This forum uses cookies
This forum makes use of cookies to store your login information if you are registered, and your last visit if you are not. Cookies are small text documents stored on your computer; the cookies set by this forum can only be used on this website and pose no security risk. Cookies on this forum also track the specific topics you have read and when you last read them. Please confirm whether you accept or reject these cookies being set.

A cookie will be stored in your browser regardless of choice to prevent you being asked this question again. You will be able to change your cookie settings at any time using the link in the footer.

Thread Rating:
  • 0 Vote(s) - 0 Average
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Cómo evitar una Mary Sue
#1
Quote:“Una idea no tiene valor sin personajes creíbles para implementarla; una trama sin personajes es como una cancha de tenis sin jugadores. El Pato Lucas es a la historia de Buck Rogers lo que Jonh McEnroe era para el tenis. Personalidad. Ese es el tono, el tambor y el flautín. Olvídate de la trama.”

Chuck Jones

Hace mucho, mucho tiempo, escribí una serie de posts sobre cómo evitar una Mary Sue en el ahora difunto Fantasía Épica (paz a sus restos). En vista de que el foro no da señales de vida, pensé que sería buena idea hacer un hilo similar aquí. En un principio, pensé que lo mejor sería copiar y pegar la guía entera, que todavía está en mi blog, pegarla y listo. No obstante, Google penaliza el contenido duplicado. Por lo tanto, voy a hacer otra versión basada en lo mismo, pero diferente para que Google no condene mi blog al abismo.

Este es un post para aquellos desadaptados sociales que sufren creando personajes verosímiles porque en la vida real prefieren estar solos con un libro a acompañados. Es decir, para gente como yo.

Empecemos por lo básico:

¿Qué es una Mary Sue?

Según la Wikipedia:

Quote:Es un personaje ficticio en exceso idealizado y abiertamente identificable como el alter-ego del autor o del lector. Su principal característica es la de acaparar toda la atención de la historia y cambiar elementos importantes del argumento en su beneficio sin explicación alguna. Usualmente es un personaje sin defectos notables, cuyos aspectos positivos superan todo su rol en la historia y lo vuelve unidimensional. Generalmente es un o una joven o una persona de bajo rango, que soluciona una situación complicada mediante habilidades inverosímiles.

En cristiano, es un personaje que opaca a los demás por su perfección. Es buena en todo y todos la admiran (u odian; no puede haber un personaje al que no le importe ni medio huevo la Mary Sue en cuestión). Por lo general, se trata de una mujer, pero también puede ser hombre.

Como un personaje perfecto es harto chocante, se ha hecho común que los autores doten a sus Mary Sues de faltas con el propósito de hacerlas menos… marysuescas. No obstante, estas faltas tienden a limitarse a lo superficial y pueden incluso jugar a favor de la Mary Sue. ¿Alguien se acuerda de Bella Swan, de Crepúsculo? Su peor falta era su torpeza, lo cual le favorecía porque reforzaba su imagen de chica frágil y adorable. En realidad, Bella seguía siendo perfecta incluso con esa falta.

¿Por qué es tan malo tener a una Mary Sue?

Un personaje plano no siempre arruina una historia. No es necesario volcar todas nuestras energías creando un actor que solo va a aparecer por dos capítulos y su papel es llevar los caballos del rey; no nos importa conocer a alguien que tiene un rol menor e insignificante. Ahora bien, un protagonista plano, sí arruina una historia.

Por desgracia, las Mary Sues tienden a ser protagonistas y están en la cúspide de los personajes planos. Un personaje hábil y perfecto no se ve desafiado por los obstáculos del argumento ni se ve en la necesidad de cambiar a medida que avanza la historia. El lector encontrará difícil empatizar con él. Si el lector no conecta, lo hemos perdido para siempre.

¿Cómo evitar una Mary Sue?

Si ya creaste un personaje y sospechas que es plano, no caigas en la tentación de dotarlo de características deseables, como belleza e inteligencia, con la esperanza de agradar al lector. Ya hemos visto esa táctica y no funcionará. Si eres la clase de escritor que sufre creando personajes verosímiles, tendrás que aceptar que esa es tu debilidad y empezar con los cimientos.

Cómo crear un personaje redondo

Jeff Gerke, autor de The First 50 Pages y Plot vs. Character, propone que los personajes son como cebollas: tienen capas. Entre más capas tenga un personaje, más matices podrá apreciar el lector y más profundo le parecerá.
Aquí me parece apropiado reiterar que NO es necesario que todos los personajes sean redondos. Solo han de serlo aquellos que sean relevantes para la trama. Una buena regla general a seguir es: entre más importante el personaje, más desarrollo debe tener. Esta serie de posts se enfocará en el desarrollo de los protagonistas.

Como mínimo, un protagonista creíble debe tener una personalidad (su núcleo) y una historia (que no necesariamente tiene que ser traumática, dejen de matar familias). Dependiendo de estos factores, el personaje interactuará con el exterior de distintas formas, cambiando su apariencia como reflejo de su personalidad, desarrollando conceptos del bien y el mal, etc.

Mañana hablaremos sobre la primera capa: la personalidad núcleo.
Reply
#2
xigue asi , nos ayuda mucho y personalmente estoy investigando el trasfondo de muchas lecturas y aprendiendo a leer los mensajes ocultos
Amnesia temporal , hasta recordar lo que soy pero siento que hago todo de nuevo y mi ser es como el fenix
Reply
#3
Creo que ya había pasado por el hilo tuyo en fantasía épica y me alegro de que vayas a seguir posteando por aquí. Me ha gustado la imagen de la cebolla (me ha recordado a lo de Shrek con las capas, hehe) y pienso que, por más que se profundicen las capas una personalidad jamás podrá ser del todo explicada, como lo es la personalidad de cualquier persona en nuestro mundo. Ese yo creo es uno de los principales problemas que aquejan a las marysues: si se quiere crear un personaje profundo, ni el propio personaje debe entenderse del todo (y ni el propio autor debe conocerlo del todo, aunque pueda sonar algo contradictorio).

En lo único en lo que no concuerdo es en esto:

Quote:no nos importa conocer a alguien que tiene un rol menor e insignificante.

Entiendo que lo que quieres decir es que no vas a escribir un gran párrafo entero dedicado a una persona que probablemente no vaya a aparecer después, y en eso estoy de acuerdo. Sin embargo, creo que es muy importante dejar claro que cada personaje en el que se fija el protagonista tiene un alma y una vida, y muchas veces con una simple frase se puede conseguir dar esa sensación de «estar en un mundo vivo» sin desviar tampoco la atención del lector. Bueno, se trata de una visión personal, pero a mí me gustan los mundos en el que se muestra que cualquier ser puede llegar a ser interesante.

A la espera de la primera capa Smile

Saludos!
Reply
#4
Ana muy, muy buen post compañera.

Estoy muy de acuerdo con casi todo lo que expones. No con lo de que los personajes secundarios no nos importan, ni desde luego con la frase final de la cita del señor Chuck Jones, que no tenía ni idea de quién era hasta que lo he buscado en google (sorry, no estoy puesto en caricaturistas y guionistas de las animaciones de la Warner Bros, los únicos "chucks " que conozco son Chuck Norris y Chucky, el del Muñeco Diabólico) "Olvídate de la trama." Y visto quién era el tipo ya flipo con que dijera (siendo como era guionista) que la trama no importa. Quizá fuese porque en el mundo de los dibujos animados para niños es más importante el personaje y que hagan reír que de lo que vaya el episodio (es un poco tonto pretender meterle en la cabeza a un crío de 5 años una trama compleja, es cierto), pero en el caso de las novelas esa afirmación no tiene sentido ninguno.

Desde mi punto de vista si hay dos cosas que importan en una novela, y son los personajes y la trama.

De hecho, hay bestsellers que lo han sido por sus tramas (ya que contaban con personajes de lo más insípidos) y otros que lo fueron por justo lo contrario (los personajes). Por supuesto el sumun es conseguir triunfar a la vez en ambos aspectos, pero de esos libros hay muy pocos, admitámoslo, y son esos de los que no te olvidas por años que pasen.

Lo dicho, un muy buen post (que no había leído en nuestra perdida web de Fantasiaepica).

Esperando la segunda parte. Wink
La lealtad debe estar por encima de todo excepto del honor.
Reply
#5
Nota: Gracias por los comentarios. Como en este momento llevo algo de prisa, los contestaré mañana. ¡Perdón por la descortesía.

Aunque la ciencia aún no ha logrado determinar si la genética o el ambiente en el que se cría un niño tiene mayor influencia en su comportamiento, es indudable que hay un factor inherente o que se desarrolla a una edad muy temprana. Con tan solo meses de edad, los niños muestran preferencias marcadas. Dos hermanos con una diferencia de edad mínima criados por los mismos padres y en las mismas circunstancias reaccionarán a la misma situación de formas distintas.

Para ilustrar mi punto, colgué este video. Fíjate la cantidad de reacciones que hay. ¿Cómo reaccionarías si vieras una escena como la siguiente?



En este momento puede que te resulte fácil decidir porque no estás en una situación de vida o muerte. Sin embargo, la mayoría de las historias ponen a los personajes bajo presión intensa, y estos no esperan los giros argumentales que ha preparado el autor. Es por esto por lo que hoy hablaremos de ese factor inherente en cada uno de nosotros, esa primera capa: la personalidad núcleo. Gerke sugiere usar el indicador Myer-Briggs, un test de personalidad diseñado para ayudar a una persona a identificar algunas de sus preferencias. Por ejemplo, si sueltas a una persona en una fiesta, ¿reaccionará buscándole conversación a la gente o intentará fundirse con la pared con la esperanza de que nadie repara en él?

El indicador como tal toma en cuenta actitudes, funciones y estilo de vida. Los pares ordenados a tomar en cuenta son cuatro:

Extrovertido (E) – Introvertido (I)
Sensorial (S) – iNtuitivo (N)
Racional (T) – Emocional (F)
Calificador (J) – Perceptivo (P)

Si sacamos una calculadora, nos daremos de que son 16 combinaciones posibles. Parece muy poco para la variedad que vemos en nuestro día a día, pero la la mayoría de la gente se sorprende al descubrir que encaja en uno de esos tipos. Si tienes curiosidad, puedes hacer el test aquí.

Es importante entender que estas bases son preferencias. El que una persona prefiera la introversión en la mayoría de los casos no implica que no pueda comportarse como un extrovertido con sus amigos y convertirse en el más hablador si le interesa cierto tema.

Yo uso el indicador de la siguiente forma: una vez sé cómo se desarrollará la historia, tengo una idea del tipo de personaje que voy a necesitar. No obstante, mi escasa habilidad social me hace difícil mantenerlo consistente, por lo que leo las descripciones de cada tipo hasta que grito: «¡Ese! ¡Ese es!».

Dicho esto, a continuación están los dieciséis tipos de personalidad. Empecemos por la introversión:

Introversión

[Image: Ser-un-introvertido.jpg]
  • ISTJ (Introvertido, Sensorial, Racional, Calificador): Serio y callado, interesado en la seguridad y la vida pacífica. Extremadamente meticuloso, responsable y fiable. Se concentra fácilmente. Usualmente está interesado en soportar y promover tradiciones y establecimientos. Organizado y trabajador, trabaja para fines definidos e identificables. Usualmente logra completar cualquier tarea que tenga en mente.
  • ISTP (Introvertido, Sensorial, Racional, Perceptivo): Callado y reservado, interesado en cómo y por qué funcionan las cosas. Tiene habilidad para la mecánica. Toma riesgos y vive el momento. Usualmente se interesa en deportes extremos y es talentoso en ellos. No tiene deseos complicados. Es leal a sus colegas y a su sistema de valores interno, pero no tiende a molestarse en respetar la ley si está en su camino. Distante y analítico, tiende a destacar en encontrar soluciones a problemas prácticos.
  • ISFJ (Introvertido, Sensorial, Emocional, Calificador): Callado, amable y consciente. Se puede confiar en que hará las cosas. Usualmente pone las necesidades de los demás por encima de las propias. Estable y práctico, valora la seguridad y las tradiciones. Tiene un sentido del espacio bien desarrollado. Mundo interior rico que gira en torno a sus observaciones de las personas. Percibe fácilmente las emociones de otros. Interesado en servir.
  • ISFP (Introvertido, Sensorial, Emocional, Perceptivo): Callado, serio, sensible y amable. No le gusta el conflicto y no es probable que haga cosas que lo generen. Leal. Sentidos desarrollados, apreciación de la estética y la belleza. No le interesa el liderazgo o el domino de otros. Flexible y abierto de mente. Es probable que sea creativo y original. Disfruta el momento.
  • INFJ (Introvertido, Intuitivo, Emocional, Calificador): Callado, pero con carácter; original y sensible. Tiende a terminar las cosas. Extremadamente intuitivo con respecto a las otras personas, y se preocupa por sus sentimientos. Sistema de valores bien desarrollado al que se adhiere estrictamente. Es probable que no tienda a liderar ni a seguir.
  • INFP (Introvertido, Intuitivo, Emocional, Perceptivo): Callado, reflexivo e idealista. Le interesa servir a la humanidad. Sistema de valores bien desarrollado que intenta no quebrantar. Extremadamente leal. Adaptable y despreocupado a menos que un valor preciado se vea amenazado. Usualmente es un escritor talentoso. Mentalmente rápido, ve posibilidades. Le interesa entender y ayudar a la gente.
  • INTJ (Introvertido, Intuitivo, Racional, Calificador): Independiente, original, analítico y determinado. Tiene una habilidad excepcional para convertir teorías en planes de acción sólidos. Valora el conocimiento, la competencia y la estructura. Pensador a largo plazo. Tiene estándares muy altos sobre su propio desempeño y el desempeño de otros. Líder natural, pero seguirá a otros si confía en líderes preexistentes.
  • INTP (Introvertido, Intuitivo, Racional, Perceptivo): Pensador lógico, original y creativo. Puede emocionarse mucho con teorías e ideas. Excepcionalmente capaz de convertir teorías en entendimiento claro. Valora el conocimiento, la competencia y la lógica. Callado y reservado, difícil de llegar a conocer. No le interesa liderar ni seguir.

Extroversión

[Image: tumblr_lm0in2e6Qf1qigfjto1_540.jpg]
  • ESTP (Extrovertido, Sensorial, Racional, Perceptivo): Amigable, adaptable, orientado a la acción. Se concentra en resultados inmediatos. Vive en el aquí y ahora, toma riesgos y vive una vida agitada. Se impacienta con las explicaciones largas. Es leal a sus colegas y a su sistema de valores interno, pero no tiende a molestarse en respetar la ley si está en su camino. Excelentes habilidades sociales.
  • ESTJ (Extrovertido, Sensorial, Racional, Calificador): Práctico, tradicional y organizado. Posible atleta. No le interesan las teorías y lo abstracto a menos que le vea la aplicación práctica. Tiene una visión clara de cómo deberían ser las cosas. Leal y trabajador. Es probable que esté a cargo. Excepcionalmente capaz de organizar y llevar a cabo actividades. Valora la seguridad y la vida pacífica.
  • ESFP (Extrovertido, Sensorial, Emocional, Perceptivo): Sociable y amante de la diversión, hace que las cosas sean más divertidas. Vive el momento, ama las experiencias nuevas. Le desagradan las teorías y el análisis impersonal. Le interesa servir a los demás. Es probable que sea el centro de atención. Sentido común y habilidad práctica bien desarrollados.
  • ESFJ (Extrovertido, Sensorial, Emocional, Calificador): Amable, popular y consciente. Tiende a poner las necesidades de los demás por encima de las suyas. Gran sentido de la responsabilidad y el deber. Valora las tradiciones y la seguridad. Le interesa servir a los demás. Necesita de reforzamiento positivo para sentirse bien consigo mismo. Sentido del espacio bien desarrollado.
  • ENFP (Extrovertido, Intuitivo, Emocional, Perceptivo): Entusiasta, idealista y creativo. Capaz de hacer casi cualquier cosa que les interese. Buena habilidad social. Necesita vivir de acuerdo a sus valores. Le emocionan las nuevas ideas, pero le aburren los detalles. Abierto de mente y flexible, con una amplia gama de intereses y habilidades.
  • ENFJ (Extrovertido, Intuitivo, Emocional, Calificador): Popular y sensible, con habilidades sociales excepcionales. Concentrado en el exterior, muestra preocupación por los sentimientos y pensamientos de los demás. Usualmente no le gusta estar solo. Ve todo desde la perspectiva humana y le disgusta el análisis impersonal. Maneja eficientemente los problemas interpersonales y no tiene problemas liderando un grupo. Le interesa servir a los demás, y probablemente pone la necesidades de otros por encima de las suyas.
  • ENTP (Extrovertido, Intuitivo, Racional, Perceptivo): Creativo, ingenioso y rápido de mente. Es bueno en una gran variedad de cosas. Le gusta debatir. Se emociona mucho con proyectos e ideas nuevos, pero puede dejar de lado los aspectos más rutinarios de la vida. Generalmente es asertivo y franco. Le agrada estar acompañado. Excelente habilidad para entender conceptos y aplicar la lógica.
  • ENTJ (Extrovertido, Intuitivo, Racional, Calificador): Asertivo y franco, está hecho para liderar. Excelente habilidad para entender problemas organizativos difíciles y crear soluciones sólidas. Inteligente e informado, suele ser excelente como orador. Valora el conocimiento y la competencia, y usualmente carece de paciencia para la desorganización y la ineficiencia.

Bueno, ya está la primera capa. Este será uno de los factores que más usaremos a la hora de escribir las reacciones de nuestros personajes. Por ejemplo, si tu protagonista es introvertido y no le gusta liderar, no estará cómodo en una posición de líder. Sin embargo, esta situación puede dar lugar a un conflicto interno interesante si se maneja bien, y esto le añade profundidad al personaje.

Cabe destacar que la personalidad no lo es todo. Así como es innegable que hay un factor inherente que contribuye a nuestro comportamiento, también es irrefutable que nuestro entorno ejerce presión sobre nosotros y nos moldea de maneras sobre las que no somos conscientes. Por eso, en el siguiente post trataremos sobre la historia del personaje.

¡Gracias por leer!
Reply
#6
(Por cierto, este post me hace pensar en el hilo de ¿Cómo creas un personaje? que creó WAKON y en el que por primera vez empecé a enterarme de lo que era Myers-Briggs.)

Ana Katzen Wrote:No obstante, mi escasa habilidad social me hace difícil mantenerlo consistente
Yo no diría que hace falta habilidad social para entender los caracteres de las personas (por lo menos si con «habilidad social» te refieres a ser una persona social a la que le gusta hablar mucho sobre cualquier tema, organizar actividades en grupo, etc.). Es más, yo creo que he aprendido más sobre el ser humano observando y callando que hablando. Con un poco de práctica, los más mínimos gestos que hace la gente te dan una pista de cómo es y aprendes a adivinar o por lo menos a no sorprenderte de sus reacciones ante tal o cual acontecimiento. Cierto, las apariencias engañan, pero engañan muchas veces a causa de los prejuicios que tenemos. Y bueno, de sociología no he estudiado nada, y no me cabe duda de que sería interesante aprender más teoría sobre el asunto, ya que más que nada yo me guío por las impresiones y el instinto. Así como me guía el instinto para crear un personaje.

De ahí que me dé bastante para atrás eso de poner a mis personajes en una casilla. Sencillamente, es un problema moral. Y bien, es un poco como si, teniendo una personalidad de tal forma específica se intentase encasillarla en una caja que tuviese la forma más parecida, dejando atrás lo que no fuese igual para que todo cupiese en la cajita. No sé, supongo que depende de cómo se toma las cosas cada autor a la hora de crear personajes, de si pretende darles vida y carácter a sus criaturas antes de comenzar la historia (y luego ir deformando la caja a medida que evoluciona) o de si prefiere una nube moldeable que vaya creciendo y solidificándose (aunque nunca del todo) a medida que avanza la historia. Es una actitud parecida a la de los padres cuando educan a un hijo: algunos lo educan siguiendo reglas específicas para tratar de hacerlo pensar de tal manera, otros lo educan por instinto, dándole el ejemplo y confiando en que se convertirá en una buena persona. Entiendo que crear un personaje puede parecer ya de por sí artificioso, pero me gusta pensar que este crece de manera completamente natural, sin amoldarse a categorías preexistentes (aunque sin duda pueda entrar en cantidad de ellas). De hecho, como digo, se trata de una cuestión moral: así como me niego a clasificar a una persona en la vida real metiéndolo en una categoría según criterios implantados por la sociedad, me daría no sé qué clasificar arbitrariamente a un personaje, por no decir que me daría miedo estar fabricando a un ser inhumano más próximo al robot que al ser caótico que es el humano.

No digo con esto que los dieciséis tipos de Myers-Briggs no sean útiles.  Obviamente ayudan a hacerse una idea del personaje y pueden guiar. Pero si, siguiendo las fases que comentas en el otro hilo (Personalidad núcleo, historia, atributos naturales, camino interior y alineación moral), creases un personaje y nos pusiésemos todos los foreros de fantasitura a escribir una historia sobre ese personaje cada uno de nuestro lado, te aseguro que todas las personalidades descritas serían distintas. Simplemente porque existe una infinidad de combinaciones. Es un poco como si un pintor, tras aplicar unas pinceladas a su cuadro, dejase a sus discípulos terminarlo: todos los resultados serán diferentes. Por ahora me da que estamos lejos de prever sin errores una acción dada a partir de unos criterios, aunque sean cien o doscientos: siempre quedarán miles y miles de criterios sin explorar y que tendrán que ser necesariamente enfrentados por el escritor sobre la marcha.

Bueno, ya paro con mis metáforas y analogías, hehe. Pero es que esto de las letritas con las definiciones me recuerda a lo del Zodíaco. Cierto, no es lo mismo, pero recuerda.

En fin, concluyendo, mi intención está lejos de negar la utilidad y eficacia de este método para crear personajes. Es un método tan válido como el que sigo yo.  Simplemente, la etapa inicial se realiza conscientemente y no por instinto. Y al cabo de todo ese trabajo, quedará siempre lo más duro: improvisar sobre la marcha todas las posibles acciones que pueda llevar a cabo un personaje en función de unos factores específicos.
Reply
#7
(23/02/2016 11:05 PM)Enigmaticos Wrote: xigue asi , nos ayuda mucho y personalmente estoy investigando el trasfondo de muchas lecturas y aprendiendo a leer los mensajes ocultos
Me alegra que la serie te ayude Smile

(24/02/2016 02:12 PM)kaoseto Wrote: Me ha gustado la imagen de la cebolla (me ha recordado a lo de Shrek con las capas, hehe) y pienso que, por más que se profundicen las capas una personalidad jamás podrá ser del todo explicada, como lo es la personalidad de cualquier persona en nuestro mundo. Ese yo creo es uno de los principales problemas que aquejan a las marysues: si se quiere crear un personaje profundo, ni el propio personaje debe entenderse del todo (y ni el propio autor debe conocerlo del todo, aunque pueda sonar algo contradictorio).
Tal vez el problema de las Mary Sues sea contrario al que explicas: no es que las comprendas del todo, es que son tan superficiales que puedes resumir su existencia a una oración o un párrafo corto. No veo problema con que un autor conozca a fondo su personaje (aunque, a decir verdad, no he sabido de alguien con un fetiche tan profundo por el desarrollo de sus propios actores) siempre y cuando el lector sea quien no lo sepa todo. Cuando el autor se empeña en mostrar tantas facetas, abulta la narrativa y hastía al lector. Desde mi punto de vista, es preferible emular un iceberg: esbozar solo el fragmento que se asoma sobre el agua.

(24/02/2016 02:12 PM)kaoseto Wrote: Entiendo que lo que quieres decir es que no vas a escribir un gran párrafo entero dedicado a una persona que probablemente no vaya a aparecer después, y en eso estoy de acuerdo. Sin embargo, creo que es muy importante dejar claro que cada personaje en el que se fija el protagonista tiene un alma y una vida, y muchas veces con una simple frase se puede conseguir dar esa sensación de «estar en un mundo vivo» sin desviar tampoco la atención del lector. Bueno, se trata de una visión personal, pero a mí me gustan los mundos en el que se muestra que cualquier ser puede llegar a ser interesante.
En lo personal, si un autor muestra a cada rato lo vivo que está su mundo, me parece falso por el sencillo hecho de que en mi día a día hago contacto visual con unas cincuenta personas y mi cerebro no dedica ningún espacio adicional a estas interacciones superficiales. Incluso cuando hay alguna interacción verbal, la olvidaré a la semana. No espero que el lector sea diferente y recuerde la sonrisa de la mujer que sirvió café al protagonista allá por el capítulo 10.

Ya sabes lo que dicen: para gustos y colores...

(24/02/2016 10:16 PM)Válrrez Wrote: No con lo de que los personajes secundarios no nos importan
Revisé la entrada inicial y nunca dije que no nos importaran los personajes secundarios. Escribí: «No es necesario volcar todas nuestras energías creando un actor que solo va a aparecer por dos capítulos y su papel es llevar los caballos del rey; no nos importa conocer a alguien que tiene un rol menor e insignificante». En otras palabras, personajes que tal vez ni califiquen como terciarios porque están ahí de relleno. No me interesa saber sobre el conflicto interno del palafrenero, que sufre porque no sabe si debe confesar su amor a la hija del herrero, cuando el reino está  a punto de ser invadido y el palafrenero en sí no tiene un rol en la historia.

(24/02/2016 10:16 PM)Válrrez Wrote: ni desde luego con la frase final de la cita del señor Chuck Jones, que no tenía ni idea de quién era hasta que lo he buscado en google (sorry, no estoy puesto en caricaturistas y guionistas de las animaciones de la Warner Bros, los únicos "chucks " que conozco son Chuck Norris y Chucky, el del Muñeco Diabólico) "Olvídate de la trama." Y visto quién era el tipo ya flipo con que dijera (siendo como era guionista) que la trama no importa. Quizá fuese porque en el mundo de los dibujos animados para niños es más importante el personaje y que hagan reír que de lo que vaya el episodio (es un poco tonto pretender meterle en la cabeza a un crío de 5 años una trama compleja, es cierto), pero en el caso de las novelas esa afirmación no tiene sentido ninguno.
El mundo literario no se limita a las novelas. Recordemos que hay relatos, guiones, ensayos, etc. Esta técnica aplica a todos ellos.

No dudo que Jones estuviera exagerando. No obstante, es una observación acertada. Hay una abundante cantidad de historias sin trama discernible, enfocada en el mundo interno de los personajes. Olvidé el título, pero recientemente salió una novela sobre un hombre que padece de esquizofrenia y se hizo muy popular en los Estados Unidos. No tiene trama. En el mundo de los relatos, hay miles de ellos que se desenvuelven bastante bien sin personajes; justamente ahora estoy leyendo una compilación titulada Thirteen Ways of Looking y bastantes cuentos en ella usan la prosa como vehículo para tratar sobre distintos conflictos internos. ¿Trama? Inexistente.

Personalmente, prefiero las obras con una buena trama y buenos personajes, claro, pero la noción de que una historia sin trama es imposible no es válida. Hay abundante material para demostrarlo. Ahora bien, no me viene a la mente ninguna historia que tenga trama, pero no personajes. La única que podría calificar es There Will Come Soft Rains de Ray Bradbury, y pese a esto no estoy segura porque hay animales y robots. Seguro que habrá una por ahí, pero no la he leído.

¡Gracias!

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: Yo no diría que hace falta habilidad social para entender los caracteres de las personas (por lo menos si con «habilidad social» te refieres a ser una persona social a la que le gusta hablar mucho sobre cualquier tema, organizar actividades en grupo, etc.). Es más, yo creo que he aprendido más sobre el ser humano observando y callando que hablando. Con un poco de práctica, los más mínimos gestos que hace la gente te dan una pista de cómo es y aprendes a adivinar o por lo menos a no sorprenderte de sus reacciones ante tal o cual acontecimiento. Cierto, las apariencias engañan, pero engañan muchas veces a causa de los prejuicios que tenemos. Y bueno, de sociología no he estudiado nada, y no me cabe duda de que sería interesante aprender más teoría sobre el asunto, ya que más que nada yo me guío por las impresiones y el instinto. Así como me guía el instinto para crear un personaje.
La habilidad social no se limita a la charla. Es una serie de componentes que facilitan cualquier interacción: liderazgo, escucha activa, delegación y persuasión, empatía. Por eso es que vez personas que hablan mucho y no escuchan (carecen de escucha activa) o no reaccionan al ver a una persona sufrir (poca o nula empatía).

Por una razón u otra, algunas personas sencillamente no tienen la capacidad de absorber por ósmosis las muchas señales intercambiadas durante una interacción. Somos ciegos a ellas. No vemos esos mínimos gestos ni entendemos las pistas. Para nosotros, el conocimiento teórico es imprescindible.

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: De ahí que me dé bastante para atrás eso de poner a mis personajes en una casilla. Sencillamente, es un problema moral.
No veo cómo sea un problema moral. Una preferencia, quizás, pero si no hay víctima, victimario o crimen, ¿tiene esto que ver con la moralidad del acto?

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: Y bien, es un poco como si, teniendo una personalidad de tal forma específica se intentase encasillarla en una caja que tuviese la forma más parecida, dejando atrás lo que no fuese igual para que todo cupiese en la cajita.
Si la personalidad empezó con una forma específica, no hay necesidad de encasillarla. Ya está encasillada. Con tus comentarios anteriores me dio la impresión de que creías que había demasiada variedad para categorizar o definir, pero con este me confundiste.

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: No sé, supongo que depende de cómo se toma las cosas cada autor a la hora de crear personajes, de si pretende darles vida y carácter a sus criaturas antes de comenzar la historia (y luego ir deformando la caja a medida que evoluciona) o de si prefiere una nube moldeable que vaya creciendo y solidificándose (aunque nunca del todo) a medida que avanza la historia. Es una actitud parecida a la de los padres cuando educan a un hijo: algunos lo educan siguiendo reglas específicas para tratar de hacerlo pensar de tal manera, otros lo educan por instinto, dándole el ejemplo y confiando en que se convertirá en una buena persona.
Creo que este método no encaja ni en lo uno ni en lo otro. Al estar la trama lista antes de comenzar a escribir, el personaje empieza en estado sólido con una voz definida y va demostrando sus características a medida que avanza la historia. Muchos autores logran causar una impresión fuerte con sus personajes desde la primera línea y lo van desarrollando a partir de eso. Ese es el efecto que busco lograr.

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: Entiendo que crear un personaje puede parecer ya de por sí artificioso, pero me gusta pensar que este crece de manera completamente natural, sin amoldarse a categorías preexistentes (aunque sin duda pueda entrar en cantidad de ellas). De hecho, como digo, se trata de una cuestión moral: así como me niego a clasificar a una persona en la vida real metiéndolo en una categoría según criterios implantados por la sociedad, me daría no sé qué clasificar arbitrariamente a un personaje, por no decir que me daría miedo estar fabricando a un ser inhumano más próximo al robot que al ser caótico que es el humano.
Sigo sin comprender cómo puede ser una cuestión moral, pues al encasillar a una persona de carne y hueso sí puedes estar perjudicándola. Pero un personaje es un actor, no una persona, aunque la idea es que se sienta igual.

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: No digo con esto que los dieciséis tipos de Myers-Briggs no sean útiles.  Obviamente ayudan a hacerse una idea del personaje y pueden guiar. Pero si, siguiendo las fases que comentas en el otro hilo (Personalidad núcleo, historia, atributos naturales, camino interior y alineación moral), creases un personaje y nos pusiésemos todos los foreros de fantasitura a escribir una historia sobre ese personaje cada uno de nuestro lado, te aseguro que todas las personalidades descritas serían distintas.
Naturalmente. Todos tendremos tramas diferentes, así que, por necesidad, las vivencias del personaje serán diferentes en cada historia. Supongamos que les doy la personalidad núcleo, la historia y los atributos naturales. No puedo darles el camino interior porque eso va entrelazado con el argumento. También es cierto que cada quien tendrá que fabricar su propia alineación moral. Por ende, el personaje no será el mismo.

Pese a esto, sigamos con tu analogía y supongamos que cada usuario crea personajes distintos incluso siguiendo parámetros establecidos. La situación, en sí, es irrelevante. La verdadera cuestión es:
  • ¿Funciona cada personaje dentro del contexto de su narrativa particular?
  • ¿Es verosímil?
  • ¿Es consistente?

Si la pregunta a todas estas preguntas es «Sí», pues ya. El personaje funciona así sea diferente a los creados por todos los demás.

(25/02/2016 11:11 AM)kaoseto Wrote: En fin, concluyendo, mi intención está lejos de negar la utilidad y eficacia de este método para crear personajes. Es un método tan válido como el que sigo yo.  Simplemente, la etapa inicial se realiza conscientemente y no por instinto. Y al cabo de todo ese trabajo, quedará siempre lo más duro: improvisar sobre la marcha todas las posibles acciones que pueda llevar a cabo un personaje en función de unos factores específicos.
Considero que lo más difícil no es comenzar a escribir o siquiera terminar la historia, sino corregirla. Por esto, prefiero planificar la mayoría de los aspectos. Durante la fase de escritura es poco lo que improviso porque ya probé la mayoría de las ideas durante la planificación.

¡Gracias por comentar!
Reply
#8
@Ana Katzen Pues sí que te lo tomas en serio chica, me quito el sombrero ante tí.

Yo recomiendo ver este video, que habla sobre Rey, la protagonista de la nueva de Star Wars, y sobre si es o no es una Mary Sue. Yo no entiendo bien cómo un personaje de una película puede ser una Mary Sue/Gary Stu, ya que este suele ser el alter-ego de su autor, por lo que, ¿de quién es Rey el alter-ego? ¿De la actriz? ¿Del guionista? ¿Del director? ¿A quien culpamos? Pero igualmente, el video es muy bueno para entender este tipo de personajes y por qué son característicos de escritores novatos.

Reply
#9
Hola, debo señalar que un personaje, tanto si uno secundario o principal, debe poseer un propósito en la historia. En base a su rol en la historia se creara su personalidad.
]

Reply
#10
Ana Katzen Wrote:En lo personal, si un autor muestra a cada rato lo vivo que está su mundo, me parece falso
Mostrar que el mundo está vivo no significa ser exhaustivo y fotografiar las cosas. Precisamente, soy una gran partidaria de las escenas impresionistas. Una de las actitudes más básicas que sigo a la hora de escribir es la de no contar más de lo que siente el personaje y escribirlo de manera cronológica al fluir de sus pensamientos. Cuento todo lo que le parece interesante, omito todo lo que no le llama la atención y abrevio en unas palabras lo que le parece aburrido.

Parece que me aparto un poco del tema, pero en realidad no es el caso: cuanto más uno siente exactamente lo que siente el personaje, más lo comprende y más sabe cómo es. Comprendo que te parezca normal que el autor entienda a fondo un personaje, como dices más arriba; yo simplemente tengo metido en la cabeza que, puesto que no me entiendo a mí misma del todo, tampoco voy a entender enteramente a los demás Tongue

Ana Katzen Wrote:No veo cómo sea un problema moral. Una preferencia, quizás, pero si no hay víctima, victimario o crimen, ¿tiene esto que ver con la moralidad del acto?
Ciertamente, es que yo lo veo como ética personal, pero todo depende de cómo uno ve las cosas, por supuesto. El caso es que yo, mientras escribo, le doy al personaje la calidad de persona de carne y hueso; es cuestión de creérselo un momento para tratar al personaje como a una persona, y en esos momentos me resultaría imposible estar creándolo siguiendo reglas específicas y trazándole previamente el camino de su vida. Pero claro, como digo, eso depende de cómo se ve.

Ana Katzen Wrote:Si la personalidad empezó con una forma específica, no hay necesidad de encasillarla. Ya está encasillada. Con tus comentarios anteriores me dio la impresión de que creías que había demasiada variedad para categorizar o definir, pero con este me confundiste
Una cosa es que una personalidad en un momento dado tenga una forma específica y otra que logremos analizar y obtener un molde completo de esa forma, ¿no? Y efectivamente, también digo que la cantidad de personalidades es tan grande como el número de personajes que estés creando. Cada una tiene una forma específica en un momento dado, pero así como no logramos aún entender cómo funciona el cerebro humano, no podemos trazar exactamente una personalidad.

Ana Katzen Wrote:Creo que este método no encaja ni en lo uno ni en lo otro. Al estar la trama lista antes de comenzar a escribir, el personaje empieza en estado sólido con una voz definida y va demostrando sus características a medida que avanza la historia.
Sí, creo que lo he entendido. Si es que en vez de poner «darles vida y carácter a sus criaturas antes de comenzar la historia» debería haber puesto «antes de empezar a escribir». No hablaba de historia para referirme a la trama. Y entiendo perfectamente que puedas pensar que, empezando una historia sin preparar nada, pueda ocurrir que el protagonista al principio no tenga una personalidad definida. Pero, bueno, cuando te encuentras con una persona y aún no la conoces, la vas descubriendo poco a poco pero no por ello esa persona va a actuar con incoherencia, pues ella misma no es una Mary Sue: tiene una personalidad. Simplemente se va descubriendo con el tiempo, así como el mundo creado, como la trama, etc. Lo que digo: ambos métodos funcionan.

Ana Katzen Wrote:¿Funciona cada personaje dentro del contexto de su narrativa particular? ¿Es verosímil? ¿Es consistente?
Naturalmente, lo importante es que el personaje funcione, sea cual sea el método para crearlo. Y no me cabe dudas de que el método de pre-construir el personaje funcione. En definitiva, me doy cada vez más cuenta de lo alejados que están nuestros métodos, y me alegro porque la variedad es una de las cosas más hermosas de este mundo Wink

La verdad es que no se me había ocurrido que se pudiera preparar la historia hasta tal punto y siento mucha curiosidad. Cuando finalmente empiezas el proceso de escritura, ¿realmente no improvisas casi nada? Quiero decir, ¿no hay escenas que surjan sin que las hayas previsto? ¿No te ocurre que, a pesar de todos los preparativos, surjan imprevistos? ¿Que los personajes te sorprendan? ¿No sientes a veces el deseo de cambiar de pronto una rama de la trama? No quisiera desviar la conversación del hilo, pero de verdad que me interesa la respuesta!
Reply


Forum Jump:


Users browsing this thread: 1 Guest(s)