Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Concurso Mensual III: Fantasía Épica: La ciudad de todos los dioses
#1
En nuestro vasto mundo hay ciudades con un pasado asombroso, con un pasado glorioso, y otras con un pasado enigmático, ciudades cuya vida y muerte están ocultas en el misterio. Pero no hay una con historia tan extraña como Massuade, que se hundió en los más abyectos abismos de la corrupción antes de elevarse y alcanzar la santidad.

Situada en el archipiélago de Las Quebrantadas, los primeros habitantes de la isla fueron shariitas, pero hace ya miles de años que abandonaron estas tierras, dejando solo ruinas y extraños y oxidados artefactos de función desconocida. Los siguientes fueron los Tolfek, nadie sabe que hacia un grupo de estas criaturas aquí, tan lejos de sus tierras en Nirr. Pero ellos también abandonaron la isla, dejando solo extraños fardos que una vez abiertos revelan ser momias envueltas en capas y capas de telas multicolores, ocultas en recónditas cuevas.

Posteriormente llegaron hombres negros del Quirim, y fueron ellos los que fundaron la ciudad, a orillas de una amplia bahía protegida de los vientos. Pronto su privilegiada situación, a medio camino entre Quirim y los grandes reinos del norte, benefició enormemente a la pequeña colonia. El comercio fue la sangre que la alimentó, trirremes, naos, dromones, carabelas, dhows, catamaranes de los Belarios, toda clase de navíos llegaban a su puerto, y cargaban y descargaban mercancías: aves exóticas, pieles, hierro, cobre, estaño, platino, perfumes, aceites, maderas valiosas. Y de aquella incesante actividad la ciudad sacaba una moneda de oro, o más de una.

Pero la historia nos ha enseñado que la paz y la prosperidad no duran para siempre, y Massuade debió aprender esa lección muy pronto. Por un lado nuevos puertos fueron fundados y se convirtieron en rivales comerciales, pero la mayor amenaza eran los piratas de la Brecha Roja, quienes atacaban a los barcos y robaban sus mercaderías, arrojando a sus tripulantes al mar o llevándoselos como esclavos. Al tiempo que aumentaba la audacia de los piratas los barcos mercantes elegían rutas alejadas de Massuade y frente al riesgo de perder su fuente de riqueza, el consejo de ricos mercaderes que gobernaba la ciudad decidió defenderse y crear una pequeña flota de barcos de guerra para combatir a los piratas.

Contrataron marineros, mandaron a construir galeones a los astilleros de Kapparis, y como almirante de toda su flota eligieron a un joven pero ya experimentado capitán, “nacido a bordo” según sus propias palabras, quien ya había dado pruebas de su valor y habilidad estratégica al pelear en la guerra civil que devastaba a su nación, por desgracia para él combatiendo en el bando perdedor.

Sus órdenes eran simples: acabar con esa plaga que amenazaba el porvenir de Massuade, sin olvidar la prudencia, pero otras cosas como la compasión y el tomar prisioneros podían ser fácilmente ignoradas.

Y un día esa flota regresó a puerto con dos navíos y cien hombres menos, pero alegres y victoriosos, porque habían asestado una gran derrota a los piratas, una derrota quizás definitiva. Pero de aquel día de victoria surgió el fin de Massuade.

Uno de los piratas muertos, quien fue colgado como advertencia y alimento de buitres a la entrada del puerto, resulto ser el hijo del temido Sac´cak´re Rompecuellos (otros dicen que no era su hijo, sino su amante, y al menos una versión especialmente injuriosa asegura que era ambas cosas). El era uno de los jefes piratas más temidos y brutales, famoso por su audacia y ferocidad, y quien se haría famoso también por la crueldad de su venganza.

Y dos semanas después, cuando de su hijo solo quedaban los huesos moviéndose y tintineando con el viento, en una tarde de cielos despejados antes de que el disco solar tocara el borde del horizonte marino, barcos aparecieron frente a la isla. Seis galeras con la enseña de Sac´cak´re, la bandera del hombre destripado, barcos que esperaban allí, inmóviles, como provocando. Las campanas del puerto empezaron a tañer frenéticamente mientras sus habitantes miraban asombrados y temerosos semejante atrevimiento, porque ningún pirata antes intentó atacar directamente la ciudad. Pero el almirante de la flota encargada de su defensa no perdió el tiempo y sus navíos zarparon para perseguir a los bastardos de los mares.

Estos huyeron cobardemente, seguidos muy de cerca por los galeones de Massuade, cuyos tripulantes esperaban darles caza y acabar definitivamente con la amenaza de la piratería. Pero todo era una broma macabra, un fraude ideado por una mente sangrienta, porque las galeras estaban casi vacías, tripuladas solo por los esclavos remeros y sus capataces con látigos.

La gran mayoría de los piratas había desembarcado en el extremo opuesto de la isla, y aguardaron ocultos en la selva hasta la medianoche, la hora del cuervo. Y entonces cayeron sobre la ciudad en una orgía de sangre y violaciones, las casas fueron incendiadas, los almacenes saqueados y lo que no pudieron robar también fue quemado. La gente fue masacrada y el propio Sac´cak´re, haciendo honor a su nombre, estranguló personalmente a cada uno de los miembros del consejo. Aquella noche fue conocida como la Noche del Llanto, y solo se salvaron los barcos que lograron huir del puerto a alta mar, desde donde veían el resplandor de los incendios y los gritos, muy débiles, les llegaban con el viento.

El amanecer mostró una ciudad a medias en ruinas y con cadáveres en las calles, una ciudad que nunca se recuperaría. El consejo fue abolido y un gobernante asumió el poder, su nombre se ha perdido pero se le recuerda con el nombre de El Infame. Sus días como puerto comercial se habían acabado, pero El Infame hallo una nueva fuente de ingresos, para vergüenza y horror de los escasos supervivientes: convertir a Massuade en refugio de piratas.

Se convirtió en Puerto Ruinas, refugio y diversión para todo tipo de saqueadores del mar, norteños rubios y ojiazules con sus barcos-serpiente, acechadores de la Hermandad del Viento, piratas del Quirim en barcos de juncos, piratas de la Brecha Roja en sus pequeñas galeras, incluso los extraños Hijos del Abismo, de raro aspecto y olor, de quienes se dice que tienen estrechos y malvados vínculos con las criaturas abisales llamadas Nagashyr.

Massuade se convirtió en ciudad de tabernas, apuestas y putas, los piratas llegaban a curar sus heridas y gastar su deshonesto oro. Todo lo ilegal era permitido en Puerto Ruinas: prostitutas demasiado jóvenes, peleas entre bestias feroces o entre hombres y animales, venta de esclavos, venta de venenos, compra de asesinos. Había tabernas abiertas todo el día y toda la noche, y callejones oscuros donde conseguir una sopa mágica cuyos ingredientes principales eran un cuerno de Tolfek y carne humana. Las peleas, reyertas y asesinatos eran rutina, no importando cuanto recomendaran los capitanes a sus hombres que no se metieran en problemas. Era el lugar más impío en el mundo, y fue un acto de los dioses lo que acabó con tanta maldad.

Dicen los sabios que la culpa fue de los cimientos, que la ciudad estaba asentada sobre arena y no sobre roca solida. Pero eso es lo que dicen los sabios, los dioses en cambio dijeron otra cosa, ellos dijeron “desaparece”, y Puerto Ruinas desapareció.

El terremoto ocurrió en la hora más fría de la noche, el suelo se agitó, se sacudió y luego se alzó, y los edificios se derrumbaron. Hubo grietas que se abrieron y gente que cayó en ellas, para que después las grietas se cerraran, y se dice que días después de terminado todo aún se oían los gritos apagados de quienes fueron enterrados vivos.
Fuegos ardieron y empezaron a consumir las destruidas casas, pero antes de que el polvo se asentara vino otro desastre. El mar se recogió dejando al descubierto el fondo arenoso y lleno de desperdicios de la bahía, y vino una gran ola que arrastraba consigo toda clase de embarcaciones. Esa ola terminó de destruir lo que el terremoto dejó en pie, y esa noche Massuade tuvo una segunda muerte.

El amanecer reveló solo ruinas, escombros, restos humeantes, los barcos grotescamente varados tierra adentro y en la playa los cuerpos hinchados de los ahogados. Los sobrevivientes vagaban sin salir de su estupor, pero su sorpresa fue aún mayor al descubrir un prodigio, una señal divina: el único edificio en pie, sin daño alguno, resulto ser un pequeño templo dedicado al ángel Macabel, el mensajero de la paz.

Era apenas un salón de oraciones, estrecho y donde con suerte cabría una veintena de personas, un altar igualmente pequeño y una habitación diminuta para el hermano pacifico. Pero todo estaba intacto y los pocos que lograron refugiarse allí estaban vivos, ese edificio, el cual era un mal chiste en una ciudad tan corrompida como aquella, se transformo en un milagro. Aquel día el Ángel Macabel ganó muchos nuevos seguidores y volvió benevolentes muchos corazones.

Pero no fue el único, los sobrevivientes diseminaron por lejanas tierras el milagro de Puerto Ruinas, y con el tiempo no fueron piratas los que arribaban a su bahía, sino sacerdotes, monjes, predicadores, fieles y fanáticos de todos los tipos y de todos los dioses.

A cien años de aquella noche terrible y de un nuevo amanecer, Massuade es una ciudad nueva y extraña, con gran numero de pequeñas casas y granjas rodeadas de sembradíos. Pero no hay tabernas ni prostíbulos, no hay cuartel o casa del gobernador, ni edificio alguno vinculado a un poder civil o militar. En cambio, repartidos aquí y allá, pequeños y humildes o grandes y suntuosos, hay templos, altares, santuarios, monolitos o arboles sagrados dedicados a un sinfín de dioses. Y esos dioses y sus fieles se llevan bien unos con otros, en lo que quizás sea el mayor milagro de todos.

El culto a los ángeles es fuerte aquí, los seguidores de Ezequiel El Olvidado vagan de un lado a otro perdidos en su propia falta de individualidad, los de Macabel El Puro predican sobre la paz y la hermandad entre todos los seres vivos, mientras a unos pocos pasos una estatua de Joel El Sanguinario, el creador de la violencia, está cubierta hasta la cintura de todo tipo de armas, rotas y abolladas algunas, ensangrentadas la mayoría, dejadas por sus seguidores dedicados a la guerra.

Pero hay más dioses presentes, algunos insólitos y con pocos seguidores. Esta Kammu el No-nato, un reseco feto momificado guardado en una urna de jade con asas de plata, supuestamente el hijo de un dios y una mortal, abortado por las manipulaciones de un demonio. También hay un pequeño grupo de Tolfek que adoran al Gran Cornudo, un héroe legendario cuyo cráneo cuenta con doce cuernos, ellos creen que esta isla es el origen mítico de su raza y adoran también a las momias guardadas en cuevas, grandes protagonistas de epopeyas ya olvidadas.

También hay templos y altares dedicados a los Sesenta y seis dioses, a los Titanes, a los Antiguos, a Seehlum El Impaciente, el Antiguo que creó su propio mundo desobedeciendo órdenes, un paraíso al cual sus seguidores aspiran llegar una vez muertos. Hay un pequeño bosque dedicado a los espíritus de la naturaleza, un pilar de mármol moteado dedicado a la Doncella-Luna, santuarios pertenecientes a las Tres Hermanas, al Coronado de Estrellas, al Cachorro de la Noche, al Dios que es Diosa y a la Diosa que es Dios, cuyos sacerdotes son a la vez sacerdotisas y viceversa. Hay un pozo lleno de pirañas dedicado al Gran Devorador, y un libro enorme que es leído todo el día y toda la noche, conteniendo las aventuras de Salos de Jokk, héroe legendario cuya existencia real ningún erudito discute pero cuyas hazañas se han exagerado al punto de ser divinizado por muchos.

Incluso hay un árbol Tooash-iimo donde los cultistas del Árbol Rojo realizan pequeños sacrificios de sangre causándose heridas en las muñecas o en las palmas de la mano.

Uno de los cultos más extraños es el dedicado a Nehrkal Spire, aquel erudito que buscó desentrañar y dominar los secretos del poder síquico. Sus seguidores creen que el ascendió a un plano superior de la existencia, elevándose por encima de lo material y del pensamiento humano, a un nivel más cercano al de las mentes de los Titanes o incluso a las de los propios Antiguos. Sus rituales son extraños y para muchos ridículos, sus fieles usan mascaras de insectos para representar a los abejorros Kunclav e imitan su repelente zumbido, y a veces se arrojan al suelo en medio de espasmos y convulsiones, fingiendo los ataques sufridos por los síquicos. Pero todo esto es solo ritualismo superficial, porque a lo que ellos aspiran es a despojarse de su envoltorio terrenal y volverse uno con la mente de Nehrkal, y hay rumores de que bajo el suelo de la isla, en cavernas desconocidas, están construyendo una estructura de hierro arcano en imitación del artefacto con cual Nehrkal buscó revelar los misterios del poder síquico y abrir puertas en su propia mente…
«Mueres siendo un héroe... o vives lo suficiente para convertirte en villano»
Responder
#2
Parece que alguien se quedo con ganas de más tras el reto sobre 'Ciudades' organizado por Rohman Big Grin

Pues aqui tenemos una bonita historia de la ciudad de Massuade, historia con todas las letras. Me ha recordado a un articulo de wikipedia, lo cual me encanta, suelo perder muchas horas dando tumbos por la wiki leyendo articulos sobre historia... Eso si, aqui el aspecto tecnico es impecable, cosa que en la wikipedia... Big Grin

Lo unico que me chirria es el cierre, pues si bien al principio haces un poco de introduccion antes de pasar a contar la historia de la ciudad, al final se te ha olvidado poner un cierre, una o dos lineas en la que se nos diga aunque sea simplemente que esa es la historia de Massuade hasta la actualidad o algo asi. Al no poner un cierre, da la sensacion de que faltan cosas, y esa sensación aumenta al terminar la ultima frase con puntos suspensivos.

PD: ¿"El Dios que es Diosa y la Diosa que es Dios" esta inspirado en @El hombre que ríe? Big Grin
[Imagen: Banner.jpg]
Emperador de las Montesas, Gran Kan de los Markhor, Duce de los Ibices y Lord Protector de Ovejas, Corderos y Otros Sucedáneos de Cabra
Responder
#3
QUÉ PASA AQUÍ?! QUIÉN ME INVOCA?! Digo, ejem... qué tal todo? He visto que una cabra loca me reclama, dice que alguien ha escrito algo de mí?
Voy a ponerme a leerlo ahora mismo.
Espero que me guste.
Espero que sean cosas hermosas y agradablemente sensuales.
Porque si no me gusta...
Arderá Troya!
No estés triste, ¡a alguien le importas! A mí no, ¡pero a alguien más sí!    Big Grin
Responder
#4
Jajajajaja, ¡hermoso!
Un relato que es Historia fantástica.
Sugerente, un paisaje para la imaginación. Me pasa como a Cabro, me pierden este tipo de narraciones que hace tiempo no leía. ¡Gracias, lo he disfrutado!
El elemento técnico es irregular. Me gustaría comentarlo en detalle pero mi cerebro está vago a estas alturas; creo que editaré este mensaje a tal fin, en otro momento.
El pero que le pondría a este relato es que se trata fundamentalmente de... ¡trasfondo! Un fondo, un cuadro al que le falta, en mi opinión, que cobren más fuerza las personas que han podido ser testigos o protagonistas de la historia que aquí se explica. ¡Falta la emoción, la empatía que puede entablarse con los personajes!
Angel "Angels can fly because they take themselves lightly." blowfish
"To be educated means to be able to play gracefully with ideas."  
Responder
#5
Interesante historia sobre el apogeo, corrupción, caída y nuevo comienzo de una ciudad, cuya parte final casi pudo haberse convertido en una suerte de fábula aleccionadora, pero que en vez de eso, nos presenta una serie de pintorescas creencias religiosas de un mundo fantástico, que son presentadas de forma entretenida y fascinante.
Quizá (como dice Cabromagno) le faltaría una especie de cierre, más yo considero que el presente relato ha sido espléndidamente realizado.
Otro detalle que me agradó la presentación más descarnada y sórdida en lo que se refiere a la vida de los piratas, que a menudo son presentados desde una óptica bastante más romántica y suavizada en muchas historias fantásticas, esa diferencia es para mí un mérito adicional.
¿Cuánto darías por controlar un espacio de tiempo inexistente? Millones de moléculas creando formas de vida de la nada...
Responder
#6
Buenas, el quinto relato en publicar. Como bien dijo Cabro, también podría haber participado del reto de ciudades. Y qué ciudad!

Una historia con historias dentro de más historias. Leyendas de mitos y personajes varios, de varias venganzas y cataclismos y milagros y de... Bueno, sin dudas, está bien escrito. Es ameno de leer y llevadero. Nos invadís con buenas imágenes, con breves fragmentos de relatos que prometen ser buenas historias —una vez desarrolladas—. Nos mostrás un mundo vasto, con reminiscencias griegas y lovecraftianas, pero a la vez no nos mostrás nada. Es mucho y poco a la vez. Es como un chicle que sabe muy bien al principio, pero al final pierde el sabor.

No sé qué más decir, éxitos!
"El que desea sacar la espada es un principiante. El que puede sacar la espada es un experto. El que es la espada misma es un maestro." —Risuke Otake.
Responder
#7
Un relato sin principio ni fin, una ambientación que persiste y persiste hasta desvanecerse en esos puntos suspensivos.
Creo que para crear una historia sin unos puntos definidos (algo atrevido, digno de reconocer por tu parte, anónimo autor) hace falta tener una pluma sobresaliente, y no es que la tuya me disguste (por supuesto hay errores: los más notables, repeticiones, la puntuación y cierta laxitud en la construcción de algunas frases), pero simplemente, una no-historia de este calibre, personalmente, sólo puede mantener mi interés a través de una narración lírica que roce la perfección.

Lo que me pareció más interesante: a partir del triunfo de Macabel, las distintas religiones que se sucedieron desde entonces.

Enhorabuena por lanzarte a realizar un relato de esta guisa y suerte en las votaciones ^ ^
Ob-la-di Ob-la-da
Responder
#8
El ùltimo relato que m quedaba por leer y aquì tenemos de nuevo el reto de Ciudades!

Veamos las notas que he ido tomando mientras lo leìa:

-Un ritmo extraño. Asì es, no sé explicarlo muy bien, pero, ante todo al principio, me pareciò que el ritmo de la narraciòn no era muy homogéneo, un tanto extraño, no voy a decir errado, raro, sin màs. A veces se entretiene varias lìneas para explicarte con detalle una religiòn y en otras describe una completa civilizaciòn en apenas cinco palabras. Creo que a eso me refiero, hay una disparidad en el peso otorgado a cada concepto que se expersa.

-Los pàrrafos. El mayor problema de casi todos los foreros en este reto (incluyéndome a mì mismo, me temo). Metemos pàrrafos sin ton ni son y muchas veces lo ùnico que conseguimos es cortar el ritmo. En este caso lo noté al principio, cuando se nos estaban elencando los pueblos que habìan pasado por la isla y cortamos la lista con un pàrrafo en medio.

- Los tiempos verbales. A veces he visto que el autor usa un pretèrito perfecto done quizàs calzaba mejor un imperfecto y viceversa. Nada del todo incorrecto, pero curioso.

- La idea del refugio de piratas me parece ingeniosa. De hecho me gustò màs que el hecho que terminase siendo la casa de Heidi.

- El final no es un fnal. Es un punto y seguido, pero seguido de nada.

Aùn asì, el relato entretiene mucho, es hasta creible, y tiene su qué encontrar entre los relatos de este reto la historia de una ciudad. Me ha gustado.
"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido". - Manny Calavera.
Responder
#9
Hola escritor.

Me agarraste bien del cogote con este relato. Yo es que me vuelvo loco cuando leo trasfondos e historias de ciudades fantásticas. Al parecer tu ciudad es como una metáfora de mi vida (una niñez/adolescencia turbulenta, una juventud caótica llena de sangre y putas y al final una estabilidad irregular en la que prima de todo, pero primordialmente la santidad Big Grin) Hubiera quedado de perlas en el reto ciudades.
Por los nombres usados en tu relato puedo hacerme una idea de quién eres pero eso mejor para después.
EL ritmo me parece extraño pues al inicio te cuidaste bastante de darle un tono histórico, pero conforme fue avanzando es como si ese tono mutase a uno mas novelesco, como si en algún momento lo fueras a interrumpir con un diálogo o la presentación de un prota. Mi opinión personal es que debiste mantener un ritmo constante a lo largo del relato. Ese tono de descripción histórica queda muy bien, pero es difícil de mantener y creo que con un cuidado mas atento lo hubieras logrado. No está nada mal.
Algo que si es muy chocante es el final. Sentí como si estuviera leyendo un artículo en internet y la pagina no me hubiera terminado de cargar. Me parece que, al ser un relato bastante lineal, no tenías una idea clara de que es lo que podría haberse añadido después y la verdad a mi tampoco se me ocurre nada. Pero es que ese es el problema con esta clase de textos, no tienen una estructura convencional y es difícil acomodar las ideas.

Un saludo y suerte
Tonto aquel que presta sus libros... y mas tonto aún aquel que los devuelve


[Imagen: jpg]
Responder
#10
Hola anónimo, qué tal!

La historia es una de las que más me ha gradado. A mí me pareció más como un documental poético, una epopeya. Por alguna razón me recuerda a Roma, quizás porque tuvo tantas cosas maravillosas como malas, además, la ciudad tiene un espíritu propio. Es casi como si ella misma nos contara su historia, y ya que estamos, hubiera sido interesante que así fuera.

No tengo nada más que decir, así que nos vemos en otra.
«Quizá no estaba seguro de lo que me interesaba realmente, pero, en todo caso, estaba completamente seguro de lo que no me interesaba.»

El Extranjero, Albert Camus.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)