Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Calificación:
  • 1 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
[Fantasía épica] Infierno de dioses- Borrador caps. I-II-III
#91
Gracias por leerme, Draig. Me alegro de que te haya gustado la historia.
Hace tiempo que no entraba, primero porque me tomé unos meses de descanso y luego porque no recordaba la contraseña.Ja
También unos meses atrás un buen colega del foro me hizo el favor de ejercer de lector beta y me dio un consejo realmente crucial (Gracias miles Rohman).
A medida que avanza el relato parece que se queda un poco "encajonado" en los personajes y me comentó que una visión más panorámica del entorno y las leyendas de ese mundo sería de agradecer para el lector.
Creo que fue una opinión muy acertada y en eso ando ahora.
¡Saludos a todos desde la playa!
Responder
#92
Hola, soy nuevo en este foro y este hilo es de los primeros que miro, y la verdad es que la historia me gusto bastante, esos celestiales en verdad que la pasan mal jajaj.

De todos modos, capitulos los encontre super entretenidos, de hecho hay partes que las volvi a leer solo para poder repasar lo que sucedia nuevamente en mi mente, por que me parecia soberbio. Las unicas cosas que me llamaron la atencion, es por un lado, el tema de las distancias; me parece que hay puntos geograficos cuya separacion unos de otros deberian ser bastante lejanos, pero en la historia son recorridos en un tiempo demasiado corto, aun a caballo; otro tema es el caracter de los tres reyes que tienen celestiales, son unos hdp de mucho cuidado, veo en ellos la misma mala leche a pesar de que se da a entender una diferencia en sus estrategias o metodos; en mi opinion deberian tener mas marcadas sus personalidades.

Y viendo ese tema de la maldad mala malosa de esos reyesuelos, es increible que el tercer rey gobierne en ese regimen de terror contra sus subditos, incluyendo miembros de la alta alcurnia de ese reino, en general si mis conocimientos de historia no me fallan, tiranos asi no duran mucho que digamos. Aunque un caso asi podria ser el de Ivan el Terrible que hasta mato a su propio hijo en un arranque de colera, otro tambien con Vlad Tepes, nuestro empalador cristiano favorito, pero para que ellos se mantuvieran, fue imprecindible obtener grandes y sonadas victorias contra los enemigos de su gente, los tartaros con el ruso y los turcos con el Valaco, asi que concluiria que el papel de ese infeliz rey en la Guerra que se relata contra los celestiales fue impresionante, sino, no encuentro explicacion para que reine asi y se quede tan ancho

Pero bueno, muy bueno, me gusto muchisimo, ojala la sigan pasando mal esos dioses, en especial la chica, se me hace algo sosa jaja.
Responder
#93
Siempre que paso por aquí descubro algún incauto que ha caído en mi trampa Jajaja. Que menos que darme una vuelta por el foro para agradecer las lecturas. Así que muchas gracias por leerme y por aportarme tus comentarios, losmancia.
Ahora no entro mucho (o casi nada) porque me he propuesto acabar el libro, aunque sea a patadas, y como soy lentísima escribiendo, si me meto en divagaciones y argumentaciones varias no avanzo nada. Eso no quiere decir en absoluto que no le saque el jugo a cada comentario que me dejais. En las correcciones que estoy haciendo ahora he aprovechado muchos de ellos.

Lo de las distancias que me comentas lo tendré que revisar, porque me temo que no le he prestado la debida atención. Tengo un mapa, sí, pero aún no he puesto la historia sobre él y calculado distancias. Así que es posible que me encuentre alguna sorpresa cuando empiece con ello.

Los reyes tienen personalidades diferentes, y bastante en realidad, pero supongo que al principio me cuesta más hacerlo evidente. Creo que con la evolución posterior ese problema queda solventado, pero como suelo reescribir mucho, quizá aun puedo hacer esas diferencias más notorias también al inicio.

Y en el primer capitulo la chica es muy cría, pero es un personaje que tiene un desarrollo más ambiguo después.

Y sobre lo de la tiranía, buf, bueno, 17 años tampoco es tanto tiempo y, como se ha visto ya, uno de los reyes tuvo que lidiar con una conjura para derrocarlo. Pero tendrías que leer más para tener los detalles que puedan justificar su largo periodo de gobierno. Están donde están porque hicieron cosas terribles y tienen como aliados poderes más terribles aún. No se mantienen en el poder tan solo por si mismos ni por sus gestas de guerra. Me gustan las historias complejas. Así que no se trata tan solo de ganar batallas.

Y, sí, los celestiales los van a pasar mucho.... pero aun mucho peor. Por eso el libro se llama como se llama.

Gracias otra vez. Siempre anima que te digan que lo que escribes es entretenido. Odiaría que la gente se me durmiera leyendo la historia.
Responder
#94
El mundo de Aar, rico en criaturas prodigiosas [¿prodigiosas como los ornitorrincos y los emús, como seres del folclore como los dragones o lo unicornios, como criaturas míticas algo menos usadas en la fantasía occidental como los qilin...? Ya que la obra empieza con infodumping al menos infodumpéame y cuéntame cosas de esas criaturas], fue una vez uno solo, hasta que un enfrentamiento entre dioses lo quebró, en el origen de los tiempos [sonaría mucho mejor que me dijeras que eso fue el origen de los tiempos, porque al menos daría una vuelta de tuerca al cliché de la guerra ancestral]. El velo [a menos que haya entendido mal, el velo oculta a los dioses, a su hogar y sus obras, así que tras velo falta una coma porque de otra forma el velo solo está ocultando a los dioses y no todo lo demás] que ocultaba a los dioses que habían creado Aar, junto con su hogar y sus obras, de aquellos otros que deseaban destruirlos [aquellos otros también son dioses, dime algo sobre la diferencia entre ambos grupos de dioses, porque por lo que has contado, los dioses crearon entre todos el mundo pero empezaron a pelear vaya-usted-a-saber-porque y entonces algunos querían destruirlo todo], se desgarró y el último de sus jirones fue el arma más aterradora jamás blandida [otra vez, si vas a hacer un prólogo que es infodumping, hazlo bien. Esperaría leer algo así en una sinopsis en la contraportada, pero aquí sería bueno saber qué tipo de arma es, y si es parte del misterio que se va a mantener durante la obra, pues al menos decir qué tipo de arma no es].
Cuando el humo de la guerra se hubo aposentado [aposentar en castellano no significa lo que crees que significa], solo Aar quedaba y los vencedores [no sé si han ganado los que protegían al mundo o querían destruirlo. Es de suponer que son los primeros, pero luego dices que uno se queda para reparar los daños causados, así que podría ser un dios arrepentido de sus actos, además de decir que los vencedores partieron] partieron igual que habían llegado. Sin embargo, uno de ellos permaneció en aquel mundo tras la contienda para reparar el daño causado y de su voluntad nacieron las cuatro tejedoras. Ellas tomaron los restos del velo original, repararon los hilos y crearon nuevos velos según los deseos de su señor.
Y cada uno envolvió mundos separados que en realidad estaban enredados, pero eternamente ocultos de los demás por membranas invisibles que es imposible cruzar. [un concepto interesante pero mal presentado: si estás trabajando con unas tejedoras, usa metáforas de corte y confección para contarnos sobre esos mundos (de hecho empiezas a hacerlo al decir que están enredados)]
La primera, tras el velo más denso, apartó a las monstruosas maldiciones que ambas estirpes de dioses [aquí retomas la idea de que ambos grupos son dioses pero deberíamos saber qué tienen de diferentes (no aquí, sino que debería haber sido explicado antes)] habían pronunciado para aniquilarse unos a otros. Y así quedaron encerradas en el Bestiario [llamar a las maldiciones monstruosas, no hace que tenga sentido que las metas en un lugar llamado
bestiario siguen siendo maldiciones que en el mejor de los casos, será el equivalente mágico a un virus; si con lo de monstruosas maldiciones hablas de monstruos, debería ser monstruos malditos y no en el otro sentido], un lugar sin retorno, enloquecido y devastado.
Otra tejió un velo para proteger a las pocas criaturas supervivientes, que las apartara de tanta muerte y tanta furia como se había alzado de la tierra. Así nació el Sagrario. Aunque quedaban tan pocos de los primeros nacidos, que el dios dio vida a nuevos seres en aquel refugio, entre ellos a los hombres [o sea, los hombres no existían... Deberías contar un poco más de su creación (y porque crearlos); además, esto retroactivamente me da más razón en el primer comentario], y los recién llegados se adueñaron del continente y le dieron nombre, Faro Are, a lo que ya lo tenía. [
le dieron nombre —Faro Are— a lo que ya lo tenía, o le dieron nombre (Faro Are) a lo que ya lo tenía[i] o sino [/i]le dieron un nombre: Faro Are, a lo que ya lo tenía[i]]
La tercera tejió para contener a las armas esclavas de los dioses en la batalla y que ahora vagaban desatadas, azotando el mundo. Habían sido creadas para intentar contener a las maldiciones, pero [ese [/i]pero no tiene sentido porque no estás contraponiendo nada; a menos que añadas algo tipo pero las maldiciones ya estaban encerradas así que no hacían falta] las envolvió tras un poderoso velo y al hacerlo creó el Grimorio, el arsenal divino, donde aún late un poder demasiado ardiente, avivado hasta el extremo en una guerra demasiado cruenta.
Y la última dio reposo a los huesos de los dioses muertos en el Osario, tras un velo helado que era imposible rozar sin consumirse. Allí depositó a los vencedores, pero de los cadáveres de sus enemigos únicamente se habían respetado siete y fueron enterrados en las entrañas de Aar, para evitar que su última obra se desvaneciera con ellos.
Dicen las leyendas que aquel dios se marchó, pero que antes tomó forma humana y que de ella y de su amor por una mujer, antes de perderse en las brumas del tiempo, nació una estirpe de celestiales que hizo del continente de Faro Are un lugar bendecido. Dicen también las leyendas que no todos los dioses enterrados en Aar estaban muertos y que uno surgió de la tierra eras más tarde, solo para ser asesinado. Las leyendas cuentan muchas cosas, ciertas o no. Y de otras, en cambio, nada dicen. [si las leyendas pueden ser mentira o no, no me las cuentes aquí. Uno espera que ese dios asesinado haya sido real, pero entonces dices eso y como va justo a continuación estás diciendo que que probablemente no lo sea, lo que le quita todo el peso. Si lo que quieres es dar peso a que lo único real es lo que viene a continuación entonces pon más leyendas, no solo dos]
Lo único seguro es que ahora los velos se estremecen.
Faro Are, el continente bendecido, y todo el mundo de Aar con él, se ensombrece tras una guerra contra el linaje de celestiales [además de hay un salto temporal que no tiene sentido (estábamos con la creación de los velos, y de pasada el surgimiento de los celestiales), no tiene sentido que hables de una guerra contra quienes bendicen el lugar sin dar un motivo (tal vez los corazones de los hombres anhelan ese poder o están siendo manipulados por ese dios vencido que seguía vivo...] que lo ha gobernado durante milenios. Los hombres se han alzado contra ellos borrando todo vestigio de su poder: los glifos tatuados que compartían sus dones con los mortales, sus inmemoriales y magníficas fortalezas. Sin embargo, nada puede sobrevivir sin la bendición de su presencia que alimenta la tierra y, por ello, algunos aún permanecen cautivos en las ciudades de los reyes que los traicionaron; en Anerhuin, los últimos vestigios de un continente antaño portentoso. Una ofensa imperdonable para los celestiales que todavía permanecen libres, padres, hermanos, exiliados más allá de las montañas, en los parajes donde se libró la Guerra de los Velos, donde nada crece y donde ni siquiera su poder puede revivirlos. El único lugar capaz de ocultar su presencia.
Parapetados tras el poder de un dios muerto, que guarda un viejo agravio contra los celestiales y cuya oscuridad ya ha devorado la mayor parte de Faro Are, los reyes de Anerhuin, reyes de hombres, empiezan a advertir que la tierra se muere y que las cuatro realidades de Aar se retuercen. Los velos se tensan. A veces incluso es posible entrever las sombras del otro lado a través de ellos. Los titanes enterrados que conforman las raíces de aquel mundo se agitan sin saber el motivo y los ojos de las tejedoras, ahora guardianas de los velos, de sus puertas y sus umbrales, se tiñen de oscuridad.
Y, en medio de este caos que se cierne, los celestiales aún luchan por liberar a los suyos, antes de enfrentarse a un dios asesinado, cuya titánica caída desgarró apenas el velo que envuelve el Bestiario, seiscientos Advenimientos atrás, atrayendo hasta los mortales horrores que los dioses nunca debieron alumbrar.




Aspectos técnicos: A nivel técnico me parece muy bien escrito, no he encontrado erratas y lo único que he podido encontrar que he considerado objetivamente un error son temas de puntuación, y el uso de aposentado que no sé si pretendías decir posado o asentado.

Sí hay un problema en la manera en la que cuentas esto, que quita todo el interés por tratarse de un infodumping, funcionaría mejor si esto fuera parte de un libro que está leyendo algún personaje; si no recuerdo mal el texto empezaba con una niña que luego se ponía a buscar a sus hermanos celestiales, así que ella leyendo esto además de dar pie a que decida ponerse a buscar a los otros (porque ya sospecha que es una celestial, o tal vez como un impulso para cuando descubre que lo es) tiene más sentido, y conecta bien con un posible comienzo de la historia en sí, sin que el infodumping parezca tan mal hecho.

Historia y mundo: Historia hay poca porque básicamente no estamos viendo una historia sino un resumen rápido de la creación del mundo (un motivo de porque el personaje leyendo un libro funcionaría tan bien).

El mundo tiene conceptos interesantes pero que no están bien explicados (como cosas que he dicho en los comentarios) o que extrañamente en un texto que solo sirve para escupirnos información se dejan ocultas para mantener un misterio.

Personajes: No puedo hablar de personajes porque los que hacen solo sirven como motor para hacer avanzar los hechos, si esto no va a ser un libro que lee otro personaje, deberías dar pinceladas de los personajes, para que sepamos si las tejedoras tienen alguna clase de voluntad y para saber si el dios que hace todo eso es de los destructores o de los protectores...

Lo mejor: El concepto de los velos, aunque se debe pulir creo que es lo más interesante dentro del worldbuilding.

Lo peor: Que es un texto de infodumping pero mal hecho.

Destacados: La idea de los dioses enterrados, que no implica solo que puedan despertar y causar destrucción en el mundo, sino que alguno decida desenterrarlos y usar sus restos para forjar armas para un ejército.

Sugerencias: O haces que esto sea parte de un libro leído por otro personaje como dije, o lo cambias para que sea un relato como tal (por ejemplo desde el punto de vista del dios, mientras va ordenando a las tejedoras qué deben hacer) y así no queda un simple infodumping que no diferenciaría esta obra de ninguna otra de las tantísimas que se han escrito ya.
Responder
#95
Hola, JP,

No vas muy desencaminado.

La última parte de ese Prefacio que has comentado sería la sinopsis del libro, que es lo que intentaba escribir en realidad en ese momento, con sangre sudor y lágrimas, porque me cuesta horrores resumir lo que sea. Sin embargo, me gustó (opiniones hay para todos) y lo dejé como sustitución del prólogo que tenía antes.

El Prefacio es solo un umbral que hago cruzar al lector. No tiene otra función que crear un marco legendario en su mente con cuatro pinceladas (y también me ahorra algo de infodumb en los capítulos siguientes, eso es cierto). Pero está absolutamente desligado de la estructura de la novela, tanto por cronología como por estilo. Así que intentar integrarlo en esta con un personaje que lo lea o cualquier otro recurso, no sería lo que yo estoy buscando.

Sin embargo, era el antiguo prólogo lo que habías comentado hace tiempo y lo que te dije que había cambiado gracias a algunos comentarios tuyos y de otros compañeros del foro. La escena que está justo después. El Prefacio actual es un añadido posterior.

Después de toda la tabarra que llegaste a darme con el tema de que la joven reina entraba a visitar al prisionero como Pedro por su casa (cosa en la que finalmente tengo que concordar), la obligo a evitar a unos guardias, a trepar por una pared, a deslizarse por un tapiz y después a hacer todo el camino igualito de vuelta y no te has dado ni cuenta de todos los sudores que le has hecho padecer a la pobre chica. XD

Pero no es necesario que comentes nada, solo te lo dije por si tenías curiosidad. Ya han pasado unos añitos desde que discutimos sobre eso.
Luego revisaré bien tus comentarios, que siempre cae algo interesante.

Gracias por pasarte, como siempre.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)