Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 4 voto(s) - 3.25 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía épica] Baile de Sombras
Buenas compañera Momo, un placer tenerte de nuevo por aquí.
Por lo que veo vas bastante avanzada en la lectura. En realidad la novela (en Work) hasta la fecha tiene unas 200 paginas, más o menos, lo que en Wattpad se convierten en 1,5 o por el estilo.
Es un placer ver que la novela en lo que es la legibilidad, no se hace pesada o compleja, pues en un principio es la idea. En cualquier caso como bien dices, queda mucho por retocar (y no solo me refiero a lo ortográfico) sino en el aspecto informativo (ciudades, localizaciones, barrios, y en cierta medida su mitología) que de alguna manera, es el hilo principal del argumento.
Sobre el tema de la caracterización de los personajes, concuerdo en que es necesario perfilarlos a todos aún mejor, solo que Armen es el personaje que mas va a cambiar durante el transcurso de la saga. De allí que su caracterización sea más lenta, que no quita que en muchos puntos se haga repetitivo, uno de los muchos problemas en los que tengo que trabajar.
Sobre el argumento me alivian tus palabras, el ritmo, la historia, y sobre todo como avanza esta es de lo que más me preocupa del proyecto. Sobre mi mundo, el problema que tengo es que es solo un esbozo, me faltan muchas cosas que añadir, y quitar otras tantas otras. Supongo que mi problema fue ir escribiendo sobre la marcha. Espero poder ir dejándolo todo bien atado.
Tomaré todas las sugerencias que me has dejado, pues han sido muy acertadas. Tengo mucho trabajo por hacer aún, y son los comentarios como este los que logran hacer que uno sea mejor escritor. Por cierto, peazo comentario XD Un placer leer tus sugerencias, compañera. U saludo y nos leemos.
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
Big Grin 
Cita:Es un placer ver que la novela en lo que es la legibilidad, no se hace pesada o compleja, pues en un principio es la idea. En cualquier caso como bien dices, queda mucho por retocar (y no solo me refiero a lo ortográfico) sino en el aspecto informativo (ciudades, localizaciones, barrios, y en cierta medida su mitología) que de alguna manera, es el hilo principal del argumento.

Respecto a lo que comentas de completar el libro en el aspecto informativo, no sé qué decirte. Yo soy incluso peor que tú. El 90% de lo que escribo son diálogos y acción. Apenas describo a los personajes y aún menos ambientes y entornos arquitectónicos. Me gusta que el trasfondo del mundo se desprenda de los diálogos y las situaciones, más que de explicaciones directas. Comenté la intención de añadir información y curiosamente algunas personas me insistieron que no hacía falta Huh, porque les había resultado de lectura fácil y agradable. No sé, igual es que eran lectores muy vagos. Yo creo que sí hace falta. Quizá sin sobrecargar demasiado, pero como mínimo unas pinceladas precisas para que todo resulte más colorido, atrayente y singular, siempre sin sacrificar la agilidad de la narración.


Cita:Sobre el argumento me alivian tus palabras, el ritmo, la historia, y sobre todo como  avanza esta es de lo que más me preocupa del proyecto. Sobre mi mundo, el problema que tengo es que es solo un esbozo, me faltan muchas cosas que añadir, y quitar otras tantas otras. Supongo que mi problema fue ir escribiendo sobre la marcha. Espero poder ir dejándolo todo bien atado.

La mayoría de los libros de fantasía se desarrollan con alternancia de personajes a cargo de hacer avanzar la trama, como haces tú. A mí no me ha resultado confuso en tu caso. En general esta alternancia puede ser buena… o nefasta, según se mire. A mí me gusta porque rompe la monotonía. El inconveniente que puede tener es que si los hilos argumentales no están equilibrados, el lector solo estará centrado en cuando vuelve a aparecer su personaje favorito o la trama que le interesa.
Respecto a lo de crear un mundo, yo también empecé escribiendo sobre la marcha, sin tener más que un burdo bosquejo, y el problema con el que me he topado es que he tenido que reescribir hacia atrás. Un verdadero coñazo. A veces he estado a punto de tirar la toalla, porque creo que sería más fácil empezar de cero.


Cita:Tomaré todas las sugerencias que me has dejado, pues han sido muy acertadas. Tengo mucho trabajo por hacer aún, y son los comentarios como este los que logran hacer que uno sea mejor escritor.


Voy a empezar a comentarme a mí misma, a ver si me hago caso y mejoro como escritora, porque no hay manera


Cita:Por cierto, peazo comentario XD Un placer leer tus sugerencias, compañera. U saludo y nos leemos.

Sí, vaya peazo comentario. Ya lo sé. Me gusta perorar y no puedo evitarlo  Big Grin
[/quote]
Responder
Buenas compañera Momo, siento la tardanza en contestar.

Como bien dices, la idea es solo dar unas pocas pinceladas del entorno que rodea a los protagonistas en tiempo real. Yo también soy de los que pienso que de una buena conversación, se puede sacar a veces más información que en una descripción aterciopelada y cargada hasta la saciedad. Supongo que la idea es saber equilibrar ambas para conseguir un escrito mejor.

Por lo visto te gusta las novelas de un estilo parecido a las que me gustan a mí. La alternancia de personajes es una muy buena manera de enseñar todo un mundo desde distintas perspectivas, a la vez que tienes más juego a la hora de añadir o quitar personajes. Un ejemplo, hace poco leí la Misión del Bufón, de Robin Hobb, un libro escrito más en primera persona y que sigue durante toda la novela a Traspié Hidalgo. No me desagradó la idea, pero se me hizo algo pesado que no hubiese alternancia e personajes. Sobre ir reescribiendo, coincido, pero he llegado a la conclusión de acabar la primer parte y después, poco a poco, ir remodelandola hasta que quede al gusto. Es más trabajo, pero bueno XD

A ver si estos días me paso por tu proyecto y te comento, a ver que tal. Siempre es mejor ver que opinan los demás sobre lo que tienes escrito, de esta manera uno sondea más o menos que tal marcha la cosa y que cosas pueden entorpecer al lector. No soy de los que corrigen los textos (pues soy muy malo en eso) pero puedo comentar sobre los rasgos generales de los escritos, el ritmo, los argumentos, etc...

Un saludo y nos leemos, compañera.
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
Puedes pasarte cuando quieras por mi hilo. Tengo colgada una escena aislada, aunque aún tardaré unos días en colgar las primeras partes de mi primer capítulo.

No es el típico inicio de acción. Todos sabemos que es importante que el principio enganche el lector. Muchos escritores suele optar por una escena muy tensa o dinámica. Y si puede ser a lo grande (en plan escena inicial de El señor de los Anillos - peli) pues mejor. Así que quizá es un comienzo un tanto arriesgado y por eso me interesan y mucho las opiniones que me podais dar.

Referente a las escenas iniciales apabullantes, tú también abres Baile de Sombras de ese modo y se me quedó en el tintero comentarte la impresión que tuve. Más que nada me contuve, porque esperaba a ver si posteriormente esa escena enlazaba directamente con el desarrollo de la historia y tenía un sentido más global, que la mostrara como una pieza de un rompecabezas mayor. Como he llegado al final de la lectura y no lo he visto, te lo comento ahora antes de que se me olvide.
Si es solo una pesadilla del personaje, lo encuentro un poco un recurso cogido por los pelos solo para empezar a lo grande con sangre, espadas etc, pero sin ninguna trascendencia y por lo cual sería prescindible. Si realmente es un avance del desarrollo posterior del personaje, sobre algunos poderes especiales que tiene o vidas pasadas, entonces si que le veo sentido.

Vale, pues creo que de momento ya he acabado contigo Rocket. Quiero decir con tu lectura!
Responder
Buenas Momo, siento no haber contestado a este último mensaje hasta ahora. Ni siquiera me había percatado de él, a pesar de que de tanto en cuanto entro al foro y dejo un comentario. La cuestión es que si que tendrá relevancia el sueño más adelante, pero no sé cuando podré meter más detalles sobre él. Se que llevo cuatro meses sin publicar, y estoy algo oxidado, pero tengo preparado el siguiente trozo.
A ver que tal os parece.


JUNTANDO PIEZAS



Sabía que no iba a ser sencillo, y tal y como estaban las cosas, era algo que tendría que haberse esperado. Últimamente no es que hubiese tomado las mejores decisiones de su vida. Aunque francamente, si se lo paraba a pensar, debía admitir que seguía siendo un gran logro haber conseguido llegar hasta ese punto, sin que nadie se hubiese fijado en la extraña pareja que componían entre los dos. Estaban en la periferia de palacio, prácticamente  a los pies de sus imponentes almenas, en uno de los frondosos y laberínticos jardines en los que se aposentaba la estructura, cuando sus atacantes dieron con ellos.
Sarosh prestó mucha atención al hombre que lo acompañaba en aquella ordalía sin sentido. En esos esos instantes, el tipo luchaba contra tres contrincantes a la vez. En aquel instante eludía la punta de una pica que por escasos milímetros no lo ensarta como a una brocheta de ternera. En el último instante pivotó sobre sí mismo esquivando el golpe y entrando así dentro del rango de acción del individuo. A este se le había enredado el arma en uno de los rosales que tenía Medar atrás, por lo que mientras este tiraba del arma con fuerza para intentar desengancharla, Medar aprovechaba ese corto espacio de tiempo para soltarle un único y fulminante puñetazo que impactó en lateral de su cuello con un golpe seco y punitivo. El hombre voló como un trapo suelto al viento y se empotraba contra el arbusto que tenía a su derecha, mientras caía doblado en un manojo de miembros sueltos. Sin perder el impulso del contraataque, prosiguió con la ofensiva encarándose con el segundo de sus agresores.
Sarosh lo observaba sin perder detalle de sus incomparables aptitudes para el combate.
Vio cómo se agachaba, como fintaba y esquivaba los ataques de sus agresores, mientras eludía así otra atrevida estocada que pretendía a atravesarle el corazón.
Los hombres volvieron a atacarlo de nuevo, una segunda y hasta una tercera vez, pero con la misma fortuna que en su primer intento. La equina y desesperación se pintaba en sus coloreados rostros. Medar volvió a sortear otro golpe de nuevo. Era como si en realidad estuviese enfrentándose a unos chiquillos con un palos de olivo intentando jugar a hacer de soldaditos. Con la salvedad de que eran soldados de verdad. En esta ocasión la afilada hoja de la espada pasó peinándole su encrespado pelo, pero sin llegar a causar daño alguno. Agarro al tipo por los tobillos y tiró fuertemente de él hasta hacerlo caer con estrépito al suelo. Este sacudió los pies como una cucaracha panza arriba, una certera patada en el lateral de su casco después, lo silenció del todo. Por último se levantó con una sonrisa sádica en su expresión, enseñándole los dientes al único contrincante que quedaba en pie, que lo miraba atónito mientras su arma colgaba en sus flácidas manos. Corrió y saltó por encima del cuerpo caído de su compañero, poniendo las rodillas por delante como un ariete. El tiempo se detuvo. Sarosh seguía contemplando patidifuso. Medar voló por los aires. El impacto fue tremendo. El desgraciado acabó despatarrado encima de una ornamentada fuente mientras el agua se le derramaba encima. Vio como este quedaba flotando en las aguas con los ojos en blanco.
Supuso que estaba inconsciente y no muerto, pero quién lo sabía en realidad. Tampoco es que pudiese asegurarlo. La fuerza de Medar era sobrehumana, su velocidad antinatural, su ferocidad más que testada. Todo aquello sucedió en tan solo escasos segundos, en un parpadeo, por lo que no se detuvo demasiado tiempo a reflexionar. Tenía sus propias preocupaciones después de todo, como constató al volver a mirar de nuevo hacía los dos hombres intentaban hostigarlo a él con cara de muy pocos amigos.
Puso los ojos en blanco y se encogió de hombros mientras se ponía en posición de guardia.
Aquella leve distracción por poco no le cuesta la vida. Uno de los dos atacantes que lo rodeaban, sin previo aviso, le saltó encima como un pero de presa con la arma en ristre. Le lanzó desesperadas estocadas que eludió fintando entre la vegetación. Sacó su arma mientras saltaba hacia atrás para tener más margen de maniobra contra los tipejos. Desvió una de las repetitivas estocadas de uno de sus agresores con su propia espada, la cual versaba en una rutina abusiva de estocadas al cuerpo sin orden ni consistencia alguna. Las chispas iluminaron la noche y la expresión maníaca de su atacante se ensombreció. Lo agarró por la pechera mientras estampaba su frente contra la cruz de su ganchuda nariz. Pudo oír nitidez como crujía el tabique por el impacto, mientras una fuente de sangre comenzaba a emanar del guiñapo en el que se había transformado su hocico. Al mismo tiempo, el otro agresor que los había rodeado hasta quedar a su espalda se removió inquieto cuando vio que su compañero se llevaba las manos al rostro gimiendo de dolor, dudo durante unos breves segundos si seguir avanzando o por el contrario salir pitando y salvar la integridad. Finalmente se armó de valor y decidió atacar también de forma desesperada.
Craso error, pensó Sarosh.
Se puso de perfil en el último segundo, la punta pasó rozándole las costillas, le agarró de su brazo por la altura de su codo y luego retorció con fuerza, un estridente chillido y la espada del tipo cayó con un tintineo al suelo, un barrido y el hombre cayó junto a ella desorientado, le puso la bota en la nuca e hizo palanca con fuerza hasta que brazo se partió como un junco seco.
Los gritos y gemidos de dolor recrudecieron.
—Buen trabajo, chaval —dijo Medar al ver los tipos neutralizados retorciéndose en el suelo—,  veo que tienes más aptitudes para el combate de las que aparentas con la primera impresión. Aunque no te relajes todavía. No son  los únicos sujetos con los que vamos a tener que lidiar durante lo largo de esta noche —escupió mientras miraba hacia palacio y fruncía el ceño. —Por lo visto pretenden aprovechar su mayoría numérica y rodearnos —añadió al rato tras posar de nuevo sus amarillentos ojos en los alrededores. —Uno de los grupos tiene que aparecer por aquella esquina a no mucho tardar —dijo señalando hacia un grupo de setos de su izquierda—, el otro grupo nos está pisando los pies no muy por detrás nuestro. Y el resto. El resto probablemente anden dispersos por si logramos atravesar el cerco. Resumiendo, estamos bastante jodidos. Hay que despistarlos si queremos salir de esta indemnes.
Aunque Sarosh tenía muchas preguntas en mente, en cambio solo pudo soltar;
—Sí, me he podido percatar de ello. Pero, ¿por qué nos atacan con tanta saña? — ‹‹O mejor dicho›› ‹‹¿Por qué nos atacan sin más?¿Qué es lo que hemos podido hacer para enfurecer a todo un maldito regimiento?¿Qué diablos hago yo metido en todo este popurrí?››
—Probablemente piensen que formamos parte de la chusma que ha estado atacando los Distritos —contestó Medar, a la par que sonreía con desgana. Aunque su expresión corporal decía había algo más que se guardaba para si. —Que de alguna forma hemos logrado traspasar la muralla interior y conseguido llegar hasta las puertas de palacio para armar jaleo. Tampoco es que se les pueda culpar por pensar así después de lo que se está cociendo allí abajo, ¿no te parece?
—Supongo que tienes razón—concluyó Sarosh, aunque seguía sin tenerlas todas consigo.
Aquella aventura comenzaba a parecerle algo excesivamente hilarante e irreal, absurda y visceral, pero por encima de todo peligrosa.
¿La Hermandad realmente lo había mandado a una ciudad en guerra? Cada vez estaba más convencido de cuál era la respuesta a esa pregunta. No solo por el hecho de que había parte de la guarnición de la ciudad buscándolos con la intención de descuartizarlos a las primeras de cambio, lo cual no era moco de pavo tampoco, sino la extraña sucesión de situaciones capciosas o sin ningún sentido que lo perseguían desde que puso un pie en aquella urbe de mala muerte.
Mientras se dirigían a palacio, intentando pasar desapercibidos entre todo el caos proveniente de los suburbios, por casualidad o simple mala leche de los hados, habían topado con un pequeño destacamento de la guarnición de la ciudad que volvía de las escaramuzas en esos momentos. Estos los habían visto merodeando por los alrededores de palacio, convirtiéndolos en individuos sospechosos en situ. No los culpaba sino les habían causado muy buena impresión a los pobres desgraciados. Poco tardaron en darles el alto. Durante unos segundos reinó el silencio en aquella transversal mientras ambos grupos se medían y la tensión crecía fluctuante como la marea. Finalmente el oficial al mando se dirigió a ellos con autoridad desde lo alto de su montura. Una autoridad que Medar se pasó por sus partes más nobles. Tras una escueta conversación que no llegó a buen puerto, como era obvio, el oficial del batallón decidió que debían  ser carne de presidio. Así que dio la orden para que los capturaran. Desde entonces que llevaban dándoles caza por los jardines de palacio sin descanso. O intentándolo al menos.
Los hilillos de humo seguían ascendiendo al cielo desde distintos puntos de la ciudad, la lucha parecía haber sido a partes iguales encarnizada y sangrienta, su desazón alcanzó un crescendo insospechado. ¿Qué había en palacio que era tan importante que ponían su integridad en juego? Era una misión un tanto desmedida para un novicio como él. Suicida si se ponía quisquillosos. Desesperada si es que de eso se trataba su Prueba de Templanza. ‹‹Respira y tranquilízate›› se dijo mientras se tomaba unos segundos para pensar con claridad. Aunque seguía en la más completa inopia.
Puede que solo fuera un simple giro de los acontecimientos lo que lo había derivado a que se encontrase enredado en aquel percal endemoniado. Contempló a su compañero con más detenimiento ahora que por el momento tenían un instante de respiro. Por lo que observó, y a pesar de las primeras impresiones, no podía imaginar que fuese la misma persona de la que hablaban los rumores en la Hermandad ¿verdad? No estaba seguro de nada en aquellos instantes, pero su contacto no había llegado a matar a nadie, al menos hasta ese momento. Tampoco parecía predispuesto a quemar toda una ciudad en el proceso. Así que supuso que no tenía por qué sentirse tan intimidado por él, al menos a ese respecto. Era  Imposible que tratarse de la mismo sujeto que había aterrorizado a medio continente en sus tiempos mozos. Los disturbios eran solo una casualidad. Intentó tragar saliva, pero su garganta estaba más seca que un puñado de arcilla. Concluyó al fin que no podía ser tan agorero después de todo. Si lo pensaba, había muy pocas probabilidades de que el mismo hombre que había asesinado a miles de personas en el conflicto de Mayrem para luego desaparecer sin dejar rastro, se le apareciese de pronto en Mansour con la intención de formar dueto para hacer vete a saber tú el qué dentro de palacio. Simplemente era demasiado
incongruente como para sopesarlo siquiera
¿Por qué lo era, no?
—Escúchame bien muchacho —dijo de pronto el hombre sacándolo de sus intrínsecas reflexiones—, porque no tenemos mucho tiempo que perder.  A pesar de que luchas bien para tu edad, como ya te he dicho, deduzco que aún no has firmado ningún contrato en la Hermandad, ¿me equivoco?. Probablemente no hayas oído ni hablar de ellos sí aún te encuentras en la Prueba de Templanza ¿verdad? —la pregunta cogió a Sarosh con el pie cambiado. El tipo lo sopesó con una mirada que heló la sangre en las venas, el aire se podía cortar en lonchas. No sabía muy bien a que se refería con aquello de firmar un contrato, por lo que simplemente se lo quedó mirando con cara de no entender ni papa. En cierto sentido un poco amedrantado también por la atención.
‹‹¿Un contrato?›› se dijo mientras se rascaba la cabeza. Estaba claro de que Medar le hablaba de cosas que debería de haber sabido, o que no tardaría en descubrir más pronto que tarde. Más misterios de la Hermandad que aun desconocía. Esperó a  ver si este decantaba por aclarárselo un poco o no. Al final se decidió por lo segundo. Dejarlo en ascuas.
—Sabes que, tampoco hace falta que me contestes —se apresuró a decir antes de proseguir. —Tu cara es un poema después de todo. El quid de la cuestión tampoco radica en si sabes  o no de que mierdas te estoy hablando, pues como digo, si aún tienes que pasar por tú Prueba de Templanza, parece normal que desconozcas ciertos aspectos de los rituales que tendrás que realizar muy pronto. —Una sonrisa se pintó en sus labios con aquella afirmación, pero rápidamente descartó la imagen tenía en mente con la mano — En fin, espero que esto no te vaya quitar el sueño —dijo al enseñarle los dientes. Y aquí vienen las malas noticias chaval. Tendrás que digerirlas como bien puedas. Lo que intento que comprendas, es que  estamos algo ilimitados para poder evadirnos fácilmente de estos malnacidos que nos siguen por medios menos mundanos. Pero tu estas limitado. Sí ya fueses un miembro de pleno derecho y hubieses firmado el mentado contrato, que no lo eres, podríamos haber hecho uso de alguna de sus ventajas para lograr salvar el culo sin poner en riesgo la misión. Pero eso no va a poder ser posible en esta ocasión, como ya te he comentado, estamos limitados. Así que no nos queda de otra que ser más rudimentarios. —Sin más preámbulos le lanzó una mirada lacónica para seguidamente exclamar. —¡ Y ahora pégate a mí como las ladillas y no te pares para nada!
Su corazón le palpitaba en las sienes mientras se escabullían entre el ramaje a la par que se decía que aquello era una estúpida broma de los hados. No tardarían en dar con ellos, comprendió. ¡Fantástico! Se dijo mientras apretaba fuertemente la quijada y seguía corriendo como un becerro.
Su mente comenzó a divagar. El jardín en sí, que era una especie de laberinto hecho de sotos, regado enormes árboles centenarios, y adornado con una tupida y amplia variedad de flores de múltiples colores que regaban el habiente con dulce olor. Lo encontró hermoso a pesar de las extrañas circunstancias. Era inmenso. En todo caso, la oscuridad que reinaba a aquella hora en el lugar jugaba claramente a su favor.
Se dirigieron hacia el interior del vergel, en ocasiones escondiéndose entre las plantas, otras evadiendo el peligro al cambiar de rumbo o de intersección. Siempre eludiendo a su perseguidores por bien poco, aunque no lograron despistarlos del todo en ningún instante de la noche. Eran muchos y estaban decididos a dar con ellos. Quizás fueran minutos o horas lo que transcurrieron jugando al gato y al ratón mientras sus alternativas de salir de allí ilesos se iban se reduciendo a cero. Aun y así persistió y siguió todas y cada una de las indicaciones de Medar mientras se escurrían de entre las manos de su acosadores. En ocasiones acató a regañadientes sus mandato, en otras se dejaba llevar por simple inercia, aunque sí que tras un aleatorio trasiego, finalmente lograron abrirse paso hacia el interior sin que nadie les diese alcance. En el centro del parterre, por encima de la vegetación, despuntaba la imponente estructura de palacio. Junto a ella, una enorme pirámide acristalada de jaspe que lo dejó con la boca abierta de par en par. Era pasmosamente grande.
La verdad era que tanto su viaje hasta aquella región concreta del mundo, la cual fue un esfuerzo azaroso y lleno de tedio, un trayecto jodidamente agotador. Como las circunstancias con las que se topó en la ciudad a las pocas horas de estar en ella; un ambiente de caos y de fuego, persecuciones a la carta, de asesinatos indiscriminados y acusaciones sin sentido, no era en  modo alguno lo que tenía en mente para su reciente prueba de iniciación en la Hermandad. Siempre y cuando todo ese jaleo formase parte de la evaluación, se dijo cada vez más ofuscado. Los sucesos lo superaban con creces, habiendo prácticamente acabado con las pocas ganas que le quedaban de formar parte de la Hermandad. Mientras jadeaba apegada su espalda en la fría superficie de la estructura con los nervios a flor de piel, vio como sus sueños de venganza se diluían en aquella realidad tan apoteósica. Una pesadilla de la que deseaba despertar. Sus años de esfuerzo parecían en balde, todas las horas de adiestramiento que había dedicado con su tutor hasta quedar exhausto, de muy poco le servían ahora. Nadie le había advertido que fuese una opción ser carne para los gusanos antes de que terminara el día. Suspiró. Quizás hubiese encontrado alguna excusa para postergar el viaje si lo hubiera sabido. O no iniciarlo nunca si fuese más sensato. Pero allí se encontraba ahora, así que no pudo evitar pensar, ¿dónde quedaban las misiones para desterrar a los infames demonios que pululaban por el mundo? ¿Dónde quedaban las referencias de esos tomos que hablaban de seres oscuros y de cómo se relacionaban con la sociedad, y en los que también se mencionaba cómo acabar con ellos? ¿Dónde quedaba todo aquello? ¿Tantos años estudiándolos para qué? Él se había preparado para enfrentarse a ese tipo de peligros…Místicos, no a la simple naturaleza humana. Estaba seguro, o todo lo seguro que puede estar uno, es que nadie le habían preparado para sobrevivir a una guerra civil de proporciones épicas. Eso no se explicaba en ningún manual. Contuvo un estremecimiento y se tragó la amarga resignación que lo embargaba mientras contemplaba las amarillas pupilas de su compañero.
—¿Y ahora qué hacemos?
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
Buenas, fardis, cuánto tiempo sin verte por aquí, me alegra que sigas posteando la historia!

El estilo como siempre muy ameno, con buen ritmo y pinceladas de humor. Uno se mete realmente en la piel de los personajes, y ese es un punto que a mí siempre me ha gustado. En cuanto a Sarosh, va cayendo cada vez mejor con cada pensamiento y casi como que le entra a uno compasión por el pobre chaval ^^ Si va en busca de demonios y llega a palacio con vida, auguro que no va a estar decepcionado.

Ah, donde dices «equina y desesperación», querías decir «inquina», supongo, ¿no?

A ver si las musas te visitan pronto para el próximo capítulo! Preveo que ya no tardarán los protagonistas en entrar en el palacio, a menos que se arme otro desastre y salgan despavoridos de la ciudad dejando al demonio dentro, jeje.
Responder
Buenas querida Kaoseto, un placer el volver a poder postear algo por estos lares. Y gracias, pues como siempre, eres unas de las primeras en comentar. La verdad es que he estado bastante ausente durante estos meses. Las musas, que vienen poquito a verme XD
Gracias por apreciar un estilo en mi escritura, pues empiezo a creer que estoy escribiendo algo desfasado, pues ya son muchos los capítulos y aún no he llegado al capitulo de clímax en esta primera parte de la novela. Aunque queda muy poquito ya. De allí que me preocupe bastante el ritmo que está llevando la novela, no sé, como que van muchas paginas y el argumento no acaba de cuajar. Será algo que revise en la próxima edición, por que sé que voy a tener que empezar de nuevo para ensamblarlo todo mejor. Quizás recortando algunos fragmentos para hacerla con más ritmo....

PD; Cierto compañera, es inquina. A veces se me va con algunas palabras XD Como siempre, un placer leer tus comentarios. Un saludo y nos leemos.
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
Buenas Fardis2. ¿Dónde te habías metido? Big Grin

Cita:Buenas Momo, siento no haber contestado a este último mensaje hasta ahora. Ni siquiera me había percatado de él, a pesar de que de tanto en cuanto entro al foro y dejo un comentario.

Tengo que enterarme de como funciona aquí esto de tagged.

Referente al capítulo supongo que el texto no está corregido y que eso queda para más tarde, como en las entradas anteriores. Quizá por eso lo he encontrado un poco confuso en ciertos puntos. Un ejemplo:

Cita:Por último se levantó con una sonrisa sádica en su expresión,
No mencionas que Medar se haya caído o tirado al suelo y al menos yo no lo he sobreentendido hasta ese momento. Lo cual me ha dificultado un poco visualizar la escena.

Por cierto me atrae la idea de que las convicciones de Sarosh empiecen a tambalearse. Le da más profundidad al personaje. Pero vuelvo a decirte algo que ya te he dicho antes. El "tono" (no las reflexiones) de Sarosh a mí se me confunde con el de Armen. Es como si tuvieran la misma voz, aunque es cierto que las cosas que dicen no tienen nada que ver y son propias y definitorias de cada uno de ellos.

Justamente hace poco abrí un hilo sobre como manejamos cada uno las escenas de combate, así que el inicio de tu capítulo me viene como anillo al dedo para seguir con el tema.
Lo primero que me ha llamado la atención ha sido el tempo de la pelea. Por mucho que Medar sea sobrehumanamente veloz y tarde (siendo muy generosa y si lo he entendido bien) 5-6 segundos en deshacerse de sus tres adversarios, el hecho de que Sarosh no haga nada durante ese lapso de tiempo no me cuadra. Parece estático, mirando a su camarada de lucha (quizá también acentuado por la estructura de párrafos independientes y separados en los combates de cada personaje) y en 5-6 segundos (o más) sus enemigos pueden haberlo ensartado perfectamente. Por mucho que lo llames "leve distracción" yo veo el tempo muy forzado. No sé, quizá podrías ir intercalando acción de cada uno de ellos de forma más seguida.
Es que si no me da la impresión de esas pelis de chinos que parecen estar esperando turno para entrar en escena en las peleas de karate.
El fragmento en conjunto es entretenido y las reflexiones internas del personaje le añaden un plus que ya empieza a ser muy personal tuyo. No avanza la trama, pero hay acción y se lee rápido como siempre. O sea que sigue en la tónica del relato. Yo diría que es una escena de transición bastante dinámica. La antesala de lo que va a pasar en el castillo.  No es  necesaria, pero bien escrita ayuda y le da más vida a la historia.
Ya tengo ganas de saber que va a pasar ahora. No nos hagas esperar tanto esta vez.

Cita:Gracias por apreciar un estilo en mi escritura, pues empiezo a creer que estoy escribiendo algo desfasado, pues ya son muchos los capítulos y aún no he llegado al capitulo de clímax en esta primera parte de la novela. Aunque queda muy poquito ya. De allí que me preocupe bastante el ritmo que está llevando la novela, no sé, como que van muchas paginas y el argumento no acaba de cuajar. Será algo que revise en la próxima edición, por que sé que voy a tener que empezar de nuevo para ensamblarlo todo mejor. Quizás recortando algunos fragmentos para hacerla con más ritmo....

Me resulta curioso lo que le comentas a Kaoseto, porque yo he estado dándole vueltas a lo mismo, pero justo en dirección contraria. (Yo soy así XD). A veces creo que la precipitación por llegar a un clímax o mini clímax (y a otro y otro) en el afán (léase pánico) de no perder a nuestros lectores consigue que no disfrutemos de las escenas que escribimos entre medias. El ritmo es importante desde luego, pero también explorar todas las posibilidades de una historia. No debería tratarse tan solo de avanzar a toda máquina como un tren bala, aunque puestos a elegir supongo que si no logramos mantener el nivel en esas escenas de tránsito mejor no regodearse demasiado en ellas.
Me doy cuenta de que la preocupación por mantener el interés del lector es un comentario recurrente en los hilos que estoy leyendo (y en el mío también) y eso empuja a acelerar la narración tanto como se puede. ¿Demasiado quizá?
A mí me pasa lo mismo, pero hice justo lo contrario: intenté experimentar si era posible hacer interesante acontecimientos más cotidianos en algunos tramos de la historia e involucrar al lector tanto que le resultaran tan satisfactorios (o casi) como los momentos álgidos. No sé como habrá salido.
En fin dices que quizá recortes algunos fragmentos para conseguir un ritmo más trepidante. Es una opción válida, pero no la única. Existen textos más funcionales, como un medio para llegar a un fin, y textos que se realimentan del puro placer de escribir y se despliegan sin resultar pesados (aunque esto último suena un tanto utópico). También depende del ánimo del lector claro. Hay lectores de naturaleza impaciente, como yo misma por ejemplo. Así que lo que he hecho en realidad es totalmente incongruente Mfr_lol
Responder
Buenas compañera @Momo, en esta ocasión no han pasarán meses antes de contestar XD La verdad es que mi pozo de la creatividad ha estado completamente seco. Entre que he tenido muchas otras cosas que han ocupado prácticamente todo el tiempo, no he escrito nada. Por cierto, el tagged es poniendo la @ seguida del nombre del usuario. A mi me pasa que no tengo ni papa de como se pone lo de las referencias XD

La verdad es que es un texto casi recién sacado del horno, no he tenido mucho tiempo de retocarlo y eso.

Sobre que Medar se levanta, recuerda que se había agachado para cogerle de los tobillos al tipejo para hacerlo caer de espaldas. La patada que le suelta al cuello, la lanza desde el suelo. En cualquier caso es algo que tengo que retocar para hacerlo más fluido. En ese aspecto también tengo que retocar un poco el papel de Sarosh durante la escena, como bien has comentado.

También es cierto que tengo que profundizar más en los personajes para que no resulten semejantes en su forma de actuar. Cierto que los dos se encuentran en un percal para el que no estaban preparados, y que ambos están muy confusos por como deben reaccionar a continuación. Pero en el caso de Armen, es un cobarde redomado sin más, en cambio Sarosh simplemente la situación le coge a contra pié. Tengo que trabajar mucho más en ello.

Estoy de acuerdo contigo. Yo soy de los que piensa que toda escena, aunque sea algo cotidiano, tiene que ser atractiva para el lector. Aunque sea como en esta de transición. No es necesario que exista un clímax para lograr ese efecto. Sí que es cierto que he usado un poco el recurso de la lucha para hacerlo más ameno, pero en cualquier caso, en todo lo que llevo escrito hasta ahora tiro más del recurso cómico para hacer más amenas las entradas y no cansar mucho al lector. Con menor o mayor acierto, claro.

Siempre son un placer tus comentarios compañera, intentaré encontrar más tiempo para leer lo que has posteado últimamente, como lo que han ido posteando los compañeros. Un saludo y nos leemos
Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
ESTE no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

(Yalal Ad-Din Muhammad Rumi)
Responder
Gracias, @fardis2

Referente a las citas, si es a lo que te refieres, yo lo que hago es activar el icono de "insertar cita" que hay en el menú superior de la respuesta y copiar el fragmento que me interesa en medio.

Cita: intentaré encontrar más tiempo para leer lo que has posteado últimamente, como lo que han ido posteando los compañeros.

Si vas justo de tiempo, no te agobies. La verdad es que hay mucho material y puede que no sea una de los hilos más fáciles de leer.

Cita: pero en cualquier caso, en todo lo que llevo escrito hasta ahora tiro más del recurso cómico para hacer más amenas las entradas

Sí, cómico, pero con cierto punto irónico que a mi me gusta bastante. De todas formas, aunque sea difícil, quizá sería beneficioso variar más de registro según el personaje. No todos ellos tienen porque tener ese sentido del humor irónico, por ejemplo. E incluso los personajes en los que predomina el sentido del humor no tienen por qué encarar absolutamente todas las situaciones a través de él. Piensa en situaciones límite o con riesgo real de muerte. Ahí tal vez aflorarían antes sentimientos más primarios como miedo visceral, instinto de supervivencia ciega, desesperación, etc. Me pregunto si realmente se puede mantener el sentido del humor en todo momento. O incluso si hablamos de un personaje cuya característica principal fuera un carácter muy rudo e independiente siempre se encontraría algún momento de ternura o de vacilación.
Sobre el papel parece un buen consejo para darle más colorido a una historia, aunque creo que yo tampoco lo estoy haciendo. Mis capítulos tienen un tinte sombrío que a veces abruma. Y me cuesta salir de eso. Pero en la vida real las circunstancias hacen que una misma persona reaccione de formas muy diversas ante acontecimientos diversos, aunque a la vez no se la deja de reconocer en cada momento.
Bueno, disculpa por la parrafada. La verdad es que solo pasaba por aquí para darte la gracias por lo del tagged.. Mfr_lol
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)