparte de eso nada fuera de lo común. Tras una meticulosa inspección sin hallar nada relevante, se alejó unos pasos, abatido, y lanzó a la pared una mirada cargada de reproche. Entonces se fijó en unas marcas que había pasado por alto porque estaban más arriba, fuera de su alcance. Eran dos runas, situadas una al lado de la otra.
Leid casi lloró de alegría. En la pared había una puerta oculta, y esas runas eran la cerradura.
Con renovadas fuerzas, empujó una roca hasta la pared y se subió a ella. Ahora las runas quedaban a la altura de sus ojos; es decir, a la altura del pecho de un humano. Con cuidado, colocó una mano sobre cada una de las runas. La pared estaba fría y áspera, y notaba los trazos de las runas clavados en su palma. Se concentró y casi inmediatamente la piedra comenzó a calentarse. Unas líneas de suave luz blanquecina aparecieron en la pared, conformando un portal. Leid retiró las manos y se bajó de su improvisado pedestal. Poco a poco, la sólida roca comenzó a disolverse ante sus ojos y la luz del sol inundó el pasadizo.
Entonces se acordó de las bestias que lo perseguían. Buscó su espada y al no encontrarla, recordó que la había dejado olvidada junto a la cámara sellada. Miró atrás, hacia la oscuridad del túnel. No tenía ninguna intención de volver a buscarla.
Salió al exterior y miró a un lado y a otro. No se veía a nadie. Miró hacia arriba. El sol estaba alto en el cielo, pero ya había comenzado a descender; había pasado más tiempo bajo tierra de lo que había pensado. Entonces observó el valle y se dio cuenta de que no era el mismo. El túnel debía atravesar la montaña de parte a parte. Se giró, asombrado, y vio que la puerta había desaparecido. La roca parecía completamente normal, nada hacía sospechar el túnel que escondía detrás. Leid buscó concienzudamente, pero allí no había ninguna runa, la puerta no se podía abrir desde este lado.
Sin duda, quienquiera que hubiera construido aquella cámara quería que se mantuviera en el más absoluto secreto. Con una sonrisa, pensó que debía ser una señal de los dioses que justamente hubiera sido él, un cronista, quien lo descubriera.
Aquella historia tenía que ser contada.
Responder
#14
Buenas Aljamar, veamos que nos traes y que por no se porque no bi antes este texto. La verdad que me esperaba un texto totalmente diferente; que se enfrentará contra esas bestias, tipo como un enano que como código suyo, es raro que hullan( (ojo que lo hacen, pero es solo como última opción). Me gusto la primera parte, con los sentidos, la forma de narrar uno se mete de lleno en como le persiguen,,buena parte. Note algo más flojo la parte de la entrada, además de que es un recurso un poco "laberinto del fauno", y no esque este mal, pero un lugar tan sorprendente tan "bueno", me falta notar bien, más entorno, alguna diálogo interno de tipo " lo habré encontrado el tal?" piensa que en teoria ha encontrado algo de antaño, poco común, no puede ser todo tan frío y rápido, aparte de que el enano tendría que estar alucinando , ya que tu escena me recordó un poco, también a cuando el enano del seños de los anillos encuentra la tumba, fíjate como sale corriendo sin pensar en lo que hay, trasgos etc, entra sin pensarlo. Aljamar un texto que me deja con dudas de como recorrerá la historia, hay más?? un saludo y nos leemos!!
Los Reinos Perdidos, mi libro, en fase de terminación; un sueño de un soñador Wink
https://joom.ag/Rx3W
Responder
#15
Buenas Rohman,

Gracias como siempre por tus comentarios, aunque ya daba por cerrado el tema!

Pues ya decía antes que el final era sorprendente, jeje. No va a haber continuación, es un relato que lo hice sin pensar en cóm seguiría, simplemente quería escribir algo sobre un enano... jaja.

Apunto tus críticas, siempre se agradecen para mejorar! Reconozco que a veces me cuesta meterle pausa y detalles al desarrollo, pro poco a poco...

Por cierto enhorabuena por tu libro publicado!

Un saludo y nos leemos!
Responder
#16
jaja no esta publicado, ojala, esta terminado y ahora en fase de pulir etc...xDD
Los Reinos Perdidos, mi libro, en fase de terminación; un sueño de un soñador Wink
https://joom.ag/Rx3W
Responder
#17
Aaaah...

Pues perdona la equivocación! Seguro que antes de lo que imaginas lo verás impreso!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)