Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario/Email:
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
» Miembros: 928
» Último miembro: costadelsolproperty
» Temas del foro: 2.607
» Mensajes del foro: 40.271

Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 77 usuarios en línea.
» 1 miembro(s) | 76 invitado(s)
Draig

Últimos temas
BASES Reto Octubre 2021 -...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: JPQueirozPerez
7 horas
» Respuestas: 3
» Vistas: 47
Taberna de los Retos
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Miles
19/09/2021 05:50 PM
» Respuestas: 381
» Vistas: 78.711
[Nuc] Nirak
Foro: Nuevo Universo Compartido
Último mensaje por: Muad Atreides
19/09/2021 04:40 PM
» Respuestas: 10
» Vistas: 1.060
Concursos literarios
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: JPQueirozPerez
19/09/2021 12:23 PM
» Respuestas: 5
» Vistas: 1.192
Otra adaptacion de Dune
Foro: Cine y series de fantasía
Último mensaje por: Arwik
18/09/2021 08:03 AM
» Respuestas: 67
» Vistas: 20.719
¿Qué estáis leyendo?
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: aravan
17/09/2021 06:20 PM
» Respuestas: 1.124
» Vistas: 331.346
¿Alguien quiere unirse a ...
Foro: Tus historias
Último mensaje por: pipo
09/09/2021 02:12 PM
» Respuestas: 17
» Vistas: 837
A qué estás jugando ahora...
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: Haradrim3.0
07/09/2021 10:20 AM
» Respuestas: 156
» Vistas: 49.917
Los 10 chistes más antigü...
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: Haradrim3.0
07/09/2021 10:15 AM
» Respuestas: 1
» Vistas: 266
Serie de la Rueda del Tie...
Foro: Cine y series de fantasía
Último mensaje por: aravan
04/09/2021 07:10 AM
» Respuestas: 5
» Vistas: 3.192

 
  Lesbiana malgasta donaciones
Enviado por: Duncan Idaho - 07/07/2021 12:46 AM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (1)

https://www.clarin.com/internacional/don...CKAbC.html

El negocio está en saber pedir: Soy hetero ¡denme dinero!

Imprimir

  Próximos Retos
Enviado por: Cabromagno - 30/06/2021 09:13 AM - Foro: Retos Mensuales - Sin respuestas

Próximos retos

Julio 2021 - Escuela mágica
Agosto 2021 - Final alternativo Juego de Tronos
Septiembre 2021 - Cultura asiatica
Octubre 2021 - Terror
Noviembre 2021 - Fantasia Epica
Diciembre 2021 - (por determinar)
Enero 2022 - (por determinar)
Febrero 2022 - Romance/erótico
Marzo 2022 - (por determinar)
...

octopus

Imprimir

  Valor Web
Enviado por: Zarono - 30/06/2021 08:31 AM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (2)

Según esta página valemos 134,83 dólares  Big Grin
https://valorweb.org/valor/clasico.fantasitura.com
En poco nos tasan  Dodgy

Imprimir

  Transgénero en los olímpicos
Enviado por: Duncan Idaho - 21/06/2021 12:58 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (18)

Hace unas horas el Comité Olímpico de Nueva Zelanda anunciaba a la levantadora de pesas Laurel Hubbard como representante del país en los Juegos de Tokio para la categoría de peso súper pesado de 87 kg. Esta joven de 43 años se convierte en la primera atleta transgénero en competir en los Juegos Olímpicos. Pese a que cumple todas las condiciones para participar en la competición, la noticia se ha recibido con cierta controversia en otros países y organizaciones.

Críticas que vuelven a encender el debate sobre si los deportistas transgénero tienen una ventaja injusta sobre sus rivales.


En realidad Hubbard ya había competido en torneos masculinos de levantamiento de pesas antes de hacer la transición en 2013, cuando tenía 35. Desde ese momento ha cumplido con todos los requisitos de las regulaciones del Comité Olímpico Internacional para los atletas trans y ha conseguido establecer récords nacionales. De hecho, ya ganó una medalla de plata en los Campeonatos del Mundo de 2017 y fue sexta en 2019 tras sufrir una importante lesión mientras competía en los Juegos de la Commonwealth de 2018, cuando ya tenía asegurada una plaza olímpica al quedar en séptima posición.

¿Por qué compite? Porque puede. El COI emitió en noviembre de 2015 unas directrices por las cuales los atletas que hacen la transición de hombre a mujer pueden competir en la categoría femenina sin necesidad de cirugía para extirpar sus testículos, siempre que su nivel total de testosterona en suero se mantenga por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses. Y Hubbard cumple esos estándares.


Sin embargo, algunos estudios científicos han demostrado durante los últimos años que las personas que han pasado por la pubertad masculina conservan ventajas significativas de energía y fuerza incluso después de tomar medicamentos para suprimir sus niveles de testosterona. Sin mencionar que la exagerada cantidad de 10 nanomoles por litro de testosterona es, al menos, cinco veces más de lo que posee una mujer biológica.

Los tratamientos no equilibran la balanza. Existen tratamientos para reducir el nivel de testosterona en las deportistas transgénero, sí. De hecho es la defensa más común para que compitan de igual manera junto a las CIS. Pero los estudios más recientes sugieren que las mujeres trans conservan una ventaja de hasta el 12% en las pruebas físicas incluso después de tomar hormonas durante dos años para suprimir su testosterona.

Así lo señalaba una investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine que tras varios experimentos concluía que antes de comenzar su tratamiento hormonal, las mujeres trans realizaban un 31% más de flexiones y un 15% más de abdominales en un minuto que las mujeres biológicas. Sin embargo, después de suprimir su testosterona durante dos años, un año más que lo que indican las pautas del COI, todavía eran un 12% más rápidas de media que las mujeres biológicas.


Las críticas.
Hubbard vivió como un hombre durante 35 años y no compitió en halterofilia internacional. Pero desde que hizo la transición, ha ganado varios títulos de élite. Esto ha llevado a algunos de sus rivales, incluida la levantadora de pesas belga *Anna Vanbellinghen, a afirmar que existe una ventaja injusta y que se trata de "una broma de mal gusto".

"Soy consciente de que definir un marco legal para la participación de las personas trans en los deportes es muy difícil, ya que hay una variedad infinita de situaciones y que llegar a una solución completamente satisfactoria, desde ambos lados del debate, es probablemente imposible. Sin embargo, cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto: esta situación en particular es injusta para el deporte y para los atletas”.

*¿Será transfoba como Rowling?

¿Qué dice Nueva Zelanda? El director ejecutivo del Comité Olímpico de Nueva Zelanda, Kereyn Smith, no se lo pensaba antes de señalar que Hubbard sería bienvenida al equipo de Nueva Zelanda. “Además de estar entre las mejores del mundo para su evento, Laurel ha cumplido con los criterios de elegibilidad de la IWF, incluidos los que se basan en las pautas del COI para los atletas transgénero”, explicaba.

“Como equipo de Nueva Zelanda, tenemos una fuerte cultura de manaaki (respeto) e inclusión por todos. Estamos comprometidos a apoyar a todos los atletas neozelandeses elegibles y asegurar su bienestar físico y mental, junto con sus necesidades de alto rendimiento, mientras se preparan y compiten en los Juegos Olímpicos", añadía.


¿Qué dice la ciencia?
El experto en ciencia deportiva y fisiología Ross Tucker lleva escribiendo y hablando largo y tendido sobre el tema. Según él, el problema radica en que las mujeres biológicas no poseen los mismos atributos físicos que los hombres y muchos de estos atributos del cuerpo masculino tienen profundas implicaciones para el rendimiento deportivo.

Según varios estudios científicos, la brecha entre los respectivos campeones en la mayoría de las disciplinas de pista y campo es del 10% al 12%. Si bien una diferencia del 10% al 12% es relativamente pequeña, en el levantamiento de pesas, la diferencia es del 30% al 40%. Para tareas como sacar en tenis, es del 20% y para la potencia de golpe, la ventaja masculina se ha medido en 160%.

Diferencias físicas.
Estas diferencias son en esencia enormes y no quiere decir que las atletas femeninas no posean habilidades extraordinarias, así como habilidades técnicas y mentales que son necesarias en cualquier campeón nato. Pero las ventajas fisiológicas del cuerpo masculino son tan grandes que todos los atributos no relacionados con el sexo biológico, los que realmente deberían importar, quedan ahogados por cosas como la masa muscular, la fuerza, la potencia, la forma del cuerpo y la velocidad.

¿La base biológica de estas diferencias? La testosterona. Esta hormona es responsable de todos los cambios físicos de los hombres y muchos tienen implicaciones directas para el deporte: más músculo, menos grasa, un esqueleto más estrecho y más largo que incluye manos más grandes, un corazón y pulmones más grandes y más hemoglobina para transportar oxígeno por el cuerpo.

Segregación competitiva.
Y aquí llegamos al meollo de la cuestión y de la necesidad de categorías distintas según el sexo. Podría decirse que una categoría de mujeres "protege" la integridad del resultado para las mujeres biológicas y, en algunos casos, la seguridad de sus participantes. Las mujeres biológicas no poseen los mismos atributos físicos que los hombres. Entonces, mientras que las mujeres que ganan medallas olímpicas y títulos mundiales superarían a la mayoría de los hombres en la mayoría de los deportes, son superadas ampliamente por los hombres que ganan medallas olímpicas y títulos mundiales equivalentes.

De ahí que hombres y mujeres hayan competido separadamente desde siempre. Si no existieran ambas categorías, las mujeres no tendrían oportunidades ante la superioridad física de los hombres, que corren más, saltan más y lanzan más lejos gracias a esa testosterona. Esto presenta también la posibilidad de una tercera categoría, una donde puedan competir personas trans e intersexuales y que ya se ha comentado más de una vez entre los doctores de la IAAF.

El debate que se presenta hoy no es algo nuevo en el deporte. De hecho, los organismos deportivos mundiales están lidiando con cuestiones legales, morales y éticas sobre los atletas transgénero y dónde encajan. El World Rugby se convirtió en el primer código deportivo olímpico importante en emitir una política que recomendaba que las mujeres transgénero no jugaran al rugby femenino. Una política que provocó un terremoto en el mundo deportivo y que defendía su exclusión en deportes de contacto "por motivos de seguridad".

También la sentencia histórica y polémica de Caster Semenya, la atleta sudafricana especialista en la prueba de 800 metros vuelve a la agenda de alguna manera. A esta deportista se le impidió competir sin tomar medicamentos que suprimieran sus elevados niveles de testosterona natural. Lo hemos contado en Magnet con anterioridad. Aunque a diferencia de Hubbard, Semenya era una mujer DSD (diferentes en el desarrollo de su sexualidad biológica o "intersexuales").

La respuesta internacional es diferente. La decisión de Nueva Zelanda no comulga necesariamente con las decisiones que otras federaciones y países están tomando en el debate. La Federación de Rugby de Francia, por ejemplo, anunció el pasado mes de mayo que también permitiría a las deportistas transgénero participar en competiciones. "El rugby es un deporte inclusivo y compartido, sin distinción de sexo, género, origen o religión", decía su vicepresidente.

En EEUU, en cambio, las disputas entre estados han tomado un rumbo diferente. En Florida, por ejemplo, se define el sexo de un atleta como el que se indica en los documentos de nacimiento. La nueva norma, denominada Ley de Equidad en los Deportes de la Mujer, señala que los clubes deportivos para niñas y mujeres "pueden no estar abiertos a estudiantes del sexo masculino". Y al menos 34 estados están considerando aplicar la misma legislación

Imprimir

  Monogamia y pobreza
Enviado por: Duncan Idaho - 15/06/2021 12:33 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (7)

Manuel Matheu, experto en sexo: "Somos monógamos porque somos pobres"


El sexo no tiene secretos para Manuel Lucas Matheu.

Este español nacido hace 69 años en un pueblo de Jaén, en Andalucía, ha dedicado toda su vida a estudiar esa pulsión que marca de manera decisiva al ser humano.

Presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología, además de miembro vitalicio de la Academia Internacional de Sexología Médica, Matheu reivindica que el verdadero órgano sexual de los seres humanos no son los genitales sino la piel.

Y sentencia que no estamos biológicamente predispuestos hacia la monogamia y que si la practicamos es por un único motivo: somos pobres.

Woody Allen decía: "Hay dos cosas muy importantes en la vida: una es el sexo y de la otra no me acuerdo". ¿Realmente el sexo es tan fundamental?

El sexo es importantísimo, muchísimo más importante de lo que piensa la mayoría de las personas, de las instituciones y la sociedad en general. El sexo determina en gran medida nuestra calidad de vida, en el sexo tienen su origen muchos comportamientos. Y sin embargo, el sexo está ninguneado.

Usted, por ejemplo, sostiene que las sociedades más pacíficas y con menos conflictos son aquellas que viven la sexualidad de manera más libre y desinhibida…

No lo digo yo, lo dice un estudio que llevé a cabo y en el que analicé 66 culturas diferentes, algunas con estudios de campo sobre el terreno, estuve por ejemplo en las islas Carolinas, en Micronesia. Y la conclusión de ese estudio es que las sociedades más pacíficas son aquellas en las que la moral sexual es más flexible y donde lo femenino tiene un papel preponderante.

Y al revés: las sociedades reprimidas y donde la mujer tiene un papel secundario, como ocurre en las sociedades occidentalizadas en las que vivimos, son más agresivas.

Para entender de qué estamos hablando, ¿puede ponernos un ejemplo de sociedad sin represión sexual y donde lo femenino esté muy valorado?

Los chuukies, una sociedad que estuve estudiando durante cuatro meses en las Islas Carolinas, en Micronesia. Se trata de una sociedad en la que todos los bienes se heredan a través de la línea materna, es decir, es la madre la que determina el poder económico.

Frente a la sociedad occidental en la que se da una enorme importancia al tamaño del pene, allí lo que importa es el tamaño de los labios menores de los genitales de la mujer. Mientras que en occidente la menstruación se ha considerado tradicionalmente algo impuro, allí se considera beneficiosa y se emplea con fines curativos.

Y allí, a diferencia también de lo que ocurre en nuestra cultura, es la mujer la que lleva la voz cantante en las relaciones sexuales, la responsable de los encuentros sexuales.

Los hombres, por ejemplo, se acercan por las noches gateando a las cabañas de las mujeres, tanto solteras como casadas, e introducen en sus chozas unos palos tallados que permiten a las mujeres identificar a quién pertenece cada uno de ellos. Si a las mujeres les apetece tener relaciones sexuales, se quedan con el palo que corresponda al hombre que les interesa, lo que significa que este puede entrar en su choza. Y así toda las noches.

Allí no existen los celos, no existe el concepto de fidelidad, la moral sexual es mucho más relajada que ahí. Y todo eso coincide con que es una sociedad muy pacífica, mientras que la sociedad occidental es muy agresiva.

Entonces, ¿la monogamia no es algo intrínseco al ser humano, algo que esté en su naturaleza?

No, no lo es. La monogamia no es un rasgo del ser humano, para nada. Basta con echar un vistazo al atlas etnográfico de Murdock: analiza más de 800 sociedades y el 80% de ellas no son monogámicas; o son poligínicas (el varón tiene varias parejas sexuales) o son poliándricas (es la mujer la que tiene distintos compañeros sexuales).

Lo que ocurre es que la cultura occidental ha contaminado a muchísimas otras culturas y ha extendido la monogamia por el mundo.

¿Y por qué en Occidente se ha impuesto la monogamia?


Las especies animales que son monógamas son aquellas que no tienen tiempo ni recursos ecológicos suficientes como para poder dedicarse a hacer cada año un cortejo. Es el caso, por ejemplo, de las cigüeñas. Las cigüeñas con monógamas porque tienen que emplear un montón de energía todos los años en las larguísimas migraciones que realizan. Y todos los animales que viven en lugares donde es difícil encontrar alimento suelen ser más monógamos.

¿Quiere decir que la monogamia guarda relación con la economía?

Exactamente. Nosotros somos monógamos porque somos pobres. Solo hay que observar nuestra sociedad para entenderlo: los ricos no son monógamos, como mucho son monógamos secuenciales (es decir, a lo largo de su vida tienen consecutivamente varias parejas, una detrás de otra).

Los que no somos ricos no podemos ser monógamos secuenciales porque separarse y divorciarse conlleva un enorme daño económico. Y la poligamia (tener varios compañeros sexuales a la vez) también es muy caro, ni usted ni yo nos la podemos permitir.

Y si las sociedades con mayor libertad sexual son más pacíficas, ¿a nivel individual las personas agresivas pueden tener problemas de sexo? ¿Se podría pensar que muchos dictadores políticos son personas reprimidas sexualmente?

Bueno, Hitler, Franco y otros dictadores tenían problemas de autoestima y problemas sexuales importantes.

Yo creo que las personas que se dedican a acumular riqueza o poder de manera compulsiva sufren lo que yo llamo "erótica del poder", compensan su falta de satisfacción sexual con eso.

¿Qué opina del presidente estadounidense, Donald Trump, protagonista de varios escándalos de índole sexual?

A mí Donald Trump me parece por encima de todo un desequilibrado mental, pero también me parece que tiene problemas sexuales.

Todos los escándalos sexuales que ha protagonizado a mi modo de ver denotan que su nivel de autoestima es bastante bajo. Las personas con la autoestima alta son personas por lo general pacíficas y tranquilas, que no van sacando pecho como los gallos de pelea, a las que es difícil provocar, con un carácter poco ciclotímico y cuya forma de amar es poco posesiva.

Las personas con problemas de autoestima pueden reaccionar de maneras distintas: encerrándose en sí mismas en una timidez casi incapacitante o haciendo gala de un comportamiento chulesco y desafiante, como le pasa a Trump y a otros políticos.

¿El orgasmo está sobrevalorado, mitificado?

Por supuesto, qué duda cabe. Wilhem Reich, un psicoanalista que fue uno de los ideólogos de Mayo del 68, decía que la libido la hemos reprimido no solo de forma cuantitativa sino también cualitativa. La sociedad burguesa capitalista, decía, ha concentrado la sexualidad en los genitales para que el resto del cuerpo se pueda concentrar en producir para el sistema.

Yo no sé si eso es o no así, pero sí es verdad que hace ya mucho tiempo empezamos a enredar nuestra sexualidad en los genitales y nos olvidamos, por ejemplo, de la piel.

Los seres humanos tenemos la piel más sensible de todos los mamíferos, sin embargo, qué poco la aprovechamos en nuestra cultura. Nos hemos olvidado de la piel, que en mi opinión es nuestro gran órgano sexual. Hoy en día nos acariciamos muy poco, las familias se dedican a acariciar al perro o al gato pero no a acariciarse entre ellos.

Si le entiendo bien, ¿la piel sería el punto G?

Eso es, la piel es el verdadero punto G, el gran punto sexual del ser humano. Y además la piel funciona desde que nacemos hasta que nos morimos, aun cuando tenemos una enfermedad terminal la piel sigue funcionando.

La piel es el verdadero punto G"

Cuando alguien nos abraza de verdad, se segrega una enorme cantidad de endorfinas. Eso es lo que conforma el grueso de nuestra sexualidad, el problema es que nos hemos olvidado de ello y hemos convertido la sexualidad en una actividad gimnástica en la que el hombre tiene primero que tener una erección, después tiene que mantenerla a toda costa para no eyacular antes de tiempo, porque se considera que el hombre con su falo es un mago con una varita mágica que consigue dar placer a la mujer, y, por último, la mujer tiene que tener un orgasmo.

Sin embargo, el 60% de las mujeres en nuestra cultura simulan alguna vez en su vida el orgasmo. Y cuando se les pregunta por qué lo hacen, la respuesta suele ser "porque así el otro se queda contento" o "porque así el otro me deja tranquila".

Tanto hombres como mujeres realmente hemos hecho de la sexualidad una tabla de gimnasia física y mental, cuando la sexualidad es fundirse, sentirse el uno en el otro, sentirse bajo la piel, como decía Frank Sinatra.

Vivimos en un mundo donde la pornografía está al alcance de todos, en el que los chavales crecen viendo pornografía. ¿Qué efecto tiene eso en las relaciones sexuales?

El problema de la pornografía no es que muestre actos sexuales explícitos, en ese sentido me parecen más peligrosos los programas de televisión que hacen pornografía de la intimidad, la calumnia y el cotilleo, o algunas películas de violencia. El problema de la pornografía es que es una pornografía absolutamente falocrática, genitalizada y gimnástica.

Cómo viven el sexo los jóvenes en los tiempos de pornografía ilimitada en internet

Yo no creo que la pornografía deba desaparecer, pero debe cambiar, debe dejar de ser la pornografía aburridísima del mete-y-saca que es y convertirse en una pornografía más de piel.

Imprimir

  Víctima de la cancelación de redes sociales
Enviado por: Duncan Idaho - 11/06/2021 05:16 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (1)

La generación de cristal y su inquisición haciendo de las suyas:

David Ellefson, bajista y miembro fundador de Megadeth fue expulsado de la banda.

https://garajedelrock.com/noticias/david...su-contra/

Por cierto, la chica en cuestión no era menor y todo fue consensuado, pero el mal ya está hecho con la justicia de redes sociales.

Imprimir

  [Fantasía] Zirisia (Capítulo 4)
Enviado por: AdrianHK - 04/06/2021 01:46 PM - Foro: Tus historias - Respuestas (14)

Muy buenas. Soy un escritor con experiencia en prensa de videojuegos y recientemente inicié una novela de fantasía épica.

Si alguien está interesado en leer mi historia, los capítulos están disponibles abajo de la imagen y en Wattpad a través de este enlace. ¡Estoy abierto a comentarios!

[Imagen: Sin-t-tulo.jpg]

Prólogo

Las civilizaciones del mundo arden en un caos continuo tras la muerte de sus líderes en la guerra. Algunos sobrevivientes renunciaron a sus espadas ante el terror de la batalla, pero ejércitos más poderosos se preparan para un decisivo combate por el dominio de los reinos desgobernados.

«Será la guerra más devastadora de nuestros tiempos», pronostican los sabios desde las tribunas de las plazas, pero las familias asustadas se esconden en sus hogares implorando a los cielos por su protección divina o la aparición de un valiente guerrero que proteja a los débiles. Algunos menos optimistas prefirieron partir a peregrinar en busca de las tierras sagradas donde la paz es absoluta. Mientras tanto, los delincuentes y soldados deshonestos aprovechan la anarquía para extorsionar, robar y asesinar a quienes les apetece.

Pero dentro de un fuerte oculto en lo profundo de un desierto remoto, las huestes de Zeo esperan pacientemente el momento de la batalla cuando advierten las siluetas de un grupo de jinetes en el horizonte.

Casi cien soldados habían partido un año antes bajo las órdenes del rey Bastes a saquear las ciudades asoladas por la guerra, pero ni fueron bien recibidos por los habitantes, ni la suerte los acompañó en el camino de vuelta. Ahora que el rey ha muerto, solo unos pocos exploradores regresan, heridos y exhaustos, a dar parte del viaje a su hermano y heredero, el general Zeo.

Capítulo 1: Audiencia con el soberano

Las cadenas zigzagueaban en la arena como una serpiente acechando a su presa. El esclavo corría descalzo detrás de las tenues nubes de polvo que levantaban los caballos, mientras el radiante sol sacaba destellos de sus grilletes. El intenso calor evaporaba el sudor de los jinetes y el intenso bochorno les impedía discernir la forma exacta de la muralla en la distancia.

Un centinela a las afueras del muro fue el primero en avistar sus siluetas desde la punta de un colosal monolito. Se apresuró a soplar un enorme cuerno cuyo estruendo se repitió varias veces dentro del fuerte, alertando a guardias y habitantes por igual. Los guerreros en el interior comenzaron a moverse levantando armas y colocándose las armaduras, mientras los niños y adultos incompetentes en el combate ayudaban a mover los suministros. En un instante la caballería pasó galopando a toda velocidad por mitad de la plaza hacia la entrada; enseguida se abrieron las puertas frente a ellos y se cerraron detrás del último caballero.

—¡Son cuatro exploradores heridos a caballo y dos prisioneros, capitán! —reportó a gritos el centinela. La caballería estuvo a punto de partir, cuando el vigilante se pronunció de nuevo—. ¡Parece el escuadrón de Aldre!

El capitán endureció el gesto y dio la orden de bajar las armas y esperar en la entrada, ignorando su tarea de interceptarlos para descartar amenazas. Sin embargo, en cuanto los viajeros enfrenaron frente a ellos, supieron que no representaban ningún peligro: estaban hechos un desastre.

Aldre tenía una herida punzante en el hombro y el brazo, pero no era nada en comparación al resto de su brigada, que lucían severas abolladuras en sus piezas de armaduras sucias e incompletas, así como rastros de quemaduras sobre sus túnicas manchadas de sangre. Incluso en sus caballos se percibían indicios de maltrato y hambruna. A la derecha, una mujer de cabello oscuro cargaba un ornamentado carcaj en la espalda; era la única que no tenía heridas visibles, pero parecía estar a punto de desmayarse.

Sin embargo, nadie en el grupo se veía peor que el prisionero que llegó corriendo a pie un momento después; al capitán le pareció increíble que pudiera moverse a ese ritmo, considerando que tenía la complexión de un indigente y el cuerpo vendado del cuello para abajo. Estaba claro que tuvieron algunos altercados por el camino, pero aun así era extraño que regresaran después de tanto tiempo.

—¿Dónde demonios te habías metido, Aldre? ¿Cómo terminaron así? —inquirió el capitán.

—No sé por dónde empezar —respondió él con la vista cansada bajo su turbante. Su yegua era la que mejor apariencia tenía en todo el grupo, y quizá por eso era la que transportaba a una muchacha inconsciente atada a la montura—. Los kretnia nos persiguieron hasta el cruce llano. Los perdimos, pero no tardarán en seguirnos el rastro. Debemos prepararnos.

—Esas puertas no se abrirán hasta que alguien me explique dónde está el resto —declaró el capitán mirando las caras de todos los acompañantes, pero estos bajaron la cara. Solo Aldre mantuvo la vista fija en el capitán.

—Creo que ya lo sabes, Olver. Fui el único que sobrevivió, a estos los contraté en el camino para que me ayudaran a regresar.

—¿Y dónde está Nervala? —quiso saber Olver de inmediato.

—Los bandidos nos emboscaron varias veces, tienen trampas en todo el camino. Nervala nos salvó una noche haciendo de distracción pero... tuvimos que huir sin ella. Lo siento.

El capitán bajó la mirada en silencio hacia la cresta de su negro caballo y se mantuvo así por un momento. Entonces alzó su lanza, enorme y reluciente, y apuntó con ella a Aldre con los ojos enardecidos tras la visera del casco.

—Ni siquiera traes las armas —advirtió apretando dientes—. ¡Dame una razón para no matarte aquí mismo!

—¡Olver, cálmate un poco! —le rogó Aldre alzando las manos—. A-así no vas a resolver nada. Escucha, traigo información importante. —Los dedos le temblaban al intentar explicarse—. Necesito hablar con Zeo de inmediato, o no...

El estruendoso sonido del cuerno estalló de nuevo.

—¡Más corceles por el norte, capitán! —informó el centinela—. ¡Doce lanceros de estandarte violeta con varios cautivos!

Los guardias desenvainaron sus espadas y los arqueros en la muralla templaron sus arcos. El capitán estrujó las riendas al ver las siluetas detrás de las colinas, soltó gruñó y se hizo a un lado penetrando a Aldre con la mirada.

—Estoy seguro de que Zeo te matará cuando te vea; y si no lo hace él, lo haré yo más tarde. ¡Solven! —Uno de sus soldados se acercó—. Guíalos hasta el templo, y no les quites el ojo de encima. ¡Abran las puertas y protejan los muros! ¡Nosotros intentaremos negociar! —ordenó, y un momento después partió al galope seguido por la caballería.

Aldre no pudo esconder su gesto aliviado. Los guardias no tardaron en obedecer y, en cuanto las puertas empezaron a abrirse, algunos arqueros salieron en fila a tomar posiciones estratégicas. Solven les hizo una seña para que lo siguieran: los viajeros retomaron la marcha y los guardias en la entrada se hicieron a un lado para permitirles el ingreso.

Un único sendero conectaba la entrada con el otro extremo del fuerte al borde de un risco, y por cada lado del camino estaban instaladas montones de jaimas raídas y estructuras en ruinas pero habitadas. Los familiares de los soldados, que trabajaban desde la herrería hasta el comercio, presenciaron su entrada con curiosidad y murmuraron al verlos pasar. Algunos contemplaron horrorizados sus prendas ensangrentadas y se lamentaron imaginando las desventuras del largo viaje, pero la mayoría estaba más interesada en ver el botín; aunque parecía un cargamento muy reducido.

Después se fijaron en el desdichado prisionero, que caminaba indiferente a pesar de los pesados grilletes y cadenas que apresaban sus miembros. Su cabello tenía un bonito degradado marrón y su rostro seguro habría sido atractivo en otros tiempos, pero ahora tenía los huesos marcados como un mendigo, la barba descuidada de un náufrago, y los ojos resignados de un moribundo. En contraste, la hermosa muchacha de rizos casi plateados lucía tan bien cuidada, que en poco tiempo iniciaron las apuestas para adivinar el nombre de la familia de nobles a la que pertenecía.

—Si no paramos pronto voy a perder los planos —advirtió la mujer acercándose al oído de Aldre para que Solven no escuchara—. Quieren desbordarse, puedo sentirlo.

A Aldre le corrió un escalofrío por el espinazo, como le sucedía cada vez que aquella siniestra mujer le dirigía la palabra. Meditó en silencio un momento tratando de ignorar las indiscretas miradas, y entonces asintió.

—¿Crees que podamos parar a beber agua, Solven?

—Preferiría que no —respondió el oficial—. Algunas de esas heridas parecen graves, y no quiero cargar con la muerte de alguno.

—Atravesamos todo el desierto así, podemos resistir un poco más —arguyó Aldre—. Y si no bebemos nada pronto, terminaremos cayendo de todas formas, ¿no crees?

Tras pensarlo un momento, Solven accedió y más adelante les indicó que se detuvieran junto a un rudimentario pozo de piedra seca construido alrededor de un pequeño manantial. Estaba vigilado por un par de guardianes disparejos: un anciano tuerto que roncaba tendido sobre un montículo de hojas de palma, y un bronceado jayán concentrado en amolar su maza.

—¡Chafi! Veo que las guerras no tienen efecto sobre ti —bromeó Aldre descabalgando.

El anciano abrió de golpe su único ojo para ver al grupo desatando sus botijas del cargamento. Entonces notó a Aldre a un lado, sonriendo.

—¡Cuidado, pero si es Aldre el cobarde! —exclamó jubiloso—. ¡Te daba por muerto a estas alturas! Aún estás a tiempo de escapar, Zeo no está muy contento últimamente; cada victoria le sabe peor. —Entornó el ojo colocando una mano como sombrilla—. Por cierto, a estos no los había visto. ¿Son amigos tuyos?

—Así es, me ayudaron a regresar —confirmó Aldre acercándole el manojo de botijas de porcelana sin añadir más detalles—. Llénalas y ahora te pago. Voy camino a reunirme con Zeo —el tuerto arrugó la cara—. No tengo opción. Ah, y necesito ropa nueva. Préstame alguna y te la pagaré mañana.

—Ni lo sueñes, no veo que traigas ese arsenal que te encargaron. Zeo te arrojará a los leones —vociferó Chafi sobre su hombro levantándose para extraer agua del pozo con un cucharón—. ¡Una moneda por prenda! ¡Dáselas a Paac cuando termines, y ni se te ocurra...!

—¡Ya sé, ya sé! —lo cortó Aldre dirigiéndose a una jaima cercana. El grandullón soltó el esmeril y lo siguió con la maza en la mano; tuvo que agacharse para entrar detrás de él.

Chafi masculló algo no muy amable. Advirtió con su ojo receloso que los viajeros intercambiaban susurros mientras revisaban sus heridas. Uno de ellos era un chico mancebo de rasgos suaves y piel morena, mientras que el otro era mayor, pelirrojo y con una desagradable quemadura en el rostro. La mujer junto a ellos tenía el cabello tan largo que apenas permitía ver los símbolos circulares en su mejilla, y pasaba desapercibida por arrastrar un aura sombría que lo impulsó a desviar la mirada. Entonces puso su atención en la inmaculada prisionera que dormía plácidamente, y tuvo un presentimiento más extremo que el de los lugareños: estaba seguro de que habían raptado a una princesa.

De repente un caballo relinchó moviéndose hacia el abrevadero, y solo en ese momento Chafi notó al esclavo parado junto a los corceles. Su primera impresión fue que el joven había muerto de pie, pues sus frívolas pupilas estaban perdidas en el horizonte, pero un segundo después el muchacho hizo contacto visual con él y abrió la boca muy despacio. Sus labios se movieron lentamente sin emitir sonido alguno, pero el anciano entendió perfectamente lo que quiso decir: «a-gu-a». Chafi contempló su enjuto cuerpo vendado temiendo que la sed fuera el menor de sus problemas: las heridas o el hambre lo matarían primero. Pero no iba a ser él quien cargara con el muerto en la consciencia, así que llenó el cucharón a rebosar y se dirigió hacia él.

—¡No des un paso más, anciano! —clamó la mujer metiendo una flecha en su ballesta—. ¡Dale siquiera una gota de agua y te clavo una flecha en la nuca! —Solven desmontó desenvainando su espada, pero los viajeros cubrieron a la chica sacando sus sables.

—¡Ea ea, no hay necesidad de amenazar! —exclamó Chafi juntando las cejas—. No pensaba cobrarles esto, pero me detengo y ya está. Me dio un poco de pena, eso es todo.

Enseguida retrocedió a la fuente para retomar sus deberes y los demás bajaron las armas; aunque los viajeros intercambiaron miradas suspicaces con el guardia. Mientras llenaba el abrevadero, Chafi comprobó con un rápido vistazo que el esclavo había retomado su estado de trance. El anciano recordó con amargura que a su edad no valía la pena apiadarse de un desgraciado que de todas formas tenía los días contados.

—Solo guardas basura aquí —le reprochó Aldre saliendo de la tienda con varios trapos en la mano.

—Aun así tienes que pagarla —gruñó Chafi mirando hacia Paac. El fortachón asintió y volvió a ocuparse de su maza—. Me debes cuatro monedas por el agua. Paga y lárgate de aquí, que el pozo se estresa con el olor a muerte.

Aldre rió; le entregó cuatro monedas para recuperar sus vasijas cargadas de agua —pagó el doble por la suya, que era la más grande—, y otras cinco monedas por la ropa. Antes de despedirse se detuvo a admirar su entorno: escuchó una conmoción en la entrada, y vio a los niños pasar empujando cajas de suministros que los soldados terminaban usando como mesas para desplegar mapas en los que discutir sus estrategias. Le extrañó la expresión recelosa de Solven desde su caballo, pero asumió que debía ser por el calor. Se protegió de los rayos del sol con un brazo y contempló el extenso cielo despejado dando pequeños sorbos de agua; disfrutó del momento como quien sospecha que puede ser el último. Un momento después se despidió, montó en su yegua y retomó la marcha por el sendero junto al resto; incluyendo al esclavo enclenque que avanzó detrás de ellos sin protestar.

El templo era la única construcción dentro del fuerte que todavía mantenía su forma original, a pesar de los destrozos. La estructura indicaba el final del camino, y allí los esperaba un joven sentado en las escaleras. Tenía el cabello castaño amarrado en una coleta con unos cuantos mechones a la altura de los ojos, y aunque vestía elegantes prendas de seda propias de la clase alta, tenía diferentes armas colgadas del cinturón. Al verlos llegar sonrió de oreja a oreja, se puso de pie y colocó una mano en la empuñadura de su delgada espada.

—¡Bienvenidos, queridos hermanos! Si son tan amables, desmonten y tiren sus armas.

Su tono fue bastante cordial, pero Aldre no vaciló en bajar del caballo e instó a sus compañeros a hacer lo mismo. Un par de guardias se acercaron a retirarles el carcaj con flechas, la reluciente ballesta, varios modelos de dagas, frascos con veneno, un escudo, un par de sables y las piezas de armadura sueltas. Cuando estos estuvieron satisfechos, el joven que los recibió hizo una exagerada reverencia.

—Mi nombre es Gerby Echanseki, los llevaré con el general —afirmó, exhortándolos a entrar en el templo.

Los viajeros acataron de inmediato, aunque con movimientos débiles y pausados.

—Nunca te había visto tan obediente —le comentó a Aldre uno de sus compañeros mientras caminaban por el largo pasillo del templo. Tuvo que ponerse hombro con hombro para que no lo escucharan los escoltas que cargaban con la muchacha desmayada—. ¿Quién era el de la cara de ángel?

—Le dicen «Echanseki de las mareas», no esperaba verlo aquí —respondió Aldre en un débil tono de voz—. Es el campeón de Astóreo, va a ser un problema. No creo que podamos ac...

—Es muy tarde para arrepentirse —lo interrumpió el viajero de golpe. Su voz era grave incluso al susurrar—. Hay siete guardias afuera contando a los escoltas, más los que hayan adentro. ¿Puedes encargarte tú del campeón?

—¿Que yo me…? ¡Por supuesto que no! Ese chico es tan monstruoso como cualquiera de ustedes. Se dice que con catorce años participó en los juegos de las islas Carsi —Aldre se acercó a su oreja—. ¡En todas las islas al mismo tiempo!

Sus palabras resonaron más de lo que pretendía. Se giró nervioso, esperando que Echanseki no escuchara nada. Este le dedicó desde atrás una sonrisa agradable que no tenía nada que ver con sus extravagantes ojos saltones de calamar.

—¡Bajen la voz! —les pidió el más joven del grupo cuando los guardias los hicieron detenerse al final del pasillo—. A partir de aquí no hablemos más entre nosotros.

Entonces las puertas se abrieron y un resplandor dorado los deslumbró. Al recuperar la visión se encontraron frente a una sala inmensa con un amplio agujero en el techo, por donde los ardientes rayos del sol impactaban directamente contra los azulejos del suelo y se reflejaban en las paredes de mármol. A cada lado se extendían varias filas de pilares ornamentados que no sostenían nada, y junto a estos había decenas de mesas largas ocupadas por hombres y mujeres de ropa holgada y gesto feliz. Estaban tan entretenidos conversando, comiendo y bebiendo, que ya no le prestaban atención ni a las puertas ni a lo que ocurría afuera. Una alfombra verde se extendía por el centro de la sala hasta un altar donde un hombre veterano con actitud desganada alimentaba a un fornido león con carne de su propio plato; parecía el único entre tantos que no disfrutaba de la celebración.

Un heraldo bajito se acercó a Echanseki e hizo un esfuerzo para hablarle a través del bullicio. Entonces adoptó una postura firme, inhaló profundamente, e hizo sonar un pequeño clarín que llevaba colgado del cuello. El agudo pitido silenció la estancia de inmediato.

—Soberano regidor, general Zeo, poseedor de horizontes —Los soldados hicieron un jubiloso brindis desde sus mesas, aunque el gobernante no lucía halagado—. Tras un año de su partida, el explorador del escuadrón de saqueo exterior, Aldre Macenta, regresa de su viaje implorando un momento de su atención para presentar el fruto de su expedición.

El gesto del nuevo rey se volvió severo. Era un hombre enorme e imponente, de barba larga y oscura como sus ojos pequeños, parcialmente oculto de la luz que entraba por el orificio del techo; aunque aun en la penumbra resaltaba el oro incrustado en su armadura. Con un rápido movimiento de sus dedos repletos de anillos aprobó la audiencia, así que los guardias los escoltaron por en medio de las acaloradas miradas de los soldados. Aldre calculó que habrían por lo menos cien guerreros más de los que contó su compañero, quizá doscientos.

Se detuvieron frente al altar, elevado a ocho escalones por encima de ellos, desde donde el general los observó altivo con las piernas separadas. Los soldados retomaron sus almuerzos en un alegre alboroto, mientras que los viajeros –exceptuando al esclavo– hincaron una rodilla en el suelo. Pero antes de que pudieran hablar, un hombre apareció detrás de Zeo para comentarle algo al oído.

A Aldre se le erizó la piel al reconocer su rostro. Se giró para comprobar que Echanseki seguía detrás de ellos, y este le devolvió una sonrisa satisfecha: era él, observando cínicamente desde atrás, al mismo tiempo que dialogaba con Zeo desde el trono con una túnica diferente. Notó el desconcierto en la cara de sus compañeros, que ya no parecían tan confiados. Para Aldre era obvio que no podían dejarse llevar por la apariencia inocente del campeón: por dentro era una abominación y tenían muy poco tiempo para descifrar cómo lidiar con él.

—Encárgate tú de defender el este —le ordenó el general tras meditar un poco. Echanseki asintió desde arriba, pero para sorpresa de Aldre, el guerrero se quedó de pie a un lado del trono—. Nos atacan de todas partes —explicó Zeo con dejadez—. Sospecho que no buscan el oro sino la gloria, el renombre, la fama; una vez en el campo, todas esas sandeces le importan más a un guerrero que la paz por la que iniciaron la guerra. Como sea... Me alegra verte con vida, Aldre.

—Es un placer volver a estar en su presencia, su alteza.

—Aún no me nombran rey, Aldre —replicó Zeo—. Por ahora sigo siendo un general.

—Si mi señor me disculpa, eso es una mera formalidad. Siempre ha sido su destino gobernar el reino, aunque signifique perder al mejor general que hemos tenido.

Aldre siempre fue muy versado con las palabras y confiaba en ellas para salir de cualquier situación, pero al ver el gesto severo de Zeo ante sus halagos, sospechó que esa tarde calurosa era diferente.

—Preferiría ser un humilde cantero y poder celebrar con mi hermano, que gobernar mil reinos de cobardes yo solo, que conozco la infamia cometida en la conferencia.

—P-por supuesto —Aldre palideció ligeramente, pero hizo un esfuerzo para mantener la compostura—. Lloré hasta el cansancio la muerte del rey Bastes. La noticia me llegó en el peor momento, cuando me desangraba en los calabozos de Geyin tras ver morir a muchos compañeros; casi pierdo la voluntad de continuar. —Notó el gesto suspicaz de Zeo—. Emm… Pero, mi general… creo que finalmente traigo buenas noticias para el reino, entre tantos infortunios.

—Oh, ¿buenas noticias? Esos pueblerinos mentirosos... No creerías lo que se han inventado de ti, Aldre. Dicen que perdiste a mis setenta guardias a manos de unos bandidos —Aldre intentó intervenir, pero el general alzó la voz—. Y que en lugar de dirigirte a Pricia como te ordené, intentaste invadir unos insignificantes manglares... ¡Y fracasaste! Ni siquiera saqueaste el mausoleo de Otorio. Sin embargo, se comenta que trajiste a un par de esclavos: un moribundo demasiado débil para trabajar, y la hija de un rey muerto al que no le podemos pedir rescate. Contéstame ahora: ¿son solo inventos de las malas lenguas, o tengo ante mí los supuestos frutos de tu viaje?

Entre codazos y chistidos, la algarabía de las mesas se fue silenciando progresivamente detrás de ellos. Aldre sintió el peso de las penetrantes miradas en su espalda, y percibió el sonido de los guardias desenvainando lentamente sus espadas; esperaban la orden para atacar, y Zeo parecía deseoso por darla. Tuvo que esforzarse de nuevo para no perder la concentración: tenía que elegir con cuidado sus siguientes palabras. Si se quería salvar, debía saltarse las excusas y explicaciones, e ir directo a lo que todos querían escuchar:

—Tengo en mi poder el arma más peligrosa de los doce reinos. —El general levantó la mano y sus guardias bajaron las armas; Aldre pudo volver a respirar—. No solo traigo conmigo a la princesa Deliquia, supuesta heredera al trono de todas las tierras de Otorio. El prisionero a mi lado no es nada menos que Meriito, la temida bestia de los caminos.

Zeo recostó un pómulo sobre su puño y tamborileó con los dedos de su otra mano, mientras contemplaba la escena con repugnancia.

—¿Me dices que tú, un simple saqueador, capturaste a Meriito? Debes tomarme por tonto. ¿Qué deberíamos hacer con ellos, caballeros? —En cuanto hizo la pregunta, la sala se llenó de voces exaltadas unas sobre otras:

«¡A pedradas!», «¡No, desmembramiento a caballo!», «¡Estos se ganaron la hoguera!». Los gritos eran tantos que nadie se ponía de acuerdo, hasta que un hombre robusto y ruborizado se puso de pie sosteniendo una daga: «¡Propongo una punzada por persona hasta que se desangren!», y todos aprobaron con un clamor enloquecido.

A Aldre se le congeló la piel al notar que no solo los guardias habían desenvainado sus espadas, sino que los soldados se levantaban entusiasmados de sus mesas con cuchillos y navajas en mano, ansiosos por participar. Alguien puso una mano en su hombro y al girarse vio que Echanseki desprendía el látigo de su cinturón, con los clamores ebrios demandando sus vidas de fondo.

La respiración le fallaba, sus piernas temblaban, pero consiguió el valor para un último intento. Juntó las manos y se hincó de rodillas.

—¡Por favor, mi señor, le imploro que me permita mostrárselo! —rogó al borde del llanto—. ¡Co-concédame una oportunidad y juro, le juro que entenderá todo! ¡Solo le pido un momento, y no se arrepentirá!

El general alzó la mano una vez más, y los pendencieros soldados no tuvieron más opción que contenerse.

—Te daré una oportunidad, aprovéchala —sentenció Zeo cruzando los brazos. Pero Aldre no perdió tiempo hablando; en su lugar, descolgó la enorme botija de su cintura y se la arrojó al prisionero. Este la atajó haciendo tintinear las cadenas con un movimiento desapasionado.

—No ha bebido nada en todo el viaje, mi señor. En cuanto se hidrate, él mismo despejará todas las dudas.

Con un gesto exánime, el muchacho destapó la botija y comenzó a beber; de repente sus ojos se abrieron como si cobraran vida, hasta que retiró de golpe el contenedor jadeando con intensidad. Paseó la vista por el espacioso salón con los ojos muy abiertos mientras recuperaba el aliento. Pareció sorprendido, casi asustado, al fijarse en la multitud de soldados malencarados a su espalda. Entonces encontró a Aldre con la mirada, y su expresión incrédula se oscureció.

—No me esperaba esto de ti, corderito. —La voz del prisionero sonó suave y peligrosa al mismo tiempo. Un mar de murmullos despertó a su alrededor.

—Yo… nunca dije que fuera tu aliado —replicó Aldre mirando al suelo—. Nos necesitábamos para escapar, por eso colaboramos. Pero ahora… ahora eres mi p-prisionero, y si no me escuchas, van a matarla.

Aldre señaló por encima del muchacho, a donde un guardia cargaba a la chica adormecida sobre su hombro; los demás viajeros retrocedieron unos pasos, intentando pasar desapercibidos. Cuando el joven vio a la muchacha, su gesto se agudizó como el de un felino hambriento. Le lanzó una eufórica mirada a Aldre, pero este habló primero:

—¡Ya no hay tiempo, Meriito! —Aldre también dio unos pasos hacia atrás—. L-lo siento, pero cualquiera en mi lugar habría hecho lo mismo. Ahora por favor intenta contenerte, o nos matarán a todos.

Meriito hizo contacto visual con el imponente general. Tras unos segundos, meneó la cabeza resignado y se llevó la botija a la boca.

—Los dioses castigan a los farsantes de formas atroces —añadió antes de tocar la boquilla con sus labios, y entonces dio un trago.

Bebió largo y tendido; el agua descendió por su garganta por lo que pareció una eternidad, hasta que por fin bajó la botija vacía al nivel de su abdómen, se secó los labios con el antebrazo, y todos frente a él se impresionaron viendo sus pupilas dilatarse como diminutos granos negros.

Un frío gélido irrumpió en el templo, a pesar de que los rayos solares seguían lloviendo en mitad de la sala. Detrás de la turba agitada, las mesas vibraron y algunas se quebraron en pedazos de golpe. Los soldados temerosos llamaron desde sus asientos a sus compañeros, y aunque algunos retrocedieron suspicaces, otros estuvieron demasiado absortos en castigar a los viajeros para atender a lo que ocurría alrededor. El general se incorporó con su atención fija en el muchacho, prolongando la ansiada ejecución; pero eso no contuvo al tumulto. Se oyeron bramidos, algunos improperios, los borrachos se apremiaban entre sí, y de un momento a otro la horda se abalanzó sobre los viajeros.

Pero en cuestión de un instante el esclavo dejó caer la botija, y junto a ella cayeron sus grilletes y cadenas. Esquivó las primeras puñaladas dando un salto hacia adelante, se giró hacia ellos y estiró la mano como agarrando algo invisible en el aire; fue como si al cerrar el puño un intolerable zumbido aturdiera a la multitud, haciéndoles chillar apretando los dientes. El esclavo entonces arrastró el brazo hacia atrás y las articulaciones de los soldados frente a él perdieron el vigor, sus músculos desaparecieron y las armas resbalaron de sus dedos envejecidos.

De inmediato retrocedieron a patadas y empujones. El chico parecía una bestia: la cólera enrojeció su rostro, sus miembros se volvieron corpulentos y ya no se le marcaban las costillas a través de las vendas. Avanzó hacia el oficial que cargaba a la princesa, cuando dos guardias desenvainaron sus filos y se metieron en medio. Meriito estaba perdiendo contextura rápidamente, pero repitió el movimiento de mano y los tres guardias cayeron de bruces contra el suelo, al mismo tiempo que su cuerpo se fortaleció de nuevo. Saltó a detener la caída de la princesa; sin embargo, al tocarla retiró sus brazos de inmediato como si se quemara; ella cayó al suelo soltando un débil quejido. Se oyó un chasquido, y un repentino latigazo azotó a Meriito en la espalda poniéndolo de rodillas con un alarido; Echanseki, ardiendo de emoción, agitó el látigo de nuevo para aprehender su brazo derecho, sacó su espada y embistió a toda velocidad hacia él.

—¡Detente, Gerby! —exclamó el general poniéndose de pie; Echanseki se detuvo en el acto, aunque claramente insatisfecho—. Así que este es el famoso Meriito que escapó del vacío de Almena y acabó con la corte otoriana. Los rumores no mencionan que seas tan joven, o que parezcas tan frágil… —Acarició su barba estudiando al chico, que no paraba de gimotear de rodillas a medida que perdía musculatura—. Aunque no hay duda de que eres alguien de su nivel. Pero si es cierto, explícame entonces cómo acabaste prisionero de un grupo de meros exploradores.

El ambiente quedó silencioso como un sepelio. Los soldados observaron sorprendidos a sus compañeros recuperar el vigor de sus brazos mientras Meriito volvía a parecer una momia muy delgada; incluso sus apretados vendajes, que debieron estallar con sus músculos inflados, parecían intactos. Era como estar viendo a un espectro al que la vida se le escurría por la piel.

—Es por el agua, mi señor —intervino Aldre ansioso por romper el silencio—. Los kretnia nos capturaron juntos. La noche en que me llevaron a la celda, me confesó que estaba a apunto de perder el conocimiento y me pidió que protegiera a la princesa. Pero no se desmayó, sino que entró en un estado de trance muy extraño debido a la deshidratación. Su cuerpo respondía, pero él no.

—¿Y qué tiene que ver la princesa en todo esto?

—No estoy seguro, mi señor. Sé que está enferma y necesita atención urgente, pero Meriito no puede tocarla por alguna razón. Pensé que si el maestro Reviere pudiera curar su enfermedad, podríamos negociar con Meriito para que pelee por nosotros en la guerra; creo que hará cualquier cosa por salvarla. Y como ha podido ver, es un guerrero a tener en cuenta en un combate. Creo que es la mejor arma que pude encontrar afuera, mi señor.

Zeo examinó al prisionero con la mano en el mentón por unos segundos.

—¿Es verdad eso? ¿Pelearías para mí si puedo curarla?

Meriito se restregó un ojo con la muñeca, después el otro, y entonces asintió lentamente. Zeo sonrió ampliamente.

—¡Y justo cuando empezaba a resignarme! ¡Bien hecho, Aldre! Te recompensaré como es debido cuando termine la guerra. —Aldre finalmente recuperó el color del rostro. De repente, Zeo le dirigió una mirada rigurosa a Meriito—. De acuerdo, enviaré a alguien por Reviere de inmediato, pero no lucharás para mí. —Los viajeros intercambiaron miradas confusas—. Ya tengo a los mejores guerreros de mi lado y no me arriesgaré a enviarte con ellos. Tengo un dilema mayor: presiento que esta guerra puede ser la última, pero esta vez nos faltará más que fuerza para ganar. Se dice que has viajado mucho por todas partes. Creo que la información que manejas puede ser la pieza final que necesita mi ofensiva. Quiero saber todo lo que has visto en las tierras que no debe pisar el hombre, hasta el más mínimo detalle. Quiero que me cuentes lo que es cierto sobre tu mito, entre tanto que ha llegado a mis oídos.

—Es una larga historia... —advirtió Meriito con la voz quebrada, sin mostrarse sorprendido. No era la primera que alguien se interesaba por sus secretos.

—Moveré mis tropas en un mes, tienes todo ese tiempo para contarnos tu historia mientras Reviere sana a la princesa.

—Supongo que no tengo otra opción... —Fulminó a Aldre con la mirada—. Pero tengo una condición: deben curar a Deliquia aquí mismo, frente a mis ojos; no pienso separarme de ella. Y me darás tu palabra de que no le harán daño. —Entonces se puso de pie resistiendo el látigo enrollado en su brazo—. Nadie más debe pagar por mis pecados.

—¿Asesinaste a su familia y ahora pretendes protegerla? —A Zeo le resultó gracioso—. Está bien. Libéralo, Gerby. Mis guardias instalarán una tienda para la chica aquí adentro, así la vigilarás mientras nos entretienes con tu leyenda. Pero dejemos claro algo, muchacho: si descubro que nos mientes, guardas información, o que no eres quien dices ser; la mataré sin contemplación y tú serás el siguiente. —El Echanseki de arriba interrumpió a Zeo para susurrarle al oído una vez más, pero este le restó importancia con un gesto de la mano. Llenó una copa de vino, caminó de espaldas hasta el trono y se sentó complacido—. La aborrecida «bestia de los caminos», estoy intrigado. Adelante, cuéntanos cómo te convertiste en un engendro.

—Necesitaré más agua —advirtió el muchacho palpando la marca del látigo en su antebrazo.

—¡Traigan agua y comida! —demandó Zeo acariciando al león—. ¡Y algo para sentarse!

Los guardias de inmediato le acercaron un banco, una vasija con agua, un cuenco de plata vacío y varios platos atiborrados con carne y verduras. Meriito solo bebió un poco de agua al tomar asiento. Vio a Aldre recostaba cuidadosamente a Deliquia en un muro a su izquierda donde los soldados hacían espacio para levantar una carpa, y sus ojos volvieron a llenarse de muerte. Echó un vistazo por la ventana detrás del altar y pudo distinguir con claridad parte del abismo rocoso detrás del fuerte, luego pasó la mirada por las piedras preciosas que adornaban las columnas destrozadas, y finalmente puso la vista en el altar, donde el nuevo rey se acariciaba la barba recostado al respaldo del trono.

—¿Y te sentarás a escuchar una historia mientras tu pueblo combate?

Zeo frunció el ceño.

—¿Sabes cuál es la diferencia entre mi hermano y yo? Él fue un rey temerario, siempre acompañaba a su ejército en el campo sin dudarlo, ya ves cómo terminó. Yo, por otra parte, entiendo que hay muchas maneras de hacer la guerra. Ahora mejor preocúpate por contarme tu historia, desde el principio. Deseo saber qué clase de abominación eres, si de verdad eres quien dices ser —concluyó entornando los ojos.

Meriito simplemente exhaló un suspiro; el calor despiadado volvía a invadir la sala.

—De acuerdo. Entonces, empecemos.

Capítulo 2: Entre piedras y garabatos

Primero quisiera aclarar que Meriito no es mi verdadero nombre, sino un título que me gané en uno de mis largos viajes; sí, esos viajes de los que tanto se habla últimamente. Pero antes de la fama, existió un joven humilde, inocente y dispuesto a cualquier cosa por ayudar a otros. Una verdadera lástima, porque ese altruismo que antes nos liberó, mañana nos traerá la ruina, ya que cargué con nuestra causa en mis manos, y al condenarme, nos condené a todos.

Solo pido a los presentes que no me escuchen codiciando mis secretos; mi historia no es una guía para obtener poder, sino una oportuna advertencia, de que siempre se debe escuchar al corazón, y de jamás jugar con fuerzas desconocidas.

Respecto a mi verdadero nombre, seguro que mis padres me habrán dado uno muy bonito; jamás lo sabremos con certeza. Fui abandonado cuando era un bebé y solo puedo evocar unas cuantas escenas de mi infancia temprana. Todo lo que sé sobre esa época es lo que otros me han contado, así que tendrán que creer en mis palabras como yo tuve que confiar en las de ellos. De modo que, si todo es cierto, mi historia inició una agitada noche oscura:

Una mujer llamada Preya escapaba de una tormenta cuando escuchó un desesperado lloriqueo cerca de un río. Intrigada, se dejó caer por la cuesta pedregosa del cauce, pero le costó ubicar el origen del llanto con la lluvia picando sus ojos y oídos. Una violenta ventisca la sacudió de un lado a otro hasta la orilla, y de repente pudo escuchar mis quejidos con claridad. Movió unas cuantas rocas y allí me encontró, llorando a moco tendido en la espalda de una tortuga, a la que estaba amarrado con múltiples sogas.

Se apresuró a intentar desatarme, pero el agua había complicado los nudos y el río seguía creciendo a su lado. Recogió una piedra y la frotó con ímpetu contra una de las cuerdas hasta que los hilos se soltaron; pero aún quedaban muchas otras y el estrépito de la corriente le decía que no había mucho tiempo. Preya movió la cabeza buscando ayuda, pero no hubo señales de otra persona alrededor; debía hacer algo rápido. Entonces se amarró el cabello, flexionó las rodillas y, enterrando con firmeza sus dedos bajo las ataduras, alzó con todas sus fuerzas a la tortuga en su espalda, aun conmigo afianzado al caparazón.

Juntos pesábamos tanto, que a Preya le flaquearon las piernas de inmediato. Su intención era alejarnos de la orilla, pero no contaba con que los feroces vientos le impidieran moverse con libertad. Peor aún, estábamos atrapados entre las dos paredes del lecho, y ella no tenía otra opción más que seguir recto por el sendero de grava hasta hallar un camino por el que subir a la planicie. Pero solo había avanzado un poco cuando oyó un chasquido, una capa húmeda cubrió sus tobillos, y al girarse vio cómo el voraginoso río se nos vino encima. Fuimos tragados en sus aguas oscuras y revolcados sin piedad en una turbulencia que finalmente silenció mi llanto. Preya se sujetó a la tortuga  y como pudo metió un brazo bajo las cuerdas, echó un vistazo a mi pálido rostro, y mis ojos serenos fueron lo último que vio antes de desmayarse.

Despertó escupiendo el agua que había tragado hasta que pudo volver a respirar. Se encontraba tendida en una superficie blanda, aunque el aire alrededor era denso y húmedo. Fuertes tronidos sacudieron la tierra, pero ella no llegó a ver los rayos. Tampoco pudo percibir la luna. De hecho, lo único que alcanzaba a vislumbrar era una tenue luz azul a la distancia, desde donde se escuchaba una corriente fluyendo como una cascada. Entonces entendió que el torrente la había arrastrado hasta una gruta con una pequeña isla rodeada por el agua que discurría del río. También dedujo por el estruendo que la tormenta seguía arreciando afuera, y no había mucho que pudiera hacer al respecto. El cuerpo le pesaba una tonelada, así que cerró los ojos y un momento después ya había caído en un profundo sueño.

Quién sabe cuánto pasó hasta que espabiló de nuevo. Se incorporó ahogada, mareada y con un intenso dolor de cabeza. De fondo se escuchaba un lloriqueo constante que le recordó de inmediato al responsable de su padecimiento. Se levantó tambaleando y dio unos pasos siguiendo mis lamentos desesperados hasta que me halló, aún atado al enorme reptil. Buscó a tientas una estalagmita con la que finalmente pudo cortar las ligaduras una por una. Tanteó mi cuerpo en busca de heridas y no encontró más que las marcas que las sogas dejaron en mi piel. Me tomó en sus brazos y me meció suavemente intentando calmarme, pero un rato después ya estaba segura de que mi llanto, al igual que la tormenta, no iba a detenerse pronto.

Por mucho tiempo ignoré de dónde sacó el calor o el alimento para mantenernos con vida durante los seis días que duró la tempestad, pero lo más importante es que en honor a esa catástrofe en la que nos conocimos, Preya me dio mi primer y más preciado nombre: Torva, que significa remolino de lluvia. También le debo a la tormenta haber descubierto aquella cálida gruta, que aunque no era el sitio ideal para un niño sin padres, terminó por convertirse en mi hogar.

En cuanto la lluvia cesó, Preya usó los restos de cuerda para amarrar mi tobillo a una roca y se marchó. Regresó al día siguiente con algunas bayas verdes que trituró hasta convertirlas en pulpa, y con eso me alimentó por un tiempo hasta que aprendí a comer otros tipos de fruta. Crecí siendo un niño sano y vistiendo las prendas que Preya me obsequiaba. En ocasiones la vi llegar al refugio con una talega llena de carne, que ella misma asaba en la fogata mientras me hablaba del mundo como las madres le hablan a sus hijos; sin embargo, todas las tardes sin falta, se despedía y me dejaba a mi suerte en la oscura caverna.

Decenas de veces me aseguró que no había peligro alguno en la zona, pero ni eso evitó las muchas noches que pasé acurrucado a mi manta, temblando de miedo y llorando en silencio hasta quedarme dormido. A menudo tenía que resistir el impulso de ir a buscarla, pues creía saber a dónde iba. Más allá de la cuesta del cauce, había una montaña alta cubierta de un negruzco bosque muerto; sus árboles viejos apenas tenían hojas y se ocultaban detrás de una espesa neblina, pero justo en la cima había una zona pequeña con frondosos árboles forrados de hermosas hojas verdes. Era el único lugar donde podía crecer la fruta.

Preya siempre evitó el tema, aunque cada vez que podía me advertía sobre las trampas y animales feroces que protegían la sublime cumbre de los visitantes inesperados. Tuve muchas pesadillas con esos peligros desconocidos, hasta que me resigné a las noches solitarias. Cuando me sentía intranquilo, me consolaba pensar en que Preya regresaría al refugio el siguiente día, y entonces todo estaría bien. En ocasiones la vi llegar muy temprano para llevarme a cortar leña; ella talaba y yo la ayudaba a llevar los pedazos. Mientras la carne se asaba, solía leerme historias a la luz del fuego o aprovechábamos para zambullirnos en el agua; dentro de la gruta, claro, ya que solo entraba al río cuando necesitaba cruzarlo.

Una tarde, Preya me sugirió pausar nuestra lección de escritura para comer: la cazuela humeaba sobre la lumbre y ella meneaba el caldo gentilmente con un punzón. Había encendido el fuego con unos trozos de piedra rojiza que encontró en la gruta. Le tuve que insistir mucho para que me prestara alguno para garabatear las paredes, ya que sus misteriosos trazos brillaban en la oscuridad. Ella accedió porque le pareció que ya me tocaba aprender a escribir, y porque era una buena oportunidad de enseñarme a encender la fogata, de manera que nunca pasara frío en las noches.

Justo estaba practicando mis letras cuando ella me llamó. Dejé la piedra en el suelo y crucé el pozo nadando. Salí empapado a quitarme el calzón, vestí mi túnica seca y me senté en la arena a observarla servir el almuerzo: recuerdo que me pareció muy alta, su piel morena destellaba junto a las llamas, y sus ojos redondos como un búho lo veían todo con ternura. Entonces, se me ocurrió preguntarle algo que me llevaba inquietando mucho tiempo.

—Ey... Preya... ¿Por qué tus brazos son transparentes? —inquirí con inocencia. El tazón se le resbaló de las manos y se estrelló bruscamente contra suelo. Ella por reflejo escondió los brazos en la espalda—. Es que... los míos no son así, no puedo ver a través de ellos.

—Mis brazos... emmm... n-no hay razón, Torva. Siempre han sido así. Los cielos sabrán por qué nos hacen como nos hacen. —Me miró nerviosa por unos segundos—. ¿Te incomodan?

—No, para nada. Solo tenía curiosidad. Antes creía que eran de agua, o de viento. Pero eso no puede ser porque siempre estás levantando cosas.

—Vaya, eres muy listo —me dijo con media sonrisa después de un suspiro, y comenzó a sacar los brazos con timidez—. Es algo diferente al agua. Fluye y es transparente, pero al mismo tiempo duro como los huesos. Y está lleno de vida... —Su voz se suavizó de repente—. Se parece más al fuego, en muchos sentidos.

Me quedé un momento apreciando uno de sus brazos. Los bordes parecían densos, pero el interior era traslúcido y contenía otro líquido más oscuro que iba buceando de un extremo a otro, dejando un rastro de partículas.

—Ya veo —comenté fascinado—. ¿Y cómo se llama? ¿Puedo tocarlo?

—Emm... mejor no. No me veas así —Se acercó y enterró sus dedos diáfanos en mi cabello—. Me hace feliz que seas tan curioso, pero me preocupa que un día te topes con alguien... menos tolerante, y eso te traiga problemas. Es mejor que no sepas tanto del tema, ¿de acuerdo? —Me sonrió cuando asentí. Entonces sacudió su albornoz y levantó el tazón del suelo—. Ahora comamos para que practiques tu lectura. Si aprendes rápido te traeré algunas historias para que leas cuando estés solo.

Aquella vez accedí de buen grado y comencé a practicar en cuanto terminé de comer, principalmente porque sus brazos parecían ser un tema sensible para ella y no quería molestarla. Pero ahora tenía más dudas que antes.

Aprendí a leer poco después. No había mucho que hacer en mi tiempo a solas, así que cuando no estaba arrojando peñones al río, estaba leyendo en la cueva, sin importar que no entendiera la mitad de cada historia. Muchas trataban temas de política, religiones o amoríos que un huérfano como yo no podía entender, pero de vez en cuando encontraba relatos sobre héroes antiguos que habían recorrido el mundo por motivos más trascendentes que el oro; batallaban por honor o en defensa de sus seres queridos. Me gustaba jugar a que era uno de ellos, que tenía una espada de viento y la usaba para cortar a través del campo de batalla ficticio al borde del río. Eran solo fantasías tontas, ya lo sé, pero es posible que esas tardes de combates imaginarios fueran las que cultivaron mi espíritu valeroso, y me animaron a ser más atrevido y audaz.

Los años transcurrieron tranquilamente, pero creo que tenía once esa mañana en que las cosas comenzaron a cambiar. Preya no había regresado por un par de días, aunque me dejó con un montículo de frutas que tardarían varios días en deteriorarse. Con mis lecturas agotadas, resolví salir a buscar otras superficies en las que escribir, pues mis letras ya ocupaban las paredes de la guarida por dentro y por fuera. En vano visité el bosque (los árboles estaban tan viejos y deteriorados que se quebraban sin siquiera tocarlos), así que me armé de valor para probar mi suerte río abajo.

El paisaje era hermoso: la corriente se ceñía al sendero de gravas hasta el horizonte. A mi derecha se extendía una enorme vertiente pedregosa que no dejaba ver más allá, y al otro lado del río había otra vertiente sobre la cual se veía mucho más del bosque muerto. Me sorprendí al notar que el área verdosa en la cima se había extendido un poco más, como si la montaña estuviera cobrando vida desde su punto más alto.

Me pregunté si Preya estaría ahí. Seguro había un refugio más grande con alimentos por doquier, y un lago donde los niños podían bañarse con tranquilidad. ¿Se habría olvidado de mí? ¿O tal vez le había pasado algo? Tuve que secar las lágrimas que me empezaron a caer por el rostro mientras caminaba.

—Cuidado te tropiezas, compañero —me advirtió una voz áspera pero alegre. A unas piedras por delante me observaba un hombre con sombrero de paja, una sonrisa de oreja a oreja y los ojos muy abiertos. A su lado había una cesta y en sus manos una caña de pescar con el hilo sumergido en el río.

La impresión me dejó tiezo, haciéndome olvidar mis preocupaciones. Era la primera vez que veía a otra persona además de Preya, y no se parecía a ella en lo absoluto. Tenía el cabello largo y maltratado, una barba enmarañada y el cuerpo tan delgado como arrugado. Al ver que no respondía, el anciano bajó la caña, metió la mano en la canasta y sacó una trucha pálida.

—¿Por qué esa cara triste, cuando la vida es tan generosa? —me preguntó sonriendo; le faltaban casi todos los dientes. Me timbré cuando dio unos pasos hacia adelante agitando el pescado en su mano. Él se detuvo al notarlo, dejó la trucha sobre una roca y retrocedió—. No te contengas pequeño, ¡que esto no es todos los días!

—¿Qué es eso? —le pregunté indeciso; tampoco había visto un pescado en mi vida. Él soltó una carcajada.

—Eso que ves es una buena trucha —me explicó levantando las cejas—. Tuvieron que aparecer recientemente, ya que estuve por aquí hace tres rotaciones y el río estaba desolado. ¡Pero hace unos días me dio por revisar y mira! ¡¿Se puede tener más suerte?! ¡Tú también aprovecha muchacho, antes de que esto se vuelva un infierno de pescadores!

El júbilo en su voz era contagioso y al mismo tiempo intimidante. Sin quitarle un ojo de encima, me acerqué lentamente y levanté el pescado por la cola con dos dedos como pinzas.

—¿De verdad se come? —cuestioné arrugando la cara. Olía bastante mal.

—Hijo, hay quienes no comen otra cosa. Primero debes asarlo, claro. ¿Sabes hacer una fogata?

Asentí.

—¡Bien! —celebró recogiendo su caña—. Tú solo ponlo al fuego y disfruta. ¡Ah, y cuidado con las espinas!

Observé al sujeto regocijándose en su pesca por un momento, luego al inexpresivo pez muerto, y una vez más al anciano.

—Gracias —le dije. Él volvió su atención hacia la espumosa agua, y dejó escapar una risita que me pareció más dirigida a sí mismo que a mí.

Me di la vuelta lentamente y arranqué a correr dando saltos con el pescado en la mano. Irrumpí espantado al refugio, atravesé una gran roca en medio, y prácticamente me lancé bajo mi manta a vigilar la entrada fijamente. Mi cruel imaginación me hizo ver al pescador aparecer varias veces con un cuchillo en mano y dando gritos con su voz gastada, pero cayó la noche sin que sucediera realmente nada.

Sin embargo mi estómago rugía más que el río. No había comido nada desde la mañana y el marcado olor del pescado me recordaba las palabras del anciano, así que decidí darle una oportunidad. Preparé la yesca y la encendí chocando mi piedra roja contra una pirita. Perforé el pescado con un hilo como hacíamos con la carne y lo colgué sobre la candela. Mientras esperaba a que se cocinara le di un mordisco a una manzana; empezaba a tener un ligero sabor amargo. Más tarde esa noche, quitando la sorpresa de las espinas, me fui a dormir alegre de haber probado el pescado.

Preya no regresó los días siguientes y las frutas se agotaron antes de estropearase. El hambre me impulsó a salir de la cueva, así que probé a asomarme al río: podía ver la silueta de los peces nadando a toda velocidad en lo profundo, pero por alguna razón no me atrevía a meter la mano. Mi estómago gruñía cada vez con más frecuencia, hasta que al mediodía decidí descender una vez más por el sendero de grava. Encontré al anciano en el mismo lugar con su canasta rebosada de pescados. Sin embargo, esta vez tenía las cejas muy juntas y el gesto desanimado. Hice algo de ruido al llegar para llamar su atención.

—Así que regresaste —notó sin una pisca de entusiasmo—. ¿Qué te pareció la trucha?

—Es cierto, se come —respondí. Él asintió con amargura. No parecía la misma persona con los ojos decaídos y los labios tristes—. ¿Sucede algo?

—Siempre, siempre sucede algo —se lamentó con un sonoro suspiro—. Esos brutos lo quieren todo sin mover un dedo... ¡Ojalá no vuelvan de la guerra!

—¿Guerra? ¿Hay una guerra? —pregunté por seguir la conversación, aunque en realidad estaba interesado en la pesca. Creí tenerlo resuelto: Todo consistía en enganchar a los peces. Justo en ese lugar había una piedra grande que dividía la corriente y sacaba espuma en la superficie. No se podía ver el fondo, pero el agua parecía más calmada.

El pescador me observó con los ojos casi cerrados, como intentando descifrar si no le estaba prestando atención, o si le estaba jugando alguna broma. Entonces frunció el ceño.

—¿Acaso vives bajo una roca? —Cabeceó de un lado a otro—. No importa. El hecho es que esos soldados salvajes están requisando lo que les da la gana. ¡Que me puede pasar un accidente si no les llevo pescados, dicen! ¡Son unas bestias! ¡Unos bárbaros! ¡Unos... unos... —exhaló un suspiro—. Como sea. ¿Quieres otro pescado, verdad?

—Quisiera unos cuantos, no tengo más comida. —lo dije con buena intención, pero en mi inocencia, desconocía lo mal que podían caerle esas palabras.

—¿No escuchaste lo que dije, muchacho? ¡Me están robando mi mercancía! Apenas me queda para vender. No, solo te puedo dar uno. Tómalo rápido y lárgate, que si los soldados te encuentran seguro te llevarán a la guerra.

Asentí rápidamente y me acerqué a recoger una trucha, pero antes de irme metí una mano en mi túnica y saqué mi piedra roja. La sopesé en mi mano buscando alrededor la roca más grande e hice dos rayas largas en ella; así podía regresar luego. Me giré listo para marcharme cuando un grito me hizo detenerme.

—¡Espera! —Al voltearme noté que el anciano tenía los ojos encendidos, y el júbilo había vuelto a su rostro—. ¿De dónde sacaste esa piedra que tienes en la mano?

—Yo... la encontré —Sentí un aura siniestra en el anciano, pero no podía decirle dónde estaba el refugio. Comencé a retroceder unos pasos, pero él se agachó, recogió un frasco lleno de carnada y me lo arrojó a la pierna.

Gemí de dolor al caer sentado sobre las rocas. Una sonrisa aterradora apareció en el rostro arrugado del pescador mientras se acercaba con pasos lentos pero vehementes, cuidando de no regresar. Le apunté a la cara con la piedra; confiaba en mi puntería, aunque no sabía si sería suficiente. Pero él se detuvo angustiado, y entonces entendí lo mucho que quería mi piedra. Giré sobre mí y apunté al río.

—¡No te muevas o la lanzo! —le espeté, y funcionó. El anciano levantó las manos y comenzó sudar.

—¡Alto, para, para! ¡Está bien, dime qué quieres! ¿Tenías hambre verdad? Puedo darte más pescados, emm... cinco pescados. ¿Qué te parece?

Mientras pensaba, el anciano aprovechó de dar un paso, así que me erguí y me moví más hacia el río; me sentí poderoso al verlo retroceder.

— Los quiero todos —le exigí esperando que me rechazara y se diera por vencido, pero su respuesta fue inmediata.

—¡Son tuyos! Todos tuyos, si me entregas esa pequeña joyita.

Me había quedado sin opciones. Si arrojaba la piedra, el pescador seguro me arrojaría detrás de ella; pero si aceptaba el intercambio, podía sobrevivir lo suficiente para aprender a pescar yo mismo. Después de todo, ya había marcado la zona y podía regresar cuando él no estuviera.

—De acuerdo —accedí—. Pero aléjate, más, eso es, no te muevas de ahí.

El anciano siguió obedientemente mis indicaciones sin quitarme los ojos de encima. Yo me acerqué, levanté la cesta y arrojé la piedra detrás de él. Saltó sobre ella como un lobo hambriento, cayó de rodillas y soltó una victoriosa carcajada al palpar la gema entre sus dedos. Yo, queriendo alejarme tan rápido como fuera posible, proveché su regocijo para darme la vuelta y escapar.

—¡Vuelve si tienes más de estas, te daré lo que quieras! —escuché a la distancia, pero no me giré. Crucé el río en cuanto vi una zona estrecha y seguí corriendo por ese camino para despistar al anciano, en caso de que me estuviera siguiendo.

Me temblaba el cuerpo cuando avisté el refugio al otro lado del río a la luz del ocaso. Por un momento me sentí aliviado, pero entonces un rumor de voces y pasos llamó mi atención. Di un salto hacia la vertiente para esconderme detrás su sombra y dejé la canasta en el suelo; no vi a nadie alrededor, ni por donde vine, ni más adelante. Me di cuenta entonces que las voces venían de arriba, y entre ellas estaba la de una mujer.

«Preya», pensé escalando la vertiente, y entonces los vi. Cinco criaturas plateadas discutían entre sí al pie del bosque muerto. Una mujer se separó de ellos con los brazos cruzados y se detuvo tras dar unos pasos. Giró la cabeza, los estudió un instante con sus fríos ojos azules, y entonces les espetó:

—¡¿Qué esperan para entrar?!

Imprimir

  El dinero de Wikipedia
Enviado por: Duncan Idaho - 03/06/2021 01:12 AM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (1)

Hace como tres semanas me apareció en Wikipedia el anuncio donde pedía donaciones para sobrevivir pero...


Wikipedia cuenta con 300 millones de dólares y ha roto sus previsiones de donaciones… pero te sigue pidiendo que dones



"Queridos lectores, Vamos al grano. Hoy te pedimos que ayudes a Wikipedia. Para proteger nuestra independencia, nunca verás anuncios en nuestra página. Sobrevivimos gracias a donaciones de un promedio de 10 €. Solo una pequeña parte de nuestros lectores donan. Si todas las personas que leen este mensaje donaran 2 €, nuestra recaudación se realizaría en una hora". ¿Te suena?

Actualmente la Fundación Wikimedia, propietaria de la Wikipedia (y de Wikisources, Wikidata, Wikiquote, etc), está a punto de alcanzar el objetivo que se marcó en 2016 de ingresar 100 millones de dólares en donaciones… a lo largo de 10 años.


Es decir, ha conseguido el objetivo marcado en la mitad del tiempo del que pensaban los responsables de la enciclopedia. Esto se debe, sobre todo, a generosas donaciones procedentes de los gigantes de Silicon Valley, como Amazon, Google o Facebook.

Que la Wikipedia cuente con fondos por valor de más de 90 millones de euros para operar hasta 2026 es una buena noticia… sobre todo porque, en realidad, esos fondos son mucho mayores.

Esa cantidad corresponde únicamente a un fondo de donaciones concreto puesto en marcha junto a la Fundación Tides en 2016, pero en total la Fundación Wikimedia cuenta hoy en día con unos 300 millones de dólares, según desveló recientemente Daily Dot.

De hecho, según revela un documento interno, sólo en los primeros nueve meses del actual año financiero, Wikimedia ha captado 142 millones de dólares en donaciones, y en los últimos cinco años ha visto cómo sus fondos totales aumentaban en 200 millones de dólares.

Esto puede sorprender a los usuarios (y, sobre todo, a los donantes) de la Wikipedia, acostumbrados a ver el anuncio de recaudación de fondos del que hablábamos al comienzo del artículo. Ya sabéis: el de "La Wikipedia te necesita".

Si Wikimedia es una organización sin fines de lucro, no paga a los autores de sus artículos y ya tiene toneladas de dólares… ¿por qué sigue pidiendo más dinero?

Según afirma Daily Dot, si los estados financieros publicados por la Fundación Wikimedia muestran un crecimiento de sus fondos de 100 millones de dólares, en lugar de los 200 indicados más arriba es porque ha estado realizando 'autodonaciones' al fondo de la Fund. Tides que computan contablemente como gastos.

Nada de eso constituye una irregularidad financiera en modo alguno, pero muchos colaboradores de la Wikipedia han hecho pública su sorpresa en las redes tras la revelación del Daily Dot.

Voluntarios de países en crisis: seguid donando a un proyecto con las arcas llenas
¿Para qué necesita la Fund. Wikipedia tanto dinero?, se preguntan; ¿en qué se lo gasta? Y, sobre todo, ¿por qué sigue pidiendo donaciones a los usuarios dando a entender que la continuidad y/o la independencia proyecto está en peligro?

¿Y por qué lo han seguido haciendo durante la crisis de la pandemia, incluso en regiones económicamente castigadas como India e Iberoamérica… incluso recurriendo a mostrar emojis llorando a aquellos usuarios que cierran los banners de donación?


Toda esta intranquilidad se suma al hecho de que la Fundación está a punto de lanzar una filial con fines lucrativos, Wikipedia LLC, con la misión de abrir otra vía de entrada de ingresos mediante la comercialización de servicios de API a las grandes compañías tecnológicas (es decir, a sus mayores donantes), destinado sobre todo a proporcionar información a los asistentes de voz.

El proyecto de Wikimedia LLC genera inquietud entre los voluntarios de 'la Wiki', que ven cómo cada una de sus ediciones en un artículo de la misma genera algo más de 4 centavos de dólar en ganancias. Y, mientras, la fundación cuenta con 500 empleados, de los que casi un 10% se dedica en exclusiva a la recaudación de fondos y cuyos directivos cobran hasta 400.000 dólares al año.

Ya en 2016, un editor de la Wikipedia llamado Guy Macon publicó un informe en el que alertaba de que la viabilidad del proyecto estaba en peligro… por el ritmo de los gastos de la fundación y, sobre todo, porque las prioridades de gasto no eran las correctas.

Acusaba a sus responsables de haber creado una casta de burócratas profesionales alrededor de la Wikipedia, y citaba críticas de ex-ejecutivos que afirman que la cantidad de dinero gastada no está en consonancia con los resultados conseguidos.

La cuestión es que, más que en salvar Wikipedia de un inminente cierre, la fundación parece tener la mente en ambiciosos planes para convertirse, en la próxima década "en la infraestructura esencial del ecosistema del conocimiento libre".

Fuente: Genbeta, Daily Dot

Imprimir

  Skin de Kelsier en Fortnite
Enviado por: juanma17 - 27/05/2021 11:56 PM - Foro: Fuera de tema - Sin respuestas

Sé que muchos no son muy fans de Brandon Sanderson, pero salió una skin en Fortnite del protagonista del primer libro de Mistborn.

 [Imagen: TvyIlO2.jpg]

Incluso salió con sus armas y una mochila con un accesorio bastante importante del libro.

Imprimir

  Cárcel por piratear Windows
Enviado por: Duncan Idaho - 27/05/2021 12:35 PM - Foro: Fuera de tema - Sin respuestas

Condena de seis meses de cárcel para la dueña de un locutorio en Vallecas por usar Windows y Office sin licencia


Por primera vez en España, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia condenando el uso de software sin licencia, específicamente por violación de la propiedad intelectual de Microsoft, tras encontrarse versiones de Windows 7 y Office en los ordenadores de un locutorio que no contaban con una clave de licencia válida.

Según informa Cadena Ser, que tuvo acceso a la sentencia emitida, la Policía Nacional inspeccionó el local en el barrio de Vallecas en 2017, y encontraron que dos de los ocho ordenadores del locutorio que usaban los clientes, no tenían las correspondientes licencias.



A la dueña del locutorio, un juzgado de Madrid le impuso en primera instancia seis meses de cárcel y una multa de 3.600 euros, además de obligarle a indemnizar a Microsoft el dinero del coste de las licencias.

La sentencia fue confirmada por la Audiencia Provincial, y también fue llevada a pleno de la sala de lo penal del Tribunal Supremo para unificar criterios sobre el asunto. Según los ponentes, la reforma del Código Penal que se hizo en 2015, en la que se incluye la explotación económica de productos sin licencias, deja claro que se incurre en un delito contra la propiedad intelectual cuando se explotan estos productos sin licencia.


La dueña del locutorio en cuestión estaba explotando económicamente los ordenadores y los programas sin la licencia que permite su explotación comercial, explica la sentencia: "Se trata de una actividad negocial, un locutorio, que posibilita el acceso a Internet a partir de ordenadores que albergan programas informáticos, hardware y software, que requieren de licencias que permitan su utilización, al tratarse de obras documentadas que son creación del espíritu con un contenido original y protegido por el ordenamiento".

Es un caso interesante por el tamaño de la infracción, usualmente los juicios por propiedad intelectual apuntan a grandes infracciones como el caso SeriesYonkis, cuyos fundadores fueron absueltos gracias a que sus actividades no eran delito antes de la mencionada reforma del Código Penal en 2015.

Fuente: Genbeta

Imprimir