This forum uses cookies
This forum makes use of cookies to store your login information if you are registered, and your last visit if you are not. Cookies are small text documents stored on your computer; the cookies set by this forum can only be used on this website and pose no security risk. Cookies on this forum also track the specific topics you have read and when you last read them. Please confirm whether you accept or reject these cookies being set.

A cookie will be stored in your browser regardless of choice to prevent you being asked this question again. You will be able to change your cookie settings at any time using the link in the footer.

Thread Rating:
  • 0 Vote(s) - 0 Average
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía Épica] 'Mercenario'
#31
Buenas Aljamar!

Más o menos he releído los capítulos anteriores, me parece que todo va mucho mejor, tanto la huida de Irne como la reacción de Galed ante la traición de los dos mercenarios y la conversación en el capítulo 3.

Volvemos pues con Galed en este capítulo 4! La verdad me ha gustado, no es que pase gran cosa, pero lo lees todo bien y de un tirón, y personalmente prefiero un estilo así, con una escena bien conseguida, antes que algo demasiado precipitado y apocalíptico.

Los puntos positivos que destacaría, creo, serían la fluidez de los diálogos, la construcción de los personajes principales y la presentación gradual de cómo es el mundo. En este capítulo, también me ha gustado cómo cuentas el duelo entre el esclavista y Galed: ni fulgurante ni demasiado extenso en detalles, algo que no siempre es fácil conseguir!

Bueno, cada vez estoy más enganchada a la historia, a ver cómo sigue pues, y qué ocurre en Puerto de Fares Smile Y a ver qué decide hacer el elfo con Shäl… supongo que antes que matarlo preferirá sacarse dinero vendiéndolo, al menos eso espero! No nos hagas como George R.R. Martin, ¿eh? Que eso de matar a protagonistas es una muy mala manía, jejeje.

Saludos!
Reply
#32
Buenas como siempre, Kaoseto!

Gracias por seguir incondicionalmente la historia y por releer, además, la nueva versión!

Me alegro de que la nueva versión te parezca mejor, he "perdido" casi dos meses replanteando y luego rehaciendo muchos pasajes, pero creo que era imprescindible...

Los puntos que comentas son los que más han cambiado, sobre todo quería darle más relevancia a la muerte de Olfgan y a toda la escena de la traición, ya que es el punto de partida para la trama de Galed.
En cuanto al capitulo III, he intentado decir lo mismo pero de forma más natural, y he cambiado un poco la conspiración. Te adelanto que el detalle del embarazo de la Reina no será un asunto menor...

Y sobre el capítulo nuevo (la primera mitad) me alegro de que te guste, los diálogos son lo que más quebraderos de cabeza me da, pero poco a poco... Me preocupa que haya poca acción o que parezca lento, pero aún se están introduciendo personajes y escenarios. En los siguientes capítulos ya pasarán más cosas...

No te voy a decir si muere alguien porque sería un gran spoiler... aunque... Big Grin  Big Grin

Un saludo, nos leemos!
Reply
#33
@Alijamar. ¡Muy buenas, compañero! Entré a este tema hace unos minutos, por curiosidad, y mi intención era leer solo el prólogo. En esto de la lectura, mis intenciones son muy frágiles, y me terminé leyendo los cuatro capítulos de tirón xD. No puedo corregirte como escritor (porque yo mismo necesito ser corregido en eso, aparte de que no podría agregar más de lo que ha dicho el amigo kaoseto) pero sí puedo darte mi opinión de lector.

La historia me enganchó, me gustó la forma de narrarla, y los personajes están bien definidos. La ambientación del mundo es muy bien presentada, y me gusta el detalle de que sea revelada progresivamente. Hubo algunas partes, en el capítulo III para ser exactos, donde los diálogos los sentí un poco pesados; pero de resto, sin quejas. Espero conocer un poco más sobre Irne, que poco ha aparecido, y ver qué le depara a Galed en el Puerto. Que sepas que tienes un nuevo seguidor de la historia, y aquí estaré esperando la siguiente parte.
[Image: zw4wc5c.jpg]
Reply
#34
Buenas noam,

Encantado de tener un nuevo fan, jajaja!Cheers

Me alegra muchísimo que te haya gustado la novela, supongo que ya habrás visto los capitulos revisados, así que está algo más decente que al principio.

Sobre tu opinión, no te cortes en nada, estamos todos aquí para mejorar, además una opinión "sincera" de "lector" es impagable! Me preocupa mucho si el texto se hace pesado, lioso, aburrido, si no te acuerdas de quién es quién... si falta acción... vamos que por opiniones y críticas, las que quieras!

Quote:Hubo algunas partes, en el capítulo III para ser exactos, donde los diálogos los sentí un poco pesados;
Es cierto que es el capítulo más ladrillo de todos... quizá debería dejar parte de la información para otro momento Huh

Sobre Irne, tardará un poco en aparecer, pero creo que te gustará!

Un saludo, nos leemos!
Reply
#35
El ultimo capitulo esta bastante bueno, no aporta mucho a la trama, pero es entretenido.

Saludos.
Reply
#36
@Aljamar

Compañero.

Siento mucho no haber contestado. Creo que había olvidado que escribí. Disculpa la tardanza. La verdad que no se donde esconder el rostro.

Mira, que voy a ser breve en cuanto a tu pregunta.

Dos mi quinientas palabras para mi está bien. Es suficiente cuando n ose quiere contar mucho. Para algo de 2500 es bastante llevadero. Tres mil palabras páramo va bien. Un capítulo de unas tres mil palabras va bastante redondo. Luego te pasas a cinco mil seguidas. Bueno... por experiencia mientras haces un bloque con más palabras es más difícil que toda la escena o las escenas guarden cohesión. Por eso aconsejo hacer capítulos más cortos.

Los capítulos que yo hago ahora sobre pasan las tres mil palabras y alcanzan un poco más de las cuatro mil. Sólo he escrito un capítulo que llega a las seis mil palabras en un bloque, y aun lo estoy editando pero creo que queda bien porque no hago saltos en el tiempo, solo escenas con introspección. Sin embargo seis mil es ya de por si mas complejo. Lo recomendaría para capitulos posteriores. Cuando la trama ya esta un poco más desarrollada. Al inicio siempre corto es lo que creo mejor funciona. Dos mil quinientas palabras. Luego tres mil. Vas subiendo dependiendo de lo que exija la escena.

En cuanto al método de trabajo planificado: pues no siempre lo que haces e cel guión va a quedar en el capítulo final. Hay cosas que se borran, que no se dicen, que se cambian. La aventura continúa.

Y pues nadamos, compañero.

Te acepto la cerveza co mucho gusto!

Cheers
Reply
#37
Hola Juno,

Gracias por la info sobre la extensión de los capítulos, y no te preocupes por la tardanza, mírame a mí que quería colgar medio capítulo a la semana...

Después de la revisión inicial que hice, casi todos los capítulos de Galed rozan o superan por poco las 3000 palabras. Lo que pasa es que los capítulos del otro arco argumental, de Irne y la conspiración, siempre son más breves y se quedan en 2000-2500 y creo que así va compensando, aunque no es algo que tuviera premeditado...

Pues eso, ahora colgaré el final del capítulo IV.

Un saludo, nos leemos!
Reply
#38
Buenas a todo@s! Por fin puedo colgar el final del capítulo IV!

Espero que os deje buen sabor de boca para el V! Y como siempre, críticas y comentarios siempre son bienvenidos!

CAPÍTULO IV (parte II)


El sol acababa de despuntar sobre el mar y la niebla comenzaba a levantar tímidamente. Pese a lo temprano de la hora, durante el corto trayecto se encontraron con otros viajeros que también se dirigían a la ciudad, y que los miraban de reojo con curiosidad.

—Hoy el puerto va a estar a rebosar —comentó Shäl, observando a su vez a los grupos que transitaban por la calzada—. El mercado de esclavos atrae a mucha gente.

Galed, con gesto sombrío, se rascó la barba de varios días por toda respuesta. Tenía la vista fija en las imponentes murallas, cada vez más altas a medida que se acercaban. Los chillidos de las gaviotas delataban la cercanía del mar. A su derecha discurría el río Fares, próximo ya a su desembocadura. Ciudad y río compartían nombre, aunque era tema de discusión quién lo había tomado de quién. Los habitantes de la colonia, por supuesto, no tenían duda. Cuando finalmente se detuvieron frente a las enormes puertas un nutrido grupo de comerciantes, campesinos y algún caballero de aspecto importante ya esperaba con impaciencia. Al llegar su turno, los guardias saludaron con pomposidad al mercader, que se había asomado por entre los cortinajes del carruaje.

—Mira esos guardias —señaló Shäl—. Boladesebo debe de ser alguien importante.

—¿Le pones nombre a todo el mundo? —replicó Galed, aunque no pudo evitar que una sonrisa asomara a sus labios.

El bullicio les engulló en cuanto atravesaron las macizas puertas de hierro. A pesar de que apenas había amanecido, las calles de Puerto de Fares eran una barahúnda de gritos, risas, insultos y empujones; no en vano era una de las ciudades más grandes y ricas al norte del Estrecho, y como tal, apestaba a sudor, excrementos y basura. La mayor parte de los habitantes de Puerto de Fares eran elfos, sobre todo la clase dirigente, mercaderes y artesanos, aunque los humanos constituían una minoría importante, y la comunidad enana era pequeña pero enormemente influyente. En total, unas cien mil almas convivían tras los muros de la ciudad, a los que, en un día como aquél, debían sumarse todos aquellos que habían acudido hasta allí con la intención de vender sus mercancías, y los que se habían acercado con el propósito de comprarlas.

Las jaulas avanzaban con lentitud entre un mar de personas y animales de toda clase, muchos de los cuales iban en su misma dirección, hacia el puerto y el mercado de esclavos. El mercenario que conducía la jaula maldecía y gritaba sin cesar, y agitaba los brazos intentando abrirse paso, pero la ciudad estaba abarrotada y era imposible avanzar más deprisa. El carruaje de Boladesebo se había separado de ellos nada más cruzar las murallas; seguramente seguía otro camino menos concurrido.

—¡Echaba de menos esta ciudad, amigo! —exclamó Shäl, mirando a todas partes como si fuera un chiquillo y saludando a todo aquel que les miraba. Su actitud contrastaba claramente con la del resto de futuros esclavos: el anciano tenía su habitual mirada perdida y un fino hilillo de baba le resbalaba por la comisura de los labios, mientras que el niño rubio estaba tan asustado que había abandonado su rincón y estaba en el centro de la jaula, temblando y observando todo con los ojos desencajados de terror. Galed, por su parte, miraba en todas direcciones, impresionado y asqueado a partes iguales.

—Apuesto a que nunca habías estado en un sitio igual —dijo Shäl, percatándose de la expresión de su cara.

—Al menos, en ningún sitio que apestara tanto como éste —le respondió, mientras observaba el ir y venir de la gente. Algunos simplemente se paraban a mirarlos, otros les insultaban o les escupían. Varias mujeres ligeras de ropa se burlaron y les lanzaron besos desde un balcón cuando pasaron junto a ellas. Al cabo de un rato torcieron hacia la izquierda y una enorme cúpula, rodeada de esbeltas torrecillas, apareció descollando por encima de los tejados del resto de construcciones. Aun desde la distancia, se veía profusamente decorado.

—¿Eso es un templo? ¿A qué dios está dedicado? —preguntó a su compañero, señalando el edificio—. Nunca había visto nada parecido.

Shäl siguió con la mirada la dirección de su dedo y soltó una carcajada.

—El dios con más seguidores del mundo, amigo —guiñó un ojo—. Es la Lonja Central de Puerto de Fares. Todas las Casas de Gremio se reúnen allí para tratar sus asuntos y mercadear.

Dejaron atrás la Lonja y siguieron adelante, recorriendo el laberinto de calles durante al menos una hora, con el mar siempre al frente. A medida que se acercaban al puerto, el olor a pescado y salitre se hizo más y más patente, y las gaviotas se volvieron todavía más molestas. Tuvieron que franquear otra puerta para acceder a la zona de los muelles propiamente dicha, que quedaba fuera del recinto amurallado de la ciudad. Tras recorrer una calleja estrecha de casas viejas por fin, al doblar una esquina, pudieron divisar el gran arco de la bahía, con los malecones y embarcaderos adentrándose en ella como los dedos de una mano. Al fondo, en el extremo del espigón, una esbelta torre vigilaba celosamente la entrada a la dársena, que refulgía como oro fundido con las primeras luces de la mañana.

Numerosos barcos se encontraban atracados en perfecto orden, y la actividad era intensa: por todas partes había gente cargando o descargando mercancías de toda clase, ya fueran sacos, toneles, cajas, animales o personas.

Avanzaron por la explanada del puerto, con los muelles y el mar abajo a su derecha, y una sucesión de almacenes y tabernas de pésimo aspecto a la izquierda, hasta que ésta se ensanchó bruscamente formando una gran plaza con soportales. La comitiva se detuvo en su mismo centro, donde se había dispuesto una especie de estrado de madera para la subasta, y alrededor del cual se extendía una colorida amalgama de puestos y tenderetes: vendedores de comida, bebida y todo tipo de artículos ofrecían su mercancía a los curiosos que ya se arremolinaban en las paradas, tanto elfos como hombres, incluso algún enano. Había plateros, campesinos, herreros, sanadores, alfareros, tejedores, prestamistas… sin olvidar a las prostitutas, los borrachos, los vagabundos, los charlatanes y los timadores de toda clase. Los golfillos pululaban por todas partes, intentando robar cualquier cosa que cayera en sus manos, un escaldo que por su aspecto provenía del Norte tocaba distraídamente una cítara sentado sobre unos barriles, y un clérigo de Naal Zahar predicaba toda suerte de desgracias para aquellos que no se convirtieran a la verdadera Fe, aunque sin demasiado éxito de público. La mezcla de olores era como mínimo desagradable, y el griterío de los vendedores, junto con los mugidos, ladridos, graznidos, relinchos, balidos, gruñidos y demás algarabía era ensordecedor. En definitiva, un auténtico mercado de esclavos.

Uno de los hombres de Caracortada se quedó junto a la puerta de la jaula y los demás se separaron para curiosear, aunque no se alejaron demasiado. Varios soldados de la Guardia de la Ciudad también estaban por allí, vigilando. El guerrero se sentó con gesto abatido y se recostó contra los barrotes. Las posibilidades de escapar seguían siendo prácticamente nulas. Al menos, la niebla había desaparecido casi por completo, aunque la mañana se había quedado fría y húmeda. En la plaza, frente a la plataforma, varios personajes de aspecto pintoresco y algo extravagante charlaban animadamente; eran sin duda los compradores. La mayoría eran elfos, de otras colonias o de las Islas, pero también había unos cuantos esclavistas venidos del Sur, del corazón del Imperio; era bien sabido que el anfiteatro del Emperador siempre necesitaba nuevos luchadores. Galed distinguió a Boladesebo, con sus mercenarios akari asomando por detrás de su enorme figura. Estaba hablando con dos hombres de barba larga y ropajes amplios y vistosos, que asentían a las palabras del elfo mientras no dejaban de observarle.

Unos cuantos chiquillos sucios y flacos se acercaron a la jaula y se asomaron por entre los barrotes, gritando y haciendo muecas. Nadie les hizo caso excepto Shäl, que se giró hacia ellos, pero antes de que pudiera decir nada una lluvia de fruta podrida le alcanzó de pleno. Los críos estallaron en un coro de risas y se alejaron corriendo antes de que el medioelfo tuviera tiempo de reaccionar.

—En vez de jugar, podrías ayudarme a salir de aquí —se mofó Galed—. ¿Qué dicen ahora tus presentimientos?

Shäl, herido en su dignidad, ni siquiera le miró, ocupado en limpiarse la porquería de encima.

En ese momento Caracortada se acercó junto a otro de sus hombres. El esclavista que vigilaba la puerta de la jaula les saludó, pero Caracortada no le hizo ningún caso; tenía los ojos clavados en Galed. El guerrero se puso en pie y le devolvió la mirada, desafiante. Sin mediar palabra, el otro esclavista sacó una ballesta y apuntó directamente al norteño. Durante un instante que pareció eterno nadie dijo nada. Finalmente, Caracortada cogió una llave que le colgaba del cinturón y abrió la puerta; a gritos, indicó al chico rubio y al viejo que salieran mientras el otro apuntaba alternativamente a Galed y a Shäl con el arma. Los dos elegidos salieron, algo atemorizados, y con una última mirada hacia Galed cargada de odio, Caracortada volvió a cerrar la puerta.

—Parece que no es de los que olvida con facilidad —comentó Shäl mientras el grupo se alejaba hacia el estrado.

Un pequeño revuelo indicó el comienzo de la subasta. Cuatro mujeres elfas subieron a la tarima, el primer lote del día. Se hizo todo el silencio posible en un lugar como aquél, mientras el público observaba con atención y escuchaba las palabras del subastador.

—¿Para cuándo tu premonición salvadora? —le preguntó Galed al medioelfo, que estaba de pie a su lado, mientras ya se oían las primeras pujas.

En ese preciso momento el estruendoso repicar de unas campanas rompió la mañana. La gente que abarrotaba el Mercado se quedó muda un instante, y luego, de súbito, la plaza entera pareció enloquecer al mismo tiempo. Todos gritaban, empujaban y corrían de un lado para otro, intentando averiguar el motivo de la alarma. Shäl se giró hacia el guerrero y le dedicó una mirada triunfal.

—Ahí la tienes, amigo —dijo con una gran sonrisa.

fin del capítulo IV
Reply
#39
Buenas!

Llego la primera a comentar pues Smile

Como siempre con los capítulos de Galad, este es ameno y no lo he soltado hasta el final. Consigues crear muy bien el ambiente de mercado, aunque me pregunto si alguna frase no se podría acortar, en particular la de:

«Dejaron atrás una calleja estrecha de casas viejas y por fin, tras doblar una esquina, pudieron divisar el gran arco de la bahía, con los malecones y embarcaderos adentrándose en ella como los dedos de una mano, y al fondo, rodeándola y bordeando un espigón que hacía de rompeolas, un muro de varios pies de altura rematado en la entrada a la dársena por una esbelta torre de vigilancia.».

Sobre todo me chirría cuando añades el «rematado en la entrada …»; de repente la frase me pareció que no tenía fin ^^ Tal vez con trocearla baste, no sé. Lo malo es que recortarla podría cortar el ritmo, así que tú verás.

Otro detalle, al final de la primera parte del capítulo dices que les lavaron la cara a los esclavos y tal, y luego dices que Galad se rasca la barba de varios días, ¿supongo entonces que sólo le lavan la cara y no lo hacen afeitarse? Jeje, boh, es sólo un detalle Big Grin

En cuanto a la trama en sí, todo bien, salvo tal vez el final del capítulo, que me pareció un poco precipitado. No sé si logra del todo crear un real clímax, aunque tampoco sé si es porque falta una reacción sorprendida, aunque sea nimia, de Galad, o porque no hay suficiente sensación de «de repente» que haga entender al lector el súbito cambio de situación; ¿tal vez añadiendo algo como un «y súbitamente» en algún sitio o algún verbo más en pretérito simple mejoraría? No sé, a lo mejor a otro lector no le da esa sensación.

Bueno! Me pregunto a ver qué significan esas campanadas y sobre qué va a hacer Galad ahora en esa ciudad… eso si no se interpone ese vengativo Caracortada ^^

Saludos!
Reply
#40
Muy buenas Kaoseto!

Como siempre tus comentarios me son muy útiles y sobre todo me animan a seguir!

Quote:Consigues crear muy bien el ambiente de mercado, aunque me pregunto si alguna frase no se podría acortar
Tienes toda la razón, en concreto he rehecho la frase que mencionas, parece que se me fue de las manos Rolleyes De todas formas, si eso es lo único que te molesta, me doy por satisfecho! El pasaje es muy descriptivo y me preocupa que sea demasiado tedioso, y al final sea el típico párrafo que te saltas de un plumazo...

Quote:En cuanto a la trama en sí, todo bien, salvo tal vez el final del capítulo, que me pareció un poco precipitado. No sé si logra del todo crear un real clímax, aunque tampoco sé si es porque falta una reacción sorprendida, aunque sea nimia, de Galad, o porque no hay suficiente sensación de «de repente» que haga entender al lector el súbito cambio de situación
CryCryCry sé a lo que te refieres... pensaba que me había quedado a tope de suspense, con esa frase colgando de Shäl... a lo mejor debería cambiar el momento en el que suenan las campanas... o hacer más extenso el párrafo para describir mejor el caos que se produce... no sé, lo pensaré... Dodgy  de momento he añadido un "de súbito"

Quote:¿supongo entonces que sólo le lavan la cara y no lo hacen afeitarse?
Efectivamente, no se afeita... ¿darle una navaja a un prisionero que acaba de machacar al jefecillo de los esclavistas?  Dodgy Cuando lo escribí pensaba sobre todo en el olor, y la suciedad de la piel, para vender la mercancía ha de estar presentable...  Big Grin

A ver cuando tengo un rato y zanjo el siguiente capítulo!

Saludos, nos leemos!
Reply


Forum Jump:


Users browsing this thread: 2 Guest(s)