Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Reto Ciudades I: La Joya del Mundo
#1
Misiva de Vaxios de la Casa Palántida, emisario de Kentyr a Partax de la Casa Palántida dinasta de Kentyr:

Bienhallado y bendecido seas por los dioses, tío mío.

Bien sé que no me he prodigado en mis misivas desde que partimos de la ciudad de Yebjesia, pero varios asuntos me han demorado en mis deberes. Afortunadamente, mis quehaceres me han permitido un rato de asueto para escribir a mis parientes, a quiénes tanto hecho de menos.

Vine aquí a Sarpolis como emisario de nuestra pequeña isla ante la corte de los Emperadores Arrámidas, Divina Dinastía Gobernante de las Cuatro Esquinas del Universo y Luz de la Sabiduría y la Verdad, y para serviros a vos en ella, oh alabado tío.

Cuanto se dice y se escucha de esta gran ciudad es poco con la realidad que he contemplado.  Cierto es lo que dicen, que Sarpolis es la Ciudad rutilante del Gran Río, la Joya del Mundo, la Ciudad de los Emperadores, la Ciudad de los Mil Dioses, la de los Mil Placeres, y también la Ciudad Impía y la Depravada; el Pasmo del Mundo. Todo eso y mucho más es Sarpolis, la capital del Imperio de los Arrámidas, la Dinastía Divina que gobierna todo el orbe; es una ciudad de mil caras, de mil peligros y mil muertes. Una ciudad rica, inmensa y exuberante.

Para demostrar que mis palabras no son mera palabrería vana e inocua, te describiré con todo lujo de detalles esta ciudad en la que llevo poco más de un mes.

Sarpolis es una gran ciudad con una planta circular, situada en el delta del Gran Río que desemboca en el Mar Interior. Se halla rodeada por una región bien regada por los diferentes canales de regadío que han creado los campesinos en torno al río, de dónde se sacan abundantes frutos y cultivos. Además es abastecida por nueve grandes acueductos que le suministran toda el agua que necesita, y cuyos pilares sirven como lugar de asiento de chabolas y chozas para emigrantes recientes.

Su actual muralla es impresionante, toda construida en el más sólido granito, y muestra que, en el improbable caso de que alguien la asediara, le harían falta máquinas de asedio cuatro veces mayores que las normales.

La inmensa ciudad, que tiene más de dos millones de habitantes, venidos de todos los rincones del imperio, se divide en ocho barrios; el Puerto, la Fosa, el Sagrario, los Jardines, el Risco, la Ciudad Prohibida, las Piedras, y la Ciudad de los Muertos, que es la inmensa necrópolis de la urbe. Los sarpolitanos mencionan irónicamente un noveno barrio, al que llaman el Inframundo, que son las cloacas de la ciudad, donde también vive la gente sin recursos.

Describiré a Sarpolis basándome en lo que he visto en el tiempo que llevo aquí.

Tanto si se viaja desde el mar como si se hace a través de tierra, lo primero que se ve de Sarpolis es su cielo, un horizonte cubierto de magnos edificios, dominado por inmensos zigurats, cúpulas polícromas y altos minaretes, tal parece como si un bosque de piedra, mármol y azulejos se hubiera materializado en el mundo.

En mi caso, al primer lugar que llegué fue al Puerto, el inmenso barrio portuario de la magna urbe. Lo primero que destaca del Puerto, aparte de su permanente olor a pescado putrefacto, son las fortalezas de granito que lo guardan, llamadas respectivamente la Muela, el Colmillo y el Yunque, levantadas sobre islotes a la entrada de la bahía y unidas a través de cadenas, pueden cerrar los muelles a cualquier flota enemiga que se atreva a desafiar el poderío imperial. También destaca sobremanera, el Gran Faro, una inmensa torre de piedra caliza fortificada, decorada con estatuas de delfines de bronce, sobre la cual hay siempre encendido una gran fogata que ilumina toda la bahía como señal para los navíos en la noche. Pero el edificio más memorable del Puerto, es el gigantesco edificio circular del Almirantazgo, una magnífica construcción en mármol dorado, donde atracan las galeras de la Flota Imperial del Mar Interior.

El Puerto es un barrio poco recomendable, ya que en él hay innumerables ladrones, casas de juego y muchos prostitutos y prostitutas, ya sean esclavos o pobres desgraciados que deben pagar alguna deuda de juego. Es por ello, oh venerable tío, que no me detuve en ese lugar, evitando así las viles tentaciones del juego, que tanto daño hacen a la bolsa de los hombres.
El siguiente barrio se halla al norte del Puerto, y se llama la Fosa. Su nombre proviene tanto de su situación en el llano, como a que a él van a parar todos los sumideros y canales de las cloacas para verter al mar dándole un olor a fosa común. Es un barrio populoso y de mala fama, y es considerado como los bajos fondos de la ciudad. En el viven tanto gente pobre como delincuentes de todas las calañas. Mas también es sitio de múltiples posadas que alojan tanto a los viajeros fatigados como a auténticos ejércitos de prostitutas y prostitutos que viven de los viajeros y comerciantes. Es aquí donde decidí instalarme, buscando un lugar barato y limpio para evitar dispendios excesivos, pues ya sabes cuánto aborrezco el lujo. Así pues he decidido alojarme en un lugar que se llama La Maroma Ardiente, un lugar respetable donde se alojan personas muy discretas dedicadas a misteriosos negocios privados que se celebran casi siempre de noche; y cuya cocina tiene un buen surtido de carne fresca, lo cual es sorprendente ya que cerca de la posada no he visto almacenes ni establos de ganado; de hecho, exceptuando un depósito de cadáveres de convictos ejecutados, la posada se yergue prácticamente sola en su manzana rodeada de escombros.

Al oeste de la Fosa se halla el barrio de los Jardines, así llamado por las zonas ajardinadas que contiene. En él se halla el fabuloso Gran Bazar, dónde se puede comprar toda clase de exóticos productos, desde aves fénix, hasta esclavos de todos los colores y sexos posibles. Es un gran edificio de tres pisos de altura, con varias cúpulas recubiertas de lapislázuli, y que sirve tanto como mercado, como almacén y posada de caravanas. También en este barrio se hallan los legendarios Grandes Baños, un edificio de pórfido rojo de planta cuadrangular, que contiene baños calientes y fríos, así como varios gimnasios; es un lugar admirable arquitectónicamente, pero muy pecaminoso, ya que en dicho lugar se prostituyen hombres y mujeres de todas las edades, aparte del hecho de su cara entrada, es por eso que lo he evitado para no tentar contra mi integridad, oh respetado tío.

Un último edificio bien conocido por los viajeros es el Jardín de Uglur que en realidad es un inmenso templo-jardín en honor a  Uglur, el Dios Loco. El recinto es de planta rectangular y rodeado por una larga verja plateada, y en su interior hay jardines y pabellones discretamente situados. Tristemente, lo que dicen los sabios y viajeros es cierto, el Jardín es famoso por contratar hieródulos, sus siervos sagrados, que son hombres y mujeres de singular belleza, además de seres humanos de sexualidad indeterminada, que prestan todo tipo de placeres a los visitantes del Jardín. Aunque no lo he visitado, se cuenta que allí, tumbados sobre camas de seda y cojines de plumas, rodeados de simios aullantes y libidinosos, y grandes serpientes medio drogadas, se pueden conseguir todos los placeres que se puedan soñar; desde orgías en grupo, danzas eróticas con serpientes o con simios, hasta sexo acuático con pulpos amaestrados, y todo ello entre los vapores alucinógenos de los Polvos de Unicornio, una droga alucinógena que los sacerdotes de Uglur usan para permitir a los devotos la comunión directa con el dios. Todo esto me lo han contado, ya que he evitado entrar en semejante antro de depravación inmoral que consume tanto dinero como decencia, oh alabado tío.

Los Jardines también poseen renombrados monumentos artísticos, como la Columna de los Lanceros Solares o la Columna de la Mano Lunar, grandiosas columnas de basalto que tienen grabados hechos famosos de la Historia como la resistencia de los Lanceros Solares a la Doble Oscuridad, o la intervención del Dios de la Luna contra los Hermanos Negros del Caos; o la tumba del fundador de la ciudad, el mítico héroe Sar, cuyo inmenso Mausoleo cuadrangular contiene bellos frisos policromados narrando sus aventuras, desde su lucha contra los hombres-mono de las Selvas Pardas hasta su aventura contra las brujas del Yermo.

Al este de la Fosa se halla el barrio del Risco, morada de las clases altas de la urbe. Los palacios aquí son extremadamente lujosos, hasta los muros que los rodean son de mármol. En esta zona son más numerosos los minaretes, ya que es en ellos donde los poderosos suelen pasar sus noches con sus amigos o amigas más íntimos, celebrando fiestas que acaban degenerando en horripilantes orgías aullantes que me abstendré de comentar, ya que rehusé acudir a todas las que me invitaron por decencia y moralidad, y por respeto a nuestro venerable apellido, tío amado.

Al norte de la Fosa, hacia el centro de la ciudad, se halla el Sagrario, el barrio de los templos, dominado por los inmensos zigurats que han hecho famosa a la ciudad. Aquí puede contemplarse el gran zigurat dorado y plateado del Dios Supremo, con el Gran Gong de Platino sobre el altar principal, el zigurat rojo de la Diosa del Fuego, el verde de la Diosa de la Tierra, el azul celeste de la Diosa del Aire o el azul oscuro de la Diosa del Agua. También aparecen bellamente decorados los zigurats de las Diosas Gemelas. En este barrio se hallan también la Capilla del Dios Viajante. Y es que los sarpolitanos son tremendamente religiosos y adoran a todo tipo de dioses, desde el depravado culto al Simio Enano hasta el proscrito culto a la Doble Oscuridad, cuyo nombre no debe ser pronunciado. También en esta zona tienen sus viviendas los sacerdotes, y hay varios monasterios de diferentes cultos religiosos y filosóficos, desde los Dementes Babeantes que alcanzan el éxtasis mediante la orgía sexual, hasta los Devotos de la Carne que practican el canibalismo ritual.

En el límite oriental del Sagrario, se hallan los Recintos de los Juegos Sagrados, con el Gran Hipódromo o el Gran Estadio, dos magníficos edificios construidos en mármol y pórfido, en los que se celebran cada dos años los Juegos Sagrados en honor de los dioses, y donde compiten atletas de todos los rincones del mundo. Estos juegos serían un espectáculo edificante de esfuerzo, disciplina y tesón, si no fuera por la depravada norma establecida por los primeros emperadores de que todos los atletas deben participar desnudos para evitar introducir armas en secreto en el recinto. Así, estos juegos han degenerado en un espectáculo infame donde hombres y mujeres sin pudor ni vergüenza, compiten entre sí sin más vestimenta que el aire que les rodea; azuzando así los bajos instintos de los espectadores que van a contemplar más un espectáculo que satisfaga sus libidinosos deseos que una sana competición atlética.

Al lado del Sagrario, un poco más al oeste se halla el barrio de las Piedras, llamado así por los antiquísimos monumentos que datan de los primeros tiempos de la ciudad. Aquí se encuentra el templo de la Piedra Negra, un lugar ominoso construido en pórfido y azabache, donde se halla la mítica piedra caída de los cielos que era adorada por seres pre-humanos antes de la llegada de los primeros hombres a la ciudad; el templo siempre permanece cerrado, pero se dice que en él se practican cultos degenerados y pervertidos por los gritos que se escuchan por la noche en dicho lugar. Al menos eso me han dicho, ya que sabes que yo soy virtuoso y evito los lugares impíos, oh amado tío.

También en este lugar pueden visitarse la Gran Biblioteca, un edificio de mármol policromado con más de mil columnas de obsidiana, que posee cientos de miles de libros de todos los saberes conocidos, desde astrología a alquimia, o la vil necromancia. Pero quizás el lugar más llamativo sea el zoco de Mahalk-Ghul, una grandiosa plaza de baldosas amarillas, donde pueden hallarse todo tipo de artículos interesantes, sobre todo drogas alquímicas, desde el legendario Polvo de Unicornio, pasando por las Escamas de Basilisco o los psicodélicos Humos Multicolor que pueden volver loco a cualquier hombre o mujer sobre la faz del planeta. Es lo que me han dicho los comerciantes y quienes conocen el lugar, ya que yo me he abstenido de malgastar dinero en esas sustancias infames, pues detesto semejantes vilezas, como bien sabes, oh alabado tío mío.

Al este del Sagrario, y sobre una laguna interior se halla la Ciudad Prohibida, el barrio de los Emperadores, al que sólo se puede acceder mediante la invitación de los príncipes Arrámidas. Es uno de los lugares más impresionantes de la ciudad; situado en medio de una laguna y rodeado de una ciclópea muralla de color púrpura, esta Ciudad Prohibida consiste en un gran jardín, con todo tipo de flora y fauna exótica de todos los rincones del imperio, en el que hay varios pabellones y palacios de bella factura coronados por cúpulas enjoyadas de tantos colores como el arcoíris, y cuyos suelos están recubiertos de mármol de todos los colores posibles de imaginar. En este lugar moran los innumerables príncipes Arrámidas, ya que debido a la poligamia de la dinastía el número de hombres y mujeres de sangre real es elevadísimo; lo más sorprendente es que no sólo los príncipes tienen derecho a un harén particular, sino que cada princesa también tiene uno propio. Con lo cual podéis imaginar que con la cantidad de concubinos, concubinas, sirvientes varios y guardias imperiales, esta zona es muy populosa y bulliciosa. Además de ser escenario de todo tipo de orgías gastronómicas y sensuales que practican los miembros de la dinastía imperial; así me ha sido contado, venerable tío, ya que yo he logrado evitar participar en tales inmoralidades, a pesar de las insistentes invitaciones de las primas gemelas del Emperador.

Al nordeste de la ciudad se halla el último sector, la Ciudad de los Muertos. Este lugar es una inmensa necrópolis formada por mastabas, pirámides, panteones y todo tipo de tumbas subterráneas. A pesar de ser el lugar de reposo de los muertos de la ciudad, en este lugar también hay vida. Aquí viven los Guardianes de los Muertos, un grupo de hombres y mujeres al servicio de los difuntos y del Triple Dios de los Muertos; pero también es lugar de reunión de ladrones y asesinos para planear sus crímenes, y lugar de refugio para fugitivos de cualquier delito. También en este lugar existen hombres y mujeres que comercian con su cuerpo y que evitan así pagar alojamiento en otros lugares. Es un lugar lóbrego y tétrico, cubierto de jardines silenciosos y tumbas ominosas.

La ciudad es cruzada en toda su extensión por el Gran Rio, que cruza el Gran Desierto Interior en toda su extensión, y que corre por la ciudad encerrado en canales bellamente diseñados con puentes de mármol y muros de jade. Por este río suelen llegar las galeras multicolor de los Peregrinos de los Cinco Dioses a celebrar el festival del Retorno de la Primavera, un infame espectáculo consistente en navegar río abajo hasta el mar, y a través de la ciudad, a bordo de estas galeras, tripuladas por peregrinos y peregrinas totalmente desnudos y cubiertos de aceites corporales que ofrecen sus favores a todo aquel que llegue nadando a los navíos, dónde le obsequian con todo tipo de bebidas alcohólicas además de con sus cuerpos. Por supuesto he evitado semejante celebración inmoral para evitar siquiera ser tentado por la visión de alguno de esos inmundos navíos de perversión.

Por último no puedo dejar de mencionar el Inframundo, el mundo subterráneo de Sarpolis. Como bien es conocido, una de las grandes maravillas de la ciudad es la Gran Cloaca que sirve como sistema de evacuación de desperdicios de la urbe, y al que van a parar todos los sumideros de los barrios. Debido al crecimiento de la ciudad y al número de sus habitantes, se han añadido tantas cloacas, sumideros y desagües que bajo la ciudad existe un auténtico laberinto, poblado por ratas, caimanes y algún que otro basilisco, y también por personas. Sus habitantes son gentes sin recursos ni lugar donde malvivir, y que moran en esas profundidades, también se hallan en esos sitios contrabandistas, prófugos, caníbales y asesinos. Además en esas profundidades se practican delitos prohibidos como luchas a muerte entre hombres o mujeres, venta de carne humana o prácticas nigrománticas. Todos estos relatos que me han contado los sarpolitanos son tan espeluznantes que no sé si creerlos o no, porque he evitado acercarme a esos sitios infames que atentan contra mi dignidad.

Nada más he de contarte por ahora, y aún espero a ser recibido ante el Emperador para cumplir la misión que me has encomendado. Te remitiré esta misiva en cuanto pueda por vía marítima, en el primer bajel que parta hacia nuestra amada isla, Kentyr la Bella.

Tu devoto sobrino que te quiere y te respeta



Vaxios

PD: He de comunicarte que ando corto de dinero, por razones que ignoro perdí gran parte de mis fondos durante el viaje, quizás en alguna escala o por un acto de brujería. En cualquier caso os rogaría que me enviaseis más fondos para financiar mi estancia aquí, ya que a pesar de mis comedidos gastos, de mi férrea moral y de mi austeridad, a duras penas me sostengo.

Una vez más, me despido de ti, o amado y sabio tío a quién tanto respeto y adoro.
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Segundo relato, vais rápidos pardiez; no he acabado de comentar el primero y ya habéis colgado otro.
Para empezar, simplemente un comentario...a Vaxios el virtuoso, te va a dar dinero tu tía, pillín, que seguro que has pillado de todo   Big Grin
Y ahora mis opiniones.
Es un relato en formato de carta, lo que está bien, es bastante innovador creo yo, y permite tener más espacio para explicar más cosas al ahorrarte la presencia y el desarrollo de personajes. También me ha encantado cómo se describe la ciudad, sus edificios y su desarrollo por partes o barrios que permite hacerse una idea clara de por dónde andamos.
Si le tengo que poner algún "pero" serían las constantes referencias-coletillas al tío haciéndole peloteo, son graciosas en algunos momentos, pero en otros llegan a ser repetitivas.
De todas formas, me ha gustado leerlo, tiene bastante trasfondo creo yo.
Por cierto, sí que se va animando el concurso del Reto.
Nada es sencillo, excepto la creencia en la sencillez
Responder
#3
Al principio la cosa parece dirigida a ser una interminable y aburrida descripción... Pero el toque humoristico que le ha dado el autor la convierte en todo lo contrario (a parte de ser una buena pista sobre la autoria Tongue). Puntos extras merecen el nombre de la posada y el humor negro sobre sus productos cárnicos Big Grin

Va a estar dificil superar este relato...
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#4
Veamos el siguiente temerario en subir su reto en el reto: Voy por partes; 1 la ciudad me has llevado dentro de ella, podía percibir la urbe de forma clara y sin cargar( algo que ayuda), es una ciudad original, inventada, tal como se pedía en el reto. En el segundo apartado lo de la carta lo veo en una parte original, pero por otra aunque intentas dar un toque humoristico, que ayuda, me falta entrar en la ciudad del todo, percibirla desde los ojos de alguien, no solo por un narrador, pero, aun todo me ha gustado bastante y has sentado el escalón para superar esta historia, un escalon que no será facil. Un saludo y suerte en el reto.

PD: EL último apunte del relato el de pasamé pasta...jaja que bueno.
Los Reinos Perdidos, mi libro, en fase de terminación; un sueño de un soñador Wink
https://joom.ag/Rx3W
Responder
#5
Hola, he aqui mi crítica.
Buena técnica, la lectura se me ha hecho bastante fluida y ello es una gran ayuda a la hora de imaginarme la ciudad. Me recordó un piquete a Mereen, Astapor y esas otras ciudades (que no recuerdo su nombre ahora) Me hubiera gustado que detallases el clima pues eso me hubiera sumergido aún más en tu relato.
Me encanta que sea una epístola pues eso le añade un valor de trasfondo increíble.
Una observación más personal, parece que la ciudad entera está dedicada al sexo clandestino y se me hace un poco tedioso. Mas eso tambíen es un agregado al trasfondo.

Me ha gustado bastante, un escalon difícil de superar.
Big Grin
Responder
#6
Hola, autor.

Primero que nada quiero decirte que tienes una gran imaginación. En ese aspecto el relato me ha gustado mucho así como las descripciones. Segundo que el vocabulario es muy rico. Eso me encanta de cada relato. No pones palabras por poner, sino, sabiendo elegirlas con cuidado. Buen punto. Ahora si tengo un pero es la estructura en que está escrito. Es ordenada. Eso es bueno. Sin embargo es la descripción tan larga que haces de la ciudad lo que hace que uno quiera avanzar más rápido, más rápido y más rápido para ver que en que termina, sabiendo que el camino que falta recorrer trata sólo de descripciones. Más o menos cuando haces el segundo guiño al tío es cuando me fui cansando, y ese creo que es el único punto bajo. Creo que hubieses podido mostrarnos la misma ciudad con un poco menos de palabras. A esto, sumado el mismo final, hubiese dado como resultado un relato maestro.

Por cierto, esto es sólo algo muy personal: sé que es una especie de Sodoma y Gomorra pero abundan demasiadas referencias al sexo y al libertinaje, lo cual lo hace algo empalagoso.

En resumen: gran descripción, buen vocabulario, imaginación notable. Argumento decente. Buena narrativa. El único pero: se me hizo largo.

Definitivamente te llevarás varios puntos por mi parte, y espero que consigas un puesto alto. Tienes buena técnica.

Saludos!

Wink
Responder
#7
¡Llea beibi!, segundo relato que comento.

Quiero comentar primero algo que me dio risa, sin saber si fue intencional o no: el hecho de que se abstuviera de absolutamente TODO y que al final dijera que se quedó sin dinero sin saber por qué me hizo poner cara de
[Imagen: if-you-know-what-i-mean-127.png]
"Bien pillo este niño"

Pero bueno.

Respecto a la historia... Me agradó, pero la información que pones es demasiada. Me sentí turista sin saber a dónde mirar. La ciudad tiene tantas partes y todas las describes que puedo jurar que ya se me olvidó algo más de la mitad, pero de lo que sí puedo acordarme es que parece ser que en todos lados hay sexo y drogas. Al principio dije: "Oye, ¡qué bien!", pero al rato ya se me hizo demasiado. En un relato perdí la poca inocencia que me quedaba. Pg_bubbles_h4h

Las descripciones que haces son MUY buenas. Pude hacerme una imagen general de la ciudad, algo así como alguna civilización perteneciente al Mediterráneo (y no tiene idea de cuánto amo esos lugares). El vocabulario es excelente, y lo sé porque tuve que abrir mi diccionario como veinte veces porque no tenía idea de qué estabas hablando (sí, me falla la memoria desde que entré a la universidad [viendo el hecho de que en mi carrera lo poco que se lee está mal escrito {porque no puedo creer que mis profesores escriban así}]).

El personaje me gustó.Pero... Aunque las primeras veces que dijo que no entró a cierto lugar para evitar no sé qué me hicieron considerarlo un chico bueno, me fastidió cuando siguió con eso. Yo esperaba que contara sus experiencias (porque si me cuentan la experiencia de que alguien les contó una experiencia le quita la emoción al asunto). Digo, que lo haya vivido, porque ¿cómo es que visitas un lugar pero nada más lo vas a ver? ¡Vamos! Si vienes a México y no comes tacos, ¿a qué viniste, hijo?
Mírame otra vez. ¡¡¡MÍRAMEEEEE!!!
[Imagen: if-you-know-what-i-mean-127.png]
"Muy bien"

Supongo que eso es todo por ahora. Muy bien la ciudad, pero quítale tanto detalle y hazlo más dinámico a la otra.
Y disculpa mis exigencias. A veces exagero. No me mates.

¡Saludos y suerte!
Big Grin

PD. Nunca había comentado tanto en mi vida. Me gustan los relatos que me dan de qué hablar. ¡PUNTOS!
Responder
#8
Primer relato del reto que leo y comento.
 
Empezaré destacando lo que más me ha gustado del relato: las descripciones y la manera en que vas describiendo la ciudad desplazandote de un barrio a otro, dando una vista de todos los puntos importantes de la misma. En ese aspecto, me ha parecido un relato muy descriptivo y bien narrado.
 
Algo que me ha gustado menos: aunque como he dicho la ciudad me parece muy bien descrita, esta no me ha parecido real. Es todo demasiado exagerado y pervertido. Para ser la capital de un imperio parece que nadie hace nada útil en esa ciudad. ¿Cómo han podido tener semejantes edificios y maravillas en la ciudad si la gran mayoría de sus habitantes se dedican a drogarse, prostituirse y cosas similares? ¿Cómo han podido extenderse y ser un imperio si no hay nadie competente que no piense más allá de sus insintos más básicos?
Creo que, dejando a un lado el aspecto técnico (que menciono más adelante), tenías la oportunidad de aprovechar tu capacidad descriptiva para presentar una ciudad llena de maravillas, con sus barrios malos y llenos de vicios, pero también con ambientes más normales, con grandes dirigentes que gobiernen ese imperio que domina todo el orbe, con gente culta y letrada.
Otra cosa que tampoco me convence es el motivo por el cual se escribe la carta. El autor (el de la carta) se dedica a describir todos los vicios de la ciudad, resaltando una y otra vez su virtud y moralidad, para al final decir que "misteriosamente" se ha quedado sin pasta y necesita más dinero, pero asegurando que no se lo ha gastado en nada de lo que describe… ¡No se lo cree ni él!
 
Quizás el relato intenta tener un tono más humorístico del que he sido capaz de captar.
 
Por último, algunas cosas que se podrían mejorar, de cara al apartado técnico: he notado una gran cantidad de repeticiones, tanto de palabras y expresiones como de conceptos e ideas. Algunas frases y expresiones me parece que no están bien formadas del todo, por el uso incorrecto de algunas preposiciones. También hay algún que otro despiste en cuanto a tildes (más de un “él” escrito como “el”, entre otras cosas), así como alguna cosilla de género y número de las palabras. Por último, y quizás lo más resaltable junto con las repeticiones, es la longitud de las frases, muy largas en su mayoría.
 
 
En conclusión: el relato me parece que se ha adecuado bastante bien a las bases, presentando de una manera interesante (como una carta) una gran ciudad. Las descripciones, si bien repetitivas y centradas en el mismo tema, me han parecido bien llevadas. Pero no me convence la ciudad en sí. Creo que podrías haber sacado más partido si algunos de los barrios no fuera tan deprimente y degenerado.
"Toda historia tiene su final, pero el final de una historia es siempre el comienzo de otra nueva."
Responder
#9
Misiva de Vaxios de la Casa Palántida, emisario de Kentyr a Partax de la Casa Palántida (coma)dinasta de Kentyr:

Bienhallado y bendecido seas por los dioses, tío mío.

Bien sé que no me he prodigado en mis misivas desde que partimos de la ciudad de Yebjesia, pero varios asuntos me han demorado en mis deberes. Afortunadamente, mis quehaceres me han permitido un rato de asueto para escribir a mis parientes, a quiénes tanto hecho de menos.

Vine aquí a Sarpolis como emisario de nuestra pequeña isla ante la corte de los Emperadores Arrámidas, Divina Dinastía Gobernante de las Cuatro Esquinas del Universo y Luz de la Sabiduría y la Verdad, y para serviros a vos en ella, oh alabado tío.

Cuanto se dice y se escucha de esta gran ciudad es poco con la realidad que he contemplado. Cierto es lo que dicen (repetición), que Sarpolis es la Ciudad rutilante del Gran Río, la Joya del Mundo, la Ciudad de los Emperadores, la Ciudad de los Mil Dioses, la de los Mil Placeres, y también la Ciudad (excesiva repetición de "ciudad")Impía y la Depravada; el Pasmo del Mundo. Todo eso y mucho más es Sarpolis, la capital del Imperio de los Arrámidas, la Dinastía Divina que gobierna todo el orbe; es una ciudad de mil caras, de mil peligros y mil muertes. Una ciudad rica, inmensa y exuberante.

Para demostrar que mis palabras no son mera palabrería (palabras... palabrería)vana e inocua, te describiré con todo lujo de detalles esta ciudad en la que llevo poco más de un mes.

Sarpolis es una gran ciudad con una planta circular, situada en el delta del Gran Río que desemboca en el Mar Interior. Se halla rodeada por una región bien regada por los diferentes canales de regadío (regada... regadío) que han creado los campesinos en torno al río, de dónde se sacan abundantes frutos y cultivos. Además (coma) es abastecida por nueve grandes acueductos que le suministran toda el agua que necesita, y cuyos pilares sirven como lugar de asiento de chabolas y chozas para emigrantes recientes.

Su actual muralla es impresionante, toda construida en el más sólido granito, y muestra que, en el improbable caso de que alguien la asediara, le harían ("haría", en singular, por cuanto el sujeto de la oración es "alguien" no "máquinas de asedio")falta máquinas de asedio cuatro veces mayores que las normales.

La inmensa ciudad, que tiene más de dos millones de habitantes, venidos de todos los rincones del imperio, se divide en ocho barrios; el Puerto, la Fosa, el Sagrario, los Jardines, el Risco, la Ciudad Prohibida, las Piedras, y la Ciudad de los Muertos, que es la inmensa necrópolis de la urbe. Los sarpolitanos mencionan irónicamente un noveno barrio, al que llaman el Inframundo, que son las cloacas de la ciudad, donde también vive la gente sin recursos.

Describiré a Sarpolis basándome en lo que he visto en el tiempo que llevo aquí.

Tanto si se viaja desde el mar como si se hace a través de tierra, lo primero que se ve de Sarpolis es su cielo, un horizonte cubierto de magnos edificios, dominado por inmensos zigurats, cúpulas polícromas y altos minaretes, tal parece como si un bosque de piedra, mármol y azulejos se hubiera materializado en el mundo.

En mi caso, al primer lugar que llegué fue al Puerto, el inmenso barrio portuario de la magna urbe. Lo primero (repetición) que destaca del Puerto, aparte de su permanente olor a pescado putrefacto, son las fortalezas de granito que lo guardan, llamadas respectivamente la Muela, el Colmillo y el Yunque, (reemplazaría la coma por un punto y coma, o por un punto seguido)levantadas sobre islotes a la entrada de la bahía y unidas a través de cadenas, pueden cerrar los muelles a cualquier flota enemiga que se atreva a desafiar el poderío imperial. También destaca sobremanera, (no es necesaria la coma) el Gran Faro, una inmensa torre de piedra caliza fortificada, decorada con estatuas de delfines de bronce, sobre la cual hay siempre encendido ("encendida", femenino, por cuanto haces referencia a la fogata)una gran fogata que ilumina toda la bahía como señal para los navíos en la noche. Pero el edificio más memorable del Puerto, es el gigantesco edificio circular del Almirantazgo, una magnífica construcción en mármol dorado, donde atracan las galeras de la Flota Imperial del Mar Interior.

El Puerto es un barrio poco recomendable, ya que en él hay innumerables ladrones, casas de juego y muchos prostitutos y prostitutas, ya sean esclavos o pobres desgraciados que deben pagar alguna deuda de juego. Es por ello, oh venerable tío, que no me detuve en ese lugar, evitando así las viles tentaciones del juego, que tanto daño hacen a la bolsa de los hombres (claro que sí, querido sobrino)
El siguiente barrio se halla al norte del Puerto, y se llama la Fosa. Su nombre proviene tanto de su situación en el llano, como a que a él van a parar (no me convence el armado de esta frase) todos los sumideros y canales de las cloacas para verter al mar dándole un olor a fosa común. Es un barrio populoso y de mala fama, y es considerado como los bajos fondos de la ciudad. En el (tilde) viven tanto gente pobre como delincuentes de todas las calañas. Mas también es sitio de múltiples posadas que alojan tanto a los viajeros fatigados como a auténticos ejércitos de prostitutas y prostitutos que viven de los viajeros y comerciantes. Es aquí donde decidí instalarme, buscando un lugar barato y limpio para evitar dispendios excesivos, pues ya sabes cuánto aborrezco el lujo. Así pues (coma) he decidido alojarme en un lugar que se llama La Maroma Ardiente, un lugar respetable donde se alojan (repetición)personas muy discretas dedicadas a misteriosos negocios privados que se celebran casi siempre de noche; y cuya cocina tiene un buen surtido de carne fresca, lo cual es sorprendente ya que cerca de la posada no he visto almacenes ni establos de ganado; de hecho, exceptuando un depósito de cadáveres de convictos ejecutados, la posada se yergue prácticamente sola en su manzana rodeada de escombros (puaj! me acabas de hacer escupir el desayuno!)

Al oeste de la Fosa se halla el barrio de los Jardines, así llamado por las zonas ajardinadas que contiene (elemental, mi querido Watson). En él se halla (repetición)el fabuloso Gran Bazar, dónde se puede comprar toda clase de exóticos productos, desde aves fénix, hasta esclavos de todos (repetición) los colores y sexos posibles. Es un gran edificio de tres pisos de altura, con varias cúpulas recubiertas de lapislázuli, y que sirve tanto como mercado, como almacén y posada de caravanas. También en este barrio se hallan los legendarios Grandes Baños, un edificio de pórfido rojo de planta cuadrangular, que contiene baños calientes y fríos, así como varios gimnasios; es un lugar admirable arquitectónicamente, pero muy pecaminoso, ya que en dicho lugar se prostituyen hombres y mujeres de todas las edades, aparte del hecho de su cara entrada, es por eso que lo he evitado para no tentar contra mi integridad, oh respetado tío.

Un último edificio bien conocido por los viajeros es el Jardín de Uglur (coma) que en realidad es un inmenso templo-jardín en honor a Uglur, el Dios Loco. El recinto es de planta rectangular y rodeado por una larga verja plateada, y en su interior hay jardines y pabellones discretamente situados. Tristemente, lo que dicen los sabios y viajeros es cierto, el Jardín es famoso por contratar hieródulos, sus siervos sagrados, que son hombres y mujeres de singular belleza, además de seres humanos de sexualidad indeterminada, que prestan todo tipo de placeres a los visitantes del Jardín. Aunque no lo he visitado, se cuenta que allí, tumbados sobre camas de seda y cojines de plumas, rodeados de simios aullantes y libidinosos, y grandes serpientes medio drogadas, se pueden conseguir todos los placeres que se puedan soñar; desde orgías en grupo, danzas eróticas con serpientes o con simios, hasta sexo acuático con pulpos amaestrados, y todo ello entre los vapores alucinógenos de los Polvos de Unicornio, una droga alucinógena que los sacerdotes de Uglur usan para permitir a los devotos la comunión directa con el dios. Todo esto me lo han contado, ya que he evitado entrar en semejante antro de depravación inmoral que consume tanto dinero como decencia, oh alabado tío.

Los Jardines también poseen renombrados monumentos artísticos, como la Columna de los Lanceros Solares o la Columna de la Mano Lunar, grandiosas columnas de basalto que tienen grabados hechos famosos de la Historia como la resistencia de los Lanceros Solares a la Doble Oscuridad, o la intervención del Dios de la Luna contra los Hermanos Negros del Caos; o la tumba del fundador de la ciudad, el mítico héroe Sar, cuyo inmenso Mausoleo cuadrangular contiene bellos frisos policromados narrando sus aventuras, desde su lucha contra los hombres-mono de las Selvas Pardas hasta su aventura contra las brujas del Yermo.

Al este de la Fosa se halla el barrio del Risco, morada de las clases altas de la urbe. Los palacios aquí son extremadamente lujosos, hasta los muros que los rodean son de mármol. En esta zona son (triple repetición) más numerosos los minaretes, ya que es en ellos donde los poderosos suelen pasar sus noches con sus amigos o amigas más íntimos, celebrando fiestas que acaban degenerando en horripilantes orgías aullantes que me abstendré de comentar, ya que rehusé acudir a todas las que me invitaron por decencia y moralidad, y por respeto a nuestro venerable apellido, tío amado.

Al norte de la Fosa, hacia el centro de la ciudad, se halla el Sagrario, el barrio de los templos, dominado por los inmensos zigurats que han hecho famosa a la ciudad. Aquí puede contemplarse el gran zigurat dorado y plateado del Dios Supremo, con el Gran Gong de Platino sobre el altar principal, el zigurat rojo de la Diosa del Fuego, el verde de la Diosa de la Tierra, el azul celeste de la Diosa del Aire o el azul oscuro de la Diosa del Agua. También aparecen bellamente decorados los zigurats (repetición)de las Diosas Gemelas. En este barrio se hallan (repetición) también la Capilla del Dios Viajante. Y es que los sarpolitanos son tremendamente religiosos y adoran a todo tipo de dioses, desde el depravado culto al Simio Enano hasta el proscrito culto a la Doble Oscuridad, cuyo nombre no debe ser pronunciado (¿El ocho?). También en esta zona tienen sus viviendas los sacerdotes, y hay varios monasterios de diferentes cultos religiosos y filosóficos, desde los Dementes Babeantes que alcanzan el éxtasis mediante la orgía sexual, hasta los Devotos de la Carne que practican el canibalismo ritual.

En el límite oriental del Sagrario, se hallan los Recintos de los Juegos Sagrados, con el Gran Hipódromo o ("y", no "o") el Gran Estadio, dos magníficos edificios construidos en mármol y pórfido, en los que se celebran cada dos años los Juegos Sagrados en honor de los dioses, y donde compiten atletas de todos los rincones del mundo. Estos juegos serían un espectáculo edificante de esfuerzo, disciplina y tesón, si no fuera por la depravada norma establecida por los primeros emperadores de que todos los atletas deben participar desnudos para evitar introducir armas en secreto en el recinto. Así, estos juegos han degenerado en un espectáculo infame donde hombres y mujeres sin pudor ni vergüenza, compiten entre sí sin más vestimenta que el aire que les rodea; azuzando así los bajos instintos de los espectadores que van a contemplar más un espectáculo que satisfaga sus libidinosos deseos que una sana competición atlética. (La ciudad perfecta... digo, ¡no, que horror!)

Al lado del Sagrario, un poco más al oeste se halla el barrio de las Piedras, llamado así por los antiquísimos monumentos que datan de los primeros tiempos de la ciudad. Aquí se encuentra el templo de la Piedra Negra, un lugar ominoso construido en pórfido y azabache, donde se halla (repetición)la mítica piedra caída de los cielos que era adorada por seres pre-humanos antes de la llegada de los primeros hombres a la ciudad; (pondría punto en vez del punto y coma) el templo siempre permanece cerrado, pero se dice que en él se practican cultos degenerados y pervertidos por los gritos que se escuchan por la noche en dicho lugar (¿de veras? jamás lo hubiera imaginado en una ciudad así). Al menos eso me han dicho, ya que sabes que yo soy virtuoso y evito los lugares impíos, oh amado tío.

También en este lugar pueden [b]("puede", singular, puesto que la Gran Biblioteca, hasta donde yo entiendo, es una sola)[/b] visitarse la Gran Biblioteca, un edificio de mármol policromado con más de mil columnas de obsidiana, que posee cientos de miles de libros de todos los saberes conocidos, desde astrología a alquimia, o la vil necromancia. Pero quizás el lugar más llamativo sea el zoco de Mahalk-Ghul, una grandiosa plaza de baldosas amarillas, donde pueden hallarse todo tipo de artículos interesantes, sobre todo drogas alquímicas, desde el legendario Polvo de Unicornio, pasando por las Escamas de Basilisco o los psicodélicos Humos Multicolor que pueden volver loco a cualquier hombre o mujer sobre la faz del planeta. Es lo que me han dicho los comerciantes y quienes conocen el lugar, ya que yo me he abstenido de malgastar dinero en esas sustancias infames, pues detesto semejantes vilezas, como bien sabes, oh alabado tío mío.

Al este del Sagrario, y sobre una laguna interior (coma) se halla la Ciudad Prohibida, el barrio de los Emperadores, al que sólo se puede acceder mediante la invitación de los príncipes Arrámidas. Es uno de los lugares más impresionantes de la ciudad; situado en medio de una laguna y rodeado de una ciclópea muralla de color púrpura, esta Ciudad Prohibida consiste en un gran jardín, con todo tipo de flora y fauna exótica de todos los rincones del imperio, en el que hay varios pabellones y palacios de bella factura coronados por cúpulas enjoyadas de tantos colores como el arcoíris, y cuyos suelos están recubiertos de mármol de todos los colores posibles de imaginar. En este lugar moran los innumerables príncipes Arrámidas, ya que debido a la poligamia de la dinastía el número de hombres y mujeres de sangre real es elevadísimo; lo más sorprendente es que no sólo los príncipes tienen derecho a un harén particular, sino que cada princesa también tiene uno propio. Con lo cual podéis imaginar que con la cantidad de concubinos, concubinas, sirvientes varios y guardias imperiales, esta zona es muy populosa y bulliciosa. (pondría coma, en lugar de punto) Además de ser escenario de todo tipo de orgías gastronómicas y sensuales que practican los miembros de la dinastía imperial; así me ha sido contado, venerable tío, ya que yo he logrado evitar participar en tales inmoralidades, a pesar de las insistentes invitaciones de las primas gemelas del Emperador.

Al nordeste de la ciudad se halla el último sector, la Ciudad de los Muertos. Este lugar es una inmensa necrópolis formada por mastabas, pirámides, panteones y todo tipo de tumbas subterráneas. A pesar de ser el lugar de reposo de los muertos de la ciudad, en este lugar también hay vida. Aquí viven los Guardianes de los Muertos, un grupo de hombres y mujeres al servicio de los difuntos y del Triple Dios de los Muertos; pero también es lugar de reunión de ladrones y asesinos para planear sus crímenes, y lugar de refugio para fugitivos de cualquier delito. También en este lugar existen hombres y mujeres que comercian con su cuerpo y que evitan así pagar alojamiento en otros lugares. Es un lugar lóbrego y tétrico, cubierto de jardines silenciosos y tumbas ominosas. (¿Sexo en un cementerio? Ahora sí que lo he visto todo)

La ciudad es cruzada en toda su extensión por el Gran Rio (tilde), que cruza (repetición)el Gran Desierto Interior en toda su extensión, y que corre por la ciudad encerrado en canales bellamente diseñados con puentes de mármol y muros de jade. Por este río suelen llegar las galeras multicolor de los Peregrinos de los Cinco Dioses a celebrar el festival del Retorno de la Primavera, un infame espectáculo consistente en navegar río (triple repetición) abajo hasta el mar, y a través de la ciudad (triple repetición), a bordo de estas galeras, tripuladas por peregrinos y peregrinas totalmente desnudos y cubiertos de aceites corporales que ofrecen sus favores a todo aquel que llegue nadando a los navíos, dónde le obsequian con todo (repetición) tipo de bebidas alcohólicas además de con sus cuerpos. Por supuesto he evitado semejante celebración inmoral para evitar siquiera ser tentado por la visión de alguno de esos inmundos navíos de perversión.

Por último (coma) no puedo dejar de mencionar el Inframundo, el mundo subterráneo de Sarpolis. Como bien es conocido, una de las grandes maravillas de la ciudad es la Gran Cloaca que sirve como sistema de evacuación de desperdicios de la urbe, y al que van a parar todos los sumideros de los barrios. Debido al crecimiento de la ciudad y al número de sus habitantes, se han añadido tantas cloacas, sumideros y desagües que bajo la ciudad existe un auténtico laberinto, poblado por ratas, caimanes y algún que otro basilisco, y también por personas. Sus habitantes son gentes sin recursos ni lugar donde malvivir, y que moran en esas profundidades (no acaba de convencerme el armado de esta frase), también se hallan en esos sitios contrabandistas, prófugos, caníbales y asesinos. Además (coma) en esas profundidades se practican delitos prohibidos (¿es que acaso hay algo prohibido en esta ciudad?) como luchas a muerte entre hombres o mujeres, venta de carne humana o prácticas nigrománticas. Todos estos relatos que me han contado los sarpolitanos son tan espeluznantes que no sé si creerlos o no, porque he evitado acercarme a esos sitios infames que atentan contra mi dignidad.

Nada más he de contarte por ahora, y aún espero a ser recibido ante el Emperador para cumplir la misión que me has encomendado. Te remitiré esta misiva en cuanto pueda por vía marítima, en el primer bajel que parta hacia nuestra amada isla, Kentyr la Bella.

Tu devoto sobrino que te quiere y te respeta



Vaxios

PD: He de comunicarte que ando corto de dinero, por razones que ignoro perdí gran parte de mis fondos durante el viaje, quizás en alguna escala o por un acto de brujería. En cualquier caso os rogaría que me enviaseis más fondos para financiar mi estancia aquí, ya que a pesar de mis comedidos gastos, de mi férrea moral y de mi austeridad, a duras penas me sostengo.

Una vez más, me despido de ti, o amado y sabio tío a quién tanto respeto y adoro.


Segundo cuento que leo y comento... y ¿cómo has dicho que se hacía para llegar a Sarpolis? Pregunto únicamente por curiosidad científica, ya sabes que soy un dechado de virtudes y que jamás osaría adentrarme en aquel nido de perversión y placeres bajos.

Hablando en serio (o al menos intentándolo), tengo que admitir que se trata de un muy interesante relato. O una muy interesante descripción, más bien, puesto que acorde a lo propuesto por Rohman la historia escasea y en su lugar cobra protagonismo la propia ciudad. Una ciudad impúdica, infame, pervertida, vil, degenerada y orgiástica, a decir del bueno de Vaxios, que todos ninguno de nosotros querría conocer jamás.

La verdad es la idea original es muy buena y está bastante bien lograda. El tono de la misiva me recordó, por instantes, las largas cartas que suelen poblar las novelas históricas de Hisbert Haefs, como Troya, Anibal y Alejandro, y me trajo también reminiscencias del desternillante humor de los Les Luthiers con sus "Cartas de color", de Yogurtu Mghe, lo cual, créeme, es todo un puntazo por tu parte.

Siguiendo con los puntos destacables del relato no puedo dejar de decirte que has logrado una excelente descripción de la ciudad. La mejor de todos los cuentos del reto que he leído hasta ahora. En ese sentido, honestidad obliga, te has apegado a la perfección a la temática del concurso, y van a lloverte muchos puntos por eso. Insisto: la descripción está realmente muy lograda; de hecho, el tono entre sórdido y exótico con el que la dotas me recuerda, en parte al menos, a la mítica Ankh-Morph del gran Terry Pratchett.

Por otra parte, se nota que tienes una pluma privilegiada, y una imaginación portentosa, todo lo cual, sumado a ese remate final que es simplemente excelente, hace que tu cuento quede muy bien posicionado en la escala de mis puntuaciones.

Ahora bien, no todo son rosas en los jardines del señor, y tengo que mencionarte dos cosas que me han hecho un poco de ruido durante la lectura. La primera son los errores de redacción (tiempos verbales, tipo de persona, etc) y las excesivas repeticiones que pueblan el texto. Excesivas, realmente; he llegado a contar no menos de cuarenta "halla", y muchas veces aparecen hasta cinco en un mismo párrafo, siendo que los hubieras podido remplazar con facilidad por sinónimos o construcciones parecidas como: "alza", "encuentra", "destaca", "erige", etc. Lo segundo, y en parte relacionado también con lo anterior, es que el texto peca un poco de exceso, por lo cual lo que al principio causaba cierta risa y despertaba sonrisas a diestra y siniestra luego, con el correr de los párrafos, empieza a sonar algo repetitivo ya, y eso se acentúa a medida que sigues duplicando el mismo esquema para cada párrafo: la descripción de determinado barrio y sus placeres "infames y sórdidos", y el posterior recordatorio de Vaxios de que él jamás podría sentirse cómodo en un sitio como aquel.

Entiendo, eso sí, que la propia temática del reto te exige esa repetición de estructuras, a fin de poder describir como se debe a la ciudad (insisto en que hasta ahora eres el que mejor ha logrado el cometido inicial del reto), pero eso no quita que en cierto punto puede resultar ya un poco cansador para el lector (sobre todo para aquellos como yo que tendemos a distraernos con facilidad), y tampoco contribuyen demasiado esos errores, frutos del despiste y las prisas, que te he señalado en el spoiler del comienzo.

Por lo demás un cuento realmente redondo, aunque el humor no sea mi fuerte, y con una ciudad maravillosa que ha sido descrita con una sinestesia exquisita, por lo cual de seguro has de quedar muy bien posicionado en mis votaciones finales. Felicitaciones por ello, autor/a,

[Imagen: norwegian_wood.jpg]

Todo cambiaba en aquella maldita ciudad. Todo. Como el mar en el cuento de Hemingway.
Responder
#10
Autor/a:

Menudo apego al apartado de la descripción de la ciudad te has mandado. Las descripciones son sólidas, muy sólidas. También creo que ha sido una sagacidad de tu parte poner de la mano de un "inocente muchachito", la descripción de todo lo que ha visto. El humor tardó en llegarme, pero me llegó. Es tan exagerado lo que sucede en la ciudad que entre lo que transpira en los diferentes distritos y edificios, y los increíbles títulos que ostentan, me han terminado por hacer reír. Disfruté bastante leyendo lo que posee tu ciudad, pero no sé si alguna persona podría salir con las virtudes intactas en ese nido de "tentaciones".

Creo sinceramente que el comienzo de la carta podría tener menos títulos. Entiendo que se hace así para apelar al humor, pero uno desea meterse en la historia y esos nombres largos, extraños, que no nos aportan mucho, atentan contra ese objetivo, por lo que me pareció tedioso. Lo bueno es que ahí dejas de usar esa modalidad.

Tu prosa es notable, se nota que tienes experiencia y la encontré en la mayor parte, bastante disfrutable. Aun así, tengo un par de pegas:

En algunas partes creo que te ha zozobrado un poco la pluma con  el tono ceremonioso que usa el joven. Existen fragmentos con palabras muy rimbombantes y solemnes a las que le siguen expresiones un tanto ordinarias, y puede que hasta vulgares. Pero has logrado el propósito de la parla del joven de una forma más que decente.

En cuanto a los párrafos, noté que a veces empiezas la descripción de la ciudad con repeticiones un tanto obvias. De tan obvias uno las pasa por alto, es entendible. Pero con corregirlas un poco, la desprolijidad se eliminaría por completo. También, y esto no es malo, noté que todos los párrafos empiezan de la misma manera. Comienzan con un distrito o edificio, se describe un poco la función o lo que los caracteriza, cuentas las barbaridades que suceden en ellos y terminas con una simpática negación del autor de la carta, sobre el deleite en esos vicios. No podría decir que está mal, sinceramente no lo está. Sin embargo, hubiera bienvenido con agrado algún cambio de ritmo, porque ya se sabe que puedes hacer bien las descripciones, pero encarar alguno de forma diferente le hubiera dado un atractivo mayor, creo yo.

Dentro de todo, muy bien, autor/a!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)